Publicado en DE VIAJE HACIA EL BIENESTAR, LIBRO

RELATO 40. LA DIFÍCIL BÚSQUEDA DE LA IDENTIDAD

RELATO 40

LA DIFÍCIL BÚSQUEDA DE LA IDENTIDAD

“Nueva Esperanza. Tiempos mejores por venir”

-Cinco de Copas-

Carta 40

Han pasado diez meses desde la última vez que trabajé en este cultivo de palabras. Mi mente se fue por otros caminos, he cultivado otros terrenos, y en este dia, 14 de febrero de 2020, retomo esta iniciativa de emprender un viaje consciente hacia el bienestar. Qué largo ha sido este viaje!!! Empezó en noviembre de 2017 y se estancó en el relato 39 en abril de 2019, ¿Por qué? Ya me di cuenta que todo este afán por escribir ha sido la manera como he estado en la búsqueda de mi identidad. ¿Quién soy yo? Todo lo que he escrito ha sido con el propósito de encontrar respuesta a esta pregunta existencial, dicen que la más importante de las preguntas que una persona se puede hacer en su vida. Entonces me fui a buscar respuestas por otro lado, inicié otros proyectos editoriales, que también están ahí, iniciados. Me propuse la tarea de retomar esos caminos, por eso estoy aquí, plasmando estas palabras en este cultivo para retomar la senda. Que difícil ha sido esta búsqueda de mi identidad. Razón tiene José Antonio Marina, este gran filósofo de la psicología que ha sido como un guía en esta búsqueda. De hecho de él tomé esta expresión que le da el título a este relato. Con estas palabras he querido retomar este viaje.

El Bienestar está en la Identidad. Ha tenido que pasar todo este tiempo para darme cuenta de esto. Cuando emprendemos el viaje hacia el bienestar estamos emprendiendo un viaje hacia nosotros mismos, hacia el conocimiento, reconocimiento y aceptación de nuestra Identidad. ¿Quién soy yo? La Identidad es la gran respuesta a esta pregunta. Esto lo aprendí de una colega psicóloga en un libro suyo que me encontré caminando por la séptima, muy pertinente para este momento de la vida que estoy viviendo: “Crecer después de los 40”. Ya estoy caminando rumbo hacia los cuarenta años, los veo en el horizonte, estoy a unos cuantos meses, siete meses y dos días para ser más exactos.

Leyendo algunos apartes de lo plasmado en los relatos que conforman este libro, confirmo que en efecto he estado es buscando mi Identidad. Sí que he dado vueltas!!! No obstante, aquí continuo, así son estos cultivos de palabras, y así este trabajo psicológico de descubrir y desarrollar la identidad. Uno va y vuelve, hasta que un dia se recolecta la cosecha. Un libro, una mayor toma de consciencia. Durante todo este tiempo que estuve ausente de este libro, estuve enfocado en una acción inspiradora, habitando en otros territorios de Cundinamarca, especialmente en Paratebueno y Medina. Viví meses enteros allí, me moví en esos territorios con una  misión muy clara: sembrar la semilla de la felicidad en el sistema educativo estatal de Cundinamarca. Esa maravillosa experiencia me sirvió para tomar mayor conciencia de mi Identidad. Por eso estoy plasmando estas palabras, que están inspiradas en lo que dice José Antonio Marina en “El aprendizaje de la Sabiduría”:

“Los psicólogos del desarrollo, pero no así los psicólogos de la personalidad, hablan del “sistema del yo”. Se trata de la comprensión que una persona tiene de sí misma, de los roles con que se identifica, de los valores culturales o morales que acepta. La idea que uno tiene de sí mismo es un componente real de la personalidad. Es una de las creencias fundamentales que va a intervenir en la definición del carácter. Va a determinar los modos de sentir y de actuar, y, en último término, va a permitir la emergencia de nuevos hábitos afectivos, cognitivos, y operativos, es decir, si cambia la identidad, puede cambiar el carácter”.

Hoy, 15 de febrero, día en el que la Psicología Positiva me muestra la Fortaleza Psicológica del Liderazgo, plasmo en este relato mi Sistema del Yo. Tengo la imagen, el mentefacto, el mapa, los planos para cambiar mi carácter y reconciliarme con mi temperamento. Encontré mi Identidad!!!

Hela aquí:

Esto es lo que yo soy. La parte visible de todo lo que soy, hay una parte invisible también, ambas las voy descubriendo con estas palabras. Plasmando estas cosas llamadas palabras. Este mentefacto me permite verme, observarme, contemplarme, prácticas que me permiten cultivar una mejor relación conmigo mismo, ser feliz conmigo. Estar en paz y caminar con la dicha de quien descubre quien es cada día de su vida consciente.

Estamos viviendo en un nuevo tiempo como humanidad, somos una generación que tiene a la mano poderosas herramientas para comunicarse, para expresarse, para darse a conocer y conectarse. De modo que la difícil búsqueda de la identidad ha pasado a otro nivel, y desde esta nueva conciencia, cambio la palabra “difícil” por la palabra “fluida”. Ahora estoy en un fluido descubrimiento y desarrollo de la identidad encontrada, encontré mi Identidad y estoy completamente dispuesto a vivirla. Habitar cada una de las palabras que están entretejidas en este mentefacto. Por eso comparto este Camino en diferentes plataformas: el blog, el libro, el muro, el canal, el estado en el celular, el grupo de aprehendizaje, el cuerpo de psicología,  Transmilenio, la consulta, comunicar es la clave. Comunicar es crear, este es el primero de los principios de la Filosofía de Vida que elegí vivir.

