Publicado en ANDREZ PAZ, DE VIAJE HACIA EL BIENESTAR, LIBRO

RELATO 36. PAPÁ

Hay muchos motivos para celebrar la vida, estar vivos y poder sentir esta experiencia de existir es de por si un motivo de celebración. Celebrar la vida de un hijo es un motivo de intensa alegría. El pasado 31 de enero celebramos la vida de Orianna, ha completado nuestra hija sus primeros diez años de vida. Plasmo estas palabras con una imagen que se niega a evaporarse de mi mente: una joven mujer con su niño de 10 años en sus brazos, a punto de saltar de un puente en Ibagué. Solo se me ocurre una pregunta: ¿Dónde estaba el papá?

La maestra vida nos enseña a vivir a través de la vida propia y de los otros. A veces son lecciones amorosas, otras veces, son lecciones dolorosas. A las buenas o a las malas se nos da la oportunidad de aprender a vivir y convivir. Y si nos negamos, la consecuencia será ser atrapados por un intenso deseo de escapar de esa realidad que sin querer hemos forjado. Ante lo ocurrido con esa mujer y su hijo se me ocurre preguntarme y de paso preguntarte: ¿Será posible prevenir la llegada a ese punto de no retorno?

Estoy muy conmovido, y he querido liberarme de esta sensación practicando una palabra que vengo cultivando este año: GRATITUD. Ser agradecidos con la Vida, independientemente de las circunstancias, nos da energía para vivir; fuerza para luchar y enfrentar las naturales adversidades de la existencia. Como veíamos en relatos anteriores, practicar la Gratitud nos permite desarrollar una mayor capacidad para apreciar la propia vida, al igual que experimentar unos niveles más elevados de bienestar personal y por lo tanto, una mayor cantidad y calidad de emociones positivas. Estoy plenamente convencido que cultivar la gratitud es una poderosa medida preventiva contra el suicidio.

Alguna vez le escuché a Miguel De Zubiria preguntarse: ¿Por qué no me suicido? Hoy me ha llegado también esta pregunta. Yo no me suicido porque tengo un motivo para vivir. Y no uno, sino muchos motivos por los cuales me siento muy agradecido. Quizá, el primero de ellos es el que en este día me tiene plasmando estas palabras: Ser Papá. Hace 10 años la vida me dio esta oportunidad para aferrarme a ella. A veces me pregunto cuál habría sido mi destino de no haber aceptado esta oportunidad. Es más, en ocasiones creo que muy probablemente no habría continuado caminando por los senderos de la psicología y mucho menos habría llegado al camino de la pedagogía.

Ser papá encauzó mi vida. En el fondo siento que Orianna y Dante son los maestros que me envió la Vida para crecer. La paternidad es un llamado a crecer, a ser grandes. Confieso que no ha sido fácil para mi aceptar este llamado, de hecho, creo que gran parte de la crisis que vivimos con Luz Adriana tuvo que ver con esto. Conociéndome, me he dado cuenta que mi temperamento y carácter no estaban dispuestos para este rol, por eso tuve que emprender la construcción de una nueva personalidad. Una nueva forma de pensar, sentir y actuar que me permitiera conectarme con esta vocación de ser papá.

Estoy absolutamente convencido que aceptar el llamado que nos hace la vida para servirle como papás, es fundamental para el Viaje hacia el Bienestar. De modo que además de celebrar la primera década de vida de Orianna, también celebro los 10 años de este rol que le da un inmenso sentido a mi vida.

¿Cómo no estar agradecidos con esta oportunidad que nos da la vida para crecer a través de la paternidad?

De alguna manera, siento que la crisis social tan profunda que estamos viviendo como sociedad, tiene su raíz en la crisis de la paternidad. El padre cada vez más brilla por su ausencia en las células familiares. Yo soy un absoluto convencido de la importancia de trabajar por la Unidad Familiar. A esta causa he consagrado mi vida personal, profesional y vocacional. ¿Hay algo más importante para el futuro de una sociedad? Si se derrumba la familia, se derrumba la sociedad.

Los hombres estamos llamados a romper con las cadenas de violencia en las que fuimos criados. No puede ser que repitamos la historia, ni como familia ni como sociedad. Me niego a aceptar que estamos condenados a vivir en medio de la violencia. Por eso plasmo estas palabras, por eso hago libros, por eso sirvo como psicólogo, por eso ofrezco mi historia, para dejar una huella de esta resistencia. Para recordarme la misión, especialmente en los momentos de desfallecimiento.

La foto que acompaña este relato la tomó Dante. Aquel día estuvimos en el Jardín Botánico, un paraíso en medio de la gran ciudad, allá fuimos a celebrar el cumpleaños de Orianna, casualmente nos encontramos con Sandra Mantilla, quien trabaja allí y nos dio un tour por ese bellísimo escenario. Compartimos unos deliciosos sanduches de aguacate preparados por Luz Adriana y luego nos fuimos para el Parque Simón Bolívar a encontrarnos con Marleny y Patricia (las tías maternas) y con Sander y Damián. Nos acompañó también Jean Franco, el amiguito del barrio que siempre se une a la celebración.

Aquí seguimos en este Viaje hacia el Bienestar, ya encauzados, con la esperanza puesta en el afianzamiento de este proyecto de vida que se construye día a día. Agradeciendo todo lo vivido, sin importar lo sentido.

Anuncios
Publicado en FELICIDAD, fluir, FORMACIÓN AFECTIVA

FELICIDAD (Relato 24)

Hay logros en la vida que uno puede recordar conscientemente para experimentar felicidad. Hoy me levanté con la meta de plasmar estas palabras para conmemorar un logro que me permitió crecer un poco más en este viaje hacia el bienestar en el que ando.

El 22 de septiembre de 2006 me gradué como psicólogo profesional de la Universidad Católica de Colombia. Recuerdo que la ceremonia fue en el centro de Convenciones Gonzalo Jiménez de Quesada. El diploma me lo entregó el Doctor Carlos Vargas (QEPD), me acompañaron mi padre, mi madre, mi tía chila y su esposo Fabio. Casualmente, caminando por la séptima después de la graduación, nos encontramos en el camino con Luz Adriana. Han pasado doce años ya, que veloz es el paso del tiempo.

Reflexionando, me doy cuenta como ese día se cruzaron los dos mundos centrales de mi adultez: el trabajo y el amor, el amor y el trabajo. En ambos mundos he vivido momentos difíciles, de lucha, de contradicción, de emociones encontradas, de altas y bajas, sin embargo, observando todo lo vivido en perspectiva, no eran más que pruebas para aprender y llegar al punto del camino en el que hoy me encuentro.

