ANDREZ PAZ, COLUMNAS DE OPINION SOCIOPOLITICA, COLUMNAS SEMANA, Pedagogia Politica

¿CLEPTOCRACIA O DEMOCRACIA?


 

Hace ocho días, el 8 de junio, mi maestro Miguel De Zubiria lanzó su nuevo libro titulado: ¿ERES FELIZ? Casualmente, lo hizo en el mismo auditorio del hotel en el que me gradué de bachiller en 1998. Aquel año, Andrés Pastrana acababa de llegar a la presidencia con la promesa de un proceso de paz con las Farc. Con ese hecho social llegué a mi mayoría de edad y logré coronar una meta muy luchada luego de pasar por varias instituciones educativas y en varias modalidades de estudio.

El día que me gradué de bachiller fui muy feliz, 20 años después, evoqué esa felicidad y en la conferencia de Miguel caí en cuenta que el lanzamiento de ese libro me confirmaba un camino elegido: Ser Profesor de Psicología de la Felicidad. Dos décadas pasaron para descubrir el trabajo de mi vida. Luego de la presentación compartimos un rato con el maestro, en compañía de Carolina Jiménez, su más aplicada discípula de Psicología Afectiva, y quien luego del evento me puso a llenar un cuestionario de psicología política que Miguel está construyendo; quedé un poco sorprendido con los resultados, y al mismo tiempo confirmé un llamado que he sentido en esta época de elecciones presidenciales: la pedagogía política.

La primera conclusión a la que he podido llegar luego de reflexionar lo vivido ese mágico día, es que existe una estrecha relación entre la Felicidad y la Política.  Una política bien hecha, bien pensada, bien sentida, es una política que produce felicidad social, y por ende felicidad familiar y personal.

¿Cuál de los dos grupos políticos enfrentados en esta contienda electoral contribuyen con la auténtica felicidad de la sociedad colombiana?

¿El Centro Democrático y toda esa tripulación que sin duda alguna tiene mucho que ver en ese desangre del Estado llamado corrupción?

¿Cuánto de esos 50 billones de pesos anuales han ido a parar a los bolsillos de esos que hoy están montados en el barco uribista?

¿No es la corrupción un atentado contra la felicidad de los colombianos?

Yo estoy convencido que la Felicidad tiene que ver con la equidad, con la justicia social, con las oportunidades de educación, con el respeto por la diferencia, con la valoración del pluralismo y la diversidad. Yo creo que la Colombia Humana y todas las fuerzas políticas que se han unido a su lucha política tienen que ver con estos anhelos. Millones de personas de todos los sectores de la sociedad están creyendo en esta posibilidad. Yo soy uno esos que creen en la posibilidad de construir una auténtica democracia, más profunda y participativa en la que sea posible ser realmente feliz y vivir en paz construyendo cada uno su propio proyecto de vida.

De modo que ha llegado la hora de verdad. Es el momento de decidir; no entre dos figuras políticas, sino entre dos formas de estar en sociedad: la cleptocracia o la democracia.

De acuerdo con Wikipedia, “la Cleptocracia (del griego clepto, ‘robo’; y cracia, ‘fuerza’ = dominio de los ladrones) es el establecimiento y desarrollo del poder basado en el robo de capital, institucionalizando la corrupción y sus derivados como el nepotismo, el clientelismo político y/o el peculado, de forma que estas acciones delictivas quedan impunes debido a que todos los sectores del poder están corruptos, desde la justicia, funcionarios de la ley y todo el sistema político y económico.”

De corrupción, nepotismo, clientelismo político y/o peculado está lleno el barco del Centro Democrático que está ávido de poder para poder hacer de las suyas e implantar una  nefasta cleptocracia muy parecida a la actual situación venezolana. Las encuestas dicen que ganará, yo espero que no.

Yo espero que gane la Democracia, que gane la Colombia Humana, con todo y sus imperfecciones, es preferible a un gobierno de delincuentes que ve enemigos por todo lado, que hace uso del miedo, la mentira y la manipulación para obstaculizar la construcción de una cultura de paz en el que tema central sea la Educación, y no la violencia política ni la corrupción.

Soy muy feliz expresando estos pensamientos, aunque de pronto no le gusten del todo a mi maestro Miguel, que muy a mi pesar ve con mejores ojos la propuesta política que tanto crítico, paradójicamente, políticamente me siento más afín con la postura de su hermano Julián De Zubiria, quien hizo público su apoyo a Gustavo Petro.

De todas maneras, pase lo que pase, y gane quien gane, queda claro que será necesario un fuerte trabajo psicológico y pedagógico para reconciliar esta sociedad herida por tantos años de violencia, y no solo guerrillera, sino también paramilitar, estatal y mafiosa.

La paz es felicidad, por eso vale la pena seguir apostándole a este proceso de construcción de paz que a buena hora inició el Presidente Santos, no ha sido fácil, no es fácil y no será fácil, tal y como ocurre con la Felicidad que es una tarea para nada fácil. Sin embargo, se facilita cuando aparecen en la vida herramientas tan poderosas como las que viene creando el maestro Miguel y que sintetizó con gran habilidad en su nuevo libro: ¿Eres Feliz?   

En estos momentos soy muy feliz, porque luego de mucho esfuerzo por centrar mi atención, he logrado cumplir la meta de escribir esta columna de opinión sociopolítica, lo cual me hace sentir bien conmigo mismo porque me estoy obedeciendo en la orden que me he dado: escribir cada semana una columna inspirado en la portada de la Revista Semana.

Según lo que he aprehendido, las metas son la primera fuente de felicidad, activan un circuito neuroquímico de producción de dopamina, adrenalina, endorfinas, serotonina y oxitocina; al mismo tiempo, las metas crean interacciones y vínculos, la segunda fuente de felicidad.

La sola idea de pensar en país sin corrupción, en paz y educado, me da mucha felicidad. Por eso vale la pena sumarse a esta meta colectiva. Sin miedo, con confianza y esperanza.

Yo no quiero una cleptocracia, deseo una democracia, ¿Y tú?

 

Anuncios
ANDREZ PAZ, COLUMNAS DE OPINION SOCIOPOLITICA

MAFIAS POLITICAS VRS CIUDADANOS LIBRES

 

 

De acuerdo con Juan José Alonso, la identificación es un proceso psíquico que se da de forma inconsciente, aunque también se puede dar de forma consciente. Según este autor, la mente humana por cada objeto que ve, de cada frase que oye, de cada línea que lee, por cada olor o por cada sensación que experimenta hace una abstracción o absorción de las cualidades que para él representan.

La práctica constante y sistemática del Autoconocimiento lo lleva a uno a hacerse consciente de las identificaciones que ha adquirido a lo largo de su vida. Por estos días ando muy reflexivo con las identificaciones políticas, ya faltan muy poco para que vivamos el desenlace de las elecciones presidenciales más tensas de los últimos tiempos.

Estas palabras tienen el propósito de seguir construyendo una meta y alimentando un sueño. La meta es darle vida a un libro inspirado en las portadas de la Revista Semana y el sueño es ser parte de esa gran empresa de medios colombiana que para mí es todo un recurso para hacer pedagogía.

Hay una pedagogía que es urgente en Colombia, y no solo en esta tierra sino en toda América Latina, me refiero a la Pedagogía Política, esa pedagogía que nos enseña a ser ciudadanos libres y con criterio para poder discernir lo que más nos conviene como sociedad, que no siempre es lo que más le conviene a ciertos grupos de poder cuyo interés es mantener en la ignorancia y el miedo a la masa inconsciente.

