Publicado en HISTORIA DE VIDA

HOGAR

EL CLAN TIRADO PAZ
Cuando un hogar se derrumba es porque fue construido sobre la arena, pero eso no quiere decir que no se pueda asumir la tarea de la reconstrucción y esta vez sobre la roca y la experiencia de lo vivido para no ser repetido.

Por eso resulta tan importante hacer el duelo de manera creativa y no depresiva.

Esto es así porque la creatividad te lleva a pensar, sentir y actuar mejor.

A comprender las profundas lecciones de la vida de pareja y familiar y por lo tanto, a superar la adversidad y transformar la energía dolorosa en energía creadora, constructora, productora.

Una energía única, inspiradora.

Una energía que muy probablemente viene desde arriba, como si se tratara de un presente de los poderes superiores de la Vida.

El regalo es comprender el presente.

Porque cuando se comprende el presente adquiere sentido el pasado y se pone a nuestra disposición el futuro.

Un futuro que sin duda alguna podemos proyectar y construir.

Este es el regalo de la crisis, tener la posibilidad de pensar tu vida, de enfocar tus energías, es decir tus pensamientos, emociones y acciones en la construcción de tu Proyecto de Vida.

Estos últimos días en Transmilenio me han resultado sumamente inspiradores, especialmente desde que hice mi pacto personal con Dios.

Esta primera mitad del mes he podido transmutar mi energía dolorosa en energía creadora y comprender que la máxima causa de mi vida es la reconstrucción de mi hogar con las mas solidas de las rocas:

El Amor y la Sabiduría.

Tomará tiempo, lo se.

Pero es que un HOGAR no se construye de la noche a la mañana.

Tomará tiempo, lo se.

Pero en el proceso he de convertirme en un Ser Adulto:

Con paciencia y diligencia como Ella me enseñó, se que podre ser un Padre, un Talento, un Esposo. Claro que si. ¿Porque no habría de ser así?

Estos roles me garantizan una fuente inagotable de recursos afectivos como las satisfacciones y las gratificaciones.

Afectos mas nutritivos que los meros placeres. Necesarios, pero no los únicos para experimentar bienestar y evolucionar como ser humano.

Ser Adulto, esta es la base de mi proyecto de vida, el fundamento de la reconstrucción de mi hogar.

No me interesa otro hogar, me interesa Crecer, Ser Adulto.

Anuncios
Publicado en SEMBRADOR

BITACORA DE UN SEMBRADOR

sembrador

Como dirían los de Green Valley: “por el rio de la vida voy sembrando una semilla positiva…” Hoy amanecí pensando en esta canción que ahora hace parte de la banda sonora de mi vida.

El rio de la vida.

El ejercicio de Transmilenio me está dejando un caudal de sabiduría, cada vez que cultivo la palabra en este territorio siento que comprendo un poco más de mí mismo, de mi tribu, de la sociedad en la que vivo.

Comprender, esta fue la idea con la que inicié el día de ayer.

Comprender, como diría Osho, en la comprensión esta la solución.

Comprender quién eres, es decir, porque piensas lo que piensas, sientes lo que sientes y haces lo que haces.

La reflexión te lleva a la comprensión.

Una vida reflexionada es una vida comprendida, esto es, sentida, pensada, cultivada y construida.

Pero la reflexión es un hábito y como todo hábito hay que cultivarlo día tras día.

Los frutos de la reflexión son el entendimiento y la comprensión, en suma, la sabiduría.

Si hacemos de la reflexión un hábito en nuestra vida, si cultivamos una actitud reflexiva, comprenderemos cada paso que hemos dado y estaremos mejor preparados para el siguiente paso que daremos.

La consecuencia inmediata de esto es que ya no caminaremos ciegos por la vida, diciéndole si al ego en todo momento y en todo lugar.

Ya no seremos movidos solo por nuestros instintos, ni mucho menos por nuestros miedos, esto significa que fluiremos por el rio de la vida, libres de condicionamientos paralizantes.

