TRIBU FAMILIAR

LA TRIBU FAMILIAR

LA TRIBU FAMILIAR

13.

Somos trece.

Una Comunidad.

Una Tribu Familiar.

Cada uno tiene su función.

Nosotros somos una familia disfuncional transformándonos en una familia funcional.

Tomando conciencia cada día de la importancia de la paz familiar.

La cual depende de dos cosas fundamentalmente:

1. Que cada integrante de la Tribu ocupe su lugar.

2. Que cada uno cumpla con su función.

Yo soy papá.

Hijo.

Hermano.

Tío.

Se Psicología, no mucho, pero algo he aprendido en 17 años de formación.

Nunca he hecho un posgrado.

Estos asuntos de la vida se aprenden en la vida misma.

En la Universidad de la Vida.

En esta Universidad hice un profundo estudio de la vida en pareja.

Fueron 7 años.

Dos años y medio me tomó trascender esa etapa.

Ahora entro a un nuevo curso:

La Tribu Familiar.

Estos son mis compañeros.

Te los presento.

Gracias por tu buena energía.

Algo me dice que serán 4 años de intenso cultivo de este nutritivo Vinculo Afectivo.

GABO, TRIBU FAMILIAR

TÍO PSICÓLOGO

SOBRINOS

Dice Jose Antonio Marina que la crianza de un niño requiere la participación de la Tribu entera.

Cada uno de los miembros de la Tribu Familiar cumplimos una función.

¿Cual es la función del Tío?

Ser un tutor afectivo.

Prestar atención.

Escuchar..

Jugar.

Compartir.

Hoy fuimos a cine con Dylan, Pipe y Gabo
Nos vimos una película colombiana llamada “Las Tetas de mi Madre”.

Una radiografía de una dura realidad, mujeres que dejan a un lado a sus hijos y se enfrascan en tóxicas relaciones con hombres maltratadores.

Niños que son lanzados a torear la calle, a merced de lobos y cazadores.

Estoy muy contento de asumir este rol de forma mas activa y consciente.

Hay que cultivar el vínculo con los sobrinos. Crearles momentos familiares.

Influenciarlos para bien.

Fortalecerlos mentalmente.

Ahí vamos.

Estuvimos en la Cinemateca Distrital.

Ahora que tengo claro mi rol como psicólogo afectivo, voy aclarando mis diferentes roles familiares.

Ser Tío es una función fundamental.

Gracias por tu buena energia.

LIBRO AMOR Y TRABAJO

MIS HERMANAS

MIS HERMANAS

Que bonito es sentir amor por tus hermanas y mas bonito aun es sentir el amor de tus hermanas.

El amor tiene múltiples fuentes, no se agota solo en el amor de pareja, el amor de una hermana es una gran felicidad.

Viviana y Gloria son mis amadas hermanitas menores, dos bellas energías femeninas que me han acompañado toda la vida.

Los tres hemos luchado, muchas veces nos hemos caído y de nuevo nos hemos levantado.

No hemos disfrutado de muchas riquezas materiales, pero hemos crecido y como sea nos hemos mantenido unidos.

Ya estamos caminando sobre los 30, tenemos 8 hijos entre los tres y disfrutamos de la dicha de sentir el amor de nuestros padres.

Somos una Tribu Familiar.

Estoy muy feliz porque hoy celebramos un cónclave, conversamos sobre el presente y futuro de la Tribu.

En este dia pasamos a un nuevo nivel en nuestra vinculación familiar.

Esto para mi solo tiene una explicación:

Dios en nuestro Hogar.

PSICOLOGIA DE LA VIDA, VINCULOS AFECTIVOS

EN LA VIDA A VECES ES NECESARIO EL DOLOR PARA EVITAR EL SUFRIMIENTO

 

 

 

“En una eternidad siempre se puede empezar de nuevo.”

Facundo Cabral. 

 

Que belleza, este pensamiento de Facundo Cabral me llega gracias a Luz Adriana; una afectiva, sabia y creativa mujer, que en este día me ha compartido una lección vital: “vive la vida sin pretensiones”. No quiere esto decir que no tengas planes. Simplemente vive cada día.

En la vida a veces es necesario el dolor para evitar el sufrimiento. El dolor de tomar distancia de un vinculo afectivo que ya no te está nutriendo sino enfermando y matando poco a poco.

Es preferible el dolor, que con afecto y sabiduría se va disipando, a quedar atrapado en un círculo vicioso, presa de las emociones negativas y en una desenfrenada búsqueda de emociones que ayuden falsamente a evadir la dura realidad. Entrando así en un franco estancamiento y deterioro de la vida.

