ANDRES PAZ, DE VIAJE HACIA EL BIENESTAR, LIBRO

RELATO 34. EL APREHENDIZAJE DE LA SABIDURÍA

En el relato anterior, aprendimos que cultivar la Gratitud nos permite desarrollar una mayor capacidad para apreciar la propia vida. Apreciar nuestra vida, es decir querernos. Que bonito, cuando se cultiva la Gratitud se fortalece nuestra autoestima. Se está más dispuesto para pasar de la quejadera crónica a la acción constructiva de nuestros proyectos de vida.

Este año 2019 cumplo 20 años de estar moviéndome por el mundo de la psicología. Parece que fue ayer cuando pisé por primera vez una universidad, el 25 de julio de 1999. En estos momentos estoy pensando en dos compañeras que conocí en ese primer semestre y con quienes aún tenemos conexión. Diana Constanza Ramírez y Elsy Carolina Jiménez. Cada uno de nosotros, a su manera, ha construido un proyecto de vida profesional y familiar. ¿Exigente ha sido el reto, verdad compañeras?

Carolina se fue por los senderos de la psicología organizacional, Diana por su parte está batallando en los campos de la psicología educativa. Carito trabaja en una empresa farmacéutica y Dianita en un colegio distrital. ¿Y yo? Bueno, yo me consagré al sueño de mi vida: cultivar palabras, hacer libros. Pero más allá de este oficio, en realidad yo soy un psicólogo que hizo de la práctica del Autoconocimiento su estilo de vida.

Conocerse es una disciplina poderosa. A ella llegué en el año 2008 gracias a la Psicología Afectiva, una rama de la Psicología Positiva que me hizo retomar los senderos de la psicología, luego de un fugaz paso por el mundo del Derecho. Hoy pienso que si no me hubiera encontrado con esa psicología formulada por Miguel De Zubiria, me habría graduado de abogado, no hubiese conocido la pedagogía, y probablemente, tampoco le habría apostado a la construcción de un proyecto familiar.

Como bien lo aprehendí de Psicología Afectiva, conocerse no implica solamente conocer el mundo propio, sino también conocer el mundo del otro y conocer el mundo social. En otras palabras; observando la sociedad y a los otros, podemos conocernos mejor a nosotros mismos. Creo que esta es la razón por la que en lugar de estar confinado en una organización de 8am a 5pm, opté por el trabajo independiente como consultor y terapeuta. En esta labor sí que he podido conocer el mundo del otro. Cada persona que he atendido en mi vida profesional, me ha ayudado a conocerme un poco más a mí mismo. Y lo más impresionante, luego de cada encuentro, que en realidad es una conexión de corazón a corazón, cosecho una abundante inspiración que luego llevo a mis libros.

Estudiando Psicología Afectiva me encontré con un autor fundamental, me atrevo a decir que es una de las máximas influencias del pensamiento de Miguel De Zubiria. Gracias a José Antonio Marina entré en contacto con una idea que literalmente ha transformado mi vida y es la que en gran medida me tiene plasmando estas palabras. Me refiero a la idea de “Personalidad Elegida”.

Acabo de recordar que ya había empezado a hablar de esta idea de la personalidad elegida en el relato 19 de este libro, me fui a leerlo y me encontré con estas palabras de José Antonio Marina:

“Aristóteles definía el carácter como el conjunto de hábitos poseídos por una persona. Para mí es la personalidad aprendida, es decir, todo aquello que a partir del temperamento hemos adquirido a través de la vida. A partir del carácter – aprovechándonos de él, modulándolo, cambiándolo- cada uno diseñamos nuestra personalidad elegida, la última figura de nuestra individualidad, nuestro gran proyecto.”

Me impresiona mucho esta proposición y por eso la quiero reiterar preguntándome: ¿Cómo es eso que cada uno diseñamos nuestra personalidad elegida, la última figura de nuestra individualidad, nuestro gran proyecto?

¿Tu sabias que cada uno de nosotros puede diseñar su personalidad elegida?

Acabo de encontrarme con una palabras que son muy pertinentes para este momento:

“Las ideas que dominan nuestra mente son de una inmensa influencia en nuestro futuro”.

