Publicado en ANDREZ PAZ

RELATO 16. GANAR VÍNCULOS -CARTA A MIGUEL DE ZUBIRIA-

“Enfócate en ganar vínculos, no solo en ganar dinero, porque si ganas vínculos, el dinero llegará naturalmente a ti. La clave maestra es una sola: SERVIR.”

Tiempos de Pan

-Ándrez Paz-

 “Pero pronto no bastó el nexo con la madre. Necesitaron más y más VINCULOS. La razón aparece de inmediato. Cada nuevo nexo tejido con otro nuevo miembro de la manada le entregaba un sistema nervioso complementario, funcionando en paralelo. ¡Gran cosa! ¿A cambio de qué? De muy poco: AFECTO. O retribuirle con su propio sistema nervioso al colega o familiar los favores recibidos: tú me ayudas, yo te ayudo. ¡Genial idea! Todos venimos de una estrategia basada en la afectividad, fue nuestra,… única tabla de salvación.”

Psicología de la Felicidad

-Miguel De Zubiria Samper-

“La palabra es un instrumento poderoso por ser la mejor herramienta de expresión comunicativa del espíritu. Cada uno de estos pensadores busca nuevas palabras para designar nuevos puntos de vistas para estudiar la mente y el espíritu humano, con la intención de resaltar la importancia del espíritu por sobre todos los otros conceptos culturales del hombre. Es como reeditar lo que Buda y Cristo intentaron desde otras épocas y en otros contextos históricos y culturales. Es decir, se recupera nuevamente el sentido realista del concepto espíritu; y la humanidad, o al menos una parte de ella, tiende a reencontrarse con la verdadera esencia del hombre para procurar su perfeccionamiento.”

Antonio Paolasso

 

Muy apreciado Miguel:

Hace rato que no te escribo una carta, la última data de finales de diciembre de 2014, en ella te daba cuenta de mi naufragio existencial en el mundo 1) hogar (pareja y paternidad) y de mis búsquedas en el mundo del trabajo. Fue tan dura y franca tu respuesta, que tuvieron que pasar tres años para atreverme a volverte a escribir.

¿Qué ha pasado desde entonces?

Mucho, ha pasado mucho mi querido Miguel.

Estoy devolviendo el casette, y experimento muchas emociones, al mismo tiempo, estoy tomando conciencia de algunos aspectos que desconocía de mí mismo, y cuando leo tu carta me da la sensación de estarme conociendo un poco más. Siempre resulta un gran beneficio ser observado por alguien a quien le encanta observar la vida. Todo un maestro en este campo.

Ahora que lo evoco, respiro profundo y digo:

Ufff, que duro fue ese momento.

Lo primero que destaco es una cualidad que siempre me ha acompañado: el optimismo, no obstante la cruda realidad de aquel entonces, aún me conservaba optimista, no me sentía derrotado como tú lo creías, en el fondo sentía que estaba atravesando por una dura prueba y aunque frágil emocionalmente, tenía la convicción de que la iba a superar. Ahora que lo reflexiono, a lo mejor una de las razones por las cuales no te volví a escribir fue porque no me identificaba con esa imagen derrotista que veías en mí, por pura supervivencia no me convenía adherirme a esa imagen.

Vuelvo y suspiro profundo y me doy cuenta que tres hombres salieron a mi auxilio en ese naufragio. Primero fue mi papá Eduardo, quien me abrió las puertas del hogar paterno para empezar a recuperarme de esa circunstancia, tres meses después, con el ánimo quebrantado, el padre Arnoldo Acosta apareció en la escena y me lanzó el salvavidas de un empleo, el 24 de marzo de 2015 me vinculó como psicólogo en el Centro Educativo Amigoniano y un par de meses, apareciste tú con el proyecto del Diplomado en Coaching Afectivo, el cual me dió mucha estructura y me ayudó a llegar hasta final de año.

Con el primer salario me fui a vivir solo, y a finales de ese año, lejos de mis padres y de mis hijos, experimenté la más dura soledad, y así llegué al 2016, el año en el que pude dar comienzo a mi sueño de crear libros y con ese sueño, a la puesta en marcha de una idea que recogí en los cultivos de José Antonio Marina. La idea de la personalidad elegida.

