Publicado en CARTAS AL MAESTRO

CARTA DE MI MAESTRO MIGUEL DE ZUBIRIA (La patada en el culo para despegar)

miguel

Soy discípulo de Miguel De Zubiria, es uno de mis vínculos que más satisfacción me produce, como tal, lo mantengo al tanto de mis asuntos existenciales, y él, muy generosamente me guía con sus sabios consejos.

Aun no le he presentado a mi maestro la teoría que he creado, la cual es el fruto de seis años de arduo trabajo, solo le conté mi realidad en la vida de pareja y familiar, como ustedes saben, en estos momentos estoy viviendo el fin de un ciclo vital que ha sido muy doloroso para mí, pero al mismo tiempo muy esperanzador.

Después de tanto tiempo de resistirme al cambio, me di cuenta que era necesario empezar una nueva etapa en mi vida, y aquí estoy, justamente, en este día 22 de diciembre dando inicio formal a este nuevo desafío.

Hace 35 años, en esta misma fecha mis padres se casaron. Hoy regreso a casa de mis padres, no derrotado, como piensa mi maestro Miguel, sino con la esperanza de un nuevo comienzo, me tomaré esta semana para compartirme con mi familia, y espero estar en mi nueva “cueva” a partir del 1 de enero.

Mientras tanto, estoy en una intensa actividad en Transmilenio, dando a conocer este asunto de la Psicología Afectiva, además de la importancia de practicar la afectividad, es decir, cultivar vínculos afectivos de forma consciente, el primero de ellos, con el dueño de toda esta película, ya saben ustedes de quien estoy hablando.

Les cuento que ahora trabajo decididamente para El.  Él es ahora mi máximo proveedor de afecto, sabiduría y pan. Sé que lo que estoy viviendo es una prueba suya, y la acepto, estoy convencido que esta experiencia de vida es necesaria para tender un puente entre la psicología y la espiritualidad.

De modo que con su respaldo y el apoyo afectivo e intelectual de mi maestro Miguel, más el acompañamiento de mis amigos y familiares, tengo fe, que saldré avante de esta prueba y quedaré vivo para contarla.

Un fuerte abrazo para todos, por lo pronto, les comparto la carta que me envío mi maestro, me parece muy ilustrativa de la realidad de los hombres de mi generación.

Espero produzca una nutritiva conversación.

Seguiré narrando…

¿Seguirás escuchando?

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Muy apreciado Andrés:

Que pena con estas noticias. Comentamos varias veces, que la vida de un adulto se juega y decide en mundo del 1) hogar (pareja y paternidad) y en el 2) mundo del trabajo. Muy poco más.

En tu caso te retiras del mundo uno, derrotado. Y en el mundo del trabajo estas detenido. Es la pura y franca verdad.

Me parece que gran parte de la responsabilidad de todo se sitúa tu mundo del trabajo. No has logrado darle cuerpo a UN proyecto o servicio al que le apuestes todo, que llene una demanda efectiva de las personas, fructifique y te llene de satisfacciones humanas y materiales. No lo has logrado, y cuando fallas, cambias, una y otra vez. Ahora es “… En el trabajo, me siento creciendo, estoy comprendiendo el rollo en el que estoy metido. Estoy aplicando una técnica que se llama Storytelling. contando una historia”. Te encanta, y te ocultas detrás de una nueva posibilidad, mientras abandonas lo previo, eres un creativo novofìlico. Magnífico para un jovencito adolescente, pésimo para un adulto hecho y derecho, que no se convierte en tal. Ni en el trabajo, ni en el amor.

En el capitalismo tienes que trabajar para vivir y para amar; no hay de otra. Si falla lo uno falla lo otro, o regresas a los momentos inspiradores; nada mas. Y para trabajar tienes que 1) tener un empleo, como el 90% de los adultos, o 2) convertirte en trabajador independiente o 3) crear y gestionar una empresa. No hay más rutas. De raíz, has rechazado la ruta una, anhelas la tres, pero tienes un trabajo marginal en la dos.

“No has logrado darle cuerpo a UN proyecto o servicio al que le apuestes todo, que llene una demanda efectiva de las personas, fructifique y te llene de satisfacciones humanas y materiales. No lo has logrado, y cuando fallas, cambias, una y otra vez”.

Algún día tendrás que resolver este tremendo acertijo; mientras tanto siempre estarás comenzando. Tienes todas las capacidades, todos los conocimientos. Solo te faltan unos cuantos engranajes esenciales, que tendrías que encontrar en otro(s) u otra(s). Solo tu no puedes, ni yo, ni casi nadie. Al contrario no saldrás de este insatisfactorio extenso retorno al punto de partida laboral,… y por ende afectivo. Mientras el tiempo pasa.

Es la pura y dura verdad, un fuerte abrazo de navidad,… en tu soledad

Miguel

Anuncios
Publicado en ANDRES PAZ, CARTAS AL MAESTRO, MIGUEL DE ZUBIRIA

SOY DISCÍPULO DE MIGUEL DE ZUBIRÍA. QUE ALEGRÍA!!!!

Con mi mentor y maestro Miguel de Zubiria
Con mi mentor y maestro Miguel de Zubiria

Que bello es poder decir que eres discípulo de Miguel De Zubiría. Y más bello aún es que él te asuma como tal.

Yo soy Andrés Paz; Psicólogo Afectivo de profesión y Formador Afectivo de oficio. Y me enorgullece decir que soy discípulo de Miguel De Zubiría.

Cuando le escribo a mi maestro Miguel o cuando hablo sobre él, pienso mucho lo que voy a decir. No quiero sonar adulador. Desconfío de los aduladores.

Mi propósito sobre todo es reconocer públicamente lo que ha significado su pensamiento y guía en mi Vida.

Metafóricamente hablando, sus enseñanzas y consejos han sido como un nutritivo alimento para mí. Leer, estudiar su obra, reflexionarla y escuchar sus recomendaciones alimentan mi pasión.

Y la pasión es clave. Porque la construcción de una Tribu Familiar, una obra conceptual, y una obra social, requiere altísimas dosis de pasión, entrega, voluntad, resistencia, paciencia. Solo así se puede uno mantener firme ante las naturales adversidades de la Vida.

Solo con pasión se puede mantener uno en el camino, sin desviarse.

Miguel De Zubiría ha contribuido enormemente con mi evolución afectiva, intelectual y material.

Sigo siendo un aprehendiz, aun cometo “errores” en este Juego de la Vida, pero se que cada “error” me deja una Lección Vital. Sin importar la presión existencial, hay que jugar siempre con convicción, fiel a si mismo, es decir a sus creencias, sus afectos, y leal a su Tribu Familiar.

Tener lo anterior muy presente puede traer como recompensa, que los aparentes “errores” que hoy cometiste, resultaran ser buenas jugadas vitales que requerirán de tiempo para ser justamente valoradas. Jugadas que contribuyeron a que cada quien asumiera su responsabilidad y aportara lo mejor de si en beneficio de la Tribu Familiar.

En conclusión, Miguel De Zubiría me ha enseñado a pensar, a sentir y a “trabajar”. Pongo “trabajar” entre comillas porque amo profundamente lo que hago y cuando esto ocurre, el trabajo deja de ser trabajo y se convierte en un entretenido juego que es parte a su vez del gran Juego de la Vida.

Si sientes pasión por lo que haces, entonces lo sientes, lo aprehendes, lo vives, lo disfrutas.

No es Miguel De Zubiría mi único referente teórico, pero si es el único que me considera su discípulo y yo lo considero mi maestro.

Esto, me produce una inmensa alegría!!!!

 :::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Andrès Paz 

Psicologo Afectivo y Formador Afectivo

Mi meta es tu Bien-Estar

Publicado en ANDRES PAZ, CARTAS AL MAESTRO, MIGUEL DE ZUBIRIA

“Es muy bella esta carta, la más de todas.” Carta de respuesta de mi maestro Miguel De Zubiria

Con mi maestro Miguel De Zubiria Samper

El 17 de mayo tuve un encuentro muy agradable con mi maestro Miguel De Zubiria. Fue tan impactante y definitiva para mi esa experiencia que me vi en la necesidad de escribirle una carta al maestro donde le expresaba mis impresiones de ese encuentro.

Pues bien, el maestro me ha contestado y esta es la carta que me ha enviado.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Mi muy querido discípulo:

Es muy bella esta carta, la más de todas. Por esto me demore tanto en responderla, a fin de degustarla, revisarla, reflexionarla,… y lograr decir algo sensato.

Cuando adviertes que otra opción definitiva para nuestra bella psicología es la de “…formar la Mente, estructurarla, prepararla para afrontar los grandes retos de la existencia”, hay dos aspectos relacionados muy cercanos entre si: la pedagogía afectiva y la psicología afectiva.

Para mi la primera es la definitiva, pues se ocupa de enseñar, no a uno ni a otro, sino a inmensa cantidad de niños y jóvenes a desplegar sus potencialidades humanas; unas de las cuales, no las más importantes, son las cualidades intelectuales. Más que a curar, y más que a prevenir a FORMAR. Por supuesto, que esta tiene que ser la tarea colosal de futuro, hoy con internet las posibilidades son infinitas.

La psicología afectiva se ocupa principalmente de estudiar la génesis de las cualidades humanas, de sus factores propiciadores o frenos. Por ejemplo, la génesis del entusiasmo o de la bondad. Asunto en el cual estamos absolutamente atrasados.

Conocimiento con dos magníficas aplicaciones. La primera, la orientación existencial, que hoy prefiero denominar AUTO DISEÑO. Palabra que ira agregando significado durante los próximos años, personalmente no veo otra labor más útil, necesaria, práctica que esta. De ello trata la existencia humana, de conocernos, valorarnos a fin de tomar las mejores decisiones para llevar magníficas vidas. Las mejores para nosotros, los nuestros y los demás.

Muy bien lo dices: “Los psicólogos necesitamos psicólogo. Pero no porque  estemos “locos”, sino porque requerimos de la guía y orientación de quienes ya han recorrido un camino vital, conceptual y social. Orientación existencial. Desde que me encontré con la Psicología Afectiva este ha sido mi propósito, darle forma a mi mentecrearme a mi mismo”.

