Publicado en ANDRES PAZ, REFLEXIONES VITALES

¿PRE-OCUPARSE DE LOS DEMÁS U OCUPARSE DE SI MISMO?

Los seres humanos tenemos una corrosiva tendencia a mirar la viga en el ojo ajeno y no revisar el nuestro.

Nos pre-ocupamos innecesaria e imprudentemente por lo que piensan, sienten y hacen los demás.

Esta tendencia saca a flote dos realidades humanas que por ser tan dolorosas, son muy difíciles de aceptar.

En primer lugar, cuando nos pre-ocupamos por los demás nos hacemos daño a nosotros mismos.

Nos contaminamos con tóxicos afectos negativos: rencor, resentimiento, celos, envidia, odio. Malestares que envenenan todo nuestro sistema afectivo.

Y como es tan abrumador ese envenenamiento afectivo, nos autoengañamos creyendo que ese malestar es culpa de los demás.

Por eso entonces es que empezamos a criticar, a juzgar, a señalar, a ver en el otro un reflejo ignorado de nosotros mismos.

Terminamos atrapados en un círculo vicioso que no nos permite comprehender; que mientras sigamos pre-ocupándonos por lo que el otro piensa, siente y hace, vamos a estar perdiendo tiempo valioso y escaso de nuestra existencia, que bien podríamos destinar a ocuparnos de nosotros mismos.

Y he aquí la segunda y dolorosa realidad humana:

Quien no se ocupa de si mismo, sino que vive  pre-ocupado por los defectos y errores de los demás, está bajo la tiranía del líder natural de la mente: el ego.

Los ataques a los demás son las defensas del ego.

Cuando el ego domina nuestra existencia, adormece tanto nuestra conciencia que nos hace creer que son los demás los culpables de nuestras desgracias afectivas.

Esta situación no nos permite comprehender que Yo y solo Yo, soy el responsable de mi mismo.

El ego, como comandante supremo de la mente, tiene bajo sus órdenes a un general de cinco soles: el autoengaño.

Juntos, despliegan toda su artillería para atacar a los demás. Para vilipendiar a los demás. Para acusar a los demás. Para criticar, señalar, juzgar y condenar.

Quien hace esto, está bajo la tiranía del ego y es tal el yugo, que difícilmente es consciente de ello. Se convence a si mismo de que tiene la razón. Por eso su lucha es una lucha por tener la razón, no por comprehender la Verdad.

Es el ego el que pelea por tener la razón.

Es la conciencia la que busca la Verdad.

Te hablo a ti conciencia para que despiertes!!!!

No le hagas más el juego a ese tiránico ego. Libérate!!!!

Cuando esto ocurra podrás comprehender que el otro es un ser humano y que tú no tienes ningún derecho a juzgarlo, criticarlo, ni mucho menos a condenarlo públicamente.

Deja eso a la justa Vida.

Deja que el otro se ocupe de si mismo.

Y tu, haz lo propio contigo mismo.

Se compasivo; con el otro y contigo mismo.

Solo así se podrán derribar los muros que te separan de ese otro.

Y podrás así comprehender que siempre es mejor apuntarle a la construcción que a la destrucción.

A la unión que a la separación.

Al dialogo que a la confrontación.

A la cooperación que a la competencia.

Nunca lo olvides:

Quien NO juzga, NO critica y NO condena, está dispuesto. Y por lo tanto, presto a servir a los demás.

En cambio, quien critica, juzga y condena, esta indispuesto. Y por lo tanto, no tiene como servirle a los demás.

Y una conciencia indispuesta nunca podrá despertar.

Y una conciencia dormida nunca podrá estar en paz.

Publicado en ANDRES PAZ, AUTONOMÍA VITAL, ENTREVISTAS, ESCUELA-TALLER DE PSICOLOGÍA AFECTIVA Y FORMACIÓN AFECTIVA

COMO CONQUISTAR TU AUTONOMÍA VITAL: ENTREVISTA PARA EL CANAL DIEZ DE SIBATE

Publicado en ANDRES PAZ, PSICOLOGIA AFECTIVA, QUE ESTUDIO, QUE HAGO, QUE SE, QUIÉN SOY

REPRESENTACIÒN GEOMETRICA DE LO QUE SOY, LO QUE ESTUDIO, LO QUE SE Y LO QUE HAGO

PSICÓLOGO AFECTIVO DE PROFESIÓN Y FORMADOR AFECTIVO DE OFICIO
PSICÓLOGO AFECTIVO DE PROFESIÓN Y FORMADOR AFECTIVO DE OFICIO

 

PSICÓLOGO AFECTIVO DE PROFESIÓN Y FORMADOR AFECTIVO DE OFICIO
PSICÓLOGO AFECTIVO DE PROFESIÓN Y FORMADOR AFECTIVO DE OFICIO

 

PSICÓLOGO AFECTIVO DE PROFESIÓN Y FORMADOR AFECTIVO DE OFICIO
PSICÓLOGO AFECTIVO DE PROFESIÓN Y FORMADOR AFECTIVO DE OFICIO