Porque son los condicionamientos; sean estos biológicos, psicológicos o socioculturales, los que no nos dejan mover con libertad y fluidez.

Cada día voy afinando un poco más la estructura de mi nueva vida.

Definiendo las actividades que son cruciales en mi día a día.

Estas reflexiones, por ejemplo, son vitales para empezar el día.

Un día que comienza a las 4am con oración, continúa con reflexión y meditación, para luego preparar el camino hacia la inmersión en Transmilenio, a llevar a cabo un acto de concientización.

He notado que en los últimos días he logrado llegar a un mensaje que mueve las conciencias y esto se ha visto reflejado en el disfrute y el apoyo de las personas a esta iniciativa.

Apoyo que se representa en rostros amables, receptivos, agradecidos, que al final de la charla se manifiestan con una sonrisa, una tierna mirada y un respaldo económico para continuar con la labor.

Ese mensaje le apunta a resaltar la importancia de asumir el desafío de nuestra generación: reparar y construir nuestros hogares. Ésta que es mi causa personal, es toda una causa social.

Escribo en la sala de la casa de mis padres, son las 6am y acaba de pasar mi hermana Viviana, diciéndome:

“Entonces te está yendo bien en Transmilenio… Que bien hermanito, cuanto me alegra. La constancia hermanito, la constancia, no dejes de hacerlo, se constante.

Ser constante es fundamental para crecer en la vida.

Y para mí, no hay nada que se disfrute más que una constancia creativa.

Por eso necesito hacer de estas reflexiones un hábito.

Por eso necesito hacer de las charlas en Transmilenio un hábito.

Por eso necesito convertir el cultivo de la Psicología de la Vida en un hábito.

Estos son los medios para alcanzar mi fin:

Ser constante.

Y me encanta porque la constancia es una cualidad de los seres humanos adultos.

Es vital el cultivo de esta cualidad para vivir en la adultez; para lograr que no falte el trabajo y por ende el amor. Para liberarse de las carencias y las dependencias; materiales y afectivas.

Aquí termina mi reflexión de hoy, si leíste hasta aquí, mucho te agradecería tu retroalimentación.

Con tus palabras no solo me ayudas a comprender, sino que me provocas una nutritiva emoción, no para alimentar mi ego, sino para seguir fortaleciendo mi espíritu, el cual se alegra con las expresiones de afecto de sus amigos.

Saludos.

 

Publicado en REFLEXIONES VITALES

CULTIVAR LA PALABRA PARA CULTIVAR VINCULOS

cultivar

A las 4am me tengo que levantar a cultivar la palabra, sobre todo la palabra sentida, esa palabra es la que viene del corazón, de las experiencias vividas.

Son las reflexiones que provienen de las circunstancias de mí día a día.

Me permiten dejar una huella de mis pasos y comprender lo que estoy viviendo, lo que estoy pensando, sintiendo y haciendo.

Me permite mantenerme conectado con la vida, mielinizar esa conexión entre mi mente y mi espíritu.

Practicar la constancia para cosechar ganancias afectivas, sapienciales y materiales. Energía para vivir con dignidad y bienestar.

Produzco estos pensamientos para motivar y guiar mi acción.

Y te los comparto porque quiero proponerte una conexión.

Solo cuando nos conectamos afectivamente con espíritus y mentes afines podemos encontrar la manera de crecer, de cultivar un vínculo que sea fuente de afecto, sabiduría y pan.

¿Cultivamos un vínculo?

Publicado en HISTORIA DE VIDA

CIEGOS POR LA VIDA

Bien dicen por ahí que el que no sabe es como el que no ve, es decir, el ignorante es ciego.

El ignorante por su propia ignorancia le dice SI AL EGO, una y otra vez, como si se tratara de una acción rayada.

Decirle si al ego es un fallo constante de la mente y por eso andamos CIEGOS por la vida.

¿En qué momento toma uno conciencia de su ignorancia, esto es, de las repetidas veces que uno le ha dicho si al ego?

