Publicado en DE VIAJE HACIA EL BIENESTAR, LIBRO

RELATO 39. BLOG DE VIDA

Tengo la arraigada costumbre de ver las cosas siempre desde otra perspectiva. Esta visión ha permeado todo en mi vida, especialmente, mi mundo laboral. Desde que egresé de la Universidad Católica de Colombia, por allá en el año 2004, he venido buscando maneras de ejercer mi profesión libremente. No ha sido para nada fácil. Ser un Psicólogo Libre requiere de cualidades, ideas y hábitos que ignoraba casi por completo en aquellos días; tenía 24 años y la historia en el mundo laboral de la psicología apenas empezaba para mí. Me ha costado darle rienda suelta a este relato, estoy revisando mi experiencia laboral y me doy cuenta que toda mi vida he luchado por ser un Psicólogo Libre. Por vivir la psicología y no solo vivir de la psicología. Tengo muchas ganas de reflexionar sobre la vida laboral de nosotros los psicólogos. Sobre los dilemas que enfrentamos. Sobre las batallas que damos. Sobre las alegrías, tristezas y frustraciones que experimentamos en el ejercicio de nuestra profesión. Quiero hacerlo porque necesito conectarme con otros colegas. A veces me siento aislado, como una primigenia célula procariota dando tumbos de aquí para allá. Yo creo que si uno vive la psicología que estudia, puede vivir de ella. Cuando se vive la psicología, se da uno cuenta que es una disciplina que se estudia para toda la vida, que no son solo cinco años de estudio y ya, que no basta con hacer un par de posgrados y ya. Vivir la psicología es asumir una actitud de mejora continua, de crecimiento constante, de aprehendizaje permanente. Vivir la psicología es, en esencia, trabajar sobre sí mismo. Es conocerse, es diseñarse, es construirse, en suma, vivir la psicología es realizarse. El uso del blog ha sido crucial para conocerme, diseñarme y construirme como un Psicólogo Libre. El Blog es la hoja de vida de un Psicólogo Libre. Es como una mente abierta que muestra unas ideas, unas experiencias, unas opiniones, unas emociones, unas acciones, una vida!!! Por eso el blog que cultivo se llama Blog de Vida. En este espacio virtual muestro mi versión de la hoja de vida de un profesional de la psicología que la ejerce en libertad. Como un Psicólogo Libre mi propósito es hacer conexiones para servir. La acción principal de un Psicólogo Libre es servir. Hoy tengo claridad sobre tres servicios:

  • Doy Atención Psicológica.
  • Hago Consultoría en Temas de Felicidad y Bienestar.
  • Acompaño la Sanación y Superación de las Heridas Emocionales de la Infancia.

Estas son mis tres funciones como Psicólogo Libre, he llegado a ellas gracias a la práctica constante y sistemática del autoconocimiento. Una práctica que es fundamental para vivir la psicología en libertad. De alguna manera, siento que todos estos años de estar cultivando un Blog tenían la finalidad de llegar justo a este punto del camino: Un Blog de Vida de un Psicólogo Libre. Creo que el hacerme consciente de ser un Psicólogo Libre, me encauza por un sendero que he venido buscando durante estos 20 años de viaje por el mundo de la psicología. Es como si esos siete años de paso por la universidad, y los trece años de estar en el ejercicio de la profesión me hubieran preparado para llegar a este punto. En el Viaje Hacia el Bienestar en el que ando, tener claridad sobre la vida laboral es fundamental. Por eso me siento tan agradecido en estos momentos, porque siento que estoy dando un paso importante en este asunto del trabajo que para mí es más una cuestión de servicio. Tener claro tu servicio y las funciones de éste servicio, es hacer realidad el sueño de convertir tu profesión en tu empresa. Como profesionales de la psicología, podemos convertir nuestra profesión en una empresa de servicios. Solo es cuestión de conocerse, y sobre todo, de conectarse y agruparse con otros colegas que estén en sintonía con esta manera de vivir la psicología. Un Blog de Vida entonces es como un portafolio de servicios, que muestra fundamentalmente lo que uno es, lo que sabe y lo que hace en este campo de la Psicología.

Publicado en ANDRES PAZ, DE VIAJE HACIA EL BIENESTAR, LIBRO, PSICÓLOGO LIBRE

RELATO 38. PSICÓLOGO LIBRE

Vivo muy agradecido por tener la oportunidad de sentir la experiencia de convivir en familia. Darnos una familia es tratarnos bien, de esta forma favorecemos nuestro propio bienestar. Creo que la Célula Familiar es como una plataforma para alzar vuelo. Es el punto de partida para construir una mejor vida. Hay que poner la mente en modo familiar y desde aquí salir a servirle a los amigos, usuarios, sociedad y humanidad.

En los 20 años que llevo caminando por el sendero de la Psicología, he comprobado que ésta se puede vivir de dos maneras: como un trabajo o como un servicio.  Trabajar es una palabra que viene de “Tripalium”, una especie de palo que usaban los encargados de presionar a los esclavos para que éstos se mantuvieran enfocados en el trabajo. Servir es para mí sinónimo de libertad, es ser dueño de ti, de tu tiempo, de tu vida. Es estar consciente de tus dones y talentos para compartirlos con quienes estas destinado a servir.

Yo soy un Psicólogo Libre para servir. Estoy plenamente identificado con la idea de vivir la psicología como un servicio. He llegado a esta convicción luego de todos estos años de estar en el andar por la Psicología; estudiándola, practicándola y aplicándola en mi propia vida.

