Publicado en ANDRES PAZ, AUTONOMÍA VITAL, ENTREVISTAS, ESCUELA-TALLER DE PSICOLOGÍA AFECTIVA Y FORMACIÓN AFECTIVA

COMO CONQUISTAR TU AUTONOMÍA VITAL: ENTREVISTA PARA EL CANAL DIEZ DE SIBATE

Anuncios
Publicado en ANDRES PAZ, AUTONOMÍA VITAL, PSICOLOGÍA AFECTIVA

¿CÓMO SABER SI TU CONCIENCIA ESTA DORMIDA O DESPIERTA?


“No nos mueven los pies, nos mueve la mente”

Antiguo proverbio chino

 

El piloto automático de una Conciencia dormida es el egoísmo. Las emociones son el combustible que mueve nuestras vidas.

El problema es que las emociones no son buenas consejeras.

Cuando actuamos movidos por la culpa, el miedo, la ira, o el placer, solemos estrellarnos y como estamos dormidos, el ego nos lleva siempre a echarle la culpa a los demás de nuestras estrelladas.

Hay que despertar la Mente y por ende la Conciencia, para que se ponga al volante de nuestra vida. Y una vez despierta hay que trabajar arduamente para no dejarla dormir.

No dejar dormir la Mente significa mantenerla despierta  practicando la Autovaloración, el Autoconocimiento y la Autoadministración. De esta manera el combustible de nuestra Vida será mucho mas refinado, ya no nos moverán las básicas emociones, sino nuestros sentimientos.

El primero de esos sentimientos que moverá nuestra vida será el amor propio.

Si yo me amo a mi mismo, podré amar a los demás.

Si no me amo a mi mismo, dependeré del amor de los demás.

Es preferible amarse a si mismo y a los demás, que amargarse a si mismo y mendigarle amor a los demás.

Quien se ama a si mismo no mendiga amor, da.

Quien se ama a si mismo se valora, se cuida, se corrige y se mejora. Se queja menos y actúa más. Deja de  buscar culpables y asume su responsabilidad.

El segundo de estos sentimientos es la confianza en si mismo.

Esta confianza en si mismo se reafirma cuando se tiene fe en si mismo, cuando se cree en si mismo; en lo que se es, en lo que se estudia, en lo que se sabe, en lo que se intuye, en lo que se hace.

Quien confía en si mismo se conoce, se comprende. Sabe lo que tiene y lo que le falta. No duda de si mismo. Sabe de dónde viene, en dónde esta y para dónde va.

Con amor propio y con confianza propia, se tiene la fuerza de Voluntad suficiente para administrar con eficacia los dos recursos vitales más escasos que tenemos: nuestro tiempo y nuestra atención.

Quien se administra con eficacia obtiene la recompensa de la Autonomía.

Ser Autónomo es una nutritiva fuente de satisfacción.

Ser Autónomo es experimentar un profundo sentimiento de valía personal, familiar, comunitaria y social.

En este punto la conciencia esta despierta y va disfrutando tanto del viaje por la Vida, que prefiere no volver a dormir.

Cuando la conciencia esta despierta el viaje hacia la plenitud existencial se vuelve una realidad en nuestras vidas. Dejamos de soñar y desear y empezamos a vivir, a crear una Vida Autónoma.

A partir de la Autonomía el combustible de nuestras vidas son las emociones positivas, los sentimientos positivos y la mezcla de estos da como origen un combustible existencial mucho más poderoso: las Actitudes.

Una conciencia movida por actitudes es una conciencia que empieza a ser altruista. Es una conciencia que empieza a sentir a los demás, a pensar en los demás, a actuar por los demás, en pocas palabras, es una conciencia empática.

Es la empatía la que nos permite crear conexión afectiva con los demás.

Es la empatía una deliciosa y nutritiva fuente de gratificaciones. Recompensa de aquellos que logran sentir la Vida como lo que es, no como lo que aparenta.

Y tú ¿Ya despertaste o aun sigues soñando?

La Vida no mejora con deseos sino con propósitos y el mayor de ellos ha de ser la conquista de tu Autonomía. Ha de ser tu evolución afectiva, intelectual y material.

¿No crees?

Publicado en AMOR, ANDRES PAZ, Escuela Taller de Psicología Afectiva y Formación Afectiva, SABIDURIA

LA CARENCIA EXISTENCIAL -MAS QUE LA FALTA DE DINERO ES LA FALTA DE SABIDURÍA PRACTICA-

La pobreza intelectual engendra la pobreza afectiva y la pobreza material.

Cuando hablo de pobreza intelectual no me refiero a la carencia de conocimientos, sino a la carencia de Sabiduría Practica.

Hay personas que saben mucho de las cosas, pero poco de si mismos y de los otros.

Quien carece del conocimiento de si mismo y de los otros, carece de Sabiduría Practica.

Quien carece de Sabiduría Practica, cree erróneamente que sus problemas existenciales son solo cuestión de economía.

Quien carece de Sabiduría Practica cree erróneamente que si superan sus carencias materiales, volverá la tranquilidad a su vida y podrá satisfacer sus carencias afectivas e intelectuales.

No!!!! El problema no es de dinero, el problema es de Sabiduría Practica, de carecer de ella para afrontar los retos de la Vida.

Y uno de esos retos es la cuestión material.

El problema es que cuando se tiene carencia material, no se tiende a pensar con la cabeza sino con el estomago.

Y cuando se piensa con el estomago, no eres tu el que actúa, son tus instintos.

Y los instintos actúan a través de tus emociones.

Y el miedo se apodera de ti. Por eso es que te aferras a quien te ofrece la posibilidad de llenar tu estomago. Pero esto es una ilusión. Así nunca llenaras tu estomago. En cambio si llenaras los bolsillos de ese ilusionista que te pinta pajaritos en el aire.

La sabiduría de las abuelas es muy clara cuando afirma: “quien juega por necesidad, pierde por obligación”.

No son tus miedos los que te van a sacar de tu carencia material, sino tus pasiones. Es lo que te gusta, es lo que disfrutas, es lo que mejor haces, es para lo que naciste, es lo que el mundo necesita de ti.

