Publicado en ANDREZ PAZ, DE VIAJE HACIA EL BIENESTAR, LIBRO

RELATO 36. PAPÁ

Hay muchos motivos para celebrar la vida, estar vivos y poder sentir esta experiencia de existir es de por si un motivo de celebración. Celebrar la vida de un hijo es un motivo de intensa alegría. El pasado 31 de enero celebramos la vida de Orianna, ha completado nuestra hija sus primeros diez años de vida. Plasmo estas palabras con una imagen que se niega a evaporarse de mi mente: una joven mujer con su niño de 10 años en sus brazos, a punto de saltar de un puente en Ibagué. Solo se me ocurre una pregunta: ¿Dónde estaba el papá?

La maestra vida nos enseña a vivir a través de la vida propia y de los otros. A veces son lecciones amorosas, otras veces, son lecciones dolorosas. A las buenas o a las malas se nos da la oportunidad de aprender a vivir y convivir. Y si nos negamos, la consecuencia será ser atrapados por un intenso deseo de escapar de esa realidad que sin querer hemos forjado. Ante lo ocurrido con esa mujer y su hijo se me ocurre preguntarme y de paso preguntarte: ¿Será posible prevenir la llegada a ese punto de no retorno?

Estoy muy conmovido, y he querido liberarme de esta sensación practicando una palabra que vengo cultivando este año: GRATITUD. Ser agradecidos con la Vida, independientemente de las circunstancias, nos da energía para vivir; fuerza para luchar y enfrentar las naturales adversidades de la existencia. Como veíamos en relatos anteriores, practicar la Gratitud nos permite desarrollar una mayor capacidad para apreciar la propia vida, al igual que experimentar unos niveles más elevados de bienestar personal y por lo tanto, una mayor cantidad y calidad de emociones positivas. Estoy plenamente convencido que cultivar la gratitud es una poderosa medida preventiva contra el suicidio.

Alguna vez le escuché a Miguel De Zubiria preguntarse: ¿Por qué no me suicido? Hoy me ha llegado también esta pregunta. Yo no me suicido porque tengo un motivo para vivir. Y no uno, sino muchos motivos por los cuales me siento muy agradecido. Quizá, el primero de ellos es el que en este día me tiene plasmando estas palabras: Ser Papá. Hace 10 años la vida me dio esta oportunidad para aferrarme a ella. A veces me pregunto cuál habría sido mi destino de no haber aceptado esta oportunidad. Es más, en ocasiones creo que muy probablemente no habría continuado caminando por los senderos de la psicología y mucho menos habría llegado al camino de la pedagogía.

Ser papá encauzó mi vida. En el fondo siento que Orianna y Dante son los maestros que me envió la Vida para crecer. La paternidad es un llamado a crecer, a ser grandes. Confieso que no ha sido fácil para mi aceptar este llamado, de hecho, creo que gran parte de la crisis que vivimos con Luz Adriana tuvo que ver con esto. Conociéndome, me he dado cuenta que mi temperamento y carácter no estaban dispuestos para este rol, por eso tuve que emprender la construcción de una nueva personalidad. Una nueva forma de pensar, sentir y actuar que me permitiera conectarme con esta vocación de ser papá.

Estoy absolutamente convencido que aceptar el llamado que nos hace la vida para servirle como papás, es fundamental para el Viaje hacia el Bienestar. De modo que además de celebrar la primera década de vida de Orianna, también celebro los 10 años de este rol que le da un inmenso sentido a mi vida.

¿Cómo no estar agradecidos con esta oportunidad que nos da la vida para crecer a través de la paternidad?

De alguna manera, siento que la crisis social tan profunda que estamos viviendo como sociedad, tiene su raíz en la crisis de la paternidad. El padre cada vez más brilla por su ausencia en las células familiares. Yo soy un absoluto convencido de la importancia de trabajar por la Unidad Familiar. A esta causa he consagrado mi vida personal, profesional y vocacional. ¿Hay algo más importante para el futuro de una sociedad? Si se derrumba la familia, se derrumba la sociedad.

Los hombres estamos llamados a romper con las cadenas de violencia en las que fuimos criados. No puede ser que repitamos la historia, ni como familia ni como sociedad. Me niego a aceptar que estamos condenados a vivir en medio de la violencia. Por eso plasmo estas palabras, por eso hago libros, por eso sirvo como psicólogo, por eso ofrezco mi historia, para dejar una huella de esta resistencia. Para recordarme la misión, especialmente en los momentos de desfallecimiento.