Esta idea de la personalidad elegida ha dominado mi mente en los últimos años y por eso estoy escribiendo esto. Esta es la razón por la cual me metí de lleno en el estudio y vivencia de la Teoría de la Personalidad que plantea José Antonio Marina. Dicha teoría está amplia y profundamente formulada en un libro clave de la obra de este autor: El Aprendizaje de la Sabiduría. Justamente allí, dice Marina:

“Resulta muy difícil hacer la genealogía de nuestra personalidad, intentar descubrir los elementos que influyeron en nuestro modo de ser. Me interesa averiguar cómo emerge una personalidad a partir de una algarabía de influencias: genéticas, sociales y educativas. Es una investigación detectivesca sobre la biografía de los seres humanos. Voy a explicarles lo que la ciencia nos dice sobre la construcción de una personalidad. Vamos a recorrer de nuevo, en términos generales, el proceso que el lector ha seguido en su vida, esa compleja interacción entre individuo y circunstancia, entre biología y cultura, entre la realidad y el deseo, entre esfuerzo y claudicación, entre proyecto y casualidad que nos ha hecho a todos. La psicología que voy a exponer debe ser pedagógicamente de ida y vuelta. Para comprender el desarrollo de un niño, el lector debe ir desde su situación adulta hasta el bebé que fue, para desde allí regresar de nuevo a su situación presente. Al final, si ni usted ni yo nos hacemos un lio, espero que entienda mejor al niño y se entienda mejor a sí mismo.”

Entendernos a nosotros mismos, ese es el fruto de la práctica del autoconocimiento. Por eso los antiguos griegos recomendaban con tanta sapiencia: “Conócete a ti mismo”.

Para mí, conocerse a sí mismo es convertirse en un Aprehendiz de Sabiduría. Esta es la base de lo que elegí ser:

Un aprehendiz de sabiduría.

La imagen que acompaña este relato tiene mucho significado para mí porque es una foto en Ecuador, en un lugar conocido como “La Mitad del Mundo”. Yo estoy convencido que la sabiduría está en el camino medio, los extremos llevan al sufrimiento. Eso la humanidad lo descubrió hace miles de años y pareciera que todavía estamos lejos de practicarlo.

Anuncios
ANDRES PAZ, DE VIAJE HACIA EL BIENESTAR, LIBRO

RELATO 33. GRATITUD

El año 2018 fue una temporada de abundantes bendiciones. Fue el año de la reconexión familiar y de pareja, del compartir, del viajar en familia, de conocer una parte de Colombia, de volar al extranjero y llegar a la mitad del mundo, allá en Ecuador cosechamos grandes dosis de afecto y sabiduría. Personalmente experimento una profunda gratitud por lo vivido.

Le escuché decir a un neurocientifico español, Luis Castellanos, que las palabras forjan la personalidad. Somos lenguaje y construimos la personalidad que elegimos palabra a palabra. Yo elegí una personalidad que he venido construyendo muy intuitivamente, y ahora que entramos a un nuevo año y se ve el 2020 en el horizonte, quiero hacerlo más conscientemente. Creo que de esta manera, conectando lo intuitivo con lo consciente, el Viaje hacia el Bienestar puede pasar a un siguiente nivel.

Intuitivamente me llegaron estas palabras:

“Elige un rumbo y comienza a navegar.”

Conscientemente elegí una carta de navegación que se llama Psicología Positiva, este es el enfoque con el que me identifico como psicólogo, por eso escucho a  Mihaly Csikszentmihalyi, uno de los padres fundadores de esta rama de la psicología que aplico en mi vida personal y laboral. Según este autor: “El Yo es una construcción creativa. Nadie está nunca completo y acabado. Lo que somos viene determinado por lo que haremos en el futuro. Trascender los límites de la individualidad es el camino de la evolución.”

Nos hacemos día a día, y la materia prima con la cual nos construimos es la palabra. Por eso me encanta tanto cultivarla. De modo que aprovechando el inicio de este nuevo año, me place cultivar la palabra Gratitud, esta vez de la mano de otro grande de la Psicología Positiva: Tal Ben-Shahar, autor de un libro poderoso que se llama “Practicar la Felicidad”.

