Publicado en ANDREZ PAZ, DE VIAJE HACIA EL BIENESTAR, LIBRO 8

14. 12 AÑOS; UNA FAMILIA Y UNA CAUSA EN COMÚN…

“Hay que renovar ideas con respecto al amor”

Papisa-Sol

Tara

“El trabajo de un hombre o mujer le permite supervivir. El de dos crea riqueza.”

Miguel de Zubiria

“Fuerzas que tiran en direcciones opuestas son equilibradas a través de un adecuado manejo de la voluntad. (…) Necesidad de un flujo de sentimientos en las relaciones, con un importante potencial de armonía y cooperación.”

Arcano 14

-La Templanza-

Son las 8pm. Hoy es 28 de enero de 2018. No quiero que termine el día sin plasmar estas palabras. Lo hago para conmemorar el día en que la casualidad trajo a mi vida a esta mujer. Y me siento satisfecho, no me lo puedo negar. La verdad es que me alegra por mí, que doce años después aún sigamos compartiendo la vida. No como muchos se imaginan, estos no son tiempos de eros sino de ágape, de compartir, de vivir y convivir en familia. De seguir soñando, de seguir creyendo que podemos ser un Núcleo Familiar Unido y Funcional. De creer que se pueden romper las cadenas de la violencia, de no repetir la historia sino más bien de crear una nueva.

Nos estamos viendo por segunda vez Juego de Tronos, una joya psicológica, hoy vimos una batalla épica entre  Ramsey y Jhon Snow, disfrutamos mucho de esta serie, al lado de Patico. La verdad yo siento que vivo como en una fraternidad, recuerdo que en mis años de adolescente, cuando vivía en un internado en Manizales, llegué a pensar que podía ser un Terciario Capuchino o un monje consagrado al estudio y la contemplación, alejado de las “tentaciones de la carne” jejejeje. Pero ese no era mi destino, el mío era amar a una mujer y con ella armar un Núcleo Familiar.

La foto que acompaña este relato es de esa época, del 2006, estábamos en plena juventud, gozando de sus mieles, 23 años tenía Luz Adriana y yo 25. Ha tiempos aquellos.

Llevamos 12 años viajando juntos, y pasamos de pareja a compañeros, amigos, socios y familia.

12 años han pasado ya, muchas emociones, muchas palabras, muchos ires y venires, mucha hiel también. Ahora que lo miro a la distancia, me doy cuenta que todo lo vivido no han sido más que pruebas, todo un aprendizaje de la maestra vida.

No imaginábamos en aquel momento que teníamos un destino en común, casualmente, hoy me encontré con las siguientes palabras en la lectura de Tiempos de Pan, el libro que en los próximos días voy a publicar:

“Tenemos el más grande proyecto en común que pueden emprender un hombre y una mujer:

La crianza de dos hijos.

Nuestros hijos.

Nuestras responsabilidades.

Nuestras oportunidades para crear.

Para conocer en esta vida la adultez.

Para trascender nuestro ego.

Para construir comunidad.

Si uno logra crear una comunidad familiar es capaz de darle vida a una comunidad social.

La comunión familiar es la mejor estrategia para la atracción del pan.

Donde hay unidad familiar hay pan.

Pan no solo para sobrevivir, sino también para crecer y trascender”.

Al respecto hay palabras que son muy claras:

“Si un reino está dividido en bandos opuestos, no puede subsistir. Una familia dividida tampoco puede subsistir.”

Yo provengo de un Núcleo Familiar muy disfuncional y dividido, esa realidad me persiguió hasta mi adultez, a tal punto que un día me hice consciente que era intelectualmente adulto pero emocionalmente niño, ahí comprendí la raíz de todos los conflictos que tuvimos con Luz Adriana, eso me permitió ser consciente del por qué fue necesario finalizar la relación de pareja, tomar distancia mutua y emprender un proceso de autoconocimiento que nos mostrara a cada uno el camino a seguir.

Luz Adriana transformó todo su dolor en una Fundación consagrada a la Formación Afectiva y yo me dediqué a explorar mi potencial, a tratar de identificar para que era realmente bueno, y en esa búsqueda me hice consciente de mi profundo amor por las palabras y el cultivo de vínculos afectivos.

Justamente este tema de la Afectividad es nuestra causa en común.

Nos une el amor por nuestros hijos y por la Afectividad.

Mi deseo es que Orianna y Dante crezcan en un Núcleo Familiar Unido y Funcional. Es decir, que la maternidad y la paternidad esté presente en sus vidas. Que no tengan que perder el tiempo tratando de sanar sus raíces, sino que puedan descubrir sus dones y talentos, crecer, desplegar su potencial y ponerlo al servicio de la sociedad.

Creo que esta  meta familiar es el vehículo para mi crecimiento afectivo. Vuelvo a escuchar las palabras de Jodorowsky diciéndome:

“Encontrarse, ser adulto, es descubrir lo divino que hay en nosotros, liberándolo de los estorbos emocionales, mentales y sexuales que constituyen el ego individual.”

