Publicado en ANDREZ PAZ, DE VIAJE HACIA EL BIENESTAR, LIBRO

RELATO 26 CÉLULA FAMILIAR

Plasmo estas palabras el 1 de noviembre de 2018. Emprendo esta acción creativa observando una imagen que me emociona. Las emociones producen pensamientos y los pensamientos producen emociones. Esta fotografía familiar a mí me produce un torrente de emociones positivas. ¿Cómo se le llama a eso? Movido por este “Qui de Felicidad”, me dispongo a darle vida a estos pensamientos.

Adquirí un compromiso conmigo mismo, me propuse crear un relato en tres días específicos de cada mes: 1, 11 y 22. La meta es completar 78 relatos y con ello darle forma a un libro que he llamado: De Viaje Hacia el Bienestar. Esta es una meta intelectual, me siento muy motivado para llevarla a cabo, ya llevo un año trabajando en este proyecto, vamos por el 33% de la meta. Ejercitar el intelecto contribuye con el bienestar, por eso leo y escribo habitualmente.

La unidad familiar es vital para el bienestar. En los últimos tres relatos de esta serie he podido dar cuenta de esta unidad. Este proyecto familiar es esencial para mí, es el proyecto que me hace experimentar el sentido de comunidad, el que me permite vivir la experiencia del compromiso, el que me hace sentir como parte de un Nosotros, el que le aporta un profundo significado a mi existencia. Navegar en familia por la vida es un inmenso logro y una gran responsabilidad.

Hace exactamente un mes estábamos en tierras ecuatorianas, esta foto nos la tomó Emilia Vinueza, una creativa y talentosa mujer que con su lente retrató momentos y expresiones que ahora hacen parte de nuestro banco de recuerdos emocionales. Esta foto es como la portada de ese viaje a Ecuador que nos dejó tantas vivencias llenas de sentido.

Somos una célula familiar, hemos sobrevivido al naufragio, seguimos navegando juntos, tenemos un proyecto de vida compartido. Viajar es una parte fundamental de este proyecto, queremos que nuestros hijos conozcan la vida explorando el mundo, que conozcan muchos lugares, que interactúen con muchas personas, de diferentes culturas, de diversas formas de ser y estar en la vida.

El viaje a Ecuador nos dejó esta mágica foto, y ahí vamos, haciéndonos conscientes de nuestra misión como familia y como fundación. Viendo el horizonte despejado y claro.

El Viaje hacia el Bienestar es un viaje que se hace en familia, cualquiera sea el tipo de familia, pero en familia.

La familia es clave para  la supervivencia, el crecimiento y la trascendencia.

Anuncios
Publicado en ANDREZ PAZ, DE VIAJE HACIA EL BIENESTAR, ECUADOR, Fundacion de Formacion Afectiva Crecer, LEV VIGOTSKY

RELATO 25 NOSOTROS EN ECUADOR

 

La vida es un viaje y hace un año decidi conscientemente que fuera un viaje hacia el Bienestar. Plasmo estas palabras el 11 de octubre de 2018, lo hago pletórico de alegría porque la semana anterior vivimos la experiencia familiar más fascinante de nuestras vidas.

Viajamos a un país mágico, a la mitad del mundo, a la tierra del colibrí; al hogar de majestuosos volcanes.

Estuvimos en Ecuador, compartiendo la vida con familias y profesores del Colegio Lev Vigotsky, una hermosa institución, no sólo en su infraestructura sino en su filosofía y visión de sociedad.

Casualmente, hace un año retomamos la vida familiar y laboral en un colegio que se llamaba justamente asi: República del Ecuador, sin saberlo, era la señal de lo que vendría un año después.

El sueño de mi adultez ha sido combinar en un solo proyecto el mundo amoroso y el mundo laboral; allá en Sangolqui, Ecuador, vi como ese sueño se hizo realidad de forma impresionante.

Llevamos a cabo seis talleres con más de mil asistentes. Nos emocionó mucho ver a Orianna y Dante hablándole a todas esas personas, y más me conmovió ver a Luz Adriana en acción ante tanta gente. Para mi fue un momento de gloria, estar con mi familia unida sembrando las semillas de la Felicidad y la Formación Afectiva.

Felicidad es caminar por la vida con tu núcleo familiar. Felicidad es cumplir la misión de tu vida laboral en compañía de tu núcleo familiar. Felicidad es viajar juntos y servir juntos.

En Ecuador confirmé que somos un Nosotros, una Familia y una Fundación. Unos compañeros de vida y unos compañeros de misión.

