CARTAS AL MAESTRO

CARTA DE MI MAESTRO MIGUEL DE ZUBIRIA (La patada en el culo para despegar)

miguel

Soy discípulo de Miguel De Zubiria, es uno de mis vínculos que más satisfacción me produce, como tal, lo mantengo al tanto de mis asuntos existenciales, y él, muy generosamente me guía con sus sabios consejos.

Aun no le he presentado a mi maestro la teoría que he creado, la cual es el fruto de seis años de arduo trabajo, solo le conté mi realidad en la vida de pareja y familiar, como ustedes saben, en estos momentos estoy viviendo el fin de un ciclo vital que ha sido muy doloroso para mí, pero al mismo tiempo muy esperanzador.

Después de tanto tiempo de resistirme al cambio, me di cuenta que era necesario empezar una nueva etapa en mi vida, y aquí estoy, justamente, en este día 22 de diciembre dando inicio formal a este nuevo desafío.

Hace 35 años, en esta misma fecha mis padres se casaron. Hoy regreso a casa de mis padres, no derrotado, como piensa mi maestro Miguel, sino con la esperanza de un nuevo comienzo, me tomaré esta semana para compartirme con mi familia, y espero estar en mi nueva “cueva” a partir del 1 de enero.

Mientras tanto, estoy en una intensa actividad en Transmilenio, dando a conocer este asunto de la Psicología Afectiva, además de la importancia de practicar la afectividad, es decir, cultivar vínculos afectivos de forma consciente, el primero de ellos, con el dueño de toda esta película, ya saben ustedes de quien estoy hablando.

Les cuento que ahora trabajo decididamente para El.  Él es ahora mi máximo proveedor de afecto, sabiduría y pan. Sé que lo que estoy viviendo es una prueba suya, y la acepto, estoy convencido que esta experiencia de vida es necesaria para tender un puente entre la psicología y la espiritualidad.

De modo que con su respaldo y el apoyo afectivo e intelectual de mi maestro Miguel, más el acompañamiento de mis amigos y familiares, tengo fe, que saldré avante de esta prueba y quedaré vivo para contarla.

Un fuerte abrazo para todos, por lo pronto, les comparto la carta que me envío mi maestro, me parece muy ilustrativa de la realidad de los hombres de mi generación.

Espero produzca una nutritiva conversación.

Seguiré narrando…

¿Seguirás escuchando?

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Muy apreciado Andrés:

Que pena con estas noticias. Comentamos varias veces, que la vida de un adulto se juega y decide en mundo del 1) hogar (pareja y paternidad) y en el 2) mundo del trabajo. Muy poco más.

En tu caso te retiras del mundo uno, derrotado. Y en el mundo del trabajo estas detenido. Es la pura y franca verdad.

Me parece que gran parte de la responsabilidad de todo se sitúa tu mundo del trabajo. No has logrado darle cuerpo a UN proyecto o servicio al que le apuestes todo, que llene una demanda efectiva de las personas, fructifique y te llene de satisfacciones humanas y materiales. No lo has logrado, y cuando fallas, cambias, una y otra vez. Ahora es “… En el trabajo, me siento creciendo, estoy comprendiendo el rollo en el que estoy metido. Estoy aplicando una técnica que se llama Storytelling. contando una historia”. Te encanta, y te ocultas detrás de una nueva posibilidad, mientras abandonas lo previo, eres un creativo novofìlico. Magnífico para un jovencito adolescente, pésimo para un adulto hecho y derecho, que no se convierte en tal. Ni en el trabajo, ni en el amor.

En el capitalismo tienes que trabajar para vivir y para amar; no hay de otra. Si falla lo uno falla lo otro, o regresas a los momentos inspiradores; nada mas. Y para trabajar tienes que 1) tener un empleo, como el 90% de los adultos, o 2) convertirte en trabajador independiente o 3) crear y gestionar una empresa. No hay más rutas. De raíz, has rechazado la ruta una, anhelas la tres, pero tienes un trabajo marginal en la dos.

“No has logrado darle cuerpo a UN proyecto o servicio al que le apuestes todo, que llene una demanda efectiva de las personas, fructifique y te llene de satisfacciones humanas y materiales. No lo has logrado, y cuando fallas, cambias, una y otra vez”.

Algún día tendrás que resolver este tremendo acertijo; mientras tanto siempre estarás comenzando. Tienes todas las capacidades, todos los conocimientos. Solo te faltan unos cuantos engranajes esenciales, que tendrías que encontrar en otro(s) u otra(s). Solo tu no puedes, ni yo, ni casi nadie. Al contrario no saldrás de este insatisfactorio extenso retorno al punto de partida laboral,… y por ende afectivo. Mientras el tiempo pasa.

Es la pura y dura verdad, un fuerte abrazo de navidad,… en tu soledad

Miguel

Anuncios

4 thoughts on “CARTA DE MI MAESTRO MIGUEL DE ZUBIRIA (La patada en el culo para despegar)”

  1. Andrés cordial saludo, sigue haciendo tu camino al andar, que mientras continúes depositando tu confianza en Aquel que nunca falla al final todo es para Bien. Recuerda que estamos en una Escuela y solo atreviéndonos a vivir plenamente, experimentando los fracasos y caídas en el camino, cumpliremos con el objetivo real de nuestra vida.

    Saludos,

    Alejandro

    1. Respetado Alejandro:

      Que grato es leer mensajes como los tuyos, sabes que lo mejor de esta crisis fue establecer un vinculo afectivo conciente con El, eso me tiene muy contento, porque puedo expresar mi espiritualidad con plena libertad.

      Te envio un fuerte abrazo y ojalà algun dia tengamos la oportunidad de conversar en persona.

      Andres

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s