Publicado en ANDRES PAZ, DE VIAJE HACIA EL BIENESTAR, LIBRO

RELATO 34. EL APREHENDIZAJE DE LA SABIDURÍA

En el relato anterior, aprendimos que cultivar la Gratitud nos permite desarrollar una mayor capacidad para apreciar la propia vida. Apreciar nuestra vida, es decir querernos. Que bonito, cuando se cultiva la Gratitud se fortalece nuestra autoestima. Se está más dispuesto para pasar de la quejadera crónica a la acción constructiva de nuestros proyectos de vida.

Este año 2019 cumplo 20 años de estar moviéndome por el mundo de la psicología. Parece que fue ayer cuando pisé por primera vez una universidad, el 25 de julio de 1999. En estos momentos estoy pensando en dos compañeras que conocí en ese primer semestre y con quienes aún tenemos conexión. Diana Constanza Ramírez y Elsy Carolina Jiménez. Cada uno de nosotros, a su manera, ha construido un proyecto de vida profesional y familiar. ¿Exigente ha sido el reto, verdad compañeras?

Carolina se fue por los senderos de la psicología organizacional, Diana por su parte está batallando en los campos de la psicología educativa. Carito trabaja en una empresa farmacéutica y Dianita en un colegio distrital. ¿Y yo? Bueno, yo me consagré al sueño de mi vida: cultivar palabras, hacer libros. Pero más allá de este oficio, en realidad yo soy un psicólogo que hizo de la práctica del Autoconocimiento su estilo de vida.

Conocerse es una disciplina poderosa. A ella llegué en el año 2008 gracias a la Psicología Afectiva, una rama de la Psicología Positiva que me hizo retomar los senderos de la psicología, luego de un fugaz paso por el mundo del Derecho. Hoy pienso que si no me hubiera encontrado con esa psicología formulada por Miguel De Zubiria, me habría graduado de abogado, no hubiese conocido la pedagogía, y probablemente, tampoco le habría apostado a la construcción de un proyecto familiar.

Como bien lo aprehendí de Psicología Afectiva, conocerse no implica solamente conocer el mundo propio, sino también conocer el mundo del otro y conocer el mundo social. En otras palabras; observando la sociedad y a los otros, podemos conocernos mejor a nosotros mismos. Creo que esta es la razón por la que en lugar de estar confinado en una organización de 8am a 5pm, opté por el trabajo independiente como consultor y terapeuta. En esta labor sí que he podido conocer el mundo del otro. Cada persona que he atendido en mi vida profesional, me ha ayudado a conocerme un poco más a mí mismo. Y lo más impresionante, luego de cada encuentro, que en realidad es una conexión de corazón a corazón, cosecho una abundante inspiración que luego llevo a mis libros.

Estudiando Psicología Afectiva me encontré con un autor fundamental, me atrevo a decir que es una de las máximas influencias del pensamiento de Miguel De Zubiria. Gracias a José Antonio Marina entré en contacto con una idea que literalmente ha transformado mi vida y es la que en gran medida me tiene plasmando estas palabras. Me refiero a la idea de “Personalidad Elegida”.

Acabo de recordar que ya había empezado a hablar de esta idea de la personalidad elegida en el relato 19 de este libro, me fui a leerlo y me encontré con estas palabras de José Antonio Marina:

“Aristóteles definía el carácter como el conjunto de hábitos poseídos por una persona. Para mí es la personalidad aprendida, es decir, todo aquello que a partir del temperamento hemos adquirido a través de la vida. A partir del carácter – aprovechándonos de él, modulándolo, cambiándolo- cada uno diseñamos nuestra personalidad elegida, la última figura de nuestra individualidad, nuestro gran proyecto.”

Me impresiona mucho esta proposición y por eso la quiero reiterar preguntándome: ¿Cómo es eso que cada uno diseñamos nuestra personalidad elegida, la última figura de nuestra individualidad, nuestro gran proyecto?

¿Tu sabias que cada uno de nosotros puede diseñar su personalidad elegida?