Según este profesor del curso de Psicología Positiva más popular de Harvard, dedicar uno o dos minutos diarios a expresar la gratitud que una persona siente por los hechos de su vida puede tener notables consecuencias:

  1. Desarrollar una mayor capacidad para apreciar la propia vida.
  2. Niveles más elevados de bienestar personal.
  3. Emociones positivas.
  4. Sentirse más feliz.
  5. Ser más asertivo, enérgico y optimista.
  6. Mostrarse más generoso y dispuesto a ayudar a otros.
  7. Dormir mejor.
  8. Sentir más ganas de hacer ejercicio.
  9. Tener menos enfermedades.

Practicar la gratitud es la vía más sencilla para producir serotonina. Ser agradecidos es recompensado por nuestro cerebro, que nos premia con nutritivas dosis bioquímicas que nos hacen experimentar bienestar.

De modo que vale la pena desarrollar el hábito de agradecer, hacerlo conscientemente cada día, agradecer incluso lo que nos causa malestar, porque detrás de ellos hay una gran lección por aprender.

Empiezo este 2019 muy agradecido por el encuentro interfamiliar que tuvimos con Ana María, mamá e hija, y violeta, una de las amigas de Orianna y Dante. Tuvimos una bella tarde de Arte en el Museo Miguel Urrutia de Bogotá. La meta para este año con la Célula Familiar es conectarnos con la oferta cultural de la Candelaria, queremos hacer un recorrido educativo por los museos, y especialmente, deseamos estudiar en familia la historia de Colombia.

Aquí seguimos navegando por esta vida, son tiempos buenos, el firmamento está despejado, en el horizonte vemos un año de mucho servicio y aprehendizaje. Queremos continuar viajando, estar atentos a los llamados a servir, soñamos con seguir explorando y conociendo esta bella tierra Colombiana y continuar con el recorrido por la países andinos.

Gratitud, una bella palabra para interiorizar.

POSTDATA
Si quieres el libro de “Practicar la Felicidad”, te lo puedo compartir por WhatsApp. Envíame un mensaje al 3142666337.

#DeViajehaciaelBienestar
#FelicidadIntelectual

ANDRES PAZ, DE VIAJE HACIA EL BIENESTAR, LIBRO

RELATO 31. HAY QUE CAMBIAR EL SISTEMA EDUCATIVO

El remedio más eficaz para combatir el cáncer de la corrupción es CAMBIAR el Sistema Educativo. Sueño con un Sistema Educativo en el que ganemos TODOS. Es un sueño que comparto con muchos otros soñadores que estamos convencidos de la urgente necesidad de Cambiar el Sistema Educativo. Es urgente diseñar un Sistema que nos permita tomar conciencia que lo más valioso de un país, en todo el sentido de la palabra, son sus habitantes, en sus talentos y dones está la mayor riqueza.

Para nadie es un secreto que la inequidad es un doloroso malestar de nuestra sociedad. La profunda inequidad es un factor de violencia.  De acuerdo con el Banco Mundial, Colombia es el segundo país más desigual de América Latina y el séptimo en todo el mundo. Una realidad como esta me hace sentir la imperiosa necesidad de unirme a esta tarea de Cambiar el Sistema Educativo.

Plasmo estas palabras el 11 de diciembre de 2018, en las últimas semanas vengo prestándole atención a un sueño “imposible”: Cambiar el Sistema Educativo. ¿Podré ser testigo de esta transformación social? Espero y aspiro a estar presente para entonces. Calculo este proyecto para una generación, es decir, creo que tardarán 25 años de arduo trabajo. Empezando desde ya. Hoy tengo 38 años, este sueño está proyectado para cuando llegue a los 63.

Lo que más alegría me produce de aceptar el llamado a Cambiar el Sistema Educativo, es que no estoy solo en la tarea, ya somos muchos, y también somos conscientes que necesitamos conectarnos, unirnos, crecer y movernos en la misma dirección. Esto no es tarea de un solo individuo, esta es una apuesta colectiva, es un reto generacional.