 

PSICÓLOGO AFECTIVO DE PROFESIÓN Y FORMADOR AFECTIVO DE OFICIO
PSICÓLOGO AFECTIVO DE PROFESIÓN Y FORMADOR AFECTIVO DE OFICIO

 

PSICÓLOGO AFECTIVO DE PROFESIÓN Y FORMADOR AFECTIVO DE OFICIO
PSICÓLOGO AFECTIVO DE PROFESIÓN Y FORMADOR AFECTIVO DE OFICIO

 

PSICÓLOGO AFECTIVO DE PROFESIÓN Y FORMADOR AFECTIVO DE OFICIO
PSICÓLOGO AFECTIVO DE PROFESIÓN Y FORMADOR AFECTIVO DE OFICIO

 

Publicado en ANDRES PAZ, CARTAS AL MAESTRO, MIGUEL DE ZUBIRIA

“Es muy bella esta carta, la más de todas.” Carta de respuesta de mi maestro Miguel De Zubiria

Con mi maestro Miguel De Zubiria Samper

El 17 de mayo tuve un encuentro muy agradable con mi maestro Miguel De Zubiria. Fue tan impactante y definitiva para mi esa experiencia que me vi en la necesidad de escribirle una carta al maestro donde le expresaba mis impresiones de ese encuentro.

Pues bien, el maestro me ha contestado y esta es la carta que me ha enviado.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Mi muy querido discípulo:

Es muy bella esta carta, la más de todas. Por esto me demore tanto en responderla, a fin de degustarla, revisarla, reflexionarla,… y lograr decir algo sensato.

Cuando adviertes que otra opción definitiva para nuestra bella psicología es la de “…formar la Mente, estructurarla, prepararla para afrontar los grandes retos de la existencia”, hay dos aspectos relacionados muy cercanos entre si: la pedagogía afectiva y la psicología afectiva.

Para mi la primera es la definitiva, pues se ocupa de enseñar, no a uno ni a otro, sino a inmensa cantidad de niños y jóvenes a desplegar sus potencialidades humanas; unas de las cuales, no las más importantes, son las cualidades intelectuales. Más que a curar, y más que a prevenir a FORMAR. Por supuesto, que esta tiene que ser la tarea colosal de futuro, hoy con internet las posibilidades son infinitas.

La psicología afectiva se ocupa principalmente de estudiar la génesis de las cualidades humanas, de sus factores propiciadores o frenos. Por ejemplo, la génesis del entusiasmo o de la bondad. Asunto en el cual estamos absolutamente atrasados.

Conocimiento con dos magníficas aplicaciones. La primera, la orientación existencial, que hoy prefiero denominar AUTO DISEÑO. Palabra que ira agregando significado durante los próximos años, personalmente no veo otra labor más útil, necesaria, práctica que esta. De ello trata la existencia humana, de conocernos, valorarnos a fin de tomar las mejores decisiones para llevar magníficas vidas. Las mejores para nosotros, los nuestros y los demás.

Muy bien lo dices: “Los psicólogos necesitamos psicólogo. Pero no porque  estemos “locos”, sino porque requerimos de la guía y orientación de quienes ya han recorrido un camino vital, conceptual y social. Orientación existencial. Desde que me encontré con la Psicología Afectiva este ha sido mi propósito, darle forma a mi mentecrearme a mi mismo”.

La tesis de las 12 enseñanzas es poderosa. Sin embargo, hay un hecho práctico de la vida actual: todos tenemos muy poco tiempo. Te propongo, en paralelo, desarrollar un sistema de orientación existencial preciso, puntual, barato, de solo tres a cuatro sesiones, ya has trabajado en ello. Tremendamente personalizado, e industrial a la vez, que a mediano plazo podría subirse a internet. Una especie de auto diagnóstico mecánico para un carro.

 Sesión 1. Auto conocimiento 

 ¿Cómo estoy existencialmente?

 Sesión 2. Auto valoración

 Mis potencialidades y mis vacios esenciales

 Sesión 3. Auto diseño               

 Armo un programa de auto mejora

 Sesión 4. Supervisión

 Lo ejecuto con indicadores precisos

 Me cuentas, mil gracias por tu bella carta

Miguel

Publicado en AMOR, ANDRES PAZ, AUTOESTIMA, AUTOVALORACION, FORMACIÓN AFECTIVA, PSICOLOGÍA AFECTIVA

EL AMOR PROPIO: EL PRIMER PASO PARA AMAR Y SER AMADO

Dice John Gray que “los problemas son inevitables. Pero estos problemas pueden ser o bien fuente de resentimiento y rechazo o bien oportunidades para profundizar una relación intima e intensificar el amor, el cuidado y la confianza”.[1]

Esta idea que tiene que ver con las relaciones de pareja, me hace pensar que se puede aplicar a nivel Intrapersonal y que ahí se encuentra una verdad profunda. Veamos.

El amor de pareja se alimenta de amor propio.

