Publicado en AFECTOLOGIA

REUNIONES DE AFECTOLOGÍA: TENEMOS UN MENSAJE PARA TI

126

Tenemos un mensaje de la Vida.

La Vida quiere transmitirnos unas enseñanzas que están elaboradas con conocimientos del presente y del pasado. Enseñanzas Vitales que son la materia prima para la construcción de nuestro futuro afectivo. Dichos conocimientos provienen de los tres grandes campos que ha creado la especie humana para edificar cultura:

v  Ciencia

v  Filosofía

v  Religión

La Ciencia nos explica el Sistema Afectivo Humano.

La Filosofía reflexiona sobre el Sistema Afectivo Humano.

La Religión moviliza, regula y gestiona los afectos que circulan por el Sistema Afectivo Humano.

Como ves, las enseñanzas tienen que ver con nuestro Mundo Afectivo. Están relacionadas con una verdad universal: somos Seres Afectivos. Sentimos.

Aunque todos los seres humanos sentimos, no todos sentimos igual. Este mensaje proveniente de la Vida nos enseña a evolucionar en el sentir. Esto es, a Desarrollarnos Afectivamente.

Según el mensaje de la Vida, todos los seres humanos empezamos este viaje por el Desarrollo Afectivo en el nivel de las emociones. Son los instintos los que guían nuestro actuar. Cuando venimos a la vida, aunque existimos, aun no somos consientes de nuestra existencia. Somos absolutamente dependientes. Y si no tenemos quien nos cuide, no podemos cuidarnos a nosotros mismos.

Con el paso del tiempo, a las emociones se pueden sumar los sentimientos. De ser así, vamos tomando conciencia de nuestra existencia, aunque todavía somos dependientes. Sin embargo ya hay un avance, empezamos a sentir aprecio por nosotros mismos, a pensar en nosotros mismos, a actuar en beneficio de nosotros mismos. A cuidarnos. En esta etapa se empieza a configurar la autovaloración, el autoconocimiento y la autoadministración.

Si el Desarrollo Afectivo sigue su curso normal, a las emociones y los sentimientos se le sumaran las actitudes. Este tipo de afectos refuerzan nuestros sentimientos, pero sobre todo, nos permiten empezar a sentir al otro, conocer al otro, y lo más importante, actuar en beneficio del otro. En esta etapa se empieza a experimentar el poder de la empatía.

El siguiente nivel son los Valores. Cuando éstos son el combustible central de nuestro comportamiento, sentimos la necesidad de trabajar en pro de nuestra sociedad. De actuar de una forma tal que nuestra vida y trabajo contribuyan con el orden y la armonía social.

Desarrollarnos afectivamente significa alejarnos paulatinamente de la selva, humanizarnos. La meta de este viaje afectivo son los Principios. Actuar predominantemente basado en Principios, significa graduarnos como auténticos Seres Humanos. Como individuos plenamente conscientes de que somos parte de una especie y como tal estamos conectados, sin importar donde vivamos, ni a que a cultura pertenezcamos. De modo pues que humanizarnos significa actuar siempre en pro del Bien-Estar personal, del otro, de los otros y de todos los seres vivientes de este planeta llamado tierra.

El Ser Humano ha descubierto muchos caminos que lo conducen a la meta de los Principios. De hecho, cada generación alumbra nuevos senderos para las generaciones siguientes.

Este es justamente el mensaje que te traemos: la Vida nos ha mostrado un nuevo camino para aprehender a Vivir y Convivir con Bien-Estar. Un camino al que hemos llamado Afectología. Un camino hecho de Ciencia, Filosofía y Religión.