Este presente de mi existencia lo denomino con una sola palabra: Felicidad. Una felicidad que nace de la gratitud por continuar caminando junto a Luz Adriana y nuestros hijos, este núcleo familiar es mi mayor felicidad, es el eje de mi vida, mi mayor logro la verdad, mas importante incluso que haberme graduado como psicólogo.

Dos años después de ese logro intelectual llegó a mi vida una psicología bonita, una psicología afectiva, muy distinta a la psicología que había conocido en la universidad, de la cual incluso me había desilusionado. De hecho creo que si no hubiese sido por esa poderosa idea de la psicología afectiva me habría dedicado a otra actividad.

Justamente en este mes de septiembre se están cumpliendo 10 años de ese encuentro y he tomado conciencia que la psicología afectiva en realidad es una psicología de la felicidad; una teoría, pero sobre todo una práctica de la felicidad. Ser consciente de esto me hace pensar que más que un trabajo, lo que tengo es una misión: practicar el concepto de felicidad que ha construido la psicología afectiva: cultivar metas, vínculos, cualidades y compartir lo aprendido con entusiasmo.

Hace doce años no me imaginaba que íbamos a hacer una familia con Luz Adriana, y aquí vamos, ad portas de nuestro primer viaje a tierras ecuatorianas en compañía de Orianna y Dante a promover la Formación Afectiva como una herramienta constructora de felicidad.

Y doce años después encontré el tema que más me apasiona como psicólogo: la Felicidad. Estoy absolutamente convencido, como persona y profesional de la psicología, que nada más importa en esta vida que ser feliz. Como dicen por ahi, todo lo demás llega por añadidura.

En estos momentos por ejemplo estoy experimentando una intensa felicidad intelectual, propia del cultivo de la palabra y del trabajo con ideas. Quiero cumplir una meta que me he trazado: alimentar este libro con relatos escritos en tres días del mes: el 1, 11 y 22, días para dar cuenta de este viaje hacia el bienestar en el que estoy inmerso. No lo hacía desde el día en que reporté la novedad de la vasectomía, el 11 de julio.

Ya lo sé, la Felicidad es el Camino hacia el Bienestar.

#Deviajehaciaelbienestar

#FelicidadIntelectual
#FelicidadIntelectual

Publicado en ANDREZ PAZ, COLUMNAS DE OPINION SOCIOPOLITICA, COLUMNAS SEMANA

LOS RETOS

 

 

Acabo de escuchar unas palabras que han actuado como detonante para lanzarme a darle vida a esta columna de opinión sociopolítica: “El que quiere permanecer en la historia debe escribir.” Yo quiero hacer una historia personal, poder aprender de mí mismo a partir de la reflexión sobre lo que escribo. Estoy plenamente convencido que cultivar la palabra le permite a uno conocerse, pero también diseñarse y construirse.

Eduardo Galeano decía que no estamos hechos de átomos sino de historias. Y las historias están hechas de palabras, somos palabras encarnadas. Esta semana una palabra me tuvo pensando: LOS RETOS.

Me fui a buscar al sabio diccionario y me encontré con que un reto es un objetivo o empeño difícil de llevar a cabo, y que constituye por ello un estímulo y un desafío para quien lo afronta.

¿Cuáles son los retos de Duque?

Creo que el principal de ellos será gobernar con independencia del expresidente Uribe. Empeño bastante difícil, pareciera que se mueve entre dos posibilidades: o la sumisión al jefe, a quien el mismo Duque llama el “presidente eterno”, o el sensato distanciamiento político de su mentor para ser leal a sí mismo y dejar su propio legado, tal y como bien lo hizo Juan Manuel Santos quien tuvo la valentía de creer en la paz y jugársela por ella a pesar de la retrechera oposición de Uribe y su legión de egos combatientes.

Estoy observando el diccionario y me causa curiosidad la conexión que hay entre la palabra “reto” y otras vecinas suyas:

RETOcar.

RETOmar.

Una acepción de Retocar es:

“perfeccionar el maquillaje de alguien”.

Leo esta definición, observo el rostro de Iván Duque y me pregunto:

¿Será una mirada autentica?

¿Será un político transparente?

¿No será un producto del marketing político?

¿No será un mero maquillaje político?

Mas diciente me resulta la definición de Retomar:

“volver a tomar, reanudar algo que se había interrumpido”.

¿Vuelve Uribe al poder ejecutivo por intermedio de Duque?

¿Vuelve el cuento de la seguridad democrática?

A pesar de mis dudas, prefiero ser optimista y creer que Iván Duque será él mismo. No un simple títere, sino un presidente en ejercicio, con vocación de centro, capaz de darle la espalda a toda esa legión de corrupción, fanatismo y mafia que está pegada a su imagen.

Ese es el principal reto de Iván Duque ser Iván Duque.

Y quizá este es el principal reto de cada uno de nosotros, ser nosotros mismos, ser lo que elegimos ser.

Mi principal reto por ejemplo es vivir a plenitud la personalidad que elegí.

Aportarle decididamente a mi núcleo familiar, conectarme con toda mi tribu familiar, ser un constructor de paz, un cultivador de la palabra y de vínculos; quiero vivir de las palabras, haciendo libros y conferencias, desarrollarme como Storyteller. Responder activamente al llamado de la Pedagogía Conceptual, servirle a esta sociedad como un pedagogo político que constantemente siembra conciencia social. Encarnar la Psicología Afectiva y con sus enseñanzas, disfrutar de la tarea de ser un profesor de psicología de la felicidad. Y sobre todo, ser un Servidor, alguien que está al servicio de sus colegas para acompañarlos en los momentos difíciles de su camino y su vocación. Como diría Miguel De Zubiria, esta es la esencia de una persona autotelica, alguien que define sus anhelos, metas, proyectos y que está plenamente inmerso en el flujo de la vida.

Como bien lo dice el director de la Revista Semana, talante y liderazgo necesita Iván Duque para asumir este gran reto de su vida: gobernar un país que se debate entre un pasado violento y un futuro de paz. Lo mismo necesitamos cada uno de nosotros, conducir nuestra propia vida con talante y liderazgo, gobernarnos a nosotros mismos, no esperar a que los demás hagan por nosotros lo que a cada uno le corresponde hacer por sí mismo.

Termino con una palabra que le escuché varias veces en campaña a Iván Duque:

Congruencia.

Para afrontar nuestros retos tenemos que ser congruentes entre lo que pensamos, sentimos y actuamos.

¿Y tú, ya tienes claros tus retos?

Publicado en ANDREZ PAZ, COLUMNAS DE OPINION SOCIOPOLITICA, COLUMNAS SEMANA, Pedagogia Politica

¿CLEPTOCRACIA O DEMOCRACIA?