La tesis de las 12 enseñanzas es poderosa. Sin embargo, hay un hecho práctico de la vida actual: todos tenemos muy poco tiempo. Te propongo, en paralelo, desarrollar un sistema de orientación existencial preciso, puntual, barato, de solo tres a cuatro sesiones, ya has trabajado en ello. Tremendamente personalizado, e industrial a la vez, que a mediano plazo podría subirse a internet. Una especie de auto diagnóstico mecánico para un carro.

 Sesión 1. Auto conocimiento 

 ¿Cómo estoy existencialmente?

 Sesión 2. Auto valoración

 Mis potencialidades y mis vacios esenciales

 Sesión 3. Auto diseño               

 Armo un programa de auto mejora

 Sesión 4. Supervisión

 Lo ejecuto con indicadores precisos

 Me cuentas, mil gracias por tu bella carta

Miguel

Publicado en CARTAS AL MAESTRO, PSICOLOGÍA AFECTIVA

¿DEBEMOS IR LOS PSICÓLOGOS AL PSICÓLOGO? -CARTA A MI MAESTRO MIGUEL DE ZUBIRIA-

Mi estimado maestro Miguel:

El 17 de mayo de 2013 va a quedar en mis recuerdos como uno de los momentos más trascendentales de mi vida. Yo, que soy psicólogo, ese día fui por primera vez al psicólogo. Sentí lo que quizá sienten las personas que lo buscan a uno para escuchar unas palabras confortables y una explicación a los dilemas de la Vida.

Que gratificante fue esa experiencia maestro. Pensar que la Psicología solo sirve para curar las enfermedades de la Mente es desconocer la otra gran función de este bello Oficio: Formar la Mente, estructurarla, prepararla para afrontar los grandes retos de la existencia.

Por eso es que pienso que mi encuentro con usted fue muy gratificante. Porque su creación, la Psicología Afectiva, es justamente esa rama que le estaba faltando al potente árbol de la Psicología. Una rama cuyos frutos son precisamente, mentes estructuradas, mentes afectivamente preparadas para crear la mayor obra humana: nuestra propia vida!!!! En otras palabras, la Psicología Afectiva es una poderosa herramienta para hacer realidad un viejo anhelo artístico: “el hombre como creador de si mismo”.

Desde que me encontré con la Psicología Afectiva este ha sido mi propósito, darle forma a mi mente, crearme a mi mismo. El haber asumido este reto existencial me convirtió en su discípulo, me hizo Psicólogo Afectivo. Al parecer mi conversión usted la intuyó porque en su libro –la afectividad humana– me escribió:

Para Andrés: joven y futuro discípulo critico.”

Corría el año 2008 y desde entonces, en lugar de ponerme a hacer un posgrado, me dediqué con ahínco e intensidad a estudiar su obra, a comprehenderla, pero sobre todo, a vivirla. Cinco años llevo ya en esta apasionante tarea y el encuentro con usted para mi fue una graduación, no solo como Psicólogo Afectivo, sino como hombre Cro-Magnon y continuador de su obra en mi generación.

Los psicólogos necesitamos psicólogo. Pero no porque  estemos “locos”, sino porque requerimos de la guía y orientación de quienes ya han recorrido un camino vital, conceptual y social, porque con su sapiencia nos pueden dar luces que alumbren nuestra vida de pareja, nuestros deberes como padres, nuestros desafíos como profesionales de una disciplina que pone a nuestra disposición todas las herramientas que se requieren para contribuir con la transformación profunda de nuestra sociedad.

Usted maestro Miguel ha sido testigo de mi proceso, de hecho usted ha sido mi formador afectivo, intelectual y existencial. Como se lo conté en nuestro encuentro, tengo sistemáticamente organizados todos los correos electrónicos que hemos intercambiado en estos cinco años. Su tutoría, su obra, sus mensajes, sus consejos y sugerencias son gran parte de la materia prima que estoy utilizando en la construcción de mi obra social; una Comunidad Formativa que lleve al siguiente nivel las enseñanzas de la Psicología Afectiva.

La primera Institución Formativa que he creado en el marco de la Comunidad Formativa El Taller, es la Escuela-Taller de Formación Afectiva. Con esta institución me propongo atraer para la causa a colegas que quieran hacer de la Psicología Afectiva su profesión y de la Formación Afectiva su oficio.

Mi meta es muy clara: me voy a hacer responsable de la Formación de 48 personas. Esta es la capacidad que tiene mi Escuela-Taller. Ni más, ni menos. Estos serán los pioneros de la Psicología Afectiva (su creación) y de la Formación Afectiva (mi creación). Es decir, vendrían a ser sus nietos intelectuales.

Cuando en nuestro reciente encuentro le hablé sobre esta Escuela-Taller y de cómo estoy utilizando la Biblioteca Virgilio Barco para llevar a cabo la Formación de mis Aprehendices, a usted le pareció sorprendente y me preguntó que les enseñaba. Recuerdo que le contesté que el núcleo de las Enseñanzas eran las Habilidades Psicoafectivas, lo que en su Sistema eran las competencias afectivas y ahora según usted mismo me lo confirmo, se llaman Cualidades Humanas.

Pues bien mi querido maestro Miguel, lo que yo le enseño a mis Aprehendices es un Sistema de Formación Humana que esta integrado por 12 Enseñanzas básicas que permiten darle Estructura Afectiva a la Mente del ser humano.

Como es apenas lógico, la primera de estas Enseñanzas son las Habilidades Psicoafectivas, cuya práctica nos permite aprehender a vivir y convivir con Sabiduría y Bien-Estar.

La segunda Enseñanza es que los seres humanos somos seres afectivos, pensantes y actuantes que podemos evolucionar nuestra forma de sentir, pensar y actuar.

La tercera Enseñanza es que estamos conectados afectivamente con la Vida. Yo soy yo y mis vínculos afectivos, como suele decir usted maestro.

La cuarta Enseñanza es que tenemos Necesidades Afectivas de Comunidad, Estructura Mental y Sentido Vital. Necesidades que pobremente satisfechas producen malestares afectivos. El origen de esta Enseñanza esta en la Tercera Ola de Alvin Toffler.

La quinta Enseñanza es que podemos elegir una Personalidad. Esto lo aprehendí de mi abuelo intelectual, es decir, de José Antonio Marina. El autor que usted me presentó en nuestro primerísimo encuentro por allá en el 2008, y que para mi ha resultado tremendamente iluminador.

La sexta Enseñanza es que de acuerdo con lo anterior, si podemos elegir una Personalidad entonces también podemos elegir una Estrategia de Vida. Es decir, vivir de una determinada forma que nos permita existir con Bien-Estar.

La séptima Enseñanza es que necesitamos Recursos Vitales para existir. Como se lo adelanté en un correo reciente, estos son Recursos Afectivos (Vínculos), Intelectuales (Conocimientos sobre la Vida) y Materiales (dinero). Quien cuenta íntegramente con estos recursos, cuenta con Riqueza Existencial.

La octava Enseñanza tiene que ver con el Sufrimiento. El cual, según lo aprehendí de Lou Marinoff, es un estado de animo que puede cambiar e incluso, según lo enseña el budismo, eliminar. Sin desconocer, claro esta, lo que el mismo Marinoff señala, esto es, que el Sufrimiento, aun no siendo necesario ni bueno por si mismo, puede ser un gran maestro, el medio para un fin mejor.

La novena Enseñanza esta relacionada con los Conflictos Afectivos, los cuales son inherentes a nuestra Naturaleza Humana y lógicamente son fuente de profundo malestar si no se previenen o manejan adecuadamente (¿con la mente adecuada?)

La décima Enseñanza hace referencia a un hecho que yo mismo estoy experimentando, con las herramientas adecuadas es posible construir nuestra Autonomía afectiva, intelectual y material, necesaria para liberarnos de las dependencias que nos causan sufrimientos innecesarios en cada uno de estos dominios.

La Enseñanza numero once sostiene que el Conocimiento, la Riqueza y la Voluntad son las fuentes de Poder Intrapersonal, Interpersonal y Sociogrupal. Siendo esto una síntesis entre el prospectivismo toffleriano y la Psicología Afectiva De Zubiriana.

Por ultimo, la Enseñanza numero doce, según la cual, los seres humanos estamos en una constante búsqueda del Bien-Estar y del aumento de nuestras posibilidades, al decir de nuestro querido José Antonio Marina.

Mi querido maestro Miguel, ese encuentro que tuvimos el pasado 17 de mayo y que amenizamos con un par de sabrosos wiskysitos, para mi representó el encuentro de dos generaciones. Hoy yo tengo la edad que usted tenia (32 años) cuando decidió renunciar a ese lúgubre empleo como profesor de la universidad nacional. Intuía usted que su destino no estaba por los lados de la carrera como funcionario del Estado. Gracias a esa decisión, se lanzo usted a la creación de la obra de su vida. Algunos habrán pensado en ese momento que eso fue una locura, porque renunciar a la estabilidad que da servirle al Estado no es cosa de cuerdos. 30 años después el tiempo le dio la razón.

La locura es contagiosa maestro. Y como usted mismo me lo dijo: yo ya estoy condenado. Este es el propósito de mi vida. Para esto naci. Ya llegué en este viaje por la Vida a un punto de no retorno. Que mas da, si usted en la convulsionada década de los 80, cuando Internet era apenas un privilegio de unos pocos en Silicon Valley, logró lo que logró; hoy, cuando Internet es una realidad global, y somos la primera generación con mayor acceso a la información y el conocimiento en la historia de la humanidad, no hay excusas para Crear y menos hay excusas para no Creer.

Creo en mi, maestro. Creo en lo que soy, lo que se y lo que hago. Si esto es estar loco, entonces que viva la locura.

Si creer que la Psicología Afectiva puede y debe contribuir con la transformación profunda de nuestra sociedad es cosa de locos, entonces que viva la locura.

Al fin de cuentas, toda sociedad es una suma de mentes individuales. De manera que para transformar una sociedad, primero hay que transformar las mentes de los individuos, el primero de ellos: nosotros mismos.

¿Seremos capaces los psicólogos de mi generación de asumir este reto?

Yo estoy plenamente convencido que si.

