Publicado en CONSULTAS GRATIS, MISION

MI MISION COMO PSICOLOGO AFECTIVO

MI MISION PSICOLOGO AFECTIVO

Soy un hombre libre.

Hoy amanecí consciente de mi libertad.

Pero también amanecí pensando que la libertad es para servirle a los demás.

Creo que servirle generosamente a los otros, es la mejor manera de cosechar afecto, sabiduría y pan.

Este 2016 lo he empezado libre afectivamente y laboralmente.

La libertad afectiva me llegó luego de 2 años de condena. Ayer, la Vida por intermedio de mi amigo Harold me hizo saber que:

“Tardé, pero aprendí que en el amor hay que saber perder para ser mejor persona.”  

Dos años me duró ese intenso dolor, que intentaba calmar a punta de ilusión. Hoy me doy cuenta que esa experiencia lo que traía era una gran lección:

Saber perder en el amor.

Sumamente necesario para no caer en el penoso abismo de la obsesión.

Si, lo acepto, perdí.

Pero que gran lección aprendí.

Liberado entonces de esa tortura afectiva, la energía que en esa fallida empresa invertía, ahora la concentro en mi vida laboral.

Desde el pasado 16 de diciembre soy un hombre libre laboralmente. Ya no tengo que marcar tarjeta, cumplir horarios, dar explicaciones, hacer informes, estar en aburridas reuniones. Para mi fortuna, la Vida me ha liberado de las cadenas de la burocracia y me pone nuevamente de frente a mí misión:

Hacer Psicología Afectiva.

Debo decir que la libertad, tanto afectiva como laboral, asusta, como diría Erich Fromm: le tenemos miedo a la libertad.

Pero hoy siento una energía diferente.

Me siento diferente.

Siento que tengo claro para donde voy.

Tengo claros los fines y también los medios.

Tengo claro que mi propósito de vida es aprender a amar verdaderamente, vivir en paz permanentemente y ser feliz con lo que soy y hago diariamente.

Intuyo que la clave para cumplir con este propósito existencial es servir.

Para algo ha de servir mi vida y mi psicología.

Debo confesar que no soy capaz de ver un negocio en la psicología, para mi es una Causa, un servicio social.

Con mi trabajo como psicólogo afectivo no solo busco conseguir dinero para mi sustento, sino, y sobre todo, cosechar afecto y sabiduría, que es mi verdadero alimento.

Porque yo soy de los que cree que cuando se sirve apasionadamente, el pan llega por añadidura y generosamente.

En concordancia con esta convicción, a partir de estas líneas quiero dar comienzo a mi misión.

Ya tengo consultorio privado, un apacible lugar donde atender a mis consultantes.

Y lo mejor es que he diseñado un sistema que me permite ofrecerte consultas psicológicas afectivas de forma GRATUITA.

Si, leíste bien.

Las consultas conmigo son gratuitas.

No voy a cobrarte por este servicio. Y no es porque no tengas con que pagar, sino porque estoy convencido que este servicio no se debe cobrar, por cuanto es un derecho de todos y no un privilegio de unos pocos.

La Salud Mental es un derecho.

Estar bien es un derecho.

El Desarrollo Afectivo es un derecho.

Es como si un sacerdote cobrara por confesar.

Yo no voy a cobrar por escucharte con atención plena, ni por compartirte lo mejor de las palabras que venga de mi corazón para animarte y mostrarte otras formas de ver tu situación.

Mi propósito es que te sientas bien, porque si tú lo estás, yo también lo estaré.

Ganaremos los dos.

Creceremos los dos.

Te dejo mi número para que me ubiques y acordemos nuestra primera cita.

314 266 63 37

Si requieres más información, éste también es mi número de WhatsApp

Y alégrate!!! Que este es un nuevo día para disfrutar más nuestra vida.

Anuncios