 

Hace ocho días, el 8 de junio, mi maestro Miguel De Zubiria lanzó su nuevo libro titulado: ¿ERES FELIZ? Casualmente, lo hizo en el mismo auditorio del hotel en el que me gradué de bachiller en 1998. Aquel año, Andrés Pastrana acababa de llegar a la presidencia con la promesa de un proceso de paz con las Farc. Con ese hecho social llegué a mi mayoría de edad y logré coronar una meta muy luchada luego de pasar por varias instituciones educativas y en varias modalidades de estudio.

El día que me gradué de bachiller fui muy feliz, 20 años después, evoqué esa felicidad y en la conferencia de Miguel caí en cuenta que el lanzamiento de ese libro me confirmaba un camino elegido: Ser Profesor de Psicología de la Felicidad. Dos décadas pasaron para descubrir el trabajo de mi vida. Luego de la presentación compartimos un rato con el maestro, en compañía de Carolina Jiménez, su más aplicada discípula de Psicología Afectiva, y quien luego del evento me puso a llenar un cuestionario de psicología política que Miguel está construyendo; quedé un poco sorprendido con los resultados, y al mismo tiempo confirmé un llamado que he sentido en esta época de elecciones presidenciales: la pedagogía política.

La primera conclusión a la que he podido llegar luego de reflexionar lo vivido ese mágico día, es que existe una estrecha relación entre la Felicidad y la Política.  Una política bien hecha, bien pensada, bien sentida, es una política que produce felicidad social, y por ende felicidad familiar y personal.

¿Cuál de los dos grupos políticos enfrentados en esta contienda electoral contribuyen con la auténtica felicidad de la sociedad colombiana?

¿El Centro Democrático y toda esa tripulación que sin duda alguna tiene mucho que ver en ese desangre del Estado llamado corrupción?

¿Cuánto de esos 50 billones de pesos anuales han ido a parar a los bolsillos de esos que hoy están montados en el barco uribista?

¿No es la corrupción un atentado contra la felicidad de los colombianos?

Yo estoy convencido que la Felicidad tiene que ver con la equidad, con la justicia social, con las oportunidades de educación, con el respeto por la diferencia, con la valoración del pluralismo y la diversidad. Yo creo que la Colombia Humana y todas las fuerzas políticas que se han unido a su lucha política tienen que ver con estos anhelos. Millones de personas de todos los sectores de la sociedad están creyendo en esta posibilidad. Yo soy uno esos que creen en la posibilidad de construir una auténtica democracia, más profunda y participativa en la que sea posible ser realmente feliz y vivir en paz construyendo cada uno su propio proyecto de vida.

De modo que ha llegado la hora de verdad. Es el momento de decidir; no entre dos figuras políticas, sino entre dos formas de estar en sociedad: la cleptocracia o la democracia.

De acuerdo con Wikipedia, “la Cleptocracia (del griego clepto, ‘robo’; y cracia, ‘fuerza’ = dominio de los ladrones) es el establecimiento y desarrollo del poder basado en el robo de capital, institucionalizando la corrupción y sus derivados como el nepotismo, el clientelismo político y/o el peculado, de forma que estas acciones delictivas quedan impunes debido a que todos los sectores del poder están corruptos, desde la justicia, funcionarios de la ley y todo el sistema político y económico.”

De corrupción, nepotismo, clientelismo político y/o peculado está lleno el barco del Centro Democrático que está ávido de poder para poder hacer de las suyas e implantar una  nefasta cleptocracia muy parecida a la actual situación venezolana. Las encuestas dicen que ganará, yo espero que no.

Yo espero que gane la Democracia, que gane la Colombia Humana, con todo y sus imperfecciones, es preferible a un gobierno de delincuentes que ve enemigos por todo lado, que hace uso del miedo, la mentira y la manipulación para obstaculizar la construcción de una cultura de paz en el que tema central sea la Educación, y no la violencia política ni la corrupción.

Soy muy feliz expresando estos pensamientos, aunque de pronto no le gusten del todo a mi maestro Miguel, que muy a mi pesar ve con mejores ojos la propuesta política que tanto crítico, paradójicamente, políticamente me siento más afín con la postura de su hermano Julián De Zubiria, quien hizo público su apoyo a Gustavo Petro.

De todas maneras, pase lo que pase, y gane quien gane, queda claro que será necesario un fuerte trabajo psicológico y pedagógico para reconciliar esta sociedad herida por tantos años de violencia, y no solo guerrillera, sino también paramilitar, estatal y mafiosa.

La paz es felicidad, por eso vale la pena seguir apostándole a este proceso de construcción de paz que a buena hora inició el Presidente Santos, no ha sido fácil, no es fácil y no será fácil, tal y como ocurre con la Felicidad que es una tarea para nada fácil. Sin embargo, se facilita cuando aparecen en la vida herramientas tan poderosas como las que viene creando el maestro Miguel y que sintetizó con gran habilidad en su nuevo libro: ¿Eres Feliz?   

En estos momentos soy muy feliz, porque luego de mucho esfuerzo por centrar mi atención, he logrado cumplir la meta de escribir esta columna de opinión sociopolítica, lo cual me hace sentir bien conmigo mismo porque me estoy obedeciendo en la orden que me he dado: escribir cada semana una columna inspirado en la portada de la Revista Semana.

Según lo que he aprehendido, las metas son la primera fuente de felicidad, activan un circuito neuroquímico de producción de dopamina, adrenalina, endorfinas, serotonina y oxitocina; al mismo tiempo, las metas crean interacciones y vínculos, la segunda fuente de felicidad.

La sola idea de pensar en país sin corrupción, en paz y educado, me da mucha felicidad. Por eso vale la pena sumarse a esta meta colectiva. Sin miedo, con confianza y esperanza.

Yo no quiero una cleptocracia, deseo una democracia, ¿Y tú?

 

Publicado en ANDREZ PAZ, Coredsa, DE VIAJE HACIA EL BIENESTAR, fundacion alberto merani

RELATO 22. TRABAJAR COMO DOCENTE DE PSICOLOGÍA…Y CONSULTOR DE FELICIDAD

Hace unos años aprendí que los seres humanos tenemos unas necesidades psicológicas, las cuales al ser satisfechas contribuyen con nuestra supervivencia, crecimiento y trascendencia.

Dichas necesidades son el sentido de comunidad, la estructura mental y el significado o sentido de vida.

Luego de varias semanas sin trabajar en este cultivo de palabras que he llamado De Viaje Hacia el Bienestar, retomo esta tarea que me permite justamente reflexionar sobre la satisfacción de mis propias necesidades psicológicas.

Me interesa mucho mostrar este proceso porque vivo la psicología de la mano de la pedagogía, es decir, estoy convencido que los psicólogos tenemos una gran responsabilidad educativa y como tal, la modelación resulta clave para comunicar los conceptos psicológicos que sabemos pueden contribuir con nuestro bienestar y el bienestar de las personas que por una u otra razón llegan a nuestras manos.

