Publicado en CONSULTORIA DE PAREJA, DESAMOR

YA NO ME ESPERAS… Y YO TAMPOCO

ex
Ya no me esperas y yo tampoco.

Al finalizar mi jornada de trabajo en la Intervencion y Prevencion de la delincuencia juvenil, ya no tengo la ilusión de verte.

Me estoy acostumbrando a vivir sin ti.

He comenzado un nuevo camino afectivo que empieza por mejorar la relación conmigo mismo, y me estoy consolidando en un sendero laboral.

Poco a poco me voy olvidando de ti.

De tu presencia.

De tu influencia.

De tu indiferencia.

De tu ausencia.

Cuando alguien se aleja de ti, lo más sensato es alejarse también de ese alguien.

Si el otro no te valora, lo que sigue es valorarte a ti mismo.

Y veras como no tardará la corriente de la Vida en traerte a alguien que si te valorará y tu compañía disfrutará, porque ya tendrás una mejor relación contigo mismo. Te amargaras menos y te amaras más.

No quiero volver a cometer el mismo error.

Ahora soy conciente que para caminar equilibradamente por un nuevo camino afectivo, debo alejarte de mí, enterrarte en mi pasado, para que tu fantasma no me impida disfrutar del presente, y afecte la construcción de mi futuro afectivo y laboral.

El tiempo que antes me gastaba buscándote a ti, ahora lo invierto conociéndome a mí, y sirviéndole a parejas en crisis que desean salir de ahí.

Que irónico, hoy la base de mi trabajo es todo lo que aprehendí junto a ti. De los aciertos y los errores, del dolor de haber sido desterrado por ti, de todos los fallos que en esta relación cometí.

Pero como bien lo enseña la sabiduría popular, ya no es tiempo de llorar sobre la leche derramada.

La tristeza esta quedando atrás, y ahora me están llegando los tiempos de alegría. Y lo mejor, a pesar de tu ausencia en mi vida.

Eso quiere decir que también puedo ser feliz sin ti.

Lo cual me alegra aun más, porque por momentos llegué a sentir que no iba a ser capaz.

Pero aquí estoy, dejando testimonio de la forma como me estoy recuperando de la ausencia de tu amor.

Superando el desamor que tu partida me dejó.

Ya no me esperas, y yo tampoco.

Y este cuento de amor y desamor, sigo narrando poco a poco.

Andréz Paz // Psicología de la Vida
-Pareja, Familia, Trabajo-

Anuncios
Publicado en CONSULTORIA DE PAREJA

DESAMOR

DESAMOR

El desamor es la oportunidad que nos da la Vida de descubrir el amor.

El dolor del desamor nos puede llevar a una conexión con el verdadero amor.

Cuando sucede esto nos damos cuenta que el amor es vida.

Sin amor se nos hace pesada la vida.

Con amor, la vida es mas fluida.

El desamor no es una tragedia sino una bendición.

Es el llamado que te hace la Vida a descubrir el amor.

Por eso es tan importante vivir el dolor del desamor con dignidad.

Esto significa que para superar el dolor debes caminar hacia el amor y dejar atrás a quien te abrió las puertas del desamor.

No intentes calmar tu dolor buscando a tu verdugo, de esta forma retrocederas y te privaras de descubrir el verdadero amor y te condenaras a prolongar tu desamor.

Has del desamor un descubrimiento no un sufrimiento.

Levantate y anda.

El amor te espera.

Deja de sufrir y comienza a vivir.

Si estas experimentando un desamor, el amor estas por descubrir.

Yo pase por ahí y mi experiencia te quiero compartir.

En el compartir esta la puerta de entrada al verdadero amor.

Al bien vivir.

Andrez Paz // Psicología de la Vida
-Pareja, Familia, Trabajo-

Publicado en AMOR, CONSULTORIA DE PAREJA

¿AMOR O DOLOR?

VALORAR PARA NO EXTRAÑAR

La vida es un cultivo.

Siembra dolor y cosecharas sufrimiento.

Siembra Amor y cosecharas Felicidad.

Siembra dolor y cosecharas conflictos.

Siembra Amor y cosecharas Paz.

Siembra dolor y cosecharas tristezas.

Siembra Amor y cosecharas Alegrías.

Siembra dolor y cosecharas rechazo.

Siembra Amor y cosecharas Aceptación.

Siembra dolor y cosecharas despedidas.

Siembra Amor y cosecharas Bienvenidas.

Nunca olvides que siempre, tarde o temprano, cosecharas lo que siembras.

¿Qué estas cultivando en tu vida?

¿Amor o dolor?

Andréz Paz // Psicología de la Vida

Publicado en CONSULTORIA DE PAREJA

REFLEXIÓN PARA DECIR ADIÓS

ADIOS

Empiezo este relato agradeciendo a la Vida los años que pude disfrutar de esa relación de pareja vivida.

Desde el terreno espiritual se suelen crear oraciones para afrontar alguna situación de la vida que esté agobiando la existencia.

Desde el terreno psicológico, esas oraciones se convierten en reflexiones.

Hoy quiero crear una reflexión para decir adiós.

¿Por qué es tan difícil despegarse?