Solo se necesitan 48 pioneros, bueno, 44, porque ya me están acompañando 4 “locos” en este viaje: Didier, Diana, Liliana y Rocío.

Así las cosas, gracias maestro Miguel, gracias por existir. Gracias por su generosidad. Gracias por Creer en usted. Gracias por Crear.

Muchas gracias!!!!

Con inmenso afecto,

Su adulto y presente discípulo critico.

Andrés Paz

Psicólogo Afectivo de profesión y Formador Afectivo de oficio.

 

Publicado en CARTAS AL MAESTRO, MICROCOMUNIDAD CRIANZA FORMATIVA, MIGUEL DE ZUBIRIA

CARTA # 4 DEL MAESTRO MIGUEL DE ZUBIRIA (Sobre las Micro comunidades de Crianza Formativa)

Orianna, el maestro Miguel De Zubiria, Luz Adriana y Andrés (Dante venia en camino)

 

Muy estimado Andrés:

Mil felicitaciones por el nacimiento de este hijo que por tanto tiempo has concebido, luchado, re-flexionado y ahora comienza a respirar el aire de su nueva existencia. Por supuesto, me refiero a las micro comunidades de crianza formativa.

Micro comunidad Crianza Formativa.

Bien conoces mi obsesión por diferenciar la pedagogía activa, nuestra mamá, de la pedagogía conceptual actual. Con nuestra mama compartimos sus anhelos. En particular el suyo más ambicioso de educar para la vida, la buena vida, o el de formar personas que vivan bien, inmersos en existencias de bienestar con ellos, los suyos, y en última instancia con su bello planeta.

            Sin embargo, una diferencia radical está en que las pedagogías activas le apuestan a los métodos, participativos, vivenciales, activos, de donde derivan su nombre. Su gran preocupación fue el CÓMO enseñar.

            La nuestra es el QUÉ enseñar. Pedagogía conceptual nace con la pregunta: ¿Qué debemos enseñarles hoy a nuestros hijos de hoy de cara a su futuro, será su genuino presente?

¿Qué debemos enseñarles? Tal es la cuestión.

Por ello, lo primero que ha de estar tener muy claro en la mente, luego en el papel, y por último en la realidad es el PROGRAMA. Los propósitos, que con frecuencia, están claros; pero sobre todo las enseñanzas. ¿Qué aprehenderán para su vida los miembros de tus micro comunidades?

Enseñanzas que cada quien ha de tener muy claras: saber con precisión hacia donde se marcha. Muchos excelentes botes no llevan a ningún lado.

Yo te pregunto, ¿En concreto, que de la existencia humana, de ellos mismos, los otros, los mundos, aprehenderán tus aprehendices? Tal es la primera cuestión, los métodos son el cuarto elemento.

Afectuosamente

Miguel

Publicado en CARTAS AL MAESTRO

CARTAS A NUESTRO MAESTRO MIGUEL DE ZUBIRÍA (# 3) EL PROPÓSITO DE LA COMUNIDAD FORMATIVA EL TALLER

CARTAS A NUESTRO MAESTRO MIGUEL DE ZUBIRÍA (# 3)

EL PROPÓSITO DE LA COMUNIDAD FORMATIVA EL TALLER

Estimado Maestro Miguel:

La carta anterior tenía como finalidad mostrarle el ideograma que representa nuestro Sistema de Trabajo, el cual, como ya usted lo sabe, nosotros denominamos COMUNIDAD FORMATIVA EL TALLER. Estas cartas tienen como objetivo exponerle a usted y a nuestros futuros Aprehendices los detalles de este nuevo modelo de organización que hemos creado.

Nos dirigimos a usted porque lo consideramos nuestro Maestro y Mentor. Porque es nuestra manera de agradecerle su positiva influencia en nuestras vidas a través de la Psicología Afectiva y la Pedagogía Conceptual; hijas intelectuales suyas que han afectado nuestra forma de sentir, pensar y actuar.

En su anterior carta nos preguntaba usted: ¿Qué es lo esencial de la COMUNIDAD FORMATIVA EL TALLER? Pues bien, mediante esta carta le queremos dar respuesta a su pregunta.

Desde nuestra perspectiva, lo esencial de la COMUNIDAD FORMATIVA EL TALLER es su Propósito.

Como claramente lo planteamos en el ideograma que le enviamos,   sostenemos que el Propósito de la COMUNIDAD FORMATIVA EL TALLER es satisfacer las Necesidades Vitales de Comunidad, Estructura y Significado de sus miembros.

¿Por qué estas tres necesidades? Porque escuchamos su mensaje. Como Formadores Afectivos una de nuestras tareas es combatir las tres mayores epidemias psicológicas de nuestro tiempo: la soledad, la depresión y el suicidio. Epidemias que no solo atacan a niños y jóvenes; el derrumbamiento de la sociedad industrial y sus instituciones de sostén, están dejando vulnerables también a adultos y a personas mayores.

¿Cómo combatimos la soledad? Proporcionándole al individuo un sentido de Comunidad. Dándole la posibilidad de tener interacciones afectivas sanas. Usted mismo nos enseña en uno de sus libros[1] que “con mucha frecuencia las mayores alegrías de la vida ocurren al interactuar con otras personas o grupos. En consecuencia, una persona solitaria o con pocos lazos afectivos carece del apoyo necesario al enfrentar situaciones dolorosas y tiene pocos disfrutes cotidianos sin interlocutores con quienes conversar, pasear, jugar… Pierde por lado y lado, además de volverse vulnerable ante las adversidades.” De hecho, usted mismo considera que “la interacción con las otras personas es la necesidad primaria de la existencia. Por encima de alimentarse o beber líquidos”.

Estamos de acuerdo con usted maestro, “mientras haya compañía hay vida y, así mismo, oportunidades de conseguir alimentos o bebidas, si no, no hay nada”. Gracias a usted comprendimos que el sentido de Comunidad es una Necesidad Vital Biológica. No en vano, el termino Necesidad es definido como “todo aquello a lo cual es imposible sustraerse, fallar o resistir. O como un estado en que ciertamente se perderá la vida si no se sale de él. Incluso se emplea para referirse a las cosas de las que no se puede prescindir”[2]. Note inclusive maestro que el término Vital se define como “de suma importancia o trascendencia y que esta dotado de gran energía o impulso para actuar o vivir”.[3]

Es un hecho, maestro, necesitamos del otro y de los otros. Nuestra humanidad no se puede mantener ni cultivar en un vacio social. Las personas necesitamos a otras personas; de ahí que nos reunamos en grupos.[4] Por eso tiene razón Toffler cuando señala que toda sociedad debe engendrar un sentimiento de comunidad. La comunidad excluye la soledad. Da a la gente una sensación vitalmente necesaria de pertenencia.[5] Los seres humanos necesitan contextos compartidos en los que acoplarse y entremezclarse.[6] Hasta el mismo José Antonio Marina lo confirma: “todos necesitamos estar amparados por una cálida red social”.[7]

De manera maestro que si el sentido de Comunidad es una Necesidad Vital, satisfacerla no es una moda propia de un “cambio de épocas, de olas o de revoluciones” como señalaba usted en la carta anterior que nos envió. En la cual, dijo algo que compartimos plenamente: “el ser humano es el mismo, al menos el de los últimos 50.000 mil años”. Tiempos en los que los seres humanos vivían en grupos reducidos, denominados “tribus dialécticas” porque todos sus componentes se conocían por su nombre de pila. Vale la pena recordar que a lo largo de sus vidas, de treinta o, como mucho, cuarenta años de duración, casi todos los cazadores y recolectores primitivos llegaban a conocer por su nombre a entre 25 y 200 personas.[8] ¿A cuántas personas conocemos en “la actual sociedad tecnológica”? Si acaso, nos sabemos los nombres de nuestros vecinos.

Como bien usted lo sabe  maestro, carecer de Vínculos Afectivos lleva al aislamiento. Dice usted que al apartarse del mundo, la persona pierde una de sus mayores fuentes de satisfacción: las interacciones interpersonales. Lo cual, contribuye a que la persona haga el transito lento al siguiente eslabón: la Depresión.

Estar deprimido según el psicólogo Aaron Beck –citado por usted mismo[9]– significa estar mal:

  • Con lo que se hace (no enfrentar activamente las dificultades, ser frágil)
  • Con los otros (estar solo)
  • Consigo mismo (núcleo depresivo)

Maestro, estas tres características reflejan la insatisfacción de una Necesidad Vital Psicológica: la Estructura.

Sobre el particular, es muy sugestiva la múltiple acepción del termino Estructura, preguntándole al diccionario encontramos que significa distribución, orden y enlacede las partes de un todo. También disposición ordenada de elementos de sustentación, unidos entre si y anclados al suelo, para soportar un conjunto determinado de cargas en una posición preestablecida, de obras e ingeniería, como puentes, edificios, muros de contención, presas, torres de transmisión. Asimismo, es la disposición que muestran los materiales geológicos que han estado sometidos a esfuerzos tectónicos. Y por ultimo, un conjunto de formas en que grupos e individuos se organizan y relacionan entre si y con los distintos ámbitos de una sociedad.[10]

Desde el punto de vista psicológico estas definiciones de Estructura   tienen mucho sentido: “orden y enlacede las partes de un todo” (personalidad compleja). “Disposición ordenada de elementos de sustentación, unidos entre si y anclados al suelo, para soportar un conjunto determinado de cargas. Disposición que muestran los materiales geológicos que han estado sometidos a esfuerzos tectónicos”  (resiliencia para afrontar las adversidades de la vida). “Formas en que grupos e individuos se organizan y relacionan entre si y con los distintos ámbitos de una sociedad” (interacción interpersonal y sociogrupal).

En otras palabras, una personalidad compleja y resiliente es una personalidad con una solida Estructura Vital. Una personalidad que sabe interactuar consigo mismo, con el otro y con los grupos.

La Estructura Vital entonces maestro no es otra cosa que, en parte, tener lo que usted denomina como “Competencias Intrapersonales” y nosotros en nuestro sistema denominamos como Habilidades Afectivas.