Y el mundo es tu mundo. Es tu entorno, es tu Tribu Familiar, son tus amigos, tus colegas. Las personas que esperan de ti no una oportunidad de negocio, sino una oportunidad de Vida, de aprehender el Juego de la Vida. De cultivar su Sabiduría Practica. De conquistar su Autonomía.

Entonces, si quieres empezar a resolver ese problema material de una vez por todas, no pienses mas con el estomago, ahora piensa con tu corazón. Hazle mas caso a tus intuiciones y menos a tus miedos.

Sabiduría Practica es saber elegir. Saber jugar este fascinante Juego de la Vida. Saber ejecutar los movimientos adecuados.

Sientes que estas en crisis, ¿verdad?

Pues bien, la crisis es una gran oportunidad.

Significa que se avecina un profundo cambio en tu Vida.

En este instante experimentas un dilema existencial. Tienes frente a ti dos caminos.

El uno te ofrece una ilusión. Quien te atrae a ese camino sabe que tienes miedo. Mucho miedo. Y por eso te pinta un mundo lleno de prosperidad material, de supuesta “libertad financiera”.

Y para calmar aun más ese miedo, ese ilusionista te dice que una vez resueltas tus carencias materiales, puedes empezar a practicar la solidaridad, ayudar a los demás. Combatir la pobreza material de los demás, entonces reviste su ilusión de “noble causa”. Te hace creer que le estas aportando al mundo. Como careces de Sabiduría Practica, terminas atrapada por esa ilusión, porque serás incapaz de distinguir la fantasía de la realidad.

El otro camino entonces es el camino de la Sabiduría Practica. De aprehender las reglas del Juego de la Vida. De satisfacer tus carencias intelectuales.

Este camino no te ofrece “libertad financiera”, te ofrece algo mucho mejor y sobre todo,  real:

Te ofrece Libertad Personal.

Te ofrece Bien-Estar.

Te ofrece conocimientos vitales

Y te ofrece Trabajo.

Si aprehendes a Valorarte, Conocerte, Administrarte, Motivarte y  Gobernarte, aprehenderás a tomar buenas decisiones. A hacer buenas jugadas vitales.

Aprehenderás a jugar el Juego de la Vida!!!!

Y si lo aprehendes, atraerás para tu Vida los recursos necesarios para satisfacer tus carencias afectivas.

El primero de esos recursos es el amor propio. Es creer en ti, es confiar en ti, es cuidarte.

Y cuando hay amor propio empiezas a atraer el amor de los demás, pero un amor real, no ilusorio. Las personas te empezaran a buscar.

Satisfechas tus carencias afectivas, empezaras a satisfacer tus carencias materiales. Porque esas personas que te buscan querrán que los orientes, y sobre todo, que los formes. Que les enseñes lo que sabes.

Eso representará para ti gran satisfacción. Propia de quienes experimentan que son útiles para los demás, no útiles de los demás, como ocurre con el cuento de la “libertad financiera”.

Así las cosas, este camino que hoy te muestro nuevamente, te ofrece la posibilidad de alimentar primero tu corazón (afecto), luego tu Mente y tu Conciencia (Sabiduría Practica) y por ultimo tu estomago (Trabajo con Sentido. Y con trabajo, hay dinero).

Primero lo primero.

Recuerda: piensa con tu corazón, no con tu estomago.

La paradoja es que cuando se piensa con el corazón, se abre la puerta para resolver el hambre del estomago.

Hazle caso a tu intuición, no a tu emoción, es decir a tu miedo.

Y no olvides que la carencia existencial más que la falta de dinero es la falta de Sabiduría Practica.

Publicado en ANDRES PAZ, MI TRABAJO, PSICOLOGÍA AFECTIVA, QUE HAGO

¿QUÉ HAGO? -MI TRABAJO- 1/6

PSICÓLOGO AFECTIVO DE PROFESIÓN Y FORMADOR AFECTIVO DE OFICIO
PSICÓLOGO AFECTIVO DE PROFESIÓN Y FORMADOR AFECTIVO DE OFICIO

“Muy pocas personas pueden empezar totalmente nuevas líneas de trabajo. La mayoría de las personas creativas no siguen una profesión establecida, sino que inventan su trabajo a medida que lo hacen.”

Mihaly Csikzentmihalyi

-Aprender a fluir-

Una vez definida la Geometría de mi Vida, es decir lo Qué Soy, lo Qué Estudio, lo Qué Se y lo Qué Hago, ahora la tarea es desarrollar cada uno de esos elementos que constituyen mi Sistema de Orientación y Formación Existencial.

Intuyo que debo empezar por lo Qué Hago, esto es, por mi Trabajo.

Aristóteles enseñó que nuestra realización personal como seres humanos reside en nuestro interior y no depende de nada externo. También, que todos tenemos un Talento, y que para desarrollar ese  Talento, es necesario adquirir hábitos virtuosos y corregir los hábitos viciosos.

Yo creo fervorosamente en lo que enseñó el gran Aristóteles.

Sentirse pleno en la Vida, es decir, realizarse como ser humano, pasa por comprender que debemos asumir la responsabilidad en la conducción de nuestra Vida.

Debemos ser responsables de nosotros mismos.

Nadie hará por Ti, lo que no hagas por Ti mismo.

Cuando uno comprende esto se libera de las dependencias malsanas.

Una de esas dependencias absurdas, sobre todo en estos tiempos, es la dependencia a un empleo, a un salario, a la renovación de un contrato.

Yo renuncié a esa dependencia y preferí emprender mi lucha personal hacia la conquista de la Autonomía. Sabia que este logro estaba en mis manos, y aunque para la época en que tomé la decisión (octubre de 2006), no tenia ni idea cómo hacerlo, estaba convencido que tenia que dar el salto. La satisfacción conmigo mismo dependía del emprendimiento de esa tarea existencial.

Han pasado ya siete años, y durante este tiempo descubrí mi Talento: lo mío es Orientar, Formar y Liderar. Este es mi Trabajo, esta es la labor de mi Vida. Para esto nací.