La masa inconsciente no es consciente de su identidad política. Sus preferencias políticas no son el fruto de la reflexión sino de la manipulación mediática que siempre la apunta a mover lo más primitivo de la naturaleza humana; sus instintos y emociones. Ciertos grupos de poder le apunta al miedo, al cerebro reptil. Apelan a lo que me gusta llamar la política reptiliana.

El llamado “Antipetrismo” está sustentando en esa política, una política del miedo, la mentira, la difamación, la propaganda negra es su principal herramienta. Hace ocho años, Mockus y la Ola Verde fueron víctimas de este tipo de estrategias, se sabe de la existencia de un perverso ser llamado JJ Rendón, un estratega político que pone sus conocimientos psicológicos al servicio de estos grupos de poder.

El “Antiuribismo” es diferente. No está sustentado en mentiras ni en la creación de escenarios futuros trágicos, sino en hechos y en la proyección de posibilidades reales. Oponerse al uribismo es oponerse a todo lo que esta fuerza política hizo cuando estuvo en el poder. ¿Cuántos funcionarios de ese gobierno hoy están en la cárcel o prófugos de la justicia? Solo unos cuantos ejemplos bastan para dimensionar el tamaño de esa cleptocracia. ¿Recuerdas lo que pasó con el DAS? Un valiente periodista llamado Julián Martínez Vallejo llevó a cabo una brillante investigación que luego presentó en un fantástico libro llamado justamente así: “Chuzadas: 8 años de espionaje y barbarie”.

¿Recuerdan la Yidispolitica? Diego Palacio y Sabas Pretelt, funcionarios estrella del gobierno de Uribe pagaron cárcel por un delito llamado cohecho, fueron ellos los que se prestaron para modificar el “articulito” que permitió la reelección de Uribe en el 2006.

¿Recuerdan los falsos positivos?

¿Recuerdan agro ingreso seguro?

¿Recuerdan la parapolítica?

¿Estos son hechos o invenciones?

¿Ocurrieron realmente estos hechos o son puras ficciones de los antiuribistas?

¿Es Uribe un criminal o un perseguido político?

Los fanáticos uribistas, es decir la masa inconsciente, niegan esta realidad. Al respecto, dice José Antonio Marina que el fanatismo impide cambiar de creencia a pesar de tener evidencias en contra.

Las evidencias en contra de Uribe son copiosas, y como dice Daniel Coronel, no solo la ha hecho sino que la sigue haciendo. De modo que oponerse a Uribe y su sequito es oponerse a una cultura de la mafia, del todo vale como dice Mockus, de la corrupción, del clientelismo, del nepotismo, y muchos otros males que configuran un cáncer social que está a punto de hacer metástasis. ¿Por qué? Nuevamente aparece el pedagogo José Antonio Marina:

“Nuestra sociedad está no solo fascinada por la personalidad psicopática, sino que es además cada vez más tolerante con ella. Pero aún más terrible es la posibilidad de que esos psicópatas se conviertan en retorcidos modelos de comportamiento para niños de familias disfuncionales o procedentes de comunidades desintegradoras en las que poco se valora la honestidad, el juego limpio y la conciencia de bienestar de los demás”.

Estamos pues a las puertas de una profunda transformación cultural, representada ya no solo en la figura de Gustavo Petro, sino también en la de Ciudadanos Libres como Antanas Mockus y su apuesta por la educación, Claudia López y su lucha contra la corrupción, Ingrid Betancur y su gesto de perdón y reconciliación, además de María Ángela Robledo, una psicóloga empeñado en tejer vínculos para la construcción de un era de paz en Colombia.

Con esta apuesta es con la que yo elegí identificarme.

Una apuesta que llena de sentido mi rol como papá, mi papel como psicólogo y mi vocación como pedagogo.

¿Cuál será tu apuesta?

¿Apoyaras a las mafias políticas o a los ciudadanos libres?

ANDREZ PAZ, COLUMNAS DE OPINION SOCIOPOLITICA, IDENTIDAD POLITICA

LA IDENTIDAD POLÍTICA


Dice Juan José Alonso en “La Clave del Autoconocimiento”, que las identificaciones constituyen la esencia y el elemento básico constructor de la personalidad. También sostiene este autor que las identificaciones son procesos inconscientes que pueden alcanzar la consciencia cuando existan las condiciones precisas; como son un nivel significativo de autoconsciencia y un deseo de toma de consciencia.

Yo soy un practicante del Autoconocimiento, estoy plenamente convencido que conocerse como individuo, y también como parte de la especie en general y de una sociedad en particular, es fundamental para crecer.
Dada la coyuntura política que estamos viviendo por estos días en el país, me siento en la necesidad de trabajar en el descubrimiento de mi identidad política, y de paso dar comienzo a una meta que no he logrado consolidar: escribir columnas de opinión sociopolítica inspirado por las portadas de la Revista Semana.

¿Cuál será mi identidad política?

Para poderme responder esta pregunta tengo que hacer un poco de historia personal.

La primera vez que voté fue en el año 2002, en aquella época tenía 21 años y estaba estudiando psicología en la Universidad Católica de Colombia. A esta universidad llegó a hacer campaña Álvaro Uribe Vélez, al igual que muchos, quedé atrapado por su “embrujo” y me comí tanto el cuento que hasta mis compañeros de entonces me pusieron el remoquete de “uribito”. Qué pena me da reconocer este hecho.

Para el segundo semestre de 2004 tuve que decidir entre hacer un seminario o una tesis para graduarme como psicólogo. Opté por la segunda. Luego de pensar varios temas, me decidí por uno que me mostró una realidad que marcaría profundamente mis posturas políticas.

La decisión la tomé a partir de un recuerdo de infancia.

El 9 de agosto de 1994 me encontraba en un internado en Manizales, eran las 10 de la mañana y escuché en la radio una noticia: había sido asesinado Manuel Cepeda Vargas, el último senador de la Unión Patriótica.

Ese hecho despertó mi curiosidad y me pregunté: ¿Por qué no investigar lo que ocurrió con la UP?

Me di a la tarea, dos años duré en ese proceso, la historia que conocí de ese genocidio indudablemente marcó mi vida. He hablado muy poco de ello porque sinceramente me ha dado miedo. Colombia es un país donde se ha asesinado a los opositores, a los que se atreven a pensar distinto, a aquellos que se atreven a encarnar y vivir una identidad que va en contravía del Statu Quo.

Terminé mi tesis y quedó ahí, estuve muy tentado a profundizar en ese camino que seguramente me habría llevado al campo de los defensores de los derechos humanos, pero la corriente de la vida me encaminó por los senderos de la Psicología Afectiva y de la vida familiar. Conocí a Luz Adriana, tuvimos a Orianna y Dante y ese tema quedó en el olvido.

En el 2010, ya con 30 años, me identifiqué con la Ola Verde de Mockus, todo lo que había descubierto en mi investigación sobre el genocidio de la Unión Patriótica, hizo que conociera la realidad sobre los vínculos de Álvaro Uribe con el paramilitarismo y por eso veía en el profesor Antanas, el hombre idóneo para frenar sus intenciones de mantenerse en el poder influenciando la elección de Juan Manuel Santos, en ese momento no me imaginaba que el sucesor de Uribe sería capaz de desmarcarse de su jefe político y emprender el proceso de paz con las Farc.