Sobre el particular, permítanos le recordamos (y de paso compartimos con nuestros lectores) lo que usted nos enseñó en su libro “cómo prevenir la soledad, la depresión y el suicidio en niños y jóvenes”. Allí usted plantea que la causa primordial de depresión es carecer de COMPETENCIAS INTRAPERSONALES, desconocer que quiere cada uno para si mismo (autodesconocimiento), devaluar las capacidades personales que se poseen para lograr las metas propias (autodesvaloración) y no saber persistir en proyectos a mediano y largo plazo (autodesadministración).

Dice usted que las inhabilidades intrapersonales generan conductas automáticas que constituyen el núcleo depresivo: estar mal consigo mismo, asociado con el desconocimiento personal, es decir no saber que se quiere y tener escasos intereses; no valorarse (por tanto tener una autoestima pobre) al desconocer las propias cualidades y los defectos; y renunciar fácilmente a todo empeño, no ser disciplinado, no planear ni comprometerse y, por tanto, ser incapaz de lograr las metas propuestas. La depresión es el indicativo más preciso de que –la persona– no aprendió a dirigir su propia existencia, por falta ya sea de enseñanza o de tutores.

Razón tiene usted maestro, es imposible convivir con un desconocido (autodesconocimiento), que se valora poco (autodevaluación) y sobre quien se tiene poca influencia (deficiente autoadministración). Mucho peor cuando esa persona ¡es uno mismo! En tal caso, la situación se vuelve desoladora y angustiante, hasta el día en que resulta insoportable vivir con uno mismo.[11]

Ahora comprendemos porque Toffler[12] señala que los individuos necesitan una Estructura Vital. Y es que una vida que carezca de estructura comprensible –dice este autor- es un despojo desprovisto de sentido. Como es apenas lógico, la ausencia de estructura engendra derrumbamiento.

Un individuo que adolece de un sentido de Comunidad y carece de una Estructura Vital, es un serio candidato al suicidio porque corre el riesgo de interpretar que su vida carece de Significado, de sentido como diría Viktor Frankl.[13]

Lou Marinoff es muy claro al respecto, en su libro “El ABC de la Felicidad: Aristóteles, Buda y Confucio”, sostiene que “nuestra generación está ante una perdida endémica del sentido y el propósito de la vida. Esta perdida se ha visto acompañada, aunque no resuelta, por los correspondientes aumentos en el consumo  masivo de psicoterapia y psicofármacos. También explica la creciente popularidad de los fundamentalismos religiosos.” Estos últimos, “proveedores”, -muchos de ellos espurios- de las Necesidades Vitales de Comunidad, Estructura y Significado.

No es casualidad maestro que hasta una de nuestras influencias comunes –José Antonio Marina– considere que “resulta imprescindible estudiar los modos con que una cultura facilita u obstaculiza la realización de vidas significativas.” De hecho, el mismo Marina considera que el colosal éxito del libro de Viktor Frankl, “El hombre en busca de sentido”, debe tomarse como un dato sociológico relevante.[14]

Ese dato sociológico -como lo llama Marina-, confirma lo dicho por Mourinoff, y es indicador de un hecho: el Significado es una Necesidad Vital Socioantropologica. El mismo Martin Seligman[15] lo ratifica con su noción de “Vida Significativa”, haciendo referencia a que dicha vida consiste en poner las fortalezas personales, las habilidades, las pasiones y las enseñanzas dejadas por las experiencias vitales al servicio de algo que nos trasciende.

Así las cosas, a continuación le contaremos maestro, de que manera satisfacemos nosotros esas Necesidades Vitales previamente señaladas.

En primer lugar, el sentido de Comunidad que le ofrecemos a nuestros Aprehendices parte de la noción de afinidad. Las Microcomunidades que conformamos están integradas por máximo 8 personas que tienen afinidades en roles, afectos y creencias. Madres solteras que comparten el rol de crianza de hijos adolescentes. Profesionales que están construyendo Sistemas de Trabajo Talentoso alrededor de sus oficios. Parejas de jóvenes. Solo por citar unos cuantos ejemplos de las diferentes Microcomunidades que en estos momentos están activas.

Nosotros tenemos Sesiones Formativas con cada Microcomunidad.  Acorde con Pedagogía Conceptual, cada sesión tiene una fase afectiva, cognitiva y expresiva. Por medio de sesiones semanales les suministramos las enseñanzas que les ayudan a satisfacer su necesidad de Estructura. Es decir, adquieren Herramientas Afectivas (Emociones, Sentimientos, Actitudes, Valores y Principios) que les permiten practicar las Habilidades Afectivas (Intrapersonales, Interpersonales, Sociogrupales) necesarias para tener un mejor desempeño en sus principales Roles Vitales: Pareja, Crianza y Trabajo.

Dichas enseñanzas son vitales, quiere esto decir que parten de nuestra propia experiencia como pareja, madre, padre y trabajadores. Pero también son conceptuales, les compartimos las principales construcciones teóricas sobre los fenómenos del emparejamiento, la crianza y el trabajo. De igual manera, les suministramos Estructura a partir de nuestros modelos de Parejas Formativas, Crianza Formativa y Trabajadores Talentosos.

En cuanto al Significado, a nuestros Aprehendices les ofrecemos la posibilidad de ingresar formalmente a la COMUNIDAD FORMATIVA EL TALLER y llevar una “vida significativa” trabajando en pro de una Causa: Formar Personas Talentosas en el arte de Vivir, Convivir y Supervivir. En otras palabras, “ganarse la vida” compartiendo lo que van aprendiendo en la Comunidad; orientando y formando a otras personas. Construyendo su propia comunidad, alimentando su tribu. En síntesis, multiplicando la tarea.

Estimado maestro, satisfacer esta tres Necesidades Vitales nos deja tres conclusiones. En primer lugar, uno de los beneficios que obtiene una persona que entra en contacto con nosotros y empieza a experimentar un sentido de Comunidad, es que tiene la posibilidad de establecer vínculos, construir nexos afectivos. Lo cual se constituye en una efectiva Vacuna Psicológica contra la soledad y todo lo que ella acarrea; infelicidad y Malestar Afectivo. Bien lo sabe usted maestro que múltiples estudios han demostrado que las personas son felices si tienen suficientes vínculos afectivos y de buena calidad. Señala usted mismo que la importancia de los lazos con las personas radica básicamente en dos factores: el miedo a estar solos y la alegría de tener con quienes compartir momentos gratos de la existencia, ya sean compañeros, colegas, amigos o pareja. Cuantos más vínculos mejor, es un asunto tanto de calidad como de cantidad.[16]

En segundo lugar, una persona que ingresa a la COMUNIDAD FORMATIVA EL TALLER aprehende a dirigir su propia existencia. Desarrolla una Estructura Vital que como usted bien sabe[17] le permite:

  • Autoconocerse: saber quien es, de dónde viene  y, en especial, descifrar qué quiere.

  • Autovalorarse: reconocer las propias cualidades, los defectos,  y los puntos en donde apenas se es aceptable.

  • Autoadministrarse: saber administrar sus más valiosos y escasos recursos (atención y tiempo) para imponerse retos y cumplirlos.

Ya sabemos cual es resultado maestro, ¿no? Quien sabe quién es, qué quiere, y además se valora con objetividad, sin esperar ni más ni menos, sabe imponerse retos y los cumple con voluntad y fortaleza, es alguien preparado para vivir, magníficamente equipado para llevar a buen puerto su nave.[18]

Estamos de acuerdo con usted maestro, cualquier anomalía en alguna de estas Habilidades Afectivas trae serias consecuencias. Las tres son los mecanismos con los que las personas orientan y dirigen su vida: el timonel existencial. Sin timonel que dirija el barco, cualquier leve frustración, postración o pérdida hace naufragar la embarcación, la deprime. Peor aun, lleva a la persona a decepcionarse de si mismo.[19] Y a estas alturas estamos en capacidad de comprender lo que ocurre cuando una persona se decepciona de si mismo: el fantasma del suicidio empieza a merodear por su existencia.

Y en tercer lugar, la dinámica propia de la COMUNIDAD FORMATIVA EL TALLER lleva a que el individuo le halle Significado a su vida. El mayor beneficio de esto es que las personas que trabajen con nosotros en la Comunidad, tendrán la oportunidad de experimentar las deliciosas satisfacciones y emociones positivas propias de aquellos que son conscientes de su valiosa contribución como Ciudadanos a la construcción de una Sociedad Formativa, entendida ésta –en palabras de José Antonio Marina– como una “Sociedad que aumente el bienestar de cada individuo, amplíe sus posibilidades vitales y defienda su dignidad”[20]

En síntesis, una persona que entra en contacto con la COMUNIDAD FORMATIVA EL TALLER tiene la posibilidad de aumentar sus Recursos Personales: psicológicos, conceptuales y materiales. Los recursos psicológicos son los Vínculos Afectivos que puede cultivar al interior de la Comunidad. Los recursos conceptuales son los conocimientos que adquiere para aprehender a vivir, convivir y supervivir. Y los recursos materiales, es el dinero que le permite resolver con tranquilidad “el asunto existencial”. Configurándose de esta manera un círculo virtuoso existencial: más y mejores vínculos que le proporcionan más y mejores conocimientos que le representan más y mejores oportunidades de generar más y mejores ingresos económicos.

Todo lo anterior maestro, es lo esencial de la COMUNIDAD FORMATIVA EL TALLER.

Somos una Comunidad Formativa maestro. Decidimos llamarla El Taller porque es una metáfora que representa nuestra praxis artesana. Una praxis en la que “el trabajo puede ser algo bueno en sí mismo, y no sólo un medio de vida. En una época en que se ha puesto de moda crear una dicotomía casi automática entre trabajo y vida.”[21] Fíjese que el termino Comunidad hace referencia -de acuerdo con el diccionario- a la cualidad de común, de lo que, no siendo privativamente, pertenece o se extiende a varios. Y a un tipo de organización social cuyos miembros se unen para participar en objetivos comunes y en la que el interés del individuo se identifica con los intereses del conjunto.[22]

Esto somos nosotros.

Con inmenso afecto y admiración hacia el que consideramos el mejor y más influyente psicólogo y pedagogo colombiano de su generación.

Luz Adriana y Andrés

Formadores Afectivos

 


[1] Miguel De Zubiría Samper “Cómo prevenir la soledad, la depresión y el suicidio en niños y jóvenes: un manual para que sus hijos vivan mejor” Editorial Aguilar. Colombia, 2007

[2] Diccionario Enciclopédico Océano. Circulo de Lectores.