No puedo esperar que el otro me ame si no me amo primero a mi mismo.

No puedo pretender llenar mi vacío afectivo con un amor proveniente de afuera.

La primera fuente de amor debe ser el amor hacia mi mismo.

Si me amo a mi mismo voy a estar satisfecho y preparado para amar a los demás, ese primer de mas, mi pareja.

Si me amo a mi mismo habré comprendido una ley del emparejamiento:

Para poder amar a mi pareja primero me debo amar a mi mismo.

Si me amo a mi mismo tendré amor para compartir con mi pareja. Y si doy generosamente recibiré generosamente.

Si me amo a mi mismo tendré la suficiente sabiduría para atraer hacia mi una pareja que también se ame a si mismo.

Y compartiremos nuestro amor.

Y nos alimentaremos de nuestro amor.

Y con ese amor alimentaremos a nuestros hijos, a nuestra Tribu Familiar, a nuestra comunidad, a nuestra sociedad, a nuestra humanidad.

De tal modo que los problemas de pareja son oportunidades para profundizar una relación intima consigo mismo.

Para intensificar el amor propio.

Para incrementar el cuidado de si mismo.

Para fortalecer la confianza en si mismo.

Si cada miembro de la pareja hace esto, la relación vivirá, sino, morirá.

Y si sólo uno de los lo hace, éste tendrá una nueva oportunidad.

Y el otro se volverá a equivocar una y otra vez hasta que aprehenda la leccion o muera sin haber Conocido, Sentido y Practicado el amor verdadero.

 


[1] John Gray “Los hombres son de marte y las mujeres son de venus”

Publicado en ANDRES PAZ, FORMACIÓN AFECTIVA, REFLEXIONES VITALES

LA CONCIENCIA: LO QUE ME GUSTA DE UNA MUJER

MUJER LEYENDO FERNANDO BOTERO
MUJER LEYENDO / FERNANDO BOTERO

De una mujer lo que más me gusta es su conciencia, no solo su cuerpo.

El cuerpo finalmente envejece mientras que la conciencia crece.

La belleza del cuerpo es aparente, mientras que la belleza de la conciencia es coherente y consistente.

Me gustan las mujeres que se esmeran en embellecer su conciencia y no las que se desvelan por “mejorar” su apariencia.

No es un mito, las mujeres que alimentan su conciencia, piensan.

En cambio, las mujeres que solo se preocupan por su apariencia… ¿vegetan?

Mujer, ocúpate de tu conciencia y deja de preocuparte tanto por tu apariencia. Te aseguro que así vivirás mejor y sufrirás menos.

Es más seductora la profundidad de una idea que de un escote. Atrae mejores hombres; no solo parásitos y depredadores.

Así, quizá en el Facebook algún día veremos más pensadoras y menos exhibidoras.

Publicado en ANDRES PAZ, ESCUELA-TALLER DE PSICOLOGÍA AFECTIVA Y FORMACIÓN AFECTIVA

¿CUÁLES SON LAS ENSEÑANZAS DE LA ESCUELA-TALLER DE PSICOLOGÍA AFECTIVA Y FORMACIÓN AFECTIVA?

COMUNIDAD FORMATIVA EL TALLER
COMUNIDAD FORMATIVA EL TALLER

Como bien lo señala mi maestro Miguel de Zubiría, la Afectividad es la facultad mental más antigua, y como cosa curiosa la menos conocida por la especie humana. Hace ya 30 años que Howard Gardner con su “teoría de las Inteligencias Personales” abrió la puerta para empezar a conocer el motor de nuestra existencia, nuestra dimensión afectiva.

Este es el propósito de esta Escuela-Taller: Conocer nuestra Mente Afectiva guiados por la Psicología Afectiva y Desarrollarla ayudados por la Formación Afectiva.

Conocer y Desarrollar nuestra Mente Afectiva nos ofrece dos claros beneficios: en primer lugar, indudablemente representará una progresiva mejora en nuestra calidad de vida, en la medida en que nos permitirá construir un mejor vínculo afectivo con nosotros mismos y con los demás.

Y en segundo lugar, para interiorizar lo que vamos aprehendiendo sobre nuestra dimensión afectiva, se hace necesario enseñarle a los demás. Esto representa una clara oportunidad de trabajo, un Trabajo con Sentido; Formar Seres Humanos. Un Psicólogo Afectivo y Formador Afectivo es un Artesano de la Mente, como diría Buda: se da forma a si mismo y ayuda a los otros en este propósito.

Este es mi propósito como Psicólogo Afectivo y Formador Afectivo: crear una Tribu de Formadores de la Mente. Una Comunidad Formativa. Como toda Tribu, hay una cifra optima, en mi Escuela-Taller solo tengo espacio para 48 personas. Hay ya somos 4. ¿Serás tu uno de los 44 restantes?

En este relato te presento una introducción proposicional de las 12 enseñanzas básicas de esta Escuela-Taller de Psicología Afectiva y Formación Afectiva. 