Hay un espacio en el que he dejado una huella de este proceso. De hecho son tres los terrenos en los que he compartido muchas de las pistas para llegar a este punto de convertirme en un Psicólogo Libre. Facebook, WordPress y Youtube, en esos puntos del ciberespacio he venido cultivando poco a poco esta idea de ser un Psicólogo Libre para servir.

Primero empecé con Facebook en el año 2007, fui de los pioneros de esta red social en Colombia, recuerdo que la conocí en un encuentro de “Lideres en la U” organizado por la Revista Semana en la Universidad Externado de Colombia.  Andaba transitando por los 26 años de vida y ya había terminado la carrera de psicología en la Universidad Católica de Colombia. He sido un cultivador asiduo de palabras en esta red social que ha sido crucial para llegar a la idea de ser un Psicólogo Libre para servir. 12 años después estoy más activo que nunca en este espacio.

Luego me uní a la blogosfera. Primero en Blogspot, en ese mismo año 2007 y después abrí un Blog en WordPress en septiembre de 2008. Ya van casi mil entradas, materia prima que me ha permitido practicar el autoconocimiento y descubrir que estaba en búsqueda de la libertad en el ejercicio de mi profesión.

He hecho algunos vídeos en Youtube, la meta que tengo es hacerlo de forma más constante y sistemática, ojalá con la ayuda de un realizador profesional. Para ser un Psicólogo Libre es fundamental tenerse confianza, llevar a cabo buenas comunicaciones y desarrollar habilidades prácticas.

Facebook es como un centro comercial donde se venden ideas, WordPress es como un conjunto de apartamentos donde se construyen ideas y Youtube es el canal de televisión para comunicar esas ideas. Estas tres herramientas son fundamentales para ser un Psicólogo Libre, porque te ayudan a  descubrir tu identidad y conectarte con otros colegas para ponerte a su servicio.

Vivir la psicología como un servicio es psicológicamente exigente pero espiritualmente muy gratificante. Es exigente porque tienes que aprender a comunicarte, por eso las herramientas digitales son de gran ayuda porque te permiten expresarte y recibir retroalimentación, clave para crecer.

Pero no solo tienes que aprender a comunicarte para vivir la psicología como un servicio, también es crucial aprender a administrarte, valorarte y sobre todo, aprender a conocerte; ésta es quizás la práctica crucial: Conocerte. Para lograr convertirse en un Psicólogo Libre es imprescindible conocerse a sí mismo. La práctica constante y sistemática del autoconocimiento es lo que hace a un Psicólogo Libre. Es lo que lo libera del yugo del trabajo y lo encamina por los senderos del servicio.

Esta ha sido mi experiencia,  ahora la quiero poner a disposición de aquellos colegas, compañeros y compañeras de profesión que se sientan llamados a vivir la psicología en libertad.

En otras palabras, me he convertido en un Psicólogo Libre para servirle a mis colegas, aunque estoy a disposición para atender otro tipo de personas, siento un fuerte llamado para acompañar a esos hombres y mujeres que al igual que yo, fuimos llamados a ejercer esta bella y muchas veces poco valorada profesión. Nuestra profesión es muy valiosa y tiene mucho para aportar en esta época de profundos cambios psíquicos y sociales, tanto a nivel individual como colectivo.

Este carisma lo he venido descubriendo poco a poco, me encanta mucho interactuar con mis colegas y en ese compartir me di cuenta que hay un terreno por cultivar, hay una tarea por hacer, hay que servirle a los psicólogos y psicólogas. Creo que nosotros jugamos un papel muy importante en nuestra sociedad, por eso estoy convencido que entre nosotros debemos también acompañarnos y cuidarnos. Ser un soporte para el ejercicio de nuestra profesión, y también para el afrontamiento de los desafíos que nos pone la vida a nivel afectivo, intelectual, laboral, grupal, proyectivo e intrapersonal. Ser aliados en la construcción de la vida que queremos.

Un Psicólogo Libre, esto es una parte de lo que soy.

Publicado en ANDRES PAZ, DE VIAJE HACIA EL BIENESTAR, LIBRO

RELATO 37. FAMILIA Y FUNDACIÓN

 

“Para encauzar los pensamientos hacia las mejores metas, para desarrollarse y progresar, se necesitan mutuamente el hombre y la mujer.”

-Como Manejar la Libertad-

“Hay muchos hombres capaces de amasar una fortuna, pero muy pocos capaces de crear una familia.

S Bryan

En el relato anterior vimos cómo se metió la idea del suicidio en este Viaje Hacia El Bienestar, así de profundo fue el impacto que causó en mi ser el final de la historia de Jessy Paola Moreno Cruz, la mujer de 32 años que se lanzó del puente de la variante a Ibagué, con su hijo de 10 años, May Nicolás Ceballos Moreno. Han sido estos días de mucha reflexión al respecto. Especialmente en torno a la pregunta: ¿Por qué no me suicido?

Dice Miguel De Zubiria que desde psicología afectiva hay cuatro o cinco respuestas generales. Yo cultivo tres de esas respuestas: Metas, Vínculos y Cualidades. No me suicido porque tengo metas, vínculos y cualidades que me permiten mantenerme aferrado a la vida. Ser consciente de esta riqueza y agradecerlo, me hace sentir más feliz. Tener motivaciones, cultivar vínculos y ejercitar las cualidades, hace que uno se enamore más de la vida, que tenga más deseos de vivir, que resista más las adversidades, frustraciones y sinsabores propios de la existencia.