Esto es lo que he hecho durante todo esto tiempo, luchar para liberarme de esos estorbos, trabajar para trascender mi ego, enfocarme en el desarrollo de mi potencial para ponerlo al servicio del bienestar de mi Núcleo Familiar, aceptando que hay muchas formas de emprender familia, no solo la convencional del hombre como la cabeza del hogar y la mujer como su ayuda idónea, sino también, como la que hoy estamos viviendo con Luz Adriana; compartiendo espacio, libres del yugo, y comprometidos con nuestra tarea familiar y social.

Así como todo lo que ha pasado es aprendizaje, todo lo que pase de aquí en adelante es ganancia.

¿Cómo no va a ser ganancia estar compartiendo de nuevo tu vida con el Núcleo Familiar del cual eres parte?

Sigo caminando, ya sé que se hace camino al andar, y en esta segunda parte del viaje hacia el bienestar en el que ando, me están llegando sensaciones de abundancia, siento que al estar compartiendo la vida con los seres que amo, los recursos que requerimos para nuestra subsistencia están al alcance de la mano.

Casualmente, esta mañana me encontré con otro mensaje sembrado en Tiempos de Pan:

“Si uno se consagra al servicio de la familia y de la sociedad en la que vive, no tendrá que trabajar más, solo servir y vivir.

Vivir sirviendo.

Cumpliendo nuestra función; familiar y social.”

Anuncios
Publicado en ANDREZ PAZ

CONFERENCIA TIEMPOS DE PAZ

De acuerdo con la tradición Católica, San José es el patrono de la Familia. Casualmente, este año 2018 empecé la temporada de Conferencias en el Colegio San José, gracias a la gentil referencia de mi colega Marlene Herrera.

Es mi deseo llegar con esta Conferencia a la mayor cantidad de colegios posible. Estoy completamente convencido que hay que apostarle a la AFECTIVIDAD en las Instituciones Educativas, no solo como una cátedra, sino como una cultura en la que estudiantes, docentes y padres de familia aprendamos a cultivar la mayor riqueza del ser humano: LOS VÍNCULOS.

¿Habrá riqueza más importante en esta vida que los vínculos?

Soy un Afectivista y como activista de la Afectividad, estoy empeñado en promover la implementación de Procesos de Formación Afectiva en los que sea posible aprender a vincularse con los otros, a crear conexiones emocionales que nos permitan experimentar el poder de la Empatía y la magia de la Asertividad.

Creo que la Empatía y la Asertividad, son las habilidades cruciales para hacerle frente a la desunión y la disfuncionalidad familiar.

Lo esperanzador es que en tanto habilidades, la empatía y la asertividad se pueden entrenar, las herramientas ya están a la mano. Solo se requiere voluntad, conocimiento y práctica, al decir de José Antonio Marina, mucho entrenamiento.

Yo provengo de una familia disfuncional, mucho me costó aceptarlo y comprender la forma en que ese origen ha afectado mi propia vida familiar. Por eso he diseñado esta Conferencia, para compartir mi testimonio de vida y las lecciones que he podido asimilar en la reflexión de esta realidad.

La vida me ha dado una nueva oportunidad con mi Nucleo Familiar, una oportunidad para romper las cadenas y crear una nueva historia. Creo que a esto justamente estamos llamados los padres de familia de esta generación. La construcción de una sociedad en paz empieza con familias en paz. No estamos condenados a la violencia, podemos trascenderla y comprenderla.

Esta es mi contribución como persona y como profesional, creo que es clave llevar este mensaje a las instituciones educativas.

Necesito tu ayuda!!!

Si me puedes conectar con algún colegio, quedaré en deuda contigo, estaré presto a servirte, nuestra Familia y nuestra Fundación te lo agradecerá. Así podemos hacer sociedad.

Es vital hacer tomar conciencia al sistema educativo de la urgente necesidad de que los niños y niñas de esta generación, al igual que sus padres y docentes sean entrenados afectivamente.

La Afectividad es la clave.

Como bien lo dice Luz Adriana, “la Afectividad es el motor de la existencia.”

Casualmente, nos llegó un listado de Colegios con los que debemos contactar, si de casualidad tú tienes alguna conexión con alguno de los siguientes Colegios, nuevamente, te agradecemos tu aporte a esta Causa.

• Colegio Avemaria.
• Instituto San Juan de Dios.
• Colegio Parroquial Adveniat.
• Centro Comercial Madre Elisa Roncallo.
• Colegio Nuestra Señora del Pilar.
• Colegio San Juan Bosco.
• Colegio Madre Paula Montal.
• Fundación de Educación para la Vida.
• Colegio Monseñor Bernardo Sánchez.
• Fundación Gota de Leche.

Plasmo estas palabras el 31 de enero, un día mágico, de superlunas, y afectivamente hermoso, Orianna, el Ser que me inició como papá, llegó a este mundo en un día como hoy.

Hace ya 9 años. Bello día, bello número. Mágico. Y como creo en la magia de la palabra, aquí dejo éstas sembradas en éste día, para que lo que se dice aquí, sea escuchado por todos los poderes del universo que apoyan causas sociales necesarias para la evolución de nuestra sociedad, de una cultura de violencia a una cultura de paz.

Tiempos de Paz.

En nuestras manos está.

Necesito tu ayuda!!!

Ayúdame a compartir esta Conferencia.