El núcleo central de las Enseñanzas de esta Escuela-Taller son las Habilidades Psicoafectivas, cuya práctica nos permite aprehender a vivir y convivir con Sabiduría y Bien-Estar.

La segunda Enseñanza es que los seres humanos somos seres afectivos, pensantes y actuantes que podemos evolucionar nuestra forma de sentir, pensar y actuar.

La tercera Enseñanza es que estamos conectados afectivamente con la Vida. Yo soy yo y mis vínculos, como suele decir mi maestro Miguel De Zubiría.

La cuarta Enseñanza es que tenemos Necesidades Afectivas de Comunidad, Estructura Mental y Sentido Vital. Necesidades que pobremente satisfechas producen malestares afectivos. El origen de esta Enseñanza esta en la Tercera Ola de Alvin Toffler.

La quinta Enseñanza es que podemos elegir una Personalidad. Esto lo aprehendí de mi abuelo intelectual, es decir, de José Antonio Marina. Un autor que me presentó mi maestro Miguel De Zubiría en nuestro primerísimo encuentro por allá en el 2008, y que para mi ha resultado tremendamente iluminador.

La sexta Enseñanza es que de acuerdo con lo anterior, si podemos elegir una Personalidad entonces también podemos elegir una Estrategia de Vida. Es decir, vivir de una determinada forma que nos permita vivir y convivir con Bien-Estar.

La séptima Enseñanza es que necesitamos Recursos Vitales para existir. Éstos son Recursos Afectivos (Vínculos), Intelectuales (Conocimientos sobre la Vida) y Materiales (dinero). Quien cuenta íntegramente con estos recursos, cuenta con Riqueza Existencial.

La octava Enseñanza tiene que ver con el Sufrimiento. El cual, según lo aprehendí de Lou Marinoff, es un estado de ánimo que puede cambiar e incluso, según lo enseña el budismo, eliminar. Sin desconocer, claro esta, lo que el mismo Marinoff señala, esto es, que el Sufrimiento, aun no siendo necesario ni bueno por si mismo, puede ser un gran maestro, el medio para un fin mejor.

La novena Enseñanza esta relacionada con los Conflictos Afectivos, los cuales son inherentes a nuestra Naturaleza Humana y lógicamente son fuente de profundo malestar si no se previenen o manejan adecuadamente (¿con la mente adecuada?).

La décima Enseñanza hace referencia a un hecho que yo mismo estoy experimentando en estos momentos de mi vida: con las herramientas adecuadas es posible construir nuestra Autonomía afectiva, intelectual y material, necesaria para liberarnos de las dependencias que nos causan sufrimientos innecesarios en cada uno de estos dominios.

La Enseñanza numero once sostiene que el Conocimiento, la Riqueza y la Voluntad son las fuentes de Poder Intrapersonal, Interpersonal y Sociogrupal. Siendo esto una síntesis entre el prospectivismo toffleriano y la Psicología Afectiva De Zubiriana.

Por ultimo, la Enseñanza numero doce, según la cual, los seres humanos estamos en una constante búsqueda del Bien-Estar y del aumento de nuestras posibilidades, al decir de mi querido José Antonio Marina.

Lógicamente, a medida que vayamos avanzando en el aprehendizaje, estas enseñanzas irán evolucionando en su profundidad. De entrada las conocerás en su estado nocional (salvaje), luego proposicional (un poco mas domesticada) después conceptual (mas manejable) posteriormente categorial (mas refinada), en seguida formal (vestida de teoría) y por ultimo, alcanzaras una comprehension sistémica de todas estas enseñanzas que están conectadas entre si.

Bueno, este es el menú de lo que te puedes encontrar en mi Escuela-Taller. Un autentico Restaurante Formativo para alimentar con nutritivos platos nuestra mente y nuestra conciencia.

Te lo recuerdo, hoy solo me quedan 44 platos.

Publicado en ANDRES PAZ, CARTAS A PSICOLOGAS

¿CÓMO LIBERARTE DE TUS DEPENDENCIAS Y CONQUISTAR TU AUTONOMÍA? -CARTA A MIS COLEGAS PSICÓLOGAS- PARTE 1

 

Muy estimadas colegas Psicólogas:

Dicen por ahí que aquel que obedece llega a viejo. Pues bien, yo le estoy haciendo caso a mi intuición y por eso les estoy escribiendo esta carta. ¿Cuál es el propósito? Lo diré abierta y francamente: me quiero conectar afectivamente con ustedes.

Aunque estoy utilizando el lenguaje y trato de ser lo más claro posible, mi mensaje no pretende ser una disertación intelectual sobre Psicología, si no, una reflexión vital sobre la Existencia. Sobre lo que significa nuestra Mente y como ésta puede ser el vehículo que nos lleve a vivir una Vida con pleno sentido o el obstáculo que nos hace vivir una vida circular y a la deriva.

De manera colegas que para escribirles estoy sintiendo mas mi corazón que mi intelecto. O en otras palabras, pongo mi intelecto al servicio de mi corazón.