Nos aferramos a lo que alguna vez nos hizo felices, y es el temor a desprendernos lo que nos hace mantener la ilusión que esa felicidad regresará, sin importar si en el presente estamos padeciendo los estragos de una relación ausente.

Peligroso.

No vivir acorde al más sensato principio de realidad es ser cómplices de nuestro propio sufrimiento.

Lo fácil es culpar al otro de nuestra desdicha, lo difícil es reconocer que somos los responsables de nuestro propio bienestar.

Hay momentos en las relaciones de pareja en los que lo más sensato es decir adiós.

Y veo que ese adiós trae una clave escondida.

A-Dios, quizá significa dejar atrás el apego del ego hacia una relación que solo esta produciendo dolor y dirigirse hacia Dios, hacia el cultivo del amor verdadero, porque nunca hay que olvidar que el otro es un complemento de la existencia no el sustento de la vida.

Por eso es verdad que el amor es algo que producimos desde adentro y lo compartimos, en cambio, cuando pensamos que el amor esta afuera, nos confundimos y enredamos la existencia, porque nadie me puede dar lo que primero no me doy a mi mismo.

No se porque resulta tan difícil comprender esto y sobre todo llevarlo a la practica.

Si queremos que el otro nos valore, tenemos que valorarnos a nosotros mismos.

Porque si tu no te consideras valioso, entonces no te vas a apreciar, y por lo tanto no te vas a cuidar, y te vas a exponer a que ese supuesto amor que dices tener por el otro, termine intoxicándote en lugar de alimentarte.

Si te esta doliendo profundamente ese supuesto amor, quizá ha llegado la hora de decir adiós, a lo mejor así ocurra el milagro y empieces verdaderamente a amarte.

Recuerda que si te amas no tardará en llegar quien sepa amarte.

Animo,

Valor,

Valentía.

Recuerda la sabiduría popular:

No hay mal que dure cien años ni cuerpo que lo resista.

Ya sabes que puedes contar conmigo.

Andréz Paz // Psicología de la Vida

-Pareja, Familia, Trabajo-

 

Publicado en CONSULTORIA DE PAREJA

¿ESTAS VIVIENDO UNA CRISIS DE PAREJA?

¿ESTAS VIVIENDO UNA CRISIS DE PAREJA?

Este relato tiene como propósito presentarte mi servicio de consultoría de pareja.

Las crisis son parte de la vida.

Si no existieran las crisis no podríamos Crecer.

Una de las bondades de la crisis, es que si queremos superarlas tenemos que echar mano de lo mejor de nosotros mismos.

Por muy dura que sea la crisis estamos dotados para superarlas.

Esto aplica para todo tipo de crisis, incluyendo las crisis de pareja.

¿Estas viviendo una crisis de pareja?

Si es así, déjame decirte que me solidarizo contigo, se lo que se siente, mas aun cuando la herencia que te dejó esa relación es un pesado desamor que cuesta enormemente superarlo.

Lo se, por eso te comprendo.

Porque también me ha tocado vivirlo.

Estoy a punto de cumplir 35 años, y tengo muy claro que una de mis labores como ser humano y como psicólogo, es ayudar a superar crisis de pareja.

Que dolorosa es la crisis en este escenario de la vida.

Que necesario es el acompañamiento en este momento de la existencia.

Yo mismo lo he necesitado.

Ahora mi camino es poder compartir esa experiencia que se ha convertido en conciencia.

Solo compartiendo lo que he aprendido con esta amarga experiencia, tendrá sentido todo lo sufrido.

¿De que manera puedo compartir esta experiencia de superar una crisis de pareja?

En primer lugar, dando testimonio a través de estos relatos.

En segundo lugar, a través de un servicio de consultoría de pareja.

Este es un servicio fundamental en la sociedad actual.

No es fácil porque las crisis de pareja traen consigo una alta carga emocional.

No obstante esa exigencia afectiva, me siento en el deber de hacerlo.

Lo necesito como ser humano, y es mi deber como psicólogo.

Creo en la psicología y en su capacidad para mostrarnos salidas de los laberintos sentimentales, en los que nos metemos sin darnos cuenta a que hora pasó todo, a que hora nos complicamos la vida, a que hora se nos confundió la película, a que hora se nos enredo la pita.

Así mismo, estoy convencido que el servir a otros a partir de nuestra experiencia y lecciones aprendidas, es la mejor vía para sanar nuestra propia alma.

Quiero servir.

Necesito sanarme.

Soy conciente que solo sirviendo y sanándome podré Crecer.

Entre mas sirvas, mas sanarás.

Y entre mas sanes, más crecerás.

Así las cosas, pongo a tu disposición mis servicios de consultoría de pareja, lo hago a titulo individual, como psicólogo, pero también colectivo, como Taller de Psicología.

Las crisis de pareja son como un cáncer, si le prestas atención a tiempo, podrás evitar que tu actual relación muera,

Si ya murió tu relación, también podrás evitar que ese dolor se te convierta en una innecesaria depresión.

La vida sigue, y si procesas bien esa perdida, si elaboras un buen duelo, lo que ganarás será mucho mayor que lo que has perdido.

Con el tiempo solo te reirás de lo que has vivido.

De modo que aquí estoy,

Listo para servirte.

Andréz Paz // Psicología de la Vida

-Pareja, Familia, Trabajo-