Publicado en CARTAS AL MAESTRO, PSICOLOGÍA AFECTIVA

¿DEBEMOS IR LOS PSICÓLOGOS AL PSICÓLOGO? -CARTA A MI MAESTRO MIGUEL DE ZUBIRIA-

Mi estimado maestro Miguel:

El 17 de mayo de 2013 va a quedar en mis recuerdos como uno de los momentos más trascendentales de mi vida. Yo, que soy psicólogo, ese día fui por primera vez al psicólogo. Sentí lo que quizá sienten las personas que lo buscan a uno para escuchar unas palabras confortables y una explicación a los dilemas de la Vida.

Que gratificante fue esa experiencia maestro. Pensar que la Psicología solo sirve para curar las enfermedades de la Mente es desconocer la otra gran función de este bello Oficio: Formar la Mente, estructurarla, prepararla para afrontar los grandes retos de la existencia.

Por eso es que pienso que mi encuentro con usted fue muy gratificante. Porque su creación, la Psicología Afectiva, es justamente esa rama que le estaba faltando al potente árbol de la Psicología. Una rama cuyos frutos son precisamente, mentes estructuradas, mentes afectivamente preparadas para crear la mayor obra humana: nuestra propia vida!!!! En otras palabras, la Psicología Afectiva es una poderosa herramienta para hacer realidad un viejo anhelo artístico: “el hombre como creador de si mismo”.

Desde que me encontré con la Psicología Afectiva este ha sido mi propósito, darle forma a mi mente, crearme a mi mismo. El haber asumido este reto existencial me convirtió en su discípulo, me hizo Psicólogo Afectivo. Al parecer mi conversión usted la intuyó porque en su libro –la afectividad humana– me escribió:

Para Andrés: joven y futuro discípulo critico.”

Corría el año 2008 y desde entonces, en lugar de ponerme a hacer un posgrado, me dediqué con ahínco e intensidad a estudiar su obra, a comprehenderla, pero sobre todo, a vivirla. Cinco años llevo ya en esta apasionante tarea y el encuentro con usted para mi fue una graduación, no solo como Psicólogo Afectivo, sino como hombre Cro-Magnon y continuador de su obra en mi generación.

Los psicólogos necesitamos psicólogo. Pero no porque  estemos “locos”, sino porque requerimos de la guía y orientación de quienes ya han recorrido un camino vital, conceptual y social, porque con su sapiencia nos pueden dar luces que alumbren nuestra vida de pareja, nuestros deberes como padres, nuestros desafíos como profesionales de una disciplina que pone a nuestra disposición todas las herramientas que se requieren para contribuir con la transformación profunda de nuestra sociedad.

Usted maestro Miguel ha sido testigo de mi proceso, de hecho usted ha sido mi formador afectivo, intelectual y existencial. Como se lo conté en nuestro encuentro, tengo sistemáticamente organizados todos los correos electrónicos que hemos intercambiado en estos cinco años. Su tutoría, su obra, sus mensajes, sus consejos y sugerencias son gran parte de la materia prima que estoy utilizando en la construcción de mi obra social; una Comunidad Formativa que lleve al siguiente nivel las enseñanzas de la Psicología Afectiva.

La primera Institución Formativa que he creado en el marco de la Comunidad Formativa El Taller, es la Escuela-Taller de Formación Afectiva. Con esta institución me propongo atraer para la causa a colegas que quieran hacer de la Psicología Afectiva su profesión y de la Formación Afectiva su oficio.

Mi meta es muy clara: me voy a hacer responsable de la Formación de 48 personas. Esta es la capacidad que tiene mi Escuela-Taller. Ni más, ni menos. Estos serán los pioneros de la Psicología Afectiva (su creación) y de la Formación Afectiva (mi creación). Es decir, vendrían a ser sus nietos intelectuales.

Cuando en nuestro reciente encuentro le hablé sobre esta Escuela-Taller y de cómo estoy utilizando la Biblioteca Virgilio Barco para llevar a cabo la Formación de mis Aprehendices, a usted le pareció sorprendente y me preguntó que les enseñaba. Recuerdo que le contesté que el núcleo de las Enseñanzas eran las Habilidades Psicoafectivas, lo que en su Sistema eran las competencias afectivas y ahora según usted mismo me lo confirmo, se llaman Cualidades Humanas.

Pues bien mi querido maestro Miguel, lo que yo le enseño a mis Aprehendices es un Sistema de Formación Humana que esta integrado por 12 Enseñanzas básicas que permiten darle Estructura Afectiva a la Mente del ser humano.

Como es apenas lógico, la primera de estas Enseñanzas son las Habilidades Psicoafectivas, cuya práctica nos permite aprehender a vivir y convivir con Sabiduría y Bien-Estar.

La segunda Enseñanza es que los seres humanos somos seres afectivos, pensantes y actuantes que podemos evolucionar nuestra forma de sentir, pensar y actuar.

La tercera Enseñanza es que estamos conectados afectivamente con la Vida. Yo soy yo y mis vínculos afectivos, como suele decir usted maestro.

La cuarta Enseñanza es que tenemos Necesidades Afectivas de Comunidad, Estructura Mental y Sentido Vital. Necesidades que pobremente satisfechas producen malestares afectivos. El origen de esta Enseñanza esta en la Tercera Ola de Alvin Toffler.

La quinta Enseñanza es que podemos elegir una Personalidad. Esto lo aprehendí de mi abuelo intelectual, es decir, de José Antonio Marina. El autor que usted me presentó en nuestro primerísimo encuentro por allá en el 2008, y que para mi ha resultado tremendamente iluminador.