El Viaje hacia el Bienestar requiere utopías, horizontes hacia dónde dirigirnos, pues bien, descubrí que este es mi horizonte como Pedagogo, me ilusiona mucho este sueño de Cambiar el Sistema Educativo, creo que vale la pena sumarse a esta tarea que pone a prueba la inteligencia colectiva y nuestra capacidad para cooperar como miembros de la especie humana.

Cristian me pregunta, ¿cuál sería tu propuesta?

He estado pensando esta pregunta y llegaba a mi mente Rodolfo Llinas. Según este neurocientifico, el cerebro tiene básicamente tres funciones: Movimiento, Intencionalidad y Predicción.

Cristian, necesitamos crear un cerebro colectivo que se mueva con la intención de hacer realidad lo que hoy es un bello sueño: Cambiar el Sistema Educativo.

Hay que crear un Movimiento Sociopolítico y creo que la primera tarea es crear células sociales. Así es como hoy lo veo y lo manifiesto en estas palabras. Cada uno de nosotros es una neurona de ese cerebro colectivo. La meta es conectarse con otras neuronas y darle vida a células eucariotas, grupos de activistas movidos por un mismo fin: Cambiar el Sistema Educativo.  

Por lo pronto, hay que seguir produciendo reflexiones que nos permitan hacernos conscientes de la urgencia de esta tarea para nuestra generación. Y además de las reflexiones, es fundamental hacer conexiones, intercambiar información y conversar al respecto.

Siento en mi interior la voz de Rodolfo Llinas diciéndonos:

“Hay que cambiar el sistema educativo, ya!!!”

ANDRES PAZ, DE VIAJE HACIA EL BIENESTAR, LIBRO

RELATO 30. FELIZ, YO TE QUIERO VER FELIZ

La imagen puede contener: 2 personas, incluido Andrés Paz Psicologo Pedagogo, personas sentadas

Una de las actividades que más nos gusta llevar a cabo en familia es ir a cine. Es una pasion familiar. Justamente ayer para cerrar el mes y darle la bienvenida a este nuevo diciembre, nos vimos “El Grinch”.

Me gustó la película porque muestra que el verdadero espíritu de la navidad no es ese afán consumista de comprar regalos, sino, compartir en familia y disfrutar del encuentro.

Hemos llegado al 1 de diciembre y este barco familiar sigue navegando con rumbo hacia el Bienestar. Estamos unidos y con la esperanza de poder cumplir con nuestro destino.

Estoy muy contento porque el mes pasado logré la meta de escribir los relatos que me propuse para alimentar este libro. Siento que el cultivo de las palabras me da la energía para continuar con este viaje y sobre todo, me va mostrando el rumbo a seguir.

¿Cuál es el fruto de cultivar palabras?

¿Qué utilidad práctica tiene hacer el ejercicio de escribir?

En mi experiencia propia he podido comprobar que la palabra sana. Hablar y escribir, sana. ¿Qué sana? Las heridas del corazón, los dolores del alma. Por eso siempre le recomiendo a mis consultantes que escriban, que se expresen, que se liberen de esas ideas que merodean por sus cabezas y que en no pocas ocasiones producen verdaderos dolores de cabeza.

Como leí hace poco por ahí, “la palabra es la herramienta creativa por excelencia.” Para eso sirven las palabras, para crear. ¿Para crear qué? Nada más y nada menos que para crear la propia vida.

Yo creo que los seres humanos en general, no somos todavía muy conscientes del poder sanador y creador de las palabras. Si así fuera, no habría tanta resistencia a desarrollar el hábito de leer y escribir, y si así fuera, pronunciaríamos más bendiciones y menos maldiciones.

Ya está llegando a su fin este primer día de diciembre, en este día siempre me acuerdo del año 1995, en aquel diciembre tenía 15 años y estaba sobreviviendo en un internado de Manizales. 23 años después, plasmo estas palabras en el tercer piso de la mansión que hábito con mi mayor tesoro.

En el cine nos comimos un paquete GIGANTE de snacks, no de los clásicos “De Todito”sino de una marca bumanguesa llamada casualmente: “LA VICTORIA” ¿Verdad que recuperar tu familia y navegar por la Vida junto a ella es una gran victoria?