La clave principal de una vida buena son los vínculos afectivos. Aprehender a cultivarlos: iniciarlos, profundizarlos, desconflictuarlos, distanciarlos y terminarlos cuando sea menester. Esto resulta ser una habilidad psicológica afectiva sumamente clave para el Bien-estar del ser humano.

Este relato no fue planeado, llegó a mi corazón justo en el momento  que me encontraba trabajando en el libro que estoy escribiendo sobre la Tribu Familiar a la que pertenezco. Y tiene mucho que ver porque los principales vínculos afectivos son los vínculos familiares. Origen, paradójicamente de vidas buenas, pero también de vidas desdichadas. En la Tribu Familiar están las raíces de nuestras desgracias pero también de nuestra fortuna. No son determinantes, pero su aporte, para bien o para mal, es considerable.

Y a propósito del dolor, hay vínculos afectivos familiares de los que en ocasiones es necesario tomar distancia, pero esto no quiere decir desconectarse definitivamente, lo cual es imposible porque el vinculo con la familia es para toda la vida; para bien o para mal. Por eso resulta tan importante sanar los vínculos, curar esas viejas heridas, restablecer el flujo de afecto y sabiduría.

Se que es duro, muy duro, yo mismo he tenido que darme esta lucha, por fortuna, cuento con la compañía en este viaje por la vida, de una afectiva, sabia y creativa mujer que no deja de sorprenderme.

Gracias Luz por tu luz.

ADENDUM

Vea pues, me salió un relato aquí. Esto es inspiración. Veo que la serenidad de la mente y la tranquilidad del corazón rinden sus frutos de sabiduría.   Vale la pena conectarse en esta onda con Luz Adriana. Al igual que ella, confío en la Vida, y será ella la que nos marque el camino, cuando llegue el momento nuestra conciencia lo sentirá.

ANDRES PAZ, OBRA EXISTENCIAL

¿CUÁL ES EL PROPÓSITO DE MI VIDA?

“…uno de los mejores predictores de felicidad es si una persona considera que su vida tiene un propósito. Sin un propósito claramente definido, siete de diez individuos no se sienten a gusto con su vida; con un propósito, casi siete de cada diez se sienten satisfechos.. Vivir una vida feliz como adulto es como tratar de conseguir un helado cuando se es un niño. Usted debe saber qué quiere y utilizar una estrategia para conseguirlo”[1].

[1] David Niven (2003) Los 100 Secretos de la Gente Feliz. Editorial Norma.

Practicar el Autoconocimiento me hizo tomar conciencia que yo nací para crear una Obra Existencial, este es el propósito de mi vida. Cada día de mi existencia lo estoy dedicando a la construcción de una Obra Vital, mi Tribu Familiar. No obstante las dificultades que esto conlleva, son más las satisfacciones que se experimentan cuando se vive rodeado de personas que te aman genuinamente y que por lo tanto, están aportándote desinteresadamente en tu evolución como ser humano.

Con la tranquilidad que proporciona el vivir en el seno de una Tribu Familiar, estoy trabajando en la construcción de una Obra Conceptual. Mi mente está enfocada en investigar y aprehender cómo es que funcionamos afectivamente los seres humanos.

El Mundo Afectivo humano es un mundo al que las ciencias biológicas, psicologías, socioantropologicas y sociobiologicas recientemente le están prestando atención. No obstante, de este Mundo Afectivo vienen ocupándose hace miles de años las mitologías, las religiones, la filosofía, el arte, la ética y otras epistemologías que desde sus respectivas lupas se han dedicado a observar y describir el misterioso y problemático fenómeno del sentir humano.

Sentires que se traducen en afectos (emociones, sentimientos, actitudes, valores, principios). Afectos que nos hacen experimentar una vida paradisíaca o una vida infernal. Afectos que le dan sabor a la vida; una vida que en algunas ocasiones es amarga y otras veces dulce, y no pocas veces agridulce. Afectos que le dan color a la vida. Afectos que en últimas le dan sentido a la vida, o en su peor expresión, le quitan el sentido a la existencia.

Mi Tribu Familiar alimenta mi corazón. Mi pasión intelectual por el Mundo Afectivo alimenta mi mente. Estos dos alimentos son el combustible que le da energía a la Obra Social que estoy empeñado y comprometido en construir: una Comunidad Formativa, el alimento de mi conciencia. La labor que ocupa y ocupará el resto de mis días.

Creo que la mejor manera de ayudarse a sí mismo es ayudar a los demás. Esto significa poner nuestra experiencia de vida y nuestros conocimientos al servicio de los demás. También creo que nuestro Sistema Educativo (desde el pre-escolar hasta la universidad) padece un profundo vacío formativo.