Quizá se pregunten: ¿Y por qué nos escribes a nosotras las psicólogas? ¿Por qué a las mujeres y no a los hombres?

Permítanme contestarles esta pregunta desde tres perspectivas íntimamente conectadas: una biológica, otra psicológica y una tercera sociocultural.

La biológica es muy sencilla. Ustedes saben que vienen especialmente dotadas para ser más sensibles a todo lo que tenga que ver con lo afectivo. La naturaleza, en su profunda sabiduría las dotó de los mecanismos necesarios para que pudieran llevar a cabo su principal rol vital: ser Madres. Somos una especie mamífera, la afectividad es el motor de la existencia, por lo tanto, ustedes mujeres son el eje de todo. Y eso empieza desde la biología.

Continúa en la Psicología. Ustedes mujeres son más dadas a la empatía, a sentir al otro, a ocuparse y preocuparse por el otro. Además de sus hijos, de su pareja. Son tan geniales ustedes que según me lo enseñó mi maestro Miguel de Zubiría, nuestra especie es lo que es, gracias a un genial invento suyo: el matrimonio!!!! Hace 50 mil años ustedes salvaron esta especie. Ustedes fueron capaces de domesticar a un macho esquivo, solitario y promiscuo. Ustedes lo hicieron comprometer con su Tribu Familiar, ustedes se aseguraron su lealtad. Eso es fantástico!!! De manera que ustedes traen en su ADN biológico y cultural las habilidades necesarias para liderar una familia, para domesticar un macho. Ustedes son herederas de esa Sabiduría ancestral.

Y con respecto a la perspectiva sociocultural, me veo en la necesidad de traer a colación a varios autores. El primero de ellos Robert Wright. Este autor es un reconocido estudioso de la biología evolutiva. Su tesis central es poderosa: la humanidad viene en un proceso de evolución moral. Esto es, cada vez somos mejores seres humanos, más éticos. Esto coincide con lo dicho por otro grande de la psicología evolucionista: como especie, hoy somos menos violentos que ayer. Así lo sostiene Steven Pinker. Si somos menos violentos y venimos en un proceso de evolución moral, esto quiere decir que estamos entrando en una época de estabilidad y de paz. En una civilización genuinamente humana. En una civilización empática como precisamente le llama Jeremy Rifkin, cuya tesis central es que la conciencia humana evoluciona, y que justo en el estadio en el que estamos entrando como humanidad es el de la conciencia psicológica.

Si juntamos las tres tesis anteriores, mas todo lo sostenido por Helen Fisher en su libro “el primer sexo”, la conclusión es muy clara: el futuro les pertenece a ustedes mujeres!!! En tiempos de paz, la tarea es la Formación, la construcción de una Sociedad Formativa acorde a estas nuevas realidades. Y ya lo estamos viendo, lo prueba el innegable protagonismo que cada día adquiere la mujer en nuestro medio social.

En lo que respecta a su Trabajo como Psicólogas esta muy clara la misión de esta generación de mujeres y Psicólogas: Formar Mentes. La primera de ellas: su propia Mente mujeres.

No quisiera extenderme mucho en esta carta colegas, de todas maneras también soy consciente que para conectarme afectivamente con ustedes debo escribirles constantemente. Quisiera terminar esta epístola, -que ojalá se convierta en una conversación-, introduciendo la respuesta a una pregunta que seguramente alguna de ustedes ya se habrá hecho: y bueno Andrés, ¿qué tiene que ver todo esto con la Autonomía?

Les confieso algo. Al momento de responder esta pregunta me enfrento a un dilema: no se si explicarles lo que entiendo  por Autonomía o si hacerles referencia al hecho de que en mis años como Psicólogo, la Vida me ha puesto en el camino de mujeres y Psicólogas que me han buscado porque están sufriendo, precisamente por su falta de Autonomía, que equivale a decir por su dependencia afectiva. Porque se han visto involucradas en relaciones de pareja que les han robado la tranquilidad. O porque están llevando a cabo trabajos muy mal remunerados que no les permite compartir más tiempo con sus hijos del que quisieran. Porque después de la ilusión del matrimonio, de los hijos, de la vida en común, hoy están luchando solas, como madres solteras, guerreras que no se varan pero cuyos vacíos afectivos las lleva a experimentar malestar, a sentirse a la deriva, a estar desorientadas. A sufrir innecesariamente.

Ha sido justamente esta experiencia como profesional, más mis propias vivencias personales como hombre, como pareja, como padre y como estudioso de la Mente Afectiva Humana, las que me llevaron a comprender que definitivamente debía enfocarme en servirles a las mujeres y especialmente a mis colegas Psicólogas.

Entendí que muchas de mis colegas más que terapia, lo que necesitan es Orientación y Formación.  Por tal razón mis queridas Psicólogas es que le he dado vida a mi Escuela-Taller de Psicología Afectiva y Formación Afectiva. Metafóricamente hablando, un vehículo para superar la dependencia afectiva y sobre todo, para conquistar la Autonomía: afectiva, intelectual y material.

