DE LA POBREZA HACIA EL BIENESTAR, DE VIAJE HACIA EL BIENESTAR

5. ¿QUÉ HACER PARA SER?

 

“Yo soy lo que anhelo ser, porque mis anhelos han tallado mi genuino SER”.

Miguel de Zubiria Samper

Por estos días ando un poco distanciado de mis tres padres. Cuando estaba escribiendo Tiempos de Paz, me di cuenta que la vida me había dado no uno sino tres padres. Uno Biológico, Eduardo Granada, otro Espiritual, Arnoldo Acosta y otro Intelectual, Miguel de Zubiria. Estos tres seres han tenido una fuerte influencia en mi vida y hoy, revisando mis archivos en el computador, me encontré con una foto donde estoy con los tres. Una reliquia para mí.

Revisando material narrativo me encontré con unas palabras de Miguel, muy pertinentes para estos relatos que estoy desarrollando:

“Yo soy lo que anhelo ser, porque mis anhelos han tallado mi genuino SER”.

Aunque es clara la influencia que estos tres hombres han tenido sobre la configuración de mi temperamento y mi carácter; algo en mi interior me dice que esta distancia en la que ando de ellos tiene como propósito definir mi rumbo, marcar mi destino, encaminarme hacia una vida en la que deje de ser un potencial y me convierta en una realidad, y de esta forma poder evolucionar de la pobreza hacia el Bienestar.

¿QUÉ ES LO QUE ANHELO SER?

Luego de mucho tiempo de reflexión, de múltiples experimentos, de ensayo y error,  tengo claro que quiero Ser un Humano Consciente, Constructor de Paz, Servidor, Afectivista, Pedagogo Psicólogo, Escritor Conferencista, parte de un Núcleo Familiar Unido y Funcional, que de corazón quiere estar conectado con toda su Tribu Familiar.

Esto es lo que quiero ser.

El cómo se me ha ido revelando poco a poco, según parece, hay seis actividades que resultan fundamentales para lograr evolucionar de la pobreza hacia el Bienestar a partir del Desarrollo del Ser, son estas.

SOÑAR

CREAR

TRABAJAR

AMAR

JUGAR

ESTUDIAR

Hoy amanecí con la firme intención de empezar a hablarme un poco de cada uno de estos haceres. Pretendo poner en práctica unas palabras que escuché de boca de un mago hace algún tiempo, y que según él, son un legado de los antiguos Griegos:

“Hay que hablar para saber”

Parece ser que hablando vamos dándonos cuenta de lo que queremos y vamos conociendo el camino que estamos recorriendo. Dicho esto, me adentro entonces en el primer hacer, pretendo construir una somera descripción de cada uno e ir profundizando en los siguientes relatos.

SOÑAR

Hace tres días mi hijo Dante, (que en este instante está en clase de lectura con su madre), me expresó de forma espontánea:

“Nunca abandones tus sueños, nunca dejes tus sueños porque si los dejas, después te arrepentirás.”

Me impresiona y conmueve la dimensión mágica de la vida. Cuando empecé este año lo hice con una firme convicción que dejé registrada en la bitácora de mi tercer libro, Tiempos de Pan, en esa oportunidad decía:

“He comenzado con la segunda fase de este proyecto editorial, lo hago mientras me encuentro viviendo en casa de la negrita Carmen, mi próxima estación será de nuevo con la Tribu Tirado, junto a Luz Adriana y los niños, así será.”

El primero de octubre ese sueño se hizo realidad. Desde entonces estoy disfrutando nuevamente de la vida familiar y ese movimiento vital le ha dado mucha estabilidad al barco de mi vida, al punto que ya no pienso solamente en la lucha por la supervivencia, sino en el trabajo de crecer, siento que esa es una de las razones por las cuales estoy embarcado en esta aventura de evolucionar de la pobreza hacia el Bienestar.

Ese era mi sueño número uno, volver a estar en familia, volver a compartir la vida con el nucleo familiar del cual soy parte, ver crecer a Orianna y Dante, cooperar con Luz Adriana como compañeros, amigos y socios. Este presente me llena de mucha energía para permitirme soñar más allá y por eso estoy plasmando estas líneas con las que deseo Ser más Consciente cada día, creo que de esta manera se puede cultivar paz personal y contribuir con la paz familiar, lo cual me conecta con el sueño de ser un Constructor de Paz, estoy convencido que este es el llamado social que me ha hecho la vida, y estoy dispuesto a aceptarlo porque es una gran fuente de sentido para mí.

A partir de esta experiencia de vida, mi sueño es ser un Servidor, configurarme como alguien que está al servicio de sus seres queridos y de aquellos que la vida dispone en el camino para escucharlos y  compartirles mi ser.

TRABAJAR

Me ha tomado varios días darle forma a este relato, ayer por ejemplo no lo cultivé porque estuve todo el día trabajando y estoy muy contento porque logré llegar puntual. A las 4am sonó la alarma, me levanté con parsimonia y me puse a escuchar los audios educativos que estoy escuchando por estos días. Con calma me dispuse para cumplir con la meta de llegar un poco antes de la siete de la mañana a COREDSA, una Corporación Educativa en la que se me ha dado la oportunidad de enseñar esta metodología que estoy diseñando para evolucionar de la pobreza hacia el Bienestar. Nuevamente la magia de la vida se hace presente porque es una institución con la que tengo una fuerte conexión afectiva, dado que allí me gradué como bachiller, en la época en la que se llamaba Instituto Comercial John Robert Gregg, por allá en 1998.

Me sentí como un Pedagogo Psicólogo.

Me sentí muy bien, escuchado y valorado.

Me sentí como un Constructor de Paz porque casualmente, las personas a las que me dirigí, son beneficiarias de un programa llamado Educándonos para la Paz, una iniciativa de la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI), que busca dotar de herramientas para la vida a personas que por alguna u otra circunstancia han estado cercanas a los estragos del conflicto. Me encanta esta labor, me emociona intensamente porque me permite ser parte de lo que considero es la mayor tarea de nuestra generación: construir una sociedad en paz, y esta pasa por un cambio de mentalidad. Algo me dice que esta primera misión es apenas el inicio de un largo camino dedicado a la Causa de la Paz, no solo social, sino también familiar y personal.

Sigo en COREDSA, hoy es mi segundo día, estoy aprovechando la hora de almuerzo para cultivar estas palabras que se han tomado su tiempo para florecer. Ando meditando sobre mi trabajo y pienso en las últimas tres consultas que he atendido y me doy cuenta que han tenido que ver con asuntos del Juego de la Pareja, ese tema de las relaciones de pareja me gusta mucho y es una labor a la que me siento llamado para servir, porque entre otras cosas pienso que en la forma como nos relacionemos hombres y mujeres, está la clave para la construcción de una vida en paz; una familia en paz y una sociedad en paz.

CREAR

Estoy plenamente convencido que para evolucionar de la pobreza hacia el  Bienestar hay que crear, hacer arte, expresarse. Creo tanto en esto que es la razón por la cual estoy creando libros y dándole rienda suelta a mi capacidad creativa. Ya terminé dos libros, Tiempos de Paz y Tiempos de Felicidad; por estos días ando en la transcripción de Tiempos de Pan y escribiendo Tiempos de Amar Incondicional, el libro que viene después de Tiempos de Libertad y Tiempos Nuevos.

AMAR

Tengo la creencia de que crear es un acto de amor propio. Por eso quiero amar lo que creo, porque hacerlo es amarme a mí mismo. La verdad, aun en mi adultez he tenido que hacerle frente a esa incomoda sensación de falta de autoestima, ¿De dónde me vendrá esa sensación? Mientras me llegan las respuestas, hoy creo saber que esto de amar es una actividad que empieza hacia sí mismo, y desde nuestro propio ser se despliega hacia nuestro entorno, en mi caso, mi núcleo familiar: Luz Adriana, Orianna y Dante. Estos tres seres son mi máxima responsabilidad, una gran fuente de inspiración con la que deseo estar cada día más unido y desde esta unidad y funcionalidad, amar a los demás seres con los que estoy vinculado; a nivel familiar y social.

JUGAR

A veces las palabras se toman su tiempo para ser expresadas, estas palabras por ejemplo nacen un día después de culminar el proyecto pedagógico psicológico que llevé a cabo durante cinco intensos días en COREDSA. Viví una experiencia muy reveladora, me hice aún más consciente de mi misión social: Ser Constructor de Paz. Más adelante crearé unos relatos para dar cuenta de esa experiencia que me hizo sentir más en un juego que en un trabajo, flui como nunca lo había hecho, 10 horas diarias, 50 en total compartiendo la vida con unas mujeres extraordinarias y luchadores con un intenso deseo de superación. Fue muy divertido jugar con ellas el juego del tarot, confirmé una vez más que se trata de una poderosa herramienta de interacción y autoconocimiento.