La foto que acompaña este relato la tomó Dante. Aquel día estuvimos en el Jardín Botánico, un paraíso en medio de la gran ciudad, allá fuimos a celebrar el cumpleaños de Orianna, casualmente nos encontramos con Sandra Mantilla, quien trabaja allí y nos dio un tour por ese bellísimo escenario. Compartimos unos deliciosos sanduches de aguacate preparados por Luz Adriana y luego nos fuimos para el Parque Simón Bolívar a encontrarnos con Marleny y Patricia (las tías maternas) y con Sander y Damián. Nos acompañó también Jean Franco, el amiguito del barrio que siempre se une a la celebración.

Aquí seguimos en este Viaje hacia el Bienestar, ya encauzados, con la esperanza puesta en el afianzamiento de este proyecto de vida que se construye día a día. Agradeciendo todo lo vivido, sin importar lo sentido.

Publicado en ANDRES PAZ, DE VIAJE HACIA EL BIENESTAR, LIBRO

RELATO 35. UNIDAD

 

Hay que aprovechar toda oportunidad que se nos ofrezca en esta vida para expresar Gratitud. Cada quien tiene muchos motivos para estar agradecido. Yo en este día estoy muy agradecido porque celebro 13 años de haber conocido a mi par. El 28 de enero de 2006 tuve la fortuna de encontrarme en el camino con una mujer que resultó ser para mí una autentica bendición.

La psicología positiva nos recuerda que cultivar la gratitud aumenta nuestra capacidad para apreciar la propia vida, quererla, valorarla; esto redunda en niveles más elevados de bienestar personal. Expresar gratitud es una forma de proporcionarse bienestar.

Por eso estoy tan agradecido en este día. ¿Y cómo no estarlo si esa mujer ha sido crucial para mi existencia? El vínculo con Luz me ha permitido crecer y hacerme más consciente del ser que soy y del que anhelo ser.

Algo en mi interior me dice que un principio de la sabiduría es aprehender a vivir y convivir. En esto que podríamos llamar la Universidad de la Vida, Luz ha sido mi compañera número uno en este aprehendizaje. Un aprehendizaje que ha sido gozoso, doloroso y de vez en cuando glorioso.

Este aniversario con Luz me pone a pensar en una palabra que considero vital contemplar: UNIDAD. Experimentar el sentido de Unidad es fundamental en el Viaje hacia el Bienestar. Por este motivo la invoco en este relato, la Unidad es una palabra valiosa que vale la pena conocer y sobre todo cultivar.

En esas andamos con Luz, cultivando la Unidad.

He tenido que ir a buscar un poco de música, necesito inspiración para plasmar estas palabras. Escucho: “Hay una luz que ilumina mi camino al andar, que ilumina mis pisadas se dedica a aconsejar, voy con la canoa y a Sion, me sigue la mirada del león… Por el rio de la vida voy, plantando una semilla positiva… Por el rio de la vida voy, semilla tras semilla… Sé que es el amor el que me satisface, fuente de mi inspiración… Sigo soñando despierto sueño con liberación.”

Me siento muy agradecido por tener la oportunidad de plasmar estas palabras, creo que estas son las semillas que salgo a sembrar en el rio de la vida. Anhelo conectarme con personas que entren en contacto con estas palabras. Deseo servir en sus vidas. Por eso escribo, para poderme comunicar con esas personas que también están en búsqueda de la Unidad, de estar en conexión consigo mismos y con los que están a su alrededor.

La foto que acompaña este relato nos fue tomada por la Vida en Ecuador, allá, justo en la Mitad del Mundo, muy simbólica para nosotros esa imagen. Una imagen que representa una creencia central de nuestro vinculo: la Equidad. El principio de Equidad es fundamental para que haya Unidad en la relación entre la mujer y el hombre. Esto es clave para el Bienestar.

Recuerdo que en el relato 14 de este Viaje, hice mención al aniversario número 12 de nuestro encuentro, volví a esas palabras y me reencontré con éstas:

“Hay que renovar ideas con respecto al amor.”

“El trabajo de un hombre o mujer le permite supervivir. El de dos crea riqueza.”