[3] Ibid

[4] Lou Marinoff “El ABC de la felicidad: Aristóteles, Buda y Confucio”. Pag 347

[5] Alvin Toffler “la tercera ola” 1980.

[6] Lou Marinoff, ob cit, pag 326

[7] José Antonio Marina: “El aprendizaje de la sabiduría: aprender a vivir / aprender a convivir” Editorial Ariel. 2009.

[8] Ibid, pag 340

[9] Miguel De Zubiría, ob cit, pag 121

[10] Diccionario Enciclopédico Océano. Circulo de Lectores.

[11] Ibid

[12] Alvin Toffler, ob cit, pag 347

[13] Viktor Frankl “El hombre en busca de sentido”

[14] José Antonio Marina: “El aprendizaje de la sabiduría: aprender a vivir / aprender a convivir” Editorial Ariel. 2009.

[15] Martin Seligman “La autentica felicidad”

[16] Miguel De Zubiría Samper “Cómo prevenir la soledad, la depresión y el suicidio en niños y jóvenes: un manual para que sus hijos vivan mejor” Editorial Aguilar. Colombia, 2007

[17] Ibid pag 123

[18] Ibid

[19] Ibid

[20] José Antonio Marina “El aprendizaje de la sabiduría” Aprender a Vivir / Aprender a Convivir. Editorial Ariel. Barcelona. 2009.

[21] Richard Sennett “El artesano”. Editorial Anagrama. Barcelona 2009.

[22] Diccionario Enciclopédico Océano. Circulo de Lectores.

Publicado en CARTAS AL MAESTRO

CARTA # 2 DEL MAESTRO MIGUEL DE ZUBIRIA

Muy estimado Andrés:

Tu eres tremendamente optimista con los cambios de épocas, de olas, de revoluciones.

Yo soy pesimista, por una simple razón: porque el ser humano es el mismo, al menos el de los últimos 50.000 años. Cabe perfectamente el adagio, por más que el homínido se vista de seda, mono se queda. Cada bebe que nace trae idéntica información biológica de partida que los demás: es un bebe CroMagnon. Los tuyos lo son y los míos, y todos.

            Los cambios sociales son periféricos y circunstanciales, importa es descifrar la mente, y sobre todo el corazón, las motivaciones humanas profundas. ¿Qué de verdad anhelan,… anhelamos los seres humanos?

            La respuesta se oculta a 50.000 años atrás, o sea a dos mil quinientas generaciones de padres a hijos, una y otra vez, una y otra vez. Las sociedades son eventos periféricos y circunstanciales, nacen desaparecen sin remedio.

            Mientras no ocurra una gran mutación origen de una genuina variante de los CroMagnon debemos solo hacernos una pregunta central: ¿qué de verdad anhelan los seres humanos?

            Una respuesta la tiene la arqueología y otra la tiene la psicología evolutiva de los viejos maestros como Piaget; solo que a él le intereso más la mente que el corazón.

            He tenido dos oportunidades magnificas recientes para intentar responder esta pregunta para las niñas; al menos, las niñas de 2 a 7 años. Si dejas a tres niñas en un bello lugar sin la intromisión de las rutinas sociales diarias y sin la intromisión sesgada de sus padres ¿qué hacen ellas? Hacen aquello que les dicta su naturaleza CroMagnon:

¡Juegan! Como cualquier mamífero y mucho más un antropoide. Y si juegan es porque esa es una actividad propio motivada, regida por una motivación Piagetiana, no Skinneriana de súper vivencia.

Conocer las motivaciones Piagetanas de los niños, que él no quiso estudiar, nos daría pistas valiosísimas acerca del corazón de los niños, en mi caso de las niñas, y de paso, del corazón de los muchachos y las muchachas y del corazón de las mujeres y de los hombres.

De sus anhelos, demandas, motivaciones intrínsecas.  Y podríamos comprobar que esos anhelos no han cambiado en los últimos 50.000 años o dos mil quinientas generaciones de humanos.

Todo lo demás es circunstancial.

Lo maravilloso es que durante dos fines largos de semana de tres días completos, mis nietas ¡solo jugaron un juego!, con breves pausas. ¡Increíble! Espero que imagines cual es ese juego.

Con la edad me he vuelto más simplista que antes. Hoy diría que la única tarea de cualquier sociedad es satisfacer las motivaciones y los anhelos humanos genuinos de sus pobladores. Mucho más se tiene que aplicar a una sociedad que no ha brotado por evolución natural, sino artificial, como la tuya. Tiene siempre en mira  ¿satisfacer las motivaciones y los anhelos humanos genuinos de sus pobladores? ¿Cuales?

Gran ventaja de pedagogía conceptual -nacida contra el doloroso atiborramiento de informaciones que deben aprender los niños hasta sus lejanos 30 años- es que siempre se formula esa y casi única pregunta: ¿qué es lo esencial?

En nuestro caso ¿Qué es lo esencial de la COMUNIDAD FORMATIVA EL TALLER?

Pregunta radicalmente diferente a la cuestión pre categorial que aborda de raíz otra cuestión. Se desplaza hacia ¿en que se basa usted para afirmar que X? Tema en donde eres un experto, como lo indica el magnífico ideograma que propones.

Pienso que antes de argumentarlo, ya llegara su momento, es necesario conceptualizar el TALLER. Corresponde a dos fases bien diferentes del proceso meta cognitivo. Además, la argumentación se le facilita a las mentes creativas, menos la conceptualización, pues opera como una camisa de fuerza lógica.

¿Qué es lo esencial de la COMUNIDAD FORMATIVA EL TALLER? define una pregunta esencial por resolver. Donde se ha de aclarar un tema central de la propuesta ¿qué es una pareja formativa?

En cualquier caso ha de aparecer alguna fuerte consideración sobre la mente y el corazón de los homínidos, pues la naturaleza perdura, mientras que las sociedades cambian, van y vienen, y desaparecen. Aún las que en su tiempo fueron consideradas dechados de virtudes, como la actual sociedad tecnológica, no lo eran. De todo el extenso desfile de sociedades solo quedan sus ruinas.

Con gran afecto, a uno de los pocos talentos creativos de Zubirìanos que conozco

 Miguel

Publicado en CARTAS AL MAESTRO

CARTAS A NUESTRO MAESTRO MIGUEL DE ZUBIRÍA (# 2) IDEOGRAMA DE LA COMUNIDAD FORMATIVA EL TALLER

CARTAS A NUESTRO MAESTRO MIGUEL DE ZUBIRÍA (# 2)

IDEOGRAMA DE LA COMUNIDAD FORMATIVA EL TALLER

El hombre razonable se adapta al mundo. El hombre irrazonable trata de que el mundo se adapte a él. Por lo tanto, el progreso depende de los hombres irrazonables”.

George Bernard Shaw

 

Estimado Maestro Miguel:

La frase celebre que acompaña esta carta la encontré justamente en uno de sus libros: “Teoría de las seis lecturas: cómo enseñar a leer y escribir ensayos”. En ese texto usted propone unos ejercicios de identificación de la tesis. A propósito de esa frase de Bernard Shaw, de las cuatro opciones que usted proponía como posible tesis, la que yo elegí fue la siguiente: “Se requiere ser un poco “loco” para mantener vivas las ilusiones y las utopías, y para no sacrificarlas en aras a la adaptación.”

Es verdad Maestro, luchar por plasmar una utopía existencial es una verdadera locura. Ahora comprendo porque mi padre biológico cree que yo estoy “loco”. Según él, lo más cuerdo es que me busque un empleo. Yo tuve que hacer caso omiso de su “consejo” porque él ignora que en términos salariales hoy un profesional de la psicología gana apenas 2.33 veces más en promedio que un obrero raso y la tendencia es a la baja. Desconoce también mi padre que estamos asistiendo a la “proletarización del profesional”.  No sabe mi padre que, -como usted bien lo señala- los antiguos profesionales “inteligentes” están siendo reemplazados por talentos creativos. Trabajadores Talentosos que todavía no forma el sistema educativo industrial. Un sistema que -tal y como usted lo señala lucidamente en su libro: “la afectividad humana”– sigue produciendo profesionales “inteligentes” para que luego salgan a engrosar las filas del desempleo y el subempleo. Esto y mucho más (sobre todo del arte de vivir y convivir) ignora mi padre biológico.

Por eso no seguí los consejos de mi padre. Preferí hacerle caso a mi intuición. Al fin de cuentas ésta es la que me ha acompañado desde la primera vez que tuve que escapar de la perniciosa influencia de mi padre, cuando apenas tenía 12 años y vi que en Pereira no tenía futuro. 20 años después comprendo que de haberme quedado en ese entorno con mucha probabilidad habría corrido la misma suerte de la mayoría de mis amigos de infancia: la cárcel o el cementerio.

Maestro, mis experiencias vitales, mas la pasión por la lectura y la escritura me encauzaron hacia este proyecto de vida compartido con Luz Adriana. Ahora estamos en esta lucha conjunta por ofrecerle a nuestra sociedad una alternativa que satisfaga las sempiternas necesidades de Comunidad, Estructura y Significado Vital de las personas.

Como usted recordará, en la presentación oficial de la COMUNIDAD FORMATIVA EL TALLER compartimos lo que en ese momento considerábamos los planos previos de nuestra Organización. En la primera de sus retroalimentaciones usted nos sugirió que en lugar de un mentefacto precategorial, armáramos uno conceptual. Lo hicimos, pero cometimos un par de errores de supraordinación e isoordinación. No obstante, esos “errores” nos llevaron a una comprehension. Y esa es la que hoy quiero compartir con usted porque deseo saber su opinión al respecto.

Maestro Miguel, nosotros descubrimos o ¿inventamos? una aplicación para el mentefacto precategorial. En la retroalimentación que usted le hizo a Luz Adriana le expresó que no le quedaba muy claro el tercer elemento del propósito de las Parejas Formativas: “trabajar juntos en la construcción de un sistema de trabajo”.

