Publicado en REFLEXIONES VITALES

LA VIDA ES JUSTA Y A CADA QUIEN NOS DA LO QUE MERECEMOS

La vida es justa y a cada quien nos da lo que merecemos, puede que lo malo resulte ser bueno y lo bueno no resulte ser tanto, en fin, lo cierto es que no puedo decir que estoy feliz de la petaca, pero tengo la esperanza de sacar el mayor provecho posible de las experiencias que me dio la vida en este año que termina.

No puedo negar que por momentos siento desfallecer, a veces me sobran pensamientos pero me faltan fuerzas, termino el año naufragando, con una sensación de soledad que carcome el alma, me imagino que todo esto es necesario para crecer, para dejar de adolecer, para empezar a proveer, cuesta, pero si quiero mantenerme vivo tengo que seguir caminando por el camino que he elegido.

Algo si me quedó claro, y es que somos los arquitectos de nuestro destino y los cultivadores de nuestra vida.

Espero que todo este sufrimiento que la vida me regaló este año sea el preámbulo de un nuevo nacimiento, espero que mis karmas hayan quedado saldados, espero poder eliminar los virus de mi mente, y lograr concentrarme en la construcción consciente de mi proyecto de vida.

Un saludo fraterno a todos aquellos que me han compartido sus recursos vitales, su afecto y sabiduría.

Les deseo un año lleno de muchos desafíos y satisfacciones.

Espero que sea un hasta luego….

Anuncios
Publicado en psicologia espiritual

SE QUE TU ESTAS AHÍ

DIOS
Se que TU estas ahí.

Se que estas guiando mis pasos.

También se que después del caos viene la armonía pues ese es el ciclo natural de la vida.

Se que TU estas inspirando estas palabras.

Se que no son solo para mi sino para compartir.

Se que en el compartir esta la clave del vivir.

Quiero vivir bien, y se que para lograrlo debo pensar, sentir, y actuar bien.

Estar bien, eso es lo quiero.

Hoy mas que nunca te siento y te pienso y quiero caminar junto a ti.

Se que TU estas ahí, y te ruego que no me permitas alejarme de ti.

La vida no tiene sentido sin ti.

Te pido tu amor y tu sabiduría, dame tu fuerza y energía.

Nada mas te pido, tu presencia en mi es lo único que necesito para vivir.

Porque contigo en mi corazón, me podré volver a conectar afectivamente con quienes mi torpe ego alejó.

Con paciencia y diligencia, así me lo dijiste a través de Ella, por eso se que TU siempre has estado ahí.

Condúceme hacia donde tu desees que deba ir

Publicado en HISTORIA DE VIDA

EN TRANSITO

 

Listo el salto, o mejor, estoy en transito, he hecho una parada técnica en casa de mis padres, recargándome de ese nutritivo amor familiar que muchas veces solo proviene de la familia de donde uno viene, porque a la familia donde uno llega siempre será un extranjero, si no te adaptas a las normas de tu nueva casa, tarde o temprano Serás repatriado.

Estoy como los Transmilenio cuando no están en servicio, es decir, en transito hacia mis nuevos aposentos. La salida del territorio en el que habité los últimos casi 9 años fue pacifica, sin dramas. Mi trasteo empezó en la mañana con una parte de mis libros, la sensación que experimenté no fue de tristeza sino de serenidad, sentía que no era un adiós sino un hasta luego.

De hecho, después de una jornada de 6 conferencias en Transmilenio y de publicar la carta que me envío mi maestro Miguel De Zubiria, regresé en la noche a recoger algo de ropa y a estar al menos un rato con los niños.

Antes de entrar en mi antigua casa volví a ver a Empatia, una perra que adoptamos cuando era apenas una cachorra y que un día cuando nos hablábamos con Luz Adriana, se nos pegó y nos persiguió hasta la casa, en la cual vivió algunos días, los suficientes como para encariñarnos con ella. El caso es que para la dueña de la casa se hizo inviable su estadía y la pobre Empatia terminó de nuevo en la calle.