Los hábitos virtuosos a los que hace referencia Aristóteles, son los que José Antonio Marina llama hábitos afectivos, cognitivos y operativos. Estos son los hábitos que hay que cultivar para desarrollar cualquier tipo de Talento.

Visto desde la Psicología Afectiva, los hábitos afectivos son el Autoconocimiento, la Autovaloración y la Autoadministracion.

El Autoconocimiento es la llave que abre la puerta del Talento. Conocer lo que nos gusta, lo que se nos facilita, lo que disfrutamos. Lo que la Vida nos ha puesto en el camino. Practicar el Autoconocimiento indudablemente nos permite descubrir nuestro Talento.

Toda esa información que recogemos de nosotros mismos es necesario evaluarla. En este punto hay que tener cuidado con no caer en ningún extremo; ni en la supravaloración, es decir, creernos mas de lo que realmente somos, ni en la infravaloración, esto es, creernos menos de lo que realmente somos.

Se requiere equilibrio, y éste solo se logra con la práctica. Mucha practica. El Talento es práctica. Por lo tanto, cualquiera lo puede desarrollar. Es solo cuestión de Voluntad. No es privilegio de unos pocos, es un derecho de Todos. Pero es un derecho que toca conquistar.     

Administrarse significa ejercer un férreo control sobre nuestros dos recursos materiales más escasos y volátiles: el tiempo y la atención.

Tenemos una marcada tendencia a malgastar nuestro tiempo, a desperdiciarlo. Tratamos el tiempo como si fuera un recurso renovable. Vivimos como si no fuéramos a morir, y se nos escapa el tiempo como el agua entre los dedos.

Cuando se esta en la lucha por conquistar la Autonomía, la Autoadministración es clave. Dos son los enemigos a vencer: la pereza y la falta de concentración. Estos dos hábitos viciosos que apareados engendran la corrosiva postergación o procastrinacion, nos mantienen atados. Nos condenan a la eterna dependencia.

Con respecto a los hábitos cognitivos, estos son el cultivo de la Mente. ¿Y como se cultiva la Mente?

Leyendo y escribiendo.

Estas son justamente dos de mis máximas pasiones. Leer y escribir. Cuando tomé conciencia de mi tercera pasión, en ese momento descubrí mi Talento.

Mi tercera pasión es Orientar y Formar.

El Talento va de la mano de las pasiones, de hecho, ser Talentoso es ser apasionado.

Cuando uno Orienta y Forma, necesariamente Lidera. Este es Mi Trabajo, esta es mi responsabilidad.

Practicar el Autoconocimiento me ayudó a comprehender que lo mío es la Orientación Existencial; de las mujeres en general y de las psicólogas en particular. Sean estas profesionales o estudiantes.

¿Por qué mujeres? Y ¿Por qué psicólogas? De esto daré cuenta en el próximo relato.

Por lo pronto, solo me resta señalar que la Formación Existencial la llevo a cabo a través de mis Conferencias, en las que comparto mis experiencias y conocimientos en esto de la Conquista de la Autonomía Vital. Un logro cuya última etapa me tomó 7 años, pero que en realidad fue un viaje que empecé hace ya 20 años cuando teniendo 12, me enfrente a mi primer dilema existencial que me llevó a salir de casa a buscar mi destino.

El tercer y último componente de Mi Trabajo esta centrado en la Escuela-Taller de Psicología Afectiva y Formación Afectiva.  Esta es una Institución Formativa que he creado para enseñarle a mis colegas todo el modelo de Orientación y Formación Existencial que he diseñado y que es la base de Mi Trabajo y puede ser también la base del suyo.

Un Trabajo Autónomo y con Sentido cuya meta es el Bien-Estar de mis colegas.

Un Bien-Estar que, acorde con mi propia experiencia, pasa por la Conquista de la Autonomía Vital.

Y cuando hablo de Autonomía Vital me refiero a la Autonomía Afectiva, Intelectual y Material.

Me refiero a disfrutar una Vida Autónoma. En contraposición a padecer una vida dependiente.

Conquistar la Autonomía Afectiva significa liberarnos de nuestras dependencias afectivas. Nuestros miedos, culpas, iras, inseguridades, desconfianzas, celos, apegos, resentimientos, odios y obsesiones. Al igual que de corrosivos hábitos como la pereza, la postergación y la desconcentración.

Conquistar la Autonomía Intelectual significa liberarnos de las falsas creencias, los prejuicios y los dogmas que dificultan la relación con nosotros mismos y con los demás.

Y conquistar la Autonomía Material significa liberarnos de la dependencia a un empleo paupérrimamente remunerado. Un empleo que consume nuestros valiosos y escasos recursos de tiempo y atención a cambio de muy poco. No solo en términos de dinero sino en términos de valoración y de evolución intelectual.

Esta es pues, una somera introducción a lo Qué Hago. Poco a poco iré profundizando y mostrándote este modelo de vida, conceptual y de trabajo que te puede ayudar a Conquistar tu Autonomía.

Tal y como lo está haciendo conmigo.

Publicado en ANDRES PAZ, REFLEXIONES VITALES

YO SOY EL RESPONSABLE DE MI EXISTENCIA

Yo soy el responsable de mi existencia.

Nadie hará por mí, lo que no haga yo por mi mismo.

Entre mas rápido me de cuenta de esto, mas pronto dejaré de sufrir.

Mas cerca estaré de fluir.

No buscaré más culpables a mis desgracias.

La culpa no está adentro ni afuera.

Ni arriba ni abajo.

Ni a la izquierda ni a la derecha.

Dejaré de lamentarme y empezaré a trabajar.

¿Cual es mi trabajo?

Darme forma a mi mismo. 

¿Y cómo se logra esto?

Conociendome.

Valorandome.

Administrandome;

Motivandome,

Gobernandome.