Plasmo estas palabras el 23 de abril de 2018, el anterior relato lo publiqué el 9 de marzo, se trataba de una carta que mi Yo adulto le envió a mi Yo niño reportándole una novedad: 25 años después por fin tenía una clara estructura mental, una personalidad elegida, una identidad.

Misteriosamente, o quizá, lógicamente, días después de haber logrado llegar a esa estructura mental, empecé a experimentar con mayor intensidad el sentido de comunidad. Hoy estoy conectado con tres comunidades; una familiar y dos laborales.

Hace siete meses estoy viviendo de nuevo con el núcleo familiar del cual soy parte, eso para mí es una gran fuente de felicidad. En realidad yo creo que estar conectado a un núcleo familiar le da a uno la energía requerida para hacerle frente a los desafíos de la vida. Cada vez que uno se conecta con su núcleo familiar, se recarga, se anima, se motiva para luchar, estudiar y trabajar. La fuerza viene de allí, al menos así lo estoy experimentando yo.

Creo que esta conexión familiar me ha dado el movimiento para conectarme con dos instituciones dedicadas al campo educativo. Esto me tiene sumamente contento, soy parte de dos comunidades educativas afines a mis propios intereses profesionales; pedagógicos y psicológicos.

En COREDSA estoy trabajando como docente de psicología. Desarrollando la cátedra de ética y desarrollo humano, la cual trabajo desde el abordaje conceptual de la psicología afectiva y la psicología positiva. Espero en próximos relatos hablar con más detalle de esta experiencia con jóvenes y adultos que están trabajando su meta de ser bachilleres, y como la psicología les aporta en su proceso educativo con miras a prepararse para crecer en la vida.

Este trabajo para mí es un sueño cumplido, ser docente de psicología en una institución educativa de bachillerato para adultos. Casualmente, la misma institución de la que egresé en 1998, año en el que cursé los grados décimo y once. Volví como profesor a mi alma mater de bachiller. Ojalá algún día ocurra lo mismo con mi universidad.

Me llega esta responsabilidad a los 37 años, y me alegra mucho que me haya llegado luego de haber superado el naufragio familiar. Una experiencia que me dejó muchas lecciones de vida. Ahora que estoy disfrutando este momento de unidad familiar en mi vida, recuerdo esos dolores y comprendo que todo tenía un sentido, un propósito, una razón de ser.

La enseñanza es mi don, por eso estoy tan feliz de haberme confirmado en él. Estoy muy agradecido con la confianza que los profesores María Inés y Rubén están depositado en esta propuesta y por la oportunidad que me dan de ejercitar las funciones ejecutivas que tanto requiero fortalecer para crecer.

En esta misma institución estamos desarrollando un proyecto de capacitación en habilidades blandas, en alianza con la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI) se busca dotar de herramientas que aumenten la empleabilidad de personas sobrevivientes del conflicto armado. Una bella labor psicológica y pedagógica que me hace experimentar un profundo sentido de vida.

Como diría Martin Seligman, en el sentido de vida está la auténtica felicidad. Mientras plasmo estas palabras experimento una sensación de plenitud. Encontré lo que salí a buscar hace 25 años cuando me fui de casa de la mano de un tío que fue mi primer compañero de viaje.

¿Qué encontraste Andrés?

Encontré mi propio camino de felicidad.

La felicidad es el camino hacia el bienestar y cada quien debe encontrar su propio camino.

Caminar día a día de la mano de mi núcleo familiar es una gran felicidad para mí.

Ser docente para mi es una gran felicidad.

Este es mi camino de felicidad, ser padre, ser docente, hacer uso de las herramientas de la pedagogía y la psicología para asumir esa dura tarea de la educación de nuestros hijos y nuestros estudiantes.

Y como mi pasión máxima es escribir, pretendo dar cuenta de todo este proceso cultivando palabras, técnicamente hablando, haciendo ejercicios metacognitivos que me permitan mejorar mis niveles de atención, autocontrol y perseverancia, tal y como lo sugiere uno de los dos pedagogos que más admiro: José Antonio Marina.

Miguel de Zubiria es el otro pedagogo que además de admirar, aprecio por todo lo que he aprendido de él en los 10 años que llevamos interactuando. Ahora por fin soy parte de la Fundación Alberto Merani, estoy conectado con esta comunidad pedagógica, conexión que es para mí una gran fuente de felicidad.

Casualmente, aterricé en un proyecto de consultoría pedagógica para la Gobernación de Cundinamarca, cuyo gobernador actual está interesado en crear una cultura de la felicidad en el departamento. Un proyecto fascinante.

Aquí vamos, satisfaciendo mis necesidades psicológicas y reflexionando para ser más consciente de este proceso.

Creo que la felicidad es el camino hacia el bienestar.

Creo que satisfaciendo las necesidades de comunidad, estructura y significado podemos experimentar bienestar.

Escribo estos relatos porque creo que la vida no es solo luchar, estudiar y trabajar; también se puede sacar tiempo para crear, para el Autodesarrollo como diría psicología afectiva.

Atender una familia y dos trabajos demanda tiempo, sin embargo, espero seguir con esta serie de relatos, al menos uno cada semana.

Creo que cultivando palabras vamos creando nuestra propia realidad y dándole sentido a nuestra propia vida.

Esta es mi forma de vivir la psicología y poner en practica la pedagogía.

La verdad es que yo soy un creyente de la Educación y creo que ésta debe partir de la propia vida.

Publicado en DE VIAJE HACIA EL BIENESTAR, LIBRO 8

RELATO 17. ¿TRABAJAR PARA QUÉ? -Carta a un Amigo-

CON RODOLFO EN RESTAURANTE

Muy apreciado amigo Rodolfo:

¿Te has hecho esta pregunta alguna vez?

¿Trabajar para qué?

¿Para ganar dinero?

¿Para comprar cosas?

¿Trabajar para qué?

Quiero creer que se puede trabajar para GANAR VINCULOS.

No creo que el trabajo solo sea para ganar dinero, si esto es así, entonces Miguel tiene razón, el trabajo que viene de “Tripalium” es una tortura y por ende trabajar resultaría de esclavos.

Trabajar para ganar vínculos, así como lo hacían nuestros antepasados, los cazadores-recolectores, para quienes era apenas natural ganar vínculos, pues de ello dependía su supervivencia, no de un salario, sino de la cantidad y calidad de sus vínculos. Ahí sí, trabajar deja de ser una tortura y se convierte en un grato placer, en una fuente de inmensa satisfacción.

Por todo, mi querido amigo, ambos sabemos que los vínculos afectivos son el mayor tesoro de la vida, como bien lo escuché de Luz Adriana alguna vez: “la afectividad es el motor de la existencia.”

Te cuento que leyendo un libro poderoso me encontré con estas palabras de un tal Immanuel Kant:

“No trates a los demás como si fueran medios para alcanzar determinados fines, sino como fines en sí mismos.”