“Fuerzas que tiran en direcciones opuestas son equilibradas a través de un adecuado manejo de la voluntad. “

La Equidad es una idea que renueva las relaciones en el mundo del amor.

Trabajar en equipo crea riqueza, en todo el sentido de la palabra.

El ego es doblegado cuando es más fuerte la voluntad de cooperar.

Equidad y Unidad van de la mano.

Aquí seguimos en el Viaje, sumando palabras mágicas y transformadoras de la vida. Gratitud, Aprehendizaje, Sabiduría, Unidad, Equidad.

Publicado en ANDRES PAZ, DE VIAJE HACIA EL BIENESTAR, LIBRO

RELATO 30. FELIZ, YO TE QUIERO VER FELIZ

La imagen puede contener: 2 personas, incluido Andrés Paz Psicologo Pedagogo, personas sentadas

Una de las actividades que más nos gusta llevar a cabo en familia es ir a cine. Es una pasion familiar. Justamente ayer para cerrar el mes y darle la bienvenida a este nuevo diciembre, nos vimos “El Grinch”.

Me gustó la película porque muestra que el verdadero espíritu de la navidad no es ese afán consumista de comprar regalos, sino, compartir en familia y disfrutar del encuentro.

Hemos llegado al 1 de diciembre y este barco familiar sigue navegando con rumbo hacia el Bienestar. Estamos unidos y con la esperanza de poder cumplir con nuestro destino.

Estoy muy contento porque el mes pasado logré la meta de escribir los relatos que me propuse para alimentar este libro. Siento que el cultivo de las palabras me da la energía para continuar con este viaje y sobre todo, me va mostrando el rumbo a seguir.

¿Cuál es el fruto de cultivar palabras?

¿Qué utilidad práctica tiene hacer el ejercicio de escribir?

En mi experiencia propia he podido comprobar que la palabra sana. Hablar y escribir, sana. ¿Qué sana? Las heridas del corazón, los dolores del alma. Por eso siempre le recomiendo a mis consultantes que escriban, que se expresen, que se liberen de esas ideas que merodean por sus cabezas y que en no pocas ocasiones producen verdaderos dolores de cabeza.

Como leí hace poco por ahí, “la palabra es la herramienta creativa por excelencia.” Para eso sirven las palabras, para crear. ¿Para crear qué? Nada más y nada menos que para crear la propia vida.

Yo creo que los seres humanos en general, no somos todavía muy conscientes del poder sanador y creador de las palabras. Si así fuera, no habría tanta resistencia a desarrollar el hábito de leer y escribir, y si así fuera, pronunciaríamos más bendiciones y menos maldiciones.

Ya está llegando a su fin este primer día de diciembre, en este día siempre me acuerdo del año 1995, en aquel diciembre tenía 15 años y estaba sobreviviendo en un internado de Manizales. 23 años después, plasmo estas palabras en el tercer piso de la mansión que hábito con mi mayor tesoro.

En el cine nos comimos un paquete GIGANTE de snacks, no de los clásicos “De Todito”sino de una marca bumanguesa llamada casualmente: “LA VICTORIA” ¿Verdad que recuperar tu familia y navegar por la Vida junto a ella es una gran victoria?

Nos gusta quedarnos hasta el final, disfrutar hasta de los créditos de la película, a veces llegan mensajes por ese medio, el de anoche llegó en la voz de Fany Lu:

Feliz, yo te quiero ver feliz.

Eso quiere la Vida con cada uno de nosotros, vernos felices.

#DeviajeHaciaelBienestar
#FelicidadIntelectual

Publicado en ANDREZ PAZ, DE VIAJE HACIA EL BIENESTAR

RELATO 23. VASECTOMIA

El pasado 29 de junio entré a formar parte de un creciente grupo de hombres que toma una decisión crucial en su vida: hacerse la cirugía de vasectomía. A los 37 años opté por este camino para consagrarme a una obra familiar e intelectual.

Yo soy un hombre rico, quizá no materialmente, pero si afectiva e intelectualmente. Estoy plenamente convencido que la riqueza afectiva e intelectual atrae la riqueza material, solo es cuestión de tiempo y constancia en el camino elegido.