Veremos entonces que rumbo toma este libro, la meta está clara: llegar al relato 78. Lo importante es comunicar, estar mentalmente abierto y espiritualmente dispuesto a plasmar las palabras que vayan llegando. Así es como se desarrolla la identidad descubierta. Día a día, palabra a palabra, relato a relato, video a video, libro a libro, conferencia a conferencia, taller a taller, encuentro tras encuentro, conversación tras conversación, consulta tras consulta….Escuchando, hablando, leyendo y escribiendo. Comunicando.

 

 

Publicado en FELICIDAD, IDENTIDAD, PSICOLOGIA POSITIVA

IDENTIDAD Y FELICIDAD

Hoy es 7 de enero de 2020. Regreso a este territorio virtual a cultivar palabras. Hoy me acompaña una muy especial: la PERSEVERANCIA. Deseo perseverar este año en el cultivo de palabras en este blog. La meta es bloguear una vez por semana. Ahora lo hago desde el celular porque me resulta dispendioso usar el computador, además está muy lento.

Quiero sentipensar, dejar que fluyan las palabras a partir de lo que siento. Mucho ha pasado en mi vida desde la ultima vez que pasé por aqui. Me dediqué fue a hacer videos y cometí el error de no compartirlos por aqui, los colgué en Youtube y en el perfil de Facebook.

Este año llego a los 40. Y ya empiezo a experimentar cierta angustia existencial. Por eso quiero escribir mucho, porque haciendolo, me libero de esa angustia y encuentro caminos. Quiero que este sea el espacio para el desahogo y para el desarrollo con mayor profundidad del matrimonio de las dos palabras que hoy presento:

IDENTIDAD & FELICIDAD

Luego de años de estar experimentando en este Blog, creo que llegué al camino que estaba buscando. Ya tengo una respuesta mas elaborada a la pregunta clasica de la Identidad:

¿Quién Soy Yo?

Di con una especie de mapa, con un mentefacto como diria la Pedagogia Conceptual. Cuando lo contemplo experimento mucha alegria, es como si me hubiera encontrado a mi mismo. Creo que hay una gran Felicidad en el acto de descubrir y desarrollar tu Identidad. Lo cual es fundamental para la vida personal, familiar, laboral y social.

En el segundo semestre del 2019 tuve la posibilidad de participar en un proyecto laboral y social maravilloso. Fui parte del Equipo de Formadores, pionero en la implementación de la Politica Publica de Felicidad y Bienestar. Estuve formando en Psicologia Positiva a docentes estatales del Departamento de Cundinamarca.  En los videos que grabé dan cuenta de esa experiencia.

 

Publicado en ANDRES PAZ, DE VIAJE HACIA EL BIENESTAR, LIBRO, PSICÓLOGO LIBRE

RELATO 38. PSICÓLOGO LIBRE

Vivo muy agradecido por tener la oportunidad de sentir la experiencia de convivir en familia. Darnos una familia es tratarnos bien, de esta forma favorecemos nuestro propio bienestar. Creo que la Célula Familiar es como una plataforma para alzar vuelo. Es el punto de partida para construir una mejor vida. Hay que poner la mente en modo familiar y desde aquí salir a servirle a los amigos, usuarios, sociedad y humanidad.

En los 20 años que llevo caminando por el sendero de la Psicología, he comprobado que ésta se puede vivir de dos maneras: como un trabajo o como un servicio.  Trabajar es una palabra que viene de “Tripalium”, una especie de palo que usaban los encargados de presionar a los esclavos para que éstos se mantuvieran enfocados en el trabajo. Servir es para mí sinónimo de libertad, es ser dueño de ti, de tu tiempo, de tu vida. Es estar consciente de tus dones y talentos para compartirlos con quienes estas destinado a servir.

Yo soy un Psicólogo Libre para servir. Estoy plenamente identificado con la idea de vivir la psicología como un servicio. He llegado a esta convicción luego de todos estos años de estar en el andar por la Psicología; estudiándola, practicándola y aplicándola en mi propia vida.

Hay un espacio en el que he dejado una huella de este proceso. De hecho son tres los terrenos en los que he compartido muchas de las pistas para llegar a este punto de convertirme en un Psicólogo Libre. Facebook, WordPress y Youtube, en esos puntos del ciberespacio he venido cultivando poco a poco esta idea de ser un Psicólogo Libre para servir.

Primero empecé con Facebook en el año 2007, fui de los pioneros de esta red social en Colombia, recuerdo que la conocí en un encuentro de “Lideres en la U” organizado por la Revista Semana en la Universidad Externado de Colombia.  Andaba transitando por los 26 años de vida y ya había terminado la carrera de psicología en la Universidad Católica de Colombia. He sido un cultivador asiduo de palabras en esta red social que ha sido crucial para llegar a la idea de ser un Psicólogo Libre para servir. 12 años después estoy más activo que nunca en este espacio.

Luego me uní a la blogosfera. Primero en Blogspot, en ese mismo año 2007 y después abrí un Blog en WordPress en septiembre de 2008. Ya van casi mil entradas, materia prima que me ha permitido practicar el autoconocimiento y descubrir que estaba en búsqueda de la libertad en el ejercicio de mi profesión.

