Publicado en CENTRO EDUCATIVO AMIGONIANO, PSICOLOGIA AMIGONIANA

TESTIMONIO DE VIDA

testimonios de vida

Testimonio de vida a partir de la reconstrucción de la historia de vida.

El testimonio y la historia son la materia prima para construir el proyecto de vida.

Los cimientos del proyecto de vida son las experiencias reflexionadas y comprendidas; es la sabiduría que nos ha quedado de la vida:

Con sus tristezas y alegrías,

Con sus logros y fracasos,

Con sus fallos y aciertos.

La misma sabiduría popular nos enseña que lo que importa no es caerse sino levantarse.

Mientras estemos vivos siempre tendremos la oportunidad de volver a empezar.

En el Centro Educativo Amigoniano, los jóvenes y sus familias tienen una oportunidad de volver a empezar.

Este es justamente mi trabajo como Psicólogo Amigoniano:

Facilitar el perdón y la reconciliación.

Facilitar la comprensión de la vida vivida.

Facilitar la toma de conciencia de Dios y de la Vida,

Del amor y la felicidad,

De los dones y talentos,

De la cooperación y el trabajo en comunidad.

Construido y compartido, el testimonio de vida puede ser una fuente de recursos vitales para los jóvenes y sus familias.

Construir y compartir el testimonio de vida es una fuente de afecto, sabiduría y pan.

Un testimonio se construye para compartir la vida, y en ese compartir es donde viene la sabiduría, vital para crecer en la vida.

Por eso comparto mi vida.

Porque mi vida es mi proyecto.

Mi vida es mi Hogar y mi Trabajo.

Este es el núcleo de mi existencia.

Creo que no existe en la adultez proyecto de vida más sensato que este.

Construir un Hogar y un Trabajo, amen de dar testimonio de ello, es una labor que bien vale la pena asumir.

Sin duda alguna es un empeño arduo, pero a la vez sumamente gratificante, de hecho, son las dos máximas tareas que le dan sentido a la existencia.

No en vano la carencia de Hogar y la carencia de Trabajo son el origen de las más duras crisis existenciales.

Por eso es que resultan tan valiosos los testimonios de vida que dan cuenta de la superación de estas crisis.

Porque como bien lo escuche por ahí, los problemas de hoy son el testimonio de mañana. Por eso que un testimonio de vida es una fuente de inspiración y motivación.

En dichos testimonios vienen las mas profundas lecciones de vida y esta claro que las lecciones de vida son inspiradoras y motivadoras, por lo tanto movilizadoras.

Y esto es justamente lo que tenemos que lograr con los adolescentes que llegan al Centro Educativo Amigoniano.

Movilizarlos a la construcción conciente de sus proyectos de vida, no solo en el papel, sino y sobre todo en la practica, en la vida real.

He aquí la importancia de la modelación, gracias al descubrimiento de las neuronas espejo, esta claro que los seres humanos aprendemos sobre todo por imitación, de modo que si los adolescentes que están bajo nuestra responsabilidad nos ven construyendo conscientemente nuestro proyecto de vida, seremos para ellos una fuente de inspiración y motivación.

Los movilizaremos con nuestro ejemplo.

Publicado en andres granada, ESCUELA DE TRABAJO EL REDENTOR, PSICOLOGIA AMIGONIANA

ESCRIBIR PARA LIBERARSE DE LAS CADENAS DE LA DELINCUENCIA

Me gusta terminar el día así, escribiendo.

Me gusta empezar el día así, escribiendo.

Escribir es sumamente satisfactorio.

Escribir ordena la mente, trae armonía a la conciencia.

Escribir es una experiencia óptima, de esas que nos ponen a fluir.

Escribir sana las heridas del alma.

Escribiendo descubrimos el sentido y significado de nuestras vidas.

Escribiendo construimos nuestra realidad.

Escribiendo escapamos de la miseria.

“Si yo supiera escribir, me la pasaría escribiendo”.

Así me dijo hoy un muchacho de la Escuela de Trabajo el Redentor.

Un joven afrocolombiano de 17 años con una dura historia de vida, pero que aún conserva la inocencia de la niñez y que disfruta de la conversación.

Un joven que bien formado, puede llegar a ser un maestro de la palabra, un hombre que ha sanado sus heridas y cuya misión es ser un testimonio y ejemplo de vida para los demás.

¿Por qué no soñar esa posibilidad?

¿Porque no formar en la Escuela de Trabajo El Redentor, maestros de la palabra?

Cuando se hace desde el corazón, escribir salva.

¿Porque no creer en la salvación de estos muchachos a través de la escritura?

Publicado en ESCUELA DE TRABAJO EL REDENTOR, PSICOLOGIA AMIGONIANA

GESTIONAR LA VIDA CON CALIDAD

GESTIONAR LA VIDA CON CALIDAD

“No hay nadie tan miserable como aquel en quien nada es habitual, salvo su indecisión.”

William James

 

Dios es mi fortaleza, la visión es Su regalo.