Elegí el camino de la construcción de familia, logré superar una honda crisis que me tuvo un buen tiempo alejado de la convivencia con mi núcleo familiar, e incluso, llegué a considerar la posibilidad de crear una nueva familia. No ha sido fácil sacar adelante este proyecto familiar que ya lleva 12 años. Por eso resulta tan importante para mi haber tomado esta decisión de practicarme la vasectomía, creo que es fundamental para este viaje hacia el bienestar en el que ando embarcado.

Elegí también el camino de la construcción de una obra escrita. Tengo una creencia, quizá un poco esotérica, que me hace pensar que el hecho de no liberar mis espermatozoides contribuye con mi creatividad artística, creo que toda esa energía se puede destinar ya no a crear una vida sino una obra, este es el gran sueño intelectual de mi vida: escribir libros. Especialmente libros que me permitan conocerme, diseñarme y construirme. Creo fervorosamente en el infinito poder creador de la palabra. Palabra a palabra, seamos conscientes de ello o no, vamos construyendo nuestra vida. De esto ya no me cabe le menor duda, es un hecho para mí. En cada uno de los tres libros que he publicado doy cuenta de esto.

Vivimos una época de una profunda crisis de paternidad, mientras plasmo estas palabras tengo a mi lado a Dante, mi hijo menor quien justo en este instante me pregunta: ¿Cómo se llama lo que estas escribiendo, es un relato o un libro? No te alcanzas a imaginar la emoción que siento en este momento, esto para mí es un sueño cumplido y por eso me siento en la necesidad de dejar una huella de esta experiencia. A mí me hace muy feliz la paternidad, confieso que soy un completo aprendiz, lejos aún estoy de ser un papa ejemplar, pero la voluntad sigue aquí, acompañándome en esta tarea. Dante por ejemplo ha sido el ser que me ha mostrado el amor en acción. Eso que llamamos amor lo he podido sentir gracias a Dante, y también con Orianna la conexión es muy bonita, sin embargo, observando la interacción con mi hija, me he dado cuenta que tengo una tarea por hacer para conectarme mejor con la energía femenina.

La experiencia de la vasectomía me puso a reflexionar por ejemplo en el dolor de las mujeres. Escuchando a Luz Adriana su relato de los partos de Orianna y Dante, y el dolor que le causó el procedimiento de la pomeroy, no dejo de pensar que definitivamente los hombres la tenemos muy fácil. La vasectomía no duele para nada, es un procedimiento sumamente sencillo, toma apenas unos pocos minutos, es ambulatoria y el postoperatorio no tiene ninguna complicación.

Me alegra mucho haber podido dar los pasos para vivir esta experiencia, y más aún, haberlo podido hacer de la mano de Luz Adriana, quien me acompañó física y emocionalmente. Plasmo estas palabras el 11 de julio de 2018, feliz, muy feliz porque siento que va bien encaminada mi vida.

 

Publicado en Afectivista, ANDREZ PAZ, DE VIAJE HACIA EL BIENESTAR, LIBRO 8

RELATO 18. AFECTIVISTA -Carta a las Lectoras-

“En lugar de esperar lo que está por venir, ¿por qué no hacer su propia vida a medida que avanza? (…) Recuerde, su vida va en la dirección de los pensamientos que tiene en su mente y en las palabras que deja salir de su boca. (…) Entonces, ¿por qué no hacer su vida mientras avanza?”

Rick Tamlyn

-El Juego de Su Vida-

Apreciada Lectora:

Por lo que me he podido dar cuenta, la mayoría de personas que leen las palabras que comparto son mujeres. Por eso les quiero hablar a ellas, te quiero hablar a ti, amable y generosa lectora. También hay lectores que se pasan por estos lares y me hacen saber su presencia, como Rodolfo y Yuri, dos buenos amigos.

Quiero que fluyan las palabras desde mi corazón hacia arriba, hacia mi conciencia, deseo hablarte a conciencia.

Veo muchos rostros conocidos mientras plasmo estas líneas. Se me aparece Rita por ejemplo, una entusiasta lectora.

Imagino a varias de ustedes conectándose con estas letras provenientes de un loco quijote, que cree que es posible luchar con denuedo para que algún día en el Sistema Educativo se enseñé y practique conscientemente la Afectividad.

Es vital para la vida adulta comprender lo que significa la práctica de la Afectividad. Entre más temprano empiece este proceso mucho mejor.