Acabo de encontrarme con una palabras que son muy pertinentes para este momento:

“Las ideas que dominan nuestra mente son de una inmensa influencia en nuestro futuro”.

Esta idea de la personalidad elegida ha dominado mi mente en los últimos años y por eso estoy escribiendo esto. Esta es la razón por la cual me metí de lleno en el estudio y vivencia de la Teoría de la Personalidad que plantea José Antonio Marina. Dicha teoría está amplia y profundamente formulada en un libro clave de la obra de este autor: El Aprendizaje de la Sabiduría. Justamente allí, dice Marina:

“Resulta muy difícil hacer la genealogía de nuestra personalidad, intentar descubrir los elementos que influyeron en nuestro modo de ser. Me interesa averiguar cómo emerge una personalidad a partir de una algarabía de influencias: genéticas, sociales y educativas. Es una investigación detectivesca sobre la biografía de los seres humanos. Voy a explicarles lo que la ciencia nos dice sobre la construcción de una personalidad. Vamos a recorrer de nuevo, en términos generales, el proceso que el lector ha seguido en su vida, esa compleja interacción entre individuo y circunstancia, entre biología y cultura, entre la realidad y el deseo, entre esfuerzo y claudicación, entre proyecto y casualidad que nos ha hecho a todos. La psicología que voy a exponer debe ser pedagógicamente de ida y vuelta. Para comprender el desarrollo de un niño, el lector debe ir desde su situación adulta hasta el bebé que fue, para desde allí regresar de nuevo a su situación presente. Al final, si ni usted ni yo nos hacemos un lio, espero que entienda mejor al niño y se entienda mejor a sí mismo.”

Entendernos a nosotros mismos, ese es el fruto de la práctica del autoconocimiento. Por eso los antiguos griegos recomendaban con tanta sapiencia: “Conócete a ti mismo”.

Para mí, conocerse a sí mismo es convertirse en un Aprehendiz de Sabiduría. Esta es la base de lo que elegí ser:

Un aprehendiz de sabiduría.

La imagen que acompaña este relato tiene mucho significado para mí porque es una foto en Ecuador, en un lugar conocido como “La Mitad del Mundo”. Yo estoy convencido que la sabiduría está en el camino medio, los extremos llevan al sufrimiento. Eso la humanidad lo descubrió hace miles de años y pareciera que todavía estamos lejos de practicarlo.

Publicado en ANDRES PAZ, DE VIAJE HACIA EL BIENESTAR, LIBRO

RELATO 33. GRATITUD

El año 2018 fue una temporada de abundantes bendiciones. Fue el año de la reconexión familiar y de pareja, del compartir, del viajar en familia, de conocer una parte de Colombia, de volar al extranjero y llegar a la mitad del mundo, allá en Ecuador cosechamos grandes dosis de afecto y sabiduría. Personalmente experimento una profunda gratitud por lo vivido.

Le escuché decir a un neurocientifico español, Luis Castellanos, que las palabras forjan la personalidad. Somos lenguaje y construimos la personalidad que elegimos palabra a palabra. Yo elegí una personalidad que he venido construyendo muy intuitivamente, y ahora que entramos a un nuevo año y se ve el 2020 en el horizonte, quiero hacerlo más conscientemente. Creo que de esta manera, conectando lo intuitivo con lo consciente, el Viaje hacia el Bienestar puede pasar a un siguiente nivel.

Intuitivamente me llegaron estas palabras:

“Elige un rumbo y comienza a navegar.”

Conscientemente elegí una carta de navegación que se llama Psicología Positiva, este es el enfoque con el que me identifico como psicólogo, por eso escucho a  Mihaly Csikszentmihalyi, uno de los padres fundadores de esta rama de la psicología que aplico en mi vida personal y laboral. Según este autor: “El Yo es una construcción creativa. Nadie está nunca completo y acabado. Lo que somos viene determinado por lo que haremos en el futuro. Trascender los límites de la individualidad es el camino de la evolución.”