Desde entonces, me di a la tarea de escribir libros, esa fue mi terapia, la terapia narrativa, ya llevo seis, de los cuales ya conoces el primero: Tiempos de Paz, también ya te mostré el segundo: Tiempos de Felicidad, y en los próximos días te haré llegar el tercero: Tiempos de Pan.

El 2017 lo inicie con la resuelta determinación de retornar a la vida con mi Nucleo Familiar. Por eso me fui a vivir a tres cuadras, para tener mi objetivo en la mira, no obstante las dudas, la incertidumbre y los muchos desánimos, nunca perdí la esperanza de una nueva oportunidad. Y así fue. Aterricé de nuevo el 1 de octubre del año pasado. Desde entonces, estoy viviendo otra vez con el Nucleo Familiar del cual soy parte. No sé exactamente qué tipo de vínculo es, pero hemos logrado configurar con Luz Adriana, un vinculo en el que somos compañeros, amigos, socios y familia. No amantes, ni novios, ni mucho menos esposos. Esto es lo más funcional que hemos podido crear en los 12 años que llevamos caminando juntos.

En aquella carta que me enviaste en el ocaso del 2014 decías:

“Me parece que gran parte de la responsabilidad de todo se sitúa tu mundo del trabajo. No has logrado darle cuerpo a UN proyecto o servicio al que le apuestes todo, que llene una demanda efectiva de las personas, fructifique y te llene de satisfacciones humanas y materiales.”

Tenías toda la razón, en aquel tiempo lejos estaba todavía de configurar una propuesta laboral, faltaba aún mucho autoconocimiento y más  conciencia de cual era mi papel como profesional de la psicología, pero más aún, de cual era mi misión como ser humano.

Estamos transitando ya por el 2018, vamos por la séptima semana, y me he dado cuenta que trabajar en el campo de la psicología no solo requiere estudiar, sino y sobre todo, estudiarse. Mi experiencia propia me ha llevado a concluir que para hacer psicología hay que partir de la propia vida, porque de no ser así, se corre el riesgo de quedarse solo en teoría y como bien lo aprendí de ti, una teoría sin practica es infértil. No da frutos, se queda en la mera especulación ideológica, convertidos en psicólogos de cartón que no aplican lo aprendido en sus propias vidas.

Querido Miguel, bien sabes tú que la psicología es una pasión, yo soy un apasionado de la psicología. La vivo intensamente cada día. Estoy consagrado a Ella. Más que un trabajo, para mi es una vocación, un estilo de vida, una forma de ser y estar en esta vida, no es solo una fuente de ingresos, sino una forma de caminar por la existencia. Junto con mi Núcleo Familiar, la psicología es vital para mí.

Dices tú que en “el capitalismo tienes que trabajar para vivir y para amar; no hay de otra.” Yo creo que en la vida hay que trabajar para servir y solo sirviendo podremos verdaderamente amar.

En mis constantes y numerosos ejercicios de autoconocimiento, descubrí que definitivamente mi trabajo es servir. Alguien que a partir de su propia experiencia de vida esta para escuchar empáticamente, orientar asertivamente y ayudar oportunamente.

¿A quién?

A individuos con crisis de identidad como la que viví yo, a parejas con conflictos como los que viví yo, a núcleos familiares disfuncionales como del que provengo yo.

Mi temperamento y mi carácter no me da para emplearme como psicólogo, la prueba de ello es que en los 12 años que llevo ya de profesional, solo he tenido tres empleos: uno como Orientador Escolar, otro como “burócrata” en la Secretaria de Salud, y el último como psicólogo de menores delincuentes. De resto, primero de forma muy inconsciente y ahora más conscientemente, lo que estoy emprendiendo es la creación de mi propia empresa.

La verdad Miguel, para mí, la vida es una empresa.

Yo vivo la vida como una empresa.

La Empresa de la Vida.

Y como toda empresa, la mía también tiene su nombre.

Mi empresa es Ándrez Paz, así le llamo a la personalidad que elegí para encarnar por el resto de mis días, para convertirme en un adulto hecho y derecho, en el trabajo y en el amor.

Así las cosas, mi querido maestro Miguel, esta empresa llamada Ándrez Paz tiene una única meta:

GANAR VINCULOS.