El 4 de septiembre de 2012 Santos anunció públicamente el inicio de las negociaciones, recuerdo que la noticia la escuché en las montañas de Soacha, y a partir de ese momento sentí que la Paz era la causa de nuestra generación. Me identifiqué tanto con en esa apuesta política y social que decidí asumir una nueva identidad, en adelante me llamaría y me presentaría como Ándrez Paz.

En el 2014 voté por Santos para apoyar el proceso de paz y se despertó en mi un sentimiento de gratitud hacia este hombre que es considerado un “traidor de su clase” por haberse atrevido a iniciar este proceso y llevarle la contraria a Uribe.

En el año 2017, acepté la invitación de Miguel de Zubiria a vincularme al movimiento libertario, lo hice atraído por una idea que me parece fundamental para el desarrollo de esta sociedad: La Libertad Educativa.

No logré conectarme del todo con el movimiento libertario porque se oponían al proceso de paz con las Farc y eso me alejó de esa iniciativa, aunque sigue dando vueltas en mi cabeza la idea de la Libertad Educativa.

La Paz y la Educación son para mí los temas centrales de la vida social y son las causas que mueven mi existencia. Por ese motivo, en esta campaña del 2018 me identifiqué inicialmente con la llamada Coalición Colombia encabezada por Sergio Fajardo, lo hice porque estaban comprometidos con la Paz y seguían la misma línea de Mockus en torno a la Educación.

Y ahora estamos en una situación parecida a la del 2010, con Iván Duque como alfil de Uribe, pero con un nuevo protagonista: Gustavo Petro, menos ingenuo y más radical que el Antanas Mockus de aquellos días.
Como bien lo dice la Revista Semana, nunca en la historia de Colombia, dos candidatos han tenido visiones de país tan distintas.

Habiendo hecho una investigación profunda sobre el genocidio de la Unión Patriótica, me queda muy difícil identificarme con la visión de país que representa Iván Duque y todos aquellos que están trabajando a favor de su candidatura. No quisiera sonar ofensivo, pero cuando uno ve la foto de los que están subiéndose a ese barco, se encuentra con varias palabras encarnadas en diversos personajes: fanatismos; religiosos y políticos. Corrupción de todos los colores, homofobia, complejos de superioridad social, exclusión y discriminación, dogmatismos y anacronismos. Esa es una sociedad vieja que se resiste a cambiar. Respetables todos como seres humanos, pero con ideas que no permiten evolucionar.

Cuando inició esta campaña lo hice identificándome con el Centro Político, encarnado en esta ocasión por Sergio Fajardo, Claudia López y Jorge Enrique Robledo; apoyé con muchas reflexiones esta propuesta, sin embargo, con el paso de los días, empezó a calar en mí el diagnostico social que planteaba el relato de Gustavo Petro y su propuesta de la Colombia Humana.

Esta es hoy la visión alternativa a la que plantea Duque y su corte Uribista, una visión política de derecha que me asusta porque tiene un tinte dictatorial y de intromisión en los asuntos familiares, personales y comunitarios, que muchas personas de buen corazón pero ingenuos a nivel político están apoyando. Cómplices sin ser conscientes. ¿Estamos en una dictadura en ciernes?

Ante esta inminente posibilidad, creo que una opción viable y posible es la unión entre la izquierda y el centro. Una Izquierda Centrada para ser más exacto.

Me identifico con una visión de país incluyente y pluralista, donde realmente quepamos todos. Una visión que ponga la Paz y la Educación en el centro de la acción social. Donde la lucha contra la inequidad e injusticia social sea determinada. Una visión donde se comprenda que la mayor riqueza del país no está en sus recursos naturales sino en el cerebro de todos nosotros. Una visión que nos encaminé hacia al futuro y no que nos deje atados al pasado.

A nivel político elegí ser de Centro, pero por lo que veo estoy más inclinado hacia la centro izquierda, por eso me parece que no es el momento del voto en blanco, es el momento de la unidad en torno a un propósito en común:

La construcción de una cultura de paz.

 

ANDREZ PAZ, Coredsa, DE VIAJE HACIA EL BIENESTAR, fundacion alberto merani

RELATO 22. TRABAJAR COMO DOCENTE DE PSICOLOGÍA…Y CONSULTOR DE FELICIDAD

Hace unos años aprendí que los seres humanos tenemos unas necesidades psicológicas, las cuales al ser satisfechas contribuyen con nuestra supervivencia, crecimiento y trascendencia.

Dichas necesidades son el sentido de comunidad, la estructura mental y el significado o sentido de vida.

Luego de varias semanas sin trabajar en este cultivo de palabras que he llamado De Viaje Hacia el Bienestar, retomo esta tarea que me permite justamente reflexionar sobre la satisfacción de mis propias necesidades psicológicas.

Me interesa mucho mostrar este proceso porque vivo la psicología de la mano de la pedagogía, es decir, estoy convencido que los psicólogos tenemos una gran responsabilidad educativa y como tal, la modelación resulta clave para comunicar los conceptos psicológicos que sabemos pueden contribuir con nuestro bienestar y el bienestar de las personas que por una u otra razón llegan a nuestras manos.

Plasmo estas palabras el 23 de abril de 2018, el anterior relato lo publiqué el 9 de marzo, se trataba de una carta que mi Yo adulto le envió a mi Yo niño reportándole una novedad: 25 años después por fin tenía una clara estructura mental, una personalidad elegida, una identidad.

Misteriosamente, o quizá, lógicamente, días después de haber logrado llegar a esa estructura mental, empecé a experimentar con mayor intensidad el sentido de comunidad. Hoy estoy conectado con tres comunidades; una familiar y dos laborales.

Hace siete meses estoy viviendo de nuevo con el núcleo familiar del cual soy parte, eso para mí es una gran fuente de felicidad. En realidad yo creo que estar conectado a un núcleo familiar le da a uno la energía requerida para hacerle frente a los desafíos de la vida. Cada vez que uno se conecta con su núcleo familiar, se recarga, se anima, se motiva para luchar, estudiar y trabajar. La fuerza viene de allí, al menos así lo estoy experimentando yo.

Creo que esta conexión familiar me ha dado el movimiento para conectarme con dos instituciones dedicadas al campo educativo. Esto me tiene sumamente contento, soy parte de dos comunidades educativas afines a mis propios intereses profesionales; pedagógicos y psicológicos.

En COREDSA estoy trabajando como docente de psicología. Desarrollando la cátedra de ética y desarrollo humano, la cual trabajo desde el abordaje conceptual de la psicología afectiva y la psicología positiva. Espero en próximos relatos hablar con más detalle de esta experiencia con jóvenes y adultos que están trabajando su meta de ser bachilleres, y como la psicología les aporta en su proceso educativo con miras a prepararse para crecer en la vida.

Este trabajo para mí es un sueño cumplido, ser docente de psicología en una institución educativa de bachillerato para adultos. Casualmente, la misma institución de la que egresé en 1998, año en el que cursé los grados décimo y once. Volví como profesor a mi alma mater de bachiller. Ojalá algún día ocurra lo mismo con mi universidad.