En mi vida de pareja y familiar he sido un completo ignorante y he tomado conciencia de ello gracias al dolor que me ha producido la distancia de mi mayor tesoro:

Mi clan familiar; mis hijos y la madre de mis hijos.

No los he perdido porque ellos para mí no son una propiedad sino una responsabilidad y si uno pretende caminar por la vida como un Ser Adulto, no puede renunciar a esa bella responsabilidad.

Y digo que es bella porque no hay mejor oportunidad en la existencia para liberarse del yugo opresor de la ignorancia y decirle no al ego y SI A LA SABIDURIA.

Si a la sabiduría, si a la luz.

Caminar por los senderos de la sabiduría es caminar hacia la luz, hacia el despertar. Hacia la configuración de una mente libre de fallos y que funcione armónicamente, con fluidez y en paz. En suma:

Una mente adulta.

Cuan arrepentido estoy de todos mis fallos!!!

Cuan arrepentido estoy de mi ignorancia!!!

Cuan arrepentido estoy de todo el malestar que le causé a mi clan familiar y a mi tribu!!!

Gracias, gracias, gracias Señor, porque gracias a este dolor te he conocido y me pregunto cómo he podido caminar sin ser consciente de tu presencia en mi vida, sin valorarte.

Porque revisando mi historia de vida compruebo que siempre has estado ahí, he sido yo el que no había querido aceptarte, escucharte, conocerte, obedecerte.

Me arrepiento de mi ignorancia.

Pero gracias por este momento.

Gracias por permitirme llegar a la adultez.

El domingo pasado comprendí muy claramente tu mensaje:

El único requisito para caminar por los senderos de la sabiduría es asumir tu responsabilidad como el hombre de tu casa.

El hombre que trabaja.

El hombre que cuida de sus hijos.

El hombre que vela por la madre de sus hijos.

El hombre que da testimonio de su vida.

Porque la salvación empieza por casa.

Muchas veces me dijiste:

Salva tu mundo.

Gracias, gracias, gracias.

Publicado en PSICOLOGIA DE LA VIDA

ERES LO QUE PIENSAS, SIENTES Y HACES

 actuar-pensar-sentir-encontrá-tu-equilibrio

Hoy me levanté pensando con insistencia en una idea.

Tan intensa que me hizo sentir la necesidad de levantarme a hacer algo con ella, materializarla, darle forma para comunicarla, y de paso empezar a explicármela.

Eres lo que piensas, sientes y haces.

Es como si fuera una sencilla pero profunda respuesta del más allá, a la eterna pregunta existencial:

¿Quién soy?

Y Aquel o aquellos que saben quién soy, me han enviado una respuesta:

Eres lo que piensas, sientes y haces.

No sé porque, pero presiento que esta idea me llega como consecuencia de tres profundas conversaciones que tuve el día de ayer y que me dejaron pensando y sintiendo cosas que intuyo tendrán un impacto sobre mi accionar diario.

Al medio día me reuní con Claudia Montaño, la más juiciosa estudiante de mi teoría psicológica. Quedé impactado por la forma como está organizando la información que estoy compartiendo. Vi con claridad cómo se está conectando su mente con su espíritu, es decir, sus pensamientos con sus acciones.

Y me impresiona este hecho porque no estoy exento de sufrir fogonazos de incredulidad en mí mismo, a veces dudo de mi teoría, pero ver la manera como la está asimilando Claudia me devuelve la fe en lo que estoy pensando y haciendo.

De hecho, siento que los dos estamos descubriendo cosas, es como si fuéramos aprendices de esa psicología de la vida. Que bello es este vínculo con Claudia, compañeros de la vida, nos conocemos hace ya 10 años desde nuestros tiempos como colaboradores del COLSES, ella como profesora de Ciencias Sociales, y yo como psicólogo orientador del colegio.

Quien se iba a imaginar que una década después estaríamos materializando una teoría psicológica y empezando el cultivo de nuestro primer proyecto editorial, un libro en el que vamos a explorar la realidad del sistema educativo colombiano.