La sexta Enseñanza es que de acuerdo con lo anterior, si podemos elegir una Personalidad entonces también podemos elegir una Estrategia de Vida. Es decir, vivir de una determinada forma que nos permita existir con Bien-Estar.

La séptima Enseñanza es que necesitamos Recursos Vitales para existir. Como se lo adelanté en un correo reciente, estos son Recursos Afectivos (Vínculos), Intelectuales (Conocimientos sobre la Vida) y Materiales (dinero). Quien cuenta íntegramente con estos recursos, cuenta con Riqueza Existencial.

La octava Enseñanza tiene que ver con el Sufrimiento. El cual, según lo aprehendí de Lou Marinoff, es un estado de animo que puede cambiar e incluso, según lo enseña el budismo, eliminar. Sin desconocer, claro esta, lo que el mismo Marinoff señala, esto es, que el Sufrimiento, aun no siendo necesario ni bueno por si mismo, puede ser un gran maestro, el medio para un fin mejor.

La novena Enseñanza esta relacionada con los Conflictos Afectivos, los cuales son inherentes a nuestra Naturaleza Humana y lógicamente son fuente de profundo malestar si no se previenen o manejan adecuadamente (¿con la mente adecuada?)

La décima Enseñanza hace referencia a un hecho que yo mismo estoy experimentando, con las herramientas adecuadas es posible construir nuestra Autonomía afectiva, intelectual y material, necesaria para liberarnos de las dependencias que nos causan sufrimientos innecesarios en cada uno de estos dominios.

La Enseñanza numero once sostiene que el Conocimiento, la Riqueza y la Voluntad son las fuentes de Poder Intrapersonal, Interpersonal y Sociogrupal. Siendo esto una síntesis entre el prospectivismo toffleriano y la Psicología Afectiva De Zubiriana.

Por ultimo, la Enseñanza numero doce, según la cual, los seres humanos estamos en una constante búsqueda del Bien-Estar y del aumento de nuestras posibilidades, al decir de nuestro querido José Antonio Marina.

Mi querido maestro Miguel, ese encuentro que tuvimos el pasado 17 de mayo y que amenizamos con un par de sabrosos wiskysitos, para mi representó el encuentro de dos generaciones. Hoy yo tengo la edad que usted tenia (32 años) cuando decidió renunciar a ese lúgubre empleo como profesor de la universidad nacional. Intuía usted que su destino no estaba por los lados de la carrera como funcionario del Estado. Gracias a esa decisión, se lanzo usted a la creación de la obra de su vida. Algunos habrán pensado en ese momento que eso fue una locura, porque renunciar a la estabilidad que da servirle al Estado no es cosa de cuerdos. 30 años después el tiempo le dio la razón.

La locura es contagiosa maestro. Y como usted mismo me lo dijo: yo ya estoy condenado. Este es el propósito de mi vida. Para esto naci. Ya llegué en este viaje por la Vida a un punto de no retorno. Que mas da, si usted en la convulsionada década de los 80, cuando Internet era apenas un privilegio de unos pocos en Silicon Valley, logró lo que logró; hoy, cuando Internet es una realidad global, y somos la primera generación con mayor acceso a la información y el conocimiento en la historia de la humanidad, no hay excusas para Crear y menos hay excusas para no Creer.

Creo en mi, maestro. Creo en lo que soy, lo que se y lo que hago. Si esto es estar loco, entonces que viva la locura.

Si creer que la Psicología Afectiva puede y debe contribuir con la transformación profunda de nuestra sociedad es cosa de locos, entonces que viva la locura.

Al fin de cuentas, toda sociedad es una suma de mentes individuales. De manera que para transformar una sociedad, primero hay que transformar las mentes de los individuos, el primero de ellos: nosotros mismos.

¿Seremos capaces los psicólogos de mi generación de asumir este reto?

Yo estoy plenamente convencido que si.

Solo se necesitan 48 pioneros, bueno, 44, porque ya me están acompañando 4 “locos” en este viaje: Didier, Diana, Liliana y Rocío.

Así las cosas, gracias maestro Miguel, gracias por existir. Gracias por su generosidad. Gracias por Creer en usted. Gracias por Crear.

Muchas gracias!!!!

Con inmenso afecto,

Su adulto y presente discípulo critico.

Andrés Paz

Psicólogo Afectivo de profesión y Formador Afectivo de oficio.

 

Publicado en MIGUEL DE ZUBIRIA SAMPER

LA AFECTIVIDAD: LA MÀS ANTIGUA DE TODAS LAS FUNCIONES MENTALES / MIGUEL DE ZUBIRIA

Padre de la Psicología Afectiva
Padre de la Psicología Afectiva

¡La afectividad es las más antigua de todas las funciones mentales, por mucho! Muy anterior a las operaciones lenguaje-pensamiento, y ni que decir a los primeros conocimientos humanos de la forma p1. /Esta es una piedra/, p2. /Aquel es un depredador/.

Pues mientas las operaciones lenguaje-pensamiento pudieron comenzar con los últimos grupos homínidos, quizás entre 2 a 4 millones atrás, y los conocimientos con la edad de los CroMagnon, entre 50.000 y 100.000 años, los precursores de la afectividad humana avanzan sustancialmente con los primeros antropoides (37 millones).

En efecto, este gran grupo aglutinador de los humanos, chimpancés, gorilas, orangutanes y gibones, con su antecedente lejano de hace 37 millones, se especializó en las interacciones entre unos y otros. Su enorme cerebro les permitió una función mental súper sofisticada, denominada por psicólogos y antropólogos, como Steve Mithen, leer mentes.