Lo anterior significa que en ninguna fase del proceso educativo nos forman para vivir. Esto es, no nos enseñan a Conocernos, a Valorarnos, ni a Interactuar con nosotros mismos (Administrarnos; gobernarnos, motivarnos). Mucho menos nos enseñan a Conocer a los Otros, ni a Valorar a los Otros, ni que decir, a Interactuar con los Otros. Tampoco nos enseñan a Conocer a los Grupos, a Valorar a los Grupos, ni a Interactuar con los Grupos.

Este vacío formativo tiene profundas y nefastas consecuencias personales, familiares, comunitarias y sociales.

Quien no se Conoce a Sí Mismo, navega por la vida a la deriva; satisfaciendo solamente sus necesidades biológicas, sin un propósito que le dé sentido a su existencia.

Quien no se Valora a Si Mismo no se cuida, no se aprecia. Cae en uno de dos extremos: o se vuelve esclavo del ego y se supravalora, o carece de autoestima y se infravalora. Esto lleva al individuo a la autodestrucción lenta pero segura; a establecer vínculos afectivos tóxicos, a generar dependencias afectivas enfermizas.

Quien no se Administra a Si Mismo, termina siendo un postergador crónico, esclavo de sus placeres, a merced de la pereza y gobernado por sus miedos, sus culpas y sus iras.

Quien padece estas incompetencias afectivas, inevitablemente tendrá serios conflictos consigo mismo, con su pareja, su Tribu Familiar, su trabajo, su comunidad y su sociedad. El malestar será su permanente compañero. Y no solo el suyo, sino de quienes se compartan con esa persona.

¿No es este el pan de cada día en nuestra sociedad?

¿No son la soledad, la depresión y el suicidio las epidemias de nuestro tiempo?

¿Por qué la violencia intrafamiliar?

¿Por qué la violencia escolar?

¿Por qué el aumento de la delincuencia juvenil y el pandillismo?

¿Por qué el hacinamiento en las cárceles?

¿Por qué el aumento de los crímenes violentos?

¿Por qué los crímenes pasionales?

¿Por qué el aumento de los adictos a las drogas, el alcohol, el juego y el sexo?

¿Por qué el aumento de las bandas criminales?

¿Por qué la corrupción endémica de la clase política?

La respuesta podría ser la siguiente:

Como individuos, como Tribus Familiares y como sociedad padecemos de algo que me hizo tomar conciencia mi maestro Miguel De Zubiria: un profundo vacío formativo, para ser más exactos, carecemos de Habilidades Psicoafectivas. La real pobreza de nuestro país entonces no es material, es Mental.

No se nos Forma desde pequeños para desarrollar una solida Estructura Mental que nos permita coexistir pacíficamente con nosotros mismos, ni mucho menos, vivir en Comunidad, dedicados a descubrir el Sentido de nuestra existencia. Se nos pasan los años apenas sobreviviendo y luchando arduamente para llegar a fin de mes. Y si la carencia no es material, padecemos una carencia aun más dolorosa, la carencia afectiva.

La tesis es muy clara: donde hay Riqueza Mental, hay Riqueza Existencial. Esto es, Riqueza Afectiva; representada en sólidos y nutritivos vínculos afectivos (Tribu Familiar, amigos, colegas). Riqueza Intelectual; representada en profundos conocimientos sobre el arte de vivir y convivir. Y Riqueza Material; representada en la Autonomía económica que logran quienes descubren y desarrollan sus talentos, dones o facultades –como enseña Aristóteles-, y los ponen al servicio de sus semejantes –como enseña Confucio-. Para de esta manera, ganarse la vida rectamente –como enseña Buda-.

Como ha ocurrido en todas las épocas de la historia humana, el hombre siempre encuentra la manera de satisfacer sus necesidades. Pues bien, vivimos una época con una acuciante necesidad de Formación, y más específicamente, de Formación Afectiva. Esto es, de cultivar y desarrollar Habilidades Psicoafectivas que le permitan al individuo aprehender a tener una mejor relación consigo mismo y con los demás.

Las Habilidades Psicoafectivas son el recurso mental para darnos forma a nosotros mismos, para construir solidas Tribus Familiares, para crear fuertes Comunidades, para edificar funcionales Sociedades.

Ahora bien, ¿cómo hacemos para que estos conocimientos lleguen al conjunto de nuestra sociedad actual?