Nos gusta quedarnos hasta el final, disfrutar hasta de los créditos de la película, a veces llegan mensajes por ese medio, el de anoche llegó en la voz de Fany Lu:

Feliz, yo te quiero ver feliz.

Eso quiere la Vida con cada uno de nosotros, vernos felices.

#DeviajeHaciaelBienestar
#FelicidadIntelectual

DE VIAJE HACIA EL BIENESTAR, LIBRO, TRIBU FAMILIAR

RELATO 28. RAICES

 

Me gusta mucho escribir, de hecho, mi pasión # 1 es hacer libros. Hace ya casi tres años estoy escribiendo de forma intensa y sistemática. Ya tengo siete manuscritos, de los cuales he publicado tres. No obstante esta entrega, aún sigo dudando de este oficio. Por eso quiero aprovechar esta oleada de creatividad que me ha llegado después del viaje a Ecuador, para plasmar las palabras que quiero plasmar en los libros que estoy haciendo.

Este es uno de ellos: El Viaje Hacía el Bienestar. Cada relato es como una bitácora de este viaje que formalmente inició hace ya un año.

Ahora quiero tejer este relato conectandolo con lo que escribí en aquel entonces. En ese relato 1 expresaba que me había dado cuenta que era intelectualmente adulto y emocionalmente continuaba siendo un niño. Fue difícil para mi reconocer esa realidad.

Con el tiempo, vine a encontrar una convincente explicación a esa realidad en la famosa teoría del apego de John Bowlby. Según ésta, la calidad de nuestros apegos tempranos influye profundamente en nuestro comportamiento adulto.

Básicamente, existen dos tipos de apego: inseguro y seguro.

Se le llama apego inseguro porque las experiencias tempranas fueron por debajo de lo óptimo (sus cuidadores estaban distraídos, eran extremadamente autoritarios, eran despectivos, no eran confiables, estaban ausentes o tal vez eran amenazantes).”

No es éste el espacio para entrar en detalles, pero así es como yo recuerdo mi infancia, muy amenazante, con la violencia intrafamiliar como pan de cada día.

Con una realidad como esta, al individuo le toca construir su propia zona de seguridad. Esto es lo que he procurado hacer en mi adultez con mi celula familiar, la cuál ha sido para mi la oportunidad de romper con esa herencia de violencia. Tampoco ha sido fácil este empeño.

Estoy reflexionando sobre esto porque llevo un año sin ver a mis padres, especialmente a mi madre, Inesita, quien está de primera -de izquierda a derecha- en la foto que acompaña este relato.

Confieso que me ha emocionado mucho ver a mi madre en compañía de sus hermanos: Javier, Cecilia, Ofelia, Oscar, Gonzalo y Jorge. Todos ellos son mis raíces. Los aprecio por eso, aunque la relación hoy en día es más bien distante. Sin embargo, me alegra mucho ese encuentro, que bueno que mi madre se haya podido compartir con sus hermanos. Me imagino su felicidad.

En el Viaje Hacía el Bienestar es clave sanar las raíces, arduo trabajo porque cometemos el error de juzgar. Mi sueño es poder estar conectado con todos los miembros de mi tribu, poco a poco, sin presiones ni culpas, pero tampoco con indiferencia.

#DeViajeHaciaelBienestar
#FelicidadIntelectual
#TribuBecerra

ANDREZ PAZ, COLUMNAS DE OPINION SOCIOPOLITICA, COLUMNAS SEMANA, FELICIDAD INTELECTUAL, LIBRO

HAY QUE APRETARLE EL CINTURÓN AL ESTADO NO A LOS CIUDADANOS

Los colombianos tenemos un Estado que padece dos costosas enfermedades terminales: corrupción y burocracia.

La corrupción es un cáncer que nos roba 50 billones de pesos al año. ¿Cuánto nos cuesta el cáncer de la burocracia?

Ahora nos hablan de una “Ley de Financiamiento” y nos pretenden vender el cuento de que la estabilidad económica del país depende de dicha ley. ¿Será?

Digamos la verdad: los impuestos en este país son utilizados para mantener el cáncer, es decir, la corrupción y la burocracia.