O sea descubrir no nuevas fuentes de agua, de alimentos o un posible depredador en la escena, en lo cual son expertos los demás animales, sino leer el estado emocional y la intención de otro u otros. Que les permite clasificarlos en varios grupos como parientes, cercanos, amigos, socios, potenciales rivales y rivales.

Esta curiosísima habilidad -lo repito posibilitada por una vida social compleja y un cerebro sofisticado, el mayor conocido sobre el peso corporal- crea sociabilidades completamente desconocidas por los reptiles: crea vínculos afectivos entre todos y cada uno de los miembros de sus grupos.

Solo que en rigor, los antropoides extienden a los miembros de su grupo el genial descubrimiento de las primeras zarigüeyas en los origines del gran clan mamífero 280 millones de años atrás, al cual pertenecemos.

El vínculo afectivo madre-cría. El primero y definitivo de todos los vínculos afectivos conocidos.

Significa que la afectividad antecede por cerca de 300 millones de años a las operaciones mentales y a los conocimientos.

 ¿Y todo esto a donde nos lleva?

¡A una conclusión impactante!: que demasiados elementos atestiguan que las funciones mentales (conocimientos, operaciones mentales y afectividad) aparecieron en el siguiente orden:

1ª Afectividad                     280 millones     antropoides

2ª  Operaciones mentales    2 a 4 millones     homínidos

3ª  Humanos:                    0,1 millones       conocimientos

 0,05 millones    escritura-lectura.

Por ende, para formar a nuestros hijos -he aquí lo definitivo- deberíamos priorizar, y por mucho, su ser antropoides. Esto es, adiestrarlos cual expertos lectores de mentes y geniales creadores de vínculos afectivos. El núcleo de la propuesta de pedagogía afectiva.

Proceso formativo ocurrido con gran éxito durante los últimos 100.000 años, hasta cuando los colegios toman el papel central de las familias humanas extensas, que desaparecen velozmente. Hecho recientísimo, con solo 0,000001 millones de años,… o menos.

Significa, además, que deberíamos comenzar a formar sus operaciones mentales posiblemente hacia sus 7 a once años, e impartirles conocimientos de las disciplinas científicas al comenzar la pubertad.

Así tendríamos en el punto de llegada un joven adulto experto antropoide, homínido y humano, preparado para iniciar las labores que su tribu le encomienda. Si, las mismas de hoy, pero bien hechas por personas diestras en los oficios milenarios de nuestra especie. No pseudo neanderthale/as condenado/as a solo trabajar.

¿Y tu eres experto lector de mentes y un genial creador de vínculos afectivos, con los otros y contigo mismo?

Publicado en andres granada

SOLUCIONES

Soluciones

No le tengas miedo a explorar;
Sin exploración no hay descubrimientos.
No le tengas miedo a las soluciones parciales;
Sin la tentativa no hay logro.

La indecisión y el procrastinar son hábitos corrosivos. Los que esperan a que cada pequeña cosa sea perfecta antes de embarcarse en un proyecto o los que son adversos a hacer concesiones para una solución parcial, están entre las personas menos felices. Las circunstancias ideales para un emprendimiento raramente se le dan a alguien. Hay, en cambio, incertidumbre en cada situación. Sabios son quienes pueden extraer grandes ventajas de circunstancias opacas para todos los demás.

Querer que todo en la vida sea perfecto antes de entrar en acción es como querer llegar a destino sin viajar. Para quienes siguen el Tao, el viaje es absolutamente tan importante como el destino. Un paso después del otro: Esto sigue siendo central a la sabiduría del Tao.

Cada día pasa ya sea que tú participes en él o no. Si no tienes cuidado, los años pasarán y tú sólo tendrás remordimientos. Si no puedes resolver un problema de una vez, al menos intenta algo. Reduce tus problemas a un conjunto de paquetes más chicos, más manejables, y así podrás hacer progresos medibles hacia lograrlo. Si esperas a que todo sea perfecto acorde a tus planes preconcebidos, bien podrías esperar por siempre. Si sales y trabajas con la corriente de la vida, podrías descubrir que el éxito viene de construir sobre pequeñas cosas.

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Fuente:

http://www.vivirtao.com/

 

Publicado en ANDRES PAZ, OBRA EXISTENCIAL

¿CUÁL ES EL PROPÓSITO DE MI VIDA?

“…uno de los mejores predictores de felicidad es si una persona considera que su vida tiene un propósito. Sin un propósito claramente definido, siete de diez individuos no se sienten a gusto con su vida; con un propósito, casi siete de cada diez se sienten satisfechos.. Vivir una vida feliz como adulto es como tratar de conseguir un helado cuando se es un niño. Usted debe saber qué quiere y utilizar una estrategia para conseguirlo”[1].

[1] David Niven (2003) Los 100 Secretos de la Gente Feliz. Editorial Norma.

Practicar el Autoconocimiento me hizo tomar conciencia que yo nací para crear una Obra Existencial, este es el propósito de mi vida. Cada día de mi existencia lo estoy dedicando a la construcción de una Obra Vital, mi Tribu Familiar. No obstante las dificultades que esto conlleva, son más las satisfacciones que se experimentan cuando se vive rodeado de personas que te aman genuinamente y que por lo tanto, están aportándote desinteresadamente en tu evolución como ser humano.

Con la tranquilidad que proporciona el vivir en el seno de una Tribu Familiar, estoy trabajando en la construcción de una Obra Conceptual. Mi mente está enfocada en investigar y aprehender cómo es que funcionamos afectivamente los seres humanos.