Nos hacemos día a día, y la materia prima con la cual nos construimos es la palabra. Por eso me encanta tanto cultivarla. De modo que aprovechando el inicio de este nuevo año, me place cultivar la palabra Gratitud, esta vez de la mano de otro grande de la Psicología Positiva: Tal Ben-Shahar, autor de un libro poderoso que se llama “Practicar la Felicidad”.

Según este profesor del curso de Psicología Positiva más popular de Harvard, dedicar uno o dos minutos diarios a expresar la gratitud que una persona siente por los hechos de su vida puede tener notables consecuencias:

  1. Desarrollar una mayor capacidad para apreciar la propia vida.
  2. Niveles más elevados de bienestar personal.
  3. Emociones positivas.
  4. Sentirse más feliz.
  5. Ser más asertivo, enérgico y optimista.
  6. Mostrarse más generoso y dispuesto a ayudar a otros.
  7. Dormir mejor.
  8. Sentir más ganas de hacer ejercicio.
  9. Tener menos enfermedades.

Practicar la gratitud es la vía más sencilla para producir serotonina. Ser agradecidos es recompensado por nuestro cerebro, que nos premia con nutritivas dosis bioquímicas que nos hacen experimentar bienestar.

De modo que vale la pena desarrollar el hábito de agradecer, hacerlo conscientemente cada día, agradecer incluso lo que nos causa malestar, porque detrás de ellos hay una gran lección por aprender.

Empiezo este 2019 muy agradecido por el encuentro interfamiliar que tuvimos con Ana María, mamá e hija, y violeta, una de las amigas de Orianna y Dante. Tuvimos una bella tarde de Arte en el Museo Miguel Urrutia de Bogotá. La meta para este año con la Célula Familiar es conectarnos con la oferta cultural de la Candelaria, queremos hacer un recorrido educativo por los museos, y especialmente, deseamos estudiar en familia la historia de Colombia.

Aquí seguimos navegando por esta vida, son tiempos buenos, el firmamento está despejado, en el horizonte vemos un año de mucho servicio y aprehendizaje. Queremos continuar viajando, estar atentos a los llamados a servir, soñamos con seguir explorando y conociendo esta bella tierra Colombiana y continuar con el recorrido por la países andinos.

Gratitud, una bella palabra para interiorizar.

POSTDATA
Si quieres el libro de “Practicar la Felicidad”, te lo puedo compartir por WhatsApp. Envíame un mensaje al 3142666337.

#DeViajehaciaelBienestar
#FelicidadIntelectual

Publicado en ANDREZ PAZ, COLUMNAS DE OPINION SOCIOPOLITICA

MAFIAS POLITICAS VRS CIUDADANOS LIBRES

 

 

De acuerdo con Juan José Alonso, la identificación es un proceso psíquico que se da de forma inconsciente, aunque también se puede dar de forma consciente. Según este autor, la mente humana por cada objeto que ve, de cada frase que oye, de cada línea que lee, por cada olor o por cada sensación que experimenta hace una abstracción o absorción de las cualidades que para él representan.

La práctica constante y sistemática del Autoconocimiento lo lleva a uno a hacerse consciente de las identificaciones que ha adquirido a lo largo de su vida. Por estos días ando muy reflexivo con las identificaciones políticas, ya faltan muy poco para que vivamos el desenlace de las elecciones presidenciales más tensas de los últimos tiempos.

Estas palabras tienen el propósito de seguir construyendo una meta y alimentando un sueño. La meta es darle vida a un libro inspirado en las portadas de la Revista Semana y el sueño es ser parte de esa gran empresa de medios colombiana que para mí es todo un recurso para hacer pedagogía.

Hay una pedagogía que es urgente en Colombia, y no solo en esta tierra sino en toda América Latina, me refiero a la Pedagogía Política, esa pedagogía que nos enseña a ser ciudadanos libres y con criterio para poder discernir lo que más nos conviene como sociedad, que no siempre es lo que más le conviene a ciertos grupos de poder cuyo interés es mantener en la ignorancia y el miedo a la masa inconsciente.