Publicado en CARTAS AL MAESTRO, PSICOLOGÍA AFECTIVA

¿DEBEMOS IR LOS PSICÓLOGOS AL PSICÓLOGO? -CARTA A MI MAESTRO MIGUEL DE ZUBIRIA-

Mi estimado maestro Miguel:

El 17 de mayo de 2013 va a quedar en mis recuerdos como uno de los momentos más trascendentales de mi vida. Yo, que soy psicólogo, ese día fui por primera vez al psicólogo. Sentí lo que quizá sienten las personas que lo buscan a uno para escuchar unas palabras confortables y una explicación a los dilemas de la Vida.

Que gratificante fue esa experiencia maestro. Pensar que la Psicología solo sirve para curar las enfermedades de la Mente es desconocer la otra gran función de este bello Oficio: Formar la Mente, estructurarla, prepararla para afrontar los grandes retos de la existencia.

Por eso es que pienso que mi encuentro con usted fue muy gratificante. Porque su creación, la Psicología Afectiva, es justamente esa rama que le estaba faltando al potente árbol de la Psicología. Una rama cuyos frutos son precisamente, mentes estructuradas, mentes afectivamente preparadas para crear la mayor obra humana: nuestra propia vida!!!! En otras palabras, la Psicología Afectiva es una poderosa herramienta para hacer realidad un viejo anhelo artístico: “el hombre como creador de si mismo”.

Desde que me encontré con la Psicología Afectiva este ha sido mi propósito, darle forma a mi mente, crearme a mi mismo. El haber asumido este reto existencial me convirtió en su discípulo, me hizo Psicólogo Afectivo. Al parecer mi conversión usted la intuyó porque en su libro –la afectividad humana– me escribió:

Para Andrés: joven y futuro discípulo critico.”

Corría el año 2008 y desde entonces, en lugar de ponerme a hacer un posgrado, me dediqué con ahínco e intensidad a estudiar su obra, a comprehenderla, pero sobre todo, a vivirla. Cinco años llevo ya en esta apasionante tarea y el encuentro con usted para mi fue una graduación, no solo como Psicólogo Afectivo, sino como hombre Cro-Magnon y continuador de su obra en mi generación.

Los psicólogos necesitamos psicólogo. Pero no porque  estemos “locos”, sino porque requerimos de la guía y orientación de quienes ya han recorrido un camino vital, conceptual y social, porque con su sapiencia nos pueden dar luces que alumbren nuestra vida de pareja, nuestros deberes como padres, nuestros desafíos como profesionales de una disciplina que pone a nuestra disposición todas las herramientas que se requieren para contribuir con la transformación profunda de nuestra sociedad.

Usted maestro Miguel ha sido testigo de mi proceso, de hecho usted ha sido mi formador afectivo, intelectual y existencial. Como se lo conté en nuestro encuentro, tengo sistemáticamente organizados todos los correos electrónicos que hemos intercambiado en estos cinco años. Su tutoría, su obra, sus mensajes, sus consejos y sugerencias son gran parte de la materia prima que estoy utilizando en la construcción de mi obra social; una Comunidad Formativa que lleve al siguiente nivel las enseñanzas de la Psicología Afectiva.

La primera Institución Formativa que he creado en el marco de la Comunidad Formativa El Taller, es la Escuela-Taller de Formación Afectiva. Con esta institución me propongo atraer para la causa a colegas que quieran hacer de la Psicología Afectiva su profesión y de la Formación Afectiva su oficio.

Mi meta es muy clara: me voy a hacer responsable de la Formación de 48 personas. Esta es la capacidad que tiene mi Escuela-Taller. Ni más, ni menos. Estos serán los pioneros de la Psicología Afectiva (su creación) y de la Formación Afectiva (mi creación). Es decir, vendrían a ser sus nietos intelectuales.

Cuando en nuestro reciente encuentro le hablé sobre esta Escuela-Taller y de cómo estoy utilizando la Biblioteca Virgilio Barco para llevar a cabo la Formación de mis Aprehendices, a usted le pareció sorprendente y me preguntó que les enseñaba. Recuerdo que le contesté que el núcleo de las Enseñanzas eran las Habilidades Psicoafectivas, lo que en su Sistema eran las competencias afectivas y ahora según usted mismo me lo confirmo, se llaman Cualidades Humanas.

Pues bien mi querido maestro Miguel, lo que yo le enseño a mis Aprehendices es un Sistema de Formación Humana que esta integrado por 12 Enseñanzas básicas que permiten darle Estructura Afectiva a la Mente del ser humano.

Como es apenas lógico, la primera de estas Enseñanzas son las Habilidades Psicoafectivas, cuya práctica nos permite aprehender a vivir y convivir con Sabiduría y Bien-Estar.

La segunda Enseñanza es que los seres humanos somos seres afectivos, pensantes y actuantes que podemos evolucionar nuestra forma de sentir, pensar y actuar.

La tercera Enseñanza es que estamos conectados afectivamente con la Vida. Yo soy yo y mis vínculos afectivos, como suele decir usted maestro.

La cuarta Enseñanza es que tenemos Necesidades Afectivas de Comunidad, Estructura Mental y Sentido Vital. Necesidades que pobremente satisfechas producen malestares afectivos. El origen de esta Enseñanza esta en la Tercera Ola de Alvin Toffler.

La quinta Enseñanza es que podemos elegir una Personalidad. Esto lo aprehendí de mi abuelo intelectual, es decir, de José Antonio Marina. El autor que usted me presentó en nuestro primerísimo encuentro por allá en el 2008, y que para mi ha resultado tremendamente iluminador.

La sexta Enseñanza es que de acuerdo con lo anterior, si podemos elegir una Personalidad entonces también podemos elegir una Estrategia de Vida. Es decir, vivir de una determinada forma que nos permita existir con Bien-Estar.

La séptima Enseñanza es que necesitamos Recursos Vitales para existir. Como se lo adelanté en un correo reciente, estos son Recursos Afectivos (Vínculos), Intelectuales (Conocimientos sobre la Vida) y Materiales (dinero). Quien cuenta íntegramente con estos recursos, cuenta con Riqueza Existencial.

La octava Enseñanza tiene que ver con el Sufrimiento. El cual, según lo aprehendí de Lou Marinoff, es un estado de animo que puede cambiar e incluso, según lo enseña el budismo, eliminar. Sin desconocer, claro esta, lo que el mismo Marinoff señala, esto es, que el Sufrimiento, aun no siendo necesario ni bueno por si mismo, puede ser un gran maestro, el medio para un fin mejor.