Ya en su nuevo hábitat se juntó con su parche; el perro Compañía y la perra Luna, pero a diferencia de sus colegas, la pobre Empatia no ha podido adaptarse y está en un proceso de franco deterioro, me temo incluso que perderá la vida.

Cuando llegué, le di los salchichones que había comprado y le dije: “Mantente viva Empatia, mantente con vida que si lo logras te convertiré en mi mascota de compañía”, que bacano tener a Empatia como compañera de la vida, es una forma de cultivar un nutritivo vinculo con la naturaleza.

(Me engolosino escribiendo, me encanta mucho hacerlo, y mas aun, sobre las experiencias de la vida, las que para mi son las mejores fuentes de sabiduría.)

Pasadas las 10pm volví a salir, me despedí de mis hijos y las últimas palabras de doña Imelda fueron:

“Dios lo bendiga Andrés”

Y empezó una noche de aventuras, la primera noche de mi nueva vida no pude dormir, me la pase fue de conversación en conversación.

Primero fue con doña Gladys, una aguerrida mujer que se gana la vida vendiendo pinchos, chorizos y hamburguesas en las afueras del centro comercial unisur, calmando el hambre a los noctámbulos de Soacha. Me comí un pincho y conversamos un rato, me contó que piensa irse par a Holanda a compartir un tiempo con su hijo, que por cierto, resultó ser psicólogo.

Después de esa interacción, aborde un colectivo por la 1 de mayo y luego de una parada energética, y al ver que ya no pasaban buses para el centro, me tocó irme hasta la 10ma con 22, estaba haciendo un frío que calaba en los huesos, pero me sentía tranquilo, no obstante que a esa hora de la noche, pasadas las 12, las fieras salen a cazar presas incautas, me sentía protegido, orando para evitar pensar, para no deprimirme porque ese es un lujo que no me puedo dar en estos momentos.

Tomé mi teléfono y llamé a mi amiga Liliana, conversamos un largo rato y llegamos a la conclusión que vale la pena apostarle a la construcción de un proyecto que sea fuente de afecto, sabiduría y pan para los dos. Durante esa conversación comprendí que con los amigos se puede establecer una relación de interdependencia para crecer juntos: psicológica, espiritual y materialmente.

La 1 de mayo con décima es una zona de taxistas, no me daban muy buena espina. Sabia que tenia que abordar un taxi pero no me sentía del todo confiado. Finalmente me decidí y un pelado como de unos 24 años  me llevó hasta la casa de mis padres en el Samper Mendoza. Francamente empecé a asustarme porque tomó una ruta que yo no conocía y ese taxi parecía mas bien un carro pirata, en ese instante me tocó hacer uso de mi mayor arma: la palabra, y lo puse a hablar, al final, intercambiamos algunas ideas y el viaje resulto ser ameno y rápido.

Cuando llegué, duré mas de media hora tocando, eran ya casi las 3 de la mañana, finalmente me abrió mi padre y empezamos a conversar porque a esa hora él da comienzo a su rutina de trabajo.

En esa madrugada y mientras mi padre me explicaba su faena, reconocí que este hombre ha sido un tremendo trabajador, luchador, aguerrido rebuscador del pan. Muy bueno en el trabajo, no tanto en el amor.

Muy bueno para trabajar, un poco torpe para amar, y como a mi me interesan sus cualidades, de él es quien tengo que aprender a trabajar. Me interesa aprender su constancia y disciplina, claves para esta nueva etapa de mi vida laboral.

Finalmente se volvió a acostar y yo me dediqué a escribir, a organizar ideas, mi cabeza estaba llena de pensamientos creativos.

Luego se levanto mi hermana Gloria y con ella empezamos a conversar, ahora anda de guarda de seguridad, nombre bonito que ahora le han puesto a los vigilantes. Es curioso, pero en Bogota ha aumentado la demanda de vigilantes, tanto, que ahora contratan hasta mujeres, de hecho, mi otra hermana Viviana también esta trabajando en este oficio, que también fue el mío durante mis tiempos de estudiante universitario.