Me llega esta responsabilidad a los 37 años, y me alegra mucho que me haya llegado luego de haber superado el naufragio familiar. Una experiencia que me dejó muchas lecciones de vida. Ahora que estoy disfrutando este momento de unidad familiar en mi vida, recuerdo esos dolores y comprendo que todo tenía un sentido, un propósito, una razón de ser.

La enseñanza es mi don, por eso estoy tan feliz de haberme confirmado en él. Estoy muy agradecido con la confianza que los profesores María Inés y Rubén están depositado en esta propuesta y por la oportunidad que me dan de ejercitar las funciones ejecutivas que tanto requiero fortalecer para crecer.

En esta misma institución estamos desarrollando un proyecto de capacitación en habilidades blandas, en alianza con la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI) se busca dotar de herramientas que aumenten la empleabilidad de personas sobrevivientes del conflicto armado. Una bella labor psicológica y pedagógica que me hace experimentar un profundo sentido de vida.

Como diría Martin Seligman, en el sentido de vida está la auténtica felicidad. Mientras plasmo estas palabras experimento una sensación de plenitud. Encontré lo que salí a buscar hace 25 años cuando me fui de casa de la mano de un tío que fue mi primer compañero de viaje.

¿Qué encontraste Andrés?

Encontré mi propio camino de felicidad.

La felicidad es el camino hacia el bienestar y cada quien debe encontrar su propio camino.

Caminar día a día de la mano de mi núcleo familiar es una gran felicidad para mí.

Ser docente para mi es una gran felicidad.

Este es mi camino de felicidad, ser padre, ser docente, hacer uso de las herramientas de la pedagogía y la psicología para asumir esa dura tarea de la educación de nuestros hijos y nuestros estudiantes.

Y como mi pasión máxima es escribir, pretendo dar cuenta de todo este proceso cultivando palabras, técnicamente hablando, haciendo ejercicios metacognitivos que me permitan mejorar mis niveles de atención, autocontrol y perseverancia, tal y como lo sugiere uno de los dos pedagogos que más admiro: José Antonio Marina.

Miguel de Zubiria es el otro pedagogo que además de admirar, aprecio por todo lo que he aprendido de él en los 10 años que llevamos interactuando. Ahora por fin soy parte de la Fundación Alberto Merani, estoy conectado con esta comunidad pedagógica, conexión que es para mí una gran fuente de felicidad.

Casualmente, aterricé en un proyecto de consultoría pedagógica para la Gobernación de Cundinamarca, cuyo gobernador actual está interesado en crear una cultura de la felicidad en el departamento. Un proyecto fascinante.

Aquí vamos, satisfaciendo mis necesidades psicológicas y reflexionando para ser más consciente de este proceso.

Creo que la felicidad es el camino hacia el bienestar.

Creo que satisfaciendo las necesidades de comunidad, estructura y significado podemos experimentar bienestar.

Escribo estos relatos porque creo que la vida no es solo luchar, estudiar y trabajar; también se puede sacar tiempo para crear, para el Autodesarrollo como diría psicología afectiva.

Atender una familia y dos trabajos demanda tiempo, sin embargo, espero seguir con esta serie de relatos, al menos uno cada semana.

Creo que cultivando palabras vamos creando nuestra propia realidad y dándole sentido a nuestra propia vida.

Esta es mi forma de vivir la psicología y poner en practica la pedagogía.

La verdad es que yo soy un creyente de la Educación y creo que ésta debe partir de la propia vida.

DE VIAJE HACIA EL BIENESTAR, Educación Psicológica, LIBRO 8, personalidad elegida

RELATO 21. CARTA DE ANDREZ PAZ PARA ANDRES GRANADA

Muy apreciado Andrés:

No te detengas Andrés, sigue intentando crear una funcional conexión con Luz Adriana, algún día se conectaran profundamente, todo es un proceso.

Hazme un favor Andrés:

Cree en ti.

Cree en ti.

Cree en ti.

Cree en la personalidad que elegiste para encarnar.

Ahora profundiza eso que elegiste.

Tu Personalidad Elegida es tu primario proyecto de vida, el núcleo de todo lo demás.

En este momento me llega un mensaje para ti, el emisor es el Arcano 20, El Juicio:

“En este momento el famoso Loco no lo es más, no puede seguir engañándose a sí mismo, ni engañando a nadie más. La dualidad libre albedrio – destino está siento entendida.”

Haz sabido elegir una personalidad, la has diseñado luego de muchos años en esa tarea.

Ya tiene forma tu diseño.

Elegiste ser Constructor de Paz:

De paz personal.

De paz familiar.

De paz social.

Elegiste ser Cultivador:

De vínculos afectivos.

De palabras constructivas y nutritivas.

De dinero para compartir.

Elegiste ser Servidor:

Escuchar Empáticamente.

Interactuar Asertivamente.

Ayudar Oportunamente.

Elegiste ser Pedagogo Conceptual:

Y consagrarte a la Pedagogía Afectiva.

La pedagogía política.

Y especialmente a la Educación Psicológica.

Elegiste ser Psicólogo Afectivo:

Te convertiste en un Afectivista; un apasionado activista de la enseñanza y práctica de la Afectividad en el sistema educativo y productivo del país.

Llegaste a la Psicología Urbana y con ella le has dado pleno sentido a la pedagogía en los sistemas de transporte masivo.

Te lograste dar cuenta que la mejor terapia para el corazón son los amigos y por eso te conectaste con la idea del Psicólogo Amigo.

Empezaste a percibir la fusión entre la psicología y la sociología, llamada Psicosociologia. Te fascina mucho esa conexión, ¿verdad Andresito?

Y aunque te costó mucho aceptarlo, te abriste a la psicología política, tomaste conciencia de tu habilidad para reflexionar sobre este fenómeno de la naturaleza humana: el poder político. O mejor, la psicología que hay detrás de la lucha por el poder político.

Elegiste ser Storyteller:

Un escritor de libros con sentido.

Y un conferencista inspiracional.

Elegiste ser Familiar:

Conectarte con todos los integrantes de la Tribu Familiar a la que perteneces; con los vivos y también con los muertos.

Y sobre todo,

Elegiste ser parte un de un Núcleo Familiar Unido y Funcional.

Ese es tu máximo sueño. El proyecto más importante de tu Personalidad Elegida. El vínculo básico de tu existencia.

Esta fue la vida que elegiste.

¿Compleja, verdad Andrés?

Pero no te asustes que todo está conectado.

Tu solo cree en lo que elegiste.

Y vívelo.

Vívelo lo más conscientemente que puedas.

Vívelo y reflexiónalo.

Y una última cosa apreciado Andrés, acepta tu Don. ¿Ya eres consciente de tu Don verdad?

Tenlo muy presente.

Tu Don es la enseñanza.

Acepta tu talento.

¿Tienes alguna duda de cuál es tu talento?

La palabra Andrés, ese es tu talento.

La palabra hablada y la palabra escrita.

Créelo.

¿Necesitas pruebas para creerlo?

Esta carta que hoy te estoy enviando es la numero 77 de tu sexto libro, al que finalmente llamaste Tiempos de Amar.

En dos años lograste escribir 6 libros!!!

En pocos días publicaras el tercero; Tiempos de Pan.

La palabra es tu talento Andrés.

¿Y qué tal tu pasión?

En esos 6 libros hablaste mucho de tu pasión.

¿Y la confirmaste verdad?

La Psicología.

Esa es tu pasión.

Te apasiona la psicología.

Vives para hacer psicología y haces psicología para vivir.