El Mundo Afectivo humano es un mundo al que las ciencias biológicas, psicologías, socioantropologicas y sociobiologicas recientemente le están prestando atención. No obstante, de este Mundo Afectivo vienen ocupándose hace miles de años las mitologías, las religiones, la filosofía, el arte, la ética y otras epistemologías que desde sus respectivas lupas se han dedicado a observar y describir el misterioso y problemático fenómeno del sentir humano.

Sentires que se traducen en afectos (emociones, sentimientos, actitudes, valores, principios). Afectos que nos hacen experimentar una vida paradisíaca o una vida infernal. Afectos que le dan sabor a la vida; una vida que en algunas ocasiones es amarga y otras veces dulce, y no pocas veces agridulce. Afectos que le dan color a la vida. Afectos que en últimas le dan sentido a la vida, o en su peor expresión, le quitan el sentido a la existencia.

Mi Tribu Familiar alimenta mi corazón. Mi pasión intelectual por el Mundo Afectivo alimenta mi mente. Estos dos alimentos son el combustible que le da energía a la Obra Social que estoy empeñado y comprometido en construir: una Comunidad Formativa, el alimento de mi conciencia. La labor que ocupa y ocupará el resto de mis días.

Creo que la mejor manera de ayudarse a sí mismo es ayudar a los demás. Esto significa poner nuestra experiencia de vida y nuestros conocimientos al servicio de los demás. También creo que nuestro Sistema Educativo (desde el pre-escolar hasta la universidad) padece un profundo vacío formativo.

Lo anterior significa que en ninguna fase del proceso educativo nos forman para vivir. Esto es, no nos enseñan a Conocernos, a Valorarnos, ni a Interactuar con nosotros mismos (Administrarnos; gobernarnos, motivarnos). Mucho menos nos enseñan a Conocer a los Otros, ni a Valorar a los Otros, ni que decir, a Interactuar con los Otros. Tampoco nos enseñan a Conocer a los Grupos, a Valorar a los Grupos, ni a Interactuar con los Grupos.

Este vacío formativo tiene profundas y nefastas consecuencias personales, familiares, comunitarias y sociales.

Quien no se Conoce a Sí Mismo, navega por la vida a la deriva; satisfaciendo solamente sus necesidades biológicas, sin un propósito que le dé sentido a su existencia.

Quien no se Valora a Si Mismo no se cuida, no se aprecia. Cae en uno de dos extremos: o se vuelve esclavo del ego y se supravalora, o carece de autoestima y se infravalora. Esto lleva al individuo a la autodestrucción lenta pero segura; a establecer vínculos afectivos tóxicos, a generar dependencias afectivas enfermizas.

Quien no se Administra a Si Mismo, termina siendo un postergador crónico, esclavo de sus placeres, a merced de la pereza y gobernado por sus miedos, sus culpas y sus iras.

Quien padece estas incompetencias afectivas, inevitablemente tendrá serios conflictos consigo mismo, con su pareja, su Tribu Familiar, su trabajo, su comunidad y su sociedad. El malestar será su permanente compañero. Y no solo el suyo, sino de quienes se compartan con esa persona.

¿No es este el pan de cada día en nuestra sociedad?

¿No son la soledad, la depresión y el suicidio las epidemias de nuestro tiempo?

¿Por qué la violencia intrafamiliar?

¿Por qué la violencia escolar?

¿Por qué el aumento de la delincuencia juvenil y el pandillismo?

¿Por qué el hacinamiento en las cárceles?

¿Por qué el aumento de los crímenes violentos?

¿Por qué los crímenes pasionales?

¿Por qué el aumento de los adictos a las drogas, el alcohol, el juego y el sexo?

¿Por qué el aumento de las bandas criminales?

¿Por qué la corrupción endémica de la clase política?

La respuesta podría ser la siguiente:

Como individuos, como Tribus Familiares y como sociedad padecemos de algo que me hizo tomar conciencia mi maestro Miguel De Zubiria: un profundo vacío formativo, para ser más exactos, carecemos de Habilidades Psicoafectivas. La real pobreza de nuestro país entonces no es material, es Mental.

No se nos Forma desde pequeños para desarrollar una solida Estructura Mental que nos permita coexistir pacíficamente con nosotros mismos, ni mucho menos, vivir en Comunidad, dedicados a descubrir el Sentido de nuestra existencia. Se nos pasan los años apenas sobreviviendo y luchando arduamente para llegar a fin de mes. Y si la carencia no es material, padecemos una carencia aun más dolorosa, la carencia afectiva.

La tesis es muy clara: donde hay Riqueza Mental, hay Riqueza Existencial. Esto es, Riqueza Afectiva; representada en sólidos y nutritivos vínculos afectivos (Tribu Familiar, amigos, colegas). Riqueza Intelectual; representada en profundos conocimientos sobre el arte de vivir y convivir. Y Riqueza Material; representada en la Autonomía económica que logran quienes descubren y desarrollan sus talentos, dones o facultades –como enseña Aristóteles-, y los ponen al servicio de sus semejantes –como enseña Confucio-. Para de esta manera, ganarse la vida rectamente –como enseña Buda-.

Como ha ocurrido en todas las épocas de la historia humana, el hombre siempre encuentra la manera de satisfacer sus necesidades. Pues bien, vivimos una época con una acuciante necesidad de Formación, y más específicamente, de Formación Afectiva. Esto es, de cultivar y desarrollar Habilidades Psicoafectivas que le permitan al individuo aprehender a tener una mejor relación consigo mismo y con los demás.

Las Habilidades Psicoafectivas son el recurso mental para darnos forma a nosotros mismos, para construir solidas Tribus Familiares, para crear fuertes Comunidades, para edificar funcionales Sociedades.