Incrementar mi capital afectivo.

Te escucho en estos momentos hablándome por otra frecuencia, veo un libro amarillo, con la portada de Georgi,“Psicología de la Felicidad”:

“Valió y vale mucho establecer o restablecer vínculos, pues esos ojos y oídos extras garantizan a futuro adquirir alimentos, techo, bebidas, además sirven como defensa, compañía y apoyo. Se gana demasiado con ellos. Su valor de supervivencia fue y es inmenso; una cuestión psicológica de vida o de muerte. Los vínculos interpersonales añadieron y añaden supervivencia… (…) Ya entendemos por qué la mente evalúa de continuo la cantidad y calidad de sus vínculos interpersonales. Ellos son sus tentáculos, su buen estado augura buen porvenir, más que el alimento, la bebida o la sexualidad (…) los vínculos son la necesidad primaria por excelencia de todo homínido.

Leyendo y releyendo tu carta, resuenan en mi mente estas palabras:

“Algún día tendrás que resolver este tremendo acertijo; mientras tanto siempre estarás comenzando. Tienes todas las capacidades, todos los conocimientos. Solo te faltan unos cuantos engranajes esenciales, que tendrías que encontrar en otro(s) u otra(s). Solo tú no puedes, ni yo, ni casi nadie. Al contrario no saldrás de este insatisfactorio extenso retorno al punto de partida laboral,… y por ende afectivo. Mientras el tiempo pasa.”

Ganar Vínculos, “más que por un capricho humanista y romántico, porque durante siete millones de años dependimos de otros, de saber que contábamos con otros ojos y oídos despiertos y corazones prestos a ayudarnos.”.

Tienes razón Miguel, parece que 10 años después, esa bella semilla del concepto de Afectividad está floreciendo en mí.

Ganar Vínculos.

Querido Miguel, mediante esta carta simple y llanamente quería contarte que me hice consciente de mi trabajo.

Trabajo para Servir.

Sirviendo gano vínculos.

La estrategia que estoy desarrollando es Relatar, el Storytelling me mostró el camino, relatando se prospecta, es decir, se conecta con potenciales vínculos que se identifican con los relatos, una vez conectados, con el nuevo vínculo se pueden llevar a cabo actividades de entrenamiento afectivo, investigación y cooperación para tener un mejor desempeño en esos dos juegos vitales de la adultez:

El Amor y el Trabajo. Y no solo estas dos áreas, como bien tú lo sabes, sino también la vida intelectual, proyectiva, intrapersonal y la más vital de todas: La Amistad.

Estoy pensando mucho en los psicólogos, pero más aún en las psicólogas, creo que para ellas puede ser muy útil un Psicólogo Amigo. Alguien que trabaje con ellas desde la Psicología Afectiva, desde la teoría, pero especialmente en la práctica.

Practicando la Afectividad, de esta manera puede uno ganar vínculos.

¿Verdad que si Miguel?

Por eso quiero servirle a mis colegas, estar a su completa disposición, ser un vínculo suyo, fortalecer afectivamente su sistema nervioso con mi amistad y la de mis amigos.

Y hablando de amigos, te cuento que el pasado viernes tuvimos un encuentro de “Afectivistas” con mi primer amigo de la adultez, Rodolfo López, creo que esta carta para ti esta inspirada en ese encuentro pues me pusieron al tanto de las últimos avances de Psicología Afectiva. Que bien maestro Miguel, vamos bien.

Muchas gracias por esa mentoria que muy generosamente me has brindado. Pienso en los talleres artesanos medievales y me siento así en esta interacción contigo, en estos 10 años has sido más que un maestro, todo un padre. Gracias por eso Miguel.

Eres un gran Vínculo Afectivo para mí.

Tu aprecio es un gran tesoro.

El chamán de la Tribu.

Jejejejeejejeje.

Con mucho aprecio, la foto que acompaña este relato fue la de nuestro más reciente encuentro luego de meses de silencio.

Aquí estamos maestro, afinando la vida para esta temporada de vida.

Un fuerte abrazo.

Andrés.

Hacemos buena pareja intelectual mi querido Miguel.

Anuncios

Autor:

Yo Soy Andrés Paz, un Psicólogo Libre para Servir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s