¿Qué tal ah?

Justo lo que hemos venido hablando en los últimos días compa; los vínculos como fines en sí mismos.

El día que te escuché decir esas palabras de Kant se conectaron muchas neuronas en mí. Empecé a sentir que no es descabellada la idea de trabajar para ganar vínculos y como todo trabajo que se aprecie, el cultivo de vínculos requiere esfuerzo, compromiso y mucha paciencia.

Llegan a mi conciencia unas palabras de Miguel sembradas en un bello libro que estoy redescubriendo:

“Todos venimos de una estrategia basada en la afectividad, fue nuestra,… única tabla de salvación.”

Pues sí, parece mi estimado amigo que Ganar Vínculos es lo único que nos libera de la pobreza en todas sus dimensiones, son los vínculos la primera condición de Bienestar. ¿No fueron los vínculos los que te salvaron en tu más reciente crisis?

Debo confesarte y reconocerme al mismo tiempo, que yo no he sido muy buen cultivador de vínculos, hábil para iniciar, sí, pero incompetente para profundizar. Por eso valoro tanto el vínculo contigo, bien lo sabes que en realidad eres mi primer amigo de la adultez. Y que bueno, porque este primer amigo ha sido como una Neurona Espejo para mi aprendizaje.

Entonces amigo Rodolfo, volviendo al principio:

¿Trabajar para qué?

Lo tengo claro, trabajar para Ganar Vínculos, ya no tengo ninguna duda, los vínculos son la mayor riqueza, y esto no es solo poesía, es un asunto de supervivencia; solo bien vinculados podremos crecer y pararnos con firmeza en la adultez.

Muchas gracias Rodolfillo por ser uno de mis vínculos y por mostrarme en la acción el inmenso valor de la amistad. Afortunado soy.

Me siento tentado a terminar esta carta para ti con una palabra:

Servir.

Servir es la mejor manera de Ganar Vínculos.

El acto de servir en sí mismo ya es una gran fuente de felicidad que lo libera a uno de la expectativa de la reciprocidad. Y la razón es muy sencilla. Me he dado cuenta que cuando se pone la actitud de servicio en acción, el cerebro lo recompensa a uno con sustancias bioquímicas que le producen mucha alegría, y esto hace que las demás actividades que uno lleva a cabo queden impregnadas con esta energía. Así lo experimenté la semana pasada con un par de colegas y de ahí surgió el entusiasmo por ejemplo para volver a escribirle a Miguel y para emprender el proyecto del Psicólogo Amigo en Transmilenio. En otras palabras, servir nos da energía emocional para vivir.

En fin, es mucho lo que hay para conversar al respecto, ya tendremos tiempo en nuestros encuentros de Afectivistas.

Un fuerte abrazo compa.

Espero que esa nueva experiencia laboral que estás viviendo sea fuente de muchos vínculos, y que a finales de esta temporada podamos hacer un buen balance de lo vivido y aprendido.

Con sincero aprecio.

Ándrez Paz.

Publicado en ANDREZ PAZ, DE VIAJE HACIA EL BIENESTAR, LIBRO 8

15. EL YO ELEGIDO

 

“Yo elijo que quiero en mi vida”

-Patricia Castañeda Paz-

“Enfócate en ganar vínculos, no solo en ganar dinero, porque si ganas vínculos, el dinero llegará naturalmente a ti. La clave maestra es una sola: SERVIR.”

-Ándrez Paz-

“Todo inicio necesita por lo menos tres actitudes: Esperanza, Confianza y Disposición al trabajo. No puedes iniciar ningún proyecto creyendo que vas a fracasar, ni puedes dejar que el pesimismo sea el motor que te mueva a actuar en tu vida diaria. Para empezar un nuevo día, mes, o cualquier proyecto, es necesario tener la esperanza de que todo va a ser mucho mejor de como venía siendo.”

-Alberto Linero-

“Si uno es indiferente a los problemas de los demás, los demás serán indiferentes a los problemas de uno.”

Swami Paramadvaiti 

“Recuerda siempre que tu identidad es una identidad compartida, y que en eso reside Su realidad.”

UCDM

 

EL YO ELEGIDO

Estoy creando una vida, la mía, no sé qué tan bien lo esté haciendo, lo cierto es que me levanto cada día con este proyecto en mente que me mueve el corazón.

¿QUÉ VIDA QUIERO?

Quiero una vida con Bienestar.

Es lo primero que a mi conciencia llega:

Bienestar.

Deseo fervorosamente una vida con Bienestar.

Nacen estas palabras en el centro de operaciones de nuestra Fundación; Luz Adriana guarda silencio, reflexiona, de vez en cuando mira a su compañero, quien mientras tanto, plasma estas palabras con la esperanza de cultivar memoria. Sé que volveré por estas líneas y encontraré más respuestas a la pregunta:

¿QUÉ VIDA QUIERO?

Quiero una vida con Bienestar en todas las áreas de la existencia. TODAS. Pase lo que pase, y haga pasar lo que haga pasar, lo que deseo con todas las fuerzas de mi Ser Consciente es una vida con Bienestar.

La quiero para mí.

Y como anhelo tanto que esto sea asi, entonces hago un alto en el camino, respiro profundo y digo para ti:

Mi meta es tu Bienestar.

Si tu creces, yo crezco.

Si tu estas bien, yo estoy mejor.

Ya me di cuenta que la única manera de experimentar este Bienestar que quiero es Sirviendo.

Servir es clave.

Ya lo capté.

Casi que no florece esta semilla sembrada hace tantos años en mi inconsciente.

Servir. Si, ya lo capté.

Servirte a ti.

A ti.

El Bienestar que deseo será una realidad en mí, si te sirvo a ti.

Ganamos los dos.

Ganas tú y gano yo.

Es una Ley del Bienestar.

Ganar-Ganar.

Vivimos tiempos exigentes y desafiantes para nuestras mentes y nuestros espíritus, gracias a Internet vamos a una gran velocidad, el tiempo, al menos para mí, está pasando muy rápido, como si los años de hoy, fueran más cortos que los años de ayer, por esta razón es vital conectarse con el Bienestar.

Hay que estar bien para poder movernos con lucidez por estos tiempos ultramodernos como diría el gran Filósofo José Antonio Marina. “De una vez te las canto”, como dirían mis parceros; yo admiro la obra de este intelectual español. JAM, puras siglas de súper héroe.

José Antonio Marina ha creado una obra muy profunda además de bella, alguna vez interactuamos, le causo curiosidad mi experiencia pedagógica en Transmilenio. El caso es que el trabajo de este hombre es muy valioso y día a día está muy presente en mis constantes lecturas y reflexiones.