Pues bien, cuando hablamos de un sistema de trabajo, nos referimos a lo que en el alto managment llamarían “modelos de negocios” y más modestamente para nosotros son Sistemas de Trabajo Talentoso. Desde la perspectiva de Pedagogía Conceptual diríamos que es una de las múltiples formas como  podría organizar su oferta un Talento Creativo. O al menos así la hemos organizado nosotros, utilizando precisamente una herramienta de Pedagogía Conceptual: el mentefacto precategorial.

Para comprender esta aplicación tuvimos que remitirnos nuevamente al libro “teoría de las seis lecturas”. Allí, en la introducción que usted hace a la lectura precategorial señala que el núcleo de un texto es la tesis, adicionalmente, que las estructuras argumentales soportan una idea y las estructuras derivativas “salen” de ella.

Pues bien, nuestra Tesis, o para decirlo en nuestros términos: nuestro Sistema de Trabajo se materializa en lo que hemos llamado COMUNIDAD FORMATIVA EL TALLER.

Las estructuras argumentales que soportan esta “tesis”, es decir, las estructuras que soportan nuestro Sistema de Trabajo son tres Modelos: Vital, Conceptual y de Trabajo. Estos modelos se corresponden con los modelos propios de aquellas organizaciones que intentan satisfacer las necesidades de Comunidad, Estructura y Significado de las personas.

En la “investigación de mercado” que llevamos a cabo, identificamos claramente tres modelos de organizaciones que satisfacen esas necesidades, pero bajo lógicas diferentes. En jerga Toffleriana; bajo una lógica de sociedad agrícola operan comunidades protestantes y evangélicas cristianas. Bajo una lógica de sociedad industrial, operan las comunidades de mercadeo multinivel. Y bajo una lógica de Sociedad Informacional, operan las Filés como la Comunidad de las Indias Electronicas.   

En esta carta solo le voy a hacer una breve mención de las comunidades de corte agrícola, en otra epístola le hablaré de las industriales y de la Comunidad Informacional cuyo aporte a nuestro Sistema de Trabajo ha sido notablemente significativo.

Como usted bien lo sabe, la “Nueva Psicosfera” es una de las derivadas de la Tercera Ola, ese brillante e influyente ensayo prospectivista escrito por Alvin Toffler, quien en tono profético por allá en el año en que naci -1980- señalaba: “se está formando una nueva civilización. Pero, ¿dónde encajamos nosotros en ella? Los cambios tecnológicos y las agitaciones sociales actuales, ¿no significan el fin de la amistad, el amor, el compromiso, la comunidad y la solicitud hacia los demás? Las maravillas electrónicas del mañana, ¿no harán las relaciones humanas más vacías y distantes de lo que son hoy?”

Maestro, ¿no le suena esto familiar? Permítame comparto con los lectores de este blog una anécdota personal que usted gentilmente nos compartió en una de sus retroalimentaciones: “Les cuento que anoche estuve hasta las 3:00 de la madrugada con Juancho en un karaoke. Aprehendí muchas cosas, entre ellas que más que psicólogo, soy antropólogo, mi primera profesión. Pero sobre el tema de la pareja tuve una vivencia impactante para mi, no tal vez para ustedes. Con nosotros estaba un joven que duró horas 1) chateando con su celular 2) con mujeres desconocidas, 3) localizadas por un GPS, 4) ¡mediante frases prefabricadas! Me impactó este uso y abuso de la tecnología”

Impresionante la conexión, ¿no Maestro? Cito nuevamente a Toffler para recalcar este hecho: “Las maravillas electrónicas del mañana, ¿no harán las relaciones humanas más vacías y distantes de lo que son hoy?”. ¿Sabe por qué soy reiterativo? Porque eso que usted mismo vivió es una prueba fehaciente de otra afirmación Toffleriana: “si miramos a nuestro alrededor, encontramos abundantes pruebas de derrumbamiento psicológico. Es como si hubiera estallado una bomba en nuestra “psicosfera” comunal (…) crecientes tasas de suicidio juvenil, niveles de alcoholismo vertiginosamente altos, depresión psicológica generalizada, vandalismo y delincuencia (…) se respira una enorme tensión en la vida cotidiana, los nervios están de punta y la gente es incapaz de dominarse (…) están, además, crecientemente hostigadas por un ejercito, que parece aumentar sin cesar, de matones y psicópatas, cuyo comportamiento antisocial es frecuentemente presentado con atractivos rasgos por los medios de comunicación”.

Maestro, ¿no es esto lo que esta ocurriendo en nuestro entorno? Basta con revisar las cifras de violencia de Medicina Legal para constatarlo. Cuando Toffler escribió su libro, sus análisis eran el resultado de las observaciones que había llevado a cabo en los países tecnológicamente avanzados. Especialmente en Estados Unidos, no obstante, y como él mismo lo señala, si la turbación y la desintegración se acusan con mas evidencia en ese país, y especialmente en California, “ello no hace sino reflejar el hecho de que la tercera ola ha llegado un poco antes que a otros lugares, haciendo que las estructuras sociales de la segunda ola se desplomen antes y mas espectacularmente”. Esto lo vio Toffler en el 80. Treinta años después el futuro nos ha llegado y usted mismo fue testigo.

¿Qué tiene esto que ver con las comunidades protestantes y evangélicas cristianas de corte agrícola? Este derrumbamiento psicológico ha provocado la explosión de las iglesias cristianas. Una anécdota me permite ilustrarle lo dicho. Para salir de las montañas de donde vivo en el municipio de Soacha, hay dos caminos; uno por la Autopista Sur y otro por entre las laderas de Soacha y la parte de atrás de Ciudad Bolívar. Camino que lo saca a uno directamente al centro de Bogotá pero que al mismo tiempo ofrece una desesperanzadora visión de la miseria de esta zona de la ciudad. Resulta que un día tomamos esta ruta para llegar temprano a una cita. En el camino hice un ejercicio. Conté las iglesias cristianas que vimos en el viaje. ¿Sabe cuantas alcance a contar? Atérrese maestro: 47 iglesias!!!!

Estamos presenciando en nuestras tierras lo que en Estados Unidos ya es una normalidad. La explosión del movimiento evangélico cristiano.

Esta innegable realidad nos llevó a sumergirnos en su estudio. Empezamos a visitar iglesias y a analizar su modelo y en todas encontramos una constante: salvo las diferencias de estilo, en el fondo todas intentan venden lo mismo: un sentido de Comunidad, Estructura y Significado Vital. De modo que algo está pasando. Y Toffler nos da luces al respecto.

¿Por qué tantos miles de personas aparentemente inteligentes –se pregunta Toffler- y bien ubicadas en la vida se dejan absorber por la miríada de cultos que en la actualidad están brotando en las grietas cada vez mas anchas del sistema de la segunda ola? (…) ¿Por qué esos grupos pueden imponer una dedicación y obediencia casi totales a sus miembros? Su secreto es sencillo. Comprenden la necesidad que la comunidad tiene de estructura y significado. Pues esto es lo que ofrecen los cultos.

Ambos sabemos Maestro que estamos ante una epidemia: la epidemia de la soledad, la depresión y el suicidio. Pues bien, la explosión de estos movimientos coincide con esta epidemia. Veamos lo que nos dice Toffler al respecto: “para las personas solitarias, los cultos ofrecen, al principio, amistad indiscriminada. Dice un funcionario de la Iglesia de la Unificación: “Si alguien se siente solo, hablamos con él. Hay por ahí muchas personas que se sienten solas” (…) pero el culto vende algo más que comunidad. Ofrece también la tan necesitada estructura. Los cultos imponen severas limitaciones al comportamiento. Exigen y crean una enorme disciplina.  (…) El ultimo producto vital lanzado al mercado por los cultos es “significado”. Cada uno tiene su propia e ingenua versión de la realidad…, religiosa, política o cultural. El culto posee la única verdad y presenta como mal informados o satánicos a los que viven en el mundo exterior y no reconocen el valor de esa verdad. (…) pero el culto vende comunidad, estructura y significado a un precio extraordinariamente alto: la ciega renuncia al propio yo. Para algunos sin duda esta es la única alternativa a la desintegración personal. Mas para la mayoría de nosotros es demasiado caro el precio exigido por el culto”.

Maestro, el agudo Toffler concluye que para “conseguir que la civilización de la tercera ola sea a la vez cuerda y democrática, necesitamos hacer algo mas que crear nuevas provisiones de energía o aceptar nueva tecnología. Necesitamos hacer algo más que crear comunidad. Necesitamos proporcionar también estructura y significado”.

Mi estimado Maestro Miguel, este mensaje Toffleriano fue lo que nos dio claridad frente al propósito de la COMUNIDAD FORMATIVA EL TALLER y en nuestro Sistema de Trabajo, como podrá darse cuenta, esta es la primera derivada. Justamente, atendiendo el llamado de Toffler quien considera, con razón, que “para crear una satisfactoria vida emocional y una sana psicosfera para la emergente civilización del mañana, debemos identificar tres requisitos básicos de todo individuo: las necesidades de comunidad, estructura y significado. La comprensión de cómo las socava el derrumbamiento de la sociedad de la segunda ola sugiere cómo podríamos empezar a diseñar un entorno psicológico más saludable para nosotros y para nuestros hijos.”

Ahora bien, para hacerle frente a este cambio de época no podemos volver a la socioantropologia agrícola que encarnan las comunidades cristianas, necesitamos con urgencia, -de acuerdo con Ulrich Beck- una alternativa que “le haga frente a esta fase de desarrollo de la sociedad moderna donde los riesgos sociales, políticos, económicos e individuales tienden a escaparse de las instituciones destinadas al funcionamiento y protección de la sociedad industrial”.

Además de comunidad, estructura y significado, lo que busca una persona que se acerca a un culto cristiano –según lo aprendí de Lou Marinoff- es una respuesta a sus problemas psicológicos o un refugio. Una forma de escapar a los problemas humanos, de dejar en manos de otros lo que es responsabilidad de si mismo: dirigir su propia existencia.

Hoy, como es de conocimiento suyo, sabemos sólidamente como dar respuesta a esas necesidades. ¿Acaso no podemos buscar respuestas en una teoria BioPsicosocioantropologica de la Mente alimentada por las neurociencias, la psicología evolucionista, la psicología positiva, la psicología del talento y la creatividad, la psicología de la sabiduría, la psicología del altruismo, la Psicología Afectiva, la psicología cognitiva, la ética, la filosofía afectiva, la filosofía practica, la filosofía existencial, la filosofía fenomenológica, la epistemología evolutiva, la Pedagogía Conceptual, la Pedagogía Afectiva y el pensamiento complejo, la Sociología Informacional y el Prospectivismo?

