Publicado en DE VIAJE HACIA EL BIENESTAR, LIBRO, TRIBU FAMILIAR

RELATO 28. RAICES

 

Me gusta mucho escribir, de hecho, mi pasión # 1 es hacer libros. Hace ya casi tres años estoy escribiendo de forma intensa y sistemática. Ya tengo siete manuscritos, de los cuales he publicado tres. No obstante esta entrega, aún sigo dudando de este oficio. Por eso quiero aprovechar esta oleada de creatividad que me ha llegado después del viaje a Ecuador, para plasmar las palabras que quiero plasmar en los libros que estoy haciendo.

Este es uno de ellos: El Viaje Hacía el Bienestar. Cada relato es como una bitácora de este viaje que formalmente inició hace ya un año.

Ahora quiero tejer este relato conectandolo con lo que escribí en aquel entonces. En ese relato 1 expresaba que me había dado cuenta que era intelectualmente adulto y emocionalmente continuaba siendo un niño. Fue difícil para mi reconocer esa realidad.

Con el tiempo, vine a encontrar una convincente explicación a esa realidad en la famosa teoría del apego de John Bowlby. Según ésta, la calidad de nuestros apegos tempranos influye profundamente en nuestro comportamiento adulto.

Básicamente, existen dos tipos de apego: inseguro y seguro.

Se le llama apego inseguro porque las experiencias tempranas fueron por debajo de lo óptimo (sus cuidadores estaban distraídos, eran extremadamente autoritarios, eran despectivos, no eran confiables, estaban ausentes o tal vez eran amenazantes).”

No es éste el espacio para entrar en detalles, pero así es como yo recuerdo mi infancia, muy amenazante, con la violencia intrafamiliar como pan de cada día.

Con una realidad como esta, al individuo le toca construir su propia zona de seguridad. Esto es lo que he procurado hacer en mi adultez con mi celula familiar, la cuál ha sido para mi la oportunidad de romper con esa herencia de violencia. Tampoco ha sido fácil este empeño.

Estoy reflexionando sobre esto porque llevo un año sin ver a mis padres, especialmente a mi madre, Inesita, quien está de primera -de izquierda a derecha- en la foto que acompaña este relato.

Confieso que me ha emocionado mucho ver a mi madre en compañía de sus hermanos: Javier, Cecilia, Ofelia, Oscar, Gonzalo y Jorge. Todos ellos son mis raíces. Los aprecio por eso, aunque la relación hoy en día es más bien distante. Sin embargo, me alegra mucho ese encuentro, que bueno que mi madre se haya podido compartir con sus hermanos. Me imagino su felicidad.

En el Viaje Hacía el Bienestar es clave sanar las raíces, arduo trabajo porque cometemos el error de juzgar. Mi sueño es poder estar conectado con todos los miembros de mi tribu, poco a poco, sin presiones ni culpas, pero tampoco con indiferencia.

#DeViajeHaciaelBienestar
#FelicidadIntelectual
#TribuBecerra

Anuncios

Autor:

Yo Soy Andrés Paz, un Psicólogo Libre para Servir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s