Los conceptos que JAM ha desarrollado y la lucidez con la que procesa la información de los campos que ha cultivado, -de la neurociencia a la ética, como él mismo lo dice- son muy útiles y relevantes en mi trabajo como Psicólogo Amigo.

¿PSICOLOGO AMIGO?

Jejejeejej, estoy muy contento.

Psicólogo Amigo.

Me parece muy bonito.

Llega a mi mente una foto del Padre Arnoldo Acosta con el Maestro Miguel De Zubiria.

Y luego sube a mi conciencia este pensamiento:

“La vida no tiene sentido, a la vida hay que darle sentido.”

Por eso escribo y plasmo estas palabras que ahora tú estás leyendo (me encantaría conocerte), porque escribiendo le doy sentido a mi vida, es decir, con la escritura proceso las experiencias que significan algo para mi subsistencia, crecimiento y trascendencia.

Yo creo que me hice psicólogo gracias a las experiencias vividas con mi papá Eduardo, especialmente en los primeros 12 años de mi vida. Y creo que el tipo de psicólogo que soy está muy influenciado por los años que viví la experiencia amigoniana internado en los programas de la Congregación de Religiosos Terciarios Capuchinos, particularmente entre los 13 y los 16 años, cuando el rector de la Linda el padre Arnoldo Acosta. Y soy un Psicólogo Amigo por los 10 años llevo que llevo interactuando con el concepto de Psicología Afectiva, y con su creador, el maestro Miguel de Zubiria, lo cual hizo que me convirtiera en un entusiasta divulgador de la Afectividad.

Y llega a mi mente la foto donde están los tres, aquel 7 de diciembre de 2015. Un día único en mi vida. Como un milagro ver juntos a  esos tres seres que han marcado mi destino.

Hoy es 8 de febrero, mi hermana Viviana ha llegado al nivel 33 del Juego de Su Vida. Celebro este día y plasmo estas palabras como evidencia de que te tuve en mente hermanita querida. Tú eres la del medio, por eso siento que eres la conciencia del Nucleo Familiar del cual provenimos. ¿No ha sido fácil, verdad? Pero estamos vivos hermanita, somos sobrevivientes. Dos canciones me llegaron en este instante gracias a ti:

“Sin Ver Ni Oír”

“Mi Amigo Está En Casa”

Que mensajes hermanita, muchas gracias por esas dosis de conciencia, de polo a tierra.

La imagen que acompaña este relato es como una presentación que he hecho para aquellas personas que estén interesadas en darme la oportunidad de ser su Psicólogo Amigo, de que me elijas como tu psicólogo, para que trabajemos juntos, para que nos entrenemos afectivamente. Para que nos ayudemos en la Formación y Sanación de nuestros Núcleos Familiares.

Esa imagen es como el resumen de mi hoja de vida. Con esas palabras sintetizo lo que soy y elegí ser.

El 15 de noviembre del año pasado, en el relato 2 de este seria me preguntaba:

¿QUÉ HACER PARA EVOLUCIONAR DE LA POBREZA HACIA EL BIENESTAR?

Y en el mismo me respondía:

“Crear, creo que el viaje de la pobreza hacia el bienestar se hace creando.“

Han pasado 11 semanas desde entonces y trece relatos después me doy cuenta que lo hay que crear es una personalidad elegida.

Pues bien, esta es la mía, te la presento.

No ha surgido de la noche a la mañana, llevo años ya practicando el Autoconocimiento que me trajo a este punto, 25 diría yo, haciendo este viaje que empezó en realidad cuando salí de casa a los 12 años.

Hoy tengo 37 y estoy listo para vivir estas palabras:

“Sirve a los demás.

Mahatma Gandhi una vez dijo que “la mejor manera de encontrarte a ti mismo es perderte en el servicio hacia los demás.” La introspección y no alcanzar a los demás puede causar que te alejes de la gente. Servir a otras personas y a la comunidad es la mejor manera de encontrar el propósito y el sentido del lugar en el mundo. Cuando veas lo dura que puede ser la vida de las personas más necesitadas que tú, puede ser una llamada para que despiertes y pongas en perspectiva tus preocupaciones. Te ayudará a ver qué has tenido oportunidades durante tu vida. Descubrirás lo que realmente importa. Pruébalo. Te gustará.”

Este es mi Yo Elegido.

Y quien mejor que José Antonio Marina para ir concluyendo este relato que hoy te comparto:

“Somos seres impulsados a vivir, a actuar, a enfrentarnos con la realidad. Pero no estamos movidos solo por impulsos y por objetivos fijados biológicamente, sino también por metas que conscientemente nos proponemos y con las que nos seducimos desde lejos, con mayor o menor fortuna.”

El 26 de julio de 2016, escribía en el día 17 de Tiempos de Pan:

“El amor que más necesito experimentar es el amor familiar.”

Desde el 1 de octubre de 2017 lo estoy experimentando de nuevo, y por eso estoy tan inspirado creando. Porque estoy compartiendo la vida con mi Nucleo Familiar.

Hoy justamente me llegaron estas palabras:

“Se camina hacia la funcionalidad familiar, o se continua en la disfuncionalidad, tú eliges, consciente o inconscientemente, tú eliges.”

Y me quedo con este mensaje que a través del amigo Yuri me llegó:

“No tenga miedo de luchar. Recuerde sus convicciones y su origen.”

-YU-

I Ching 16

 

Publicado en ANDREZ PAZ, DE VIAJE HACIA EL BIENESTAR, LIBRO 8

14. 12 AÑOS; UNA FAMILIA Y UNA CAUSA EN COMÚN…

“Hay que renovar ideas con respecto al amor”

Papisa-Sol

Tara

“El trabajo de un hombre o mujer le permite supervivir. El de dos crea riqueza.”

Miguel de Zubiria

“Fuerzas que tiran en direcciones opuestas son equilibradas a través de un adecuado manejo de la voluntad. (…) Necesidad de un flujo de sentimientos en las relaciones, con un importante potencial de armonía y cooperación.”

Arcano 14

-La Templanza-

Son las 8pm. Hoy es 28 de enero de 2018. No quiero que termine el día sin plasmar estas palabras. Lo hago para conmemorar el día en que la casualidad trajo a mi vida a esta mujer. Y me siento satisfecho, no me lo puedo negar. La verdad es que me alegra por mí, que doce años después aún sigamos compartiendo la vida. No como muchos se imaginan, estos no son tiempos de eros sino de ágape, de compartir, de vivir y convivir en familia. De seguir soñando, de seguir creyendo que podemos ser un Núcleo Familiar Unido y Funcional. De creer que se pueden romper las cadenas de la violencia, de no repetir la historia sino más bien de crear una nueva.

