ANDRES PAZ, LA SEMILLA DE LA FELICIDAD

¿CÓMO CULTIVAR LA SEMILLA DE LA FELICIDAD EN TU VIDA?

 CULTIVA LA SEMILLA DE LA FELICIDAD EN TU VIDA

 

 

“Si se cree y si se trabaja, se puede”

Diego Pablo Simeone

Duré más de dos meses sin publicar contenido, estaba como en una especie de retiro afectivo, tratando de comprender el rumbo que le daría al barco de mi vida.

A la conclusión central que llegué en ese periodo de profunda reflexión fue la siguiente:

Nada mas importa en la Vida que la Felicidad.

¿Qué sentido tiene la Vida sino es para ser feliz?

En el relato anterior sostenía que los psicólogos de esta generación tenemos el deber de ser felices. Porque solo siendo felices, podemos contribuir con la felicidad de los demás.

También decía que la Felicidad es como una semilla que podemos cultivar en nuestras vidas.

Pues bien, mi conciencia de Psicólogo Formador Afectivo me muestra que no vivimos una sola vida sino que tenemos la posibilidad de vivir cinco vidas en esta Vida.

Pensándolo metafóricamente, la Vida es como una gran hacienda.

Esta hacienda de la Vida tiene cinco grandes terrenos, cada uno de los cuales con sus respectivas parcelas.

En cada uno de estos terrenos vitales podemos cultivar la semilla de la Felicidad, si así nos lo proponemos. Si creemos en ello y trabajamos por ello.

El primer terreno vital es la Vida Personal.

Esta Vida Personal es como un terreno con tres parcelas.

En primer lugar, como Seres Vivientes que somos, el cultivo de un Vínculo Afectivo con la Sabiduría Superior de la Vida es fundamental, en tanto que se trata de un alimento, el más nutritivo de todos que está a nuestro alcance y como tal, podemos beneficiarnos de él.

La segunda parcela es la parcela de la Naturaleza.

Somos hijos de la Tierra y por lo tanto, instintivamente nos maravillamos con su majestuosidad, si volvemos a Ella constantemente, podemos cultivar un Vinculo Afectivo muy nutritivo que nos mantiene recargados de saludables energías afectivas.

La tercera parcela de la Vida Personal es el cultivo de un Vinculo Afectivo Consigo Mismo.

Es una ironía, pero lo cierto es que somos los artífices de nuestra Felicidad, y al mismo tiempo, los responsables de nuestra infelicidad. Somos nuestros mejores aliados o nuestros peores enemigos.

Entre más nos empeñemos en buscar culpables por nuestras desdichas, más nos demoraremos en hacer lo que tenemos que hacer para liberarnos de los fantasmas del pasado y de las angustias del futuro; los cuales son como esa maleza que no nos permite expresar nuestra identidad en el presente, para con ello crecer, florecer y así poder compartir nuestros frutos con el mundo.

El segundo terreno vital es la Vida Familiar.

La Vida Familiar tiene dos parcelas; la familia de origen y la neofamilia. Juntas constituyen nuestra Tribu Familiar.

Para nuestro propósito de ser felices, es clave cultivar conscientemente un Vínculo Afectivo con todos y cada uno de los miembros de la Tribu Familiar a la que pertenecemos.

La Tribu Familiar es el escenario por excelencia para practicar el amor.

Al interior de la Tribu Familiar hay un Vínculo Afectivo que juega un papel determinante en la estabilidad y crecimiento en todos los aspectos de la tribu, me refiero al Vínculo Afectivo de pareja.

Si asemejamos la Tribu Familiar a una célula, La pareja es el núcleo de la célula familiar. Fundamental.

Tan importante, que este Vínculo Afectivo en si mismo da origen al tercer terreno vital: la Vida de Pareja.

Por múltiples razones, la Vida de Pareja es una intensa fuente de Felicidad, o infelicidad. En esta Vida descansa gran parte de nuestro bien-estar o se origina gran parte de nuestro mal-estar mental, físico y material.

Este bien-estar o mal-estar permea toda la vida del ser humano. Para bien o para mal nos afecta definitivamente.

He ahí la importancia de cultivar conscientemente la semilla de la Felicidad en este terreno vital de la Vida de Pareja.

Como Psicólogo Formador Afectivo; la vida personal, familiar y de pareja, son la base de mi trabajo, es el fundamento de mi Vida Laboral, la cuarta de las cinco vidas que podemos vivir en esta Vida.

Sin duda alguna, el trabajo puede ser una fuente de Felicidad, sobre todo cuando se trata de un trabajo con sentido.

Un trabajo con sentido es aquel que contribuye con la Felicidad de los demás. Y este es justamente el propósito de un Psicólogo Formador Afectivo: contribuir con la sanación, crecimiento y Felicidad de sus consultantes, aprehendices, lectores y todos aquellos que escuchen su mensaje.

Por último, pero no por ello menos importante, está la Vida Social, la cual es un terreno vital que tiene tres parcelas: los amigos, los grupos y la sociedad en general.

Estas tres parcelas están íntimamente relacionadas. Con los amigos se hacen grupos, y en los grupos se pueden hacer amigos. Y cuando esos Vínculos Afectivos son nutritivos, los grupos de amigos pueden trabajar juntos en la construcción de una mejor sociedad.

Esto es grosso modo, la manera como puedes cultivar la semilla de la Felicidad en tu vida, teniendo claro primero cuales son los terrenos para cultivar.

Algo me dice que el primer terreno donde debes cultivar la semilla de la felicidad es en tu corazón. Es decir, en tu Vida Personal.

No obstante, escucho la voz de mi maestro diciéndome: “no Andrés, primero son los otros”. En este caso entonces, el primer terreno a cultivar seria el de la Vida Familiar; y a juzgar por mi propia experiencia, creería que le asiste la razón.  O pensándolo bien, depende de las circunstancias vitales de cada quien.

Sin embargo, esta mente terca que es la mía, insiste en pensar que el cultivo del Vínculo Afectivo Consigo Mismo es fundamental para comprender el tipo de vínculo que se puede cultivar en cada uno de los demás terrenos vitales.

Así las cosas, este cultivo de la semilla de la felicidad en tu Vida parte de dos preguntas vitales:

¿Quién eres tú? ¿Cuál es tu identidad?

 

Andres Paz / Psicologo Formador Afectivo / Terapeuta de Pareja y Familiar

Anuncios

1 thought on “¿CÓMO CULTIVAR LA SEMILLA DE LA FELICIDAD EN TU VIDA?”

  1. Que idea tan sencilla pero a la vez tan compleja, cultivar!!Aunque no debemos olvidar quitar la maleza(debilidades y miedos), labrar la tierra (con las decisiones que se toman y dejan surcos en tu vida) y la selección del cultivo (el tipo de personas con las cuales desarrollas vínculos)…pero considero que se requieren etapas de infelicidad para encontrar nuestro verdadero yo, lo cual nos hace mas fuertes ( o nos destruye, para reconstruirnos), además, cómo conseguir la felicidad si no se tiene una tribu familiar y menos una vida de pareja, dicho escenario lo tienen muchas mujeres y hombres adultos que inmersos en su soledad, solo encuentran en el trabajo o en placer el refugio que los alimenta..una “madre cabeza de familia” puede pensar que su felicidad dependerá del “bienestar” de sus hijos, pero no de su propia valoración!!!..relatos con profundidad que generan mas interrogantes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s