Publicado en ANDREZ PAZ, Coredsa, DE VIAJE HACIA EL BIENESTAR, fundacion alberto merani

RELATO 22. TRABAJAR COMO DOCENTE DE PSICOLOGÍA…Y CONSULTOR DE FELICIDAD

Hace unos años aprendí que los seres humanos tenemos unas necesidades psicológicas, las cuales al ser satisfechas contribuyen con nuestra supervivencia, crecimiento y trascendencia.

Dichas necesidades son el sentido de comunidad, la estructura mental y el significado o sentido de vida.

Luego de varias semanas sin trabajar en este cultivo de palabras que he llamado De Viaje Hacia el Bienestar, retomo esta tarea que me permite justamente reflexionar sobre la satisfacción de mis propias necesidades psicológicas.

Me interesa mucho mostrar este proceso porque vivo la psicología de la mano de la pedagogía, es decir, estoy convencido que los psicólogos tenemos una gran responsabilidad educativa y como tal, la modelación resulta clave para comunicar los conceptos psicológicos que sabemos pueden contribuir con nuestro bienestar y el bienestar de las personas que por una u otra razón llegan a nuestras manos.

Plasmo estas palabras el 23 de abril de 2018, el anterior relato lo publiqué el 9 de marzo, se trataba de una carta que mi Yo adulto le envió a mi Yo niño reportándole una novedad: 25 años después por fin tenía una clara estructura mental, una personalidad elegida, una identidad.

Misteriosamente, o quizá, lógicamente, días después de haber logrado llegar a esa estructura mental, empecé a experimentar con mayor intensidad el sentido de comunidad. Hoy estoy conectado con tres comunidades; una familiar y dos laborales.

Hace siete meses estoy viviendo de nuevo con el núcleo familiar del cual soy parte, eso para mí es una gran fuente de felicidad. En realidad yo creo que estar conectado a un núcleo familiar le da a uno la energía requerida para hacerle frente a los desafíos de la vida. Cada vez que uno se conecta con su núcleo familiar, se recarga, se anima, se motiva para luchar, estudiar y trabajar. La fuerza viene de allí, al menos así lo estoy experimentando yo.

Creo que esta conexión familiar me ha dado el movimiento para conectarme con dos instituciones dedicadas al campo educativo. Esto me tiene sumamente contento, soy parte de dos comunidades educativas afines a mis propios intereses profesionales; pedagógicos y psicológicos.

En COREDSA estoy trabajando como docente de psicología. Desarrollando la cátedra de ética y desarrollo humano, la cual trabajo desde el abordaje conceptual de la psicología afectiva y la psicología positiva. Espero en próximos relatos hablar con más detalle de esta experiencia con jóvenes y adultos que están trabajando su meta de ser bachilleres, y como la psicología les aporta en su proceso educativo con miras a prepararse para crecer en la vida.

Este trabajo para mí es un sueño cumplido, ser docente de psicología en una institución educativa de bachillerato para adultos. Casualmente, la misma institución de la que egresé en 1998, año en el que cursé los grados décimo y once. Volví como profesor a mi alma mater de bachiller. Ojalá algún día ocurra lo mismo con mi universidad.

Me llega esta responsabilidad a los 37 años, y me alegra mucho que me haya llegado luego de haber superado el naufragio familiar. Una experiencia que me dejó muchas lecciones de vida. Ahora que estoy disfrutando este momento de unidad familiar en mi vida, recuerdo esos dolores y comprendo que todo tenía un sentido, un propósito, una razón de ser.

La enseñanza es mi don, por eso estoy tan feliz de haberme confirmado en él. Estoy muy agradecido con la confianza que los profesores María Inés y Rubén están depositado en esta propuesta y por la oportunidad que me dan de ejercitar las funciones ejecutivas que tanto requiero fortalecer para crecer.

En esta misma institución estamos desarrollando un proyecto de capacitación en habilidades blandas, en alianza con la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI) se busca dotar de herramientas que aumenten la empleabilidad de personas sobrevivientes del conflicto armado. Una bella labor psicológica y pedagógica que me hace experimentar un profundo sentido de vida.

Como diría Martin Seligman, en el sentido de vida está la auténtica felicidad. Mientras plasmo estas palabras experimento una sensación de plenitud. Encontré lo que salí a buscar hace 25 años cuando me fui de casa de la mano de un tío que fue mi primer compañero de viaje.

¿Qué encontraste Andrés?

Encontré mi propio camino de felicidad.

La felicidad es el camino hacia el bienestar y cada quien debe encontrar su propio camino.