Ahora bien, ¿cómo hacemos para que estos conocimientos lleguen al conjunto de nuestra sociedad actual?

Yo como Psicólogo Afectivo de profesión y Formador Afectivo de oficio, ya lo estoy aplicando a mi propia vida. Además, he empezado a Formar a otros ciudadanos en mi Escuela-Taller de Formación Afectiva. Ellos a su vez serán multiplicadores. Esta es mi Obra Social, para esto vivo y de esto vivo. A esta tarea he consagrado mi existencia.

He asumido un doble compromiso: continuar dándome forma a mí mismo y a partir de mi experiencia y conocimientos, Formar a 48 personas en mi Escuela-Taller. De igual manera, lo hago practicando los principios del Altruismo Reciproco. Esto significa sin cobrar una suma especifica por mi trabajo, a cambio, solo pido un aporte económico que cada Aprehendiz este en capacidad de hacer, acorde a su sentido de justicia, gratitud y satisfacción. Aprehender sobre la Vida no tiene que ser un negocio, sino una Causa. Una causa autosostenible.

Creo en lo que alguna vez dejo dicho Henry David Thoreau:

Ha llegado el momento de que contemos con escuelas fuera de lo común, de que no abandonemos nuestra educación cuando empezamos a convertirnos en hombres y mujeres.

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

ARTÍCULOS RELACIONADOS

NACI COMO EDUARDO ANDRES GRANADA BECERRA Y MORIRE COMO ANDRES  PAZ PAREJA

¿QUIÈN SOY? ANDRÈS PAZ

Publicado en CARTAS APREHENDICES

CARTA A MIS APREHENDICES: ¿ÉXITO O BIEN-ESTAR?

Estimados Aprehendices de Formación Afectiva:

Con esta carta inauguro mi comunicación a través de este medio con ustedes. Nuestros encuentros no solamente serán presenciales, la idea es que mantengamos conectados afectiva e intelectualmente, de esta manera podremos seguir conversando y aprehendiendo.

Por una extraña razón, sentí la necesidad de inaugurar esta serie de cartas hablándoles sobre el Bien-Estar. Entre otras, una de nuestras doce Enseñanzas.

Para empezar, déjenme contarles que el “éxito” es un término que no logra calar en mi conciencia. La razón es que en una sociedad consumista como la nuestra, inevitablemente el “éxito” esta predominantemente relacionado con el Tener y no con el Ser.

portada_ansiedad_por_el_estatusSe cree que alguien es exitoso porque tiene posesiones materiales, lo cual resulta bastante engañoso, porque en lugar de ser el reflejo de su progreso material, es más bien un síntoma de su ansiedad por el estatus. Entre otras cosas porque el genuino progreso material no se ostenta. Además, esto despierta envidias y las envidias pueden causar ataques.

En una sociedad consumista como la nuestra, el cacareado “éxito” va de la mano de las apariencias y las apariencias no son más que el reflejo de las carencias. Sobre todo de las carencias afectivas.

Por eso no me gusta el “éxito”, prefiero más bien hablar de Bien-Estar.

Estoy convencido que uno tiene que ser el artífice de su propio Bien-Estar. Entiendo por Bien-Estar el hecho de vivir una vida equilibrada a nivel afectivo, intelectual y material.

Estar equilibrado a nivel afectivo, mis queridos Aprehendices, significa que por tu Sistema Afectivo circulan predominantemente afectos positivos; emociones, sentimientos, actitudes, valores y principios que te permitan tener una mejor relación  contigo mismo y con los demás (tu Tribu Familiar, tus compañeros de trabajo).

El equilibro intelectual hace referencia a adoptar y alimentarse de creencias constructivas. Creencias que te permitan vacunarte contra los prejuicios, los cuales te impiden tener una mejor relación contigo mismo y con los demás.

Con un pensar sano, y un sentir sano, vas a tener una mente y una conciencia despejadas para construir  tu equilibrio material. Esto es, poner todo tu intelecto y toda tu pasión al servicio de la conquista de tu Autonomía económica. Una Autonomía que no solo te permita alimentar tu estomago, sino también, seguir alimentando tu corazón y sobre todo tu cabeza.

flores-de-pensamientosAhora bien, para conquistar tu Autonomía puedes elegir una de dos actitudes: competir o cooperar. Ayer justamente, mientras reflexionaba en la montaña, me encontré con cuatro pensamientos que he importado a mi mente y ahora exporto a la tuya. Estos bellos pensamientos provienen de los fértiles jardines intelectuales de la obra conceptual de Lou Marinoff[1].

El primero de estos pensamientos es que en tiempos de crisis, la mejor actitud es la cooperación, no la competencia. Esto para la relación con tu pareja, tu Tribu Familiar, tus amigos, tus colegas de profesión y oficio.

Coopera, que como bien lo dice Marinoff, los intereses de cada persona siempre se fomentan mejor a través de la cooperación. Así mismo, a un individuo le resulta más fácil prosperar si encuentra aliados o personas que lo ayuden.

Tu tarea entonces es elegir vínculos que te planteen relaciones de cooperación y no de competencia. Dice Marinoff que el espíritu de cooperación es el aglutinante que mantiene al grupo unido y que permite a cada uno obtener mayores logros en colaboración con los demás, que los que obtendría por sí mismo.

Como ves, cooperar contribuye con tu Bien-Estar en todo el sentido de la palabra. Si cooperas, obtendrás satisfacciones, éstas, son nutritivos afectos positivos. Si cooperas, obtendrás conocimientos, porque cuando se está en grupo se accede a la inteligencia colectiva, aprehendemos los unos de los otros. Y si cooperas, accederás a recursos materiales que te ayudaran a construir tu Autonomía económica.