Algo está pasando…

Estoy sintiendo la energía para crear.

M.C enseña que el primer paso para la creatividad es ordenar tu entorno.

Hoy es el día.

Mi entorno ha de reflejar lo que soy.

La inspiración llega en cualquier momento, hay que estar atento a su llamado para abrirle las puertas y dejarla salir.

Es el momento de la magia.

Es el momento de disfrutar el lado mágico de la vida y dejar atrás el lado trágico, dramático y melancólico.

Es el momento de crear.

Y para crear hay que planificar.

Pero solo los hábitos estructurales porque lo demás se va dando, va fluyendo, y con el día a día va uno aprendiendo y comprendiendo.

En cualquier momento llega la idea, el pensamiento, el instante vital que luego se ha de convertir en un argumento, en un elemento para un recuento.

La Escuela de Trabajo El Redentor está llena de instantes vitales, esos bellos momentos que me permiten recoger elementos para narrar este cuento.

Hace unos días, en una tarde soleada y somnífera, tuve mi primera capacitación del Sistema de Gestión de Calidad. Debo confesar que después de unas cuantas cabeceadas, salí con la sensación de no haber comprendido, luego conversando con Jacqueline, vi que había captado la idea del PHVA para trasladarla al campo de la vida cotidiana misma.

Hay que planificar lo básico de la vida.

Aunque la planificación no implica una camisa de fuerza, si brinda una estructura para ejecutar y ejercitar hábitos productivos y constructivos.

Hace poco leía en el psicólogo William James una idea muy práctica y pertinente:

“No hay nadie tan miserable como aquel en quien nada es habitual, salvo su indecisión.”

Y al frente de estas mismas líneas Horacio dice:

“Quien vive temiendo nunca se tendrá por libre.”

Está claro que el equilibrio mental depende de estar en constante crecimiento, lo que el Sistema de Gestión de Calidad diría: mejora continua.

En la mejora continua esta la calidad, y se abren las puertas para la innovación.

El Sistema de Gestión de Calidad no es una camisa de fuerza, no es un fin en si mismo sino un medio.

Un medio para prestar un mejor servicio y en el caso de nuestra cotidianidad, un medio para construir una mejor vida.

Pero hay que planificar lo general, y el día a día nos ofrecerá lo particular.

Levantada a la misma hora, pase lo que pase, duerma lo que duerma.

Cultivo espiritual para iniciar el día, ejercitar la gratitud, estar atento a los mensajes que arriban.

Llegada a la Escuela una hora antes de la normal para practicar la puntualidad, dedicar tiempo a la creatividad, transcribir estos relatos, preparar material.

A las 8am en punto llegar a Perseverancia, unirme al Grupo de Atención Especializada (Israel, Serafín, José, Mauricio). Alimentar la mente y el espíritu de los muchachos que han llegado a este lugar; motivarlos, recordarles su identidad, dejarlos pensando sobre su realidad, compartirles insumos para la creatividad de su vida, la construcción de su proyecto vital.

Salvo el llamado a actividades institucionales, el día gira en torno a la intervención individual, en pareja y grupal.

Más que una intervención terapéutica, es una intervención formativa, estructurante, motivante, cimentada en el presente, proyectados hacia delante.

En la hora de almuerzo se publica y se comparte.

En la tarde es el instante para crear las conexiones entre Perseverancia y otras tierras de este reino. Apelar a los recursos humanos, naturales y culturales presentes en la Escuela para llevar a los jóvenes al descubrimiento del sentido de sus vidas, el cual como es lógico no se llega solo por las vías del intelecto sino del sentir, del reconocimiento del entorno y de las riquezas que éste ofrece.

La evaluación puede hacerse semanalmente. Los indicadores para esta Verificación son muy claros:

Cuantitativamente: numero de sesiones, numero de relatos.

Cualitativamente: comentarios del servicio, demanda de los usuarios, retroalimentación de los compañeros, opiniones de los muchachos.

De ahí saldrán los insumos para corregir, para actuar con una actitud receptiva, correctiva y constructiva.

Así entiendo el PHVA, así estructuro mi vida en la Escuela de Trabajo El Redentor.

Estoy pensando en mi tocayo Andrés Rodríguez.

Compañero de Causa: ¿Será que esto me sirve como tarea?

Siempre es mejor la inspiración que la obligación.

Termino este relato como lo empecé:

Dios es mi fortaleza, la visión es Su regalo.

Publicado en IDENTIDAD AMIGONIANA, PSICOLOGIA AMIGONIANA

TESTIMONIO DE UN PSICÓLOGO AMIGONIANO

logo_cea

“Para liderar bien, debemos comprender nuestro lugar dentro de una situación y las posiciones de aquellos que nos buscan para que los guiemos. Debemos aprender a servir antes de liderar con seguridad, y como seguir antes de pretender que otros nos sigan”

El libro de las mutaciones

Hace poco más de un mes publiqué un relato donde anunciaba que por fin había descubierto mi identidad. Desde entonces no volví a escribir para publicar, me dediqué más bien al cultivo de mi bitácora personal.

