ANDREZ PAZ, DE VIAJE HACIA EL BIENESTAR

RELATO 23. VASECTOMIA

El pasado 29 de junio entré a formar parte de un creciente grupo de hombres que toma una decisión crucial en su vida: hacerse la cirugía de vasectomía. A los 37 años opté por este camino para consagrarme a una obra familiar e intelectual.

Yo soy un hombre rico, quizá no materialmente, pero si afectiva e intelectualmente. Estoy plenamente convencido que la riqueza afectiva e intelectual atrae la riqueza material, solo es cuestión de tiempo y constancia en el camino elegido.

Elegí el camino de la construcción de familia, logré superar una honda crisis que me tuvo un buen tiempo alejado de la convivencia con mi núcleo familiar, e incluso, llegué a considerar la posibilidad de crear una nueva familia. No ha sido fácil sacar adelante este proyecto familiar que ya lleva 12 años. Por eso resulta tan importante para mi haber tomado esta decisión de practicarme la vasectomía, creo que es fundamental para este viaje hacia el bienestar en el que ando embarcado.

Elegí también el camino de la construcción de una obra escrita. Tengo una creencia, quizá un poco esotérica, que me hace pensar que el hecho de no liberar mis espermatozoides contribuye con mi creatividad artística, creo que toda esa energía se puede destinar ya no a crear una vida sino una obra, este es el gran sueño intelectual de mi vida: escribir libros. Especialmente libros que me permitan conocerme, diseñarme y construirme. Creo fervorosamente en el infinito poder creador de la palabra. Palabra a palabra, seamos conscientes de ello o no, vamos construyendo nuestra vida. De esto ya no me cabe le menor duda, es un hecho para mí. En cada uno de los tres libros que he publicado doy cuenta de esto.

Vivimos una época de una profunda crisis de paternidad, mientras plasmo estas palabras tengo a mi lado a Dante, mi hijo menor quien justo en este instante me pregunta: ¿Cómo se llama lo que estas escribiendo, es un relato o un libro? No te alcanzas a imaginar la emoción que siento en este momento, esto para mí es un sueño cumplido y por eso me siento en la necesidad de dejar una huella de esta experiencia. A mí me hace muy feliz la paternidad, confieso que soy un completo aprendiz, lejos aún estoy de ser un papa ejemplar, pero la voluntad sigue aquí, acompañándome en esta tarea. Dante por ejemplo ha sido el ser que me ha mostrado el amor en acción. Eso que llamamos amor lo he podido sentir gracias a Dante, y también con Orianna la conexión es muy bonita, sin embargo, observando la interacción con mi hija, me he dado cuenta que tengo una tarea por hacer para conectarme mejor con la energía femenina.

La experiencia de la vasectomía me puso a reflexionar por ejemplo en el dolor de las mujeres. Escuchando a Luz Adriana su relato de los partos de Orianna y Dante, y el dolor que le causó el procedimiento de la pomeroy, no dejo de pensar que definitivamente los hombres la tenemos muy fácil. La vasectomía no duele para nada, es un procedimiento sumamente sencillo, toma apenas unos pocos minutos, es ambulatoria y el postoperatorio no tiene ninguna complicación.

Me alegra mucho haber podido dar los pasos para vivir esta experiencia, y más aún, haberlo podido hacer de la mano de Luz Adriana, quien me acompañó física y emocionalmente. Plasmo estas palabras el 11 de julio de 2018, feliz, muy feliz porque siento que va bien encaminada mi vida.

 

Anuncios
ANDREZ PAZ

ACCIÓN!!!

ACCION

Desde este momento me declaro en acción permanente.

Soy un hombre de 36 años que está luchando arduamente por mantenerse unido a su familia; a sus hijos y su mamá.

Los amo, de verdad que los amo.

Los amo con todo mi ser; con todo mi cuerpo, mi mente y mi espíritu.

Sentir este amor es lo que me da paz.

Cuando siento paz me aprecio y como me aprecio, deseo lo mejor para mi.

¿Y qué es lo mejor para mi?

Una familia!!!

Mi amada familia.

Mis hijos y su mamá.

Porque me amo me doy una familia.

Entre otras cosas, como bien lo afirma mi maestro Miguel, porque es la familia el mejor antídoto contra el suicidio.

Hago propias unas palabras cuyo origen es el lindo corazón de Luz Adriana:

“EL PASADO PUEDE ESTAR LLENO DE LECCIONES O DE LAMENTACIONES Y FRUSTRACIONES”.

La escucho, quizá llego el momento de escucharla.

Ahora que me estoy escuchando a mi, necesito también escucharla a ella.

Sintonizarme con ella.

Conectarme con sus pensamientos.

Observarla y verme a través de lo que leo en sus palabras.

Solo me interesa comprenderla y poder Empatízar con ella.

Quiero que mi pasado, especialmente los últimos tres años que he estado sin ella, estén llenos de lecciones y no de lamentaciones y frustraciones.

Por eso entro en acción y lo hago para mantenerme conectado con esta sensación.

En estos últimos tres años he recibido muchas lecciones de amor, con dolor, pero al fin lección.

Como soy psicólogo, puse la psicología que aprendí al servicio de mi propia vida y no la perdí.

He podido conservar mi vida a pesar del dolor y la frustración que me han acompañado en estos tres años de dura prueba existencial.

De modo pues que ha sido mi propia vida la que me ha reconfirmado el amor por la psicologia, porque justamente me ha ayudado a valorar mi vida, todo en mi vida, lo bueno y lo no tan bueno.

De todo lo que he vivido y sentido, he aprendido, cada experiencia me ha dejado una lección.

Son justamente estas lecciones que me ha dejado la vida, las que estoy escribiendo en mis libros, compartiendo en mis conferencias, utilizando en mis terapias, y aportando a mi comunidad.

Lo medito y me doy cuenta que encontré un camino.

Ver en el pasado un sendero de lecciones, y convertir los dolores y frustraciones en creaciones del presente que me abonen un mejor futuro.

Por eso entro en acción, para compartir estas creaciones contigo, si contigo que estas leyendo este relato por una u otra razón.

Te hablo desde mi corazón y espero tocar el tuyo.

Con el Libro.

La Conferencia.

La Terapia.

O la Comunidad.

Con tu apoyo, me mantendré firme en mi labor como hombre:

Servirle a mi familia!!!

A mis hijos y su mamá.