Yo como Psicólogo Afectivo de profesión y Formador Afectivo de oficio, ya lo estoy aplicando a mi propia vida. Además, he empezado a Formar a otros ciudadanos en mi Escuela-Taller de Formación Afectiva. Ellos a su vez serán multiplicadores. Esta es mi Obra Social, para esto vivo y de esto vivo. A esta tarea he consagrado mi existencia.

He asumido un doble compromiso: continuar dándome forma a mí mismo y a partir de mi experiencia y conocimientos, Formar a 48 personas en mi Escuela-Taller. De igual manera, lo hago practicando los principios del Altruismo Reciproco. Esto significa sin cobrar una suma especifica por mi trabajo, a cambio, solo pido un aporte económico que cada Aprehendiz este en capacidad de hacer, acorde a su sentido de justicia, gratitud y satisfacción. Aprehender sobre la Vida no tiene que ser un negocio, sino una Causa. Una causa autosostenible.

Creo en lo que alguna vez dejo dicho Henry David Thoreau:

Ha llegado el momento de que contemos con escuelas fuera de lo común, de que no abandonemos nuestra educación cuando empezamos a convertirnos en hombres y mujeres.

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

ARTÍCULOS RELACIONADOS

NACI COMO EDUARDO ANDRES GRANADA BECERRA Y MORIRE COMO ANDRES  PAZ PAREJA

¿QUIÈN SOY? ANDRÈS PAZ

CARTAS APREHENDICES

CARTA A MIS APREHENDICES: ¿ÉXITO O BIEN-ESTAR?

Estimados Aprehendices de Formación Afectiva:

Con esta carta inauguro mi comunicación a través de este medio con ustedes. Nuestros encuentros no solamente serán presenciales, la idea es que mantengamos conectados afectiva e intelectualmente, de esta manera podremos seguir conversando y aprehendiendo.

Por una extraña razón, sentí la necesidad de inaugurar esta serie de cartas hablándoles sobre el Bien-Estar. Entre otras, una de nuestras doce Enseñanzas.

Para empezar, déjenme contarles que el “éxito” es un término que no logra calar en mi conciencia. La razón es que en una sociedad consumista como la nuestra, inevitablemente el “éxito” esta predominantemente relacionado con el Tener y no con el Ser.

portada_ansiedad_por_el_estatusSe cree que alguien es exitoso porque tiene posesiones materiales, lo cual resulta bastante engañoso, porque en lugar de ser el reflejo de su progreso material, es más bien un síntoma de su ansiedad por el estatus. Entre otras cosas porque el genuino progreso material no se ostenta. Además, esto despierta envidias y las envidias pueden causar ataques.

En una sociedad consumista como la nuestra, el cacareado “éxito” va de la mano de las apariencias y las apariencias no son más que el reflejo de las carencias. Sobre todo de las carencias afectivas.

Por eso no me gusta el “éxito”, prefiero más bien hablar de Bien-Estar.

Estoy convencido que uno tiene que ser el artífice de su propio Bien-Estar. Entiendo por Bien-Estar el hecho de vivir una vida equilibrada a nivel afectivo, intelectual y material.

Estar equilibrado a nivel afectivo, mis queridos Aprehendices, significa que por tu Sistema Afectivo circulan predominantemente afectos positivos; emociones, sentimientos, actitudes, valores y principios que te permitan tener una mejor relación  contigo mismo y con los demás (tu Tribu Familiar, tus compañeros de trabajo).

El equilibro intelectual hace referencia a adoptar y alimentarse de creencias constructivas. Creencias que te permitan vacunarte contra los prejuicios, los cuales te impiden tener una mejor relación contigo mismo y con los demás.

Con un pensar sano, y un sentir sano, vas a tener una mente y una conciencia despejadas para construir  tu equilibrio material. Esto es, poner todo tu intelecto y toda tu pasión al servicio de la conquista de tu Autonomía económica. Una Autonomía que no solo te permita alimentar tu estomago, sino también, seguir alimentando tu corazón y sobre todo tu cabeza.

flores-de-pensamientosAhora bien, para conquistar tu Autonomía puedes elegir una de dos actitudes: competir o cooperar. Ayer justamente, mientras reflexionaba en la montaña, me encontré con cuatro pensamientos que he importado a mi mente y ahora exporto a la tuya. Estos bellos pensamientos provienen de los fértiles jardines intelectuales de la obra conceptual de Lou Marinoff[1].

El primero de estos pensamientos es que en tiempos de crisis, la mejor actitud es la cooperación, no la competencia. Esto para la relación con tu pareja, tu Tribu Familiar, tus amigos, tus colegas de profesión y oficio.