En verdad me he encaminado en un viaje hacia el Bienestar. Estas palabras son mi forma de reconocer esta realidad, las plasmo para seguir dejando una huella de este camino.

El Camino de la Felicidad.

Gracias Ecuador por tu acogida, gracias a todos los compañeros y nuevos amigos de la Unidad Educativa Lev Vigotsky, gracias a Teresita mamá y Armando, a Teresita hija y Cristian, a Emilia y Cristian; Jeaneth y sus hijos, Charvel y Mireya, Jimmy y Paulina, Roberto y Gabriela, Ruth, Jonhatan, Jaime, Williams. Y muchos otros que iré nombrando en próximos relatos de este libro que ya va en el 25.

Estoy convencido que con tu lectura este relato se llena de energía, muchas gracias.

#DeViajehaciaelbienestar
#FelicidadAmorosa
#FelicidadLaboral
#FelicidadIntelectual
#FelicidadGrupal

Publicado en FELICIDAD, fluir, FORMACIÓN AFECTIVA

FELICIDAD (Relato 24)

Hay logros en la vida que uno puede recordar conscientemente para experimentar felicidad. Hoy me levanté con la meta de plasmar estas palabras para conmemorar un logro que me permitió crecer un poco más en este viaje hacia el bienestar en el que ando.

El 22 de septiembre de 2006 me gradué como psicólogo profesional de la Universidad Católica de Colombia. Recuerdo que la ceremonia fue en el centro de Convenciones Gonzalo Jiménez de Quesada. El diploma me lo entregó el Doctor Carlos Vargas (QEPD), me acompañaron mi padre, mi madre, mi tía chila y su esposo Fabio. Casualmente, caminando por la séptima después de la graduación, nos encontramos en el camino con Luz Adriana. Han pasado doce años ya, que veloz es el paso del tiempo.

Reflexionando, me doy cuenta como ese día se cruzaron los dos mundos centrales de mi adultez: el trabajo y el amor, el amor y el trabajo. En ambos mundos he vivido momentos difíciles, de lucha, de contradicción, de emociones encontradas, de altas y bajas, sin embargo, observando todo lo vivido en perspectiva, no eran más que pruebas para aprender y llegar al punto del camino en el que hoy me encuentro.

Este presente de mi existencia lo denomino con una sola palabra: Felicidad. Una felicidad que nace de la gratitud por continuar caminando junto a Luz Adriana y nuestros hijos, este núcleo familiar es mi mayor felicidad, es el eje de mi vida, mi mayor logro la verdad, mas importante incluso que haberme graduado como psicólogo.

Dos años después de ese logro intelectual llegó a mi vida una psicología bonita, una psicología afectiva, muy distinta a la psicología que había conocido en la universidad, de la cual incluso me había desilusionado. De hecho creo que si no hubiese sido por esa poderosa idea de la psicología afectiva me habría dedicado a otra actividad.

Justamente en este mes de septiembre se están cumpliendo 10 años de ese encuentro y he tomado conciencia que la psicología afectiva en realidad es una psicología de la felicidad; una teoría, pero sobre todo una práctica de la felicidad. Ser consciente de esto me hace pensar que más que un trabajo, lo que tengo es una misión: practicar el concepto de felicidad que ha construido la psicología afectiva: cultivar metas, vínculos, cualidades y compartir lo aprendido con entusiasmo.

Hace doce años no me imaginaba que íbamos a hacer una familia con Luz Adriana, y aquí vamos, ad portas de nuestro primer viaje a tierras ecuatorianas en compañía de Orianna y Dante a promover la Formación Afectiva como una herramienta constructora de felicidad.

Y doce años después encontré el tema que más me apasiona como psicólogo: la Felicidad. Estoy absolutamente convencido, como persona y profesional de la psicología, que nada más importa en esta vida que ser feliz. Como dicen por ahi, todo lo demás llega por añadidura.

En estos momentos por ejemplo estoy experimentando una intensa felicidad intelectual, propia del cultivo de la palabra y del trabajo con ideas. Quiero cumplir una meta que me he trazado: alimentar este libro con relatos escritos en tres días del mes: el 1, 11 y 22, días para dar cuenta de este viaje hacia el bienestar en el que estoy inmerso. No lo hacía desde el día en que reporté la novedad de la vasectomía, el 11 de julio.

Ya lo sé, la Felicidad es el Camino hacia el Bienestar.

#Deviajehaciaelbienestar

#FelicidadIntelectual
#FelicidadIntelectual