ANDREZ PAZ, DE VIAJE HACIA EL BIENESTAR, LIBRO 8

15. EL YO ELEGIDO

 

“Yo elijo que quiero en mi vida”

-Patricia Castañeda Paz-

“Enfócate en ganar vínculos, no solo en ganar dinero, porque si ganas vínculos, el dinero llegará naturalmente a ti. La clave maestra es una sola: SERVIR.”

-Ándrez Paz-

“Todo inicio necesita por lo menos tres actitudes: Esperanza, Confianza y Disposición al trabajo. No puedes iniciar ningún proyecto creyendo que vas a fracasar, ni puedes dejar que el pesimismo sea el motor que te mueva a actuar en tu vida diaria. Para empezar un nuevo día, mes, o cualquier proyecto, es necesario tener la esperanza de que todo va a ser mucho mejor de como venía siendo.”

-Alberto Linero-

“Si uno es indiferente a los problemas de los demás, los demás serán indiferentes a los problemas de uno.”

Swami Paramadvaiti 

“Recuerda siempre que tu identidad es una identidad compartida, y que en eso reside Su realidad.”

UCDM

 

EL YO ELEGIDO

Estoy creando una vida, la mía, no sé qué tan bien lo esté haciendo, lo cierto es que me levanto cada día con este proyecto en mente que me mueve el corazón.

¿QUÉ VIDA QUIERO?

Quiero una vida con Bienestar.

Es lo primero que a mi conciencia llega:

Bienestar.

Deseo fervorosamente una vida con Bienestar.

Nacen estas palabras en el centro de operaciones de nuestra Fundación; Luz Adriana guarda silencio, reflexiona, de vez en cuando mira a su compañero, quien mientras tanto, plasma estas palabras con la esperanza de cultivar memoria. Sé que volveré por estas líneas y encontraré más respuestas a la pregunta:

¿QUÉ VIDA QUIERO?

Quiero una vida con Bienestar en todas las áreas de la existencia. TODAS. Pase lo que pase, y haga pasar lo que haga pasar, lo que deseo con todas las fuerzas de mi Ser Consciente es una vida con Bienestar.

La quiero para mí.

Y como anhelo tanto que esto sea asi, entonces hago un alto en el camino, respiro profundo y digo para ti:

Mi meta es tu Bienestar.

Si tu creces, yo crezco.

Si tu estas bien, yo estoy mejor.

Ya me di cuenta que la única manera de experimentar este Bienestar que quiero es Sirviendo.

Servir es clave.

Ya lo capté.

Casi que no florece esta semilla sembrada hace tantos años en mi inconsciente.

Servir. Si, ya lo capté.

Servirte a ti.

A ti.

El Bienestar que deseo será una realidad en mí, si te sirvo a ti.

Ganamos los dos.

Ganas tú y gano yo.

Es una Ley del Bienestar.

Ganar-Ganar.

Vivimos tiempos exigentes y desafiantes para nuestras mentes y nuestros espíritus, gracias a Internet vamos a una gran velocidad, el tiempo, al menos para mí, está pasando muy rápido, como si los años de hoy, fueran más cortos que los años de ayer, por esta razón es vital conectarse con el Bienestar.

Hay que estar bien para poder movernos con lucidez por estos tiempos ultramodernos como diría el gran Filósofo José Antonio Marina. “De una vez te las canto”, como dirían mis parceros; yo admiro la obra de este intelectual español. JAM, puras siglas de súper héroe.

José Antonio Marina ha creado una obra muy profunda además de bella, alguna vez interactuamos, le causo curiosidad mi experiencia pedagógica en Transmilenio. El caso es que el trabajo de este hombre es muy valioso y día a día está muy presente en mis constantes lecturas y reflexiones.

Los conceptos que JAM ha desarrollado y la lucidez con la que procesa la información de los campos que ha cultivado, -de la neurociencia a la ética, como él mismo lo dice- son muy útiles y relevantes en mi trabajo como Psicólogo Amigo.

¿PSICOLOGO AMIGO?

Jejejeejej, estoy muy contento.

Psicólogo Amigo.

Me parece muy bonito.

Llega a mi mente una foto del Padre Arnoldo Acosta con el Maestro Miguel De Zubiria.

Y luego sube a mi conciencia este pensamiento:

“La vida no tiene sentido, a la vida hay que darle sentido.”

Por eso escribo y plasmo estas palabras que ahora tú estás leyendo (me encantaría conocerte), porque escribiendo le doy sentido a mi vida, es decir, con la escritura proceso las experiencias que significan algo para mi subsistencia, crecimiento y trascendencia.

