PRACTICAR LA AFECTIVIDAD

AFECTIVIDAD

“La cuestión fundamental es establecer relaciones.”

Dalai Lama

Todo lo que he vivido hasta ahora queda condensado en esta nueva experiencia: a partir de este momento empieza para mi vida la práctica consciente de la Afectividad.

Un suceso doloroso que bien podría derrumbarme, me ha dado el empujón necesario para tomar el control de mi mente.

¿Quién controla tu mente? ¿Tú o tu ego?

El único poder es la mente y si tienes Tú el control, es decir, tu espíritu, tu vida es de pleno Bienestar.

Porque como bien lo saben los místicos, además de todos los estudiosos y experimentadores de las ciencias de lo interno, cada espíritu individual esta conectado al espíritu universal.

Y si esto es así, como ahora lo creo, porque lo siento, entonces el Bienestar no es algo que venga primero de afuera hacia adentro.

Si se trata de una elección, el genuino Bienestar viene de adentro hacia afuera. Todo lo demás es una ilusión, una fina ilusión del ego cuando es él quien tiene el poder sobre tu mente.

Ahora el poder lo tengo yo, y mi elección es el Bienestar.

Pero no hay que bajar la guardia porque este poder se puede esfumar; si te descuidas, si dejas de practicar, el ego volverá a retomar el poder sobre tu mente y el malestar retornará a tu vida.

Entonces caerás nuevamente bajo la ilusión de creer que el Bienestar viene de afuera hacia adentro y por lo tanto, confundirás efímeros momentos de placer con el genuino Bienestar, y querrás más y más y más y nunca te llenarás, porque el ego es insaciable. Habrás caído en la trampa una vez más.

Practicar la Afectividad simple y llanamente significa cultivar Vínculos Afectivos todos los días, porque como bien lo enseña el Tao: “si los granjeros no se ocupan de sus campos todos los días, no pueden esperar una cosecha”, igual ocurre con la practica de la Afectividad.

El primero de estos Vínculos Afectivos a cultivar es con tu dimensión espiritual, con la Fuente de la Vida, con Dios. A partir de este Vinculo Afectivo empiezas a cultivar todos los demás: contigo mismo, la familia, la pareja, los amigos, la sociedad y la humanidad entera.

Todos estos vínculos están conectados afectivamente, el Bienestar permanente es el fruto del cultivo de estos vínculos.

Algo en mi corazón me señala que debo decirte algo más sobre la  percepción que tengo de Dios.

Para cultivar un Vinculo Afectivo con esta Fuerza, no basta con creer en Ella; la mera creencia en Dios no es suficiente, si así fuera, todos los llamados creyentes serian completamente felices, al margen de las inevitables adversidades de la vida, gozarían de Bienestar.

En realidad, creer en Dios es fácil, lo difícil es sentirlo y sobre todo, practicarlo.

De modo que Dios no es solo una creencia, es ante todo un poderoso afecto, y más aún, Dios es acción.

Como dichosamente lo aprendí en el “Poder de la Intención”:

Dios es Creativo,

Dios es Bondadoso,

Dios es Amoroso,

Dios es Belleza,

Dios es Expansivo,

Dios es Abundante,

Dios es Receptivo.

De modo que para sentir a Dios, para cultivar un Vinculo Afectivo con esta poderosa Fuerza, todos los días de nuestra vida debemos practicarlo, es decir; ser creativos, bondadosos, amorosos, bellos, expansivos, abundantes y receptivos.

Por eso es que Dios es más que una creencia, he ahí porque considero que establecer esta conexión afectiva es la base para el cultivo del resto de Vínculos Afectivos.

Y si escribo esto es porque así lo siento. Y así lo he empezado a Vivir. Más allá de todo sistema de creencias, más allá de toda ideología, más allá de toda religión establecida.

Estas líneas son la expresión de mis sentimientos y la manifestación del Don que Dios me regaló.

El Don de la palabra me ha sido concedido para cumplir con una Misión: contribuir con la sanación y evolución de las relaciones de pareja. Y esto a través de mi Vocación: la psicología.

Gracias por leer este relato, y sobre todo, gracias por compartirlo, aunque parezca difícil creerlo, tu atención alimenta mi corazón. Porque tu atención es energía, y esta energía llena mi Vida, contribuye con mi Bienestar, como espero también contribuir con el tuyo.

De hecho, tu Bienestar también es mi Bienestar, porque si tu estas bien, tu energía de alguna manera me llegará y me fortalecerá.

De esto se trata la práctica de la Afectividad.

Salud!!!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s