El miedo que nos meten es que si no pagamos mas impuestos no es posible financiar los programas sociales. ¿Cuanta corrupción y burocracia hay en estos programas?

Se supone que el Estado es un ente que está al servicio de la Sociedad, pero en Colombia ocurre al contrario: los colombianos trabajamos para mantener al Estado, un Estado corrupto y burocrático dirigido por una clase política perversa, delincuente y criminal.

¿O acaso no es un crimen ponerle más impuestos a la canasta familiar?

¿Debería la comida tener impuestos?

En un país en el que los pobres reciben educación de pobres, resulta absolutamente indignante que se le pida a los ciudadanos del común apretarse el cinturón.

En un país donde la educación de calidad no es un derecho sino un privilegio, resulta aberrante que se impongan más impuestos para financiar un Estado corrupto y burocrático.

Y con el cinismo propio de la mayoría de los políticos, dice Iván Duque que “Si todos ponemos, Colombia gana”

¿Qué pone la clase política?

¿Estarán dispuestos a renunciar a sus descarados privilegios?

¿Cuánto nos cuesta a los colombianos mantener a los políticos y su clientela?

Más que impuestos, lo que necesitamos es más conciencia de la ineficacia del Estado para resolver los problemas sociales, de hecho, el principal problema que tenemos los colombianos es éste Estado corrupto y burocrático.

¿Qué opinas tú?

#ColumnasdeOpinionSociopolitica
#FelicidadIntelectual
#RevistaSemana

ANDREZ PAZ, DE VIAJE HACIA EL BIENESTAR, LIBRO

RELATO 26 CÉLULA FAMILIAR

Plasmo estas palabras el 1 de noviembre de 2018. Emprendo esta acción creativa observando una imagen que me emociona. Las emociones producen pensamientos y los pensamientos producen emociones. Esta fotografía familiar a mí me produce un torrente de emociones positivas. ¿Cómo se le llama a eso? Movido por este “Qui de Felicidad”, me dispongo a darle vida a estos pensamientos.

Adquirí un compromiso conmigo mismo, me propuse crear un relato en tres días específicos de cada mes: 1, 11 y 22. La meta es completar 78 relatos y con ello darle forma a un libro que he llamado: De Viaje Hacia el Bienestar. Esta es una meta intelectual, me siento muy motivado para llevarla a cabo, ya llevo un año trabajando en este proyecto, vamos por el 33% de la meta. Ejercitar el intelecto contribuye con el bienestar, por eso leo y escribo habitualmente.

La unidad familiar es vital para el bienestar. En los últimos tres relatos de esta serie he podido dar cuenta de esta unidad. Este proyecto familiar es esencial para mí, es el proyecto que me hace experimentar el sentido de comunidad, el que me permite vivir la experiencia del compromiso, el que me hace sentir como parte de un Nosotros, el que le aporta un profundo significado a mi existencia. Navegar en familia por la vida es un inmenso logro y una gran responsabilidad.

Hace exactamente un mes estábamos en tierras ecuatorianas, esta foto nos la tomó Emilia Vinueza, una creativa y talentosa mujer que con su lente retrató momentos y expresiones que ahora hacen parte de nuestro banco de recuerdos emocionales. Esta foto es como la portada de ese viaje a Ecuador que nos dejó tantas vivencias llenas de sentido.

Somos una célula familiar, hemos sobrevivido al naufragio, seguimos navegando juntos, tenemos un proyecto de vida compartido. Viajar es una parte fundamental de este proyecto, queremos que nuestros hijos conozcan la vida explorando el mundo, que conozcan muchos lugares, que interactúen con muchas personas, de diferentes culturas, de diversas formas de ser y estar en la vida.

El viaje a Ecuador nos dejó esta mágica foto, y ahí vamos, haciéndonos conscientes de nuestra misión como familia y como fundación. Viendo el horizonte despejado y claro.

El Viaje hacia el Bienestar es un viaje que se hace en familia, cualquiera sea el tipo de familia, pero en familia.

La familia es clave para  la supervivencia, el crecimiento y la trascendencia.

ANDREZ PAZ, LIBRO

MANIFIESTO PARA AMAR A UN SER HUMANO

amar a un ser humano

Escribo para dejar huella de mis pasos por esta vida.