La novena Enseñanza esta relacionada con los Conflictos Afectivos, los cuales son inherentes a nuestra Naturaleza Humana y lógicamente son fuente de profundo malestar si no se previenen o manejan adecuadamente (¿con la mente adecuada?)

La décima Enseñanza hace referencia a un hecho que yo mismo estoy experimentando, con las herramientas adecuadas es posible construir nuestra Autonomía afectiva, intelectual y material, necesaria para liberarnos de las dependencias que nos causan sufrimientos innecesarios en cada uno de estos dominios.

La Enseñanza numero once sostiene que el Conocimiento, la Riqueza y la Voluntad son las fuentes de Poder Intrapersonal, Interpersonal y Sociogrupal. Siendo esto una síntesis entre el prospectivismo toffleriano y la Psicología Afectiva De Zubiriana.

Por ultimo, la Enseñanza numero doce, según la cual, los seres humanos estamos en una constante búsqueda del Bien-Estar y del aumento de nuestras posibilidades, al decir de nuestro querido José Antonio Marina.

Mi querido maestro Miguel, ese encuentro que tuvimos el pasado 17 de mayo y que amenizamos con un par de sabrosos wiskysitos, para mi representó el encuentro de dos generaciones. Hoy yo tengo la edad que usted tenia (32 años) cuando decidió renunciar a ese lúgubre empleo como profesor de la universidad nacional. Intuía usted que su destino no estaba por los lados de la carrera como funcionario del Estado. Gracias a esa decisión, se lanzo usted a la creación de la obra de su vida. Algunos habrán pensado en ese momento que eso fue una locura, porque renunciar a la estabilidad que da servirle al Estado no es cosa de cuerdos. 30 años después el tiempo le dio la razón.

La locura es contagiosa maestro. Y como usted mismo me lo dijo: yo ya estoy condenado. Este es el propósito de mi vida. Para esto naci. Ya llegué en este viaje por la Vida a un punto de no retorno. Que mas da, si usted en la convulsionada década de los 80, cuando Internet era apenas un privilegio de unos pocos en Silicon Valley, logró lo que logró; hoy, cuando Internet es una realidad global, y somos la primera generación con mayor acceso a la información y el conocimiento en la historia de la humanidad, no hay excusas para Crear y menos hay excusas para no Creer.

Creo en mi, maestro. Creo en lo que soy, lo que se y lo que hago. Si esto es estar loco, entonces que viva la locura.

Si creer que la Psicología Afectiva puede y debe contribuir con la transformación profunda de nuestra sociedad es cosa de locos, entonces que viva la locura.

Al fin de cuentas, toda sociedad es una suma de mentes individuales. De manera que para transformar una sociedad, primero hay que transformar las mentes de los individuos, el primero de ellos: nosotros mismos.

¿Seremos capaces los psicólogos de mi generación de asumir este reto?

Yo estoy plenamente convencido que si.

Solo se necesitan 48 pioneros, bueno, 44, porque ya me están acompañando 4 “locos” en este viaje: Didier, Diana, Liliana y Rocío.

Así las cosas, gracias maestro Miguel, gracias por existir. Gracias por su generosidad. Gracias por Creer en usted. Gracias por Crear.

Muchas gracias!!!!

Con inmenso afecto,

Su adulto y presente discípulo critico.

Andrés Paz

Psicólogo Afectivo de profesión y Formador Afectivo de oficio.

 

Publicado en SABIDURIA

Enseñar

ENSEÑAR

Enseñar

Retribuye lo aprendido.
Comparte tu experiencia.

Si estás en posición de enseñar a otros, deberías enseñar sin reservas. ¿Qué necesidad hay de retener información? Podrías contar el secreto de la vida más de diez veces, y seguiría estando seguro. Después de todo, el secreto es sabido sólo cuando la gente lo hace realidad en sus propias vidas, no cuando simplemente lo oyen.

En el pasado, los maestros eran egoístas. Habían aprendido sólo con extrema dificultad, y a su vez se lo hacían difícil a otros. Además, tenían miedo de ser superados por sus alumnos, por lo que siempre retenían alguna clave. Qué actitud tan tonta! ¿Cómo puede un alumno siquiera desafiar al maestro, a menos que ese maestro deje que sus habilidades declinen? Deberías enseñar desapasionadamente y sin guardarte nada.

Cuando cultivas el poder interior, comienza a acumularse en tu interior. Pero hay algo extraño. No puedes retenerlo por siempre. Si tratas de hacerlo, la energía espiritual te destruirá. Pero si la usas prudentemente –para sanar a otros, para enseñar a otros, para confortar a otros- entonces la energía se recargará más y más intensamente, como un pozo que se rellena a sí mismo. Mientras más das, más recibes a cambio. Mientras más desinteresado eres, mayores los propios beneficios.

 

Deng Ming-Dao

Fuente

http://www.vivirtao.com/

 

Publicado en REFLEXIONES

¿PESIMISTAS U OPTIMISTAS? LOS CIUDADANOS ACTIVISTAS

 

Estoy preparando un ensayo sobre las “inteligencias personales”: el origen conceptual de las Habilidades Psicoafectivas. Digo esto porque el tema del que voy a hablar en este relato nace en los jardines psicopedagógicos de Howard Gardner, un pensador que me hizo percibir la diferencia que existe entre los intelectuales norteamericanos y los intelectuales europeos. Lógicamente no soy yo el primero que se da cuenta de esto, pero por lo menos para mi conciencia si resulta un descubrimiento. Al menos desde la perspectiva de la Formación Afectiva.

Afectivamente hablando, el pensador europeo es pesimista; yo siento a Sartre pesimista, siento a Nietzsche pesimista, siento a Freud pesimista. En cambio, del lado norteamericano siento a William James optimista, siento a Richard Sennett optimista, siento a Daniel Dennett optimista, siento a Alvin Toffler optimista. Solo por citar unos cuantos ejemplos. De hecho, ahora recuerdo que Martin Seligman (un optimista) hace un comentario al respecto en su bello libro: “La Autentica Felicidad”.