¿Por qué esta demanda de vigilantes?

Mi percepción es que la policía ya no da abasto, y parece ser que es mas eficaz y menos propensa a la corrupción la seguridad privada. ¿Qué pensará mi maestro Miguel de esto?

Y si esta aumentando la demanda de seguridad, quiere decir que esta creciendo la percepción de inseguridad, y sí, Bogotá esta produciendo bandidos de forma silvestre, por eso el hacinamiento en las cárceles, las Uri están abarrotadas. Tema para pensar con más detenimiento.

Acompañe a mi hermana al Transmilenio, en la estación de la caracas con 24, luego me devolví a conversar con su pareja, quien tiene un puesto de jugos de naranja cerca al cementerio central, y se ha convertido en un tertuliadero de veteranos y de artesanos del mármol, maestros de la fabricación de lapidas, ahí conocí a Ricardo, un hombre de 43 años con quien conversamos largo rato sobre las relaciones de pareja, tan entretenida fue la charla que hasta me invitó a tomar un par de tintos, ya eran mas de las 6am. Quedé con Ricardo en que le llevaría la invitación para el Club de Amigos que montamos con mi colega de Psicología Afectiva, Carolina.

Pero el campeón de la jornada fue Alberto, un hombre sabio de 63 años, una fiera para los negocios con una filosofía de vida inspirada en el Kybalion, viajado, con años de residencia en México y Chile, todo un trotamundos de la vida.

 “Es mejor ser dirigente que dirigido”

Esa fue su lección. Pero ser dirigente no significa gobernar a los demás, sino, tener la capacidad de dirigir la vida propia. Cuando esto se logra se ha llegado a la Autonomía.

Y termino este relato con un mensaje que me ha llegado mientras redacto estas líneas:

“Las palabras no son de quien las dice, sino de quien las inspira”

 Cierto.

Seguiré narrando…

¿Seguirás escuchando?

 

 

Publicado en AFECTIVIDAD HUMANA

¿QUÉ SIGNIFICA PRACTICAR LA AFECTIVIDAD?

Acabo de hacer seis conferencias en Transmilenio, estoy contento porque es medio día, y ya llevo la mitad de la tarea. Por eso me siento motivado a compartir lo que escribí esta mañana.

La pregunta que amaneció en la superficie de mi conciencia fue:

¿Qué significa practicar la Afectividad?

Y esta fue la respuesta que me llegó.

Practicar la Afectividad quiere decir cultivar lo más conscientemente posible vínculos afectivos, porque cuando esto se hace, lo que se cosecha son los recursos vitales para supervivir, crecer y trascender: afecto, sabiduría y pan.

En mi entender, el primer vínculo afectivo que uno debe cultivar es con el dueño de toda esta película llamada Vida. El mismo que nos pone en escena cuando Él quiere y nos saca de esta obra cuando Él quiere.

Cada quien es libre de decidir si quiere construir un vínculo afectivo con Él; si quiere sentirlo, si quiere conocerlo, si quiere interactuar con Él.

En lo que a mí respecta, ya no puedo vivir sin este vínculo porque es el sostén de mi existencia, el combustible de mi vida.

Él me provee del afecto, la sabiduría y el pan necesarios para cultivar un vínculo afectivo con todo mi Ser, es decir, con mi espíritu, mi mente y mi cuerpo.

Esta comunión con Él, y la comunión conmigo mismo, es lo que le da estructura a mi vida, es lo que me pone a pensar, sentir y actuar de forma equilibrada y como tal, me convierte en un vínculo afectivo más nutritivo para los demás.

Este hecho me lleva a pensar en el sentido de mi vida.

¿Cuál será?