Tengo muchas metas, cultivo muchos vínculos, y ejercito mucho mis cualidades. Creo que por esto no me suicido, porque estoy conectado con unos propósitos que me motiva alcanzarlos, con seres humanos a los que aprecio y deseo servirles y con unas cualidades que me permiten expresar lo mejor de mi ser. La conexión es clave. Desconectarse de las metas, de los vínculos y de lo mejor de sí, es lo que aumenta el riesgo de atentar contra sí mismo.

Hoy quiero visibilizar en este relato dos propósitos que tengo en mi vida, uno familiar y otro social. Los dos están íntimamente conectados. Son el hilo que me une a una mujer, con Luz Adriana estamos tejiendo una vida familiar en compañía de Orianna y Dante, y estamos llevando a cabo una labor social. En ese ejercicio de tejido familiar y social se van puliendo cualidades, se va construyendo una nueva personalidad.

Cada vinculo es una conexión con la vida. Será por eso que nos duele tanto la ruptura, porque cuando perdemos cercanía con un vínculo valioso es como perder una parte de nuestra vida. ¿Existe un vínculo más valioso que el que tenemos con nuestra célula familiar? Estoy plenamente convencido que este es un vínculo determinante para nuestro crecimiento y bienestar. Esta convicción es la que me ha permitido mantenerme firme en mi deseo de hacer familia con Luz Adriana, Orianna y Dante. Quienes me conocen, son testigos de la lucha que he librado para salir adelante en esta exigente tarea. La célula familiar es la piedra angular de mi proyecto de vida. No soy capaz de imaginarme una vida diferente. Es este vínculo afectivo el que me mantiene conectado con la vida.

De alguna manera siento que plasmo estas palabras para seguirme animando y motivando a continuar con esa tarea que a veces me dan ganas de abandonar. Cuando esto ocurre, me recuerdo que tengo una misión que cumplir, que no hay nada que temer, que cada día compartido con mi célula familiar es un día ganado que debo agradecer.

En el presente estamos unidos, somos un reino unido que tiene un propósito como familia: Crecer. Y para lograrlo, no solamente debemos trabajar al interior de nosotros mismos, sino, poner nuestra historia, aprendizajes, conocimientos y experiencias al servicio de otras células familiares. Esta es nuestra vocación familiar, este es un nuestro llamado como familia. Por eso hemos creado una institución social, una fundación que promueve la Unidad Familiar a través de la Formación Afectiva.

¿Cómo lo hacemos?

Hemos diseñado tres acciones:

  1. Reuniones Familiares.
  2. Encuentros por la Unidad Familiar.
  3. Seminarios de Unidad Familiar.

En las Reuniones Familiares vamos a las casas de otras células familiares, nos compartimos y conversamos en torno a las practicas que favorecen la Unidad Familiar.

Los Encuentros por la Unidad Familiar los hacemos en un bello lugar llamado la Unión, un corregimiento del municipio de Fomeque. Allí nos encontramos con otras células familiares que están interesadas en adquirir conocimientos y herramientas para trabajar la Unidad en sus familias.

Los Seminarios de Unidad Familiar los hacemos en colegios, tanto públicos como privados. Trabajamos con estudiantes, docentes y familias.

La Unidad Familiar es el más grande propósito al que vale la pena consagrarse. Sin importar los obstáculos, las diferencias y las exigencias afectivas, intelectuales y materiales de cada día. Al menos para mí esto es fundamental para continuar con vida.

Publicado en ANDREZ PAZ, DE VIAJE HACIA EL BIENESTAR, LIBRO

RELATO 36. PAPÁ

Hay muchos motivos para celebrar la vida, estar vivos y poder sentir esta experiencia de existir es de por si un motivo de celebración. Celebrar la vida de un hijo es un motivo de intensa alegría. El pasado 31 de enero celebramos la vida de Orianna, ha completado nuestra hija sus primeros diez años de vida. Plasmo estas palabras con una imagen que se niega a evaporarse de mi mente: una joven mujer con su niño de 10 años en sus brazos, a punto de saltar de un puente en Ibagué. Solo se me ocurre una pregunta: ¿Dónde estaba el papá?

La maestra vida nos enseña a vivir a través de la vida propia y de los otros. A veces son lecciones amorosas, otras veces, son lecciones dolorosas. A las buenas o a las malas se nos da la oportunidad de aprender a vivir y convivir. Y si nos negamos, la consecuencia será ser atrapados por un intenso deseo de escapar de esa realidad que sin querer hemos forjado. Ante lo ocurrido con esa mujer y su hijo se me ocurre preguntarme y de paso preguntarte: ¿Será posible prevenir la llegada a ese punto de no retorno?

Estoy muy conmovido, y he querido liberarme de esta sensación practicando una palabra que vengo cultivando este año: GRATITUD. Ser agradecidos con la Vida, independientemente de las circunstancias, nos da energía para vivir; fuerza para luchar y enfrentar las naturales adversidades de la existencia. Como veíamos en relatos anteriores, practicar la Gratitud nos permite desarrollar una mayor capacidad para apreciar la propia vida, al igual que experimentar unos niveles más elevados de bienestar personal y por lo tanto, una mayor cantidad y calidad de emociones positivas. Estoy plenamente convencido que cultivar la gratitud es una poderosa medida preventiva contra el suicidio.