Coopera, que como bien lo dice Marinoff, los intereses de cada persona siempre se fomentan mejor a través de la cooperación. Así mismo, a un individuo le resulta más fácil prosperar si encuentra aliados o personas que lo ayuden.

Tu tarea entonces es elegir vínculos que te planteen relaciones de cooperación y no de competencia. Dice Marinoff que el espíritu de cooperación es el aglutinante que mantiene al grupo unido y que permite a cada uno obtener mayores logros en colaboración con los demás, que los que obtendría por sí mismo.

Como ves, cooperar contribuye con tu Bien-Estar en todo el sentido de la palabra. Si cooperas, obtendrás satisfacciones, éstas, son nutritivos afectos positivos. Si cooperas, obtendrás conocimientos, porque cuando se está en grupo se accede a la inteligencia colectiva, aprehendemos los unos de los otros. Y si cooperas, accederás a recursos materiales que te ayudaran a construir tu Autonomía económica.

Si yo creyera en cuentico del “éxito”,  les diría que este es el camino para alcanzarlo. Pero no, ya ustedes saben que mi propósito no es ir detrás de esa inalcanzable zanahoria. Como les mostré en nuestra pasada sesión, el propósito de este viaje que ahora han emprendido en la Escuela-Taller de Formación Afectiva que podamos poner nuestro Ser al servicio de una transformación y evolución social.

Nunca olviden esto:

Servirle a nuestros semejantes –como diría Confucio– es la mayor fuente de Bien-Estar y por lo tanto, de realización personal.

¿Habrá algo mejor que esto en esta vida?

Un abrazo y espero sus comentarios.

Andrés Paz

Psicólogo Afectivo y Formador Afectivo –Tutor-

Escuela-Taller de Formación Afectiva

Comunidad Formativa El Taller

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

ARTÍCULOS RELACIONADOS

LECCIÓN FORMATIVA # 1: LA LECCIÓN DE ARISTÓTELES 

 


[1] Lou Marinoff “preguntale a platon: como la filosofía puede cambiar tu vida.

COMUNIDAD FORMATIVA EL TALLER, ESCUELA-TALLER DE FORMACIÓN AFECTIVA, SISTEMA DE FORMACIÓN HUMANA

ESCUELA-TALLER DE FORMACIÒN AFECTIVA: PLAN DE FORMACIÒN

 

ARBOL DE LA VIDA DE LA COMUNIDAD FORMATIVA  EL TALLER
SISTEMA DE FORMACIÓN HUMANA / COMUNIDAD FORMATIVA EL TALLER

“Ha llegado el momento de que contemos con escuelas fuera de lo común, de que no abandonemos nuestra educación cuando empezamos a convertirnos en hombres y mujeres”

Henry David Thoreau

“Todas las grandes cosas del mundo empiezan en algo pequeño (…) un vieja de miles de jornadas empieza en el punto que se encuentra bajo nuestros pies”

Laozi

 

NIVEL INTRODUCTORIO

EL SISTEMA DE FORMACIÓN HUMANA DE LA COMUNIDAD FORMATIVA EL TALLER

  • Fundamentos Filosóficos
  • Enseñanzas
  • Practica y Oficio de la Formación Afectiva
  • Instituciones Formativas

NIVEL BÁSICO I

FUNDAMENTOS FILOSÓFICOS

Los Fundamentos Filosóficos son el Terreno donde se siembra el Sistema de Formación Humana de la Comunidad Formativa El Taller.  

  • Ética Aristotélica
  • Ética Budista
  • Ética Confuciana

NIVEL BÁSICO II

ENSEÑANZAS

Las Enseñanzas son las Raíces que sustentan el Sistema de Formación Humana de la Comunidad Formativa El Taller.

  1. La Práctica de Habilidades Psicológicas Afectivas nos permite aprehender a vivir y convivir con sabiduría.
  2. Somos seres Afectivos, Pensantes y Actuantes.
  3. Estamos Conectados Afectivamente con la vida.
  4. Tenemos Necesidades Afectivas de Comunidad, Estructura y Significado.
  5. Podemos elegir una Personalidad.
  6. Podemos elegir una Estrategia de Vida.
  7. Necesitamos Recursos Vitales para vivir una vida con Riqueza Existencial.
  8. El Sufrimiento no es un simple hecho, es un estado de ánimo y como tal, se puede reducir al máximo e incluso suprimir.
  9. Los Conflictos Afectivos son inherentes a nuestra naturaleza humana.
  10. Es posible construir nuestra Autonomía.
  11. El conocimiento, la riqueza y la fuerza son la fuente del poder intrapersonal, interpersonal y sociogrupal.
  12. Los seres humanos estamos en una constante búsqueda del Bien-Estar y del aumento de nuestras posibilidades.