Andrez Paz // Psicología de la Vida

Publicado en ANDRES PAZ, PROYECTO DE VIDA

PROLOGO PROYECTO DE VIDA ANDRÉS PAZ

EL PROLOGO

“Para tener paz, enseña paz y así sabrás lo que es.”

Un curso de milagros

Antes que ser psicólogo soy un ser humano, como tal, dotado de cualidades, tanto positivas como negativas.

A las cualidades negativas las llamo virus psicológicos; una especie de patrones de pensamientos, sentimientos y acciones que obstaculizan la expresión plena de las cualidades positivas, a tal punto que si no se les corrige a tiempo, empiezan a afectar el normal funcionamiento de la mente, se pierde la armonía y poco a poco el caos se va apoderando de tu vida.

El más claro indicador de la presencia de estos virus en tu mente es la calidad de tus vínculos afectivos. Si estos vínculos son fuente de amor quiere decir que estás interactuando bien porque estas cultivando nutritivos vínculos que contribuyen con tu crecimiento.

Por el contrario, si estos vínculos afectivos están siendo fuente de amargura, quiere decir que no estas interactuando bien. Significa que uno o varios virus se están apoderando de tu mente; porque la manera como nos relacionamos con los otros son un reflejo de la forma como interactuamos con nosotros mismos.

La amargura es la antesala de la ruptura. Si el amor nos acerca a un vinculo, la amargura nos aleja de éste; tarde o temprano el otro se cansa y se distancia.

A esta conclusión he llegado justamente porque una de mis mayores cualidades es la capacidad de reflexionar. Soy un psicólogo que reflexiona, que piensa la vida, por eso me gusta tanto la palabra escrita y hablada. Disfruto enormemente cuando leo, escribo y sobre todo cuando hablo, a tal punto que luego de años de práctica he logrado construir una teoría psicológica a la que he llamado Psicología de la Vida.

Llevo 15 años en el mundo de la psicología, y ser un psicólogo pensador me convirtió en un psicólogo teórico, lo cual me produce una intensa alegría, una profunda satisfacción. Sin embargo, soy conciente que una teoría sin práctica es infértil, no produce frutos.

Pues bien, ¿cómo saber si mi teoría psicológica es valida?

La respuesta es muy sencilla:

Aplicándome esa teoría a mi mismo. Soy yo el primer sujeto experimental.

Creo que la Psicología de la Vida me puede ayudar a transformar mis circunstancias presentes.

¿Y cuales son esas circunstancias?

Hoy, después de dos largos y dolorosos años de acumular amarguras, los dos vínculos afectivos que le daban sostén a mi existencia se han roto. Primero fue el vinculo de pareja, y como si se tratara de un cáncer afectivo, éste empezó a hacer metástasis y llegó al vinculo familiar, es decir, me he quedado sin dos de mis mayores fuentes de amor; perdí la cercanía de mi neo tribu familiar.

Perdí el año en el amor, pero lo gané en el trabajo, no materialmente, sino intelectualmente porque logré llegar a una teoría que hoy es mi salvavidas para seguir navegando por esta existencia.

Sin embargo, como Psicólogo Afectivo, soy plenamente conciente de lo determinante que resulta equilibrar estas dos dimensiones fundamentales de la existencia, porque de no ser así, la inestabilidad en el amor se traslada al trabajo, y ahí si, apague y vámonos.

Mi teoría psicológica es la Psicología de la Vida y creo fervorosamente que con esta psicología, de la mano de la practica conciente de la Afectividad, puedo recuperar el amor para mi vida.

En otras palabras, creo que esta psicología, sumada a mi capacidad reflexiva, me puede ayudar a transformar mis circunstancias.

¿Cuál es el paso a seguir entonces?

Identificar y eliminar esos virus psicológicos que me hicieron perder unos vínculos afectivos tan valiosos para mí y que de alguna manera han impedido la expresión plena de mis cualidades como ser humano y de todo mi potencial como psicólogo.

Dada las circunstancias, hoy este es mi principal proyecto de vida, lo llamo el proyecto Andrés Paz.