Maestro, los campos que le he mencionado son precisamente los fundamentos teorico-practicos de nuestro Modelo Conceptual. Adicionalmente, sabemos que esas necesidades se satisfacen con la fuerza del ejemplo, con lo que Gardner en su libro “mentes líderes” planteaba como necesario para producir un cambio: narrar una historia y encarnarla. Por eso nuestro Modelo Vital. Por eso somos una Pareja Formativa que practica la Crianza Formativa y el Trabajo Talentoso.

Nuestro Modelo Vital propone una forma de relacionarnos con la Vida. Esto es, con la familia, la pareja, los amigos, el trabajo, los grupos, la sociedad, la naturaleza y con nosotros mismos. Asumir que cada uno de estos escenarios son nutritivas fuentes de alimento afectivo y que por eso es tan importante aprehender a utilizar Herramientas Afectivas, para de esta manera -como usted mismo lo dice-, poder engrasar cada uno de estos vínculos. Por eso nuestra Causa es tan clara Maestro: Formar Personas Talentosas en el Arte de Vivir, Convivir y Supervivir.

Maestro, un Sistema de Trabajo Talentoso entonces, además de los elementos que le he mostrado previamente, debe tener un emblema, un lema, unos símbolos, unas metas claramente definidas, un manifiesto y el equivalente a las proposiciones definitorias, que en nuestro caso se llama Formativopedia. Es decir, toda la terminología o el lenguaje propio del Sistema.

Finalmente, y como bien queda ilustrado en el ideograma que le estoy enviando, nuestro Sistema de Trabajo esta diseñado para que se convierta en el ámbito de un nuevo Arte: la Formación Afectiva. Y con base en éste, en el escenario para ejercer lo que nosotros llamamos Oficios Formativos: las Parejas Formativas, la Crianza Formativa, el Trabajo Talentoso y la Formación Afectiva propiamente dicha. Este es nuestro Modelo de Trabajo.

Como podrá ver, es un nuevo tipo de Organización para un nuevo tipo de Trabajador. Una organización como las que precisamente pide usted en su libro “Los Fines y el Método de Pedagogía Conceptual”. Una organización donde caben los Talentos Creativos De Zubirianos, los Artesanos Mentales de Richard Sennett, los Analistas Simbólicos de Alvin Toffler y Robert Reich, los Pluriespecialistas de Juan Urrutia,  los Trabajadores del Conocimiento de Peter Drucker, los Innovadores Conceptuales de Gary Hamel, las Marcas Personales y los Expertos de Tom Peters y Andrés Pérez.

Esto es pues, grosso modo, mi querido y admirado Maestro Miguel un esbozo de la COMUNIDAD FORMATIVA EL TALLER. En las próximas cartas que le enviaré, le haré una explicación más detallada de cada uno de los ladrillos de este mentefacto precategorial que claramente nos permite representar nuestro Sistema de Trabajo Talentoso.

Con afecto,

Andrés

Su aprehendiz.

 

Publicado en andres granada, CARTAS AL MAESTRO

CARTA DE RESPUESTA DE MIGUEL DE ZUBIRIA (# 1)

La siguiente es la respuesta que me envió mi maestro y mentor Miguel De Zubiría a proposito de la carta que le envié presentándole el mentefacto conceptual de la COMUNIDAD FORMATIVA EL TALLER.

Estimado discípulo Andrés:

Me encanta que tu intensa inmersión en la bella psicología afectiva hubiese sido, y sea todavía, una tabla de salvación, de las escasas que aparecen en nuestros naufragios: las encontramos sin necesitarlas, y cuando las necesitamos no aparecen.

A ti como a mi, el grato encuentro con la psicología afectiva me salvó del frío naufragio cognitivo, hacia el cual iba sin remedio. Por eso tu y yo, y algunos pocos, estamos empeñados en esta labor titánica de ser sus apóstoles, de predicar sus buenas nuevas, donde aparece mi Programa Sócrates, que ya pronto conocerás.

Sobre la pareja estoy de acuerdo contigo. Tratar de recorrer este valle de lágrimas, y algunas bellas flores cromáticas, SOLO es tan suicida, como pretender correr la maratón sin entrenamiento, sin mapa ¡y sin la pierna izquierda! Nos necesitamos los unos a los otros,… y sobre todo a las otras.

Las otras, las artistas filogenéticas de la afectividad humana, sus descubridoras. A cuya cabeza aparece una lejanísima zarigüeya, 280 millones de años atrás. Creadora de las mamíferas, con a final, como se les debería llamar y no -machistamente- mamíferos, con o final. Ellas inventaron el amor a los hijos, y de paso gran estrategia que nos ha conducido a donde estamos, no bien nuestro miserable inicio como homínidos.

Y cuando te topas con una mamífera humana que cumple los SIETE roles afectivos fundamentales solo un loco, como lo somos todos, la deja para seguir su pasado evolucionista, tan primitivo pasado de 1.500 millones de años, hasta la arqueo bacteria que “decidió” recombinar una porción de su ADN con la de otra/o!. ¡E inventó la genial sexualidad! Conducta abandónica propia no de un animal, pues lo somos todos, ¡sino de una genuina bestia!

Gran parte del mensaje de la psicología afectiva es este: tenemos que preparar a nuestros niños y jóvenes, durante miles de horas, para que logren 1) desear, 2) atraer, 3) interesar 4) y mantener por muchos años una buena pareja, la que cumple sus SIETE roles básicos. Solo que esta estrategia humana es imposible de aplicar si yo no domino los siete roles. En tal caso me debo conformar con la comida chatarra. No por elección, como piensas, sino por falta de competencias afectivas para acceder al rol más complejo de la existencia humana.

Sin embargo, el tema central de este breve correo es tu mentefacto conceptual COMUNIDAD FORMATIVA EL TALLER. Sobre el cual si tengo mucho que decir. Comienzo por lo básico.

Te diré que cometes dos errores graves para un pedagogo conceptual. Es la verdad. El primero, la supra ordinada no lo es. La clase Institución es una supra ordinada ¡de quinto o sexto o mayor nivel! Lejanísima. En ningún caso la supra ordinada inmediata, el género próximo que nos pedía el maestro Aristóteles, el gran creador conceptual.

Debes comenzar por institución e ir descendiendo envolventemente en clases cada vez más cercanas a tu TALLER. Solo al no encontrar otra más cercana tendrás la genuina supra ordinada del concepto. Si, requiere paciencia, trabajo, esfuerzo conceptual de días, semanas o más.

Este error de supra ordinación, te condujo a otro error en las exclusiones (Hoy llamadas similaridades, veremos la razón). Obsérvalas, serán supra ordinadas de la nueva supra ordinada.

Como ves, tienes un fuerte trabajo por delante para descubrir tu genuino meme TALLER. Todavía no nacido para el mundo de los memes, falta mucho trabajo de parto, aunque no lo creas. Y eso que una vez descubierto, como descendiente de las zarigüeyas, tendrás que predicarlo conceptualmente, mediante la didáctica Conceptual Socrática, y por muchos años. No puedes dejar sola a su destino a tu criatura de tantos años gestada.

¡Manos a la obra!

Miguel de Zubiría

Aprehendiz de memes

Publicado en BITACORAS CONCEPTUALES, CARTAS AL MAESTRO

CARTAS AL MAESTRO MIGUEL DE ZUBIRIA (# 1) MENTEFACTO CONCEPTUAL COMUNIDAD FORMATIVA EL TALLER

Estimado Maestro Miguel:

Hace ya 4 años que tuve la fortuna de encontrarme con su obra. Por aquel entonces, de forma casual llegó a mi correo electrónico una información relacionada con un Diplomado en Inteligencia Emocional ofrecido por su Fundación. Según lo recuerdo, el propósito de ese proceso de formación era reclutar futuros docentes que trabajarían en la Red de Colegios de Pedagogía Conceptual. Me gustó la idea y me inscribí. Lo que nunca imaginé fue que esa experiencia resultaría determinante en todos los aspectos de mi vida.

Ese diplomado me presentó el mundo de la Afectividad. Un mundo irresponsablemente ignorado por la facultad de psicología de donde egresé en la Universidad Católica de Colombia. Además de ser  desconocido por mi mente consciente hasta ese momento.  Hoy, con la perspectiva del tiempo puedo decir que haber entrado en este mundo representó un punto de quiebre en mi vida. Acceder a esos conocimientos fue crucial para empezar a construir –sin saberlo en ese instante- un solido Proyecto Vital.

Nada sabía en aquella época de los Roles de la Adultez. No obstante, ya Convivía en Comunidad con la Tribu Familiar de Luz Adriana, de hecho, en ese septiembre de 2008 ya nos encontrábamos embarazados de Orianna. Y en cuanto al trabajo, intuíamos que debíamos Trabajar Juntos, pero todavía no teníamos muy claro en Qué, Cómo y Por Qué. Es decir, carecíamos de  Estructura y Significado Vital.

Maestro, mi pobre Desarrollo Afectivo en ese tiempo casi me lleva a perder a esta gran mujer. Mi miopía no me permitía valorarla, cuidarla, cultivarla y apreciarla plenamente. Como diría José Antonio Marina: actuaba estúpidamente. Hoy pienso que dos cosas me salvaron: en primer lugar, la Sabiduría de Ella; su habilidad para conducir la relación, ponerme límites, alejarme paulatinamente de las malas influencias. No fue fácil para ella, mi egoísmo se resistió ferozmente, tanto que después de nacer Orianna –el 31 de enero de 2009- estuve a punto de votar por la borda la cita con mi destino. Muy cerca me vi de engrosar las filas de hombres estúpidos que abandonan a su Neofamilia por ir detrás de lo que no se les ha perdido. Los genes egoístas estuvieron a punto de ganar. Ya sabe usted Maestro que a éstos no les interesa que uno sea feliz, sino que se aparee y reproduzca con la mayor cantidad de hembras posible.