En este tiempo ocurrió algo maravilloso en mi vida. Me volví a conectar con una parte sustancial de mi identidad personal, una parte que sin duda alguna ha contribuido enormemente en mi crecimiento como ser humano.

Hablo de la Comunidad Amigoniana, cuya identidad es parte de la mía. Lo intuía, y tuve la oportunidad de confirmarlo el 22 y 24 de julio pasado, en un par de conferencias que ofrecí en El Redentor, justamente sobre Identidad Amigoniana. Debo confesar que me sentí como en casa. De hecho, en esas dos jornadas, uno de mis sueños vitales se hizo realidad.

Yo soy un fruto de la Pedagogía Amigoniana. Fui uno de esos niños bienaventurados que a los 13 años fue acogido por los Terciarios Capuchinos y desde entonces mi vida se salvó. Hoy a mis 33 años, vivo profundamente agradecido con la Comunidad Amigoniana.

Y fue este sentimiento de gratitud lo que me hizo sentir la necesidad de retribuir de alguna manera la ayuda recibida. Este era uno de mis sueños, poder regresar a “mi casa” a dar este testimonio ante 250 Colaboradores Amigonianos, a quienes di las gracias por su encomiable labor, tan necesaria y muchas veces poco valorada por la sociedad de nuestro tiempo. 

Fue sumamente emocionante, no solo transmitirles este testimonio de vida, sino también tener la oportunidad de comunicarles un mensaje Amigoniano. 

Luis Amigó, ese gran emprendedor social del siglo XIX, cuyo pensamiento sigue hoy plenamente vigente, nos invita a Valorar, Conocer y poner en Practica la Causa Amigoniana: “ir en pos de la oveja descarriada”, de los jóvenes en contravida como les suelo decir.   

Esta Causa es el núcleo de la Identidad Amigoniana. Quien se identifica con esta Causa, descubre un sendero para hallarle sentido a su vida. Se encuentra con una nutritiva fuente de amor, sabiduría y pan.

Como se lo expresé al padre Arnoldo en una carta privada, “ser Amigoniano es una parte de mi identidad. Soy Amigoniano y esto me produce una inmensa alegría, porque esta bella realidad contribuye enormemente con el sentido de mi vida.”

Desde la Psicología de la Vida que estoy construyendo, uno tiene tres tipos de padres. El primero es el padre biológico, el que nos da la vida. El segundo es el padre psicológico, el que nos brinda su amor, representado éste en tiempo y atención. Y el tercero es el padre sociocultural, ese que nos introduce en algún campo del conocimiento humano.  

El padre Arnoldo es mi padre psicológico. Un padre que ha estado presente en mi formación desde los 13 años. Desde entonces, nuestro vínculo afectivo sigue ahí, cada vez más fuerte, y en cada nuevo paso que doy en mi crecimiento como ser humano, él, como si fuera mi “ángel de la guarda”, me acompaña. Así fue en esta oportunidad en la que debuté como conferencista Amigoniano.

El día que acordamos la realización de estas conferencias, mi padre Arnoldo me obsequió un ejemplar de las Obras Completas de Luis Amigó, con una dedicación que decía:

“Para Andrés Paz: que el espíritu de Fr Luis Amigó plasmado en estos escritos sirvan para alimentar el espíritu tuyo, para que seas un buen amigoniano en bien de tantos jóvenes necesitados”.

Ese libro es el sistema operativo de la Identidad Amigoniana. Ahí se vislumbran claramente las creencias, afectos y roles de Luis Amigo. Esa es su psicología, la raíz de lo que hoy conocemos como Pedagogía Amigoniana

De mi padre sociocultural, es decir de Miguel De Zubiría, aprehendí que toda pedagogía debe ir acompañada de su respectiva psicología.

De modo que es posible hablar de una Psicología Amigoniana. Esto es, de una forma de pensar, sentir y actuar Amigoniano. En síntesis, de una Identidad Amigoniana que nació en la vida de un gran ser humano, quien a su vez trascendió a través de su obra, tan profunda, que 125 años después se ha convertido en una vigorosa identidad colectiva que trabaja en pro de un segmento de la población que reclama a gritos tiempo y atención, en una palabra: Amor.

De manera que en relación con esta Identidad, yo soy un Psicólogo Amigoniano, y este es el comienzo de mi testimonio.

Y digo el comienzo porque en adelante me propongo estudiar, practicar y compartir las creencias, afectos, roles y practicas propias de la Identidad Amigoniana, la base de lo que fundamenta la Psicología Amigoniana.

Si eres también un amigoniano, me gustaría que este relato sirviera de excusa para empezar a conversar, a conocernos, a interactuar alrededor de esta Identidad que contribuye con el sentido de nuestras vidas.

Siempre tenlo presente, la Identidad Amigoniana es una nutritiva fuente de amor, sabiduría y pan.

Yo, Andrés Paz, doy fiel testimonio de ello.