ESTUDIAR

Durante estos cinco días de intensa interacción con estas mujeres, estuvimos Educándonos para la Paz, compartiendo nuestras historias, expresando nuestros sentires, sintiendo la fuerza del circulo de palabras, cultivando la escucha, leyendo y escribiendo; estudiando cuatro ideas que pueden ser el nucleo de una vida plena: Bienestar, Paz, Libertad y Felicidad.

Y estoy de nuevo aquí, soñando, cultivando este terreno para avanzar en la construcción de la identidad que he elegido. Es primero de diciembre, me llega este día con un sueño cumplido, viviendo en familia, sintiendo la energía de mis hijos y la compañía transformadora de su mamá. Hace un año, esta realidad era todavía un sueño lejano, hoy es un hecho, por eso quiero seguir soñando, por eso quiero seguir cultivando palabras que den cuenta de la realidad que vivo y de la realidad que quiero.

Ahora me voy a recoger los frutos materiales de la labor, en los próximos días capitalizaré los frutos intelectuales de la misión, intuyo que los relatos que crearé darán cuenta de ello porque serán elaborados con el afecto cosechado, sentipensados como le gusta decir a Luz Adriana.

Creo que esto es lo que hay que hacer para ser, para evolucionar de la pobreza hacia el bienestar; soñar, trabajar, crear, amar, jugar y estudiar.

 

Anuncios
ANDREZ PAZ, COLUMNAS SEMANA, OPINION SOCIOPOLITICA

PAPÁ REAL

Uno de mis sueños intelectuales es ser columnista de la Revista Semana.

Alguien me dijo que los sueños se empiezan a hacer realidad a partir de la palabra.

Con palabras empezamos a nombrar la realidad que queremos y si somos constantes, esa realidad va tomando forma poco a poco en nuestra vida.

Pues bien, conectándome con la energía espiritual que en este día circula por Colombia, me dispongo a cultivar este sueño de ser parte de la nomina del equipo de opinadores de la Revista Semana.

Mi estrategia para lograr esa meta es producir una columna inspirado en la portada de cada Semana, y lo haré desde lo que soy: un papá real, cuya vocación es la pedagogía y su profesión la psicología.

La Revista Semana es en si mismo un documento que va recogiendo la historia del país, retrata la realidad pero también genera la realidad.

Esta semana por ejemplo, da cuenta de un hecho histórico que sin duda alguna marcará un rumbo social y político de esta sociedad, que se debate entre darle la bienvenida a la esperanza de un mejor futuro o quedarse estancado en las agresiones y dolores del ayer.

La visita de Francisco me pone a pensar en una de las principales tragedias de este país en el que nací.

Colombia es un país con carencia de papás, me atrevo a afirmar que gran parte de la causa de la crisis política y social que hoy vivimos tiene su origen en la ausencia de papá, en la cada vez mas ausente presencia paterna.

¿Que pasa afectivamente con una niña que crece sin el amor de su padre?

¿Que pasa afectivamente con un niño al que le hace falta la figura paterna?

¿Será cierto eso de que mamá es solo una y que papá es cualquiera?

La división política que hoy vivimos es un reflejo a nivel macro de la división familiar que padecemos millones de colombianos, y está bastante claro que cuando el reino está dividido no llega la prosperidad, pasa en el país, pasa en las familias, pasa en el corazón de cada uno de nosotros.

Mientras haya división en nuestro Ser, en nuestra familia y en nuestra sociedad, nunca podremos prosperar de verdad, quizá consigamos plata, pero de nada sirve tener la nevera llena y el corazón vacío.

Colombia necesita con urgencia papás reales, pero no papás egocentricos, machistas, autoritarios, pendencieros, camorreros, camanduleros, mafiosos, guerreristas…..

Esta Colombia necesita la acción decidida de papás conscientes, pacíficos, asertivos, empaticos, equitativos, cooperadores, constructivos, propositivos, proactivos, felices, libres, emprendedores, creadores, pensadores…

¿Te imaginas una generación de papás así?

¿Te imaginas una generación de hombres asumiendo su paternidad de esta forma?

En tiempos de guerra, los hombres estamos a disposición de ella, ¿Por qué no pensar lo mismo en tiempos de paz?

Yo soy un hombre y estoy a disposición de la paz, determinado a trabajar por la paz porque estoy convencido que la paz es el camino hacia la unidad.

La paternidad ha sido para mi una bendición, y a mis hijos les quiero transmitir un legado de paz y unidad, no una maldita violencia que amargue sus existencias. No es justo con ellos, no lo merecen.

La paz empieza en cada uno de nosotros, en reconciliarnos con la paternidad que nos dio la vida, y en donar nuestra vida a la paternidad que se nos dió para crecer en esta vida.

Todo esto me suscita la visita del Papa Francisco, no me interesa entrar en discusiones frente a su figura, creo que la religión es un asunto personal y cada quien es libre de manejarlo como a bien la parezca, mucho menos me interesa caer en estériles debates políticos que conducen a ninguna parte.

Mi interés sencillamente, es poner en evidencia la esencia de lo que significa para mi la presencia en Colombia de este personaje iconico de la cultura occidental.

Un arquetipo llamado papa, que me pone a pensar en la necesidad de papás reales.

Andrés
Papá de Orianna y Dante.

#columnasdeopinion
#1
#Metasintelectuales

ANDRES PAZ, CARTAS AL MAESTRO, MIGUEL DE ZUBIRIA

“Es muy bella esta carta, la más de todas.” Carta de respuesta de mi maestro Miguel De Zubiria

Con mi maestro Miguel De Zubiria Samper

El 17 de mayo tuve un encuentro muy agradable con mi maestro Miguel De Zubiria. Fue tan impactante y definitiva para mi esa experiencia que me vi en la necesidad de escribirle una carta al maestro donde le expresaba mis impresiones de ese encuentro.

Pues bien, el maestro me ha contestado y esta es la carta que me ha enviado.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Mi muy querido discípulo:

Es muy bella esta carta, la más de todas. Por esto me demore tanto en responderla, a fin de degustarla, revisarla, reflexionarla,… y lograr decir algo sensato.

Cuando adviertes que otra opción definitiva para nuestra bella psicología es la de “…formar la Mente, estructurarla, prepararla para afrontar los grandes retos de la existencia”, hay dos aspectos relacionados muy cercanos entre si: la pedagogía afectiva y la psicología afectiva.

Para mi la primera es la definitiva, pues se ocupa de enseñar, no a uno ni a otro, sino a inmensa cantidad de niños y jóvenes a desplegar sus potencialidades humanas; unas de las cuales, no las más importantes, son las cualidades intelectuales. Más que a curar, y más que a prevenir a FORMAR. Por supuesto, que esta tiene que ser la tarea colosal de futuro, hoy con internet las posibilidades son infinitas.

La psicología afectiva se ocupa principalmente de estudiar la génesis de las cualidades humanas, de sus factores propiciadores o frenos. Por ejemplo, la génesis del entusiasmo o de la bondad. Asunto en el cual estamos absolutamente atrasados.

Conocimiento con dos magníficas aplicaciones. La primera, la orientación existencial, que hoy prefiero denominar AUTO DISEÑO. Palabra que ira agregando significado durante los próximos años, personalmente no veo otra labor más útil, necesaria, práctica que esta. De ello trata la existencia humana, de conocernos, valorarnos a fin de tomar las mejores decisiones para llevar magníficas vidas. Las mejores para nosotros, los nuestros y los demás.

Muy bien lo dices: “Los psicólogos necesitamos psicólogo. Pero no porque  estemos “locos”, sino porque requerimos de la guía y orientación de quienes ya han recorrido un camino vital, conceptual y social. Orientación existencial. Desde que me encontré con la Psicología Afectiva este ha sido mi propósito, darle forma a mi mentecrearme a mi mismo”.

La tesis de las 12 enseñanzas es poderosa. Sin embargo, hay un hecho práctico de la vida actual: todos tenemos muy poco tiempo. Te propongo, en paralelo, desarrollar un sistema de orientación existencial preciso, puntual, barato, de solo tres a cuatro sesiones, ya has trabajado en ello. Tremendamente personalizado, e industrial a la vez, que a mediano plazo podría subirse a internet. Una especie de auto diagnóstico mecánico para un carro.

 Sesión 1. Auto conocimiento 

 ¿Cómo estoy existencialmente?