¿No te parece bonito eso Andrés?

Y todo lo anterior está conectado con el llamado que te ha hecho la vida para servirle, con tu Vocación.

Hoy tienes 37 años y ¿Ya estas claro en tu vocación, no es así Andrés?

Sí señor.

La pedagogía.

La pedagogía es tu vocación.

Ya llevas 10 años siguiendo a un pedagogo.

Ya va siendo hora que lo valores.

Valora a tu maestro y con humildad vive y multiplica sus enseñanzas.

Sigue intentándolo Andrés.

Sigue caminando.

La Educación Psicológica no solo es una gran idea, sino que es necesaria para estos tiempos de tanta crisis de identidad.

Te invito a que dejes tu crisis atrás.

Te invito a crecer.

Animo Andrés.

Yo estoy contigo.

Yo te acompaño.

Con inmenso aprecio.

Te amigo,

Ándrez Paz.

ANDREZ PAZ, Educación Psicológica, LIBRO 8, personalidad elegida

RELATO 20. ÁNDREZ PAZ

“La verdadera profesión del hombre es encontrarse a sí mismo.”

Herman Hesse

El 28 de septiembre de 2016, el periódico ADN publicó un artículo titulado:

“Granada sueña con días de paz”

Yo, Eduardo Andrés Granada Becerra, sueño con días de paz.

Soy un creyente de la paz, tanto, que por eso le puse a mi Personalidad Elegida Ándrez Paz.

Sueño con días de paz personal, paz familiar y paz social.

Espero dejar atrás mi crisis de identidad, guardo la esperanza de que el desarrollo de mi Personalidad Elegida me ayudará a convertirme en un Constructor de Paz.

La construcción de paz requiere recursos, por eso anhelo aprender a ser un buen Cultivador de vínculos, palabras y dinero.

Como todo cultivo, el de vínculos, palabras y dinero requiere abono, se me ocurre pensar que el abono es asumir una actitud de servicio que me permita desarrollar un rol de Servidor; para escuchar empáticamente, ayudar oportunamente e interactuar asertivamente.

Practicando el Autoconocimiento descubrí que mi Don es la Enseñanza, lo cual se conecta con mi Vocación que es la Pedagogía. Yo Soy Pedagogo Conceptual, lo entiendo como alguien que estudia, practica y enseña conceptos. Estoy interesado en la Pedagogía Afectiva, la Pedagogía Política y muy especialmente en la Educación Psicológica.

Me interesa mucho la Educación Psicológica porque mi Pasión es la Psicología. Yo Soy Psicólogo Afectivo y como tal, me asumo como un Afectivista, es decir, alguien que promueve la enseñanza y práctica de la Afectividad en el Sistema Educativo. También creo en la Psicología Urbana, en la necesidad de llevar la psicología a las calles, especialmente a los sistemas de transporte masivo. Creo que la mejor psicología es la de los amigos, la terapia más efectiva es la auténtica amistad. Por eso me identifico con la idea del Psicólogo Amigo. Así me siento yo, como un Psicólogo Amigo que también busca a sus amigos para conectarse con ellos y de paso consigo mismo.

Creo que existe una estrecha relación entre la psicología y la sociología. Tan íntima, que es posible fusionarlas y ver surgir la Psicosociología. Dos campos de reflexión y acción que me movilizan día tras día. Percibo que de esta fusión salen muchos elementos para hacer Psicología Política.

El Autoconocimiento también me llevó a reconocer mi Talento con la palabra. Luego descubrí una palabra que describe muy bien lo que hago con mi Talento: Escribir libros con Sentido y Hacer Conferencias Inspiracionales.  Ser un Storyteller.

Mi personalidad heredada y aprendida fueron configuradas por un entorno familiar caracterizado por la disfuncionalidad y la desunión. Esa realidad hace que anhele una Personalidad Elegida más Familiar, más activo en mi rol de hijo, hermano, tío, primo, sobrino y nieto. Siento una imperiosa necesidad de estar conectado con mis raíces.

Mientras plasmo estas palabras, siento que todo lo anterior tiene como propósito hacer realidad mi sueño más anhelado: Ser Parte de un Núcleo Familiar Unido y Funcional. Anhelo de todo corazón seguir presente en la niñez de mis hijos para mañana ser parte de sus recuerdos cuando lleguen a la adultez.

Como dice Herman Hesse, espero haberme encontrado y que de aquí en adelante pueda fluir en el desarrollo de esta personalidad que elegí.

Tu compañía y animo en este proyecto son vitales en este viaje que emprendi.

Gracias por estar ahí.

DE VIAJE HACIA EL BIENESTAR, LIBRO 8, personalidad elegida

RELATO 19. PERSONALIDAD ELEGIDA

Observa estas palabras de José Antonio Marina:

“Aristóteles definía el carácter como el conjunto de hábitos poseídos por una persona. Para mi es la personalidad aprendida, es decir, todo aquello que a partir del temperamento hemos adquirido a través de la vida. A partir del carácter –aprovechándonos de él, modulándolo, cambiándolo- cada uno diseñamos nuestra personalidad elegida, la última figura de nuestra individualidad, nuestro gran proyecto.”

Y ahora escucha estas palabras de Seth Godin

“La única manera de que nuestra historia sea creída, el único modo de difundir nuestra idea; consiste en decir la verdad. Y decimos la verdad cuando vivimos la historia que contamos, cuando ésta es auténtica.”

Hace varios días vengo tratando de darle forma a este relato, siento que es crucial para el proceso personal y profesional en el que ando.

Me siento un poco bloqueado, algo nervioso, creo que he llegado a un punto clave que me muestra dos caminos: el derrumbamiento psíquico o el florecimiento psicológico.

Dice Marina que la Personalidad Elegida es la última figura de nuestra individualidad, nuestro gran proyecto, y yo le creo.

Vengo creyendo en esta idea de la Personalidad Elegida desde hace 7 años y reflexionando, me doy cuenta que es el mismo periodo que llevo lidiando con una profunda crisis de identidad que ha afectado todas las esferas de mi vida, especialmente mi dimensión amorosa y laboral, las dos áreas cruciales de la adultez.

No quiero engañarme a mí mismo, ni mucho menos a ti que amablemente estás leyendo estas líneas. Quiero hablarme con la verdad y hablarte con la verdad.

Afirma Godin que decimos la verdad cuando vivimos la historia que contamos. Yo estoy viviendo esta historia de la Personalidad Elegida, me la he creído tanto que hasta le he puesto un nombre: Ándrez Paz.

¿Quién es Ándrez Paz?

¿Quién soy yo?

El Ser que plasmas estas palabras fue nombrado al nacer como Eduardo Andrés Granada Becerra, y este Ser al crecer se ha nombrado a si mismo Ándrez Paz.

¿Qué vida quiere este Ser que soy?

¿Qué hago en la vida para lograr esta vida que quiero?

Anhelo superar mi crisis de identidad desarrollando la personalidad que elegí. Es decir, viviéndola conscientemente. De la acción a la reflexión y de la reflexión a la acción.

Desde que apareció en mi vida la idea de la Personalidad Elegida, ha hecho parte de mi día a día una práctica recomendada por los antiguos griegos:

CONOCETE A TI MISMO

El Autoconocimiento es la clave maestra para superar la crisis de identidad.

Solo conociéndonos a nosotros mismos; lo que hemos heredado y aprendido; como individuos y colectivos, podremos superar la crisis de identidad.