De modo que esta ha sido apenas una somera introducción a la respuesta de ¿Cómo conquistar tu Autonomía?  A través de estos relatos les iré compartiendo mi metodología para lograr este propósito existencial. Ahora bien, las sabias abuelas solían decir que “la cara del santo hace el milagro”. Pues bien, si te animas, estas en Bogotá y tu Voluntad te lo permite, te espero en la Biblioteca Virgilio Barco todos los sábados o los domingos a las 9am y hasta las 12m, o a las 2pm y hasta las 5pm. Estos días y en estos horarios llevo a cabo mis talleres de Psicología Afectiva y Formación Afectiva.

Un abrazo pues colegas y espero haber dado bien este primer paso en mi propósito de conectarme afectivamente con las que a la larga son las que mandan la parada en el gremio. No en vano, ustedes mujeres son mayoría en este apasionante oficio de la Psicología.

Un abrazo y quedo muy atento a sus comentarios.

Andrés Paz

Psicólogo Afectivo de Profesión y Formador Afectivo de Oficio.

 

Publicado en CARTAS AL MAESTRO, PSICOLOGÍA AFECTIVA

¿DEBEMOS IR LOS PSICÓLOGOS AL PSICÓLOGO? -CARTA A MI MAESTRO MIGUEL DE ZUBIRIA-

Mi estimado maestro Miguel:

El 17 de mayo de 2013 va a quedar en mis recuerdos como uno de los momentos más trascendentales de mi vida. Yo, que soy psicólogo, ese día fui por primera vez al psicólogo. Sentí lo que quizá sienten las personas que lo buscan a uno para escuchar unas palabras confortables y una explicación a los dilemas de la Vida.

Que gratificante fue esa experiencia maestro. Pensar que la Psicología solo sirve para curar las enfermedades de la Mente es desconocer la otra gran función de este bello Oficio: Formar la Mente, estructurarla, prepararla para afrontar los grandes retos de la existencia.

Por eso es que pienso que mi encuentro con usted fue muy gratificante. Porque su creación, la Psicología Afectiva, es justamente esa rama que le estaba faltando al potente árbol de la Psicología. Una rama cuyos frutos son precisamente, mentes estructuradas, mentes afectivamente preparadas para crear la mayor obra humana: nuestra propia vida!!!! En otras palabras, la Psicología Afectiva es una poderosa herramienta para hacer realidad un viejo anhelo artístico: “el hombre como creador de si mismo”.

Desde que me encontré con la Psicología Afectiva este ha sido mi propósito, darle forma a mi mente, crearme a mi mismo. El haber asumido este reto existencial me convirtió en su discípulo, me hizo Psicólogo Afectivo. Al parecer mi conversión usted la intuyó porque en su libro –la afectividad humana– me escribió:

Para Andrés: joven y futuro discípulo critico.”

Corría el año 2008 y desde entonces, en lugar de ponerme a hacer un posgrado, me dediqué con ahínco e intensidad a estudiar su obra, a comprehenderla, pero sobre todo, a vivirla. Cinco años llevo ya en esta apasionante tarea y el encuentro con usted para mi fue una graduación, no solo como Psicólogo Afectivo, sino como hombre Cro-Magnon y continuador de su obra en mi generación.

Los psicólogos necesitamos psicólogo. Pero no porque  estemos “locos”, sino porque requerimos de la guía y orientación de quienes ya han recorrido un camino vital, conceptual y social, porque con su sapiencia nos pueden dar luces que alumbren nuestra vida de pareja, nuestros deberes como padres, nuestros desafíos como profesionales de una disciplina que pone a nuestra disposición todas las herramientas que se requieren para contribuir con la transformación profunda de nuestra sociedad.

Usted maestro Miguel ha sido testigo de mi proceso, de hecho usted ha sido mi formador afectivo, intelectual y existencial. Como se lo conté en nuestro encuentro, tengo sistemáticamente organizados todos los correos electrónicos que hemos intercambiado en estos cinco años. Su tutoría, su obra, sus mensajes, sus consejos y sugerencias son gran parte de la materia prima que estoy utilizando en la construcción de mi obra social; una Comunidad Formativa que lleve al siguiente nivel las enseñanzas de la Psicología Afectiva.

La primera Institución Formativa que he creado en el marco de la Comunidad Formativa El Taller, es la Escuela-Taller de Formación Afectiva. Con esta institución me propongo atraer para la causa a colegas que quieran hacer de la Psicología Afectiva su profesión y de la Formación Afectiva su oficio.

Mi meta es muy clara: me voy a hacer responsable de la Formación de 48 personas. Esta es la capacidad que tiene mi Escuela-Taller. Ni más, ni menos. Estos serán los pioneros de la Psicología Afectiva (su creación) y de la Formación Afectiva (mi creación). Es decir, vendrían a ser sus nietos intelectuales.