Aprender y practicar la Afectividad es una tarea pendiente para toda la Comunidad Educativa, no solo para nuestros alumnos e hijos, “Alumhijos” como suele decir José Antonio Marina,  sino y fundamentalmente para las Neuronas Espejo, nosotros;, profesores, padres y madres de familia. Nosotros somos las Neuronas Espejo de nuestros hijos, somos nosotros, con nuestro temperamento y nuestro carácter los que damos forma a la Afectividad de nuestros hijos.

Tengo la sospecha de que el Sistema Educativo representado en los colegios públicos y privados no es todavía muy consciente de esta evidente verdad. El entorno familiar, el entorno social, el entorno escolar, configura nuestra Afectividad. Es decir, y en pocas palabras, la capacidad de vincularnos afectiva y efectivamente con los otros y con nosotros mismos.

Cuando esta capacidad no se fortalece a través de la formación y el entrenamiento consciente, el precio que se paga en la adultez, que es para donde van nuestros hijos y donde ya estamos nosotros, es bastante alto.

El amor y el trabajo son los desafíos de la adultez, y estos dependen de una Afectividad bien desarrollada y fortalecida.

Cuando no se da así, la soledad, la depresión y en no pocos casos, el suicidio son destinos cantados.

Lo sé porque lo he vivido, en carne propia y en las muchas historias que he escuchado en los 14 años que llevo prestando mis servicios como Psicólogo.

Amar y Trabajar son las grandes tareas de la adultez y por eso es urgente que la Afectividad sea parte de la cultura educativa.

¿Me ayudarías con esta causa?

Ser Afectivista es ser un activista de la Afectividad, de su enseñanza y su práctica.

No es un capricho personal, no es una moda, de hecho, como bien lo sostiene Miguel De Zubiria, “Todos venimos de una estrategia basada en la afectividad, fue nuestra,… única tabla de salvación.”

En una época de tanta crisis social, familiar y personal, en tiempos de tanta soledad, depresión y suicidio, de tantas adicciones y evasiones de la realidad, es urgente, repito, prestarle atención a lo realmente importante, al afecto, a la Afectividad.

No me canso de repetir esas bellas palabras que alguna vez le escuché a Luz Adriana:

“La Afectividad es el motor de la existencia”

Te invito a esta Causa, hagámosle saber al Sistema Educativo que necesitamos Afectividad, necesitamos educar el corazón. Muchas gracias por leer estas palabras, espero que nos podamos conectar alrededor de esta Causa en común, es vital para nuestro presente como adultos y para el futuro de nuestros hijos.

 

Publicado en ANDREZ PAZ, DE VIAJE HACIA EL BIENESTAR, LIBRO 8

14. 12 AÑOS; UNA FAMILIA Y UNA CAUSA EN COMÚN…

“Hay que renovar ideas con respecto al amor”

Papisa-Sol

Tara

“El trabajo de un hombre o mujer le permite supervivir. El de dos crea riqueza.”

Miguel de Zubiria

“Fuerzas que tiran en direcciones opuestas son equilibradas a través de un adecuado manejo de la voluntad. (…) Necesidad de un flujo de sentimientos en las relaciones, con un importante potencial de armonía y cooperación.”

Arcano 14

-La Templanza-

Son las 8pm. Hoy es 28 de enero de 2018. No quiero que termine el día sin plasmar estas palabras. Lo hago para conmemorar el día en que la casualidad trajo a mi vida a esta mujer. Y me siento satisfecho, no me lo puedo negar. La verdad es que me alegra por mí, que doce años después aún sigamos compartiendo la vida. No como muchos se imaginan, estos no son tiempos de eros sino de ágape, de compartir, de vivir y convivir en familia. De seguir soñando, de seguir creyendo que podemos ser un Núcleo Familiar Unido y Funcional. De creer que se pueden romper las cadenas de la violencia, de no repetir la historia sino más bien de crear una nueva.

Nos estamos viendo por segunda vez Juego de Tronos, una joya psicológica, hoy vimos una batalla épica entre  Ramsey y Jhon Snow, disfrutamos mucho de esta serie, al lado de Patico. La verdad yo siento que vivo como en una fraternidad, recuerdo que en mis años de adolescente, cuando vivía en un internado en Manizales, llegué a pensar que podía ser un Terciario Capuchino o un monje consagrado al estudio y la contemplación, alejado de las “tentaciones de la carne” jejejeje. Pero ese no era mi destino, el mío era amar a una mujer y con ella armar un Núcleo Familiar.

