Publicado en DE VIAJE HACIA EL BIENESTAR, LIBRO 8

RELATO 17. ¿TRABAJAR PARA QUÉ? -Carta a un Amigo-

CON RODOLFO EN RESTAURANTE

Muy apreciado amigo Rodolfo:

¿Te has hecho esta pregunta alguna vez?

¿Trabajar para qué?

¿Para ganar dinero?

¿Para comprar cosas?

¿Trabajar para qué?

Quiero creer que se puede trabajar para GANAR VINCULOS.

No creo que el trabajo solo sea para ganar dinero, si esto es así, entonces Miguel tiene razón, el trabajo que viene de “Tripalium” es una tortura y por ende trabajar resultaría de esclavos.

Trabajar para ganar vínculos, así como lo hacían nuestros antepasados, los cazadores-recolectores, para quienes era apenas natural ganar vínculos, pues de ello dependía su supervivencia, no de un salario, sino de la cantidad y calidad de sus vínculos. Ahí sí, trabajar deja de ser una tortura y se convierte en un grato placer, en una fuente de inmensa satisfacción.

Por todo, mi querido amigo, ambos sabemos que los vínculos afectivos son el mayor tesoro de la vida, como bien lo escuché de Luz Adriana alguna vez: “la afectividad es el motor de la existencia.”

Te cuento que leyendo un libro poderoso me encontré con estas palabras de un tal Immanuel Kant:

“No trates a los demás como si fueran medios para alcanzar determinados fines, sino como fines en sí mismos.”

¿Qué tal ah?

Justo lo que hemos venido hablando en los últimos días compa; los vínculos como fines en sí mismos.

El día que te escuché decir esas palabras de Kant se conectaron muchas neuronas en mí. Empecé a sentir que no es descabellada la idea de trabajar para ganar vínculos y como todo trabajo que se aprecie, el cultivo de vínculos requiere esfuerzo, compromiso y mucha paciencia.

Llegan a mi conciencia unas palabras de Miguel sembradas en un bello libro que estoy redescubriendo:

“Todos venimos de una estrategia basada en la afectividad, fue nuestra,… única tabla de salvación.”

Pues sí, parece mi estimado amigo que Ganar Vínculos es lo único que nos libera de la pobreza en todas sus dimensiones, son los vínculos la primera condición de Bienestar. ¿No fueron los vínculos los que te salvaron en tu más reciente crisis?

Debo confesarte y reconocerme al mismo tiempo, que yo no he sido muy buen cultivador de vínculos, hábil para iniciar, sí, pero incompetente para profundizar. Por eso valoro tanto el vínculo contigo, bien lo sabes que en realidad eres mi primer amigo de la adultez. Y que bueno, porque este primer amigo ha sido como una Neurona Espejo para mi aprendizaje.

Entonces amigo Rodolfo, volviendo al principio:

¿Trabajar para qué?

Lo tengo claro, trabajar para Ganar Vínculos, ya no tengo ninguna duda, los vínculos son la mayor riqueza, y esto no es solo poesía, es un asunto de supervivencia; solo bien vinculados podremos crecer y pararnos con firmeza en la adultez.

Muchas gracias Rodolfillo por ser uno de mis vínculos y por mostrarme en la acción el inmenso valor de la amistad. Afortunado soy.

Me siento tentado a terminar esta carta para ti con una palabra:

Servir.

Servir es la mejor manera de Ganar Vínculos.

El acto de servir en sí mismo ya es una gran fuente de felicidad que lo libera a uno de la expectativa de la reciprocidad. Y la razón es muy sencilla. Me he dado cuenta que cuando se pone la actitud de servicio en acción, el cerebro lo recompensa a uno con sustancias bioquímicas que le producen mucha alegría, y esto hace que las demás actividades que uno lleva a cabo queden impregnadas con esta energía. Así lo experimenté la semana pasada con un par de colegas y de ahí surgió el entusiasmo por ejemplo para volver a escribirle a Miguel y para emprender el proyecto del Psicólogo Amigo en Transmilenio. En otras palabras, servir nos da energía emocional para vivir.

En fin, es mucho lo que hay para conversar al respecto, ya tendremos tiempo en nuestros encuentros de Afectivistas.

Un fuerte abrazo compa.

Espero que esa nueva experiencia laboral que estás viviendo sea fuente de muchos vínculos, y que a finales de esta temporada podamos hacer un buen balance de lo vivido y aprendido.

Con sincero aprecio.

Ándrez Paz.

Anuncios

Autor:

Yo Soy Andrés Paz, un Psicólogo Libre para Servir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s