Alguna vez le escuché a Miguel De Zubiria preguntarse: ¿Por qué no me suicido? Hoy me ha llegado también esta pregunta. Yo no me suicido porque tengo un motivo para vivir. Y no uno, sino muchos motivos por los cuales me siento muy agradecido. Quizá, el primero de ellos es el que en este día me tiene plasmando estas palabras: Ser Papá. Hace 10 años la vida me dio esta oportunidad para aferrarme a ella. A veces me pregunto cuál habría sido mi destino de no haber aceptado esta oportunidad. Es más, en ocasiones creo que muy probablemente no habría continuado caminando por los senderos de la psicología y mucho menos habría llegado al camino de la pedagogía.

Ser papá encauzó mi vida. En el fondo siento que Orianna y Dante son los maestros que me envió la Vida para crecer. La paternidad es un llamado a crecer, a ser grandes. Confieso que no ha sido fácil para mi aceptar este llamado, de hecho, creo que gran parte de la crisis que vivimos con Luz Adriana tuvo que ver con esto. Conociéndome, me he dado cuenta que mi temperamento y carácter no estaban dispuestos para este rol, por eso tuve que emprender la construcción de una nueva personalidad. Una nueva forma de pensar, sentir y actuar que me permitiera conectarme con esta vocación de ser papá.

Estoy absolutamente convencido que aceptar el llamado que nos hace la vida para servirle como papás, es fundamental para el Viaje hacia el Bienestar. De modo que además de celebrar la primera década de vida de Orianna, también celebro los 10 años de este rol que le da un inmenso sentido a mi vida.

¿Cómo no estar agradecidos con esta oportunidad que nos da la vida para crecer a través de la paternidad?

De alguna manera, siento que la crisis social tan profunda que estamos viviendo como sociedad, tiene su raíz en la crisis de la paternidad. El padre cada vez más brilla por su ausencia en las células familiares. Yo soy un absoluto convencido de la importancia de trabajar por la Unidad Familiar. A esta causa he consagrado mi vida personal, profesional y vocacional. ¿Hay algo más importante para el futuro de una sociedad? Si se derrumba la familia, se derrumba la sociedad.

Los hombres estamos llamados a romper con las cadenas de violencia en las que fuimos criados. No puede ser que repitamos la historia, ni como familia ni como sociedad. Me niego a aceptar que estamos condenados a vivir en medio de la violencia. Por eso plasmo estas palabras, por eso hago libros, por eso sirvo como psicólogo, por eso ofrezco mi historia, para dejar una huella de esta resistencia. Para recordarme la misión, especialmente en los momentos de desfallecimiento.

La foto que acompaña este relato la tomó Dante. Aquel día estuvimos en el Jardín Botánico, un paraíso en medio de la gran ciudad, allá fuimos a celebrar el cumpleaños de Orianna, casualmente nos encontramos con Sandra Mantilla, quien trabaja allí y nos dio un tour por ese bellísimo escenario. Compartimos unos deliciosos sanduches de aguacate preparados por Luz Adriana y luego nos fuimos para el Parque Simón Bolívar a encontrarnos con Marleny y Patricia (las tías maternas) y con Sander y Damián. Nos acompañó también Jean Franco, el amiguito del barrio que siempre se une a la celebración.

Aquí seguimos en este Viaje hacia el Bienestar, ya encauzados, con la esperanza puesta en el afianzamiento de este proyecto de vida que se construye día a día. Agradeciendo todo lo vivido, sin importar lo sentido.

Publicado en ANDRES PAZ, DE VIAJE HACIA EL BIENESTAR, LIBRO

RELATO 35. UNIDAD

 

Hay que aprovechar toda oportunidad que se nos ofrezca en esta vida para expresar Gratitud. Cada quien tiene muchos motivos para estar agradecido. Yo en este día estoy muy agradecido porque celebro 13 años de haber conocido a mi par. El 28 de enero de 2006 tuve la fortuna de encontrarme en el camino con una mujer que resultó ser para mí una autentica bendición.

La psicología positiva nos recuerda que cultivar la gratitud aumenta nuestra capacidad para apreciar la propia vida, quererla, valorarla; esto redunda en niveles más elevados de bienestar personal. Expresar gratitud es una forma de proporcionarse bienestar.

Por eso estoy tan agradecido en este día. ¿Y cómo no estarlo si esa mujer ha sido crucial para mi existencia? El vínculo con Luz me ha permitido crecer y hacerme más consciente del ser que soy y del que anhelo ser.

Algo en mi interior me dice que un principio de la sabiduría es aprehender a vivir y convivir. En esto que podríamos llamar la Universidad de la Vida, Luz ha sido mi compañera número uno en este aprehendizaje. Un aprehendizaje que ha sido gozoso, doloroso y de vez en cuando glorioso.

Este aniversario con Luz me pone a pensar en una palabra que considero vital contemplar: UNIDAD. Experimentar el sentido de Unidad es fundamental en el Viaje hacia el Bienestar. Por este motivo la invoco en este relato, la Unidad es una palabra valiosa que vale la pena conocer y sobre todo cultivar.

En esas andamos con Luz, cultivando la Unidad.

He tenido que ir a buscar un poco de música, necesito inspiración para plasmar estas palabras. Escucho: “Hay una luz que ilumina mi camino al andar, que ilumina mis pisadas se dedica a aconsejar, voy con la canoa y a Sion, me sigue la mirada del león… Por el rio de la vida voy, plantando una semilla positiva… Por el rio de la vida voy, semilla tras semilla… Sé que es el amor el que me satisface, fuente de mi inspiración… Sigo soñando despierto sueño con liberación.”