Tal vez, en el fondo, le temo enormemente a la muerte.

Alguien alguna vez me dijo que la palabra es inmortal, que el lenguaje es el único territorio donde la muerte no tiene acceso.

Y yo le creo.

Por eso escribo, para dejar huella y también pistas de lo que estoy sintiendo y pensando.

Me mueve la certeza de que cuando uno reflexiona se conoce mas.

Y si esto es así, entonces el conocimiento de si mismo, le permite a uno valorarse con mas equilibrio.

Hoy, hace un año, el 6 de enero de 2015, estaba viviendo un momento muy difícil de mi existencia, sin embargo, seguía escribiendo, escribir, como ya lo sabes, es mi terapia afectiva.

Me parece muy importante reflexionar sobre lo que hemos vivido, para valorar mas nuestro presente y tener mayor entusiasmo para construir nuestro futuro.

En ese relato, decía que elegía el amor para mi vida.

Y lo hacia porque estaba dolido, muy dolido, se había acabado definitivamente mi relación con la mujer que amaba y me encontraba tratando de mantenerme en pie.

En realidad, estaba muy confundido, no podía comprender a que hora se me había derrumbado el mundo que había construido en los últimos 7 años de mi vida.

Estaba invadido por la culpa, el temor, la angustia de no saber que camino tomar, sin embargo, esos relatos que escribía me mantenían con vida.

Elegí el amor, pero seguía con miedo, fue una tremenda batalla.

Una batalla que me tuvo todo el año en la mas profunda inestabilidad emocional.

Luchando por mantenerme en pie, hasta que un día de noviembre, y luego de una conversación entre solitarios, sentí que la soledad me estaba matando.

Fue cuando me cuestione y me dije:

“No puedes esperar que te amen, debes aprender a amar y empezar por amarte, es decir, por valorarte.”

Y ahora estoy aquí, comprendiendo que mi trabajo es amar, es poner mi experiencia de vida, y mis conocimientos en psicología afectiva al servicio de esta causa eterna.

Y justo un día después en que publico el relato donde hablo de mi trabajo, aparece este manifiesto de Humberto Maturana, donde la Vida me muestra claramente que es eso de amar a un ser humano.

No es coincidencia.

Ahi sigo caminando.

Valorando mi vida, agradeciendo lo que hoy vivo.

Estoy mejor que hace un año.

Con claridad y el camino despejado.

Y el miedo?

Ahí esta, esperando que lo alimente para apoderarse de mi mente.

Por eso el amor es mi trabajo, para no darle cabida al miedo.

Adopto este escrito de Humberto Maturana, y lo asumo como mi manifiesto personal, familiar y profesional.

ANDRES PAZ, LIBRO, Psicologo Afectivo

AHORA, AMAR ES MI TRABAJO

“No te quejes Andrés, no te quejes por nada, si del cielo te caen limones, aprende a hacer limonada.”

¿Te suena esa tonada?

Acaba de despertarme de mi letargo.

Hace rato amaneció y en mi cama estoy pensando.

¿Y ahora qué?

En el relato anterior de este libro que estoy escribiendo para ti, mi apreciado lector que inviertes tú tiempo en estas líneas, terminé con una pregunta:

¿Qué hago?

¿Qué hace un Psicólogo Afectivo para ganarse el sustento de su vida?

Luego de hacerme esas preguntas, salí a buscar algo de comer; un tamal con pony malta y dos panes. Mientras esperaba que me trajeran el alimento me puse a leer unas líneas de un libro que había encontrado hace unos días caminando por la séptima con 22.

Decía:

“Cuando venga la pena y quiera amontonarse en el corazón, olvídate de ti mismo, y sumérgete profundamente en el servicio del amor, y no tendrás pena. Tu servicio es el del amor; todo mundo está pidiendo amor”

Y como si tratara de un contundente mensaje proveniente de no sé dónde, remataba:

“Deja que el pasado desaparezca con el pasado; sal de las preocupaciones de las cosas carnales y da tu vida a aquellos que viven.”

¿Qué tal, ah?

Así me llego la respuesta de la Vida a mi pregunta.

Amar es mi trabajo.