Tengo que equilibrar la vida de Andrés Paz, solo así podré contribuir con la edificación de una Tribu Familiar, y a partir de estas bases con la construcción de una Comunidad Psicológica que nos prepare para la vida adulta, que nos brinde herramientas para valorarnos, conocernos, conducirnos y construirnos un proyecto de vida laboral, intelectual y afectivo.  Los tres máximos frutos para alimentar la existencia.

No será fácil, pero no tengo opción.

O lucho y salgo adelante o me rindo y perderé la vida en un instante.

Cierto es que la paz empieza por casa.

Y esa primera casa es tu corazón.

Este es pues el prologo de mi proyecto de vida, ya voy viendo hacia donde me está conduciendo mi espíritu.

Hasta pronto.

Seguiré narrando….

¿Seguirás escuchando?

Publicado en ANDRES PAZ, PROYECTO DE VIDA, PSICOLOGIA DE LA VIDA

GERENTES DE NUESTRO PROYECTO DE VIDA

ARBOL PROYECTO DE VIDA
Es increíble como le llegan a uno los mensajes divinos. Y son divinos porque son instrucciones que no le transmiten a uno otros hombres sino los poderes superiores de la vida. Depende de uno ser receptivo a esos mensajes y ser creativo con ellos, escucharlos y llevarlos a la práctica.

Estas líneas las redacto en la estación de los Héroes de Transmilenio, la ciudad esta solitaria, pocas almas circulan por esta selva de cemento, y me sentí inspirado para escribir porque vi un mensaje que decía:

“Si quieres crecer, tienes que ser un gerente de tu proyecto de vida”

Hay que gerenciar el proyecto de vida, y para eso se necesita sabiduría, ser receptivo a ella y expresarla cada día.

En mi carta de navegación del día por ejemplo recibí las siguientes orientaciones vitales:

Haz lo correcto, con integridad, simplicidad, y con ausencia de expectación.

Trabajamos mejor cuando vivimos mejor el presente y no nos distraemos por las expectativas.

Cuando nuestra mente está libre de incertidumbre, podremos reflejar con más efectividad el flujo natural de la energía de la vida. Guiados por una mezcla de sabiduría adulta y la conciencia despejada de un niño, podemos progresar con paz mental.

Es el tiempo adecuado para la introspección y la calma.

Permita que el tiempo y la naturaleza lo sane, no la ayuda externa.
Su integridad personal lo ayudará a prevenir la mala suerte.

El trabajo en búsqueda de resultados con impaciencia casi nunca es satisfactorio.

Los motivos puros y honestos traerán grandes éxitos.

Nosotros nos beneficiamos de la sintonía de nuestras actitudes y motivaciones con el devenir natural de la vida.

Actué instintivamente, ha perdido la inocencia. Intentando lograr beneficios personales la desgracia se cierne sobre usted.

¿Poderoso el mensaje, verdad?

Carl Jung le llama a esto sincronicidad, el hermetismo enseña que todos estamos en la mente del TODO, y que si nos sincronizamos con El, podremos sobrevivir a las tempestades de la existencia y convertirnos en mejores navegantes de la vida.

Seguiré narrando…

¿Seguirás escuchando?

Publicado en CARTAS AL MAESTRO

CARTA DE MI MAESTRO MIGUEL DE ZUBIRIA (La patada en el culo para despegar)

miguel

Soy discípulo de Miguel De Zubiria, es uno de mis vínculos que más satisfacción me produce, como tal, lo mantengo al tanto de mis asuntos existenciales, y él, muy generosamente me guía con sus sabios consejos.

Aun no le he presentado a mi maestro la teoría que he creado, la cual es el fruto de seis años de arduo trabajo, solo le conté mi realidad en la vida de pareja y familiar, como ustedes saben, en estos momentos estoy viviendo el fin de un ciclo vital que ha sido muy doloroso para mí, pero al mismo tiempo muy esperanzador.

