Publicado en REFLEXIONES VITALES

CREE EN TI

 

Cree en ti.

Si crees en ti confiaras en ti.

Cree en ti y tus miedos se disiparán.

Cree en ti y la culpa no te dominará.

Cree en ti que como dicen por ahí: es mejor arrepentirse de lo que se hizo y no de lo que se dejó de hacer.

Hacer es pensar como diría Richard Sennet.

Cada ves que haces, algo aprendes.

En cambio, si no haces por temor, nunca podrás comprobar si estabas en lo cierto o no.

Al fin de cuentas, como también dicen por ahí: se aprende más de los aciertos que de los desaciertos.

A veces la euforia de la victoria obnubila los fallos.

En cambio el dolor de la equivocación siempre te puede dejar una lección.

Una lección es una mejor recompensa que un millón.

El dinero se va, mientras que la lección queda.

Y entre mas practiques esta lección, mas sabiduría cosechas.

Por favor,

Cree en ti.

Publicado en COYUNTURA

LA CRISIS DE VENEZUELA Y LAS RELACIONES DE PAREJA

VENEZUELA

Observando lo que viene pasando en Venezuela no puedo dejar de ver la estrecha relación que existe entre las crisis políticas y las crisis en las relaciones de pareja.

Si uno lo observa con detenimiento, la política empieza en casa, y si se va más al fondo, la política empieza en la mente de cada uno de nosotros.

La polarización política en Venezuela está entrando en una fase peligrosa.

La razón: de lado y lado se esta sembrando el odio. Y cuando el odio coge fuerza se pasa de la agresión verbal a la agresión física, los muertos de esta semana en Venezuela son la prueba de ello.

Con un agravante, ambos bandos se culpan mutuamente y ninguno asume su responsabilidad en el conflicto. Tal cual ocurre en las relaciones de pareja.

¿Por qué resulta tan difícil reconocer la responsabilidad propia y dejar de acusar al otro por la crisis?

La respuesta a este interrogante es sumamente sencilla y clara, pero tremendamente difícil de asimilar y aplicarla.

Se llama ego.

Cuando la mente de un individuo esta bajo los dominios del ego, le es imposible reconocer conscientemente su responsabilidad en el conflicto.

Es tan poderoso el ego y sobre todo tan enceguecedor e insensible, que lleva a su esclavo a maltratar al otro, a juzgarlo, criticarlo, señalarlo, condenarlo; y como complemento de esta acción, no reconoce sus propios actos y los pocos que si reconoce los minimiza.

Actitud que como es apenas lógico, lo único que hace es echarle mas leña al fuego y con ello, escalar el conflicto.

Y si así ocurre con las mentes individuales, igual ocurre con las mentes colectivas.

Fíjate por ejemplo en la actitud de Nicolás Maduro. Ve enemigos por todas partes.

Le echa la culpa del desabastecimiento alimentario a un complot de la “burguesía”. Y no es capaz de reconocer que en realidad la crisis en este sector tiene su origen en las pésimas decisiones económicas que ha tomado. Por eso la inflación del 50%, por eso la escases en los supermercados, por eso el descontento social de ese sector de la población que no se beneficia de las migajas del régimen.

Cuando se ven enemigos por todas partes significa que esa mente esta llena de miedo.

El miedo es uno de los lugartenientes más fieles del ego.

Cuando el ego activa el miedo, éste intimida o ataca. Apela a la fuerza para controlar al otro.

Esa es la función por ejemplo de los grupos paramilitares chavistas: meter miedo; intimidar bajo el cuento de la defensa de la “revolución bolivariana.”

Una falsa revolución que como ha ocurrido con todas las mal llamadas revoluciones va a ser devorada por sus propios hijos.

La respuesta agresiva del chavismo es indicador de que están invadidos por el miedo. Y cuando una mente individual o colectiva tiene miedo en su corazón, eso es lo que refleja, eso es lo que proyecta en el otro y en los demás.

¿Pero miedo a que?

Miedo a perder al poder.

Un clásico ejemplo de apego al poder.

Igual ocurre en las relaciones de pareja. En la que se da un apego a la relación o un apego al poder. En cualquiera de los dos casos el miedo sale a flote y con él la agresividad o la otra cara del miedo, la huida.

Todo esto es controlado por ese poderoso ego.

Como bien lo dice un refrán popular, para pelear se necesitan dos.

De modo que tanto a nivel político como a nivel de la relación de pareja, la desactivación y superación del conflicto requiere que alguno de los dos, de el primer paso, esto es, empiece a liberarse de la tiranía del ego, ese es el enemigo a vencer.

Si cambia uno, el otro inevitablemente empezará a cambiar. Tarde o temprano.

¿En términos prácticos esto que significa?

Dejar de acusar al otro, dejar de señalar al otro.