Mi servicio es el amor.

Así lo creo y con estas palabras estoy creando esta realidad.

Practicar la Afectividad es amar.

Cada quien podrá tener su propia idea de lo que es amar, para mí; como ser humano y Psicólogo Afectivo:

Amar es valorar.

Amar es conocer.

Amar es compartir.

Valorar, conocer, y compartir es mi trabajo:

Personal.

Familiar.

Profesional.

Comer acompañado es una delicia, no solo alimenta uno el estómago, sino el corazón, y aunque no tuve compañía para alimentarme en este día, comí con mucha alegría, con la satisfacción propia de aquel que ha descubierto la misión de su vida.

Ahora, amar es mi trabajo.

¿Cómo te parece?

Una última línea, ¿no será esto más bien un delirio, de esos que le dan a aquellos que la soledad está enloqueciendo?

Espero que no.

Quiero creer más bien que esto es una toma de conciencia  para trabajar con paciencia en eso que verdaderamente alimenta mi esencia:

Amar.

Ellos tienen razón:

“No eres lo que tienes, solo eres lo que das”.

ANDRES PAZ, LIBRO

TODO HA DE TERMINAR PARA VOLVER A COMENZAR

Espiritualidad

En estos momentos voy a cosechar un fruto.

Hace un año, exactamente el 4 de enero de 2015, la Vida me llevó a un puerto seguro:

Dios.

Hace un año hice un pacto personal con Dios.

El barco de mi vida había naufragado, sin trabajo, sin familia, derrotado.

Ese día decidí poner a Dios en el primer lugar de mi vida, como ser humano, lo acepte, y como psicólogo afectivo comprendí que la espiritualidad es una fortaleza psicológica vital para la supervivencia.

Le pedí a Dios recuperar mi familia y mostrarme el camino para servirle.

Un año después doy un parte de victoria.

Soy consciente que tengo una bella familia.

Quizá no el tipo de familia que quería, pero es familia, y como tal, quiero dejar constancia que la valoro, lo agradezco, lo aprecio.

Las fiestas navideñas y de fin de año me dejaron muchas claridades y tranquilidades.

Atrás han quedado dos años de dolor, estoy convencido que me llegó la hora del amor, no de ese que se espera, sino de ese que se da generosamente, a todas esas personas que la Vida ponga en mi camino humano y profesional,

La familia, cualquiera sea su configuración es el valor mas importante de mi vida.

Por eso valoro y agradezco a Dios el tipo de familia que me ha concedido.

Y le pido, me vuelva a dar la oportunidad para hacer realidad el tipo de familia que quiero, me encanta mucho eso de compartir la vida con una mujer, unos hijos, crecer en familia, todos los días de nuestra vida.

Esta es mi petición personal para este año.

En cuanto a lo laboral, el camino esta muy claro:

Hacer Psicología Afectiva.

Construir, a través de la practica, una psicología de la vida afectiva para aprender a amar, vivir en paz y ser feliz.

¿Será esto mucho pedir?

Escribo este relato en un café Internet cerca al cementerio central, acabo de pasar un rato muy espiritual en este lugar.

Estoy convencido que la espiritualidad es la piedra angular del ser un humano.

Así como también estoy convencido que la afectividad es el camino para la expresión de nuestro espíritu.

Practicar la Afectividad, ese es mi propósito para este nuevo año.

Esto quiere decir, cultivar vínculos afectivos.

Darle una calurosa bienvenida a mi vida a todos aquellos seres humanos que Dios ponga en mi camino en la corriente de la Vida.

Cada vinculo es muy valioso.

Amigos, ese es mi proyecto afectivo clave para este año.

Buena energía para ti que lees este relato.

Y si algún día baja tu animo, y te sientes cansado de las presiones de la vida, no dudes conectarte conmigo, mi tarea es animar, dar aliento para continuar el viaje.

Recuerda que caminando solos podemos ir mas rápido, pero si caminamos acompañados, podremos llegar mas lejos.

Cuenta conmigo.

Que a mi me gustaría contar contigo.

Gracias por leer y por compartir.

Animo!!!!

Pdta

El titulo de este relato lo vi como un graffiti en el cementerio central