El componente científico de este camino está constituido por tres materiales:

  • La Biología del Afecto (Bioquímica, Neurología, Filogenia)
  • La Psicología del Afecto (Personalidad heredada, aprendida y elegida)
  • La Socioantropologia del Afecto (Afectos, Creencias y Practicas)

El componente filosófico de este camino está constituido por las enseñanzas afectivas provenientes de tres grandes civilizaciones:

  • Civilización Occidental (Aristóteles)
  • Civilización Hindú (Buda)
  • Civilización del Lejano Oriente (Confucio)

Con respecto a la Religión, este camino satisface las tres grandes necesidades afectivas que tenemos los Seres Humanos:

El camino de la Afectología nos permite cultivar y desarrollar Habilidades Afectivas para relacionarnos más efectivamente con cada uno de nuestros Escenarios de Interacción Afectiva:

  • Familia
  • Pareja
  • Amigos
  • Trabajo
  • Grupos
  • Sociedad
  • Naturaleza
  • Yo

En el camino de la Afectología cada uno de estos escenarios se convierte en fuente de Bien-Estar; por ende de tranquilidad, Salud Afectiva y Felicidad. Estados afectivos propios de aquellos que aprehenden a hacer circular afectos positivos por su Sistema Afectivo.

Así las cosas, te hacemos una invitación formal a nuestras reuniones de Afectología. Todos los domingos a las 11:30am en la Biblioteca Virgilio Barco, estaremos mostrando este nuevo camino. Cada reunión tendrá una duración de 2 horas y para seguir en este viaje solo te solicitaremos una Donación Justa. Con estos recursos seguiremos financiando la construcción de este camino y la difusión de este mensaje de la Vida.

Al fin de cuentas, somos mensajeros de la Vida y trabajamos para ella.

Luz Adriana Tirado y Andrés Paz

Formadores Afectivos

Comunidad Formativa El Taller

Anuncios
Publicado en AFECTOLOGIA

ENSEÑANZAS VITALES: EL MIEDO

Cada día que vivo me convenzo más de una verdad universal: la Vida es la mejor Maestra de la Existencia. Basta con observarla, escucharla, sentirla. Prestarle atención. Hace unos días conversaba con mi Mincha sobre el miedo y me decía ella que una manera de combatir el miedo es creyendo en lo que se hace, sabiendo hacerlo y haciéndolo.

El sábado pasado me encontré con mi padre. Caminamos un rato antes de almorzar y vimos un libro: “El Poder del Ahora” de Eckhart Tolle. Al parecer la Vida me tenía deparada una enseñanza y por eso tuve ese encuentro no programado con mi padre. Justamente en este libro encontré otra respuesta sobre el miedo. Dice este “maestro espiritual” que la condición psicológica del miedo esta divorciada de cualquier peligro inmediato concreto y verdadero. Y que además se presenta de muchas formas: incomodidad, preocupación, ansiedad, nerviosismo, tensión, temor, fobia. Según este autor, este tipo de miedo psicológico se refiere siempre a algo que podría pasar, no a algo que está ocurriendo ahora. “Usted esta en el aquí y ahora, mientras que su mente está en el futuro. Esto crea una brecha de ansiedad.”

¿Cuantas veces sin ser conscientes no somos presa de este tipo de miedo? Lo confieso, también lo he experimentado. Y estoy de acuerdo con Tolle, el miedo parece tener muchas causas. Miedo a una pérdida, miedo al fracaso, miedo a ser herido.

El miedo psicológico es más común de lo que se cree. Y pensándolo bien, está directamente relacionado con las adicciones. ¿Por qué? Por la ansiedad que lo acompaña. ¿Cómo se suele calmar esa ansiedad? De múltiples maneras. Yo solía calmarla fumando. Pero también leyendo. Otros lo hacen comiendo, bebiendo, teniendo sexo, con pornografía, comprando, y un sin numero de escapes que encuentra la mente angustiada. Corriendo el peligro de caer en la adicción.

Este asunto del miedo lógicamente tiene que ver con la dimensión afectiva del ser humano. Por lo tanto cae en los terrenos de la Afectología. En el citado libro de Eckhart Tolle también encontré que la negatividad afectiva es causada por la negación del presente. La incomodidad, la ansiedad, el estrés, la preocupación – todas las formas del miedo- son causadas por exceso de futuro y demasiada poca presencia. En otras palabras, nos intoxicamos de futuro. Y por estar pensando tanto en él, nos olvidamos de vivir el presente. Que finalmente es lo único que tenemos. Qué fácil es caer en este estado. ¿No crees?