¿Cuál será el origen de ese pesimismo del intelectual europeo?

No puedo dejar de pensar que quizá se trata del hecho de que Europa es una tierra llena de campos santos.

¿Cuántos muertos dejaron las guerras en Europa en los últimos cien años?

¿El dolor de esas muertes ya se habrá superado?

¿Será un asunto espiritual?

¿Tendrá algo que ver el ateísmo y el posmodernismo?

¿Tendrá algo que ver el socialismo?

No todo el pesimismo es malo, tiene su lado bueno, su dosis de realismo. Y esto resulta útil sobre todo para los optimistas extremos, cuyo ingenuo positivismo los lleva a creer que la vida es color de rosa, y que basta con desear las cosas para que se hagan realidad. No resulta casualidad que Estados Unidos sea una tierra fértil para las iglesias cristianas conducidas por telepredicadores, mas interesados en llenar sus bolsillos que en alimentar sus conciencias.

Mi pregunta es ¿Cuál será el clima intelectual que esta llegando a Latinoamérica? A juzgar por el crecimiento de las iglesias cristianas tipo telepredicación gringa, podríamos pensar que somos marcadamente optimistas. Esto me hace aterrizar en la paradoja de Medellín.

La capital antioqueña es una ciudad catalogada como la más innovadora del mundo, pero a su vez está bajo el yugo del miedo impuesto por el poder de la violencia. Un poder que respaldado por las armas, somete psicológicamente a una indefensa población gobernada por el miedo. Hace falta un gran componente de innovación social en Medellín. Cultura afectiva superior que le gane la batalla a los Neandertales que se imponen por la fuerza.

¿Dónde están los batalladores intelectuales de Medellín? ¿Los que no solamente describen la problemática sino que diseñan y ponen en marcha soluciones culturales? O mejor aun, ¿es el asunto de Medellín solo una cuestión de los paisas?

Hace poco reflexionaba sobre lo que pasa en Venezuela y argumentaba que lo ocurrido allá, inevitablemente tendría repercusión acá. Si esto es así ¿entonces que podríamos decir de lo que ocurre en Medellín?

En mi barrio por ejemplo (Ciudadela Sucre / Soacha), circulan rumores de que volverá la “limpieza social”. Se dice que “los niños juiciosos se acuestan a las 9pm y que a los demás los acuestan ellos: “la mano negra”. Y no son unas meras amenazas, cuentan los testigos de la época que hace diez años hicieron la última limpieza. Las leyendas urbanas hablan de 70 jóvenes asesinados.

Frente a esta dura realidad social, la cuestión entonces es qué opción tomar: ¿la del pesimismo o la del optimismo? Depende con la lupa con la que se mire.

Si nos ponemos a mirar con la lupa de la actual clase política a la usanza aristotélica, son unos maquilladores profesionales; maquillan cifras, maquillan resultados, maquillan promesas, sin lugar a dudas, no son de fiar, o, ¿confiaría usted en los políticos actuales?

La prueba de ello es que cuando se les pone en evidencia esas innegables realidades sociales, en lugar de abrir sus mentes y escuchar propuestas, estos personajes se victimizan y se declaran perseguidos por la oposición. Que genios de políticos, no obstante lo farsante de su actuación, siguen en la escena sostenidos por una clientela que poco conocimiento tiene de la política altruista, esa que siempre pone por encima del bien particular, al bien general.

Con una clase política así, no se puede ser optimista.

En cambio, si miramos la realidad social actual con la lupa de los Ciudadanos Activistas, no hay lugar para el pesimismo.

La razón es muy sencilla. Los Ciudadanos Activistas no se la pasan quejándose por los problemas sociales, además de reflexionar, asumen una actitud proactiva y se dedican a construir soluciones. Saben que los problemas sociales los resuelven los Ciudadanos, no los políticos, y existe una gran diferencia entre unos y otros: los primeros son coherentes, los segundos aparentes.

Quizá hoy los Ciudadanos Activistas no tienen el poder político, pero están trabajando con bajo perfil, están creciendo desde las raíces, y sobre todo, están nutriendo sus mentes y sus conciencias. Están acumulando poder intelectual, saben que el conocimiento, el talento y la creatividad son la materia prima de estos nuevos tiempos y con ello, están cimentando y tejiendo el poder social y económico que los llevará al poder político para ampliar el alcance de sus obras, no para hacer promesas.

El mundo esta viendo surgir una nueva clase dirigente. Los suecos le llaman netocratas. Alexander Bard y Jan Soderqvist lo describen con detalle en su libro Netocracy: the new power elite and life after capitalism”. Llegará el día en que los políticos sean un objeto de museo. Llegará el día en que no se necesiten gobernantes sino administradores. Llegará el día en que estos cómicos personajes sean reemplazados por Ciudadanos Activistas que entienden la política como un bello arte al servicio de la sociedad –tanto en la teoría como en la práctica- y no como una burda pelea de machos alfa agarrados por el poder.

Con Ciudadanos Activistas trabajando en la construcción de nuevos modelos de organización social, nuevos modelos de formación humana, nuevos modelos de empresas, nuevos modelos de trabajo, nuevos modelos de iglesias, no se puede ser pesimista. Es solo cuestión de tiempo y trabajo. No esta en manos de nadie. Solo en las nuestras.  Y estas son manos optimistas-realistas.

Son las manos de los Ciudadanos Activistas.

Publicado en ANDRES PAZ, OBRA EXISTENCIAL

¿CUÁL ES EL PROPÓSITO DE MI VIDA?

“…uno de los mejores predictores de felicidad es si una persona considera que su vida tiene un propósito. Sin un propósito claramente definido, siete de diez individuos no se sienten a gusto con su vida; con un propósito, casi siete de cada diez se sienten satisfechos.. Vivir una vida feliz como adulto es como tratar de conseguir un helado cuando se es un niño. Usted debe saber qué quiere y utilizar una estrategia para conseguirlo”[1].