Si yo creyera en cuentico del “éxito”,  les diría que este es el camino para alcanzarlo. Pero no, ya ustedes saben que mi propósito no es ir detrás de esa inalcanzable zanahoria. Como les mostré en nuestra pasada sesión, el propósito de este viaje que ahora han emprendido en la Escuela-Taller de Formación Afectiva que podamos poner nuestro Ser al servicio de una transformación y evolución social.

Nunca olviden esto:

Servirle a nuestros semejantes –como diría Confucio– es la mayor fuente de Bien-Estar y por lo tanto, de realización personal.

¿Habrá algo mejor que esto en esta vida?

Un abrazo y espero sus comentarios.

Andrés Paz

Psicólogo Afectivo y Formador Afectivo –Tutor-

Escuela-Taller de Formación Afectiva

Comunidad Formativa El Taller

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

ARTÍCULOS RELACIONADOS

LECCIÓN FORMATIVA # 1: LA LECCIÓN DE ARISTÓTELES 

 


[1] Lou Marinoff “preguntale a platon: como la filosofía puede cambiar tu vida.

Publicado en ARISTOTELES, TALENTO

ARISTOTELES Y EL TALENTO

PSICÓLOGO AFECTIVO DE PROFESIÓN Y FORMADOR AFECTIVO DE OFICIO
PSICÓLOGO AFECTIVO DE PROFESIÓN Y FORMADOR AFECTIVO DE OFICIO

ARISTOTELES “Sólo hay felicidad donde hay virtud y esfuerzo serio, pues la vida no es un juego.”

“Somos lo que hacemos día a día. De modo que la excelencia no es un acto sino un hábito.”

“Adquirir desde jóvenes tales o cuales hábitos no tiene poca importancia: tiene una importancia absoluta.”

 

De acuerdo con Lou Marinoff, la mayor lección de Aristóteles tiene tres partes:

  1. Nuestra realización como seres humanos reside en nuestro interior, y no depende de nada externo.
  2. Todos y cada uno de los seres humanos tenemos una facultad sobresaliente, un talento individual, un don especial o una capacidad única que, cultivados, refinados y pulidos, nos abren el camino a la realización.
  3. La forma más segura de que cada uno de nosotros perfeccionemos nuestros dones reside en la adquisición de hábitos virtuosos por medio de la proporción aurea: evitando los extremos y observando las proporciones  que son buenas, correctas y justas.

La Filosofía Aristotélica es uno de los tres Fundamentos Éticos de la Escuela-Taller de Formación Afectiva.

Ahora veamos como Lou Marinoff nos enseña la manera de aplicar cada parte de esta lección aristotélica a nuestra vida.

En primer lugar, debemos hacer una lista de nuestros hábitos, tanto los virtuosos como los viciosos. ¿Cuáles de esos hábitos nos resultan más útiles a nosotros mismos y a los demás? Debemos procurar reforzarlos con la práctica diaria. ¿Que hábitos nos resultan más dañinos a nosotros mismos y a los demás? Debemos procurar reducirlos con la práctica diaria.

¿Cuáles son las cosas buenas o útiles que hacemos pero no con frecuencia? Debemos procurar hacerlas más a menudo. ¿Cuáles son las cosas malas o dañinas que hacemos, y en exceso? Debemos procurar hacerlas menos a menudo.

¿Cuáles son las cosas buenas o útiles que siempre hemos querido hacer, pero por algún motivo nunca hemos logrado? Empecemos a hacerlo hoy.

¿Cuáles son las cosas malas o dañinas que siempre hemos querido dejar de hacer, pero por algún motivo nunca lo hemos  logrado? Empecemos a dejar de hacerlas hoy.

Con estas actitudes aprenderemos a gobernarnos a nosotros mismos por medio de la proporción aurea aristotélica.

En segundo lugar; debemos hacer una lista de nuestras facultades, capacidades, talentos o dones. ¿Cuáles de ellos estamos perfeccionando? ¿Cuáles estamos desatendiendo?

Si perfeccionamos nuestros dones adquiriremos un sentimiento de utilidad, significado y propósito que, con el tiempo, se convertirá en una felicidad duradera, es decir, la realización aristotélica.

En tercer lugar; si nos sentimos realizados, debemos comprender que este sentimiento viene de nuestro interior. Es un resultado general de la preponderancia de las virtudes sobre los vicios, y a la vez un resultado concreto del cultivo de nuestros dones particulares dentro de estos hábitos virtuosos.

Señala Marinoff que si somos capaces de aplicar esta lección aristotélica a nuestra vida, y por tanto de encaminarnos hacia la realización, también seremos capaces de exportar esta lección a la vida de los demás y ayudarlos a encaminarse también a su realización.

Como Formadores Afectivos y parafraseando a Marinoff, somos responsables de mostrar caminos que permitan a los demás experimentar a su vez la realización en mayor o menor medida.

Así pues –concluye Marinoff-, hagamos lo que hagamos por nosotros mismos en un sentido aristotélico, también podemos hacerlo por los demás utilizando exactamente los mismos tres medios.

En primer lugar, ¿estamos animando a los demás a adquirir hábitos virtuosos o hábitos viciosos?

En segundo lugar, ¿les estamos ayudando a descubrir y refinar sus facultades, capacidades, talentos, o dones, o les estamos dificultando que lo hagan?

En tercer lugar, ¿les estamos facilitando vivir una realización autónoma, o les estamos inculcando dependencias malsanas que inhiben el desarrollo de su autonomía y responsabilidad?