Nos estamos viendo por segunda vez Juego de Tronos, una joya psicológica, hoy vimos una batalla épica entre  Ramsey y Jhon Snow, disfrutamos mucho de esta serie, al lado de Patico. La verdad yo siento que vivo como en una fraternidad, recuerdo que en mis años de adolescente, cuando vivía en un internado en Manizales, llegué a pensar que podía ser un Terciario Capuchino o un monje consagrado al estudio y la contemplación, alejado de las “tentaciones de la carne” jejejeje. Pero ese no era mi destino, el mío era amar a una mujer y con ella armar un Núcleo Familiar.

La foto que acompaña este relato es de esa época, del 2006, estábamos en plena juventud, gozando de sus mieles, 23 años tenía Luz Adriana y yo 25. Ha tiempos aquellos.

Llevamos 12 años viajando juntos, y pasamos de pareja a compañeros, amigos, socios y familia.

12 años han pasado ya, muchas emociones, muchas palabras, muchos ires y venires, mucha hiel también. Ahora que lo miro a la distancia, me doy cuenta que todo lo vivido no han sido más que pruebas, todo un aprendizaje de la maestra vida.

No imaginábamos en aquel momento que teníamos un destino en común, casualmente, hoy me encontré con las siguientes palabras en la lectura de Tiempos de Pan, el libro que en los próximos días voy a publicar:

“Tenemos el más grande proyecto en común que pueden emprender un hombre y una mujer:

La crianza de dos hijos.

Nuestros hijos.

Nuestras responsabilidades.

Nuestras oportunidades para crear.

Para conocer en esta vida la adultez.

Para trascender nuestro ego.

Para construir comunidad.

Si uno logra crear una comunidad familiar es capaz de darle vida a una comunidad social.

La comunión familiar es la mejor estrategia para la atracción del pan.

Donde hay unidad familiar hay pan.

Pan no solo para sobrevivir, sino también para crecer y trascender”.

Al respecto hay palabras que son muy claras:

“Si un reino está dividido en bandos opuestos, no puede subsistir. Una familia dividida tampoco puede subsistir.”

Yo provengo de un Núcleo Familiar muy disfuncional y dividido, esa realidad me persiguió hasta mi adultez, a tal punto que un día me hice consciente que era intelectualmente adulto pero emocionalmente niño, ahí comprendí la raíz de todos los conflictos que tuvimos con Luz Adriana, eso me permitió ser consciente del por qué fue necesario finalizar la relación de pareja, tomar distancia mutua y emprender un proceso de autoconocimiento que nos mostrara a cada uno el camino a seguir.

Luz Adriana transformó todo su dolor en una Fundación consagrada a la Formación Afectiva y yo me dediqué a explorar mi potencial, a tratar de identificar para que era realmente bueno, y en esa búsqueda me hice consciente de mi profundo amor por las palabras y el cultivo de vínculos afectivos.

Justamente este tema de la Afectividad es nuestra causa en común.

Nos une el amor por nuestros hijos y por la Afectividad.

Mi deseo es que Orianna y Dante crezcan en un Núcleo Familiar Unido y Funcional. Es decir, que la maternidad y la paternidad esté presente en sus vidas. Que no tengan que perder el tiempo tratando de sanar sus raíces, sino que puedan descubrir sus dones y talentos, crecer, desplegar su potencial y ponerlo al servicio de la sociedad.

Creo que esta  meta familiar es el vehículo para mi crecimiento afectivo. Vuelvo a escuchar las palabras de Jodorowsky diciéndome:

“Encontrarse, ser adulto, es descubrir lo divino que hay en nosotros, liberándolo de los estorbos emocionales, mentales y sexuales que constituyen el ego individual.”

Esto es lo que he hecho durante todo esto tiempo, luchar para liberarme de esos estorbos, trabajar para trascender mi ego, enfocarme en el desarrollo de mi potencial para ponerlo al servicio del bienestar de mi Núcleo Familiar, aceptando que hay muchas formas de emprender familia, no solo la convencional del hombre como la cabeza del hogar y la mujer como su ayuda idónea, sino también, como la que hoy estamos viviendo con Luz Adriana; compartiendo espacio, libres del yugo, y comprometidos con nuestra tarea familiar y social.

Así como todo lo que ha pasado es aprendizaje, todo lo que pase de aquí en adelante es ganancia.

¿Cómo no va a ser ganancia estar compartiendo de nuevo tu vida con el Núcleo Familiar del cual eres parte?

Sigo caminando, ya sé que se hace camino al andar, y en esta segunda parte del viaje hacia el bienestar en el que ando, me están llegando sensaciones de abundancia, siento que al estar compartiendo la vida con los seres que amo, los recursos que requerimos para nuestra subsistencia están al alcance de la mano.

Casualmente, esta mañana me encontré con otro mensaje sembrado en Tiempos de Pan:

“Si uno se consagra al servicio de la familia y de la sociedad en la que vive, no tendrá que trabajar más, solo servir y vivir.

Vivir sirviendo.

Cumpliendo nuestra función; familiar y social.”

Publicado en ANDREZ PAZ, DE VIAJE HACIA EL BIENESTAR, LIBRO 8

13. STORYTELLER

“Seamos prolíficos en elogios y carentes de adulación. El elogio autentico nace de la convicción del mérito, del talento, o de la virtud ajena que es reconocida por quien elogia.”

Luis Aníbal López

-77 Claves de Asertividad Comunicacional-

“La admiración por las cosas buenas de cada persona permite valorarlas, tener armónicas relaciones con ellas y aprender sus cualidades.”

Julio Ponce de León / Carlos Lemoine Amaya

-Como Manejar la Libertad-

“Luchas que pueden culminar en un triunfo (…) Ha pasado el tiempo de pensar y ha llegado el de hacer (…) Poco dinero, pero constante y suficiente para asegurar la supervivencia y los gastos básicos (…) Los problemas de la pareja no son graves, sino que es aquello que forma su entorno lo que tiene importancia y relevancia (problemas familiares, económicos, etc) (…)  Inteligencia y habilidad para transformar la propia vida, habla de talentos potenciales y habilidades creativas, predice una oleada de energía e intuición como motor para poner en marcha nuevas oportunidades (…) Oportunidad para una nueva vida si se consigue desprenderse de la anterior. El paso a una etapa completamente nueva.”  

Libro del Tarot

-Julia Querol-

Hace un año tuve unas sesiones de interacción terapéutica con Luis Roberto Hernández. Mis colegas de la Universidad Católica de Colombia lo conocen y saben el tipo de ser humano que es. Yo lo admiro mucho y siento por él una profunda gratitud. Gracias a sus generosas palabras y a su capacidad de conexión empática, logré encaminarme hacia mi máxima meta existencial: COMPARTIR LA VIDA CON MI NÚCLEO FAMILIAR.

Lo logramos Luis Roberto!!!, gracias. Gracias de verdad.