¿Sabe por qué no sucumbí en esa batalla? Porque logré comprender que debía asumir mis Deberes como Pareja y Padre. No estaba dispuesto a repetir la historia porque Yo venia de una familia muy disfuncional en la que no tuve Tutores Afectivos que me sirvieran de  modelos, ni mucho menos que me enseñaran a Convivir en Pareja y Formar a mis hijos. Además, para cuando nació Orianna, estaba muy presente en mi existencia mi segunda tabla de salvación: su Obra, especialmente la que llamo “el Miguel De Zubiría de segunda época”. Tres libros fueron clave en ese momento: “La Afectividad Humana”, “¿Qué es el amor?” y “Psicología de la Felicidad”. Lo que ahí aprehendí, más esas experiencias vitales que estaba atravesando me mostraron el camino a seguir.

Y aquí estamos, como Usted mismo nos dice, firmes en nuestra “lucha conjunta por plasmar una utopía existencial”.

Como ya Usted lo sabe Maestro, la Comunidad Formativa El Taller es el vehículo que hemos construido para hacer realidad esa “utopía existencial”. Este es nuestro Proyecto Vital, lo que le da Significado a nuestras vidas. Descubrimos que para esto nacimos y a esto nos dedicaremos el resto de nuestros días: construiremos Una Alternativa a lo que Usted dice “Marcuse definiría como una sociedad unidimensional”, y nosotros agregamos, Ulrich Beck llamaría una ´existencia insular´. Una Alternativa que satisfaga las necesidades humanas de Comunidad, Estructura y Significado Vital; permanentes necesidades Biológicas, Psicológicas y Socioantropologicas que tradicionalmente han sido satisfechas por las denominadas religiones del libro. Una Alternativa que -escuchando a Ulrich  Beck– le haga frente a esta fase de desarrollo de la sociedad moderna donde los riesgos sociales, políticos, económicos e individuales tienden a escaparse de las instituciones destinadas al funcionamiento y protección de la sociedad industrial.[1] Una opción que en síntesis, planteamos como una Innovación Institucional.

Maestro, esta Innovación Institucional esta cimentada sobre tres pilares básicos provenientes del enfoque desarrollado por una influencia común: Mihaly Csikszentmihalyi. El primer pilar consiste en reconocer que en el pasado los profetas, poetas y filósofos han deducido verdades importantes, verdades que son esenciales para nuestra supervivencia. Pero han sido expresadas con el vocabulario conceptual de su época, de forma que, para que sean útiles, su significado tiene que ser redescubierto y reinterpretado por cada  generación. Los libros sagrados del judaísmo, del cristianismo, del islam, del budismo y del hinduismo védico constituyen los mejores depósitos de ideas fundamentales de nuestros antepasados, e ignorarlos seria un acto infantil de presunción. Pero es igualmente ingenuo creer que cualquier cosa que haya sido escrita en el pasado contiene una verdad absoluta y permanente.[2]

La segunda piedra angular de esta Innovación Institucional es el presupuesto de que la ciencia proporciona actualmente la información que es más vital para la humanidad. Sin embargo, la verdad científica también se expresa con los términos de la visión de los tiempos actuales y, por ello, cambiará y podrá ser desechada en el futuro. Es probable que la ciencia moderna esté tan impregnada de superstición y de errores como lo estaban los viejos mitos, pero nuestra visión no tiene suficiente distancia como para establecer la diferencia. (…) Para bien o para mal, en la época en que vivimos la ciencia continúa siendo el espejo más fiel de la realidad y sólo por nuestra cuenta y riesgo podemos ignorarla.[3]

El tercer presupuesto básico de esta Innovación Institucional es que si deseamos entender qué significa realmente hoy “vivir”, debemos escuchar las voces del pasado e integrar sus mensajes en el conocimiento que la ciencia está acumulando lentamente. No existe esperanza en el pasado, no se puede encontrar una solución en el presente, ni seria una solución mejor saltar a un futuro imaginario. El único camino para averiguar en qué consiste esta vida, es el intento paciente y lento de dar sentido a las realidades del pasado y a las posibilidades del futuro tal como pueden entenderse en el presente.[4]

En nuestros términos, el Pasado hay que Comprenderlo, el Presente Controlarlo y el Futuro Construirlo, “desde la mañana hasta la noche, siete días a la semana, durante setenta años si tenemos suerte, o incluso más si somos muy afortunados. Esto podría parecer -comenta Csikszentmihalyi– una visión reducida en comparación con las visiones mucho más elevadas de la vida con que nos han familiarizado mitos y religiones. Pero dándole la vuelta a la apuesta de Pascal, en caso de duda parece que la mejor estrategia consiste en asumir que esos aproximados setenta años de vida constituyen nuestra única oportunidad de experimentar el cosmos y que podríamos perderlo todo, mientras que si estamos equivocados y existe una vida más allá de la tumba, no perdemos nada.”[5]

Estimado Maestro, esta primera carta es una introducción a una de sus sugerencias: la “conceptualización del proyecto”. Y como Usted ha estado tan atento a nuestro proceso, pues será el destinatario de una serie de epístolas en las que le iremos mostrando y explicando poco a poco el universo conceptual de la COMUNIDAD FORMATIVA EL TALLER.   

Como es apenas lógico y acorde con su recomendación, el primer concepto que le compartimos es el de COMUNIDAD FORMATIVA EL TALLER.

Clase Concepto:

COMUNIDAD FORMATIVA EL TALLER

Supraordinaciones:

P1. La COMUNIDAD FORMATIVA EL TALLER es un Institución Social.

Exclusiones:

P2. Es diferente de las COMUNIDADES RELIGIOSAS en tanto que éstas se fundamentan en textos sagrados, dogmas inmutables y la promesa de la salvación.

P3. Es diferente  de las COMUNIDADES EMPRESARIALES MULTINIVEL en tanto que éstas se sostienen sobre la base del consumo compulsivo y la promesa de la “libertad financiera”.

Isoordinaciones

P4. Es una Innovación Institucional.

P4.1. Busca Redescubrir y Reinterpretar la Sabiduría del Pasado.

P4.2. Cuenta con la Ciencia como su principal fuente de Información para aprehender sobre la Naturaleza Humana.

P4.3. Con las enseñanzas provenientes de la Sabiduría y de la Ciencia, trabaja por la Causa de Formar personas Talentosas en el arte de Vivir, Convivir y Supervivir.

P4.4. Es Personificada por el Modelo Vital de una Pareja Formativa que practica la Crianza Formativa, son Trabajadores Talentosos en el Arte de la Formación Afectiva y cultivan conscientemente sus diferentes Escenarios de Interacción Vital.

P4.4.1 Los Escenarios de Interacción Vital son Interpersonales, Sociogrupales e Intrapersonales.

P4.5. Es Conceptualizada por un Modelo Conceptual cuyos Fundamentos Teórico-Prácticos son el Paradigma Formativo y el Paradigma Informacional.

P4.5.1. Es Conceptualizada por un Modelo Conceptual que plantea unas Propuestas Teóricas y unos Modelos Formativos.

P4.6. Es Materializada por un Modelo de Trabajo que tiene como metodología de enseñanza una Escuela de Artes y Oficios Formativos.

P4.6.1. El Arte es la Formación Afectiva y los Oficios son las Parejas Formativas, la Crianza Formativa, el Trabajo Talentoso y el Formador Afectivo.

P4.6.2 El Insumo del Arte es el Sistema Afectivo Humano.

P4.6.3. El Sistema Afectivo Humano esta integrado por los Instrumentos Afectivos y las Habilidades Afectivas.

P4.6.4 Los Instrumentos Afectivos son las emociones, sentimientos, actitudes, valores y principios.

P4.6.4. Las Habilidades Afectivas se dividen en Básicas y Complejas.

P4.6.5 Los conceptos que trabaja el Arte están relacionados con la dimensión afectiva, cognitiva y expresiva de la realidad mental humana.

P4.6.6 Tiene una Cultura Formativa integrada por una Ideología, una Axiología y una Praxeologia.

P4.6.7 Las Labores de los Oficios son la Producción Mental, la Formación, la Orientación y la Divulgación.

P4.6.8 Lleva a cabo una intensa Divulgación en medios no convencionales y en Redes Sociales de Internet.

P4.6.9 Su Configuración Organizativa está diseñada alrededor de los roles de Aspirante, Aprehendiz, Oficial y Maestro.

P4.6.10 Su Lema de trabajo afirma que la Formación Afectiva no lo es todo, pero si es lo más importante para la vida de un Ser Humano.

P4.6.11 Tiene como Símbolos el mar, el barco, el timón, la amígdala, lo flor del pensamiento y la mielina.

P4.6.12 Su Himno es Caminante no hay camino, se hace camino al andar.

Infraordinaciones

P5. Según las necesidades humanas que satisface la COMUNIDAD FORMATIVA EL TALLER, ésta provee un sentido de Comunidad, Estructura y Significado Vital.

Qué tal Maestro, ¿cómo le parece? Le cuento que ha sido bastante dispendioso pero sinceramente lo hemos disfrutado. Crear produce unas sensaciones indescriptibles. Se siente uno dueño de su destino. Como bien lo enseña el Maestro Csikszentmihalyi, quien nos insta a asumir el control de la evolución humana, para lo cual sólo necesitamos concentrarnos en aquellas actividades que nos resulten estimulantes y nos hagan sentir en equilibrio con el mundo que nos rodea. En suma, una invitación a trascender el determinismo de nuestra herencia evolutiva para poder re-crearnos a nosotros mismos y al mundo de cara a los nuevos tiempos que vivimos.[6]

Un abrazo afectuoso,

Su discípulo,

Andrés.


[1] Ulrich Beck y Elisabeth Beck-Gernsheim “El normal caos del amor: las nuevas formas de la relación amorosa” Ediciones Paidos. Barcelona, 2001.

[2] Mihaly Csikszentmihalyi “Aprender a Fluir” Editorial Kairós. Quinta edición: Noviembre de 2007.

[3] Ibid, pag 12

[4] IbidP

[5] Ibid.

[6] Mihaly Csikszentmihalyi “El Yo Evolutivo: Una Psicología para un mundo globalizado”. Editorial Kairos. Barcelona. Abril de 2008.