Caminar día a día de la mano de mi núcleo familiar es una gran felicidad para mí.

Ser docente para mi es una gran felicidad.

Este es mi camino de felicidad, ser padre, ser docente, hacer uso de las herramientas de la pedagogía y la psicología para asumir esa dura tarea de la educación de nuestros hijos y nuestros estudiantes.

Y como mi pasión máxima es escribir, pretendo dar cuenta de todo este proceso cultivando palabras, técnicamente hablando, haciendo ejercicios metacognitivos que me permitan mejorar mis niveles de atención, autocontrol y perseverancia, tal y como lo sugiere uno de los dos pedagogos que más admiro: José Antonio Marina.

Miguel de Zubiria es el otro pedagogo que además de admirar, aprecio por todo lo que he aprendido de él en los 10 años que llevamos interactuando. Ahora por fin soy parte de la Fundación Alberto Merani, estoy conectado con esta comunidad pedagógica, conexión que es para mí una gran fuente de felicidad.

Casualmente, aterricé en un proyecto de consultoría pedagógica para la Gobernación de Cundinamarca, cuyo gobernador actual está interesado en crear una cultura de la felicidad en el departamento. Un proyecto fascinante.

Aquí vamos, satisfaciendo mis necesidades psicológicas y reflexionando para ser más consciente de este proceso.

Creo que la felicidad es el camino hacia el bienestar.

Creo que satisfaciendo las necesidades de comunidad, estructura y significado podemos experimentar bienestar.

Escribo estos relatos porque creo que la vida no es solo luchar, estudiar y trabajar; también se puede sacar tiempo para crear, para el Autodesarrollo como diría psicología afectiva.

Atender una familia y dos trabajos demanda tiempo, sin embargo, espero seguir con esta serie de relatos, al menos uno cada semana.

Creo que cultivando palabras vamos creando nuestra propia realidad y dándole sentido a nuestra propia vida.

Esta es mi forma de vivir la psicología y poner en practica la pedagogía.

La verdad es que yo soy un creyente de la Educación y creo que ésta debe partir de la propia vida.

Anuncios
Publicado en DE LA POBREZA HACIA EL BIENESTAR, DE VIAJE HACIA EL BIENESTAR

5. ¿QUÉ HACER PARA SER?

 

“Yo soy lo que anhelo ser, porque mis anhelos han tallado mi genuino SER”.

Miguel de Zubiria Samper

Por estos días ando un poco distanciado de mis tres padres. Cuando estaba escribiendo Tiempos de Paz, me di cuenta que la vida me había dado no uno sino tres padres. Uno Biológico, Eduardo Granada, otro Espiritual, Arnoldo Acosta y otro Intelectual, Miguel de Zubiria. Estos tres seres han tenido una fuerte influencia en mi vida y hoy, revisando mis archivos en el computador, me encontré con una foto donde estoy con los tres. Una reliquia para mí.

Revisando material narrativo me encontré con unas palabras de Miguel, muy pertinentes para estos relatos que estoy desarrollando:

“Yo soy lo que anhelo ser, porque mis anhelos han tallado mi genuino SER”.

Aunque es clara la influencia que estos tres hombres han tenido sobre la configuración de mi temperamento y mi carácter; algo en mi interior me dice que esta distancia en la que ando de ellos tiene como propósito definir mi rumbo, marcar mi destino, encaminarme hacia una vida en la que deje de ser un potencial y me convierta en una realidad, y de esta forma poder evolucionar de la pobreza hacia el Bienestar.

¿QUÉ ES LO QUE ANHELO SER?

Luego de mucho tiempo de reflexión, de múltiples experimentos, de ensayo y error,  tengo claro que quiero Ser un Humano Consciente, Constructor de Paz, Servidor, Afectivista, Pedagogo Psicólogo, Escritor Conferencista, parte de un Núcleo Familiar Unido y Funcional, que de corazón quiere estar conectado con toda su Tribu Familiar.

Esto es lo que quiero ser.

El cómo se me ha ido revelando poco a poco, según parece, hay seis actividades que resultan fundamentales para lograr evolucionar de la pobreza hacia el Bienestar a partir del Desarrollo del Ser, son estas.

SOÑAR

CREAR

TRABAJAR

AMAR

JUGAR

ESTUDIAR

Hoy amanecí con la firme intención de empezar a hablarme un poco de cada uno de estos haceres. Pretendo poner en práctica unas palabras que escuché de boca de un mago hace algún tiempo, y que según él, son un legado de los antiguos Griegos:

“Hay que hablar para saber”

Parece ser que hablando vamos dándonos cuenta de lo que queremos y vamos conociendo el camino que estamos recorriendo. Dicho esto, me adentro entonces en el primer hacer, pretendo construir una somera descripción de cada uno e ir profundizando en los siguientes relatos.