He hecho algunos vídeos en Youtube, la meta que tengo es hacerlo de forma más constante y sistemática, ojalá con la ayuda de un realizador profesional. Para ser un Psicólogo Libre es fundamental tenerse confianza, llevar a cabo buenas comunicaciones y desarrollar habilidades prácticas.

Facebook es como un centro comercial donde se venden ideas, WordPress es como un conjunto de apartamentos donde se construyen ideas y Youtube es el canal de televisión para comunicar esas ideas. Estas tres herramientas son fundamentales para ser un Psicólogo Libre, porque te ayudan a  descubrir tu identidad y conectarte con otros colegas para ponerte a su servicio.

Vivir la psicología como un servicio es psicológicamente exigente pero espiritualmente muy gratificante. Es exigente porque tienes que aprender a comunicarte, por eso las herramientas digitales son de gran ayuda porque te permiten expresarte y recibir retroalimentación, clave para crecer.

Pero no solo tienes que aprender a comunicarte para vivir la psicología como un servicio, también es crucial aprender a administrarte, valorarte y sobre todo, aprender a conocerte; ésta es quizás la práctica crucial: Conocerte. Para lograr convertirse en un Psicólogo Libre es imprescindible conocerse a sí mismo. La práctica constante y sistemática del autoconocimiento es lo que hace a un Psicólogo Libre. Es lo que lo libera del yugo del trabajo y lo encamina por los senderos del servicio.

Esta ha sido mi experiencia,  ahora la quiero poner a disposición de aquellos colegas, compañeros y compañeras de profesión que se sientan llamados a vivir la psicología en libertad.

En otras palabras, me he convertido en un Psicólogo Libre para servirle a mis colegas, aunque estoy a disposición para atender otro tipo de personas, siento un fuerte llamado para acompañar a esos hombres y mujeres que al igual que yo, fuimos llamados a ejercer esta bella y muchas veces poco valorada profesión. Nuestra profesión es muy valiosa y tiene mucho para aportar en esta época de profundos cambios psíquicos y sociales, tanto a nivel individual como colectivo.

Este carisma lo he venido descubriendo poco a poco, me encanta mucho interactuar con mis colegas y en ese compartir me di cuenta que hay un terreno por cultivar, hay una tarea por hacer, hay que servirle a los psicólogos y psicólogas. Creo que nosotros jugamos un papel muy importante en nuestra sociedad, por eso estoy convencido que entre nosotros debemos también acompañarnos y cuidarnos. Ser un soporte para el ejercicio de nuestra profesión, y también para el afrontamiento de los desafíos que nos pone la vida a nivel afectivo, intelectual, laboral, grupal, proyectivo e intrapersonal. Ser aliados en la construcción de la vida que queremos.

Un Psicólogo Libre, esto es una parte de lo que soy.

Publicado en LIBROS DE AUTOCONOCIMIENTO

¿ME COMPRAS UN LIBRO?

Soy un Psicólogo Libre que ha consagrado su vida a crear y servir. Vivo de lo que creo y de los frutos del servicio.

Soy un amante de las palabras, me encanta escuchar y hablar. Disfruto enormemente de la conversación empatica y asertiva.

He logrado crear tres libros que deseo compartir contigo. Están hechos con el corazón y sueño con que se conecten a otros corazones.

Es una serie de libros cuyo tema central es el Autoconocimiento. Un camino hacia el encuentro con nosotros mismos. Con nuestro Ser.

♡ Tiempos de Paz
♡ Tiempos de Felicidad
♡ Tiempos de Pan

Los tengo en formato físico y también en versión electrónica. El primero tiene un valor de $50 mil pesos y el segundo $25 mil.

Si me compras un libro te doy una sesión de Autoconocimiento adicional; presencial o virtual. Tu eliges.

Gracias por apoyar esta iniciativa y este proyecto de vida. Me honraria poder aportar en tus iniciativas y en el diseño y construcción de tus proyectos de vida.

Quedo muy atento.

Te dejo mis coordenadas de WhatsApp.

3142666337

♡♡♡♡♡♡
La fotografía fue tomada por Pablo Esteban en la Candelaria

Publicado en ANDREZ PAZ, DE VIAJE HACIA EL BIENESTAR, LIBRO

RELATO 36. PAPÁ

Hay muchos motivos para celebrar la vida, estar vivos y poder sentir esta experiencia de existir es de por si un motivo de celebración. Celebrar la vida de un hijo es un motivo de intensa alegría. El pasado 31 de enero celebramos la vida de Orianna, ha completado nuestra hija sus primeros diez años de vida. Plasmo estas palabras con una imagen que se niega a evaporarse de mi mente: una joven mujer con su niño de 10 años en sus brazos, a punto de saltar de un puente en Ibagué. Solo se me ocurre una pregunta: ¿Dónde estaba el papá?

La maestra vida nos enseña a vivir a través de la vida propia y de los otros. A veces son lecciones amorosas, otras veces, son lecciones dolorosas. A las buenas o a las malas se nos da la oportunidad de aprender a vivir y convivir. Y si nos negamos, la consecuencia será ser atrapados por un intenso deseo de escapar de esa realidad que sin querer hemos forjado. Ante lo ocurrido con esa mujer y su hijo se me ocurre preguntarme y de paso preguntarte: ¿Será posible prevenir la llegada a ese punto de no retorno?