 Sesión 2. Auto valoración

 Mis potencialidades y mis vacios esenciales

 Sesión 3. Auto diseño               

 Armo un programa de auto mejora

 Sesión 4. Supervisión

 Lo ejecuto con indicadores precisos

 Me cuentas, mil gracias por tu bella carta

Miguel

AFECTIVIDAD HUMANA, ANDRES PAZ, FORMACIÓN AFECTIVA, PSICOLOGÍA AFECTIVA

LA AFECTIVIDAD HUMANA: MAS ALLÁ DE LA “INTELIGENCIA EMOCIONAL”

La Afectividad Humana: el libro fundacional de la Psicología Afectiva
La Afectividad Humana: el libro fundacional de la Psicología Afectiva

En 1983 el estudio de la inteligencia se partió en dos. El responsable de esta ruptura, o mejor de esta re-evolución fue Howard Gardner. En efecto, su libro “Estructuras de la Mente: la Teoría de las Inteligencias Múltiples” marcaría lo que -en palabras de mi maestro Miguel de Zubiria[1]– seria el fin de la tiranía de la INTELIGENCIA: racional, cognitiva, monárquica, única, lógica-verbal, académica y escolar. El tan cacareado CI.

No contento con propinarle un certero golpe a la inteligencia única, Gardner propuso la existencia de siete mentes o siete tipos de inteligencia, a saber:

  • Inteligencia Lingüística
  • Inteligencia Musical
  • Inteligencia Logicomatematica
  • Inteligencia Espacial
  • Inteligencia Cinestesicocorporal
  • Inteligencia Intrapersonal
  • Inteligencia Interpersonal[2]

Después de Gardner, llegaría otro gigante de la psicología a hacer su aporte en el desmantelamiento de la inteligencia única como paradigma dominante. Robert Stemberg amplía y profundiza la critica realizada por Gardner al Coeficiente Intelectual (CI). Los hechos y la profunda recopilación bibliográfica de innumerables estudios lo obligan a postular, en contra del CI, cuando menos tres inteligencias[3]:

  • Analítica
  • Creativa
  • Práctica

Sostiene el maestro De Zubiriaque “faltaba cerrar la crítica con una propuesta que superara la vieja idea “inteligencia”. Inválido conceptual y prácticamente el CI, corresponde a mi juicio y al de muchos, a Daniel Goleman el merito mayor: finaliza por siempre la tiranía de la “inteligencia” reduciendo a su justa y pequeña medida la vieja y hereditaria inteligencia general de Binet, Simon y Weschler. Pues como bien lo captó hace siglos el filólosofo alemán Hegel: “la mejor critica a un rio es construirle un puente”. El puente que propone Goleman lo desarrolla en su libro La Inteligencia Emocional. Este libro demuele al antiguo CI. Y no solo ello, también avanza un paso, un paso crucial sobre Gardner y Sternberg al proponer en lugar del CI la teoría de la inteligencia emocional como fundamento primario de la mente humana.”[4]

Como podrás ver, mi maestro De Zubiria reconoce claramente el aporte hecho por Gardner (inteligencias personales) Stemberg (inteligencia social) y Goleman (Inteligencia emocional) a la superación de una INTELIGENCIA monolítica, única, invariable y hereditaria. Sin embargo, argumenta el Maestro que no les correspondería a estos “gigantes” expedir el acta de defunción de este pseudoconcepto llamado INTELIGENCIA. Dicha labor estaba reservada para Steve Mithen.

Steve Mithen aventaja a sus tres predecesores. Ni Gardner, ni Stemberg, ni Goleman gestan una teoría biopsicosocial mental, a partir de la cual se pueda sostener el nuevo concepto de MENTE HUMANA.[5] Plantea De Zubiria que “seria mejor, a cambio de inteligencia proponer como eje a la mente: sus orígenes, arquitectura, génesis y funciones. No lo había pensado así, -dice- pero más peligroso que los mismos test de CI fue el pseudoconcepto “inteligencia” tan peligroso y contaminado que hasta me obliga a destacar entre comillas el sugestivo concepto de “inteligencia emocional” No en vano considera el Maestro que “este termino también debe eliminarse del vocabulario científico por idéntica razón”

Así las cosas, si resulta inválido el concepto de “inteligencia” más inválido aún es el de “inteligencia emocional”. La razón es que al ser reemplazado por el concepto de MENTE HUMANA[6], las emociones pasan a constituirse como una parte más de un sistema todavía más amplio: el SISTEMA AFECTIVO[7].

De modo que no obstante la euforia e ingenuidad con que muchos psicólogos y psicólogas siguen “dando lora” con el cuento de la “inteligencia emocional”, es necesario hablar con seriedad y claridad. Ya no podemos –ni debemos- seguir dando vueltas alrededor de lo mismo, digamos las cosas por su nombre, hablemos de AFECTIVIDAD HUMANA.

Hablar de Afectividad Humana es reconocer que las personas no sólo estamos en capacidad de sentir, entender, controlar y modificar estados anímicos propios y ajenos. Además de nuestras emociones, como humanos nos mueven también sentimientos, actitudes, valores y principios. Hablar de “inteligencia emocional” es ser reduccionistas y es faltar a la evidencia cierta de la existencia de la Dimensión Afectiva humana. 

Pasar de la “inteligencia emocional” a la Afectividad Humana, es el aporte re-evolucionario de mi maestro Miguel De Zubiria Samper. Este Psicólogo y Pedagogo colombiano recoge las contribuciones teóricas de una línea directa que viene desde Gardner, pasa por Stenberg, Goleman, Mithen y es tan relevante que incluso bebe de la fuente directa de la Tercera Ola: Alvin Toffler.

Sin lugar a dudas, se trata de un descomunal aporte a la construcción de la Sociedad Formativa. Por esta razón, en la Escuela-Taller de Psicología Afectiva y Formación Afectiva se estudia, aplica y multiplica sus enseñanzas, por eso estoy trabajando arduamente, porque mi propósito es que esta Institución Formativa se convierta en el siguiente ladrillo en el levantamiento de ese edificio intelectual.

Gracias a la contribución teórica de los autores que te he presentado, es posible dar por muerto el pseudoconcepto de inteligencia. Todo lo que se le atribuya como tal, no son más que aptitudes de la Mente Humana, constituida por tres componentes: socioantropologico, biológico y psicológico, este último a su vez compuesto por un sistema cognitivo, expresivo y afectivo.

Después de décadas de estudio hemos descubierto lo fundamental. La AFECTIVIDAD es la dimensión más importante del Ser Humano. Ni el psicoanálisis, ni el conductismo, ni el análisis experimental del comportamiento, ni el cognitivismo, pudieron entender esta innegable realidad.

Nuestros afectos nos acompañan las 24 horas al día, nuestros pensamientos y nuestras acciones pasan primero por la dimensión afectiva. Eso lo sabían nuestros antepasados hace mucho tiempo, ¿en qué momento desviamos el rumbo?

Por todo lo anterior, no olvides que en adelante no debes decir “inteligencia emocional” sino, Afectividad Humana.

¿Queda claro?

Si no es así, no te preocupes que de aquí en adelante me daré a la tarea de explicártelo minuciosamente.

Una ultima cosa,

Al quedar demostrada la invalidez del concepto “inteligencia emocional”, (salvo que tu me ARGUMENTES lo contrario) igual suerte ocurre con el resto de “inteligencias” y todos sus “instrumentos para medirla”: cognitiva, creativa, social, financiera, práctica, comercial, organizacional, ecológica, exitosa y otras tantas que ni siquiera vale la pena enumerar.


[1] Miguel De Zubiria Samper “El mito de la inteligencia y los peligros del cociente intelectual CI”. Bogotá, 2006

[2] Howard Gardner “Estructuras de la Mente: la teoría de las inteligencias múltiples” México. Fondo de Cultura Económica. Segunda edición 1994.

[3] Ob cit. De Zubiria Samper. Pag 27

[4] Ibid. Pag 28

[5] Ibid. Pag 29

[6] La cual puede ser explicada desde sus tres constituyentes: Biología (Neurología, Filogenia y Bioquímica) Psicología (Sistema Afectivo, Sistema Cognitivo, Sistema Expresivo) Socioantropologia (Axiología, Ideología y Praxeologia)

[7] El Sistema Afectivo es parte del componente psicológico de la Mente Humana, comparte lugar con el Sistema Cognitivo y el Sistema Expresivo.

[8] Si quieres profundizar en el tema te recomiendo los siguientes libros de Miguel de Zubiria Samper: “La Afectividad Humana” y “Psicología de la Felicidad” Ambos se consiguen en las librerías Panamericana o directamente en la Fundación Internacional de Pedagogía Conceptual Alberto Merani.