Yo creo que me hice psicólogo gracias a las experiencias vividas con mi papá Eduardo, especialmente en los primeros 12 años de mi vida. Y creo que el tipo de psicólogo que soy está muy influenciado por los años que viví la experiencia amigoniana internado en los programas de la Congregación de Religiosos Terciarios Capuchinos, particularmente entre los 13 y los 16 años, cuando el rector de la Linda el padre Arnoldo Acosta. Y soy un Psicólogo Amigo por los 10 años llevo que llevo interactuando con el concepto de Psicología Afectiva, y con su creador, el maestro Miguel de Zubiria, lo cual hizo que me convirtiera en un entusiasta divulgador de la Afectividad.

Y llega a mi mente la foto donde están los tres, aquel 7 de diciembre de 2015. Un día único en mi vida. Como un milagro ver juntos a  esos tres seres que han marcado mi destino.

Hoy es 8 de febrero, mi hermana Viviana ha llegado al nivel 33 del Juego de Su Vida. Celebro este día y plasmo estas palabras como evidencia de que te tuve en mente hermanita querida. Tú eres la del medio, por eso siento que eres la conciencia del Nucleo Familiar del cual provenimos. ¿No ha sido fácil, verdad? Pero estamos vivos hermanita, somos sobrevivientes. Dos canciones me llegaron en este instante gracias a ti:

“Sin Ver Ni Oír”

“Mi Amigo Está En Casa”

Que mensajes hermanita, muchas gracias por esas dosis de conciencia, de polo a tierra.

La imagen que acompaña este relato es como una presentación que he hecho para aquellas personas que estén interesadas en darme la oportunidad de ser su Psicólogo Amigo, de que me elijas como tu psicólogo, para que trabajemos juntos, para que nos entrenemos afectivamente. Para que nos ayudemos en la Formación y Sanación de nuestros Núcleos Familiares.

Esa imagen es como el resumen de mi hoja de vida. Con esas palabras sintetizo lo que soy y elegí ser.

El 15 de noviembre del año pasado, en el relato 2 de este seria me preguntaba:

¿QUÉ HACER PARA EVOLUCIONAR DE LA POBREZA HACIA EL BIENESTAR?

Y en el mismo me respondía:

“Crear, creo que el viaje de la pobreza hacia el bienestar se hace creando.“

Han pasado 11 semanas desde entonces y trece relatos después me doy cuenta que lo hay que crear es una personalidad elegida.

Pues bien, esta es la mía, te la presento.

No ha surgido de la noche a la mañana, llevo años ya practicando el Autoconocimiento que me trajo a este punto, 25 diría yo, haciendo este viaje que empezó en realidad cuando salí de casa a los 12 años.

Hoy tengo 37 y estoy listo para vivir estas palabras:

“Sirve a los demás.

Mahatma Gandhi una vez dijo que “la mejor manera de encontrarte a ti mismo es perderte en el servicio hacia los demás.” La introspección y no alcanzar a los demás puede causar que te alejes de la gente. Servir a otras personas y a la comunidad es la mejor manera de encontrar el propósito y el sentido del lugar en el mundo. Cuando veas lo dura que puede ser la vida de las personas más necesitadas que tú, puede ser una llamada para que despiertes y pongas en perspectiva tus preocupaciones. Te ayudará a ver qué has tenido oportunidades durante tu vida. Descubrirás lo que realmente importa. Pruébalo. Te gustará.”

Este es mi Yo Elegido.

Y quien mejor que José Antonio Marina para ir concluyendo este relato que hoy te comparto:

“Somos seres impulsados a vivir, a actuar, a enfrentarnos con la realidad. Pero no estamos movidos solo por impulsos y por objetivos fijados biológicamente, sino también por metas que conscientemente nos proponemos y con las que nos seducimos desde lejos, con mayor o menor fortuna.”

El 26 de julio de 2016, escribía en el día 17 de Tiempos de Pan:

“El amor que más necesito experimentar es el amor familiar.”

Desde el 1 de octubre de 2017 lo estoy experimentando de nuevo, y por eso estoy tan inspirado creando. Porque estoy compartiendo la vida con mi Nucleo Familiar.

Hoy justamente me llegaron estas palabras:

“Se camina hacia la funcionalidad familiar, o se continua en la disfuncionalidad, tú eliges, consciente o inconscientemente, tú eliges.”

Y me quedo con este mensaje que a través del amigo Yuri me llegó:

“No tenga miedo de luchar. Recuerde sus convicciones y su origen.”

-YU-

I Ching 16

 

Anuncios
ANDREZ PAZ, DE VIAJE HACIA EL BIENESTAR, LIBRO 8

12. SER CONSCIENTE

 

“Ahora mismo, practica el estar presente. Date cuenta cuando estés consciente de que te has salido del “presente”.”