Estoy muy conmovido, y he querido liberarme de esta sensación practicando una palabra que vengo cultivando este año: GRATITUD. Ser agradecidos con la Vida, independientemente de las circunstancias, nos da energía para vivir; fuerza para luchar y enfrentar las naturales adversidades de la existencia. Como veíamos en relatos anteriores, practicar la Gratitud nos permite desarrollar una mayor capacidad para apreciar la propia vida, al igual que experimentar unos niveles más elevados de bienestar personal y por lo tanto, una mayor cantidad y calidad de emociones positivas. Estoy plenamente convencido que cultivar la gratitud es una poderosa medida preventiva contra el suicidio.

Alguna vez le escuché a Miguel De Zubiria preguntarse: ¿Por qué no me suicido? Hoy me ha llegado también esta pregunta. Yo no me suicido porque tengo un motivo para vivir. Y no uno, sino muchos motivos por los cuales me siento muy agradecido. Quizá, el primero de ellos es el que en este día me tiene plasmando estas palabras: Ser Papá. Hace 10 años la vida me dio esta oportunidad para aferrarme a ella. A veces me pregunto cuál habría sido mi destino de no haber aceptado esta oportunidad. Es más, en ocasiones creo que muy probablemente no habría continuado caminando por los senderos de la psicología y mucho menos habría llegado al camino de la pedagogía.

Ser papá encauzó mi vida. En el fondo siento que Orianna y Dante son los maestros que me envió la Vida para crecer. La paternidad es un llamado a crecer, a ser grandes. Confieso que no ha sido fácil para mi aceptar este llamado, de hecho, creo que gran parte de la crisis que vivimos con Luz Adriana tuvo que ver con esto. Conociéndome, me he dado cuenta que mi temperamento y carácter no estaban dispuestos para este rol, por eso tuve que emprender la construcción de una nueva personalidad. Una nueva forma de pensar, sentir y actuar que me permitiera conectarme con esta vocación de ser papá.

Estoy absolutamente convencido que aceptar el llamado que nos hace la vida para servirle como papás, es fundamental para el Viaje hacia el Bienestar. De modo que además de celebrar la primera década de vida de Orianna, también celebro los 10 años de este rol que le da un inmenso sentido a mi vida.

¿Cómo no estar agradecidos con esta oportunidad que nos da la vida para crecer a través de la paternidad?

De alguna manera, siento que la crisis social tan profunda que estamos viviendo como sociedad, tiene su raíz en la crisis de la paternidad. El padre cada vez más brilla por su ausencia en las células familiares. Yo soy un absoluto convencido de la importancia de trabajar por la Unidad Familiar. A esta causa he consagrado mi vida personal, profesional y vocacional. ¿Hay algo más importante para el futuro de una sociedad? Si se derrumba la familia, se derrumba la sociedad.

Los hombres estamos llamados a romper con las cadenas de violencia en las que fuimos criados. No puede ser que repitamos la historia, ni como familia ni como sociedad. Me niego a aceptar que estamos condenados a vivir en medio de la violencia. Por eso plasmo estas palabras, por eso hago libros, por eso sirvo como psicólogo, por eso ofrezco mi historia, para dejar una huella de esta resistencia. Para recordarme la misión, especialmente en los momentos de desfallecimiento.

La foto que acompaña este relato la tomó Dante. Aquel día estuvimos en el Jardín Botánico, un paraíso en medio de la gran ciudad, allá fuimos a celebrar el cumpleaños de Orianna, casualmente nos encontramos con Sandra Mantilla, quien trabaja allí y nos dio un tour por ese bellísimo escenario. Compartimos unos deliciosos sanduches de aguacate preparados por Luz Adriana y luego nos fuimos para el Parque Simón Bolívar a encontrarnos con Marleny y Patricia (las tías maternas) y con Sander y Damián. Nos acompañó también Jean Franco, el amiguito del barrio que siempre se une a la celebración.

Aquí seguimos en este Viaje hacia el Bienestar, ya encauzados, con la esperanza puesta en el afianzamiento de este proyecto de vida que se construye día a día. Agradeciendo todo lo vivido, sin importar lo sentido.

Publicado en ANDRES PAZ, DE VIAJE HACIA EL BIENESTAR, LIBRO

RELATO 35. UNIDAD

 

Hay que aprovechar toda oportunidad que se nos ofrezca en esta vida para expresar Gratitud. Cada quien tiene muchos motivos para estar agradecido. Yo en este día estoy muy agradecido porque celebro 13 años de haber conocido a mi par. El 28 de enero de 2006 tuve la fortuna de encontrarme en el camino con una mujer que resultó ser para mí una autentica bendición.

La psicología positiva nos recuerda que cultivar la gratitud aumenta nuestra capacidad para apreciar la propia vida, quererla, valorarla; esto redunda en niveles más elevados de bienestar personal. Expresar gratitud es una forma de proporcionarse bienestar.

Por eso estoy tan agradecido en este día. ¿Y cómo no estarlo si esa mujer ha sido crucial para mi existencia? El vínculo con Luz me ha permitido crecer y hacerme más consciente del ser que soy y del que anhelo ser.

Algo en mi interior me dice que un principio de la sabiduría es aprehender a vivir y convivir. En esto que podríamos llamar la Universidad de la Vida, Luz ha sido mi compañera número uno en este aprehendizaje. Un aprehendizaje que ha sido gozoso, doloroso y de vez en cuando glorioso.

Este aniversario con Luz me pone a pensar en una palabra que considero vital contemplar: UNIDAD. Experimentar el sentido de Unidad es fundamental en el Viaje hacia el Bienestar. Por este motivo la invoco en este relato, la Unidad es una palabra valiosa que vale la pena conocer y sobre todo cultivar.