CARTAS AL MAESTRO, PSICOLOGÍA AFECTIVA

¿DEBEMOS IR LOS PSICÓLOGOS AL PSICÓLOGO? -CARTA A MI MAESTRO MIGUEL DE ZUBIRIA-

Mi estimado maestro Miguel:

El 17 de mayo de 2013 va a quedar en mis recuerdos como uno de los momentos más trascendentales de mi vida. Yo, que soy psicólogo, ese día fui por primera vez al psicólogo. Sentí lo que quizá sienten las personas que lo buscan a uno para escuchar unas palabras confortables y una explicación a los dilemas de la Vida.

Que gratificante fue esa experiencia maestro. Pensar que la Psicología solo sirve para curar las enfermedades de la Mente es desconocer la otra gran función de este bello Oficio: Formar la Mente, estructurarla, prepararla para afrontar los grandes retos de la existencia.

Por eso es que pienso que mi encuentro con usted fue muy gratificante. Porque su creación, la Psicología Afectiva, es justamente esa rama que le estaba faltando al potente árbol de la Psicología. Una rama cuyos frutos son precisamente, mentes estructuradas, mentes afectivamente preparadas para crear la mayor obra humana: nuestra propia vida!!!! En otras palabras, la Psicología Afectiva es una poderosa herramienta para hacer realidad un viejo anhelo artístico: “el hombre como creador de si mismo”.

Desde que me encontré con la Psicología Afectiva este ha sido mi propósito, darle forma a mi mente, crearme a mi mismo. El haber asumido este reto existencial me convirtió en su discípulo, me hizo Psicólogo Afectivo. Al parecer mi conversión usted la intuyó porque en su libro –la afectividad humana– me escribió:

Para Andrés: joven y futuro discípulo critico.”

Corría el año 2008 y desde entonces, en lugar de ponerme a hacer un posgrado, me dediqué con ahínco e intensidad a estudiar su obra, a comprehenderla, pero sobre todo, a vivirla. Cinco años llevo ya en esta apasionante tarea y el encuentro con usted para mi fue una graduación, no solo como Psicólogo Afectivo, sino como hombre Cro-Magnon y continuador de su obra en mi generación.

Los psicólogos necesitamos psicólogo. Pero no porque  estemos “locos”, sino porque requerimos de la guía y orientación de quienes ya han recorrido un camino vital, conceptual y social, porque con su sapiencia nos pueden dar luces que alumbren nuestra vida de pareja, nuestros deberes como padres, nuestros desafíos como profesionales de una disciplina que pone a nuestra disposición todas las herramientas que se requieren para contribuir con la transformación profunda de nuestra sociedad.

Usted maestro Miguel ha sido testigo de mi proceso, de hecho usted ha sido mi formador afectivo, intelectual y existencial. Como se lo conté en nuestro encuentro, tengo sistemáticamente organizados todos los correos electrónicos que hemos intercambiado en estos cinco años. Su tutoría, su obra, sus mensajes, sus consejos y sugerencias son gran parte de la materia prima que estoy utilizando en la construcción de mi obra social; una Comunidad Formativa que lleve al siguiente nivel las enseñanzas de la Psicología Afectiva.

La primera Institución Formativa que he creado en el marco de la Comunidad Formativa El Taller, es la Escuela-Taller de Formación Afectiva. Con esta institución me propongo atraer para la causa a colegas que quieran hacer de la Psicología Afectiva su profesión y de la Formación Afectiva su oficio.

Mi meta es muy clara: me voy a hacer responsable de la Formación de 48 personas. Esta es la capacidad que tiene mi Escuela-Taller. Ni más, ni menos. Estos serán los pioneros de la Psicología Afectiva (su creación) y de la Formación Afectiva (mi creación). Es decir, vendrían a ser sus nietos intelectuales.

Cuando en nuestro reciente encuentro le hablé sobre esta Escuela-Taller y de cómo estoy utilizando la Biblioteca Virgilio Barco para llevar a cabo la Formación de mis Aprehendices, a usted le pareció sorprendente y me preguntó que les enseñaba. Recuerdo que le contesté que el núcleo de las Enseñanzas eran las Habilidades Psicoafectivas, lo que en su Sistema eran las competencias afectivas y ahora según usted mismo me lo confirmo, se llaman Cualidades Humanas.

Pues bien mi querido maestro Miguel, lo que yo le enseño a mis Aprehendices es un Sistema de Formación Humana que esta integrado por 12 Enseñanzas básicas que permiten darle Estructura Afectiva a la Mente del ser humano.

Como es apenas lógico, la primera de estas Enseñanzas son las Habilidades Psicoafectivas, cuya práctica nos permite aprehender a vivir y convivir con Sabiduría y Bien-Estar.

La segunda Enseñanza es que los seres humanos somos seres afectivos, pensantes y actuantes que podemos evolucionar nuestra forma de sentir, pensar y actuar.

La tercera Enseñanza es que estamos conectados afectivamente con la Vida. Yo soy yo y mis vínculos afectivos, como suele decir usted maestro.

La cuarta Enseñanza es que tenemos Necesidades Afectivas de Comunidad, Estructura Mental y Sentido Vital. Necesidades que pobremente satisfechas producen malestares afectivos. El origen de esta Enseñanza esta en la Tercera Ola de Alvin Toffler.

La quinta Enseñanza es que podemos elegir una Personalidad. Esto lo aprehendí de mi abuelo intelectual, es decir, de José Antonio Marina. El autor que usted me presentó en nuestro primerísimo encuentro por allá en el 2008, y que para mi ha resultado tremendamente iluminador.

La sexta Enseñanza es que de acuerdo con lo anterior, si podemos elegir una Personalidad entonces también podemos elegir una Estrategia de Vida. Es decir, vivir de una determinada forma que nos permita existir con Bien-Estar.

La séptima Enseñanza es que necesitamos Recursos Vitales para existir. Como se lo adelanté en un correo reciente, estos son Recursos Afectivos (Vínculos), Intelectuales (Conocimientos sobre la Vida) y Materiales (dinero). Quien cuenta íntegramente con estos recursos, cuenta con Riqueza Existencial.

La octava Enseñanza tiene que ver con el Sufrimiento. El cual, según lo aprehendí de Lou Marinoff, es un estado de animo que puede cambiar e incluso, según lo enseña el budismo, eliminar. Sin desconocer, claro esta, lo que el mismo Marinoff señala, esto es, que el Sufrimiento, aun no siendo necesario ni bueno por si mismo, puede ser un gran maestro, el medio para un fin mejor.

La novena Enseñanza esta relacionada con los Conflictos Afectivos, los cuales son inherentes a nuestra Naturaleza Humana y lógicamente son fuente de profundo malestar si no se previenen o manejan adecuadamente (¿con la mente adecuada?)

La décima Enseñanza hace referencia a un hecho que yo mismo estoy experimentando, con las herramientas adecuadas es posible construir nuestra Autonomía afectiva, intelectual y material, necesaria para liberarnos de las dependencias que nos causan sufrimientos innecesarios en cada uno de estos dominios.

La Enseñanza numero once sostiene que el Conocimiento, la Riqueza y la Voluntad son las fuentes de Poder Intrapersonal, Interpersonal y Sociogrupal. Siendo esto una síntesis entre el prospectivismo toffleriano y la Psicología Afectiva De Zubiriana.

Por ultimo, la Enseñanza numero doce, según la cual, los seres humanos estamos en una constante búsqueda del Bien-Estar y del aumento de nuestras posibilidades, al decir de nuestro querido José Antonio Marina.

Mi querido maestro Miguel, ese encuentro que tuvimos el pasado 17 de mayo y que amenizamos con un par de sabrosos wiskysitos, para mi representó el encuentro de dos generaciones. Hoy yo tengo la edad que usted tenia (32 años) cuando decidió renunciar a ese lúgubre empleo como profesor de la universidad nacional. Intuía usted que su destino no estaba por los lados de la carrera como funcionario del Estado. Gracias a esa decisión, se lanzo usted a la creación de la obra de su vida. Algunos habrán pensado en ese momento que eso fue una locura, porque renunciar a la estabilidad que da servirle al Estado no es cosa de cuerdos. 30 años después el tiempo le dio la razón.

La locura es contagiosa maestro. Y como usted mismo me lo dijo: yo ya estoy condenado. Este es el propósito de mi vida. Para esto naci. Ya llegué en este viaje por la Vida a un punto de no retorno. Que mas da, si usted en la convulsionada década de los 80, cuando Internet era apenas un privilegio de unos pocos en Silicon Valley, logró lo que logró; hoy, cuando Internet es una realidad global, y somos la primera generación con mayor acceso a la información y el conocimiento en la historia de la humanidad, no hay excusas para Crear y menos hay excusas para no Creer.

Creo en mi, maestro. Creo en lo que soy, lo que se y lo que hago. Si esto es estar loco, entonces que viva la locura.