NIVEL APLICADO I

FORMACIÓN AFECTIVA

La Práctica y el Oficio (enseñanza) de la Formación Afectiva es el Tronco que le da fortaleza al Sistema de Formación Humana de la Comunidad Formativa El Taller.

1.   Construcción de una Obra Existencial 

  • Obra Vital (Ser el corazón de una Tribu Familiar)
  • Obra Conceptual (Darle vida a una Tribu de Conceptos sobre el Mundo Afectivo Humano)
  • Obra Social (Crear y liderar una Tribu Formativa, es decir, una Comunidad Formativa)

2.   Lenguaje Afectivo

  • Lectura Afectiva
  • Escritura Afectiva
  • Radiografía Afectiva

 3.   Matemáticas Afectivas

  • Resta Afectiva
  • División Afectiva
  • Multiplicación Afectiva
  • Geometría Afectiva

 4.   Filosofía Practica

  • Filosofía Occidental
  • Filosofía Hindú
  • Filosofía Oriental

NIVEL APLICADO II

INSTITUCIONES FORMATIVAS

Las Instituciones Formativas son las Ramas que expanden el Sistema de Formación Humana de la Comunidad Formativa El Taller.

Primera Rama

Escuela-Taller de Formación Afectiva

Frutos

  • 48 Formadores Afectivos por cada Escuela-Taller (Aprehendices, Compañeros y Tutores)
  • Un Formador Afectivo hace Orientación Afectiva individual, a parejas y a padres de familia.
  • Un Formador Afectivo enseña Habilidades Psicológicas Afectivas a Individuos, al Sistema Educativo (Jardines, escuelas, colegios, institutos y universidades), y al Sistema Productivo (pequeñas, medianas y grandes empresas).
  • A partir de cada Formativo Afectivo que alcance el nivel de Tutor, se crea una nueva Comunidad Formativa.

Segunda Rama

Empresas Altruistas

Frutos

  • Recursos materiales para financiar objetivos sociales (Formación de Talentos y Tribus Familiares).

Tercera Rama

Talleres de Formación Humana

Frutos

  • Talentos Pràxicos
  • Talentos Psicológicos
  • Talentos Conceptuales y Artísticos

Cuarta Rama

Templos Formativos de Parejas

Frutos

  • Tribus Familiares

Quinta Rama

Casas-Taller de Formación Humana (Internados)

Frutos

  • Talentos (Pràxicos, Psicológicos, Conceptuales y Artísticos)
  • Tribus Familiares

Sexta Rama

Comunidades Formativas Espirituales

Frutos

  • Sana evolución espiritual.
  • Talentos (Pràxicos, Psicológicos, Conceptuales y Artísticos)
  • Tribus Familiares

NIVEL AVANZADO

RECURSOS VITALES

Los Recursos Vitales son el abono para alimentar el Terreno donde se siembra el Sistema de Formación Humana de la Comunidad Formativa El Taller.

Recursos Vitales Afectivos (Vínculos)

  • Tribu Familiar
  • Aprehendices

Recursos Vitales Intelectuales (Conocimientos)

Afectologìa

La Afectologìa es el estudio sistemático del Mundo Afectivo Humano. Se alimenta de las Ciencias Afectivas y de Otras Epistemologías.

Ciencias Afectivas

  • Biología del Afecto
  • Psicología del Afecto
  • Socioantropologia del Afecto
  • Sociobiologia del Afecto

 Otras Epistemologías

  • El Afecto en las Mitologías
  • El Afecto en las Religiones
  • El Afecto en los Sistemas Espirituales
  • El Afecto en la Economía
  • El Afecto en la Política
  • El Afecto en la Pedagogía
  • El Afecto en el Arte
  • El Afecto en la Prehistoria y la Historia
  • El Afecto en la Tecnología
  • El Afecto en la Ética

Recursos Vitales Materiales (Dinero)

Fuentes:

  • Aportes de los Aprehendices
  • Aportes de los Consultantes
  • Aportes de los proyectos en el Sistema Educativo (Jardines, escuelas, colegios, institutos y universidades)
  • Aportes de los proyectos en el Sistema Productivo (pequeñas, medianas y grandes empresas).
  • Aportes de recursos didácticos (Cartillas, revistas, libros, CDs, fascículos, bitácoras).