En esas andamos con Luz, cultivando la Unidad.

He tenido que ir a buscar un poco de música, necesito inspiración para plasmar estas palabras. Escucho: “Hay una luz que ilumina mi camino al andar, que ilumina mis pisadas se dedica a aconsejar, voy con la canoa y a Sion, me sigue la mirada del león… Por el rio de la vida voy, plantando una semilla positiva… Por el rio de la vida voy, semilla tras semilla… Sé que es el amor el que me satisface, fuente de mi inspiración… Sigo soñando despierto sueño con liberación.”

Me siento muy agradecido por tener la oportunidad de plasmar estas palabras, creo que estas son las semillas que salgo a sembrar en el rio de la vida. Anhelo conectarme con personas que entren en contacto con estas palabras. Deseo servir en sus vidas. Por eso escribo, para poderme comunicar con esas personas que también están en búsqueda de la Unidad, de estar en conexión consigo mismos y con los que están a su alrededor.

La foto que acompaña este relato nos fue tomada por la Vida en Ecuador, allá, justo en la Mitad del Mundo, muy simbólica para nosotros esa imagen. Una imagen que representa una creencia central de nuestro vinculo: la Equidad. El principio de Equidad es fundamental para que haya Unidad en la relación entre la mujer y el hombre. Esto es clave para el Bienestar.

Recuerdo que en el relato 14 de este Viaje, hice mención al aniversario número 12 de nuestro encuentro, volví a esas palabras y me reencontré con éstas:

“Hay que renovar ideas con respecto al amor.”

“El trabajo de un hombre o mujer le permite supervivir. El de dos crea riqueza.”

“Fuerzas que tiran en direcciones opuestas son equilibradas a través de un adecuado manejo de la voluntad. “

La Equidad es una idea que renueva las relaciones en el mundo del amor.

Trabajar en equipo crea riqueza, en todo el sentido de la palabra.

El ego es doblegado cuando es más fuerte la voluntad de cooperar.

Equidad y Unidad van de la mano.

Aquí seguimos en el Viaje, sumando palabras mágicas y transformadoras de la vida. Gratitud, Aprehendizaje, Sabiduría, Unidad, Equidad.

Publicado en ANDRES PAZ, DE VIAJE HACIA EL BIENESTAR, LIBRO

RELATO 34. EL APREHENDIZAJE DE LA SABIDURÍA

En el relato anterior, aprendimos que cultivar la Gratitud nos permite desarrollar una mayor capacidad para apreciar la propia vida. Apreciar nuestra vida, es decir querernos. Que bonito, cuando se cultiva la Gratitud se fortalece nuestra autoestima. Se está más dispuesto para pasar de la quejadera crónica a la acción constructiva de nuestros proyectos de vida.

Este año 2019 cumplo 20 años de estar moviéndome por el mundo de la psicología. Parece que fue ayer cuando pisé por primera vez una universidad, el 25 de julio de 1999. En estos momentos estoy pensando en dos compañeras que conocí en ese primer semestre y con quienes aún tenemos conexión. Diana Constanza Ramírez y Elsy Carolina Jiménez. Cada uno de nosotros, a su manera, ha construido un proyecto de vida profesional y familiar. ¿Exigente ha sido el reto, verdad compañeras?

Carolina se fue por los senderos de la psicología organizacional, Diana por su parte está batallando en los campos de la psicología educativa. Carito trabaja en una empresa farmacéutica y Dianita en un colegio distrital. ¿Y yo? Bueno, yo me consagré al sueño de mi vida: cultivar palabras, hacer libros. Pero más allá de este oficio, en realidad yo soy un psicólogo que hizo de la práctica del Autoconocimiento su estilo de vida.

Conocerse es una disciplina poderosa. A ella llegué en el año 2008 gracias a la Psicología Afectiva, una rama de la Psicología Positiva que me hizo retomar los senderos de la psicología, luego de un fugaz paso por el mundo del Derecho. Hoy pienso que si no me hubiera encontrado con esa psicología formulada por Miguel De Zubiria, me habría graduado de abogado, no hubiese conocido la pedagogía, y probablemente, tampoco le habría apostado a la construcción de un proyecto familiar.

Como bien lo aprehendí de Psicología Afectiva, conocerse no implica solamente conocer el mundo propio, sino también conocer el mundo del otro y conocer el mundo social. En otras palabras; observando la sociedad y a los otros, podemos conocernos mejor a nosotros mismos. Creo que esta es la razón por la que en lugar de estar confinado en una organización de 8am a 5pm, opté por el trabajo independiente como consultor y terapeuta. En esta labor sí que he podido conocer el mundo del otro. Cada persona que he atendido en mi vida profesional, me ha ayudado a conocerme un poco más a mí mismo. Y lo más impresionante, luego de cada encuentro, que en realidad es una conexión de corazón a corazón, cosecho una abundante inspiración que luego llevo a mis libros.

Estudiando Psicología Afectiva me encontré con un autor fundamental, me atrevo a decir que es una de las máximas influencias del pensamiento de Miguel De Zubiria. Gracias a José Antonio Marina entré en contacto con una idea que literalmente ha transformado mi vida y es la que en gran medida me tiene plasmando estas palabras. Me refiero a la idea de “Personalidad Elegida”.