No quiere esto decir que uno no deba pensar nunca en el futuro, el problema es cuando se convierte éste en una obsesión. Ahí es cuando empieza a complicarse la película de la existencia.

En conclusión, el mejor remedio contra el miedo psicológico es la acción. Hacer. Pensar menos y hacer más. Y como bien lo enseña Tolle, no debe uno preocuparse por el fruto de sus acciones, simplemente hay que prestar atención a la acción en si misma. El fruto vendrá por añadidura.

Y cuando se le presta atención a la acción en si misma es cuando se fluye. Es cuando hay Bien-Estar. Es cuando hay “alegría, facilidad y liviandad en lo que se hace”.

Esta es la enseñanza que la Vida me ha regalado hoy, y como agradecimiento la escribo y te la comparto. Dicen que es una ley universal. Recibir para dar. Dar para recibir.

Publicado en AFECTOLOGIA, JOSE ANTONIO MARINA

LA NOMENCLATURA AFECTIVA

La Afectología es una Doctrina para aprender a Vivir y Convivir, como tal, se alimenta de tres nutritivas fuentes: la Ciencia, la Filosofía y la Religión. En otras palabras, es una síntesis, por eso podemos afirmar que la Afectología es más que una ciencia, más que una filosofía y más que una religión.

La Vida nos ha mostrado un guía para adentrarnos en la fuente científica de la Afectología. Este guía se llama José Antonio Marina. Su obra va desde la neurología hasta la ética. Según este pensador español, toda ciencia tiene que precisar su terminología y la ciencia de la afectividad inteligente también.[1]

El término Afectología puede tener una doble interpretación: se puede leer como el estudio del Sistema Afectivo Humano o como el  estudio del afecto.

En “El Laberinto Sentimental”Marina propone una nomenclatura afectiva que nosotros adoptamos provisionalmente para la Afectología:

  • Afecto y sus derivados: conjunto de todas las experiencias que tienen un componente evaluativo, a saber: doloroso/placentero, atractivo/repulsivo, agradable/desagradable, bueno/malo, estimulante/deprimente, activador/desactivador.

Sus especies principales son: sensaciones de dolor y placer, deseos, sentimientos.

  • Sensaciones de dolor y placer: experiencias estrictamente físicas. Melzack ha señalado que el dolor tiene tres componentes –sensorial, afectivo y cognitivo- y que cada uno depende de sistemas neuronales distintos.
  • Deseos: conciencia de una necesidad, de una carencia o de una atracción. Normalmente van acompañados de sentimientos que los amplían y dan urgencia.
  • Sentimientos: bloques de información integrada que incluye valoraciones en las que el sujeto esta implicado, y al que proporcionan un balance de situación y una predisposición a actuar.

Los sentimientos pueden clasificarse por su intensidad, duración, profundidad, pero estas distinciones están hechas dentro de un continuo, lo que  hace difícil marcar limites muy definidos. Por tal motivo, es útil usar los siguientes términos:

  • Estados sentimentales: sentimientos duraderos que permanecen estables, mientras cambian otros sentimientos simultáneos más efímeros. Dice Marina que aquí es conveniente introducir una distinción entre lo que él propone llamar hábitos sentimentales (por ejemplo, el amor o el odio), que tienen una permanencia configuradora de la personalidad, y estados de animo, el humor, que tiene duración pero menos consistencia.
  • Emoción: sentimiento breve, de aparición normalmente abrupta y manifestaciones físicas conscientes (agitación, palpitaciones, palidez, rubor, etcétera).

 

  • Pasión: sentimientos intensos, vehementes, tendenciales, con un influjo poderoso sobre el comportamiento.   

Esta nomenclatura afectiva es apenas una breve introducción a un concepto más amplio que manejamos desde la Afectología y es el de la Afectivopedia. Una especie de diccionario afectivo que iremos desarrollando poco a poco en este espacio.


[1] José Antonio Marina “El laberinto sentimental”. Editorial Anagrama 1996.

