Publicado en COLUMNAS DE OPINION SOCIOPOLITICA, COLUMNAS SEMANA

MIERDERO

La imagen puede contener: 1 persona, texto

Algo huele muy mal en la politica colombiana. Esta saliendo a flote todo ese mierdero de la corrupción. Que pena usar esta palabra tan fea, pero no encuentro otra mejor para describir la grave crisis de las instituciones estatales.

El sentido común japonés nos enseñó que toda crisis trae cambios, ¿cuáles serán los cambios que traerá esta crisis del Estado?

Yo estoy convencido que en Colombia no disfrutamos de una auténtica democracia, sino que padecemos una salvaje “cleptocracia” es decir, un gobierno de delincuentes; los hay en el ejecutivo, abundan en el legislativo y esto que está ocurriendo con el fiscal, es una muestra de que los corruptos se están apoderando del poder judicial.

¿Ya habremos tocado fondo?

¿Qué hacer?

A todo este mierdero de la corrupción y al crecimiento de la cleptocracia, se le suma otra desviación de la democracia, una de sus peores enfermedades: la “plutocracia” es decir, el gobierno de los más poderosos económicamente.

¿Es Nestor Humberto Martínez el fiscal de bolsillo de Luís Carlos Sarmiento Angulo?

¿Fue puesto el fiscal allí para desviar las investigaciones de Odebrecht?

Lo que está ocurriendo con el fiscal Martínez, trae a mi conciencia lo ocurrido con otro fiscal que fue muy celebre por sus vínculos con el paramillitarismo: Luís Camilo Osorio.

¿Quiere esto decir que la fiscalia es un ente que puede ser capturado por las fuerzas económicas y criminales del país?

El diseño actual del Estado lo hace propenso a la corrupción. El Fiscal es elegido por políticos, ¿por qué no podría ser elegido en una votación popular?

¿Podría un fiscal elegido por políticos ser independiente?

Está nauseabunda cañería seguirá destapandose y sigo pensando que el remedio más eficaz para combatir la corrupción es cambiar el Sistema Educativo. Esto no es un asunto de leyes anticorrupcion, es una cuestión de cambio de mentalidad y eso solo se logra por medio de un sistema educativo que realmente enseñe a pensar.

¿Qué piensas tú?

#ColumnasdeOpinionSociopolitica
#RevistaSemana
#FelicidadIntelectual

Anuncios