La foto que acompaña este relato es de esa época, del 2006, estábamos en plena juventud, gozando de sus mieles, 23 años tenía Luz Adriana y yo 25. Ha tiempos aquellos.

Llevamos 12 años viajando juntos, y pasamos de pareja a compañeros, amigos, socios y familia.

12 años han pasado ya, muchas emociones, muchas palabras, muchos ires y venires, mucha hiel también. Ahora que lo miro a la distancia, me doy cuenta que todo lo vivido no han sido más que pruebas, todo un aprendizaje de la maestra vida.

No imaginábamos en aquel momento que teníamos un destino en común, casualmente, hoy me encontré con las siguientes palabras en la lectura de Tiempos de Pan, el libro que en los próximos días voy a publicar:

“Tenemos el más grande proyecto en común que pueden emprender un hombre y una mujer:

La crianza de dos hijos.

Nuestros hijos.

Nuestras responsabilidades.

Nuestras oportunidades para crear.

Para conocer en esta vida la adultez.

Para trascender nuestro ego.

Para construir comunidad.

Si uno logra crear una comunidad familiar es capaz de darle vida a una comunidad social.

La comunión familiar es la mejor estrategia para la atracción del pan.

Donde hay unidad familiar hay pan.

Pan no solo para sobrevivir, sino también para crecer y trascender”.

Al respecto hay palabras que son muy claras:

“Si un reino está dividido en bandos opuestos, no puede subsistir. Una familia dividida tampoco puede subsistir.”

Yo provengo de un Núcleo Familiar muy disfuncional y dividido, esa realidad me persiguió hasta mi adultez, a tal punto que un día me hice consciente que era intelectualmente adulto pero emocionalmente niño, ahí comprendí la raíz de todos los conflictos que tuvimos con Luz Adriana, eso me permitió ser consciente del por qué fue necesario finalizar la relación de pareja, tomar distancia mutua y emprender un proceso de autoconocimiento que nos mostrara a cada uno el camino a seguir.

Luz Adriana transformó todo su dolor en una Fundación consagrada a la Formación Afectiva y yo me dediqué a explorar mi potencial, a tratar de identificar para que era realmente bueno, y en esa búsqueda me hice consciente de mi profundo amor por las palabras y el cultivo de vínculos afectivos.

Justamente este tema de la Afectividad es nuestra causa en común.

Nos une el amor por nuestros hijos y por la Afectividad.

Mi deseo es que Orianna y Dante crezcan en un Núcleo Familiar Unido y Funcional. Es decir, que la maternidad y la paternidad esté presente en sus vidas. Que no tengan que perder el tiempo tratando de sanar sus raíces, sino que puedan descubrir sus dones y talentos, crecer, desplegar su potencial y ponerlo al servicio de la sociedad.

Creo que esta  meta familiar es el vehículo para mi crecimiento afectivo. Vuelvo a escuchar las palabras de Jodorowsky diciéndome:

“Encontrarse, ser adulto, es descubrir lo divino que hay en nosotros, liberándolo de los estorbos emocionales, mentales y sexuales que constituyen el ego individual.”

Esto es lo que he hecho durante todo esto tiempo, luchar para liberarme de esos estorbos, trabajar para trascender mi ego, enfocarme en el desarrollo de mi potencial para ponerlo al servicio del bienestar de mi Núcleo Familiar, aceptando que hay muchas formas de emprender familia, no solo la convencional del hombre como la cabeza del hogar y la mujer como su ayuda idónea, sino también, como la que hoy estamos viviendo con Luz Adriana; compartiendo espacio, libres del yugo, y comprometidos con nuestra tarea familiar y social.

Así como todo lo que ha pasado es aprendizaje, todo lo que pase de aquí en adelante es ganancia.

¿Cómo no va a ser ganancia estar compartiendo de nuevo tu vida con el Núcleo Familiar del cual eres parte?

Sigo caminando, ya sé que se hace camino al andar, y en esta segunda parte del viaje hacia el bienestar en el que ando, me están llegando sensaciones de abundancia, siento que al estar compartiendo la vida con los seres que amo, los recursos que requerimos para nuestra subsistencia están al alcance de la mano.