-John Roger-

“El hombre quiere hacerse más consciente de lo que está haciendo, y asumir las riendas de su propia historia.”

Jesús Andrés Vela. S.J

“Individuo que se libera de su egoísmo instintivo para elevarse a lo divino. Iniciación.”

Arcano 12

-El Colgado-

“Ciertamente que la conciencia no es una entidad, sino el hecho vital en el hombre de volverse sobre sí mismo y reflejar de una manera consciente sus actitudes de vida en relación con la realidad (…) La conciencia supone un desdoblamiento sobre el yo “como en relación con el mundo de los otros yos o del mundo objetivo pero de una u otra manera humanizado”. Esto quiere decir que el campo directo de la conciencia son las actitudes propias como relacionales. Y que para la conciencia la realidad es lo histórico y lo humano.”  

Jesús Andrés Vela. S.J

Si uno quiere estar en paz pues tiene que elegir la paz cada día, cultivar la palabra paz hasta que se vuelva un hábito, es decir una acción para cada día.

Elegir, la clave está en elegir.

Yo elijo estar en paz porque creo que éste es el camino para Ser Consciente.

Ser consciente es estar en el presente.

¿Haciendo qué?

Muchas cosas, te sugiero ocho de ellas que yo mismo estoy practicando.

Crear para ser consciente.

Amar para ser consciente.

Soñar para ser consciente.

Trabajar para ser consciente.

Estudiar para ser consciente.

Jugar para ser consciente.

Filosofar para ser consciente.

Cazar y Recolectar para ser consciente.

Habituarse a crear, amar, soñar, trabajar, estudiar, jugar, filosofar, cazar y recolectar para ser consciente.

Cada vez que llevo a cabo alguna de estas actividades estoy en paz y consciente de lo que estoy haciendo con mi vida.

Observando esto que acabo de escribir me doy cuenta que en el fondo lo que deseo es no vivir en piloto automático, no quiero ser un ente movido solamente por sus mandatos biológicos y culturales; por lo que dicten los genes y los memes. De alguna manera creo que hay un margen de libertad para determinar uno mismo su camino, eso que llaman el libre albedrio lo entiendo así.

Entiendo ser consciente como mantenerse despierto a esta misteriosa experiencia del vivir. Y digo misteriosa porque al fin de cuentas es más lo que desconocemos que lo que sabemos. Sin embargo, lo poco que sabemos cómo humanidad, como cultura, nos puede ayudar en ese proceso que Carl Jung llamó “Individuación” y que muchos años después el gran filósofo José Antonio Marina llamaría “Personalidad Elegida”. Esto es, constituirse o configurarse como un Individuo en conexión consigo mismo y con su entorno; consciente de su papel en su historia personal, familiar, social.

Esta es pues, mi primera meta para este 2018: Ser Consciente. Intuyo que solo siendo consciente podré crecer y trascender, amén de supervivir. Por eso plasmo estas palabras, porque de alguna manera creo que la Palabra es como el código fuente con el cual nos programamos. En este instante pienso en el motivo por el cual comparto estas líneas, y me pregunto: ¿Será por satisfacer las necesidades de mi ego? Deseo creer que lo hago porque deseo encontrar individuos que se conecten con este relato y podamos conversar. Algo me dice que es en la conversación donde se da la construcción de lo que somos, no unos entes aislados, sino conectados.

Estoy por creer que esta es una de las razones por las cuales estudié psicología, para llevar a cabo este proceso de individuación, para descubrir mi identidad. No ha sido para nada fácil, pero siento que he llegado a un punto del Camino en el que experimento con apremio la necesidad de la conexión. Eso que creo ser, solo podrá crecer en conexión con los seres que hacen parte de mi vida y van apareciendo día a día.

En conclusión, necesitamos del otro para crear, amar, soñar, trabajar, estudiar, jugar, filosofar, cazar y recolectar.

La vida tiene sentido es en compañía.

Bueno, ahí nos vemos en el próximo paso, te recuerdo que son 78 de un viaje que he emprendido hacia el bienestar.

Hoy completamos la primera parte de este viaje.

Espero mantener el entusiasmo y seguir caminando.

Anhelo encontrarme en el Camino con otros seres que deseen también lo mismo:

Ser conscientes.

Creo que en la conciencia está la gran clave del bienestar.

 

DE VIAJE HACIA EL BIENESTAR, LIBRO 8

10. JUGAR!!!

“La felicidad no es un estado que se pueda buscar directamente, sino una experiencia que acompaña a la acción, una actividad. No es haber jugado lo que nos proporciona satisfacción, sino estar jugando.”