Después de tanto tiempo de resistirme al cambio, me di cuenta que era necesario empezar una nueva etapa en mi vida, y aquí estoy, justamente, en este día 22 de diciembre dando inicio formal a este nuevo desafío.

Hace 35 años, en esta misma fecha mis padres se casaron. Hoy regreso a casa de mis padres, no derrotado, como piensa mi maestro Miguel, sino con la esperanza de un nuevo comienzo, me tomaré esta semana para compartirme con mi familia, y espero estar en mi nueva “cueva” a partir del 1 de enero.

Mientras tanto, estoy en una intensa actividad en Transmilenio, dando a conocer este asunto de la Psicología Afectiva, además de la importancia de practicar la afectividad, es decir, cultivar vínculos afectivos de forma consciente, el primero de ellos, con el dueño de toda esta película, ya saben ustedes de quien estoy hablando.

Les cuento que ahora trabajo decididamente para El.  Él es ahora mi máximo proveedor de afecto, sabiduría y pan. Sé que lo que estoy viviendo es una prueba suya, y la acepto, estoy convencido que esta experiencia de vida es necesaria para tender un puente entre la psicología y la espiritualidad.

De modo que con su respaldo y el apoyo afectivo e intelectual de mi maestro Miguel, más el acompañamiento de mis amigos y familiares, tengo fe, que saldré avante de esta prueba y quedaré vivo para contarla.

Un fuerte abrazo para todos, por lo pronto, les comparto la carta que me envío mi maestro, me parece muy ilustrativa de la realidad de los hombres de mi generación.

Espero produzca una nutritiva conversación.

Seguiré narrando…

¿Seguirás escuchando?

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Muy apreciado Andrés:

Que pena con estas noticias. Comentamos varias veces, que la vida de un adulto se juega y decide en mundo del 1) hogar (pareja y paternidad) y en el 2) mundo del trabajo. Muy poco más.

En tu caso te retiras del mundo uno, derrotado. Y en el mundo del trabajo estas detenido. Es la pura y franca verdad.

Me parece que gran parte de la responsabilidad de todo se sitúa tu mundo del trabajo. No has logrado darle cuerpo a UN proyecto o servicio al que le apuestes todo, que llene una demanda efectiva de las personas, fructifique y te llene de satisfacciones humanas y materiales. No lo has logrado, y cuando fallas, cambias, una y otra vez. Ahora es “… En el trabajo, me siento creciendo, estoy comprendiendo el rollo en el que estoy metido. Estoy aplicando una técnica que se llama Storytelling. contando una historia”. Te encanta, y te ocultas detrás de una nueva posibilidad, mientras abandonas lo previo, eres un creativo novofìlico. Magnífico para un jovencito adolescente, pésimo para un adulto hecho y derecho, que no se convierte en tal. Ni en el trabajo, ni en el amor.

En el capitalismo tienes que trabajar para vivir y para amar; no hay de otra. Si falla lo uno falla lo otro, o regresas a los momentos inspiradores; nada mas. Y para trabajar tienes que 1) tener un empleo, como el 90% de los adultos, o 2) convertirte en trabajador independiente o 3) crear y gestionar una empresa. No hay más rutas. De raíz, has rechazado la ruta una, anhelas la tres, pero tienes un trabajo marginal en la dos.

“No has logrado darle cuerpo a UN proyecto o servicio al que le apuestes todo, que llene una demanda efectiva de las personas, fructifique y te llene de satisfacciones humanas y materiales. No lo has logrado, y cuando fallas, cambias, una y otra vez”.

Algún día tendrás que resolver este tremendo acertijo; mientras tanto siempre estarás comenzando. Tienes todas las capacidades, todos los conocimientos. Solo te faltan unos cuantos engranajes esenciales, que tendrías que encontrar en otro(s) u otra(s). Solo tu no puedes, ni yo, ni casi nadie. Al contrario no saldrás de este insatisfactorio extenso retorno al punto de partida laboral,… y por ende afectivo. Mientras el tiempo pasa.