 

 

FAMILIA DE ORIGEN

CARTA A LOS BECERRA

CARTA A LOS BECERRA

Cuando nuestros abuelos se casaron, por allá en 1937, Colombia era un país mayoritariamente rural. Apia pertenecía al gran viejo Caldas y la iglesia católica estaba presente en la vida y obra de todos los parroquianos de estas tierras. El abuelo Arturo tenia 27 años y la abuela Tulia tiernos 20 añitos. Al casarse, el libreto estaba claro: Trabajarían la tierra, criarían a su numerosa familia y vivirían juntos hasta que la muerte los separara. Nuestros abuelos cumplieron con su destino. Labraron el campo, tuvieron 9 hijos y solo la muerte los separó el 24 de junio de 1992, día en que partió el abuelo a sus 82 años de vida. La abuela le sobrevivió 15 años más y murió el 21 de diciembre de 2007, días después de haber cumplido 90 años.

Arturo y Tulia murieron en la misma casa. Una humilde vivienda de dos pisos ubicada en un barrio popular de Pereira. En Villa santana vivieron sus últimos años quienes habrían de dejar una prolífica descendencia.

Hasta donde me alcanzan las cuentas fueron 9 hijos (Arturito, Olga, Oscar, Ofelia, Chila, Gonzalo, Javier, Jorge e Inés). 17 nietos (Patricia, Humberto, Francisco, Oscar Darío, Walter León, Rodolfo Arturo, “María Elena”, Víctor, Sandra, Paola, Cristian, Ronald, Jorge Enrique, Gloria María, yo, Viviana y Gloria). “25 bisnietos” (Alejandro, Felipe, Viviana, Katherine, “Shabit”, “Juan Pablo”, Brianna, los dos de Sandra, los dos de Paola, los dos de Cristian, los dos de Gloria, Orianna, Dante, Dylan, Felipe, María Fernanda, Juan David, Gabriel y Juliana). No se cuantos hijos tiene Oscar Darío, ni cuantos hijos Walter León, ni cuantos Rodolfo Arturo. Lo último que supe fue que Francisco tenía dos. Es decir que fácilmente podemos estar llegando a los “35 bisnietos”. Inclusive, ya vamos en 3 tataranietos: Alejandro tiene dos hijos y Felipe uno.

75 años después de que se dio esa unión entre Arturo y Tulia, mal contados fuimos 64 sus herederos!!!!. De los cuales solo dos ya no están físicamente con nosotros: Arturito y Cristian. Quiere esto decir que en términos generales, esta ha sido una Tribu Familiar que no ha sido visitada por la tragedia. Sin embargo, también es cierto que somos un grupo familiar que no se ha caracterizado precisamente por la unión y la cohesión. No hemos podido sacar provecho de la fuerza de ese número, no hemos construido una identidad, no hemos sabido conservar el legado, de hecho, esta carta que hoy escribo para todos mis consanguíneos es para dejar una evidencia de un acontecimiento que marca la ruptura de la primera generación de descendientes: la venta de la casa donde murieron los abuelos.

No soy dado a creer en la vida más allá de la muerte, pero de lo que si estoy seguro es que en esa casa aun circula por todos sus rincones la energía de los abuelos. El vigor de Arturo y la alegría de Tulia. Por eso me duele que sus 8 hijos no hayan sido capaces de conservar ese legado. Y más me duele todavía que ninguno de los 17 nietos hubiésemos podido hacer algo para evitar lo que se hizo inevitable.

Esa casa es muy simbólica, si sus paredes hablaran contaría miles de historias. Tengo la imagen de mi abuela Tulia asomada en la ventana. De mi abuelo Arturo bajando por las escaleras, con su sombrero blanco y su altura imponente. Recuerdo que en los primeros años de vivir en esa casa, el abuelo Arturo criaba marranos, se sentía el olor a finca, quizá como una forma nostálgica de seguir en contacto con el campo.

Escribo estas líneas para dejar un recuerdo en mi mente de esa casa. Puedo hacer un recorrido mental. ¿Se acuerdan de esa casa? Todos los nietos tuvimos algo que ver con ella. Con ese frio y oscuro primer piso. La sala, luego un cuarto, al lado un baño, después un pequeño corredor, al lado otro cuarto, después una cocina y de ahí al patio. La abuela nunca vivió ahí, le gustaba mas el segundo piso.

Recuerdo las ruidosas escaleras de madera para subir al segundo piso. Se encharcan mis ojos de solo recordarlo. Uno subía y se encontraba de frente con un baño, después con una sala que en muchas ocasiones servía de habitación, a su lado el cuarto que daba a la calle, con una ventana corrediza. Ese cuarto tenía un baño. En el segundo piso también había una sala grande, otro baño y la cocina, acompañada de un pequeño lavadero. Recuerdo que había una ventana que servía para entrar en contacto con el patio del piso. También era un lugar desde donde la abuela conversaba con sus vecinas.

