Publicado en CUERPO DE PSICOLOGIA POSITIVA MARTIN SELIGMAN, DE VIAJE HACIA EL BIENESTAR, LIBRO

RELATO 44. SESIONES PRACTICAS DE PSICOLOGÍA POSITIVA

“El bendito coronavirus no será un obstáculo para continuar avanzando. Es más bien un maestro que nos está dando la oportunidad de volver a casa, es decir, de volver a nosotros mismos. Y sobre todo, esta pandemia es la señal del nacimiento de un nuevo tiempo. Mismo que va a requerir de nuevas instituciones sociales, de nuevas formas de aprender y compartir, de nuevas formas de construir, emprender, trabajar, cooperar, servir, estudiar y crear en equipo. Estoy convencido que el caos se afronta creando; nuevas personalidades y desde éstas, nuevas posibilidades que nos permitan CRECER, tanto en lo personal como en lo profesional.”

Andrés Paz

 

Hola:

Me he puesto la meta de plasmar estas palabras para continuar con el relato del Cuerpo de Psicología Positiva. Estoy escribiendo estas líneas para conectarme contigo, si, para ti, que por una u otra razón has llegado a estas letras. Por algo y para algo será. Quiero hablarte desde mi Ser, desde ese lugar en el que es posible mostrar nuestro corazón. Eso es, te hablo desde mi corazón. El lugar desde donde podemos dar testimonio de lo que estamos viviendo.

¿Y qué estamos viviendo?

Estamos viviendo una experiencia que nos está permitiendo crecer a nivel personal y profesional como psicólogos.  Y como ha resultado ser una experiencia tan enriquecedora, cada uno de nosotros nos hemos dado a la tarea de darle vida a un testimonio para compartir con nuestros colegas. Cuando hablo de nosotros, me refiero a los integrantes del Cuerpo de Psicología Positiva Martin Seligman: Martha, Milena, Mayra, Janeth, Andrés. Los cinco logramos culminar la primera fase de nuestro proceso de integración y formación. Nos hemos encauzado por la caudalosa corriente de la Psicología Positiva.

El 24 de marzo empezamos a navegar por este nuevo paradigma de la Psicología. Acordamos conectarnos dos horas diarias, no solo a estudiar el tema como tal, sino a practicarlo; porque eso es la psicología positiva, una práctica psicológica, un hacer para crecer. A la fecha ya llevamos 50 horas de viaje, es decir de estudio y práctica de este nuevo enfoque que nos está llevando a un destino que nos hemos trazado: diseñar y vivir una personalidad elegida. Para ello hemos emprendido una intensa práctica del antiguo mandato del Oráculo de Delfos:

“Conócete a Ti Mismo”.

Esta práctica es la llave que abre la puerta de entrada a la Psicología Positiva. Sócrates decía que ese conocimiento se obtiene mirándose a Sí Mismo (introspección reflexiva) y dialogando con los demás. Justo lo que hemos hecho en estas 50 horas de práctica. Para mirarnos hemos usado un conjunto de herramientas metacognitivas que funcionan como lupas para descubrir eso que queremos, lo que somos y quienes somos. Al usar estas herramientas a nivel personal, y al compartirlas con otros que están en la misma dinámica, se genera una conexión que produce emociones positivas, se fluye al compartir, al escuchar atentamente al otro y hablar de nosotros. Se experimenta el bienestar propio de una forma de relacionarse abierta y sincera, desde nuestro Ser, es decir más allá del ego propio. Cada uno de nosotros se convierte en un espejo del otro. Esta forma de relacionarnos nos ayuda a tomar más conciencia del significado de nuestro ser y que hacer como profesionales de la psicología, a darnos cuenta de nuestras fortalezas, cualidades, dones, talentos, habilidades y capacidades. A confirmar lo que ya intuíamos de nosotros, y a descubrir riquezas nuevas. Todo este reconocimiento es de por si un gran logro.

De modo que la Psicología Positiva, de forma práctica es entrar en el Camino de Conocerse a Sí Mismo. Todos los psicólogos estamos llamados a este camino, aunque no todos lo recorran. Esta práctica hay que acompañarla de una profunda formación conceptual. Nosotros hemos diseñado un Modelo de Educación Positiva que nos permite interiorizar los conceptos clave de la Psicología Positiva. De esta manera integramos teoría y práctica y la vamos aprendiendo y viviendo fase a fase. Ya terminamos la Fase 1 de Encauzar, ahora entramos a la Fase 2 de Afianzar y esperamos llegar juntos a la Fase 3 de Robustecer. En este punto del proceso podemos decir que ya somos una Célula de Psicología Positiva, la célula madre del Cuerpo de Psicología Positiva Martin Seligman.

Dice Luis Castellanos que “si queremos llegar a algún lugar, el primer paso que tenemos que hacer es imaginarlo, el segundo es dotarlo de las formas físicas para conseguirlo y llevarlo a cabo. El lenguaje es la forma física de imaginar las cosas.” Esas formas físicas son las palabras, estas palabras que nos permiten comunicarnos y conectarnos. Nosotros queremos crecer como Cuerpo de Psicología Positiva. Nuestra meta es ser un Organismo, una Escuela, y una Tribu de 150 integrantes. Este es el lugar al que queremos llegar. Parece lejano, incluso utópico, idealista y soñador. Sin embargo, en estos tiempos que vivimos, atreverse a crear, abrir nuevos caminos y emprender nuevos proyectos es la mejor estrategia de supervivencia, el caos se afronta con creatividad, tanto individual como colectiva.

Por eso desde estas palabras, desde este libro que es un Viaje Hacia el Bienestar, comparto este testimonio para invitar a mis colegas psicólogas a sumarse a este viaje. Estamos practicando y estudiando Psicología Positiva; para aplicarla a nuestra vida y enseñarle a otros las bondades de esta nueva psicología.

Nuestra Misión es encauzar psicólogos, maestros, padres y madres de familia por la corriente de la Psicología Positiva y la Educación Positiva.  Y nuestra Causa es la psicología; la felicidad, el bienestar y la grandeza de los psicólogos de profesión y vocación.