La masa inconsciente no es consciente de su identidad política. Sus preferencias políticas no son el fruto de la reflexión sino de la manipulación mediática que siempre la apunta a mover lo más primitivo de la naturaleza humana; sus instintos y emociones. Ciertos grupos de poder le apunta al miedo, al cerebro reptil. Apelan a lo que me gusta llamar la política reptiliana.

El llamado “Antipetrismo” está sustentando en esa política, una política del miedo, la mentira, la difamación, la propaganda negra es su principal herramienta. Hace ocho años, Mockus y la Ola Verde fueron víctimas de este tipo de estrategias, se sabe de la existencia de un perverso ser llamado JJ Rendón, un estratega político que pone sus conocimientos psicológicos al servicio de estos grupos de poder.

El “Antiuribismo” es diferente. No está sustentado en mentiras ni en la creación de escenarios futuros trágicos, sino en hechos y en la proyección de posibilidades reales. Oponerse al uribismo es oponerse a todo lo que esta fuerza política hizo cuando estuvo en el poder. ¿Cuántos funcionarios de ese gobierno hoy están en la cárcel o prófugos de la justicia? Solo unos cuantos ejemplos bastan para dimensionar el tamaño de esa cleptocracia. ¿Recuerdas lo que pasó con el DAS? Un valiente periodista llamado Julián Martínez Vallejo llevó a cabo una brillante investigación que luego presentó en un fantástico libro llamado justamente así: “Chuzadas: 8 años de espionaje y barbarie”.

¿Recuerdan la Yidispolitica? Diego Palacio y Sabas Pretelt, funcionarios estrella del gobierno de Uribe pagaron cárcel por un delito llamado cohecho, fueron ellos los que se prestaron para modificar el “articulito” que permitió la reelección de Uribe en el 2006.

¿Recuerdan los falsos positivos?

¿Recuerdan agro ingreso seguro?

¿Recuerdan la parapolítica?

¿Estos son hechos o invenciones?

¿Ocurrieron realmente estos hechos o son puras ficciones de los antiuribistas?

¿Es Uribe un criminal o un perseguido político?

Los fanáticos uribistas, es decir la masa inconsciente, niegan esta realidad. Al respecto, dice José Antonio Marina que el fanatismo impide cambiar de creencia a pesar de tener evidencias en contra.

Las evidencias en contra de Uribe son copiosas, y como dice Daniel Coronel, no solo la ha hecho sino que la sigue haciendo. De modo que oponerse a Uribe y su sequito es oponerse a una cultura de la mafia, del todo vale como dice Mockus, de la corrupción, del clientelismo, del nepotismo, y muchos otros males que configuran un cáncer social que está a punto de hacer metástasis. ¿Por qué? Nuevamente aparece el pedagogo José Antonio Marina:

“Nuestra sociedad está no solo fascinada por la personalidad psicopática, sino que es además cada vez más tolerante con ella. Pero aún más terrible es la posibilidad de que esos psicópatas se conviertan en retorcidos modelos de comportamiento para niños de familias disfuncionales o procedentes de comunidades desintegradoras en las que poco se valora la honestidad, el juego limpio y la conciencia de bienestar de los demás”.

Estamos pues a las puertas de una profunda transformación cultural, representada ya no solo en la figura de Gustavo Petro, sino también en la de Ciudadanos Libres como Antanas Mockus y su apuesta por la educación, Claudia López y su lucha contra la corrupción, Ingrid Betancur y su gesto de perdón y reconciliación, además de María Ángela Robledo, una psicóloga empeñado en tejer vínculos para la construcción de un era de paz en Colombia.

Con esta apuesta es con la que yo elegí identificarme.

Una apuesta que llena de sentido mi rol como papá, mi papel como psicólogo y mi vocación como pedagogo.

¿Cuál será tu apuesta?

¿Apoyaras a las mafias políticas o a los ciudadanos libres?

Publicado en ANDREZ PAZ, COLUMNAS DE OPINION SOCIOPOLITICA, IDENTIDAD POLITICA

LA IDENTIDAD POLÍTICA


Dice Juan José Alonso en “La Clave del Autoconocimiento”, que las identificaciones constituyen la esencia y el elemento básico constructor de la personalidad. También sostiene este autor que las identificaciones son procesos inconscientes que pueden alcanzar la consciencia cuando existan las condiciones precisas; como son un nivel significativo de autoconsciencia y un deseo de toma de consciencia.