Si creer que la Psicología Afectiva puede y debe contribuir con la transformación profunda de nuestra sociedad es cosa de locos, entonces que viva la locura.

Al fin de cuentas, toda sociedad es una suma de mentes individuales. De manera que para transformar una sociedad, primero hay que transformar las mentes de los individuos, el primero de ellos: nosotros mismos.

¿Seremos capaces los psicólogos de mi generación de asumir este reto?

Yo estoy plenamente convencido que si.

Solo se necesitan 48 pioneros, bueno, 44, porque ya me están acompañando 4 “locos” en este viaje: Didier, Diana, Liliana y Rocío.

Así las cosas, gracias maestro Miguel, gracias por existir. Gracias por su generosidad. Gracias por Creer en usted. Gracias por Crear.

Muchas gracias!!!!

Con inmenso afecto,

Su adulto y presente discípulo critico.

Andrés Paz

Psicólogo Afectivo de profesión y Formador Afectivo de oficio.

 

ESCUELAS DE FORMACION AFECTIVA, PROYECTOS

ARTICULO # 111 ESCUELAS DE FORMACIÓN AFECTIVA


El próximo martes 28 de septiembre, los artesanos del Taller: Centro de Formación Afectiva, nos vamos para Tunja.

Tenemos un propósito muy claro: demostrar la pertinencia y relevancia de constituir una Escuela de Formación Afectiva en la que se apliquen los principios Co-Responsabilidad, Personas Formando Personas y Aprehender Haciendo.

¿Co-Responsabilidad?

Si, una tarea tan compleja como la Formación de Seres Humanos, requiere del concurso de varios actores. Para el caso de una institucion educativa, es vital tomar conciencia de que la Formación Afectiva –además de  una necesidad- es un deber, y su ejecución es responsabilidad de todos: estudiantes, padres de familia, docentes y directivos.

Atrás deben quedar los tiempos en los que el “orientador” del colegio era el responsable de llevar a cabo los talleres con los estudiantes, convocar a los padres de familia a “escuelas de padres”, y atender los “casos problema”. A todas luces está demostrado que esto no da resultado. Porque si fuera efectivo, no estarían disparados los índices de violencia escolar y las tensas relaciones que hoy se viven al interior y alrededor de la escuela. De modo que para obtener resultados diferentes, se deben hacer cosas diferentes. Y eso es precisamente una Escuela de Formación Afectiva: una forma diferente de hacer las cosas.

Ahora bien, ¿en que consiste esa diferencia?

Justamente en el principio de Co-Responsabilidad. Atendiendo a este principio una Escuela de Formación Afectiva esta constituida y orientada por representantes de cada uno de los actores de la comunidad educativa. Es decir, allí participan activamente estudiantes, padres de familia y docentes. Una vez éstos han sido formados por El Taller: Centro de Formación Afectiva, proceden a formar a sus respectivos pares. Docentes formando a docentes, estudiantes formando a estudiantes y padres formando a padres, de esta manera se materializa el principio de Personas Formando Personas.

Una Escuela de Formación Afectiva funciona como un sistema. Cuando un docente forma afectivamente a otro docente, está formación tendrá un impacto positivo en la relación que éste tiene con sus estudiantes, sus compañeros de trabajo y los padres de familia. Aprenderá a conocer mejor el mundo afectivo de sus alumnos. Comprenderá su naturaleza humana.

Cuando se tiene formación afectiva, necesariamente mejoran las relaciones interpersonales. Por ende, las relaciones entre los docentes mejoran.

Si un estudiante recibe formación afectiva y luego éste forma a otro compañero suyo, el círculo se va ampliando y por lo tanto, las relaciones interpersonales mejoran. Eso quiere decir que se reducen notablemente los casos de violencia escolar, las riñas, el “matoneo”, etc. ¿Puede un estudiante formar afectivamente a otro estudiante? La respuesta es un Sí rotundo. Le puede compartir sus experiencias, mostrarle con su ejemplo que tiene un mayor desarrollo afectivo. Cuando un estudiante asume este rol formador, se fortalece su respeto hacia al otro, incrementa su responsabilidad, es más sociable y generoso. Se siente participe de un causa loable: La de la formación afectiva de otros seres humanos. Sabe que este es un tremendo aporte a la sociedad.

Un padre de familia que se sienta reconocido por el importante papel que desempeña en la formación afectiva de sus hijos, tendrá más motivación para formar a otros padres. Cuando los padres de familia ven que son tenidos en cuenta de forma activa y no solo como receptores pasivos de unos “saberes expertos”, participan con mayor entusiasmo. No es lo mismo recibir formación de un “especialista” en el tema, que de otro padre de familia quien probablemente atraviese por las mismas dificultades en ese arduo oficio de la crianza. Indudablemente cuando un padre forma a otro padre, tiene mayor impacto. Sin desconocer claro está el saber del “experto”.

Un padre de familia formado, tiene mayores herramientas para formar afectivamente a sus hijos. Cosa que necesariamente repercute en la manera en que los estudiantes interactúan con sus compañeros y docentes en el ámbito escolar.

Por eso es un sistema, porque al margen de la formación entre pares, está tiene repercusión sobre todos los actores. Y reafirma los principios de Co-Responsabilidad, Personas Formando Personas y Participación Activa. Ya no habrá excusa para echarle la culpa a los docentes, o a los padres o a los mismos estudiantes. Todos son co-responsables y por ende, todos deben participar en el propósito de la formación afectiva.

Pero… ¿qué es la Formación Afectiva?

La Formación Afectiva es un proceso mediante el cual se  busca desarrollar en las personas competencias afectivas Interpersonales, necesarias para conocer, valorar e interactuar con otras personas (Asertividad y Empatía). Competencias afectivas Sociogrupales necesarias para conocer, valorar e interactuar con los grupos (Responsabilidad, Respeto, Generosidad Sociabilidad) y competencias afectivas Intrapersonales requeridas para autoconocerse, autovalorarse y autoadministrarse (regular las emociones  y dirigir el accionar motivado por actitudes, valores y principios).

Con el desarrollo de dichas competencias se hace posible -a partir de la Formación Afectiva– prevenir y por ende, reducir los índices de violencia, maltrato, soledad, depresión, suicidio y al mismo tiempo promover el autocuidado, el cuidado del otro y del entorno.

Asimismo, la Formación Afectiva se orienta hacia el fortalecimiento de aspectos positivos de la persona tales como el optimismo, la resiliencia, la construcción de la felicidad, el bien-estar, la creatividad y las fortalezas personales.

La Formación Afectiva es necesaria porque somos seres hipersociales por naturaleza. En ese orden de ideas, resulta de vital importancia aprender a relacionarse consigo mismo, con los otros y con la sociedad; tarea que antaño era responsabilidad de las familias y que hoy día, a raíz de los cambios socioeconómicos y culturales, es una tarea que ha quedado relegada y prácticamente nadie la asume. Prueba de ello, es el alarmante incremento en la delincuencia juvenil, los embarazos adolescentes, la fragmentación de las familias, el maltrato infantil, la violencia intrafamiliar, el incremento de madres cabezas de hogar, el aumento en los índices de depresión y suicidio en la población juvenil, el creciente número de jóvenes con diferentes tipos de adicción etc, etc..

Ante esta innegable realidad ¿qué hacer?

Esta claro que no basta con “educación emocional”, tampoco son suficientes las cátedras de ética y valores, ni las charlas de derechos humanos. Es necesario comprender la naturaleza del hombre y actuar en consecuencia. Esto significa, que si nadie esta haciendo la tarea, todos debemos asumir la responsabilidad de la Formación Afectiva, no sólo de estudiantes sino de docentes y padres de familia.

Todos, -sin excepción- debemos recibir Formación Afectiva, no importa la edad, no obstante entre más temprano se empiece siempre será mucho mejor, mayor será el impacto. En este aspecto la escuela juega un papel fundamental, pero sobre todo el hogar, la comunidad, los medios de comunicación y las organizaciones que estén interesadas en formar humanos que aprendan a amarse a si mismos, a los demás y a convivir pacíficamente en sociedad.

¿O acaso existe algo más importante que formar personas felices? ¿Personas que sepan interactuar consigo mismo y con  los demás? ¿Personas que sepan dirigir su existencia, gobernar su propia vida? ¿Personas que aprendan a ser mejores padres, hermanos, hijos trabajadores, novios, esposos, compañeros, amigos y sobre todo mejores ciudadanos?

Por todo lo anterior, se justifica la creación de una Escuela de Formación Afectiva conformada y dirigida por  miembros de la misma comunidad educativa. Es decir, se requiere formar a un grupo base de docentes, otro de padres de familia y otro de estudiantes; quienes una vez formados pasarán a multiplicar lo aprendido con sus respectivos pares.