Cuando en nuestro reciente encuentro le hablé sobre esta Escuela-Taller y de cómo estoy utilizando la Biblioteca Virgilio Barco para llevar a cabo la Formación de mis Aprehendices, a usted le pareció sorprendente y me preguntó que les enseñaba. Recuerdo que le contesté que el núcleo de las Enseñanzas eran las Habilidades Psicoafectivas, lo que en su Sistema eran las competencias afectivas y ahora según usted mismo me lo confirmo, se llaman Cualidades Humanas.

Pues bien mi querido maestro Miguel, lo que yo le enseño a mis Aprehendices es un Sistema de Formación Humana que esta integrado por 12 Enseñanzas básicas que permiten darle Estructura Afectiva a la Mente del ser humano.

Como es apenas lógico, la primera de estas Enseñanzas son las Habilidades Psicoafectivas, cuya práctica nos permite aprehender a vivir y convivir con Sabiduría y Bien-Estar.

La segunda Enseñanza es que los seres humanos somos seres afectivos, pensantes y actuantes que podemos evolucionar nuestra forma de sentir, pensar y actuar.

La tercera Enseñanza es que estamos conectados afectivamente con la Vida. Yo soy yo y mis vínculos afectivos, como suele decir usted maestro.

La cuarta Enseñanza es que tenemos Necesidades Afectivas de Comunidad, Estructura Mental y Sentido Vital. Necesidades que pobremente satisfechas producen malestares afectivos. El origen de esta Enseñanza esta en la Tercera Ola de Alvin Toffler.

La quinta Enseñanza es que podemos elegir una Personalidad. Esto lo aprehendí de mi abuelo intelectual, es decir, de José Antonio Marina. El autor que usted me presentó en nuestro primerísimo encuentro por allá en el 2008, y que para mi ha resultado tremendamente iluminador.

La sexta Enseñanza es que de acuerdo con lo anterior, si podemos elegir una Personalidad entonces también podemos elegir una Estrategia de Vida. Es decir, vivir de una determinada forma que nos permita existir con Bien-Estar.

La séptima Enseñanza es que necesitamos Recursos Vitales para existir. Como se lo adelanté en un correo reciente, estos son Recursos Afectivos (Vínculos), Intelectuales (Conocimientos sobre la Vida) y Materiales (dinero). Quien cuenta íntegramente con estos recursos, cuenta con Riqueza Existencial.

La octava Enseñanza tiene que ver con el Sufrimiento. El cual, según lo aprehendí de Lou Marinoff, es un estado de animo que puede cambiar e incluso, según lo enseña el budismo, eliminar. Sin desconocer, claro esta, lo que el mismo Marinoff señala, esto es, que el Sufrimiento, aun no siendo necesario ni bueno por si mismo, puede ser un gran maestro, el medio para un fin mejor.

La novena Enseñanza esta relacionada con los Conflictos Afectivos, los cuales son inherentes a nuestra Naturaleza Humana y lógicamente son fuente de profundo malestar si no se previenen o manejan adecuadamente (¿con la mente adecuada?)

La décima Enseñanza hace referencia a un hecho que yo mismo estoy experimentando, con las herramientas adecuadas es posible construir nuestra Autonomía afectiva, intelectual y material, necesaria para liberarnos de las dependencias que nos causan sufrimientos innecesarios en cada uno de estos dominios.

La Enseñanza numero once sostiene que el Conocimiento, la Riqueza y la Voluntad son las fuentes de Poder Intrapersonal, Interpersonal y Sociogrupal. Siendo esto una síntesis entre el prospectivismo toffleriano y la Psicología Afectiva De Zubiriana.

Por ultimo, la Enseñanza numero doce, según la cual, los seres humanos estamos en una constante búsqueda del Bien-Estar y del aumento de nuestras posibilidades, al decir de nuestro querido José Antonio Marina.

Mi querido maestro Miguel, ese encuentro que tuvimos el pasado 17 de mayo y que amenizamos con un par de sabrosos wiskysitos, para mi representó el encuentro de dos generaciones. Hoy yo tengo la edad que usted tenia (32 años) cuando decidió renunciar a ese lúgubre empleo como profesor de la universidad nacional. Intuía usted que su destino no estaba por los lados de la carrera como funcionario del Estado. Gracias a esa decisión, se lanzo usted a la creación de la obra de su vida. Algunos habrán pensado en ese momento que eso fue una locura, porque renunciar a la estabilidad que da servirle al Estado no es cosa de cuerdos. 30 años después el tiempo le dio la razón.

La locura es contagiosa maestro. Y como usted mismo me lo dijo: yo ya estoy condenado. Este es el propósito de mi vida. Para esto naci. Ya llegué en este viaje por la Vida a un punto de no retorno. Que mas da, si usted en la convulsionada década de los 80, cuando Internet era apenas un privilegio de unos pocos en Silicon Valley, logró lo que logró; hoy, cuando Internet es una realidad global, y somos la primera generación con mayor acceso a la información y el conocimiento en la historia de la humanidad, no hay excusas para Crear y menos hay excusas para no Creer.