Publicado en AFECTOLOGIA

DIA 0: TRES AÑOS VIVIENDO Y CONVIVIENDO EN SOACHA

El pasado 8 de noviembre cumplimos tres años de estar viviendo en Soacha. Una vez renunciamos a nuestros empleos para dedicarnos a construir nuestro proyecto de vida compartido, lo siguiente era apretarnos el cinturón para no tener que volver al sistema. Y así lo hicimos.

Para evitar pagar arriendo en Bogotá y vernos obligados a buscar un empleo que nos alejara de nuestro objetivo, optamos por vivir en la casa que con tanto esfuerzo habían construido doña Imelda y don Silvino. Una cómoda vivienda que aunque lejos de la ciudad, nos brindaba la tranquilidad necesaria para dedicarnos a pensar y construir lo que en ese momento todavía no teníamos muy claro.

Tres años después me pregunto: ¿cumplimos el objetivo?

Si. Vinimos a diseñar un modelo de trabajo, una forma de “ganarnos la vida” en la periferia del sistema, y no solamente lo hemos logrado, si no que resultamos encontrando un Modelo de Vida, alrededor del cual hemos concebido una Doctrina a la que nuestras conciencias han llamado Afectología.

La Afectología es una Doctrina con la cual podemos aprehender a Vivir y Convivir. Esta inspirada en la vida y convivencia que han llevado un hombre y una mujer que son nuestros modelos: Imelda y Silvino. Padres de Luz Adriana y quienes me adoptaron en su hogar.

La Vida nos reveló que ellos son nuestro Modelo de Vida. Esto es, nuestro Modelo de pareja, de padres y de trabajadores. Ellos son nuestros verdaderos maestros en el Oficio de Vivir y Convivir. Aunque lo intuíamos, tardamos tres años en ser plenamente conscientes de ello. Estábamos buscando maestros por fuera, cuando los teníamos en casa, viviendo y conviviendo con nosotros. Bastaba con escucharlos, observarlos, en una palabra: Valorarlos.

Cuando tomamos conciencia de esto, literalmente nuestros corazones se llenaron de una inmensa alegría. Dicha que vino acompañada por la revelación de la Afectologia. Termino que volvió a nuestra mente colectiva el pasado 31 de octubre mientras nos compartíamos con Patito, Marleny y Conny.  Y digo volvió porque ya se había cruzado por nuestro camino meses atrás, sin decirnos mucho en ese momento.

Esta revelación era la pieza que le faltaba al rompecabezas que empezamos a armar hace tres años. De hecho, cada vez que encontrábamos una nueva pieza creíamos que la figura estaba armada, pero al mismo tiempo, intuíamos que algo faltaba. Hoy la sensación es completamente diferente. Y si esto es así, se tendrá que ver reflejado en la producción de relatos, el trabajo constante y por ende la consecución continua de recursos: más y mejores vínculos afectivos; más y mejores comprensiones del sistema afectivo humano; más y mejores ingresos económicos. Este será el indicador de que llegamos a un punto crucial de nuestro viaje. De no ser así, también será un claro indicador de que nos estamos autoengañando. Cualquiera sea el caso, lo importante es que nuestras conciencias están despertando. Y eso, es lo que finalmente importa: despertar.

De modo pues que este es el día cero en la historia de la Afectologia. Un relato que  ha llegado a nuestra conciencia para darle Estructura a nuestra existencia, para aprehender a Vivir y Convivir; para satisfacer nuestra necesidad vital de Comunidad; para comprender el Significado de nuestra vida.

Como todo relato se escribirá a diario. Se irá mostrando y explicando a partir de nuestras propias vivencias, de las reflexiones y experiencias que dichas vivencias nos dejen. Nuestro rol, además de vivir la Vida, será aprehender de ella, escucharla, observarla, leerla, sentirla y compartirla.

Hemos por fin comprendido que la mayor Maestra de la existencia es la Vida. Y que si le prestamos atención podremos ser unos buenos Aprehendices. Y que si somos aplicados podremos algún día llegar a ser unos útiles Tutores.