SOÑAR

Hace tres días mi hijo Dante, (que en este instante está en clase de lectura con su madre), me expresó de forma espontánea:

“Nunca abandones tus sueños, nunca dejes tus sueños porque si los dejas, después te arrepentirás.”

Me impresiona y conmueve la dimensión mágica de la vida. Cuando empecé este año lo hice con una firme convicción que dejé registrada en la bitácora de mi tercer libro, Tiempos de Pan, en esa oportunidad decía:

“He comenzado con la segunda fase de este proyecto editorial, lo hago mientras me encuentro viviendo en casa de la negrita Carmen, mi próxima estación será de nuevo con la Tribu Tirado, junto a Luz Adriana y los niños, así será.”

El primero de octubre ese sueño se hizo realidad. Desde entonces estoy disfrutando nuevamente de la vida familiar y ese movimiento vital le ha dado mucha estabilidad al barco de mi vida, al punto que ya no pienso solamente en la lucha por la supervivencia, sino en el trabajo de crecer, siento que esa es una de las razones por las cuales estoy embarcado en esta aventura de evolucionar de la pobreza hacia el Bienestar.

Ese era mi sueño número uno, volver a estar en familia, volver a compartir la vida con el nucleo familiar del cual soy parte, ver crecer a Orianna y Dante, cooperar con Luz Adriana como compañeros, amigos y socios. Este presente me llena de mucha energía para permitirme soñar más allá y por eso estoy plasmando estas líneas con las que deseo Ser más Consciente cada día, creo que de esta manera se puede cultivar paz personal y contribuir con la paz familiar, lo cual me conecta con el sueño de ser un Constructor de Paz, estoy convencido que este es el llamado social que me ha hecho la vida, y estoy dispuesto a aceptarlo porque es una gran fuente de sentido para mí.

A partir de esta experiencia de vida, mi sueño es ser un Servidor, configurarme como alguien que está al servicio de sus seres queridos y de aquellos que la vida dispone en el camino para escucharlos y  compartirles mi ser.

TRABAJAR

Me ha tomado varios días darle forma a este relato, ayer por ejemplo no lo cultivé porque estuve todo el día trabajando y estoy muy contento porque logré llegar puntual. A las 4am sonó la alarma, me levanté con parsimonia y me puse a escuchar los audios educativos que estoy escuchando por estos días. Con calma me dispuse para cumplir con la meta de llegar un poco antes de la siete de la mañana a COREDSA, una Corporación Educativa en la que se me ha dado la oportunidad de enseñar esta metodología que estoy diseñando para evolucionar de la pobreza hacia el Bienestar. Nuevamente la magia de la vida se hace presente porque es una institución con la que tengo una fuerte conexión afectiva, dado que allí me gradué como bachiller, en la época en la que se llamaba Instituto Comercial John Robert Gregg, por allá en 1998.

Me sentí como un Pedagogo Psicólogo.

Me sentí muy bien, escuchado y valorado.

Me sentí como un Constructor de Paz porque casualmente, las personas a las que me dirigí, son beneficiarias de un programa llamado Educándonos para la Paz, una iniciativa de la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI), que busca dotar de herramientas para la vida a personas que por alguna u otra circunstancia han estado cercanas a los estragos del conflicto. Me encanta esta labor, me emociona intensamente porque me permite ser parte de lo que considero es la mayor tarea de nuestra generación: construir una sociedad en paz, y esta pasa por un cambio de mentalidad. Algo me dice que esta primera misión es apenas el inicio de un largo camino dedicado a la Causa de la Paz, no solo social, sino también familiar y personal.

Sigo en COREDSA, hoy es mi segundo día, estoy aprovechando la hora de almuerzo para cultivar estas palabras que se han tomado su tiempo para florecer. Ando meditando sobre mi trabajo y pienso en las últimas tres consultas que he atendido y me doy cuenta que han tenido que ver con asuntos del Juego de la Pareja, ese tema de las relaciones de pareja me gusta mucho y es una labor a la que me siento llamado para servir, porque entre otras cosas pienso que en la forma como nos relacionemos hombres y mujeres, está la clave para la construcción de una vida en paz; una familia en paz y una sociedad en paz.