Me siento muy agradecido por tener la oportunidad de plasmar estas palabras, creo que estas son las semillas que salgo a sembrar en el rio de la vida. Anhelo conectarme con personas que entren en contacto con estas palabras. Deseo servir en sus vidas. Por eso escribo, para poderme comunicar con esas personas que también están en búsqueda de la Unidad, de estar en conexión consigo mismos y con los que están a su alrededor.

La foto que acompaña este relato nos fue tomada por la Vida en Ecuador, allá, justo en la Mitad del Mundo, muy simbólica para nosotros esa imagen. Una imagen que representa una creencia central de nuestro vinculo: la Equidad. El principio de Equidad es fundamental para que haya Unidad en la relación entre la mujer y el hombre. Esto es clave para el Bienestar.

Recuerdo que en el relato 14 de este Viaje, hice mención al aniversario número 12 de nuestro encuentro, volví a esas palabras y me reencontré con éstas:

“Hay que renovar ideas con respecto al amor.”

“El trabajo de un hombre o mujer le permite supervivir. El de dos crea riqueza.”

“Fuerzas que tiran en direcciones opuestas son equilibradas a través de un adecuado manejo de la voluntad. “

La Equidad es una idea que renueva las relaciones en el mundo del amor.

Trabajar en equipo crea riqueza, en todo el sentido de la palabra.

El ego es doblegado cuando es más fuerte la voluntad de cooperar.

Equidad y Unidad van de la mano.

Aquí seguimos en el Viaje, sumando palabras mágicas y transformadoras de la vida. Gratitud, Aprehendizaje, Sabiduría, Unidad, Equidad.

Publicado en ANDRES PAZ, DE VIAJE HACIA EL BIENESTAR, LIBRO

RELATO 34. EL APREHENDIZAJE DE LA SABIDURÍA

En el relato anterior, aprendimos que cultivar la Gratitud nos permite desarrollar una mayor capacidad para apreciar la propia vida. Apreciar nuestra vida, es decir querernos. Que bonito, cuando se cultiva la Gratitud se fortalece nuestra autoestima. Se está más dispuesto para pasar de la quejadera crónica a la acción constructiva de nuestros proyectos de vida.

Este año 2019 cumplo 20 años de estar moviéndome por el mundo de la psicología. Parece que fue ayer cuando pisé por primera vez una universidad, el 25 de julio de 1999. En estos momentos estoy pensando en dos compañeras que conocí en ese primer semestre y con quienes aún tenemos conexión. Diana Constanza Ramírez y Elsy Carolina Jiménez. Cada uno de nosotros, a su manera, ha construido un proyecto de vida profesional y familiar. ¿Exigente ha sido el reto, verdad compañeras?

Carolina se fue por los senderos de la psicología organizacional, Diana por su parte está batallando en los campos de la psicología educativa. Carito trabaja en una empresa farmacéutica y Dianita en un colegio distrital. ¿Y yo? Bueno, yo me consagré al sueño de mi vida: cultivar palabras, hacer libros. Pero más allá de este oficio, en realidad yo soy un psicólogo que hizo de la práctica del Autoconocimiento su estilo de vida.

Conocerse es una disciplina poderosa. A ella llegué en el año 2008 gracias a la Psicología Afectiva, una rama de la Psicología Positiva que me hizo retomar los senderos de la psicología, luego de un fugaz paso por el mundo del Derecho. Hoy pienso que si no me hubiera encontrado con esa psicología formulada por Miguel De Zubiria, me habría graduado de abogado, no hubiese conocido la pedagogía, y probablemente, tampoco le habría apostado a la construcción de un proyecto familiar.

Como bien lo aprehendí de Psicología Afectiva, conocerse no implica solamente conocer el mundo propio, sino también conocer el mundo del otro y conocer el mundo social. En otras palabras; observando la sociedad y a los otros, podemos conocernos mejor a nosotros mismos. Creo que esta es la razón por la que en lugar de estar confinado en una organización de 8am a 5pm, opté por el trabajo independiente como consultor y terapeuta. En esta labor sí que he podido conocer el mundo del otro. Cada persona que he atendido en mi vida profesional, me ha ayudado a conocerme un poco más a mí mismo. Y lo más impresionante, luego de cada encuentro, que en realidad es una conexión de corazón a corazón, cosecho una abundante inspiración que luego llevo a mis libros.

Estudiando Psicología Afectiva me encontré con un autor fundamental, me atrevo a decir que es una de las máximas influencias del pensamiento de Miguel De Zubiria. Gracias a José Antonio Marina entré en contacto con una idea que literalmente ha transformado mi vida y es la que en gran medida me tiene plasmando estas palabras. Me refiero a la idea de “Personalidad Elegida”.

Acabo de recordar que ya había empezado a hablar de esta idea de la personalidad elegida en el relato 19 de este libro, me fui a leerlo y me encontré con estas palabras de José Antonio Marina:

“Aristóteles definía el carácter como el conjunto de hábitos poseídos por una persona. Para mí es la personalidad aprendida, es decir, todo aquello que a partir del temperamento hemos adquirido a través de la vida. A partir del carácter – aprovechándonos de él, modulándolo, cambiándolo- cada uno diseñamos nuestra personalidad elegida, la última figura de nuestra individualidad, nuestro gran proyecto.”

Me impresiona mucho esta proposición y por eso la quiero reiterar preguntándome: ¿Cómo es eso que cada uno diseñamos nuestra personalidad elegida, la última figura de nuestra individualidad, nuestro gran proyecto?