[1] David Niven (2003) Los 100 Secretos de la Gente Feliz. Editorial Norma.

Practicar el Autoconocimiento me hizo tomar conciencia que yo nací para crear una Obra Existencial, este es el propósito de mi vida. Cada día de mi existencia lo estoy dedicando a la construcción de una Obra Vital, mi Tribu Familiar. No obstante las dificultades que esto conlleva, son más las satisfacciones que se experimentan cuando se vive rodeado de personas que te aman genuinamente y que por lo tanto, están aportándote desinteresadamente en tu evolución como ser humano.

Con la tranquilidad que proporciona el vivir en el seno de una Tribu Familiar, estoy trabajando en la construcción de una Obra Conceptual. Mi mente está enfocada en investigar y aprehender cómo es que funcionamos afectivamente los seres humanos.

El Mundo Afectivo humano es un mundo al que las ciencias biológicas, psicologías, socioantropologicas y sociobiologicas recientemente le están prestando atención. No obstante, de este Mundo Afectivo vienen ocupándose hace miles de años las mitologías, las religiones, la filosofía, el arte, la ética y otras epistemologías que desde sus respectivas lupas se han dedicado a observar y describir el misterioso y problemático fenómeno del sentir humano.

Sentires que se traducen en afectos (emociones, sentimientos, actitudes, valores, principios). Afectos que nos hacen experimentar una vida paradisíaca o una vida infernal. Afectos que le dan sabor a la vida; una vida que en algunas ocasiones es amarga y otras veces dulce, y no pocas veces agridulce. Afectos que le dan color a la vida. Afectos que en últimas le dan sentido a la vida, o en su peor expresión, le quitan el sentido a la existencia.

Mi Tribu Familiar alimenta mi corazón. Mi pasión intelectual por el Mundo Afectivo alimenta mi mente. Estos dos alimentos son el combustible que le da energía a la Obra Social que estoy empeñado y comprometido en construir: una Comunidad Formativa, el alimento de mi conciencia. La labor que ocupa y ocupará el resto de mis días.

Creo que la mejor manera de ayudarse a sí mismo es ayudar a los demás. Esto significa poner nuestra experiencia de vida y nuestros conocimientos al servicio de los demás. También creo que nuestro Sistema Educativo (desde el pre-escolar hasta la universidad) padece un profundo vacío formativo.

Lo anterior significa que en ninguna fase del proceso educativo nos forman para vivir. Esto es, no nos enseñan a Conocernos, a Valorarnos, ni a Interactuar con nosotros mismos (Administrarnos; gobernarnos, motivarnos). Mucho menos nos enseñan a Conocer a los Otros, ni a Valorar a los Otros, ni que decir, a Interactuar con los Otros. Tampoco nos enseñan a Conocer a los Grupos, a Valorar a los Grupos, ni a Interactuar con los Grupos.

Este vacío formativo tiene profundas y nefastas consecuencias personales, familiares, comunitarias y sociales.

Quien no se Conoce a Sí Mismo, navega por la vida a la deriva; satisfaciendo solamente sus necesidades biológicas, sin un propósito que le dé sentido a su existencia.

Quien no se Valora a Si Mismo no se cuida, no se aprecia. Cae en uno de dos extremos: o se vuelve esclavo del ego y se supravalora, o carece de autoestima y se infravalora. Esto lleva al individuo a la autodestrucción lenta pero segura; a establecer vínculos afectivos tóxicos, a generar dependencias afectivas enfermizas.

Quien no se Administra a Si Mismo, termina siendo un postergador crónico, esclavo de sus placeres, a merced de la pereza y gobernado por sus miedos, sus culpas y sus iras.

Quien padece estas incompetencias afectivas, inevitablemente tendrá serios conflictos consigo mismo, con su pareja, su Tribu Familiar, su trabajo, su comunidad y su sociedad. El malestar será su permanente compañero. Y no solo el suyo, sino de quienes se compartan con esa persona.

¿No es este el pan de cada día en nuestra sociedad?

¿No son la soledad, la depresión y el suicidio las epidemias de nuestro tiempo?

¿Por qué la violencia intrafamiliar?

¿Por qué la violencia escolar?

¿Por qué el aumento de la delincuencia juvenil y el pandillismo?

¿Por qué el hacinamiento en las cárceles?

¿Por qué el aumento de los crímenes violentos?

¿Por qué los crímenes pasionales?

¿Por qué el aumento de los adictos a las drogas, el alcohol, el juego y el sexo?

¿Por qué el aumento de las bandas criminales?

¿Por qué la corrupción endémica de la clase política?

La respuesta podría ser la siguiente:

Como individuos, como Tribus Familiares y como sociedad padecemos de algo que me hizo tomar conciencia mi maestro Miguel De Zubiria: un profundo vacío formativo, para ser más exactos, carecemos de Habilidades Psicoafectivas. La real pobreza de nuestro país entonces no es material, es Mental.

No se nos Forma desde pequeños para desarrollar una solida Estructura Mental que nos permita coexistir pacíficamente con nosotros mismos, ni mucho menos, vivir en Comunidad, dedicados a descubrir el Sentido de nuestra existencia. Se nos pasan los años apenas sobreviviendo y luchando arduamente para llegar a fin de mes. Y si la carencia no es material, padecemos una carencia aun más dolorosa, la carencia afectiva.

La tesis es muy clara: donde hay Riqueza Mental, hay Riqueza Existencial. Esto es, Riqueza Afectiva; representada en sólidos y nutritivos vínculos afectivos (Tribu Familiar, amigos, colegas). Riqueza Intelectual; representada en profundos conocimientos sobre el arte de vivir y convivir. Y Riqueza Material; representada en la Autonomía económica que logran quienes descubren y desarrollan sus talentos, dones o facultades –como enseña Aristóteles-, y los ponen al servicio de sus semejantes –como enseña Confucio-. Para de esta manera, ganarse la vida rectamente –como enseña Buda-.