En la medida que Aristóteles puede ser un Modelo para nosotros, nosotros también podemos ser un modelo aristotélico para los demás. De esta manera, aplicar la lección aristotélica a nuestra vida equivaldrá a exportarla a nuestro entorno.

¿Y cuál es ese entorno?

Nuestra Tribu Familiar, nuestra Comunidad.

Esta es pues, la introducción a la Ética Aristotélica. Como es apenas lógico, seguiremos profundizando y sobre todo, tejiendo la conexión con las Habilidades Psicoafectivas y el resto de Enseñanzas de nuestra Escuela-Taller de Formación Afectiva.

Andrés Paz

Psicólogo Afectivo y Formador Afectivo –Tutor-

Escuela-Taller de Formación Afectiva

Comunidad Formativa El Taller

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Referencia bibliográfica

El ABC de la Felicidad

Lou Marinoff 

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

ARTÍCULOS RELACIONADOS

CARTA A MIS APREHENDICES: ¿ ÉXITO O BIEN-ESTAR?

Publicado en METAFORAS

NUESTRA VIDA ES COMO UN VEHICULO

Autokunst b

Hay quienes dice que la Vida es como un negocio; otros que la Vida es un juego; no pocos que la Vida es una obra de teatro.

Unos dicen que la Vida tiene sentido, y la viven como tal.

Otros dicen que la Vida no tiene sentido, y la padecen como tal.

De todas las metáforas que sobre la Vida he leído, la que mas me gusta es la que Lou Marinoff me ha enseñado.

Según él, nuestra Vida es un vehículo.

Nuestro cerebro es el motor de ese vehículo.

Si el motor funciona correctamente (y todos los demás sistemas también), el vehículo puede moverse.

A continuación surgen otras grandes preguntas: ¿hacia dónde se moverá  ¿con cuanta rapidez o lentitud? ¿Cuántas paradas hará? ¿Quién mas lo acompañará en el viaje?

Para que estas preguntas sean significativas necesitamos un conductor. Ese conductor es nuestra mente. Sin una mente, el vehículo sin conductor de nuestra vida no va a ninguna parte.

Ahora bien, si nuestra mente se pone al volante, el vehículo puede llevarnos a un viaje maravilloso. Literal y figuradamente, será el viaje de nuestra vida.

Me encanta esta metáfora, me pone a pensar que la Formación Afectiva es como un curso de conducción, porque no basta con tener una mente, de hecho todos la tenemos; es necesario que nuestra mente aprenda a manejar el vehículo de nuestra Vida, porque de lo contrario, esa misma mente nos puede hacer estrellar. Y no solo corremos el riesgo de perder nuestra Vida, sino que, como suele ocurrir con las mentes ebrias, podríamos atropellar a los demás  quitarle la vida o afectarle profundamente la existencia a los demás.

¿Y que debería aprehender nuestra mente para poder conducir con destreza nuestra Vida?

Para mi esta muy claro.

Nuestra mente debe aprehender a Conocer, a Valorar y a Interactuar.

Conocerse a si mismo; conocer a otras mentes individuales; y conocer otras mentes grupales.

Valorarse a si mismo; valorar a otras mentes individuales; y valorar otras mentes grupales.

Interactuar consigo mismo; interactuar con otras mentes individuales; e interactuar con otras mentes grupales.

Se supone que para aprender a manejar un vehículo es necesario tomar un curso en una escuela de conducción  la pregunta es ¿dónde enseñan a conducir la Vida?

Hoy pareciera que no es muy claro. Aparentemente esto se aprende en la escuela, la casa o en la iglesia. Si esto fuera del todo así  las escuelas actuales, las familias actuales y  las iglesias actuales tendrían todas las respuestas para tantas mentes desorientadas que hay,  para tantos vehículos que están circulando por esta congestionada existencia.

Quizá en cada una de esas instituciones sociales (escuela, familia e iglesia) se encuentran parcelas de conocimientos, pero hoy, en general, no están fluyendo sus relaciones, estas instituciones están desconectadas entre si, culpándose las unas a las otras por nuestro caos social.

Hacen falta entonces nuevas instituciones sociales que nos enseñen a conducir nuestra Vida.

Nosotros hemos creado una, se llama Escuela-Taller de Formación Afectiva. (Aquí la puedes conocer)

Publicado en COMUNIDAD FORMATIVA EL TALLER, ESCUELA-TALLER DE FORMACIÓN AFECTIVA, SISTEMA DE FORMACIÓN HUMANA

ESCUELA-TALLER DE FORMACIÒN AFECTIVA: PLAN DE FORMACIÒN

 

ARBOL DE LA VIDA DE LA COMUNIDAD FORMATIVA  EL TALLER
SISTEMA DE FORMACIÓN HUMANA / COMUNIDAD FORMATIVA EL TALLER

“Ha llegado el momento de que contemos con escuelas fuera de lo común, de que no abandonemos nuestra educación cuando empezamos a convertirnos en hombres y mujeres”

Henry David Thoreau

“Todas las grandes cosas del mundo empiezan en algo pequeño (…) un vieja de miles de jornadas empieza en el punto que se encuentra bajo nuestros pies”

Laozi

 

NIVEL INTRODUCTORIO

EL SISTEMA DE FORMACIÓN HUMANA DE LA COMUNIDAD FORMATIVA EL TALLER

  • Fundamentos Filosóficos
  • Enseñanzas
  • Practica y Oficio de la Formación Afectiva
  • Instituciones Formativas

NIVEL BÁSICO I

FUNDAMENTOS FILOSÓFICOS

Los Fundamentos Filosóficos son el Terreno donde se siembra el Sistema de Formación Humana de la Comunidad Formativa El Taller.  