Casualmente, esta mañana me encontré con otro mensaje sembrado en Tiempos de Pan:

“Si uno se consagra al servicio de la familia y de la sociedad en la que vive, no tendrá que trabajar más, solo servir y vivir.

Vivir sirviendo.

Cumpliendo nuestra función; familiar y social.”

Publicado en ANDREZ PAZ

CONFERENCIA TIEMPOS DE PAZ

De acuerdo con la tradición Católica, San José es el patrono de la Familia. Casualmente, este año 2018 empecé la temporada de Conferencias en el Colegio San José, gracias a la gentil referencia de mi colega Marlene Herrera.

Es mi deseo llegar con esta Conferencia a la mayor cantidad de colegios posible. Estoy completamente convencido que hay que apostarle a la AFECTIVIDAD en las Instituciones Educativas, no solo como una cátedra, sino como una cultura en la que estudiantes, docentes y padres de familia aprendamos a cultivar la mayor riqueza del ser humano: LOS VÍNCULOS.

¿Habrá riqueza más importante en esta vida que los vínculos?

Soy un Afectivista y como activista de la Afectividad, estoy empeñado en promover la implementación de Procesos de Formación Afectiva en los que sea posible aprender a vincularse con los otros, a crear conexiones emocionales que nos permitan experimentar el poder de la Empatía y la magia de la Asertividad.

Creo que la Empatía y la Asertividad, son las habilidades cruciales para hacerle frente a la desunión y la disfuncionalidad familiar.

Lo esperanzador es que en tanto habilidades, la empatía y la asertividad se pueden entrenar, las herramientas ya están a la mano. Solo se requiere voluntad, conocimiento y práctica, al decir de José Antonio Marina, mucho entrenamiento.

Yo provengo de una familia disfuncional, mucho me costó aceptarlo y comprender la forma en que ese origen ha afectado mi propia vida familiar. Por eso he diseñado esta Conferencia, para compartir mi testimonio de vida y las lecciones que he podido asimilar en la reflexión de esta realidad.

La vida me ha dado una nueva oportunidad con mi Nucleo Familiar, una oportunidad para romper las cadenas y crear una nueva historia. Creo que a esto justamente estamos llamados los padres de familia de esta generación. La construcción de una sociedad en paz empieza con familias en paz. No estamos condenados a la violencia, podemos trascenderla y comprenderla.

Esta es mi contribución como persona y como profesional, creo que es clave llevar este mensaje a las instituciones educativas.

Necesito tu ayuda!!!

Si me puedes conectar con algún colegio, quedaré en deuda contigo, estaré presto a servirte, nuestra Familia y nuestra Fundación te lo agradecerá. Así podemos hacer sociedad.

Es vital hacer tomar conciencia al sistema educativo de la urgente necesidad de que los niños y niñas de esta generación, al igual que sus padres y docentes sean entrenados afectivamente.

La Afectividad es la clave.

Como bien lo dice Luz Adriana, “la Afectividad es el motor de la existencia.”

Casualmente, nos llegó un listado de Colegios con los que debemos contactar, si de casualidad tú tienes alguna conexión con alguno de los siguientes Colegios, nuevamente, te agradecemos tu aporte a esta Causa.

• Colegio Avemaria.
• Instituto San Juan de Dios.
• Colegio Parroquial Adveniat.
• Centro Comercial Madre Elisa Roncallo.
• Colegio Nuestra Señora del Pilar.
• Colegio San Juan Bosco.
• Colegio Madre Paula Montal.
• Fundación de Educación para la Vida.
• Colegio Monseñor Bernardo Sánchez.
• Fundación Gota de Leche.

Plasmo estas palabras el 31 de enero, un día mágico, de superlunas, y afectivamente hermoso, Orianna, el Ser que me inició como papá, llegó a este mundo en un día como hoy.

Hace ya 9 años. Bello día, bello número. Mágico. Y como creo en la magia de la palabra, aquí dejo éstas sembradas en éste día, para que lo que se dice aquí, sea escuchado por todos los poderes del universo que apoyan causas sociales necesarias para la evolución de nuestra sociedad, de una cultura de violencia a una cultura de paz.

Tiempos de Paz.

En nuestras manos está.

Necesito tu ayuda!!!

Ayúdame a compartir esta Conferencia.