En últimas una Escuela de Formación Afectiva es una estrategia para favorecer  el desarrollo de competencias afectivas Interpersonales, Sociogrupales e Intrapersonales, que contribuyan con el mejoramiento de las relaciones entre estudiantes, profesores y padres de familia.

El siguiente es el plan que hemos diseñado para aplicar en el colegio de Tunja y que puede ser replicado en cualquier otra institucion que esté interesada en implementar una Escuela de Formación Afectiva.

PLAN OPERATIVO

  1. JORNADA DE SENSIBILIZACIÓN: En esta fase se hará una presentación que tendrá como propósito argumentarle a los estudiantes, padres de familia y docentes, la importancia de estructurar y poner en marcha una Escuela de Formación Afectiva en la institución. La meta es lograr la pre-inscripción de la mayor cantidad de docentes, estudiantes y padres de familia.
  2. REUNIÓN GENERAL: Luego de la presentación general, se hará la convocatoria de las personas pre-inscritas; el propósito de esta fase es explicar en detalle la estructura del programa a través del cual se capacitarán las personas que constituirán la Escuela de Formación Afectiva. La meta es lograr la inscripción definitiva de los interesados.
  3. JORNADA DE INTEGRACIÓN: Una vez conformado el grupo inicial, se realizará un jornada de integración entre el grupo formador y quienes constituirán la Escuela de Formación Afectiva. Esto con el propósito de planear lo que será el proceso de formación de los respectivos grupos, y hacer una primera aproximación al estudio de la Afectividad Humana. La meta es lograr cohesión entre el grupo.
  4. INICIAR CON EL PROCESO DE CAPACITACIÓN: En esta fase se inicia formalmente con la capacitación de docentes, estudiantes y padres de familia. La meta es lograr la constitución de la Escuela de Formación Afectiva.
  5. SEGUIMIENTO Y RETROALIMENTACIÓN: El Taller: Centro de Formación Afectiva asignará un equipo para que le haga seguimiento al trabajo que se esté realizando en la institucion. Se plantea una reunión periódica entre este equipo y los integrantes de la Escuela de Formación Afectiva del colegio. De igual manera, se plantean cursos de actualización mínimo dos veces al año.

CONSIDERACIONES

Las fases 1, 2 y 3 no tienen ningún costo, salvo los viáticos para el equipo formador.

El costo de las fases 4 y 5 dependerá del número de personas inscritas en cada uno de los grupos base y de la negociación que se lleve a cabo entre las partes.

Este es pues el viaje que emprendemos los artesanos de este taller dedicado a la Formación Afectiva. Ahí te estaremos contando como va la marcha. Agradecemos tus ideas y recomendaciones.

 


AFECTIVIDAD HUMANA, PEDAGOGIA CONCEPTUAL

LA FORMACIÓN DE LA AFECTIVIDAD DESDE LA PEDAGOGÍA CONCEPTUAL


Alejandro De Zubiria[1], plantea una conversación imaginaria entre el Área de Formación de Valores (AFV) de una institución educativa y un Pedagogo Conceptual. En dicho dialogo presenta la manera como se forma la afectividad desde la Pedagogía Conceptual. En este texto conservaré la escencia del articulo original, a nivel personal y profesional me identifico con muchos de los postulados de este modelo pedagógico, pero también discrepo en algunos aspectos. Mis observaciones las podrás leer como notas de pie de página.

Área de Formación de Valores (AFV): Hasta la idea que se ha generalizado es que la pedagogía conceptual privilegia la dimensión cognitiva de los estudiantes. ¿Desde cuándo ha comenzado a trabajar en valores?

Pedagogo conceptual: En realidad, la pedagogía conceptual ha abordado la enseñanza de valores desde su inicio, primero comenzó por los sentimientos, luego siguió con las actitudes, y por ultimo, terminó con los valores. La dimensión afectiva adquiere especial importancia, al ver que muchos estudiantes con dificultades académicas no presentan problemas cognitivos sino afectivos. Comenzamos a indagar en las historias de estos niños y niñas y encontramos que generalmente vivian con un solo padre, y sin hermano: que pasaban mucho tiempo solos y que su red de apoyo era muy débil.[2]

AFV: pero los orientadores y docentes que trabajamos en formación de valores conocemos esta situación.

Pedagogo conceptual: la mayoría de los estudiantes que son atendidos por los orientadores tienen una situación afectiva difícil. Generalmente los colegios son conscientes del problema, pero no de su magnitud; no conocen cuántos de sus estudiantes tienen padres separados, cuántos son hijos únicos, cuántos han realizado un intento de suicidio, cuál es el número de niños que se sienten muy solos.[3]

AFV: En general, ¿qué muestran las investigaciones?

Pedagogo conceptual: el panorama afectivo de los niños es muy complicado debido a que en las últimas tres décadas ha aumentado significativamente el numero de niños que viven con uno de sus padres. Cerca del 30% de los estudiantes viven esta situación. Así, los niños pasan muy poco tiempo con uno de ellos, especialmente con el padre –un hombre que se separa por lo general, no vive con sus hijos y la mayoría termina viendo a sus hijos tres veces al año-. En cuanto a la madre, ella tiene que trabajar más de ocho horas diarias para aportar en todo o en parte al sostenimiento del hogar. En Colombia, aproximadamente el 30% de las familias está a cargo de una madre cabeza de hogar.

En el mundo, sabemos que el número de niños menores de 14 años con depresión se ha multiplicado por 20 con respecto a la última generación. Este es un fenómeno mundial del que no estamos escapando. Además, esta situación tiende a agravarse, pues NADIE[4] está formando a nuestros niños para que sean buenos amigos, compañeros, novios, esposos, etc…, pues quienes lo hacían (padres, abuelos, tios o primos) ya no existen en su escenario.

AFV: es evidente la importancia de aportar educativamente a la dimensión afectiva de nuestros estudiantes ¿Cómo lo hacen los colegios que trabajan con pedagogía conceptual?

Pedagogo conceptual: hemos realizado tres grandes innovaciones que están teniendo muy buenos resultados en los colegios. Primero, hemos diseñado un currículo centrado en competencias afectivas. Segundo, hemos creado una asignatura para desarrollar inteligencia emocional. Tercero, unificamos el estilo de autoridad de los docentes.[5]

AFV: ¿Cuál es la diferencia entre un currículo centrado en valores, como los nuestros, y uno en competencias afectivas?

Pedagogo conceptual: Miremos un ejemplo de un logro en valores y otro en competencias:

Que el estudiante asuma la actitud de solidaridad.

Que el estudiante aprenda a establecer relaciones de reciprocidad, basándose en su conocimiento de las reglas de interacción entre los grupos de pares, y que se esfuerce por ayudar a los otros.

La diferencia es enorme: formar una persona competente afectivamente no es sólo lograr que asuma una actitud –la solidaridad en nuestro ejemplo-, sino también debe saber como actuar. En suma, comprehender en qué consiste la solidaridad, reconocer una actitud solidaria en los otros y actuar asertivamente.

AFV: ¿Lo anterior quiere decir que tenemos que enseñar nuevas cosas a nuestros estudiantes?

Pedagogo Conceptual: por supuesto, imagine a un estudiante que considera que es muy importante ayudar a sus compañeros, pero desconoce todo acerca del funcionamiento de los grupos de pares, usted no llamaría a este estudiante competente. Ahora imagine a un estudiante que sepa todo sobre la forma como interactúa un grupo de pares, pero no considera importante ser reciproco en sus interacciones, tampoco lo llamará competente. Ahora imagine un estudiante que sabe mucho sobre el funcionamiento de los grupos de pares y, además, siente la necesidad de establecer vínculos de mutua ayuda, pero no sabe cómo actuar recíprocamente, tampoco lo denominará competente. Las tres dimensiones se necesitan: el querer, el saber (sobre el contexto) y el saber actuar.

Actualmente para el diseño de los currículos de formación de valores no se tienen en cuenta las teorías derivadas de los estudios psicológicos y sociológicos; tampoco es objeto de enseñanza el actuar competentemente. Los programas se centran primordialmente en el querer.[6]

AFV: Pero no todos los profesores poseen ese conocimiento sobre el saber y el saber hacer, entonces ¿cómo podrían formar personas competentes afectivamente?

Pedagogo conceptual: La formación de actitudes y valores es una tarea que requiere mucha preparación. No cualquier profesional puede enseñar matemáticas, química o física, solamente quienes se han preparado para ello; igualmente, debe ocurrir con la formación de las competencias afectivas. Lo ideal es incorporar al currículo una asignatura con el propósito específico de la enseñanza de competencias afectivas, y encomendar su desarrollo a especialistas en el área.[7]

AFV: ¿Cuál es el “peso” que debería tener esta área?