¿Tu sabias que cada uno de nosotros puede diseñar su personalidad elegida?

Acabo de encontrarme con una palabras que son muy pertinentes para este momento:

“Las ideas que dominan nuestra mente son de una inmensa influencia en nuestro futuro”.

Esta idea de la personalidad elegida ha dominado mi mente en los últimos años y por eso estoy escribiendo esto. Esta es la razón por la cual me metí de lleno en el estudio y vivencia de la Teoría de la Personalidad que plantea José Antonio Marina. Dicha teoría está amplia y profundamente formulada en un libro clave de la obra de este autor: El Aprendizaje de la Sabiduría. Justamente allí, dice Marina:

“Resulta muy difícil hacer la genealogía de nuestra personalidad, intentar descubrir los elementos que influyeron en nuestro modo de ser. Me interesa averiguar cómo emerge una personalidad a partir de una algarabía de influencias: genéticas, sociales y educativas. Es una investigación detectivesca sobre la biografía de los seres humanos. Voy a explicarles lo que la ciencia nos dice sobre la construcción de una personalidad. Vamos a recorrer de nuevo, en términos generales, el proceso que el lector ha seguido en su vida, esa compleja interacción entre individuo y circunstancia, entre biología y cultura, entre la realidad y el deseo, entre esfuerzo y claudicación, entre proyecto y casualidad que nos ha hecho a todos. La psicología que voy a exponer debe ser pedagógicamente de ida y vuelta. Para comprender el desarrollo de un niño, el lector debe ir desde su situación adulta hasta el bebé que fue, para desde allí regresar de nuevo a su situación presente. Al final, si ni usted ni yo nos hacemos un lio, espero que entienda mejor al niño y se entienda mejor a sí mismo.”

Entendernos a nosotros mismos, ese es el fruto de la práctica del autoconocimiento. Por eso los antiguos griegos recomendaban con tanta sapiencia: “Conócete a ti mismo”.

Para mí, conocerse a sí mismo es convertirse en un Aprehendiz de Sabiduría. Esta es la base de lo que elegí ser:

Un aprehendiz de sabiduría.

La imagen que acompaña este relato tiene mucho significado para mí porque es una foto en Ecuador, en un lugar conocido como “La Mitad del Mundo”. Yo estoy convencido que la sabiduría está en el camino medio, los extremos llevan al sufrimiento. Eso la humanidad lo descubrió hace miles de años y pareciera que todavía estamos lejos de practicarlo.

Publicado en ANDRES PAZ, DE VIAJE HACIA EL BIENESTAR, LIBRO

RELATO 33. GRATITUD

El año 2018 fue una temporada de abundantes bendiciones. Fue el año de la reconexión familiar y de pareja, del compartir, del viajar en familia, de conocer una parte de Colombia, de volar al extranjero y llegar a la mitad del mundo, allá en Ecuador cosechamos grandes dosis de afecto y sabiduría. Personalmente experimento una profunda gratitud por lo vivido.

Le escuché decir a un neurocientifico español, Luis Castellanos, que las palabras forjan la personalidad. Somos lenguaje y construimos la personalidad que elegimos palabra a palabra. Yo elegí una personalidad que he venido construyendo muy intuitivamente, y ahora que entramos a un nuevo año y se ve el 2020 en el horizonte, quiero hacerlo más conscientemente. Creo que de esta manera, conectando lo intuitivo con lo consciente, el Viaje hacia el Bienestar puede pasar a un siguiente nivel.

Intuitivamente me llegaron estas palabras:

“Elige un rumbo y comienza a navegar.”

Conscientemente elegí una carta de navegación que se llama Psicología Positiva, este es el enfoque con el que me identifico como psicólogo, por eso escucho a  Mihaly Csikszentmihalyi, uno de los padres fundadores de esta rama de la psicología que aplico en mi vida personal y laboral. Según este autor: “El Yo es una construcción creativa. Nadie está nunca completo y acabado. Lo que somos viene determinado por lo que haremos en el futuro. Trascender los límites de la individualidad es el camino de la evolución.”

Nos hacemos día a día, y la materia prima con la cual nos construimos es la palabra. Por eso me encanta tanto cultivarla. De modo que aprovechando el inicio de este nuevo año, me place cultivar la palabra Gratitud, esta vez de la mano de otro grande de la Psicología Positiva: Tal Ben-Shahar, autor de un libro poderoso que se llama “Practicar la Felicidad”.

Según este profesor del curso de Psicología Positiva más popular de Harvard, dedicar uno o dos minutos diarios a expresar la gratitud que una persona siente por los hechos de su vida puede tener notables consecuencias:

  1. Desarrollar una mayor capacidad para apreciar la propia vida.
  2. Niveles más elevados de bienestar personal.
  3. Emociones positivas.
  4. Sentirse más feliz.
  5. Ser más asertivo, enérgico y optimista.
  6. Mostrarse más generoso y dispuesto a ayudar a otros.
  7. Dormir mejor.
  8. Sentir más ganas de hacer ejercicio.
  9. Tener menos enfermedades.

Practicar la gratitud es la vía más sencilla para producir serotonina. Ser agradecidos es recompensado por nuestro cerebro, que nos premia con nutritivas dosis bioquímicas que nos hacen experimentar bienestar.

De modo que vale la pena desarrollar el hábito de agradecer, hacerlo conscientemente cada día, agradecer incluso lo que nos causa malestar, porque detrás de ellos hay una gran lección por aprender.

