Publicado en ANDRES PAZ, DE VIAJE HACIA EL BIENESTAR, LIBRO

RELATO 35. UNIDAD

 

Hay que aprovechar toda oportunidad que se nos ofrezca en esta vida para expresar Gratitud. Cada quien tiene muchos motivos para estar agradecido. Yo en este día estoy muy agradecido porque celebro 13 años de haber conocido a mi par. El 28 de enero de 2006 tuve la fortuna de encontrarme en el camino con una mujer que resultó ser para mí una autentica bendición.

La psicología positiva nos recuerda que cultivar la gratitud aumenta nuestra capacidad para apreciar la propia vida, quererla, valorarla; esto redunda en niveles más elevados de bienestar personal. Expresar gratitud es una forma de proporcionarse bienestar.

Por eso estoy tan agradecido en este día. ¿Y cómo no estarlo si esa mujer ha sido crucial para mi existencia? El vínculo con Luz me ha permitido crecer y hacerme más consciente del ser que soy y del que anhelo ser.

Algo en mi interior me dice que un principio de la sabiduría es aprehender a vivir y convivir. En esto que podríamos llamar la Universidad de la Vida, Luz ha sido mi compañera número uno en este aprehendizaje. Un aprehendizaje que ha sido gozoso, doloroso y de vez en cuando glorioso.

Este aniversario con Luz me pone a pensar en una palabra que considero vital contemplar: UNIDAD. Experimentar el sentido de Unidad es fundamental en el Viaje hacia el Bienestar. Por este motivo la invoco en este relato, la Unidad es una palabra valiosa que vale la pena conocer y sobre todo cultivar.

En esas andamos con Luz, cultivando la Unidad.

He tenido que ir a buscar un poco de música, necesito inspiración para plasmar estas palabras. Escucho: “Hay una luz que ilumina mi camino al andar, que ilumina mis pisadas se dedica a aconsejar, voy con la canoa y a Sion, me sigue la mirada del león… Por el rio de la vida voy, plantando una semilla positiva… Por el rio de la vida voy, semilla tras semilla… Sé que es el amor el que me satisface, fuente de mi inspiración… Sigo soñando despierto sueño con liberación.”

Me siento muy agradecido por tener la oportunidad de plasmar estas palabras, creo que estas son las semillas que salgo a sembrar en el rio de la vida. Anhelo conectarme con personas que entren en contacto con estas palabras. Deseo servir en sus vidas. Por eso escribo, para poderme comunicar con esas personas que también están en búsqueda de la Unidad, de estar en conexión consigo mismos y con los que están a su alrededor.

La foto que acompaña este relato nos fue tomada por la Vida en Ecuador, allá, justo en la Mitad del Mundo, muy simbólica para nosotros esa imagen. Una imagen que representa una creencia central de nuestro vinculo: la Equidad. El principio de Equidad es fundamental para que haya Unidad en la relación entre la mujer y el hombre. Esto es clave para el Bienestar.

Recuerdo que en el relato 14 de este Viaje, hice mención al aniversario número 12 de nuestro encuentro, volví a esas palabras y me reencontré con éstas:

“Hay que renovar ideas con respecto al amor.”

“El trabajo de un hombre o mujer le permite supervivir. El de dos crea riqueza.”

“Fuerzas que tiran en direcciones opuestas son equilibradas a través de un adecuado manejo de la voluntad. “

La Equidad es una idea que renueva las relaciones en el mundo del amor.

Trabajar en equipo crea riqueza, en todo el sentido de la palabra.

El ego es doblegado cuando es más fuerte la voluntad de cooperar.

Equidad y Unidad van de la mano.

Aquí seguimos en el Viaje, sumando palabras mágicas y transformadoras de la vida. Gratitud, Aprehendizaje, Sabiduría, Unidad, Equidad.

Anuncios
Publicado en CONSULTORIA DE PAREJA

REFLEXIÓN PARA DECIR ADIÓS

ADIOS

Empiezo este relato agradeciendo a la Vida los años que pude disfrutar de esa relación de pareja vivida.

Desde el terreno espiritual se suelen crear oraciones para afrontar alguna situación de la vida que esté agobiando la existencia.

Desde el terreno psicológico, esas oraciones se convierten en reflexiones.

Hoy quiero crear una reflexión para decir adiós.

¿Por qué es tan difícil despegarse?

Nos aferramos a lo que alguna vez nos hizo felices, y es el temor a desprendernos lo que nos hace mantener la ilusión que esa felicidad regresará, sin importar si en el presente estamos padeciendo los estragos de una relación ausente.

Peligroso.

No vivir acorde al más sensato principio de realidad es ser cómplices de nuestro propio sufrimiento.

Lo fácil es culpar al otro de nuestra desdicha, lo difícil es reconocer que somos los responsables de nuestro propio bienestar.

Hay momentos en las relaciones de pareja en los que lo más sensato es decir adiós.

Y veo que ese adiós trae una clave escondida.

A-Dios, quizá significa dejar atrás el apego del ego hacia una relación que solo esta produciendo dolor y dirigirse hacia Dios, hacia el cultivo del amor verdadero, porque nunca hay que olvidar que el otro es un complemento de la existencia no el sustento de la vida.

Por eso es verdad que el amor es algo que producimos desde adentro y lo compartimos, en cambio, cuando pensamos que el amor esta afuera, nos confundimos y enredamos la existencia, porque nadie me puede dar lo que primero no me doy a mi mismo.

No se porque resulta tan difícil comprender esto y sobre todo llevarlo a la practica.

Si queremos que el otro nos valore, tenemos que valorarnos a nosotros mismos.

Porque si tu no te consideras valioso, entonces no te vas a apreciar, y por lo tanto no te vas a cuidar, y te vas a exponer a que ese supuesto amor que dices tener por el otro, termine intoxicándote en lugar de alimentarte.

Si te esta doliendo profundamente ese supuesto amor, quizá ha llegado la hora de decir adiós, a lo mejor así ocurra el milagro y empieces verdaderamente a amarte.

Recuerda que si te amas no tardará en llegar quien sepa amarte.

Animo,

Valor,

Valentía.

Recuerda la sabiduría popular:

No hay mal que dure cien años ni cuerpo que lo resista.

Ya sabes que puedes contar conmigo.

Andréz Paz // Psicología de la Vida

-Pareja, Familia, Trabajo-