Que estas palabras compartidas en el Ágora de los tiempos ultramodernos, llamado redes sociales, queden como evidencia de tu calidad y de tus cualidades. Aprendí por ahí con otro colega nuestro, que la admiración de lo bueno y lo bello es una forma de manejar la libertad. Te admiro por lo que eres y por lo que esa mente brillante y prolífica ha producido. Sin duda que has sido una gran influencia para mí. Me conoces, hemos compartido escenarios de la vida y somos amantes de las palabras.

Miguel de Zubiria, quien ha sido mi mentor durante toda mi carrera como psicólogo, dice que el afecto es más determinante para la supervivencia que el alimento. Y yo le creo. Por eso hace un año empecé ese proceso con Luis Roberto, porque tenía como meta retornar a la vida familiar, sin duda alguna, la mayor fuente de afecto para mí.

Plasmo estas palabras el 26 de enero de 2018, hace dos años exactamente empezó a gestarse Tiempos de Paz, el primer libro que tuve la fortuna de crear; en aquellos días estaba atravesando por una dura prueba existencial, y experimentando la más dura soledad. Vivía en los Alcázares, compartía apartamento con Harold Franco, mi compañero y amigo de infancia en los tiempos del internado en la Escuela de Trabajo la Linda.    

Hoy es un día especial para mí porque celebro el inicio de mi camino como creador de libros, y es curioso que lo haga expresándole gratitud a Luis Roberto, otro creador de libros. Yo estoy convencido que el haber empezado este camino de creación me ayudó a lograr la reconexión con el núcleo familiar del cual soy parte.

Coincide esta celebración con el inicio de la segunda parte de la creación de este libro que he llamado DE VIAJE HACIA EL BIENESTAR. Por eso me remonto al principio, al primer relato con el que empecé este intuitivo viaje. ¿Lo recuerdas?

Una madrugada de noviembre me desperté con unas palabras dando vueltas en mi mente:

“Será mejor que lo cuentes”, “Será mejor que lo cuentes”.

Lo primero que conté fue un reconocimiento de mi realidad material:

“Yo soy un hombre materialmente pobre, esta es mi realidad.”

Por eso me preguntaba:

¿QUÉ HACER PARA EVOLUCIONAR DE LA POBREZA HACIA EL BIENESTAR?

Con esta pregunta en mente continué caminando, tenía la intensión de escribir intensamente todos los días, levantándome a las cuatro de la mañana dizque para recibir la energía creadora de esa hora de la vida. Pero no ha sido así, pareciera ser que los libros tienen su propio ritmo, van surgiendo según como les plazca.

En lo que llevo de este viaje me hice consciente de otras dos riquezas. Primero de mi riqueza afectiva, representada en el hecho de estar viviendo con un grupo, con mi núcleo familiar. Eso hizo que superara esa dolorosa sensación de soledad que me acompañó durante el tiempo que estuve en el exilio afectivo. Por primera vez en mi vida, pude disfrutar de una navidad y fin de año en paz y cerca a los seres que más amo en mi vida: Luz Adriana, Orianna y Dante. ¿No es verdad que estar cerca a la familia que has cocreado es una gran riqueza afectiva?

La segunda riqueza de la que me hice consciente es la riqueza intelectual. Reflejada en el hecho de estar creando libros que me ayudan a conocerme y relacionarme. Me di cuenta que este es el propósito de estos libros, saber qué soy, quién soy, qué quiero y qué hago. Esta es una gran riqueza intelectual, ¿No crees? Además, es un puente para relacionarme con aquellos seres que por alguna u otra razón, entran en contacto con estas palabras y sienten curiosidad por conocer a quien está detrás de estas letras. Esto me encanta, que los libros que creo me lleven a conocer personas es para mí una gran fuente de alegría. Miguel lo sabe muy bien, cada nuevo vinculo es una fuente de felicidad. Más oxitocina, más serotonina, más dopamina, más endorfinas, es la recompensa del cerebro cuando constata que hemos logrado establecer una nueva conexión con otro ser humano. Ayer me quedó muy claro esto luego del encuentro con Rodolfo y Yuri, el vínculo es lo más importante. El vínculo en sí mismo, no como medio, sino como fin. Ser consciente de esto es una gran riqueza, ¿No crees?

Con estas dos grandes riquezas deseo atraer la riqueza material. Ya la estoy sintiendo, hoy tengo $9.600 pesos en mi billetera de Mario Bros, éste es todo mi capital material, pero no estoy pobre. Disfruto de esas dos grandes riquezas; la riqueza afectiva: representada en la cercanía con mi núcleo familiar y ese par de amigos (Rodolfo y Yuri) que son un inmenso tesoro para mí, además de muchos otros vínculos que tengo por ahí listos para ser cultivados; y la riqueza intelectual, de la cual me hice más consciente luego de escuchar a una mujer extraordinaria llamada  Eva que dijo:

“Las palabras son cosas”

¿POR QUÉ EVA SNIJDERS DIRÁ QUE LAS PALABRAS SON COSAS?

Si las palabras son cosas entonces es posible producir palabras reflexionando sobre la relación entre las cosas y las experiencias de la vida. Las experiencias propias y comunes, mutuamente influyentes.

Si las palabras son cosas las puedo conectar y compartirlas en forma de relatos. Con estos relatos practico el Storytelling y doy a conocer mi servicio.

¿Cuál es mi servicio?

¿Qué palabras puedo crear para compartir este servicio que estoy destinado a prestar?

Producir palabras es crear cosas.

Las cosas no son solo tangibles sino también intangibles.

Yo soy un creador de cosas intangibles que le sirven a las personas para descubrir el sentido de su vida.

La esencia es el sentido.

El elixir vital es el sentido, así lo aprendí de Antonio Núñez, el primer ser humano al que escuché hablar sobre Storytelling, me encanta su libro:

SERA MEJOR QUE LO CUENTES.

-Los relatos como herramientas de comunicación-

Eva, una Storyteller, me ayudó a ser consciente de una parte esencial de lo que soy:

Un Storyteller.

Aquella madrugada de noviembre, sin ser consciente de ello, me levanté a dar comienzo a mi camino como Storyteller.

Quizá, en esencia, eso es Luis Roberto, un narrador, que al igual que yo, estudió psicología para intentar comprender un poco los misterios de la naturaleza humana, y que también estudió filología para hallarle el sentido a las palabras, y que no contento con ello estudio también filosofía para preguntarse a lo mejor por la razón de nuestra existencia en este plano de la vida.

En fin, conjeturas para darle sentido a lo que vivo, me gusta mucho como ha quedado este relato, ahora que ya soy consciente de ser un Storyteller, pretendo tejer este libro partiendo de la reflexión de los trece primeros relatos. Y así hasta completar las seis partes de este libro, una cosa que me servirá para conocerme un poco más, pero más importante aún, para relacionarme con aquellos que se conecten con estas palabras.

Ahí nos vemos.

Abracadabra.