Después de ese encuentro y de ese delicioso almuerzo que Claudia y su esposo Wilson me compartieron, me dirigí a mi cita con Nancy, curiosamente una maestra pensionada, dotada de mucha sabiduría, pero también con intensos temores. En nuestra conversación vi con claridad sus pensamientos, identifiqué esas ideas que la hacen sentir mal, producirle negatividad y por ende actuar erráticamente.

También fue muy productivo ese encuentro porque me permitió recolectar información para confirmar la idea que hoy llegó con fuerza a mi conciencia:

Somos lo que pensamos, sentimos y hacemos.

Pero eso que somos no es un ente estático, sino más bien un flujo de energía, somos como un rio, necesitamos fluir, porque cuando no lo hacemos nos estancamos, y si nos estancamos, sufrimos, y si sufrimos nos despertamos para continuar fluyendo o lentamente nos vamos hundiendo, secando, apagando, desapareciendo…

Así siento a esa persona con la que me reuní en la noche, no lo tenía previsto, pero mi encuentro con este hombre cercano a mi tribu, me hizo ver en el espejo y me mostró claramente que si no piloteamos con sabiduría las crisis de la vida, nos hundiremos en la tristeza y la desolación, en la rabia y en la agresión.

Hablándole a William sentía como si me estuviera hablando a mí mismo. Solo que a los 50 años.

Nos tomamos un par de cervezas y con la música de nuestros padres de fondo, reconocimos que cada quien carga su propia cruz, unas más pesadas que otras, quizá la diferencia no sea de peso, sino de la dignidad con la que carguemos nuestra propia cruz.

En esencia, somos seres dotados de dignidad, pero no podemos quedamos sentados esperando que los demás nos traten con dignidad si antes no nos tratamos dignamente a nosotros mismos. Y esto, para mí, quiere decir pensar bien de nosotros mismos, sentir bien por nosotros mismos, y actuar bien por nosotros mismos.

Solo así podremos pensar bien de los demás, sentir bien por los demás y actuar bien en pro de los demás.

Hace rato nos lo enseñaron:

Amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos.

Gracias por existir.

Publicado en andres granada

CONSTANCIA

CONSTANCIA

La clave para esta nueva etapa de mi vida es la CONSTANCIA.

Con CONSTANCIA hay ganancia,

Con ganancia hay alimento.

Con alimento hay energía,

Con energía hay vida,

Con vida hay sentido,

Con sentido hay amor,

Con amor hay sabiduria,

Con sabiduria hay esperanza,

Con esperanza mantengo la CONSTANCIA,

Constancia para amar,

Constancia para trabajar,

Constancia para vivir.

Psicología de la Vida // Andréz Paz

Publicado en HISTORIA DE VIDA

ELIJO EL AMOR

ELIJO EL AMOR

 

Una cosa es entender el amor y otra muy distinta es comprenderlo.

Una cosa es la teoría del amor y otra muy distinta es la práctica del amor.

En mis años de vida familiar me preocupé más  por entender el amor desde un punto de vista intelectual, y no me ocupé de practicar el amor desde una perspectiva espiritual.

Parece irónico, pero observándome me di cuenta que entendía el amor y al mismo tiempo sentía miedo.

Es decir, el amor estaba en mi cabeza y el miedo en mi corazón.

Yo creía que sabía amar, pero el miedo me llevaba a amar erráticamente.

Por eso no pude comprender la invitación que me hizo Luz Adriana el año pasado a practicar un amor fraternal, comprometido, responsable, amable, sereno, respetuoso.

El miedo me ganó. El miedo me impidió ser paciente, diligente, constante, perseverante, detallista, atento, compasivo, generoso y bondadoso.

Ahora comprendo que una cosa es el conocimiento y otra muy distinta es la experiencia. Con dolor me di cuenta que estaba cultivando una vida intelectual por encima de una vida sabia.

Por eso hoy, prefiero la sabiduría en lugar de la erudición, de la misma manera y con la misma intensidad con la que  prefiero el amor en lugar del miedo. Porque el erudito sabe mucho de cosas, pero el sabio sabe vivir. Porque el erudito aprende de los libros y el sabio aprende de la vida, de su propia vida, especialmente de sus errores.

