Publicado en SISTEMA AFECTIVO HUMANO

CARTAS FORMATIVAS (#1) ¿QUIÉN GOBIERNA TU VIDA?

Estimado Monarca:

Esta es la primera vez que le escribo a un Rey, sobre todo a un Rey de la actuación, es decir de la Vida. Alguna vez aprehendí de Alain de Botton que el arte es una critica de la vida. De modo mí estimado Rey que tu pasión es vivir la vida, sentirla, pero no para padecerla, sino para disfrutarla, para sacar el mejor provecho posible de este fugaz viaje por la existencia.

Ahora bien, ¿Qué significa disfrutar la vida?

La respuesta a esta pregunta depende de las tierras donde uno viva. El mundo afectivo tiene cinco continentes: los áridos e ilusorios terrenos de las emociones. Las duras y escarpadas montañas de los sentimientos. Las hermosas llanuras de las actitudes. Las fascinantes costas de los valores, y el paraíso de los principios.

Cada continente tiene sus habitantes. Y cada uno a su manera tiene su propia versión de lo que significa disfrutar la vida. De igual manera, y como es apenas natural, cada territorio tiene sus propios gobernantes.

En el continente de las emociones por ejemplo, los gobernantes son reyes tiránicos. Mantienen a sus habitantes distraídos con “pan y circo”, a merced de sus caprichos, tanto, que estos habitantes ni siquiera piensan en si mismos a la hora de actuar. Sin ser conscientes, son gobernados por dos jerarcas sumamente poderosos que los mantienen esclavizados: los genes y los memes.

Los genes son mejor conocidos como los instintos y los memes son los reyes de las creencias. Ambos se refuerzan mutuamente. Son aliados para hacerte creer que eres libre, te ofrecen el placer desmedido como la solución a tus problemas, cuando no son más que una vía de escape al dolor que estas padeciendo. Sin que seas del todo consciente te siembran el autoengaño para que le eches a los demás la culpa por tus desgracias. Además, te hacen creer que necesitas Tener para Ser; que necesitas llenar con accesorios el vacio que hay en tu interior. Esos dos reyes le sirven a un perverso dios: el ego.

No obstante, te tengo una buena noticia: no estamos obligados a vivir eternamente en esas tierras!!! Aunque esos tiranos mantienen las fronteras cerradas, tú te puedes sublevar y escapar. Puedes elegir. No es fácil, es una ardua batalla, pero otros que ya escapamos de ese yugo te podemos dar fe que se puede hacer, yo lo hice y por eso te estoy enviando esta carta. Es mi Deber, como lo será también el tuyo cuando te llegue el momento.

Pero el largo viaje hacia el paraíso de los Principios tiene sus etapas. No se llega de la noche a la mañana. La Vida, si nosotros lo queremos, nos va acercado lenta y paulatinamente. Una vez hayas escapado de las tierras del dios ego, es decir del árido e ilusorio continente emocional, el siguiente destino es el continente de los Sentimientos. Para que te vayas haciendo a una idea, este continente es una zona montañosa en el que hay que alcanzar importantes picos, pero cuando llegues a la cima, podrás vislumbrar la hermosa llanura de los Actitudes.

El primer pico que debes escalar es el del Autoconocimiento. Fundamental porque necesitas empezar a comprehender que tipo de Rey eres. Esta parte de la montaña tiene reservada para ti una generosa recompensa: la de saber de dónde vienesen dónde estas y lo más importante, para dónde vas. Para esta escalada vas a  necesitar un equipaje con tres elementos que deberás conocer muy bien: tus afectos, tus creencias y tus prácticas.