¿Por qué me duele que se venda esta casa? Más allá de las consideraciones nostálgicas, lo que me entristece es que en lugar de representar un punto de encuentro, después de la muerte de la abuela se convirtió en un campo de batalla. En una fuente de discordia. Para mí, que estoy metido en esto de estudiar la Vida, significa la dolorosa constatación de una realidad, que muchas veces como familia se maquilla: somos una Tribu Familiar Indiferente. Y la mayoría de esos 64 herederos estamos impregnados de esa dinámica. Con frías relaciones entre padres e hijos. Casi inexistentes lazos de comunicación entre primos. Poco contacto entre sobrinos y tíos. Todos echados a nuestra suerte. Privados de las bondades de vivir y convivir con una Tribu Familiar cohesionada. Donde hay apoyo afectivo, físico, económico, social. En las Tribus Familiares Indiferentes estos beneficios brillan por su ausencia.

Cinco grandes reuniones han tenido la Tribu de los BECERRA. La primera fue la celebración de las bodas de oro de los abuelos en 1987. Por ahí circula una foto donde estamos los primos pequeños. La segunda fue con la muerte del abuelo Arturo en 1992, la tercera fue cuando al abuelo le sacaron los restos en 1996. La cuarta fue con la muerte de la abuela Tulia en el 2007. Y la quinta fue para la sacada de los restos de la abuela en enero de 2012. ¿Cuando será  la próximo reunión? ¿Con la muerte de alguno de los tíos? ¿Cuándo tendremos noticias de la tribu? ¿Acaso será cuando la tragedia nos visite?  La vida ya nos dio un aviso con la perdida temprana de Cristian. Y ahora nos pone en nuestro camino otra señal: la venta de la casa de los abuelos.

Los japoneses enseñan que los cambios producen crisis y las crisis generan cambios. ¿No será esta crisis familiar una oportunidad para que se produzca un cambio en nuestra dinámica familiar? ¿No será esta una valiosa circunstancia que nos pueda llevar a pasar de ser una Tribu Familiar Indiferente a una Tribu Familiar Formativa?

Los abuelos que cohesionaban la tribu ya no están. La casa que representaba la presencia espiritual de los abuelos ya no está. ¿Qué queda entonces? ¿Vamos a privarnos de la alegría de compartimos? ¿Del placer de saber de la familia? ¿De conversar? ¿De luchar conjuntamente? ¿De progresar?

¿Somos 64 miembros y no vamos a ser capaces de construir un legado para nuestros descendientes? ¿Vamos a pasar por este mundo sin dejar huella? ¿Vamos a privar a nuestros hijos de vivir una vida que valga la pena vivirla?

Esta carta es un llamado para los miembros de mi Tribu, para todos los BECERRA. Para esos que llevamos en la sangre la herencia de Arturo y Tulia. Hey familia, nos llegó la hora de empezar a construir una relación. De tener una nueva razón para estar cerca, a falta de los abuelos, ahora la causa tiene que ser el desarrollo de todos.

Pienso por ejemplo en lo que pueden ser nuestros objetivos:

  1. La vejez digna de los hijos de Arturo y Tulia.

Entiendo por dignidad el hecho de estar pendientes de ellos. Llamarlos, prestarles ayuda en la medida de lo posible. Alimentarlos afectivamente. Recopilar sus historias. Aprender las lecciones de sus propias vidas.

  1. El Bien-estar de los nietos de Arturo y Tulia.

Entiendo por bien-estar el hecho de favorecer en esta segunda generación el aprendizaje del arte de Vivir, Convivir y Supervivir. Además de estar pendiente de los primos, compartirles conocimientos que les pueda ser de utilidad, que les sirva para llevar una mejor vida, unas mejores relaciones de pareja, y unas solidas herramientas para la crianza de sus hijos.

  1. Un mejor Futuro para los bisnietos de Arturo y Tulia.

El futuro de nuestros hijos está en nuestras manos. Si mejoramos como personas y nos ayudamos los unos a los otros, ellos van a crecer con buenos ejemplos, seremos modelos para nuestros hijos.

Primos, ya somos adultos. ¿Qué vamos a hacer con nuestra adultez? ¿La vamos a gastar solo sobreviviendo? ¿O vamos a luchar para que en esta generación cohesionemos la familia?

Yo estoy convencido que podemos transformar esta Familia. Que podemos construir un legado. Como miembro de la Tribu, y como Formador Afectivo esta es mi contribución.

Un abrazo para todos,

Andrés.