Es la pura y dura verdad, un fuerte abrazo de navidad,… en tu soledad

Miguel

Publicado en REFLEXIONES VITALES

FE

Entiendo la Fe, como Fortaleza Emocional.

La Fortaleza Emocional es el resultado del cultivo de vinculos afectivos.

Cuando uno cultiva vinculos afectivos su fruto es la Fortaleza Emocional.

El cultivo de vinculos afectivos fortalece la Fe en la Vida.

Tener Fe en la Vida es confiar en Dios.

Es confiar en que todo lo que nos acontece tiene un proposito, una finalidad, nada es en vano.

Todo cuanto acontece lleva consigo el proposito del aprendizaje.

Y cuando se aprende, se crece.

Entre mas fortalecidos estemos emocionalmente, mas creceremos.

Un espíritu fortalecido emocionalmente, es decir, un espiritu con Fe, es un espiritu que esta encaminado hacia la grandeza de su Ser.

Publicado en PROYECTO DE VIDA, STORYTELLING

UN DÍA DE MI NUEVA VIDA

andres paz

Produce vértigo vivir así, pero que emocionante es.

Acabo de darme cuenta de una idea que tengo que practicar:

“Comunica tu mensaje, comparte tu idea”

Acción!!!

Ya di cuenta del dolor, ahora tengo que dar cuenta de la acción.

Actuar para narrar lo hecho.

Mi parte es actuar:

Hablar, escribir, escuchar, conversar.

Escribo estas lineas mientras espero el almuerzo del día. Cuando se cultiva el oficio de escribir, no existen horarios específicos para hacerlo, la idea llega en cualquier momento y reclama ser materializada.

El caso es que almorcé, pero no lo hice solo, como el restaurante estaba tan lleno, una mujer se me acercó y me dijo: “¿podemos compartir la mesa? Claro!!!! le conteste efusivo por tener la oportunidad de compartir ese acto tan vital como es alimentarse y mejor aun, en compañía. Es decir, alimento para el estomago y para el corazón. Supervivencia biológica y crecimiento psicológico.

Como era de esperarse, empezamos a conversar…

Esa mujer resulto ser toda una empresaria, con sus propios dilemas amorosos e interesada en formar a sus empleados.

Le conté lo que hacia, ella hizo lo propio y nos conectamos tanto que intercambiamos coordenadas, ademas acordamos que iría a Tunja a ofrecerle una conferencia a sus colaboradores, y de paso, a conversar sobre su vida afectiva.

Es increíble como llegan los vínculos, es fascinante sentir la manera como Dios conecta a las personas.

Después de ese nutritivo encuentro y de un buen alimento, me fui a cumplir con mi tarea en Transmilenio.

Antes de iniciar la jornada me tope con un “loco” habitante de calle a las afueras de la estación de la Jimenez. Un hombre de 28 años, oriundo de Armenia, sobreviviendo en el inframundo, esperando una oportunidad para pasar al siguiente nivel del juego de su vida .

No se porque, pero me siento fuertemente atraído a servirle a esta población, a estos parceros. Me gusta mucho escucharlos, prestarles atención. En un sobre de los que reparto en Transmilenio le dejè una misión: le dije que si me llamaba lo invitaba a almorzar y de paso le ponía la siguiente misión.

John se llama el hombre. ¿Me llamarà?

Ozny se llama la empresaria de origen libanes. ¿Me llamara?

Y para completar el día, en plena acción en Transmilenio me encontré con Myriam Hermandez, no la cantante, sino una alegre compañera que tuve en mis tiempos de mensajero en la OPAN. Ambos llegamos a la conlusiòn que ha cambiado nuestra apariencia pero nuestra esencia sigue igual.

Cuando uno se encuentra con compañeros de la vida, en este caso de la vida laboral, eso produce una inmensa alegría, hacia mas de 10 años que no nos cruzábamos por este viaje existencial.