  • Ética Aristotélica
  • Ética Budista
  • Ética Confuciana

NIVEL BÁSICO II

ENSEÑANZAS

Las Enseñanzas son las Raíces que sustentan el Sistema de Formación Humana de la Comunidad Formativa El Taller.

  1. La Práctica de Habilidades Psicológicas Afectivas nos permite aprehender a vivir y convivir con sabiduría.
  2. Somos seres Afectivos, Pensantes y Actuantes.
  3. Estamos Conectados Afectivamente con la vida.
  4. Tenemos Necesidades Afectivas de Comunidad, Estructura y Significado.
  5. Podemos elegir una Personalidad.
  6. Podemos elegir una Estrategia de Vida.
  7. Necesitamos Recursos Vitales para vivir una vida con Riqueza Existencial.
  8. El Sufrimiento no es un simple hecho, es un estado de ánimo y como tal, se puede reducir al máximo e incluso suprimir.
  9. Los Conflictos Afectivos son inherentes a nuestra naturaleza humana.
  10. Es posible construir nuestra Autonomía.
  11. El conocimiento, la riqueza y la fuerza son la fuente del poder intrapersonal, interpersonal y sociogrupal.
  12. Los seres humanos estamos en una constante búsqueda del Bien-Estar y del aumento de nuestras posibilidades.

NIVEL APLICADO I

FORMACIÓN AFECTIVA

La Práctica y el Oficio (enseñanza) de la Formación Afectiva es el Tronco que le da fortaleza al Sistema de Formación Humana de la Comunidad Formativa El Taller.

1.   Construcción de una Obra Existencial 

  • Obra Vital (Ser el corazón de una Tribu Familiar)
  • Obra Conceptual (Darle vida a una Tribu de Conceptos sobre el Mundo Afectivo Humano)
  • Obra Social (Crear y liderar una Tribu Formativa, es decir, una Comunidad Formativa)

2.   Lenguaje Afectivo

  • Lectura Afectiva
  • Escritura Afectiva
  • Radiografía Afectiva

 3.   Matemáticas Afectivas

  • Resta Afectiva
  • División Afectiva
  • Multiplicación Afectiva
  • Geometría Afectiva

 4.   Filosofía Practica

  • Filosofía Occidental
  • Filosofía Hindú
  • Filosofía Oriental

NIVEL APLICADO II

INSTITUCIONES FORMATIVAS

Las Instituciones Formativas son las Ramas que expanden el Sistema de Formación Humana de la Comunidad Formativa El Taller.

Primera Rama

Escuela-Taller de Formación Afectiva

Frutos

  • 48 Formadores Afectivos por cada Escuela-Taller (Aprehendices, Compañeros y Tutores)
  • Un Formador Afectivo hace Orientación Afectiva individual, a parejas y a padres de familia.
  • Un Formador Afectivo enseña Habilidades Psicológicas Afectivas a Individuos, al Sistema Educativo (Jardines, escuelas, colegios, institutos y universidades), y al Sistema Productivo (pequeñas, medianas y grandes empresas).
  • A partir de cada Formativo Afectivo que alcance el nivel de Tutor, se crea una nueva Comunidad Formativa.

Segunda Rama

Empresas Altruistas

Frutos

  • Recursos materiales para financiar objetivos sociales (Formación de Talentos y Tribus Familiares).

Tercera Rama

Talleres de Formación Humana

Frutos

  • Talentos Pràxicos
  • Talentos Psicológicos
  • Talentos Conceptuales y Artísticos

Cuarta Rama

Templos Formativos de Parejas

Frutos

  • Tribus Familiares

Quinta Rama

Casas-Taller de Formación Humana (Internados)

Frutos

  • Talentos (Pràxicos, Psicológicos, Conceptuales y Artísticos)
  • Tribus Familiares

Sexta Rama

Comunidades Formativas Espirituales

Frutos

  • Sana evolución espiritual.
  • Talentos (Pràxicos, Psicológicos, Conceptuales y Artísticos)
  • Tribus Familiares

NIVEL AVANZADO

RECURSOS VITALES

Los Recursos Vitales son el abono para alimentar el Terreno donde se siembra el Sistema de Formación Humana de la Comunidad Formativa El Taller.

Recursos Vitales Afectivos (Vínculos)

  • Tribu Familiar
  • Aprehendices

Recursos Vitales Intelectuales (Conocimientos)

Afectologìa

La Afectologìa es el estudio sistemático del Mundo Afectivo Humano. Se alimenta de las Ciencias Afectivas y de Otras Epistemologías.

Ciencias Afectivas

  • Biología del Afecto
  • Psicología del Afecto
  • Socioantropologia del Afecto
  • Sociobiologia del Afecto

 Otras Epistemologías

  • El Afecto en las Mitologías
  • El Afecto en las Religiones
  • El Afecto en los Sistemas Espirituales
  • El Afecto en la Economía
  • El Afecto en la Política
  • El Afecto en la Pedagogía
  • El Afecto en el Arte
  • El Afecto en la Prehistoria y la Historia
  • El Afecto en la Tecnología
  • El Afecto en la Ética

Recursos Vitales Materiales (Dinero)

Fuentes:

  • Aportes de los Aprehendices
  • Aportes de los Consultantes
  • Aportes de los proyectos en el Sistema Educativo (Jardines, escuelas, colegios, institutos y universidades)
  • Aportes de los proyectos en el Sistema Productivo (pequeñas, medianas y grandes empresas).
  • Aportes de recursos didácticos (Cartillas, revistas, libros, CDs, fascículos, bitácoras).