Acabo de recordar que ya había empezado a hablar de esta idea de la personalidad elegida en el relato 19 de este libro, me fui a leerlo y me encontré con estas palabras de José Antonio Marina:

“Aristóteles definía el carácter como el conjunto de hábitos poseídos por una persona. Para mí es la personalidad aprendida, es decir, todo aquello que a partir del temperamento hemos adquirido a través de la vida. A partir del carácter – aprovechándonos de él, modulándolo, cambiándolo- cada uno diseñamos nuestra personalidad elegida, la última figura de nuestra individualidad, nuestro gran proyecto.”

Me impresiona mucho esta proposición y por eso la quiero reiterar preguntándome: ¿Cómo es eso que cada uno diseñamos nuestra personalidad elegida, la última figura de nuestra individualidad, nuestro gran proyecto?

¿Tu sabias que cada uno de nosotros puede diseñar su personalidad elegida?

Acabo de encontrarme con una palabras que son muy pertinentes para este momento:

“Las ideas que dominan nuestra mente son de una inmensa influencia en nuestro futuro”.

Esta idea de la personalidad elegida ha dominado mi mente en los últimos años y por eso estoy escribiendo esto. Esta es la razón por la cual me metí de lleno en el estudio y vivencia de la Teoría de la Personalidad que plantea José Antonio Marina. Dicha teoría está amplia y profundamente formulada en un libro clave de la obra de este autor: El Aprendizaje de la Sabiduría. Justamente allí, dice Marina:

“Resulta muy difícil hacer la genealogía de nuestra personalidad, intentar descubrir los elementos que influyeron en nuestro modo de ser. Me interesa averiguar cómo emerge una personalidad a partir de una algarabía de influencias: genéticas, sociales y educativas. Es una investigación detectivesca sobre la biografía de los seres humanos. Voy a explicarles lo que la ciencia nos dice sobre la construcción de una personalidad. Vamos a recorrer de nuevo, en términos generales, el proceso que el lector ha seguido en su vida, esa compleja interacción entre individuo y circunstancia, entre biología y cultura, entre la realidad y el deseo, entre esfuerzo y claudicación, entre proyecto y casualidad que nos ha hecho a todos. La psicología que voy a exponer debe ser pedagógicamente de ida y vuelta. Para comprender el desarrollo de un niño, el lector debe ir desde su situación adulta hasta el bebé que fue, para desde allí regresar de nuevo a su situación presente. Al final, si ni usted ni yo nos hacemos un lio, espero que entienda mejor al niño y se entienda mejor a sí mismo.”

Entendernos a nosotros mismos, ese es el fruto de la práctica del autoconocimiento. Por eso los antiguos griegos recomendaban con tanta sapiencia: “Conócete a ti mismo”.

Para mí, conocerse a sí mismo es convertirse en un Aprehendiz de Sabiduría. Esta es la base de lo que elegí ser:

Un aprehendiz de sabiduría.

La imagen que acompaña este relato tiene mucho significado para mí porque es una foto en Ecuador, en un lugar conocido como “La Mitad del Mundo”. Yo estoy convencido que la sabiduría está en el camino medio, los extremos llevan al sufrimiento. Eso la humanidad lo descubrió hace miles de años y pareciera que todavía estamos lejos de practicarlo.

Publicado en ANDRES PAZ, DE VIAJE HACIA EL BIENESTAR, LIBRO

RELATO 33. GRATITUD

El año 2018 fue una temporada de abundantes bendiciones. Fue el año de la reconexión familiar y de pareja, del compartir, del viajar en familia, de conocer una parte de Colombia, de volar al extranjero y llegar a la mitad del mundo, allá en Ecuador cosechamos grandes dosis de afecto y sabiduría. Personalmente experimento una profunda gratitud por lo vivido.

Le escuché decir a un neurocientifico español, Luis Castellanos, que las palabras forjan la personalidad. Somos lenguaje y construimos la personalidad que elegimos palabra a palabra. Yo elegí una personalidad que he venido construyendo muy intuitivamente, y ahora que entramos a un nuevo año y se ve el 2020 en el horizonte, quiero hacerlo más conscientemente. Creo que de esta manera, conectando lo intuitivo con lo consciente, el Viaje hacia el Bienestar puede pasar a un siguiente nivel.

Intuitivamente me llegaron estas palabras:

“Elige un rumbo y comienza a navegar.”

Conscientemente elegí una carta de navegación que se llama Psicología Positiva, este es el enfoque con el que me identifico como psicólogo, por eso escucho a  Mihaly Csikszentmihalyi, uno de los padres fundadores de esta rama de la psicología que aplico en mi vida personal y laboral. Según este autor: “El Yo es una construcción creativa. Nadie está nunca completo y acabado. Lo que somos viene determinado por lo que haremos en el futuro. Trascender los límites de la individualidad es el camino de la evolución.”

Nos hacemos día a día, y la materia prima con la cual nos construimos es la palabra. Por eso me encanta tanto cultivarla. De modo que aprovechando el inicio de este nuevo año, me place cultivar la palabra Gratitud, esta vez de la mano de otro grande de la Psicología Positiva: Tal Ben-Shahar, autor de un libro poderoso que se llama “Practicar la Felicidad”.

Según este profesor del curso de Psicología Positiva más popular de Harvard, dedicar uno o dos minutos diarios a expresar la gratitud que una persona siente por los hechos de su vida puede tener notables consecuencias:

  1. Desarrollar una mayor capacidad para apreciar la propia vida.
  2. Niveles más elevados de bienestar personal.
  3. Emociones positivas.
  4. Sentirse más feliz.
  5. Ser más asertivo, enérgico y optimista.
  6. Mostrarse más generoso y dispuesto a ayudar a otros.
  7. Dormir mejor.
  8. Sentir más ganas de hacer ejercicio.
  9. Tener menos enfermedades.