Empiezo este 2019 muy agradecido por el encuentro interfamiliar que tuvimos con Ana María, mamá e hija, y violeta, una de las amigas de Orianna y Dante. Tuvimos una bella tarde de Arte en el Museo Miguel Urrutia de Bogotá. La meta para este año con la Célula Familiar es conectarnos con la oferta cultural de la Candelaria, queremos hacer un recorrido educativo por los museos, y especialmente, deseamos estudiar en familia la historia de Colombia.

Aquí seguimos navegando por esta vida, son tiempos buenos, el firmamento está despejado, en el horizonte vemos un año de mucho servicio y aprehendizaje. Queremos continuar viajando, estar atentos a los llamados a servir, soñamos con seguir explorando y conociendo esta bella tierra Colombiana y continuar con el recorrido por la países andinos.

Gratitud, una bella palabra para interiorizar.

POSTDATA
Si quieres el libro de “Practicar la Felicidad”, te lo puedo compartir por WhatsApp. Envíame un mensaje al 3142666337.

#DeViajehaciaelBienestar
#FelicidadIntelectual

Publicado en ANDRES PAZ, DE VIAJE HACIA EL BIENESTAR, LIBRO

RELATO 31. HAY QUE CAMBIAR EL SISTEMA EDUCATIVO

El remedio más eficaz para combatir el cáncer de la corrupción es CAMBIAR el Sistema Educativo. Sueño con un Sistema Educativo en el que ganemos TODOS. Es un sueño que comparto con muchos otros soñadores que estamos convencidos de la urgente necesidad de Cambiar el Sistema Educativo. Es urgente diseñar un Sistema que nos permita tomar conciencia que lo más valioso de un país, en todo el sentido de la palabra, son sus habitantes, en sus talentos y dones está la mayor riqueza.

Para nadie es un secreto que la inequidad es un doloroso malestar de nuestra sociedad. La profunda inequidad es un factor de violencia.  De acuerdo con el Banco Mundial, Colombia es el segundo país más desigual de América Latina y el séptimo en todo el mundo. Una realidad como esta me hace sentir la imperiosa necesidad de unirme a esta tarea de Cambiar el Sistema Educativo.

Plasmo estas palabras el 11 de diciembre de 2018, en las últimas semanas vengo prestándole atención a un sueño “imposible”: Cambiar el Sistema Educativo. ¿Podré ser testigo de esta transformación social? Espero y aspiro a estar presente para entonces. Calculo este proyecto para una generación, es decir, creo que tardarán 25 años de arduo trabajo. Empezando desde ya. Hoy tengo 38 años, este sueño está proyectado para cuando llegue a los 63.

Lo que más alegría me produce de aceptar el llamado a Cambiar el Sistema Educativo, es que no estoy solo en la tarea, ya somos muchos, y también somos conscientes que necesitamos conectarnos, unirnos, crecer y movernos en la misma dirección. Esto no es tarea de un solo individuo, esta es una apuesta colectiva, es un reto generacional.

El Viaje hacia el Bienestar requiere utopías, horizontes hacia dónde dirigirnos, pues bien, descubrí que este es mi horizonte como Pedagogo, me ilusiona mucho este sueño de Cambiar el Sistema Educativo, creo que vale la pena sumarse a esta tarea que pone a prueba la inteligencia colectiva y nuestra capacidad para cooperar como miembros de la especie humana.

Cristian me pregunta, ¿cuál sería tu propuesta?

He estado pensando esta pregunta y llegaba a mi mente Rodolfo Llinas. Según este neurocientifico, el cerebro tiene básicamente tres funciones: Movimiento, Intencionalidad y Predicción.

Cristian, necesitamos crear un cerebro colectivo que se mueva con la intención de hacer realidad lo que hoy es un bello sueño: Cambiar el Sistema Educativo.

Hay que crear un Movimiento Sociopolítico y creo que la primera tarea es crear células sociales. Así es como hoy lo veo y lo manifiesto en estas palabras. Cada uno de nosotros es una neurona de ese cerebro colectivo. La meta es conectarse con otras neuronas y darle vida a células eucariotas, grupos de activistas movidos por un mismo fin: Cambiar el Sistema Educativo.  

Por lo pronto, hay que seguir produciendo reflexiones que nos permitan hacernos conscientes de la urgencia de esta tarea para nuestra generación. Y además de las reflexiones, es fundamental hacer conexiones, intercambiar información y conversar al respecto.

Siento en mi interior la voz de Rodolfo Llinas diciéndonos:

“Hay que cambiar el sistema educativo, ya!!!”

Publicado en ANDRES PAZ, DE VIAJE HACIA EL BIENESTAR, LIBRO

RELATO 30. FELIZ, YO TE QUIERO VER FELIZ

La imagen puede contener: 2 personas, incluido Andrés Paz Psicologo Pedagogo, personas sentadas

Una de las actividades que más nos gusta llevar a cabo en familia es ir a cine. Es una pasion familiar. Justamente ayer para cerrar el mes y darle la bienvenida a este nuevo diciembre, nos vimos “El Grinch”.

Me gustó la película porque muestra que el verdadero espíritu de la navidad no es ese afán consumista de comprar regalos, sino, compartir en familia y disfrutar del encuentro.

Hemos llegado al 1 de diciembre y este barco familiar sigue navegando con rumbo hacia el Bienestar. Estamos unidos y con la esperanza de poder cumplir con nuestro destino.

