Publicado en Educacion para la sexualidad, PRINCIPAL

ARTICULO # 65 EDUCACIÓN PARA LA SEXUALIDAD Y CONSTRUCCIÓN DE CIUDADANIA

EDUCACION_PARA_LA_SEXUALIDAD

Más que educación sexual, en la escuela se debería Educar para la Sexualidad. Ha llegado la hora de superar esos modelos reduccionistas en los que la sexualidad se ve como un riesgo; o moralistas en los que se parte del supuesto de que la actividad sexual solo tiene sentido dentro del matrimonio heterosexual y con una meta reproductiva; o modelos que sólo rescatan la función erótica de la sexualidad.[1]

Pues bien, como respuesta a todos los anteriores, surge el modelo autobiográfico. Este busca promover actitudes y comportamientos democráticos y respetuosos, que permitan a las personas vivir una sexualidad plena, teniendo en cuenta el bienestar de los demás miembros de la sociedad. Por esto, el modelo centra su accionar en la información científica y en el desarrollo de competencias. Dicho modelo entiende la sexualidad como una dimensión de toda la persona (…) y fomenta una actitud positiva hacia la sexualidad, enmarcada en la búsqueda continua de conocimientos científicos y la aceptación de la diversidad.[2]

Enmarcado en el modelo autobiográfico, surge en Colombia el Programa de Educación para la Sexualidad y Construcción de Ciudadanía. Este artículo tiene como fin hacer una presentación de las generalidades del programa. El cual, de manera atípica, surge en una época de derechización política y social en Colombia, que daría lugar al pesimismo frente a la necesidad de llevar a la escuela una reflexión profunda sobre todo lo que implica la sexualidad.

Desde que el año pasado se hiciera el lanzamiento oficial del programa, después de su fase piloto entre el 2006 y 2007, me di a la tarea de promover su conocimiento, (abrí un grupo en Facebook que busca hacer movilización social para apoyar el programa, a la fecha ya tiene 616 miembros) convencido de que se trata de una poderosa estrategia educativa para FORMAR seres humanos conscientes con respecto a lo que significa la sexualidad en todas sus dimensiones.

Gracias a ese interés, fui contactado por el Equipo Técnico Nacional del Programa, quienes muy amablemente me invitaron al Taller Nacional, en el que pude conocer más de cerca y de primera mano, las generalidades del programa que esta semana comparto con ustedes.

Pues bien, el programa es una iniciativa del Ministerio de Educación Nacional y el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA). Su propósito es contribuir al fortalecimiento del sector educativo en el desarrollo de proyectos pedagógicos de educación para la sexualidad, con un enfoque de construcción de ciudadanía y ejercicio de los derechos humanos, sexuales y reproductivos.

En general, en las instituciones educativas, la sexualidad suele ser abordada “con pañitos de agua tibia”, es decir, se cree que con unas cuantas charlas o talleres el asunto esta resuelto, y se preocupan más por la cobertura que por llevar a cabo procesos generadores de impacto. En cambio, (…) La educación para la sexualidad es una oportunidad pedagógica que no se reduce a una cátedra o taller. Sino que debe construirse como un proyecto pedagógico de cada institución.

La propuesta conceptual incluye unos hilos conductores que son los ejes temáticos que guían la educación para la sexualidad. Se fundamentan en los derechos humanos sexuales y reproductivos y son un apoyo para el diseño e implementación de los proyectos pedagógicos a partir de:

  • Las funciones: comunicativa-relacional, erótica, afectiva, y reproductiva.
  • Los componentes: identidad de género, comportamientos culturales de género y orientación sexual.
  • Los contextos: individual, de pareja, familiar y social de la sexualidad.

En últimas, lo que busca el programa es generar prácticas pedagógicas que propicien el desarrollo de competencias  en los estudiantes, para que puedan incorporar en su cotidianidad el ejercicio de los derechos humanos sexuales y reproductivos, y de esa manera tomar decisiones que les permitan vivir una sexualidad sana, plena y responsable que enriquezca su proyecto de vida y el de los demás.

El programa tiene unas líneas de trabajo encaminadas en primer lugar, al fortalecimiento de las secretarias de educación e instituciones educativas, para el desarrollo de los proyectos pedagógicos. En segundo lugar, a la formación de formadores en educación para la sexualidad. Y en tercer lugar, a la movilización y comunicación para posicionar la educación para la sexualidad y construcción de ciudadanaza en la agenda publica y con ello buscar también su legitimidad social.

Se trata pues, a mi juicio, de un programa muy completo y acorde a las necesidades actuales de formar seres humanos integrales, competentes en el manejo de su sexualidad, y lo más importante, respetuosos de la diversidad y actuando con equidad de genero.

Por ultimo, para que este programa se exitoso y sea implementado en la totalidad de las instituciones educativas del país (tanto publicas como privadas) es necesario el apoyo de la sociedad, de padres y madres de familia, de profesionales y organizaciones convencidas de que la Educación para la Sexualidad no es solo una tarea del Estado sino de todos aquellos que desean hacer su aporte para la formación de unas mejores generaciones de SERES HUMANOS.

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Anexo: Dale clic en la imagen para que bajes los módulos.




[1] Para profundizar ver en López Sanchez Felix (2001) “Educación Sexual y discapacidad. Tercer Congreso “La atención a la diversidad en el sistema educativo” Universidad de Salamanca. http://campus.usal.es/~inico/actividades/actasuruguay2001/9.pdf

[2] Ibid

Anuncios