CREAR

Estoy plenamente convencido que para evolucionar de la pobreza hacia el  Bienestar hay que crear, hacer arte, expresarse. Creo tanto en esto que es la razón por la cual estoy creando libros y dándole rienda suelta a mi capacidad creativa. Ya terminé dos libros, Tiempos de Paz y Tiempos de Felicidad; por estos días ando en la transcripción de Tiempos de Pan y escribiendo Tiempos de Amar Incondicional, el libro que viene después de Tiempos de Libertad y Tiempos Nuevos.

AMAR

Tengo la creencia de que crear es un acto de amor propio. Por eso quiero amar lo que creo, porque hacerlo es amarme a mí mismo. La verdad, aun en mi adultez he tenido que hacerle frente a esa incomoda sensación de falta de autoestima, ¿De dónde me vendrá esa sensación? Mientras me llegan las respuestas, hoy creo saber que esto de amar es una actividad que empieza hacia sí mismo, y desde nuestro propio ser se despliega hacia nuestro entorno, en mi caso, mi núcleo familiar: Luz Adriana, Orianna y Dante. Estos tres seres son mi máxima responsabilidad, una gran fuente de inspiración con la que deseo estar cada día más unido y desde esta unidad y funcionalidad, amar a los demás seres con los que estoy vinculado; a nivel familiar y social.

JUGAR

A veces las palabras se toman su tiempo para ser expresadas, estas palabras por ejemplo nacen un día después de culminar el proyecto pedagógico psicológico que llevé a cabo durante cinco intensos días en COREDSA. Viví una experiencia muy reveladora, me hice aún más consciente de mi misión social: Ser Constructor de Paz. Más adelante crearé unos relatos para dar cuenta de esa experiencia que me hizo sentir más en un juego que en un trabajo, flui como nunca lo había hecho, 10 horas diarias, 50 en total compartiendo la vida con unas mujeres extraordinarias y luchadores con un intenso deseo de superación. Fue muy divertido jugar con ellas el juego del tarot, confirmé una vez más que se trata de una poderosa herramienta de interacción y autoconocimiento.

ESTUDIAR

Durante estos cinco días de intensa interacción con estas mujeres, estuvimos Educándonos para la Paz, compartiendo nuestras historias, expresando nuestros sentires, sintiendo la fuerza del circulo de palabras, cultivando la escucha, leyendo y escribiendo; estudiando cuatro ideas que pueden ser el nucleo de una vida plena: Bienestar, Paz, Libertad y Felicidad.

Y estoy de nuevo aquí, soñando, cultivando este terreno para avanzar en la construcción de la identidad que he elegido. Es primero de diciembre, me llega este día con un sueño cumplido, viviendo en familia, sintiendo la energía de mis hijos y la compañía transformadora de su mamá. Hace un año, esta realidad era todavía un sueño lejano, hoy es un hecho, por eso quiero seguir soñando, por eso quiero seguir cultivando palabras que den cuenta de la realidad que vivo y de la realidad que quiero.

Ahora me voy a recoger los frutos materiales de la labor, en los próximos días capitalizaré los frutos intelectuales de la misión, intuyo que los relatos que crearé darán cuenta de ello porque serán elaborados con el afecto cosechado, sentipensados como le gusta decir a Luz Adriana.

Creo que esto es lo que hay que hacer para ser, para evolucionar de la pobreza hacia el bienestar; soñar, trabajar, crear, amar, jugar y estudiar.

 

Publicado en Metagramas, pareja emprendedora, RELATOS LABORALES

UNA PAREJA EMPRENDEDORA

Yo admiro mucho a las parejas emprendedoras.

Admiro a las parejas que emprenden familia y emprenden en familia. .

Maria Inés y Rubén son una pareja que conozco desde hace 19 años, son los fundadores del colegio donde me gradué como bachiller en el año 1998.

Padres de dos hijas y pioneros de la educación para adultos semestralizada.

Hace unos días los visitè y la profe Maria Inés me compró Tiempos de Felicidad, conversamos un buen rato de lo que hacía y terminamos acordando la realización de 9 talleres de Autoconocimiento.

Hoy empiezo este proyecto, muy feliz de volver a un escenario donde cursé décimo y once en jornada nocturna.

Además de la alegría de volver a ver a mis profesores, lo veo como un camino a seguir en mi tarea de llevar la Formación Afectiva al sistema educativo en todas sus modalidades, en esta oportunidad, un Colegio para adultos que tambien funciona como una institución de educación para el trabajo y el desarrollo humano. Un buen nicho para explorar.

Ahí te estaré contando, muchas gracias por tu sintonia y tu buena energía.