Creo en mi, maestro. Creo en lo que soy, lo que se y lo que hago. Si esto es estar loco, entonces que viva la locura.

Si creer que la Psicología Afectiva puede y debe contribuir con la transformación profunda de nuestra sociedad es cosa de locos, entonces que viva la locura.

Al fin de cuentas, toda sociedad es una suma de mentes individuales. De manera que para transformar una sociedad, primero hay que transformar las mentes de los individuos, el primero de ellos: nosotros mismos.

¿Seremos capaces los psicólogos de mi generación de asumir este reto?

Yo estoy plenamente convencido que si.

Solo se necesitan 48 pioneros, bueno, 44, porque ya me están acompañando 4 “locos” en este viaje: Didier, Diana, Liliana y Rocío.

Así las cosas, gracias maestro Miguel, gracias por existir. Gracias por su generosidad. Gracias por Creer en usted. Gracias por Crear.

Muchas gracias!!!!

Con inmenso afecto,

Su adulto y presente discípulo critico.

Andrés Paz

Psicólogo Afectivo de profesión y Formador Afectivo de oficio.

 

Publicado en MIGUEL DE ZUBIRIA SAMPER

LA AFECTIVIDAD: LA MÀS ANTIGUA DE TODAS LAS FUNCIONES MENTALES / MIGUEL DE ZUBIRIA

Padre de la Psicología Afectiva
Padre de la Psicología Afectiva

¡La afectividad es las más antigua de todas las funciones mentales, por mucho! Muy anterior a las operaciones lenguaje-pensamiento, y ni que decir a los primeros conocimientos humanos de la forma p1. /Esta es una piedra/, p2. /Aquel es un depredador/.

Pues mientas las operaciones lenguaje-pensamiento pudieron comenzar con los últimos grupos homínidos, quizás entre 2 a 4 millones atrás, y los conocimientos con la edad de los CroMagnon, entre 50.000 y 100.000 años, los precursores de la afectividad humana avanzan sustancialmente con los primeros antropoides (37 millones).

En efecto, este gran grupo aglutinador de los humanos, chimpancés, gorilas, orangutanes y gibones, con su antecedente lejano de hace 37 millones, se especializó en las interacciones entre unos y otros. Su enorme cerebro les permitió una función mental súper sofisticada, denominada por psicólogos y antropólogos, como Steve Mithen, leer mentes.

O sea descubrir no nuevas fuentes de agua, de alimentos o un posible depredador en la escena, en lo cual son expertos los demás animales, sino leer el estado emocional y la intención de otro u otros. Que les permite clasificarlos en varios grupos como parientes, cercanos, amigos, socios, potenciales rivales y rivales.

Esta curiosísima habilidad -lo repito posibilitada por una vida social compleja y un cerebro sofisticado, el mayor conocido sobre el peso corporal- crea sociabilidades completamente desconocidas por los reptiles: crea vínculos afectivos entre todos y cada uno de los miembros de sus grupos.

Solo que en rigor, los antropoides extienden a los miembros de su grupo el genial descubrimiento de las primeras zarigüeyas en los origines del gran clan mamífero 280 millones de años atrás, al cual pertenecemos.

El vínculo afectivo madre-cría. El primero y definitivo de todos los vínculos afectivos conocidos.

Significa que la afectividad antecede por cerca de 300 millones de años a las operaciones mentales y a los conocimientos.

 ¿Y todo esto a donde nos lleva?

¡A una conclusión impactante!: que demasiados elementos atestiguan que las funciones mentales (conocimientos, operaciones mentales y afectividad) aparecieron en el siguiente orden:

1ª Afectividad                     280 millones     antropoides

2ª  Operaciones mentales    2 a 4 millones     homínidos

3ª  Humanos:                    0,1 millones       conocimientos

 0,05 millones    escritura-lectura.

Por ende, para formar a nuestros hijos -he aquí lo definitivo- deberíamos priorizar, y por mucho, su ser antropoides. Esto es, adiestrarlos cual expertos lectores de mentes y geniales creadores de vínculos afectivos. El núcleo de la propuesta de pedagogía afectiva.

Proceso formativo ocurrido con gran éxito durante los últimos 100.000 años, hasta cuando los colegios toman el papel central de las familias humanas extensas, que desaparecen velozmente. Hecho recientísimo, con solo 0,000001 millones de años,… o menos.

Significa, además, que deberíamos comenzar a formar sus operaciones mentales posiblemente hacia sus 7 a once años, e impartirles conocimientos de las disciplinas científicas al comenzar la pubertad.

Así tendríamos en el punto de llegada un joven adulto experto antropoide, homínido y humano, preparado para iniciar las labores que su tribu le encomienda. Si, las mismas de hoy, pero bien hechas por personas diestras en los oficios milenarios de nuestra especie. No pseudo neanderthale/as condenado/as a solo trabajar.

¿Y tu eres experto lector de mentes y un genial creador de vínculos afectivos, con los otros y contigo mismo?