El siguiente pico es el de la Autovaloración. Este es muy exigente porque obliga a luchar contra el autoengaño. Requiere tener un fino equilibrio para no caer en los abismos de la supravaloración o de la infravaloración. En el primer caso te evalúas mejor de lo que en realidad eres y en el segundo, te subestimas y desconoces lo bueno que haz hecho. Tu sentido de Autoestima estará acorde a como te evalúes a ti mismo el desempeño que haz tenido en tu viaje por la vida. Tu Autoevaluación y tu Autoestima deberán repercutir sobre tu Autocuidado. Si te evalúas con justicia y te aprecias con generosidad necesariamente te cuidaras mejor. Pero ¡ojo! Aquí no estas todavía a salvo de los alcances del dios ego. En las montañas a veces te puedes encontrar lobos vestidos con piel de oveja que intentan hacerte desistir de tu empeño. Cuando eso suceda, apela a tu conciencia, a lo correcto. Recuerda los momentos difíciles que viviste en esas tierras que estas dejando atrás.

El tercer pico es la Autoadministración. Este es muy importante también porque durante el viaje deberás generar y administrar muy bien tus recursos. Para una aventura de estas características necesitas tres tipos de recursos: afectivos, intelectuales y materiales.

Los Recursos Afectivos son los vínculos. Las personas que son fuente de afecto para ti. Tu pareja, tu hija, tu familia de origen, tus orientadores. Pero sobre todo, tú mismo, la fe y creencia en ti mismo.

Los Recursos Intelectuales son los conocimientos que vayas adquiriendo sobre la Vida, sobre el oficio de Vivir y Convivir con Bien-Estar.

Y los Recursos Materiales son tu tiempo y tu dinero. Nuevamente te recuerdo que no estas a salvo todavía de la influencia de los genes y los memes egoístas. Aunque la escalada de este pico es dura y fatigante, no deberás dormir más de lo necesario. No olvides lo que tu mismo me dijiste: “para dormir tenemos la eternidad”. De modo que a aprovechar el tiempo Rey porque el viaje es largo y hay mucho trabajo por hacer.

Y con respecto al dinero, ten muy presente lo que aprehendas en el pico del Autoconocimiento, allí tomaras conciencia de tus talentos y habilidades. Los cuales, deberás explotar para ponerlos al servicio de la generación de más y mejores recursos monetarios. Además esto tendrá un efecto muy saludable sobre tu Autoestima, te hará sentir útil y capaz.

Por último, para llegar a la cima de este pico necesitas administrar muy bien un recurso que es muy esquivo: tu atención. Hay que mantenerse concentrados, con la energía puesta en la tarea. No te distraigas con el pasado, ni tampoco te hagas películas con el futuro. Mantente en el presente, consciente.

Finalizo esta carta estimado Rey con el Autogobierno. Quizá, el punto más alto de este territorio. O por lo menos para mi ha resultado clave en mi propio viaje. ¿La razón? Conquistar este pico es alcanzar el poder sobre ti mismo. Es darle un golpe de estado a los tiranos genes y memes egoístas. Esto significa, ni mas ni menos, gobernar tres emociones que sin ningún tipo de control hacen estragos en nuestra vida. Te hablo del placer, el miedo y la ira. Si a uno lo domina el placer pierde el año porque lo esclaviza, lo hace adicto. Si a uno lo domina el miedo también pierde el año porque lo paraliza, le bloquea la existencia. Y si a uno lo domina la ira, pierde totalmente el año porque lo puede eliminar del juego de la vida. Te puede enviar a un hospital, a una cárcel o al cementerio antes de tiempo.

Esto es todo por ahora Rey, de los demás territorios te hablaré más adelante si te mantienes firme en tu viaje. La Vida te ha puesto en mi camino y a mí en el tuyo. ¿Te imaginas sumar nuestros talentos en pro de una causa en común? Te veo mucho potencial, creo en ti y por eso te escribo.

Nunca olvides que vinimos a este mundo a algo mucho más grande que crecer, reproducirnos y morir. Vinimos a  Vivir y Convivir con Bien-Estar, a trascender y como te lo expresé en nuestro primer encuentro, esto lo logramos comprendiendo y practicando las reglas del juego de la Vida, a ser diestros en sus tres tableros principales: la pareja, la crianza y el trabajo.

Con iniciado afecto,

Andrés Paz

Formador Afectivo

Anuncios