Yo soy un practicante del Autoconocimiento, estoy plenamente convencido que conocerse como individuo, y también como parte de la especie en general y de una sociedad en particular, es fundamental para crecer.
Dada la coyuntura política que estamos viviendo por estos días en el país, me siento en la necesidad de trabajar en el descubrimiento de mi identidad política, y de paso dar comienzo a una meta que no he logrado consolidar: escribir columnas de opinión sociopolítica inspirado por las portadas de la Revista Semana.

¿Cuál será mi identidad política?

Para poderme responder esta pregunta tengo que hacer un poco de historia personal.

La primera vez que voté fue en el año 2002, en aquella época tenía 21 años y estaba estudiando psicología en la Universidad Católica de Colombia. A esta universidad llegó a hacer campaña Álvaro Uribe Vélez, al igual que muchos, quedé atrapado por su “embrujo” y me comí tanto el cuento que hasta mis compañeros de entonces me pusieron el remoquete de “uribito”. Qué pena me da reconocer este hecho.

Para el segundo semestre de 2004 tuve que decidir entre hacer un seminario o una tesis para graduarme como psicólogo. Opté por la segunda. Luego de pensar varios temas, me decidí por uno que me mostró una realidad que marcaría profundamente mis posturas políticas.

La decisión la tomé a partir de un recuerdo de infancia.

El 9 de agosto de 1994 me encontraba en un internado en Manizales, eran las 10 de la mañana y escuché en la radio una noticia: había sido asesinado Manuel Cepeda Vargas, el último senador de la Unión Patriótica.

Ese hecho despertó mi curiosidad y me pregunté: ¿Por qué no investigar lo que ocurrió con la UP?

Me di a la tarea, dos años duré en ese proceso, la historia que conocí de ese genocidio indudablemente marcó mi vida. He hablado muy poco de ello porque sinceramente me ha dado miedo. Colombia es un país donde se ha asesinado a los opositores, a los que se atreven a pensar distinto, a aquellos que se atreven a encarnar y vivir una identidad que va en contravía del Statu Quo.

Terminé mi tesis y quedó ahí, estuve muy tentado a profundizar en ese camino que seguramente me habría llevado al campo de los defensores de los derechos humanos, pero la corriente de la vida me encaminó por los senderos de la Psicología Afectiva y de la vida familiar. Conocí a Luz Adriana, tuvimos a Orianna y Dante y ese tema quedó en el olvido.

En el 2010, ya con 30 años, me identifiqué con la Ola Verde de Mockus, todo lo que había descubierto en mi investigación sobre el genocidio de la Unión Patriótica, hizo que conociera la realidad sobre los vínculos de Álvaro Uribe con el paramilitarismo y por eso veía en el profesor Antanas, el hombre idóneo para frenar sus intenciones de mantenerse en el poder influenciando la elección de Juan Manuel Santos, en ese momento no me imaginaba que el sucesor de Uribe sería capaz de desmarcarse de su jefe político y emprender el proceso de paz con las Farc.

El 4 de septiembre de 2012 Santos anunció públicamente el inicio de las negociaciones, recuerdo que la noticia la escuché en las montañas de Soacha, y a partir de ese momento sentí que la Paz era la causa de nuestra generación. Me identifiqué tanto con en esa apuesta política y social que decidí asumir una nueva identidad, en adelante me llamaría y me presentaría como Ándrez Paz.

En el 2014 voté por Santos para apoyar el proceso de paz y se despertó en mi un sentimiento de gratitud hacia este hombre que es considerado un “traidor de su clase” por haberse atrevido a iniciar este proceso y llevarle la contraria a Uribe.

En el año 2017, acepté la invitación de Miguel de Zubiria a vincularme al movimiento libertario, lo hice atraído por una idea que me parece fundamental para el desarrollo de esta sociedad: La Libertad Educativa.