-José Antonio Marina-

“No se trata del lugar que al juego corresponde entre las demás manifestaciones de la cultura, sino en qué grado la cultura misma ofrece un carácter de juego”

“Todo juego es, antes que nada, una actividad libre (…) El juego es libre, es libertad” 

Johan Huizinga

-Homo Ludens-

 “Juego…luego existo”

Darío Silva

 ¿QUÉ VAS A JUGAR PARA LOGRAR LO QUE DESEAS SER?

-Oye papi.

-Dime hijo.

-¿Cuál es tu juego preferido?

-Mmm, el Tarot.

Y Orianna dice:

-¿No es Mario Bros?

-A si, si, ese era mi juego preferido en la infancia, soy modelo 80 y crecí jugando Mario Bros en unas maquinitas que estaban ubicadas en una panadería del barrio Villa Santana, sector Intermedio, en la ciudad de Pereira. Recuerdo que funcionaba con monedas de $20 pesos que había que depositar cada tres minutos. Alrededor del jugador de turno se hacía toda una barra que animaba y descubría los trucos del juego.

Estoy haciendo memoria y recuerdo una niñez con mucho juego. Tengo en mente los cuatro años que viví en Villa Santana, entre los ocho y los doce años, me la pasaba más en la calle que en la casa, mi felicidad era estar callejeando, prefería eso a ser testigo de las constantes peleas en casa. En la calle, además de jugar Mario Bros en la panadería del “Sarco”, me gustaba jugar dominó, parqués y bingo con unos vecinos que todas las noches se reunían a jugar. También era muy aficionado a jugar 21, un juego de monedas con tres huecos que se abrían en la tierra, varias peleas tuve en ese juego.

Como todo niño, mi vida giraba en función del juego. Mientras plasmo estas líneas escucho de fondo la banda sonora de Mario Bros y siento que me transporto a aquellos años. De alguna manera, los permanentes conflictos en casa me dieron la libertad de buscar en el juego una vía de escape. Jugar y leer, especialmente las revistas que me atraparon en mi niñez: Kaliman, Águila Solitaria y Memin. Pienso en la infancia que ahora están viviendo mis hijos y me regocijo en constatar lo diferente que es el entorno en el que ahora ellos están creciendo. Quizá no con la libertad de callejear que yo tuve, pero si con más atención y cuidado. Toda una tribu en torno suyo.

Esa exagerada libertad que tuve en mi niñez me llevo a vivir una experiencia que yo mismo busqué, el internamiento en un centro de reeducación, allí, en la Escuela de Trabajo la Linda, en la ciudad de Manizales, viví de los 13 a los 16 años. Y jugué, jugué mucho. Todos los días hacíamos deporte, además de labores de mantenimiento, estudié y aprendí un oficio que nunca ejercí, la metalistería.

En la juventud, no recuerdo haber jugado tanto, pero si monté mucho en bicicleta, en la época de la universidad ese era mi medio de transporte, me encantaba andar por Bogotá en bicicleta, especialmente en mis tiempos de mensajero en la OPAN.

Y ahora en mi adultez, un amigo muy especial me conectó con un juego que me entretiene mucho y de paso me ayuda a conocerme y conducirme por los laberintos de la vida. Me refiero al enigmático Tarot.

Yo soy un jugador del Tarot de Marsella, me encanta ese juego de cartas, muy diferente al juego que practicaba mi padre, quien en su juventud fue un jugador de “fierro”, un juego de cartas con la baraja española que a su vez aprendió viendo jugar a su padre. “Fierrito” le decían a mi padre, quien también ha sido un avezado jugador de parqués, mi madre también disfruta mucho de este juego, legendarias son las batallas que ha tenido con mis sobrinos.

Jugar es una actividad que enriquece el espíritu, ¿Qué sería de la vida sin jugar? Muy aburrida.

Jugar produce bienestar, sin duda alguna, y más aún cuando se hace en compañía de quienes amamos, con la familia y los amigos. Yo por ejemplo tengo un par de maestros de juego que me muestran la importancia de compartirte con tus hijos en torno al juego, Dante y Orianna son muy creativos, yo soy más bien perezoso para jugar con ellos, por eso plasmo estas palabras para hacerme consciente de lo crucial que resulta jugar con mis hijos.

El viaje hacia el bienestar hay que hacerlo jugando, disfrutando de esos momentos mágicos que nos permiten experimentar la dicha de la existencia.

A lo mejor y resulte ser cierto eso que algunos dicen:

-Ándrez, la vida no es más que un gran juego en el que nunca perdemos, solo aprendemos.

¿Tú que crees?