Practicar la gratitud es la vía más sencilla para producir serotonina. Ser agradecidos es recompensado por nuestro cerebro, que nos premia con nutritivas dosis bioquímicas que nos hacen experimentar bienestar.

De modo que vale la pena desarrollar el hábito de agradecer, hacerlo conscientemente cada día, agradecer incluso lo que nos causa malestar, porque detrás de ellos hay una gran lección por aprender.

Empiezo este 2019 muy agradecido por el encuentro interfamiliar que tuvimos con Ana María, mamá e hija, y violeta, una de las amigas de Orianna y Dante. Tuvimos una bella tarde de Arte en el Museo Miguel Urrutia de Bogotá. La meta para este año con la Célula Familiar es conectarnos con la oferta cultural de la Candelaria, queremos hacer un recorrido educativo por los museos, y especialmente, deseamos estudiar en familia la historia de Colombia.

Aquí seguimos navegando por esta vida, son tiempos buenos, el firmamento está despejado, en el horizonte vemos un año de mucho servicio y aprehendizaje. Queremos continuar viajando, estar atentos a los llamados a servir, soñamos con seguir explorando y conociendo esta bella tierra Colombiana y continuar con el recorrido por la países andinos.

Gratitud, una bella palabra para interiorizar.

POSTDATA
Si quieres el libro de “Practicar la Felicidad”, te lo puedo compartir por WhatsApp. Envíame un mensaje al 3142666337.

#DeViajehaciaelBienestar
#FelicidadIntelectual

Publicado en ANDREZ PAZ, DE VIAJE HACIA EL BIENESTAR, LIBRO

RELATO 26 CÉLULA FAMILIAR

Plasmo estas palabras el 1 de noviembre de 2018. Emprendo esta acción creativa observando una imagen que me emociona. Las emociones producen pensamientos y los pensamientos producen emociones. Esta fotografía familiar a mí me produce un torrente de emociones positivas. ¿Cómo se le llama a eso? Movido por este “Qui de Felicidad”, me dispongo a darle vida a estos pensamientos.

Adquirí un compromiso conmigo mismo, me propuse crear un relato en tres días específicos de cada mes: 1, 11 y 22. La meta es completar 78 relatos y con ello darle forma a un libro que he llamado: De Viaje Hacia el Bienestar. Esta es una meta intelectual, me siento muy motivado para llevarla a cabo, ya llevo un año trabajando en este proyecto, vamos por el 33% de la meta. Ejercitar el intelecto contribuye con el bienestar, por eso leo y escribo habitualmente.

La unidad familiar es vital para el bienestar. En los últimos tres relatos de esta serie he podido dar cuenta de esta unidad. Este proyecto familiar es esencial para mí, es el proyecto que me hace experimentar el sentido de comunidad, el que me permite vivir la experiencia del compromiso, el que me hace sentir como parte de un Nosotros, el que le aporta un profundo significado a mi existencia. Navegar en familia por la vida es un inmenso logro y una gran responsabilidad.

Hace exactamente un mes estábamos en tierras ecuatorianas, esta foto nos la tomó Emilia Vinueza, una creativa y talentosa mujer que con su lente retrató momentos y expresiones que ahora hacen parte de nuestro banco de recuerdos emocionales. Esta foto es como la portada de ese viaje a Ecuador que nos dejó tantas vivencias llenas de sentido.

Somos una célula familiar, hemos sobrevivido al naufragio, seguimos navegando juntos, tenemos un proyecto de vida compartido. Viajar es una parte fundamental de este proyecto, queremos que nuestros hijos conozcan la vida explorando el mundo, que conozcan muchos lugares, que interactúen con muchas personas, de diferentes culturas, de diversas formas de ser y estar en la vida.

El viaje a Ecuador nos dejó esta mágica foto, y ahí vamos, haciéndonos conscientes de nuestra misión como familia y como fundación. Viendo el horizonte despejado y claro.

El Viaje hacia el Bienestar es un viaje que se hace en familia, cualquiera sea el tipo de familia, pero en familia.

La familia es clave para  la supervivencia, el crecimiento y la trascendencia.

Publicado en ANDREZ PAZ, Coredsa, DE VIAJE HACIA EL BIENESTAR, fundacion alberto merani

RELATO 22. TRABAJAR COMO DOCENTE DE PSICOLOGÍA…Y CONSULTOR DE FELICIDAD

Hace unos años aprendí que los seres humanos tenemos unas necesidades psicológicas, las cuales al ser satisfechas contribuyen con nuestra supervivencia, crecimiento y trascendencia.

Dichas necesidades son el sentido de comunidad, la estructura mental y el significado o sentido de vida.

Luego de varias semanas sin trabajar en este cultivo de palabras que he llamado De Viaje Hacia el Bienestar, retomo esta tarea que me permite justamente reflexionar sobre la satisfacción de mis propias necesidades psicológicas.

Me interesa mucho mostrar este proceso porque vivo la psicología de la mano de la pedagogía, es decir, estoy convencido que los psicólogos tenemos una gran responsabilidad educativa y como tal, la modelación resulta clave para comunicar los conceptos psicológicos que sabemos pueden contribuir con nuestro bienestar y el bienestar de las personas que por una u otra razón llegan a nuestras manos.