No logré conectarme del todo con el movimiento libertario porque se oponían al proceso de paz con las Farc y eso me alejó de esa iniciativa, aunque sigue dando vueltas en mi cabeza la idea de la Libertad Educativa.

La Paz y la Educación son para mí los temas centrales de la vida social y son las causas que mueven mi existencia. Por ese motivo, en esta campaña del 2018 me identifiqué inicialmente con la llamada Coalición Colombia encabezada por Sergio Fajardo, lo hice porque estaban comprometidos con la Paz y seguían la misma línea de Mockus en torno a la Educación.

Y ahora estamos en una situación parecida a la del 2010, con Iván Duque como alfil de Uribe, pero con un nuevo protagonista: Gustavo Petro, menos ingenuo y más radical que el Antanas Mockus de aquellos días.
Como bien lo dice la Revista Semana, nunca en la historia de Colombia, dos candidatos han tenido visiones de país tan distintas.

Habiendo hecho una investigación profunda sobre el genocidio de la Unión Patriótica, me queda muy difícil identificarme con la visión de país que representa Iván Duque y todos aquellos que están trabajando a favor de su candidatura. No quisiera sonar ofensivo, pero cuando uno ve la foto de los que están subiéndose a ese barco, se encuentra con varias palabras encarnadas en diversos personajes: fanatismos; religiosos y políticos. Corrupción de todos los colores, homofobia, complejos de superioridad social, exclusión y discriminación, dogmatismos y anacronismos. Esa es una sociedad vieja que se resiste a cambiar. Respetables todos como seres humanos, pero con ideas que no permiten evolucionar.

Cuando inició esta campaña lo hice identificándome con el Centro Político, encarnado en esta ocasión por Sergio Fajardo, Claudia López y Jorge Enrique Robledo; apoyé con muchas reflexiones esta propuesta, sin embargo, con el paso de los días, empezó a calar en mí el diagnostico social que planteaba el relato de Gustavo Petro y su propuesta de la Colombia Humana.

Esta es hoy la visión alternativa a la que plantea Duque y su corte Uribista, una visión política de derecha que me asusta porque tiene un tinte dictatorial y de intromisión en los asuntos familiares, personales y comunitarios, que muchas personas de buen corazón pero ingenuos a nivel político están apoyando. Cómplices sin ser conscientes. ¿Estamos en una dictadura en ciernes?

Ante esta inminente posibilidad, creo que una opción viable y posible es la unión entre la izquierda y el centro. Una Izquierda Centrada para ser más exacto.

Me identifico con una visión de país incluyente y pluralista, donde realmente quepamos todos. Una visión que ponga la Paz y la Educación en el centro de la acción social. Donde la lucha contra la inequidad e injusticia social sea determinada. Una visión donde se comprenda que la mayor riqueza del país no está en sus recursos naturales sino en el cerebro de todos nosotros. Una visión que nos encaminé hacia al futuro y no que nos deje atados al pasado.

A nivel político elegí ser de Centro, pero por lo que veo estoy más inclinado hacia la centro izquierda, por eso me parece que no es el momento del voto en blanco, es el momento de la unidad en torno a un propósito en común:

La construcción de una cultura de paz.

 

Publicado en DE VIAJE HACIA EL BIENESTAR, LIBRO 8, personalidad elegida

RELATO 19. PERSONALIDAD ELEGIDA

Observa estas palabras de José Antonio Marina:

“Aristóteles definía el carácter como el conjunto de hábitos poseídos por una persona. Para mi es la personalidad aprendida, es decir, todo aquello que a partir del temperamento hemos adquirido a través de la vida. A partir del carácter –aprovechándonos de él, modulándolo, cambiándolo- cada uno diseñamos nuestra personalidad elegida, la última figura de nuestra individualidad, nuestro gran proyecto.”

Y ahora escucha estas palabras de Seth Godin

“La única manera de que nuestra historia sea creída, el único modo de difundir nuestra idea; consiste en decir la verdad. Y decimos la verdad cuando vivimos la historia que contamos, cuando ésta es auténtica.”