Como ha ocurrido en todas las épocas de la historia humana, el hombre siempre encuentra la manera de satisfacer sus necesidades. Pues bien, vivimos una época con una acuciante necesidad de Formación, y más específicamente, de Formación Afectiva. Esto es, de cultivar y desarrollar Habilidades Psicoafectivas que le permitan al individuo aprehender a tener una mejor relación consigo mismo y con los demás.

Las Habilidades Psicoafectivas son el recurso mental para darnos forma a nosotros mismos, para construir solidas Tribus Familiares, para crear fuertes Comunidades, para edificar funcionales Sociedades.

Ahora bien, ¿cómo hacemos para que estos conocimientos lleguen al conjunto de nuestra sociedad actual?

Yo como Psicólogo Afectivo de profesión y Formador Afectivo de oficio, ya lo estoy aplicando a mi propia vida. Además, he empezado a Formar a otros ciudadanos en mi Escuela-Taller de Formación Afectiva. Ellos a su vez serán multiplicadores. Esta es mi Obra Social, para esto vivo y de esto vivo. A esta tarea he consagrado mi existencia.

He asumido un doble compromiso: continuar dándome forma a mí mismo y a partir de mi experiencia y conocimientos, Formar a 48 personas en mi Escuela-Taller. De igual manera, lo hago practicando los principios del Altruismo Reciproco. Esto significa sin cobrar una suma especifica por mi trabajo, a cambio, solo pido un aporte económico que cada Aprehendiz este en capacidad de hacer, acorde a su sentido de justicia, gratitud y satisfacción. Aprehender sobre la Vida no tiene que ser un negocio, sino una Causa. Una causa autosostenible.

Creo en lo que alguna vez dejo dicho Henry David Thoreau:

Ha llegado el momento de que contemos con escuelas fuera de lo común, de que no abandonemos nuestra educación cuando empezamos a convertirnos en hombres y mujeres.

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

ARTÍCULOS RELACIONADOS

NACI COMO EDUARDO ANDRES GRANADA BECERRA Y MORIRE COMO ANDRES  PAZ PAREJA

¿QUIÈN SOY? ANDRÈS PAZ

Publicado en Andres Paz Pareja, OBRA EXISTENCIAL

¿QUIEN SOY? ANDRÉS PAZ

  

Con este relato presento oficialmente mi nueva identidad. Antes me llamaba Eduardo Andrés Granada Becerra, y no era solamente un nombre; era también una forma de pensar, de sentir y de actuar.

No me avergüenzo de lo que era, ni de donde vengo, simplemente esas fueron mis circunstancias. He tomado las riendas de mi vida y esta evolución de mi identidad es la primera muestra de ello.

Desde que aprehendí que uno puede elegir su personalidad, me sentí liberado para empezar a crearme a mí mismo. Y aquí estoy, en plena metamorfosis; esforzándose por salir de mi zona de confort, por mantener a raya mis instintos animales; por vencer esos miedos al qué dirán. Luchando para Ser, para Existir, para despertar plenamente a la Vida.

Ahora soy Andrés Paz Pareja y esta nueva identidad me exige asumir mis Deberes como Hombre. Esto es, como individuo, como pareja, como padre, como miembro de una tribu familiar, como trabajador y como ciudadano.

Estos Deberes son la base de lo que hago como Psicólogo y como Formador.

Además de un nombre y de unos Deberes, mi nueva identidad significa que soy Psicólogo Afectivo de Profesión y Formador Afectivo de Oficio. ¿Esto qué significa?

Quiere decir que practico y enseño Habilidades Psicoafectivas. Estas son de tres tipos:

Habilidades Psicoafectivas Intrapersonales

  • Conocimiento Intrapersonal
  • Valoración Intrapersonal
  • Interacción Intrapersonal

Habilidades Psicoafectivas Interpersonales

  • Conocimiento del Otro
  • Valoración del Otro
  • Interacción con el Otro

Habilidades Psicoafectivas Sociogrupales

  • Conocimiento de los Grupos
  • Valoración de los Grupos
  • Interacción con los Grupos

 

Con un nombre coherente con mi forma de pensar, sentir y actuar (Andrés Paz Pareja); con un compromiso ético representado en mis Deberes como Hombre (individuo, pareja, padre, miembro de una tribu familiar, trabajador y ciudadano); con una profesión (Psicólogo Afectivo), un oficio (Formador Afectivo); con una practica y unos conocimientos (Habilidades Psicoafectivas); estoy construyendo una Obra Existencial.

Esta Obra Existencial que estoy construyendo está integrada por tres creaciones: una obra vital, una obra conceptual y una obra social.

TRIBULa Obra Vital que estoy construyendo es mi Tribu Familiar, cuyo núcleo es mi neofamilia: mi pareja Luz Adriana, mis hijos Orianna y Dante; mis suegros Imelda y Silvino; mis cuñadas Patricia y Marleny; y mis sobrinos políticos Damian y Sander. Además de este nucleo tengo a mi familia de origen: mis padres Ines y Eduardo; mis hermanas Viviana y Gloria; y mis sobrinos Dylan, Felipe, Maria Fernanda, Juan David, Gabriel y Juliana.

Por su parte, la Obra Conceptual que estoy edificando es una creación conjunta con mi pareja Luz Adriana. Se trata de un Sistema de Formación Humana, cuya finalidad es ser un solido sustento teórico de la Obra Social que estamos construyendo.

LA FAMILIA DE ORIGENEsta Obra Social es una Comunidad Formativa. Un nuevo tipo de organización social que tiene como propósito –a través de Instituciones Formativas-, satisfacer las eternas necesidades de ComunidadEstructura Mental y Significado Existencial que tenemos todos los seres humanos.

Así las cosas, mi experiencia de vida; es decir, mis vivencias como hijo, hermano, tío, sobrino; pareja, padre, yerno, cuñado, tío político; amigo, estudiante, empleado, emprendedor, lector, “escritor”. Además de mi educación en la calle, escuelas, colegios, internados y universidades. Mas mi formación como Psicólogo Afectivo y como Formador Afectivo. Y mis horas de práctica y enseñanza de Habilidades Psicoafectivas, me llevaron a descubrir el sentido de mi existencia:

Yo nací para crear una Obra Existencial.