Elijo el amor en mi corazón para que se vuelva el combustible de mi acción.

Y como le he pedido a Dios ayuda en este empeño, hoy me inspiró este relato y me envió este mensaje:

“El amor nunca se da por vencido, jamás pierde la fe, siempre tiene esperanzas y se mantiene firme en toda circunstancia”

Ya no soy ese niño abandonado y temeroso que necesitaba ser cuidado, ya crecí, y ahora como adulto mi deber es cuidar y amar a quienes dependen de mí.

Es verdad, y ahora si lo puedo decir por experiencia propia:

Crecer duele, pero ese dolor se puede mitigar y despejar con amor, pero ya no solo recibiéndolo, sino sobre todo dándolo.

Amando.

Por eso elijo amar.

Por eso hoy le digo adiós al miedo y le doy la bienvenida al amor.

Porque el amor es vida.

Y el miedo es muerte.

Por eso elijo vivir.

Publicado en AFECTIVIDAD Y ESPIRITUALIDAD

MI PACTO PERSONAL CON DIOS

edit-mi-pacto-con-dios2

Hoy 4 de enero de 2015 quiero comunicarle a toda mi familia, amigos y amigas, conocidos y compañeros de la vida que he oficializado mi pacto con Dios, he aceptado a Jesús en mi corazón.

Esta mañana viví una experiencia espiritual que me ha quitado el miedo a reconocer abiertamente mi necesidad de Dios, ya no puedo seguir caminando sin su presencia permanente en mi vida.

Me urge comprender las profundas enseñanzas de Jesús, vivirlas, practicarlas, porque no me interesa ganar el mundo, sino la vida, y la vida son mis vínculos afectivos.

Por eso, lo más importante en mi vida es mi relación con El.

A partir de este vínculo, mi relación con mi familia, empezando con mis hijos.

Todos los días con Dios, todos los días con mis hijos.

Ser hijo y ser padre.

Ser hijo de Dios y padre de mis hijos.

Como lo relaté al principio, esta mañana recibí poderosos mensajes por intermedio de Cesar Pinto, un pastor cristiano que conocí gracias a mi amiga Claudia Pinzón. Por fortuna logré vencer mis prejuicios, y me permití escuchar, aceptar que hay mucha sabiduría en este tipo de propuestas espirituales.

Este hombre me genera confianza, y a través de su prédica logre captar muchos mensajes, el primero de ellos fue:

“Sed hombres y pelead”

“Tienes un propósito y todo lo que te pase (bueno o malo) es para cumplir con ese propósito”

“Toda prueba significa ascenso”

Gracias a esa predica pude comprender que cuando el ser humano se da cuenta de su realidad, ocurren dos cosas, o se aleja de Dios, o empieza a reflexionar y corrige sus errores.

Si uno se aleja de Dios empieza a dar vueltas.

Si uno se aleja de Dios empieza a morir lentamente porque pierde la comunión con El, lo entiendo porque esa comunión es la conexión afectiva.

Sin esa conexión afectiva con Dios la vida es vacía, y por eso el afán de llenar la vida con banalidades efímeras. Calmantes para el dolor del espíritu, para la angustia de la mente.

Fue muy impactante para mí también escuchar que ningún reino dividido va a prosperar, es decir, que cuando un hogar se divide, el bienestar es esquivo.

Mi ego me separó de mi hogar, ahora espero mi espíritu me acerque a él.

Por eso hago este pacto con Dios y acepto a Jesús en mi corazón. Porque el único milagro que deseo para mi vida, es el milagro de ver mi neofamilia restituida.

Confió en ti Señor.

Permíteme por favor, ser testimonio de tu poder.

Permíteme recuperar lo que me has dado.

Mi familia Señor.

Mi familia.

Ser padre y esposo, permíteme Señor disfrutar de esta dicha.

Llena mi corazón de amor y sabiduría para que se haga realidad este milagro en mi vida.

Haz que mi trabajo sea servirte a ti.