Hace varios días vengo tratando de darle forma a este relato, siento que es crucial para el proceso personal y profesional en el que ando.

Me siento un poco bloqueado, algo nervioso, creo que he llegado a un punto clave que me muestra dos caminos: el derrumbamiento psíquico o el florecimiento psicológico.

Dice Marina que la Personalidad Elegida es la última figura de nuestra individualidad, nuestro gran proyecto, y yo le creo.

Vengo creyendo en esta idea de la Personalidad Elegida desde hace 7 años y reflexionando, me doy cuenta que es el mismo periodo que llevo lidiando con una profunda crisis de identidad que ha afectado todas las esferas de mi vida, especialmente mi dimensión amorosa y laboral, las dos áreas cruciales de la adultez.

No quiero engañarme a mí mismo, ni mucho menos a ti que amablemente estás leyendo estas líneas. Quiero hablarme con la verdad y hablarte con la verdad.

Afirma Godin que decimos la verdad cuando vivimos la historia que contamos. Yo estoy viviendo esta historia de la Personalidad Elegida, me la he creído tanto que hasta le he puesto un nombre: Ándrez Paz.

¿Quién es Ándrez Paz?

¿Quién soy yo?

El Ser que plasmas estas palabras fue nombrado al nacer como Eduardo Andrés Granada Becerra, y este Ser al crecer se ha nombrado a si mismo Ándrez Paz.

¿Qué vida quiere este Ser que soy?

¿Qué hago en la vida para lograr esta vida que quiero?

Anhelo superar mi crisis de identidad desarrollando la personalidad que elegí. Es decir, viviéndola conscientemente. De la acción a la reflexión y de la reflexión a la acción.

Desde que apareció en mi vida la idea de la Personalidad Elegida, ha hecho parte de mi día a día una práctica recomendada por los antiguos griegos:

CONOCETE A TI MISMO

El Autoconocimiento es la clave maestra para superar la crisis de identidad.

Solo conociéndonos a nosotros mismos; lo que hemos heredado y aprendido; como individuos y colectivos, podremos superar la crisis de identidad.

Y ese conocimiento se va adquiriendo poco a poco, empieza siendo nocional, va creciendo y se va volviendo proposicional, sigue evolucionando y se vuelve conceptual, luego categorial y por lo que he podido experimentar en carne propia, se convierte en un sistema de conocimientos de sí mismo.

Si mal no estoy, la sabiduría seria vivir la vida acorde a ese conocimiento que se ha adquirido de sí mismo, en otras palabras, ponerlo en práctica.

Pues bien, al decir de José Antonio Marina, he diseñado una Personalidad Elegida que te quiero compartir. Mi experiencia personal, intelectual y profesional me permite predecir que si vivo consciente y sinceramente esto que he elegido, podré superar mi crisis de identidad, completar la última figura de mi individualidad y asentarme en una vida de responsable estabilidad y creciente bienestar.

Así la cosas, entremos en materia, espero que esta experiencia que te voy a compartir te inspire y motive a Conocerte a Ti Mismo, y emprendas el diseño consciente de tu Personalidad Elegida, ese gran proyecto al que todos estamos llamados si en realidad nuestro anhelo es crecer.

Si de repente quieres un compañero, amigo y  socio para emprender esta meta, no dudes en conectarte conmigo. La conexión es lo que lleva a la cooperación.

Publicado en LIBRO AMOR Y TRABAJO

¿PRIMERO YO?

PRIMERO YO

El egoísmo es un ismo que como el socialismo lleva a la pobreza; solo que en este caso a la pobreza afectiva.

El egoísmo nos aleja de los demás, y estar desconectado de los otros es una fuente de doloroso mal estar.

Por eso, se me ocurre pensar que para poder trascender el egoísmo, primero me tengo que ocupar de mi mismo.

¿Ocuparse de si mismo no es egoísmo?

Parece contradictorio lo que digo, pero cuando hablo de ocuparse de si mismo, me refiero a la ardua tarea de corregir mis defectos. No sin antes tomar conciencia de ellos y aceptarlos para transformarlos.