Y ese conocimiento se va adquiriendo poco a poco, empieza siendo nocional, va creciendo y se va volviendo proposicional, sigue evolucionando y se vuelve conceptual, luego categorial y por lo que he podido experimentar en carne propia, se convierte en un sistema de conocimientos de sí mismo.

Si mal no estoy, la sabiduría seria vivir la vida acorde a ese conocimiento que se ha adquirido de sí mismo, en otras palabras, ponerlo en práctica.

Pues bien, al decir de José Antonio Marina, he diseñado una Personalidad Elegida que te quiero compartir. Mi experiencia personal, intelectual y profesional me permite predecir que si vivo consciente y sinceramente esto que he elegido, podré superar mi crisis de identidad, completar la última figura de mi individualidad y asentarme en una vida de responsable estabilidad y creciente bienestar.

Así la cosas, entremos en materia, espero que esta experiencia que te voy a compartir te inspire y motive a Conocerte a Ti Mismo, y emprendas el diseño consciente de tu Personalidad Elegida, ese gran proyecto al que todos estamos llamados si en realidad nuestro anhelo es crecer.

Si de repente quieres un compañero, amigo y  socio para emprender esta meta, no dudes en conectarte conmigo. La conexión es lo que lleva a la cooperación.

Afectivista, ANDREZ PAZ, DE VIAJE HACIA EL BIENESTAR, LIBRO 8

RELATO 18. AFECTIVISTA -Carta a las Lectoras-

“En lugar de esperar lo que está por venir, ¿por qué no hacer su propia vida a medida que avanza? (…) Recuerde, su vida va en la dirección de los pensamientos que tiene en su mente y en las palabras que deja salir de su boca. (…) Entonces, ¿por qué no hacer su vida mientras avanza?”

Rick Tamlyn

-El Juego de Su Vida-

Apreciada Lectora:

Por lo que me he podido dar cuenta, la mayoría de personas que leen las palabras que comparto son mujeres. Por eso les quiero hablar a ellas, te quiero hablar a ti, amable y generosa lectora. También hay lectores que se pasan por estos lares y me hacen saber su presencia, como Rodolfo y Yuri, dos buenos amigos.

Quiero que fluyan las palabras desde mi corazón hacia arriba, hacia mi conciencia, deseo hablarte a conciencia.

Veo muchos rostros conocidos mientras plasmo estas líneas. Se me aparece Rita por ejemplo, una entusiasta lectora.

Imagino a varias de ustedes conectándose con estas letras provenientes de un loco quijote, que cree que es posible luchar con denuedo para que algún día en el Sistema Educativo se enseñé y practique conscientemente la Afectividad.

Es vital para la vida adulta comprender lo que significa la práctica de la Afectividad. Entre más temprano empiece este proceso mucho mejor.

Aprender y practicar la Afectividad es una tarea pendiente para toda la Comunidad Educativa, no solo para nuestros alumnos e hijos, “Alumhijos” como suele decir José Antonio Marina,  sino y fundamentalmente para las Neuronas Espejo, nosotros;, profesores, padres y madres de familia. Nosotros somos las Neuronas Espejo de nuestros hijos, somos nosotros, con nuestro temperamento y nuestro carácter los que damos forma a la Afectividad de nuestros hijos.

Tengo la sospecha de que el Sistema Educativo representado en los colegios públicos y privados no es todavía muy consciente de esta evidente verdad. El entorno familiar, el entorno social, el entorno escolar, configura nuestra Afectividad. Es decir, y en pocas palabras, la capacidad de vincularnos afectiva y efectivamente con los otros y con nosotros mismos.

Cuando esta capacidad no se fortalece a través de la formación y el entrenamiento consciente, el precio que se paga en la adultez, que es para donde van nuestros hijos y donde ya estamos nosotros, es bastante alto.

El amor y el trabajo son los desafíos de la adultez, y estos dependen de una Afectividad bien desarrollada y fortalecida.

Cuando no se da así, la soledad, la depresión y en no pocos casos, el suicidio son destinos cantados.

Lo sé porque lo he vivido, en carne propia y en las muchas historias que he escuchado en los 14 años que llevo prestando mis servicios como Psicólogo.

Amar y Trabajar son las grandes tareas de la adultez y por eso es urgente que la Afectividad sea parte de la cultura educativa.

¿Me ayudarías con esta causa?

Ser Afectivista es ser un activista de la Afectividad, de su enseñanza y su práctica.

No es un capricho personal, no es una moda, de hecho, como bien lo sostiene Miguel De Zubiria, “Todos venimos de una estrategia basada en la afectividad, fue nuestra,… única tabla de salvación.”

En una época de tanta crisis social, familiar y personal, en tiempos de tanta soledad, depresión y suicidio, de tantas adicciones y evasiones de la realidad, es urgente, repito, prestarle atención a lo realmente importante, al afecto, a la Afectividad.

No me canso de repetir esas bellas palabras que alguna vez le escuché a Luz Adriana:

“La Afectividad es el motor de la existencia”

Te invito a esta Causa, hagámosle saber al Sistema Educativo que necesitamos Afectividad, necesitamos educar el corazón. Muchas gracias por leer estas palabras, espero que nos podamos conectar alrededor de esta Causa en común, es vital para nuestro presente como adultos y para el futuro de nuestros hijos.

 

DE VIAJE HACIA EL BIENESTAR, LIBRO 8

RELATO 17. ¿TRABAJAR PARA QUÉ? -Carta a un Amigo-

CON RODOLFO EN RESTAURANTE

Muy apreciado amigo Rodolfo:

¿Te has hecho esta pregunta alguna vez?

¿Trabajar para qué?

¿Para ganar dinero?

¿Para comprar cosas?

¿Trabajar para qué?

Quiero creer que se puede trabajar para GANAR VINCULOS.

No creo que el trabajo solo sea para ganar dinero, si esto es así, entonces Miguel tiene razón, el trabajo que viene de “Tripalium” es una tortura y por ende trabajar resultaría de esclavos.

Trabajar para ganar vínculos, así como lo hacían nuestros antepasados, los cazadores-recolectores, para quienes era apenas natural ganar vínculos, pues de ello dependía su supervivencia, no de un salario, sino de la cantidad y calidad de sus vínculos. Ahí sí, trabajar deja de ser una tortura y se convierte en un grato placer, en una fuente de inmensa satisfacción.

Por todo, mi querido amigo, ambos sabemos que los vínculos afectivos son el mayor tesoro de la vida, como bien lo escuché de Luz Adriana alguna vez: “la afectividad es el motor de la existencia.”

Te cuento que leyendo un libro poderoso me encontré con estas palabras de un tal Immanuel Kant:

“No trates a los demás como si fueran medios para alcanzar determinados fines, sino como fines en sí mismos.”

¿Qué tal ah?

Justo lo que hemos venido hablando en los últimos días compa; los vínculos como fines en sí mismos.

El día que te escuché decir esas palabras de Kant se conectaron muchas neuronas en mí. Empecé a sentir que no es descabellada la idea de trabajar para ganar vínculos y como todo trabajo que se aprecie, el cultivo de vínculos requiere esfuerzo, compromiso y mucha paciencia.

Llegan a mi conciencia unas palabras de Miguel sembradas en un bello libro que estoy redescubriendo:

“Todos venimos de una estrategia basada en la afectividad, fue nuestra,… única tabla de salvación.”

