MANOS A LA OBRA

MANOS A LA OBRA

manos a la obra

Tengo que entregarme a crear porque si no me voy a morir.

Si, tengo que entregarme de lleno a la Causa que me ha llamado la Vida, porque si no, el dolor me va a consumir.

Este es mi presente; por una parte, camino con tristeza por la partida del hasta ahora el mejor amor de mi existencia. Luz Adriana se fue de mi lado, decidió soltarme la mano, no quiso seguir caminando más conmigo. Todos nuestros conflictos han terminado en paz. Pero ella decidió que ya no seria yo el dichoso compañero integral de su vida.

Al principio me negué a aceptar esa dolorosa realidad, después empecé a justificarla y ahora con mucho dolor estoy por fin aceptándola: se fue Luz Adriana de mi vida, no obstante que aun vivimos bajo el mismo techo, hace días incluso que ni siquiera nuestros ojos se cruzan para fugazmente contemplarse. Ahora es el frio el que me abriga.

Por fortuna, este no es mi único presente. Por eso, paradójicamente, también camino con alegría por la vida laboral, social, personal y familiar. Salvo el vínculo con Luz Adriana, los demás terrenos de mi vida están empezando a dar bellos y nutritivos frutos afectivos, sapienciales y materiales.

Ya hace tres semanas que no publico nada. De hecho, el último relato es una reseña de una de nuestras últimas interacciones, en la agonía del amor que nos unió me dijo: “Hay que liberarse de culpas”, ahora estoy en el proceso de desapego, conciente de la responsabilidad de manejar esta realidad de la forma más sensata posible.

He tenido que echar mano de mi caja de herramientas psicológicas para mantenerme en pie y no sucumbir a los estragos del desamor. Justo en este instante, mientras suelto estas líneas, escucho “Lagrimas” de Roberto Blades:

“Hay un vacio muy profundo en mi pecho, al recordar lo que una vez tuvimos… como puede ser que después de tantos años y sacrificios…”

Siempre será diferente el sentir de quien se queda. Hoy me ha tocado probar la amargura del abandono. Pero resulta un avance, porque antes de esta aflicción, lo que sentía era un profundo miedo, y justamente por miedo cometí muchos errores, que lógicamente son una parte de las causas del deceso de esta relación.

Todo esto me resulta muy irónico porque gran parte de mi trabajo como psicólogo lo he encaminado a la consulta de pareja, en realidad, he aprendido mas de este vinculo afectivo gracias a estos casi nueve años de relación con Luz Adriana, que lo que pude haber aprendido en todos los libros que he leído hasta hoy. Y ni que decir de lo poco que me enseñaron sobre el tema en la universidad.

Pero en la ironía también hay verdad, lecciones profundas de la Vida. Se que este es un ejercicio de catarsis, por eso lo hago, a las 12 en punto del nuevo día 18 de noviembre, prefiero hacer esto que dar vueltas en la cama en la que ahora duermo, solo, sintiendo el nido vacio.

Que duro es, ahora puedo comprender un poco más el padecimiento de aquellos que me han buscado tratando de recuperar la paz que han perdido en su amarga relación.

Este dolor me ha permitido entonces ganar en empatía.

Quizá por eso soy conciente de la responsabilidad que me asiste en estos momentos. Porque prefiero valorar y agradecer esta situación –por muy dura que sea- que hundirme en un mar de lamentos y ahogarme en las penas del despecho. La verdad poco me interesa embriagarme hasta perder el sentido, escuchando esos versos de Darío, pero no del poeta, sino del cantante oficial de las tuzas de los colombianos.

Cuando la fuente del amor de pareja se cierra, tenemos dos opciones:

Nos volvemos mendigos y vendemos nuestra dignidad por ir en pos de migajas, o empezamos a comprender de una vez por todas que el amor de pareja es una fuente muy importante de alimento vital, pero no la única. Si no nos damos cuenta de esto, al desamor hay que sumarle la depresión, la angustia, la ansiedad y el riesgo de abandonarse a las adicciones para evadir la realidad.

He ahí la potencia del vínculo de pareja, puede ser muy inspirador, pero también, cuando se sale del carril, este vínculo puede ser absolutamente destructor, al punto de actuar como un cáncer afectivo que poco a poco va carcomiendo los demás sistemas de tu vida.

Y en estas ando, creando para no morir. Esta es la segunda opción:

Crear.

Porque en el acto creativo hay un caudal de disfrute, hay flujo, hay felicidad.

Y más felicidad cuando lo que creas lo puedes compartir.

La música sigue sonando, el turno es para Fanny Lou; dice ella:

“Soy mas fuerte sin ti”.

Otra nueva ironía. Intentamos trabajar juntos, pero la lógica se impuso. No fue posible despegar, nos falto autonomía de vuelo, horas de practica.

Aprendí que antes de ser pareja, somos individuos, espíritus libres por naturaleza.

Aprendí que en la raíz del emparejamiento, no solamente hay amor, sino también miedo. Mucho miedo.

Aprendí que en el emparejamiento no solo hay el impulso a crear una nueva vida, sino también el aferramiento a un vínculo que creemos es para toda la vida.

Entra a escena Laura Pausini, diciendo:

“Como pudimos llegar a querernos tan mal, de verdad no lo se… como haz podido decirme que aquí cada uno sabrá lo que hacer…”

Ya casi es la 1am, pero todavía no quiero acostarme. Ahora quiero verme una película, y curiosamente, se llama Amor.

De modo que dejo acá, seguramente esa película trae unos cuantos mensajes. Si es así, te prometo que te los voy a compartir.

Con este relato he puesto manos a la obra, una obra que no construiré solo, sino con mis amigos, de hecho, uno de ellos, especial, me ha dicho:

“No hay nada imposible para ti, cuando te entregas a una causa guiada por el espíritu, éste te guiará. Escúchalo en el dolor, la rabia y la impotencia.”

Y finaliza este relato Diego Torres cantando:

“Difícil que algo cambie si no hay ganas de cambiar… el mundo sigue igual, por ti no parará… la vida gira y gira sin mirar a donde va… intento escapar de lo que me hace mal… intento salir de este oscuro lugar… buscando de nuevo volver a empezar.”

Hasta luego.

Anuncios

3 thoughts on “MANOS A LA OBRA”

  1. Querido amigo, las penas del amor hay que vivirlas, pero al mismo tiempo hay que hacer todo posible para superarlas ! quien quita que despues de esta liberacion, encuentres otro Julieta ! Animo, en la vida nada se pierde, se gana aun perdiendo ! Y a crear se dijo, pues tienes mucho para decir y para hacer !

  2. Quizas sea una obra…incompleta…aun queda, entonces, por escribir; quizas en el mismo lienzo quizas con los mismos pinceles…quizas aun no termine, quizas solo el aturdimiento que embota hace estragos…manos a la obra…

  3. ¡que pena¡ no sabia que pasaba y lo más difícil hasta ahora me di cuenta´Lo siento Andresito pero lo que me causa admiración en tu relato es el uso de las herramientas psicològicas que tu mismo diseñaste y vas a salir adelante… pocas personas cuentan con esta fortuna… eres un buen y gran hombre y algún día la vida te compensará.. eso me paso a mí

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s