Si quiero que el mundo cambie primero debo cambiar yo.

Primero yo

Primero mi yo defectuoso, que como bien lo diría mi colega Jaime Silva, me impide ser afectuoso.

Es en este sentido como entiendo la autocrítica.

No maltrandose ni dándose palo.

Sino reconociendose, aceptando lo que falla en uno mismo, y corrigiéndolo por el bien de si mismo.

Esta es una leccion que me ha dejado la psicología afectiva:

Primero yo.

Publicado en LIBRO AMOR Y TRABAJO

INSTRUMENTOS DE PAZ

ORACION POR LA PAZ

Practicando el autoconocimiento, hace un tiempo descubrí que me había hecho psicólogo para sanar las heridas emocionales de mi infancia.

También descubrí que esas heridas emocionales configuraron en mi un perfil ansioso e inseguro, lo cual me llevò a tener muchas complicaciones en mi vida de pareja en la adultez, al punto de vivir la dolorosa experiencia de la separación.

Hoy soy consciente que todas esas experiencias fueron escuelas de aprendizaje, pasos en la vida para llegar a la misión de mi vida:

Ser un instrumento de paz.

Lo tengo muy claro.

Creo mucho en el poder de los símbolos para comunicar un mensaje, por eso hoy te comparto esta oración que representa el espíritu de mi labor.

La paz es el primer afecto que necesita nuestro corazón.

Estar en paz con nosotros mismos para poder estar en paz con los demás.

¿Y de que se alimenta un corazón en paz?

¿No es verdad que de amor, perdón, unión, verdad, fe, esperanza, luz y alegría?

¿Y como puede ayudar un psicólogo afectivo con esta tarea?

En su vida personal y profesional, lo puede hacer consolando, comprendiendo, amando, dando, olvidando, perdonando, muriendo a su ego y resucitando.

Este es mi fundamento espiritual en mi lucha por salvar matrimonios y construir relaciones afectivas duraderas, así como en el trabajo por el fortalecimiento mental de las personas, especialmente de mis colegas psicólogos.

Vivimos tiempos de paz, y los psicólogos podemos ayudar a construir una sociedad en paz.

Empezando por la paz de nuestro propio corazón.

Publicado en AUTOCONOCIMIENTO, PSICOLOGIA AFECTIVA

REFLEXIONAR PARA CONOCERSE

  PENSAMIENTOS PARA EL FACEBOOK  plantillas 

Dice una meditación taoísta  que nosotros hablamos y escribimos  para explicarnos a nosotros mismos y yo estoy de acuerdo, porque eso es lo que siento al estar escribiendo este libro. Estoy tratando de explicarme mi vida, de construir mi vida a partir de la vida.

Creo que si uno reflexiona sobre su Ser y su Que Hacer, encuentra respuestas a sus inquietudes, se abren caminos, se inician proyectos, se cierran ciclos.

Yo soy un Psicólogo Afectivo, y como tal, me parece vital reflexionar sobre lo que soy y lo que hago, la verdad, me parece maravilloso que esta se pueda hacer.

Llevo varios años cultivando esta práctica, y ahora que tengo clara mi identidad, quiero hacerlo de una forma más profesional.

Reflexionar sobre lo que uno es y hace como profesional y como persona, es fundamental para crecer; como trabajador y como ser humano.

La consecuencia más notoria de esta reflexión constante es la toma de conciencia de sí mismo. Reflexionar es un ejercicio de autoconocimiento por excelencia.

Podría decirse sin lugar a dudas, que quien reflexiona se conoce.

Quien reflexiona se valora.

Quien reflexiona se conduce.

La reflexión es propia de una personalidad autotelica, como diría mi maestro Miguel, de personas que definen ellas mismas sus metas.

¿No es esto lo que estoy haciendo yo con este libro?

Acabo de tomar plena conciencia de que estoy construyéndome una personalidad autotelica.

Ahora comprendo porque hace días siento la necesidad de escribir sobre mis proyectos. Quiero empezar a hablarme de ellos y a compartirte lo que aprendo en esta actividad creativa.