Plasmo estas palabras el 23 de abril de 2018, el anterior relato lo publiqué el 9 de marzo, se trataba de una carta que mi Yo adulto le envió a mi Yo niño reportándole una novedad: 25 años después por fin tenía una clara estructura mental, una personalidad elegida, una identidad.

Misteriosamente, o quizá, lógicamente, días después de haber logrado llegar a esa estructura mental, empecé a experimentar con mayor intensidad el sentido de comunidad. Hoy estoy conectado con tres comunidades; una familiar y dos laborales.

Hace siete meses estoy viviendo de nuevo con el núcleo familiar del cual soy parte, eso para mí es una gran fuente de felicidad. En realidad yo creo que estar conectado a un núcleo familiar le da a uno la energía requerida para hacerle frente a los desafíos de la vida. Cada vez que uno se conecta con su núcleo familiar, se recarga, se anima, se motiva para luchar, estudiar y trabajar. La fuerza viene de allí, al menos así lo estoy experimentando yo.

Creo que esta conexión familiar me ha dado el movimiento para conectarme con dos instituciones dedicadas al campo educativo. Esto me tiene sumamente contento, soy parte de dos comunidades educativas afines a mis propios intereses profesionales; pedagógicos y psicológicos.

En COREDSA estoy trabajando como docente de psicología. Desarrollando la cátedra de ética y desarrollo humano, la cual trabajo desde el abordaje conceptual de la psicología afectiva y la psicología positiva. Espero en próximos relatos hablar con más detalle de esta experiencia con jóvenes y adultos que están trabajando su meta de ser bachilleres, y como la psicología les aporta en su proceso educativo con miras a prepararse para crecer en la vida.

Este trabajo para mí es un sueño cumplido, ser docente de psicología en una institución educativa de bachillerato para adultos. Casualmente, la misma institución de la que egresé en 1998, año en el que cursé los grados décimo y once. Volví como profesor a mi alma mater de bachiller. Ojalá algún día ocurra lo mismo con mi universidad.

Me llega esta responsabilidad a los 37 años, y me alegra mucho que me haya llegado luego de haber superado el naufragio familiar. Una experiencia que me dejó muchas lecciones de vida. Ahora que estoy disfrutando este momento de unidad familiar en mi vida, recuerdo esos dolores y comprendo que todo tenía un sentido, un propósito, una razón de ser.

La enseñanza es mi don, por eso estoy tan feliz de haberme confirmado en él. Estoy muy agradecido con la confianza que los profesores María Inés y Rubén están depositado en esta propuesta y por la oportunidad que me dan de ejercitar las funciones ejecutivas que tanto requiero fortalecer para crecer.

En esta misma institución estamos desarrollando un proyecto de capacitación en habilidades blandas, en alianza con la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI) se busca dotar de herramientas que aumenten la empleabilidad de personas sobrevivientes del conflicto armado. Una bella labor psicológica y pedagógica que me hace experimentar un profundo sentido de vida.

Como diría Martin Seligman, en el sentido de vida está la auténtica felicidad. Mientras plasmo estas palabras experimento una sensación de plenitud. Encontré lo que salí a buscar hace 25 años cuando me fui de casa de la mano de un tío que fue mi primer compañero de viaje.

¿Qué encontraste Andrés?

Encontré mi propio camino de felicidad.

La felicidad es el camino hacia el bienestar y cada quien debe encontrar su propio camino.

Caminar día a día de la mano de mi núcleo familiar es una gran felicidad para mí.

Ser docente para mi es una gran felicidad.

Este es mi camino de felicidad, ser padre, ser docente, hacer uso de las herramientas de la pedagogía y la psicología para asumir esa dura tarea de la educación de nuestros hijos y nuestros estudiantes.

Y como mi pasión máxima es escribir, pretendo dar cuenta de todo este proceso cultivando palabras, técnicamente hablando, haciendo ejercicios metacognitivos que me permitan mejorar mis niveles de atención, autocontrol y perseverancia, tal y como lo sugiere uno de los dos pedagogos que más admiro: José Antonio Marina.

Miguel de Zubiria es el otro pedagogo que además de admirar, aprecio por todo lo que he aprendido de él en los 10 años que llevamos interactuando. Ahora por fin soy parte de la Fundación Alberto Merani, estoy conectado con esta comunidad pedagógica, conexión que es para mí una gran fuente de felicidad.

Casualmente, aterricé en un proyecto de consultoría pedagógica para la Gobernación de Cundinamarca, cuyo gobernador actual está interesado en crear una cultura de la felicidad en el departamento. Un proyecto fascinante.

Aquí vamos, satisfaciendo mis necesidades psicológicas y reflexionando para ser más consciente de este proceso.

Creo que la felicidad es el camino hacia el bienestar.

Creo que satisfaciendo las necesidades de comunidad, estructura y significado podemos experimentar bienestar.

Escribo estos relatos porque creo que la vida no es solo luchar, estudiar y trabajar; también se puede sacar tiempo para crear, para el Autodesarrollo como diría psicología afectiva.

Atender una familia y dos trabajos demanda tiempo, sin embargo, espero seguir con esta serie de relatos, al menos uno cada semana.

Creo que cultivando palabras vamos creando nuestra propia realidad y dándole sentido a nuestra propia vida.

Esta es mi forma de vivir la psicología y poner en practica la pedagogía.

La verdad es que yo soy un creyente de la Educación y creo que ésta debe partir de la propia vida.