Pues sí, parece mi estimado amigo que Ganar Vínculos es lo único que nos libera de la pobreza en todas sus dimensiones, son los vínculos la primera condición de Bienestar. ¿No fueron los vínculos los que te salvaron en tu más reciente crisis?

Debo confesarte y reconocerme al mismo tiempo, que yo no he sido muy buen cultivador de vínculos, hábil para iniciar, sí, pero incompetente para profundizar. Por eso valoro tanto el vínculo contigo, bien lo sabes que en realidad eres mi primer amigo de la adultez. Y que bueno, porque este primer amigo ha sido como una Neurona Espejo para mi aprendizaje.

Entonces amigo Rodolfo, volviendo al principio:

¿Trabajar para qué?

Lo tengo claro, trabajar para Ganar Vínculos, ya no tengo ninguna duda, los vínculos son la mayor riqueza, y esto no es solo poesía, es un asunto de supervivencia; solo bien vinculados podremos crecer y pararnos con firmeza en la adultez.

Muchas gracias Rodolfillo por ser uno de mis vínculos y por mostrarme en la acción el inmenso valor de la amistad. Afortunado soy.

Me siento tentado a terminar esta carta para ti con una palabra:

Servir.

Servir es la mejor manera de Ganar Vínculos.

El acto de servir en sí mismo ya es una gran fuente de felicidad que lo libera a uno de la expectativa de la reciprocidad. Y la razón es muy sencilla. Me he dado cuenta que cuando se pone la actitud de servicio en acción, el cerebro lo recompensa a uno con sustancias bioquímicas que le producen mucha alegría, y esto hace que las demás actividades que uno lleva a cabo queden impregnadas con esta energía. Así lo experimenté la semana pasada con un par de colegas y de ahí surgió el entusiasmo por ejemplo para volver a escribirle a Miguel y para emprender el proyecto del Psicólogo Amigo en Transmilenio. En otras palabras, servir nos da energía emocional para vivir.

En fin, es mucho lo que hay para conversar al respecto, ya tendremos tiempo en nuestros encuentros de Afectivistas.

Un fuerte abrazo compa.

Espero que esa nueva experiencia laboral que estás viviendo sea fuente de muchos vínculos, y que a finales de esta temporada podamos hacer un buen balance de lo vivido y aprendido.

Con sincero aprecio.

Ándrez Paz.

ANDREZ PAZ

RELATO 16. GANAR VÍNCULOS -CARTA A MIGUEL DE ZUBIRIA-

“Enfócate en ganar vínculos, no solo en ganar dinero, porque si ganas vínculos, el dinero llegará naturalmente a ti. La clave maestra es una sola: SERVIR.”

Tiempos de Pan

-Ándrez Paz-

 “Pero pronto no bastó el nexo con la madre. Necesitaron más y más VINCULOS. La razón aparece de inmediato. Cada nuevo nexo tejido con otro nuevo miembro de la manada le entregaba un sistema nervioso complementario, funcionando en paralelo. ¡Gran cosa! ¿A cambio de qué? De muy poco: AFECTO. O retribuirle con su propio sistema nervioso al colega o familiar los favores recibidos: tú me ayudas, yo te ayudo. ¡Genial idea! Todos venimos de una estrategia basada en la afectividad, fue nuestra,… única tabla de salvación.”

Psicología de la Felicidad

-Miguel De Zubiria Samper-

“La palabra es un instrumento poderoso por ser la mejor herramienta de expresión comunicativa del espíritu. Cada uno de estos pensadores busca nuevas palabras para designar nuevos puntos de vistas para estudiar la mente y el espíritu humano, con la intención de resaltar la importancia del espíritu por sobre todos los otros conceptos culturales del hombre. Es como reeditar lo que Buda y Cristo intentaron desde otras épocas y en otros contextos históricos y culturales. Es decir, se recupera nuevamente el sentido realista del concepto espíritu; y la humanidad, o al menos una parte de ella, tiende a reencontrarse con la verdadera esencia del hombre para procurar su perfeccionamiento.”

Antonio Paolasso

 

Muy apreciado Miguel:

Hace rato que no te escribo una carta, la última data de finales de diciembre de 2014, en ella te daba cuenta de mi naufragio existencial en el mundo 1) hogar (pareja y paternidad) y de mis búsquedas en el mundo del trabajo. Fue tan dura y franca tu respuesta, que tuvieron que pasar tres años para atreverme a volverte a escribir.

¿Qué ha pasado desde entonces?

Mucho, ha pasado mucho mi querido Miguel.

Estoy devolviendo el casette, y experimento muchas emociones, al mismo tiempo, estoy tomando conciencia de algunos aspectos que desconocía de mí mismo, y cuando leo tu carta me da la sensación de estarme conociendo un poco más. Siempre resulta un gran beneficio ser observado por alguien a quien le encanta observar la vida. Todo un maestro en este campo.

Ahora que lo evoco, respiro profundo y digo:

Ufff, que duro fue ese momento.

Lo primero que destaco es una cualidad que siempre me ha acompañado: el optimismo, no obstante la cruda realidad de aquel entonces, aún me conservaba optimista, no me sentía derrotado como tú lo creías, en el fondo sentía que estaba atravesando por una dura prueba y aunque frágil emocionalmente, tenía la convicción de que la iba a superar. Ahora que lo reflexiono, a lo mejor una de las razones por las cuales no te volví a escribir fue porque no me identificaba con esa imagen derrotista que veías en mí, por pura supervivencia no me convenía adherirme a esa imagen.

Vuelvo y suspiro profundo y me doy cuenta que tres hombres salieron a mi auxilio en ese naufragio. Primero fue mi papá Eduardo, quien me abrió las puertas del hogar paterno para empezar a recuperarme de esa circunstancia, tres meses después, con el ánimo quebrantado, el padre Arnoldo Acosta apareció en la escena y me lanzó el salvavidas de un empleo, el 24 de marzo de 2015 me vinculó como psicólogo en el Centro Educativo Amigoniano y un par de meses, apareciste tú con el proyecto del Diplomado en Coaching Afectivo, el cual me dió mucha estructura y me ayudó a llegar hasta final de año.

Con el primer salario me fui a vivir solo, y a finales de ese año, lejos de mis padres y de mis hijos, experimenté la más dura soledad, y así llegué al 2016, el año en el que pude dar comienzo a mi sueño de crear libros y con ese sueño, a la puesta en marcha de una idea que recogí en los cultivos de José Antonio Marina. La idea de la personalidad elegida.

Desde entonces, me di a la tarea de escribir libros, esa fue mi terapia, la terapia narrativa, ya llevo seis, de los cuales ya conoces el primero: Tiempos de Paz, también ya te mostré el segundo: Tiempos de Felicidad, y en los próximos días te haré llegar el tercero: Tiempos de Pan.

El 2017 lo inicie con la resuelta determinación de retornar a la vida con mi Nucleo Familiar. Por eso me fui a vivir a tres cuadras, para tener mi objetivo en la mira, no obstante las dudas, la incertidumbre y los muchos desánimos, nunca perdí la esperanza de una nueva oportunidad. Y así fue. Aterricé de nuevo el 1 de octubre del año pasado. Desde entonces, estoy viviendo otra vez con el Nucleo Familiar del cual soy parte. No sé exactamente qué tipo de vínculo es, pero hemos logrado configurar con Luz Adriana, un vinculo en el que somos compañeros, amigos, socios y familia. No amantes, ni novios, ni mucho menos esposos. Esto es lo más funcional que hemos podido crear en los 12 años que llevamos caminando juntos.