Hice la tarea de Transmilenio y mientras redacto estas lineas en mi cuaderno de notas, compruebo una vez mas que cuando la mente esta ocupada creando, ya sea un relato o un vinculo, se experimenta mucho flujo, armonía, paz en el corazón.

Pero cuando la mente no esta ocupada, los pensamientos negativos, la rumia mental, no tardan en aparecer, ahí es donde empieza la tarea de fortalecer el espíritu para que la mente no nos complique la existencia.

Fue un día muy productivo, hice la tarea de hablar, escribir, escuchar y conversar.

A primera hora había tenido una sesión con Daniela, una talentosa mujer que me escuchó en Transmilenio y me llamò ese mismo día para que nos encontráramos.

Con Daniela tuve una sesión muy inspiradora, porque se trata de una mujer con una tremenda historia de vida, una historia con mucha sabiduría.

Disfruto mucho lo que hago porque toda historia nueva que escucho me permite aprender un poco mas de mi mismo. Comprender un poco mas el sentido de mi vida.

Gracias Claudia Patricia Montaño por tu llamada, también fue muy emotivo escuchar tus palabras de aliento.

Seguiré narrando…

¿Seguirás escuchando?

Andrez Paz // Psicología de la Vida

Publicado en STORYTELLING

RIQUEZA Y POBREZA

Dios es mi punto de partida.

Dios es mi mayor fuente de amor y sabiduría.

¿Por qué cuesta tanto comprender esto?

Es decir; sentirlo, entenderlo, practicarlo.

No llego a esta sensación por las vías amorosas sino por las dolorosas.

El sufrimiento que hoy cargo sobre mis espaldas me ha acercado a mi punto de partida:

Dios.

Son las palabras mi mayor recurso, con ellas expreso mi  sentir, mi pensar y doy cuenta de mi actuar.

Son las palabras las que me hacen sentir vivo.

Por eso escribo, por eso hablo, por eso comparto lo que siento, pienso y hago.

Estoy experimentando una doble sensación de riqueza y pobreza.

La riqueza está en mi corazón y en mi cabeza, es lo que Dios me da; amor y sabiduría.

La pobreza está en mi estómago, hoy carezco de pan y de techo y de hogar.

Es mi propio ego el que me ha traído a este desierto de sufrimiento, no hay culpables, yo soy el único responsable de mi destino.

¿Será que ya toque fondo?

¿Será que mi destino es el inframundo?

¿Cómo saber si estoy caminando hacia el cielo o el infierno?

¿Cuándo saldré de este purgatorio?

¿De qué otra forma tendré que pagar mis penas?

¿Cuál será la salida de este laberinto en el que estoy metido?

Sí, estoy melancólico, quizá sea por los terrenos de la melancolía donde encuentre la salida.

Este sentir melancólico me dice que no puedo aspirar a la trascendencia sin antes asegurar la supervivencia, ni mucho menos crecer en sapiencia.

Si es verdad que Dios es mi mayor fuente de amor y sabiduría, pues entonces no tengo más remedio que confiar en ello, tener fe en que este momento es apenas una transición, una dura prueba de la vida para fortalecer mi espíritu.

La prueba del amor de Dios es que me ha dado un don: la palabra. Y unos talentos: ser conferencista, escritor y formador. Aquí  está la clave de mi salvación, compartir lo que Dios me ha dado y cultivar el terreno que se me ha encomendado.

Allí, en ese terreno llamado Transmilenio está el pan, está  la sabiduría que viene con la práctica constante, está el amor que se cosecha cuando crees en lo que haces.

Redacto estas líneas antes de empezar mi jornada en Transmilenio, una labor que tendré que repetir una y otra vez  hasta que pueda cosechar los frutos del trabajo constante; no solo el pan, sino también la satisfacción de velar por ti mismo y sobre todo, de aportar con la supervivencia, el crecimiento y la trascendencia de esos seres que Dios ha puesto bajo mi responsabilidad paterna:

Mis hijos.