Estoy muy contento porque el mes pasado logré la meta de escribir los relatos que me propuse para alimentar este libro. Siento que el cultivo de las palabras me da la energía para continuar con este viaje y sobre todo, me va mostrando el rumbo a seguir.

¿Cuál es el fruto de cultivar palabras?

¿Qué utilidad práctica tiene hacer el ejercicio de escribir?

En mi experiencia propia he podido comprobar que la palabra sana. Hablar y escribir, sana. ¿Qué sana? Las heridas del corazón, los dolores del alma. Por eso siempre le recomiendo a mis consultantes que escriban, que se expresen, que se liberen de esas ideas que merodean por sus cabezas y que en no pocas ocasiones producen verdaderos dolores de cabeza.

Como leí hace poco por ahí, “la palabra es la herramienta creativa por excelencia.” Para eso sirven las palabras, para crear. ¿Para crear qué? Nada más y nada menos que para crear la propia vida.

Yo creo que los seres humanos en general, no somos todavía muy conscientes del poder sanador y creador de las palabras. Si así fuera, no habría tanta resistencia a desarrollar el hábito de leer y escribir, y si así fuera, pronunciaríamos más bendiciones y menos maldiciones.

Ya está llegando a su fin este primer día de diciembre, en este día siempre me acuerdo del año 1995, en aquel diciembre tenía 15 años y estaba sobreviviendo en un internado de Manizales. 23 años después, plasmo estas palabras en el tercer piso de la mansión que hábito con mi mayor tesoro.

En el cine nos comimos un paquete GIGANTE de snacks, no de los clásicos “De Todito”sino de una marca bumanguesa llamada casualmente: “LA VICTORIA” ¿Verdad que recuperar tu familia y navegar por la Vida junto a ella es una gran victoria?

Nos gusta quedarnos hasta el final, disfrutar hasta de los créditos de la película, a veces llegan mensajes por ese medio, el de anoche llegó en la voz de Fany Lu:

Feliz, yo te quiero ver feliz.

Eso quiere la Vida con cada uno de nosotros, vernos felices.

#DeviajeHaciaelBienestar
#FelicidadIntelectual

Publicado en ANDRES PAZ, DE VIAJE HACIA EL BIENESTAR

RELATO 29. LA UNION

Esta foto nos la tomamos en un lugar llamado La Unión. Estuvimos allí el pasado 18 de noviembre. Fuimos a cumplir una misión con nuestra Fundación. Gracias a la profesora María de Jesús, hicimos un taller de familia con sus estudiantes y sus familias.

Hoy es 22 de noviembre y plasmo estás palabras para cumplirme un compromiso que me hice. Sumo este relato al que escribí el 11 de noviembre hablando del Posconflicto y al que escribí el 1 de noviembre hablando de la Célula Familiar.

Tres palabras me aparecieron en este Viaje Hacía el Bienestar durante este mes:

Celula Familiar.
Posconflicto.
Unión.

Observando la foto me doy cuenta que representa justamente esas tres palabras.

Esta célula familiar es el mayor proyecto de mi vida. Quienes me conocen, saben lo mucho que he luchado por mantenerme conectado a estos hermosos seres que la vida me ha dado como compañeros de viaje.

Nosotros estamos en una etapa de construcción del Posconflicto familiar que vivimos. Este año ha sido mágico, de reconexiones y viajes.

A la profesora María de Jesús la conocí en el Diplomado de Felicidad en Fomeque, desde ahí quedamos conectados y el domingo pasado logramos llevar a cabo una actividad que ella muy de cuenta suya le obsequió a sus estudiantes y sus familias. El encuentro fue en un balneario llamado El Kiosko, casualmente en un sector conocido como La Unión, un hermoso lugar detrás de los cerros orientales de Bogotá.

La aventura empezó el domingo a las tres de mañana, nos levantamos muy entusiasmados por el viaje, Dante con iniciativa, fue el primero en alistarse. Llegamos a Transmilenio a las 5am, lleno total. Logramos abordar un colectivo de Cootransfomeque a las 6:30am, partimos desde la sexta con Caracas. El paisaje es espectacular. Unos verdes que alegran la vida. Vimos la “danza de los pinos” contemplamos una belleza de tierra.

Llegamos a las 8:05am, la profesora María de Jesús aún no había llegado. Nosotros estábamos muy felices de haber logrado llegar a tiempo.

Vivimos una experiencia fascinante con un grupo de familias muy bonitas, compartimos con ellos experiencias y prácticas que nos ayudan a mantenernos en paz con nosotros mismos y con nuestra família más cercana. Cuatro horas de intensa interacción Intrapersonal, interpersonal y sociogrupal.

Entramos en escena los cuatro, Dante y Orianna hicieron sus aportes, estuvimos muy sincronizados. Luego compartimos un delicioso arroz con pollo, dos platos me comi. Completamos la jornada con piscina para los niños y nosotros observando la majestuosidad del entorno. Árboles exóticos, tres picos de altas montañas, un cálido clima, un lugar especial, muy especial.

La Unión, mágico lugar para hacer encuentros familiares.

Terminada la actividad nos fuimos para el centro de Fomeque. Caminamos un rato, sentimos las energías del pueblo, bonito, muy activo. Un pueblo avícola, el segundo con mayor número de galpones en el país.

De regreso, una emisora de Choachi que se escuchaba en el colectivo, fue el canal para que nos llegara este mensaje:

“Unidos progresamos más”

#DeViajeHaciaelBienestar
#FelicidadIntelectual