Pedagogo conceptual: Si el tiempo destinado a trabajar el área se determinara según el “peso” que tiene para la vida de un individuo las relaciones interpersonales –ser buenos amigos, compañeros, novios, esposos, hijos, trabajadores, lideres, vecinos,….- y el “peso” de los dominios cognitivos, es evidente que gran parte del éxito de un individuo depende de un desenvolvimiento apropiado en el ámbito familiar, social y laboral, pero, paradójicamente, en las escuelas más del 90% del tiempo se destina a las competencias académicas: casi la totalidad de las asignaturas están orientadas a la formación cognitiva del estudiante.

AFV: usted ha mencionado la importancia de enseñar a ser amigo, compañero, hijo, etc, pero no ha mencionado actitudes como ser solidario, ser responsable, honesto.

Pedagogo conceptual: Es una muy buena observación. En este aspecto nos diferenciamos de otras propuestas pedagógicas, en cuanto esperamos que nuestros estudiantes, además de poseer estas actitudes, puedan asumir los roles afectivos que les corresponderán en la vida y que lo hagan competentemente.

La primera revolución en la formación de valores y actitudes la hizo la escuela activa, al establecer que la principal función de la escuela debe ser formar actitudes para la vida. Entonces la educación se volcó a formar la autoestima, la solidaridad, el respeto, la autonomía…, casi todo el conjunto de actitudes a los que apuntamos hoy. Desde entonces, no se han realizado avances muy significativos.

Promover las competencias afectivas, pensamos, será la revolución más importante de educación en los próximos 10 años. Sin desconocer la importancia de los debates en torno a la enseñanza de las ciencias, las matemáticas, la lecto-escritura, actualmente la urgencia es garantizar la vida afectiva de nuestros niños y niñas, que están viviendo un proceso nunca antes visto en la historia de nuestra especie: la disolución de las familias. Ninguno de nosotros estaba preparado para este fenómeno, por ello todavía tenemos un sistema educativo diseñado para un escenario en el que los niños tienen abuelos, tios y amigos y, en consecuencia, la escuela se puede dedicar con exclusividad a la enseñanza de las ciencias, las artes y la técnica. No obstante, esa escuela debe cambiar y dar respuesta a un problema de una magnitud no imaginada por los educadores.´

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Completamente de acuerdo con Alejandro!!!! Ese es el punto clave. La escuela debe cambiar, y más que cambiar, EVOLUCIONAR. Para ello se deberán tener en cuenta los más recientes hallazgos en el estudio de la Mente Humana. Personalmente, me imagino esa “nueva escuela” como Centros de Formación Humana. Donde a los niños y niñas se les desarrolle su mente integralmente, es decir, afectiva, cognitiva y expresivamente (sus talentos). Así mismo, serán un sistema donde no entra solo el niño sino, la familia completa. También me lo imagino pequeños, grupos máximo de 150 familias, atendiendo los hallazgos de Robín Dunbar. Y para no limitar el acceso, no dependerá de costosas “pensiones” que paguen las familias (quienes pagaran acorde a su capacidad, y de ser posible con servicios) estos Centros serán financiados por las empresas altruistas. (Sobre esto te contaré con más detalle en próximos artículos)



[1] De Zubiría Ragó, Alejandro “Pedagogía Conceptual” en “Enfoques Pedagógicos y Didácticas Contemporáneas” bajo la dirección conceptual de Miguel De Zubiria Samper. Fundación Internacional de Pedagogía Conceptual Alberto Merani. Bogotá. 2004.

[2] Me parece que esas causas son lógicas y se repiten una y otra vez. Sin embargo, me asalta una duda, ¿será que  las “dificultades academicas” se deben solo a esa realidad? ¿No será más bien que otra de las causas es la obsolescencia del sistema educativo industrial actual? A los muchachos nos le motiva el sistema. Por eso tampoco les interesa rendir. Nota de Andrés Granada

[3] Este es un diagnostico que debe realizar en su etapa inicial el equipo que haga parte de la Escuela de Formación Afectiva.  Se debe iniciar desde aquí. Nota de Andrés Granada.

[4] Esta es una de las razones por las que nace EL TALLER: CENTRO DE FORMACIÓN AFECTIVA. Es necesario asumir la formación afectiva como una causa, estamos atravesando por una verdadera crisis que requiere alternativas innovadores y con capacidad de multiplicarse a lo largo y ancho del país y de América Latina. Nota de Andrés Granada

[5] Dichas innovaciones representan un notable avance en la causa de la formación afectiva. Sin embargo, una verdadera transformación se logrará cuando re-evolucionemos el sistema educativo industrial vigente y dominante. Por otro lado, hoy sabemos, gracias entre otras cosas a Miguel De Zubiria, que la “inteligencia emocional” es un concepto superado y revaluado por la teoría de la afectividad humana. y por ultimo, la formación afectiva no debe ser responsabilidad únicamente de los docentes, aquí se hace necesario vincular a TODA la comunidad educativa. Por eso, desde el Taller: Centro de Formación Afectiva, proponemos la creación de Escuelas de Formación Afectiva al interior de las instituciones. Escuelas conformadas y lideradas por los docentes, padres y estudiantes. Cada uno formando afectivamente a sus respectivos pares.  Nota de Andrés Granada.

[6] Dichos currículos desconocen además la teoría de la naturaleza humana. Debe partirse incluso de la primatologia, la arqueología de la mente, la Psicologia afectiva.

[7] No estoy de acuerdo con esta postura. La formación afectiva no debe estar sólo a cargo de “profesionales” sino de personas expertas en el tema, que no necesariamente han pasado por una universidad. Sino que son personas. Ejemplos y modelos en lo que enseñan. Tampoco comparto la idea de que se incorpore una asignatura especifica a cargo de un “especialista”, eso seria seguir la lógica de pretender abordar los temas cruciales solo con una nueva asignatura, tal y como ocurre por ejemplo con la mal llamada cátedra de “educación sexual”. No, la afectividad, al menos en el sistema educativo industrial actual debe ser trabajada en equipos representativos de la comunidad educativa. (padres, docentes y estudiantes) quienes conformarían las Escuelas de Formación Afectiva. Dichos equipos deben ser formados y actualizados por instituciones externas como los Centros de Formación Afectiva. Nota de Andrés Granada.

EL TALLER, SERVICIOS

TALLER: EL OFICIO DE SER PADRES

La crianza de un hijo implica dos tipos de tareas: las cotidianas y las cruciales. Las primeras se llevan a cabo de modo casi instintivo (cuidar, alimentar, vestir, asear, vigilar, etc). Las segundas requieren de un dominio especial. Mismo que la gran mayoría de quienes nos embarcamos en este oficio, difícilmente adquirimos. Las tareas cruciales en la crianza de los hijos son Formar y Orientar, pero sobre todo, la tarea más impo …rtante de los padres es DESARROLLAR AFECTIVAMENTE a sus Hijos.

¿Y cómo se logra esto?

No existen formulas mágicas, ni recetas maravillosas. Sin embargo, es posible acceder a algunas enseñanzas que puestas en practica día a día. nos pueden ayudar con esta crucial tarea.

EL TALLER: CENTRO DE FORMACIÓN AFECTIVA
, tiene el gusto de invitar a Padres y Madres de familia a su taller EL OFICIO DE SER PADRES.


¿QUÉ APRENDEREMOS EN ESTE TALLER?

1. Aprendo a Conocer el Desarrollo Afectivo de mis hijos.

2. ¿Cómo Formo hijos Sociables y Generosos?

3. ¿Cómo Formo Hijos más Respetuosos y Responsables?

4. El Desarrollo del Talento: Una poderosa estrategia para encontrarle el sentido a la vida.

¿CUÁNTO DURA?

El taller tiene una duración de 4 horas.

¿CUÁNDO SE HARÁ?

El taller se llevará a cabo el Domingo 5 de Septiembre de 9AM a 1PM

¿CUÁNTO CUESTA APRENDER EL OFICIO DE SER PADRES?

El taller tiene un costo de $5.000 mil pesos por padre o madre de familia y de $8.000 mil pesos por ambos padres.

¿DÓNDE SE LLEVARÁ A CABO?

El taller se llevará a cabo en la ciudad de Bogotá, Av Suba # 128a-51. (Auditorio Universidad Luis Amigó) Transmilenio Estación Calle 127 (Boulevar Niza)

NOTA

Este taller esta estructurado con base en la obra del Maestro Miguel De Zubiria. Quien en sus libros Ser Mejores Padres I y II. Ofrece unas valiosas herramientas para este oficio de ser padres.