En aquella carta que me enviaste en el ocaso del 2014 decías:

“Me parece que gran parte de la responsabilidad de todo se sitúa tu mundo del trabajo. No has logrado darle cuerpo a UN proyecto o servicio al que le apuestes todo, que llene una demanda efectiva de las personas, fructifique y te llene de satisfacciones humanas y materiales.”

Tenías toda la razón, en aquel tiempo lejos estaba todavía de configurar una propuesta laboral, faltaba aún mucho autoconocimiento y más  conciencia de cual era mi papel como profesional de la psicología, pero más aún, de cual era mi misión como ser humano.

Estamos transitando ya por el 2018, vamos por la séptima semana, y me he dado cuenta que trabajar en el campo de la psicología no solo requiere estudiar, sino y sobre todo, estudiarse. Mi experiencia propia me ha llevado a concluir que para hacer psicología hay que partir de la propia vida, porque de no ser así, se corre el riesgo de quedarse solo en teoría y como bien lo aprendí de ti, una teoría sin practica es infértil. No da frutos, se queda en la mera especulación ideológica, convertidos en psicólogos de cartón que no aplican lo aprendido en sus propias vidas.

Querido Miguel, bien sabes tú que la psicología es una pasión, yo soy un apasionado de la psicología. La vivo intensamente cada día. Estoy consagrado a Ella. Más que un trabajo, para mi es una vocación, un estilo de vida, una forma de ser y estar en esta vida, no es solo una fuente de ingresos, sino una forma de caminar por la existencia. Junto con mi Núcleo Familiar, la psicología es vital para mí.

Dices tú que en “el capitalismo tienes que trabajar para vivir y para amar; no hay de otra.” Yo creo que en la vida hay que trabajar para servir y solo sirviendo podremos verdaderamente amar.

En mis constantes y numerosos ejercicios de autoconocimiento, descubrí que definitivamente mi trabajo es servir. Alguien que a partir de su propia experiencia de vida esta para escuchar empáticamente, orientar asertivamente y ayudar oportunamente.

¿A quién?

A individuos con crisis de identidad como la que viví yo, a parejas con conflictos como los que viví yo, a núcleos familiares disfuncionales como del que provengo yo.

Mi temperamento y mi carácter no me da para emplearme como psicólogo, la prueba de ello es que en los 12 años que llevo ya de profesional, solo he tenido tres empleos: uno como Orientador Escolar, otro como “burócrata” en la Secretaria de Salud, y el último como psicólogo de menores delincuentes. De resto, primero de forma muy inconsciente y ahora más conscientemente, lo que estoy emprendiendo es la creación de mi propia empresa.

La verdad Miguel, para mí, la vida es una empresa.

Yo vivo la vida como una empresa.

La Empresa de la Vida.

Y como toda empresa, la mía también tiene su nombre.

Mi empresa es Ándrez Paz, así le llamo a la personalidad que elegí para encarnar por el resto de mis días, para convertirme en un adulto hecho y derecho, en el trabajo y en el amor.

Así las cosas, mi querido maestro Miguel, esta empresa llamada Ándrez Paz tiene una única meta:

GANAR VINCULOS.

Incrementar mi capital afectivo.

Te escucho en estos momentos hablándome por otra frecuencia, veo un libro amarillo, con la portada de Georgi,“Psicología de la Felicidad”:

“Valió y vale mucho establecer o restablecer vínculos, pues esos ojos y oídos extras garantizan a futuro adquirir alimentos, techo, bebidas, además sirven como defensa, compañía y apoyo. Se gana demasiado con ellos. Su valor de supervivencia fue y es inmenso; una cuestión psicológica de vida o de muerte. Los vínculos interpersonales añadieron y añaden supervivencia… (…) Ya entendemos por qué la mente evalúa de continuo la cantidad y calidad de sus vínculos interpersonales. Ellos son sus tentáculos, su buen estado augura buen porvenir, más que el alimento, la bebida o la sexualidad (…) los vínculos son la necesidad primaria por excelencia de todo homínido.

Leyendo y releyendo tu carta, resuenan en mi mente estas palabras:

“Algún día tendrás que resolver este tremendo acertijo; mientras tanto siempre estarás comenzando. Tienes todas las capacidades, todos los conocimientos. Solo te faltan unos cuantos engranajes esenciales, que tendrías que encontrar en otro(s) u otra(s). Solo tú no puedes, ni yo, ni casi nadie. Al contrario no saldrás de este insatisfactorio extenso retorno al punto de partida laboral,… y por ende afectivo. Mientras el tiempo pasa.”

Ganar Vínculos, “más que por un capricho humanista y romántico, porque durante siete millones de años dependimos de otros, de saber que contábamos con otros ojos y oídos despiertos y corazones prestos a ayudarnos.”.

Tienes razón Miguel, parece que 10 años después, esa bella semilla del concepto de Afectividad está floreciendo en mí.

Ganar Vínculos.

Querido Miguel, mediante esta carta simple y llanamente quería contarte que me hice consciente de mi trabajo.

Trabajo para Servir.

Sirviendo gano vínculos.

La estrategia que estoy desarrollando es Relatar, el Storytelling me mostró el camino, relatando se prospecta, es decir, se conecta con potenciales vínculos que se identifican con los relatos, una vez conectados, con el nuevo vínculo se pueden llevar a cabo actividades de entrenamiento afectivo, investigación y cooperación para tener un mejor desempeño en esos dos juegos vitales de la adultez:

El Amor y el Trabajo. Y no solo estas dos áreas, como bien tú lo sabes, sino también la vida intelectual, proyectiva, intrapersonal y la más vital de todas: La Amistad.

Estoy pensando mucho en los psicólogos, pero más aún en las psicólogas, creo que para ellas puede ser muy útil un Psicólogo Amigo. Alguien que trabaje con ellas desde la Psicología Afectiva, desde la teoría, pero especialmente en la práctica.

Practicando la Afectividad, de esta manera puede uno ganar vínculos.

¿Verdad que si Miguel?

Por eso quiero servirle a mis colegas, estar a su completa disposición, ser un vínculo suyo, fortalecer afectivamente su sistema nervioso con mi amistad y la de mis amigos.

Y hablando de amigos, te cuento que el pasado viernes tuvimos un encuentro de “Afectivistas” con mi primer amigo de la adultez, Rodolfo López, creo que esta carta para ti esta inspirada en ese encuentro pues me pusieron al tanto de las últimos avances de Psicología Afectiva. Que bien maestro Miguel, vamos bien.

Muchas gracias por esa mentoria que muy generosamente me has brindado. Pienso en los talleres artesanos medievales y me siento así en esta interacción contigo, en estos 10 años has sido más que un maestro, todo un padre. Gracias por eso Miguel.

Eres un gran Vínculo Afectivo para mí.

Tu aprecio es un gran tesoro.

El chamán de la Tribu.

Jejejejeejejeje.

Con mucho aprecio, la foto que acompaña este relato fue la de nuestro más reciente encuentro luego de meses de silencio.

Aquí estamos maestro, afinando la vida para esta temporada de vida.

Un fuerte abrazo.

Andrés.

Hacemos buena pareja intelectual mi querido Miguel.