LIBRO AMOR Y TRABAJO

MIS HERMANAS

MIS HERMANAS

Que bonito es sentir amor por tus hermanas y mas bonito aun es sentir el amor de tus hermanas.

El amor tiene múltiples fuentes, no se agota solo en el amor de pareja, el amor de una hermana es una gran felicidad.

Viviana y Gloria son mis amadas hermanitas menores, dos bellas energías femeninas que me han acompañado toda la vida.

Los tres hemos luchado, muchas veces nos hemos caído y de nuevo nos hemos levantado.

No hemos disfrutado de muchas riquezas materiales, pero hemos crecido y como sea nos hemos mantenido unidos.

Ya estamos caminando sobre los 30, tenemos 8 hijos entre los tres y disfrutamos de la dicha de sentir el amor de nuestros padres.

Somos una Tribu Familiar.

Estoy muy feliz porque hoy celebramos un cónclave, conversamos sobre el presente y futuro de la Tribu.

En este dia pasamos a un nuevo nivel en nuestra vinculación familiar.

Esto para mi solo tiene una explicación:

Dios en nuestro Hogar.

Anuncios
FAMILIA DE ORIGEN

BITACORAS VITALES (#1) LA FAMILIA DE ORIGEN

BITACORAS VITALES (#1) LA FAMILIA DE ORIGEN

Estoy absolutamente convencido que soy el único miembro de mis dos Familias de Origen –Granada y Becerra- que está inmerso en un intenso proceso de aprendizaje para Comprehender cómo se puede llegar a ser Talentoso en el duro arte de Vivir, Convivir y Supervivir. Los demás, según me he ido enterando; han enfrentado, están enfrentando y enfrentaran serios problemas existenciales por carecer de las Habilidades Afectivas necesarias para gobernar su vida. Hecho que puede desencadenar en dolorosos Malestares Afectivos. De esos que suelen tratar los psicólogos, escuchar los sacerdotes y pastores, “solucionar” los brujos y los chamanes y Orientar los Formadores Afectivos.

Este ejercicio biográfico es una Estrategia Formativa para compartir con la COMUNIDAD FORMATIVA EL TALLER. De la cual algún día espero les llegue noticia a todos mis tíos: Gonzalo, Javier, Oscar, Jorge, Chila, Ofelia y Olga por los lados de mi madre-. Y Anzizar, Nelson, Ibelice y Mery –por los lados de mi padre-.

Pero también me gustaría que mis primos se enteraran de la existencia de esta Comunidad. Me haría muy feliz tener un vínculo afectivo más cercano con el hijo de Gonzalo –Víctor-. Las hijas de Javier –Sandra y Paola-, su hijo Ronald. Los hijos de Oscar –Oscar Darío, Walter y Rodolfo Arturo-. La  hija de Jorge –Gloria Maria- y su hijo Jorge Enrique. La hija de Ofelia –María Elena-. La hija de Olga –Patricia- y sus hijos Humberto y Francisco. Las hijas de Ibelice –Patricia, Yuliana, Zenaida- y su hijo –Germán-. Las hijas de Mery – María Elena, Nora, Mary- y sus hijos Fernando, Rubiel, Carlos y Mauricio.

También me gustaría llegar a los hijos de mis primos. Tener noticia de ellos. En mi mente tengo la imagen por ejemplo de la hija de María Elena –Shabitt-. Los hijos de Patricia R. –Alejandro y Felipe-. Las hijas de Fernando –Francia e Isabel-. La hija de Patricia G. –Juliana-. El hijo de Yuliana –Santiago-.

Ahora caigo en cuenta que lo que estoy haciendo es trazando un mapa de mis orígenes familiares. De los descendientes de Tulia y Arturo por los lados de los Becerra, y de los descendientes de Beyva y Lisandro, por los lados de los Granada. En otro articulo escribía que conocer la familia de origen es conocerse a si mismo. Este ejercicio contribuye con un propósito existencial: Comprehender el Pasado. Es sumamente importante hacerlo. Por nuestras venas no solamente corre sangre en común, también hay rasgos de personalidad, hay unos temperamentos comunes. Y eso es lo que estoy empeñado en conocer.

Si mi trabajo como Formador Afectivo tiene alcance, muy feliz me haría que le pudiera llegar a esta dispersa Tribu Familiar. En ambas familias ocurrió el mismo fenómeno: mientras los abuelos vivían, existían algo de cohesión, luego de su muerte, las ramas se dispersaron. Me encantaría tejer esos vínculos, conectarlos. Quizá ese es el propósito de este artículo, dar el primer paso hacia la Conexión Afectiva a esa nutritiva fuente de Alimento Afectivo que indudablemente es la Familia, ahí están los vínculos primarios. 

Una de las experiencias vitales que me llevaron a convertirme en Formador Afectivo es la desconexión afectiva familiar. Pensaría que de todas las variables, fue la más determinante. Probablemente gran parte de mi relato vital gire alrededor de ese hecho. Y estas letras que hoy plasmo son una prueba más.

Hay dos afectos positivos que quiero sembrar en mi Familia de Origen. La Alegría y el Orgullo. La Alegría por ejemplo, es una emoción que está presente en el ámbito familiar cuando uno tiene noticia de un miembro de la Tribu que no ve hace años y más aún cuando tiene la oportunidad de compartirse con él.  El Orgullo es una emoción que se experimenta cuando uno se entera de una buena acción de alguno de los miembros de la familia. Cuando uno constata que está teniendo un notable desempeño en su vida. Que sobresale. Que es Talentoso. Que es muy útil para si mismo y para su entorno.

Bueno Familia, esta es mi contribución a la Causa de la Cohesión Familiar. Hoy tengo 31 años y espero que para cuando llegue a los 40 me haya podido reunir con todos los miembros de esta numerosa Tribu. Si se me quedó alguno por fuera, por favor ayúdenme a construir este mapa. Estoy seguro que será de mucha utilidad para las nuevas generaciones que deben comprender de donde vienen y con ello tener más claro hacia dónde van, ya sea para corregir o para continuar creciendo.

Un abrazo para todos, y espero que me alegren la vida haciéndome saber de la suya.

Ah lo olvidaba, gracias a la FORMACIÓN AFECTIVA he retomado el vínculo con el primo Víctor. Le he escrito dos cartas que dan fe de ello. Las puedes leer en este blog.