También lo hacemos con el animo de promover y multiplicar la Formación Afectiva en el país.

TALLERISTAS

Teniendo presente nuestro lema: “Personas Formando Personas”, este es un taller dictado por Padres de Familia, que ademas de ser profesionales y expertos en el tema, hablan y comparten sus experiencias y conocimientos sobre este rol tan importante.

Andres Granada y Luz Adriana Tirado
Padres, pareja y estudiosos de la Afectividad Humana.
http://centrodeformacionafectiva.wordpress.com/

MAYORES INFORMES

Celular

310 782 58 46

Correo electrónico

centrodeformacionafectiva@gmail.com

EL TALLER

ARTICULO # 103 EL TALLER: CENTRO DE FORMACIÓN AFECTIVA

“Si haces siempre lo mismo, no esperes resultados distintos”

Albert Einstein

“Si te quedas en lo conocido, nunca descubrirás nada nuevo”

Tiziano


El Taller: Centro de Formación Afectiva, nos ofrece una posibilidad de Trabajo y Desarrollo: Afectivo, Intelectual y Profesional. Es una organización en la que somos Humanos con Recursos, y no simples recursos humanos renovables y explotados.

Somos un Taller porque aquí aprehendemos haciendo. Porque utilizamos el método de ensayo y error para mejorar nuestros quehaceres. Porque no separamos la teoría de la práctica. Porque nos esmeramos en hacer las cosas bien hechas. Porque nos apasiona lo que hacemos. Porque podemos demostrar lo que somos y sabemos. Porque adquirimos y desarrollamos habilidades que nos permiten mejorar nuestra base de conocimiento y nuestra competitividad (escribir, investigar, pensar, crear, innovar, enseñar, conversar…) Y porque hacemos del trabajo algo bueno en si mismo y no sólo un medio de vida.

También somos un Taller porque emulamos la estructura de los talleres medievales y preindustriales. Aquí empezamos como aprendices, ascendemos a oficiales y por último nos convertimos en maestros. No nos identifican etiquetas “profesionales”, de hecho, para ingresar al Taller y vivir esta experiencia única, no es requisito traer un titulo bajo el brazo. Basta con la buena voluntad, la disposición de hacer y de aprehender haciendo.

Aquí somos artesanos del conocimiento. Nuestra materia prima es toda la información que tenga que ver con la Afectividad Humana; la procesamos y luego la convertimos en conocimiento relevante que después compartimos en forma de conferencias, talleres, seminarios, cursos, diplomados y asesorías sobre FORMACIÓN AFECTIVA.

Estamos convencidos de la relevancia y pertinencia que tiene para la sociedad, la formación de mejores seres humanos, por eso, y en palabras de Richard Sennett “El artesano representa la condición específicamente humana del compromiso”[1].

Las personas que se identifiquen con nuestro propósito, es decir, con la Formación Afectiva, tienen las puertas abiertas en nuestro Taller y pueden solicitar su ingreso. Claro está que el proceso es radicalmente diferente al que se exige en una empresa o fundación convencional. Aquí no hay pruebas psicotécnicas, no se pasa por aburridas entrevistas y no se compite con nadie para ingresar, sólo consigo mismo y sus propias barreras.

Quien logra ingresar, quien se hace parte de esta comunidad dedicada a la Formación Afectiva, puede participar en los proyectos del Taller. Lo cual significa trabajo, y por lo tanto representa ingresos.

Pero más que los ingresos, -que en cualquier caso resultan mejores que los obtenidos en un empleo cuyas rutinas adormecen la mente-; lo mejor de ser parte de EL TALLER, es seguir recibiendo Formación y con ello tener la posibilidad de desarrollarse Afectiva, Intelectual y Profesionalmente.

Afectivamente, porque al ser la Formación Afectiva el eje central del TALLER, se constituye éste en un escenario propicio para que sus miembros tengan la posibilidad de desarrollar competencias afectivas Intrapersonales, Interpersonales y Sociogrupales. Útiles no sólo para llevar a cabo su trabajo al interior del TALLER, sino para tener un impacto positivo en las demás esferas de su vida (familia, amigos, pareja y Si mismo).

Intelectualmente, porque en EL TALLER se trabaja con conocimiento. Se aprende a procesar información, se aprende a pensar, a conceptualizar, a argumentar, a diseñar actos educativos, a leer sistemáticamente, a escribir de forma convincente. De igual manera, el trabajo en equipo y la conversación permanente, facilitan el desarrollo de la inteligencia colectiva.

Y Profesionalmente, porque todo lo aprendido en EL TALLER repercute en una mayor competitividad, dado que se desarrollan habilidades muy escasas y por ende muy valoradas en la sociedad de hoy, pero sobre todo del mañana. Habilidades que marcan la diferencia entre un profesional industrial y un profesional artesano.

Además, quien realiza todo el proceso en EL TALLER, es decir, primero como aprendiz, luego como oficial y finalmente como maestro, estará en condiciones de emanciparse, constituir su propio taller y multiplicar el modelo. Cuando ese día llegue, pasará a ser Aliado y entrará a formar parte del gremio de artesanos, en este caso del gremio de Formadores Afectivos.

¿Te imaginas un lugar donde puedas vivir una experiencia de trabajo y desarrollo afectivo, intelectual y profesional?

Ese lugar es EL TALLER: CENTRO DE FORMACIÓN AFECTIVA.

De manera que si…

  • Estas inconforme con lo que haces.
  • Sientes que no se reconoce justamente tu esfuerzo ni tu talento.
  • Deseas darle sentido a tu vida dedicándote a algo que realmente te apasione y le aporte a la sociedad.
  • Quieres hacer de tu trabajo algo bueno en si mismo.
  • Aspiras a obtener mejores ingresos.
  • Anhelas trabajar con mayor autonomía, con personas que tienen un propósito común y en un ambiente apto para el desarrollo afectivo, intelectual y profesional…

Entonces te invitamos a trabajar con nosotros, te invitamos a ser parte de EL TALLER: CENTRO DE FORMACIÓN AFECTIVA.


[1] Sennet, Richard “El Artesano” Editorial Anagrama. Barcelona. 2009

andres granada, CONFERENCIAS

CONFERENCIA: ESTRATEGIAS PARA EL FORTALECIMIENTO DE LA RELACIÓN DE PAREJA A PARTIR DE LA AFECTIVIDAD HUMANA

Dada la buena acogida que tuvo la conferencia sobre pareja y afectividad,  el proximo sabado 1 de mayo tendré el privilegio de volverla a dictar.

Te invito, esta vez viene recargada con elementos adicionales que te permitirán hacerte una idea más precisa de lo que es una verdadera relacion de pareja y como ésta se puede construir solidamente a partir del apreciarse, el conocerse y el compartirse.

De modo pues que si tienes pareja o estas en proceso de conseguir una, esta puede ser una buena oportunidad para APREHENDER a construir una buena relación.

Los temas (ENSEÑANZAS) que se abordarán en la Conferencia son:

1. Deficiencias afectivas en la relación de pareja: infidelidad, celos, codependencia, maltrato afectivo. Ciclo de violencia afectiva.

2. ¿Qué es la AFECTIVIDAD HUMANA?

3. ¿Qué es el Amor?

3.1 El amor como ciencia, como arte y como trabajo.

4. Tipos de Amor.

5. El amor de pareja, una nutritiva FUENTE de FELICIDAD.

6. Bioquímica del amor.

7. Diferencias entre el amor y el capricho.

8. Estrategia (Teoría del Otro) y tácticas (Roles, Afectos y Creencias) para el FORTALECIMIENTO de la relación de pareja.

8.1 Mecanismos para el Conocimiento Interpersonal.

8.2 Revisión, Corrección y Ampliación de la Teoría del Otro.

9. Formación Afectiva de la pareja.

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

FECHA

Mayo 1 de 2010 (SABADO)
:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

HORA

5:00 PM – 7:00 PM
::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

DIRECCIÓN
Av Suba # 128A-51 Auditorio Universidad Luis Amigó
Transmilenio, estación calle 127 (Boulevard Niza)

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

COSTO: RECURSOS

La formación afectiva es una necesidad de la sociedad actual, por lo tanto, se debe facilitar el acceso a ella. De modo que a cambio de la formación, recibimos:

1. APORTES VOLUNTARIOS

2. RECURSOS TALES COMO:

• Pañales (HUGGIES Etapa 5)
• Crema # 4
• Algodón
• Leche, cereales.
• Juguetes
• Elementos de aseo (papel higiénico, crema dental, jabón, detergentes)
• Libros
• Alimentos (todo tipo de granos, enlatados, alimentos no perecederos, dulces, snacks, frutas)

Te espero!!!!