Hacerse responsable de sus propios actos.

Reconocer sus errores.

No presionar al otro, dejar al otro hacer su propio proceso.

Dejar de ser un problema y convertirse en una solución.

No intimidar, ni chantajear, ni manipular.

La verdadera fortaleza no esta en la violencia, sino en la sabiduría.

Un espíritu sabio le arrebata el poder a un ego prepotente.

Pero recuerda que el enemigo no es el otro, el enemigo es tu ego.

El enemigo es tu yo egoísta.

¿Y cómo se  le da golpe de estado al ego propio?

De la única forma posible, con acciones amorosas.

Y la primera acción amorosa que uno debe llevar a cabo es consigo mismo.

Si tú te sanas, si tú resuelves tus conflictos contigo mismo, tu vida de pareja tarde o temprano será una fuente de nutritivo Bienestar.

Sanate,

Libérate de tu ego.

Esto no te lo digo desde mi intelecto, te lo expreso desde mi corazón.

Y yo se que tu sabes de donde vienen los mensajes del corazón.

Suspiro y siento que esta crisis Venezolana no puede ser resuelta solamente por sus líderes, éstos se encuentran bajo el dominio de sus propios egos; y de seguir así, se avecinan tiempos duros en este país, y como son nuestros vecinos, inevitablemente padeceremos las consecuencias.

De modo que desde esta “trinchera” psicológica propongo una solución espiritual, amorosa con los siguientes elementos:

  1.  Si eres Venezolano y te duele tu país, no le permitas a tu corazón albergar odio o rencor hacia el gobierno “chavista”. Lo mismo si eres partidario del chavismo, no le des cabida en tu corazón a sentimientos negativos hacia la oposición. Los pensamientos y las emociones son energías y estas se acumulan, para bien, o para mal. De modo que cada uno, desde su individualidad puede contribuir con la solución de ese duro conflicto venezolano. No es un cliché, todos son hermanos, y solo una poderosa fuerza afectiva y espiritual puede evitar que se de la dolorosa confrontación armada entre los venezolanos.
  1. Para materializar esta intención podemos crear una imagen con la bandera de Venezuela y el siguiente mensaje: “Lo siento y te amo”. Pega esta imagen en tu perfil de Facebook y compártela. De esta manera la energía crecerá. Funciona. Tú sabes que es así. Necesitamos desactivar los odios y activar el amor.

Hoy amanecí sintiendo la necesidad de crear este relato y desde ya experimento una recompensa.

Sigo comprendiendo mis propios conflictos.

En mi corazón tengo presentes a Néstor, Mariana, Flor, Alberto, Nathaly, Bibiana,

Gracias por leer y compartir.

Publicado en ANDRES PAZ, biografia

HOJA DE VIDA

PROLOGO

Son las 4:48 am, estoy frente al computador y lo único que se me viene a la mente es: ¿Qué es una hoja de vida?

Hacerle preguntas a la mente es poderoso porque de inmediato ella se pone a trabajar, pero no me logra dar respuestas convencionales, no se si esto sea un defecto o una cualidad.

La hoja de vida es toda una metáfora. Yo soy una hoja, que hace parte de una rama, que es parte de un árbol, que hace parte de la Vida.

Como hoja, es decir como individuo, me defino como un caminante, como un buscador.

Racionalmente hablando, mi viaje empezó hace 33 años. Empecé  mi andadura en este mundo el 16 de septiembre de 1980.

Intuitivamente sintiendo, presiento que mi viaje  por la vida empezó mucho tiempo atrás. Pero lógicamente actuando, se que este no es el momento ni el lugar para hablar de este punto, así que continuemos.

Pereira es la tierra que me vio nacer. Lo hice en una casa, recibido por la más noble de mis tías; una hoja de ese árbol de mi vida que vale la pena emular en su amor y generosidad.

LA FAMILIA DE ORIGENSoy el mayor de tres hermanos.

Me sigue Viviana, quien ya se multiplicó por tres.

Y la hoja menor de esta rama es mi hermana Gloria, quien no se quedó atrás y también se multiplicó por tres.

Por esas cosas que solo la Vida comprende y que uno con el paso de los años medianamente entiende, me fui de casa a los 12 años.

Hoy, con la perspectiva del tiempo, medio en broma y medio en serio, siento y pienso que yo partí de casa en busca de mi “piedra filosofal.”

La primera conclusión entonces a la que llego, es que mi vida es la historia de esa búsqueda. Y como toda historia, tiene sus capítulos:

EL INTERNADO

La primera gran estación de mi viaje fue un internado de una comunidad religiosa llamada Terciarios Capuchinos. Entre Cajicà y Manizales transcurrieron 38 meses de mi existencia. En este lugar aprendí las artes de la metalistería y de la interacción interpersonal con todo tipo de personalidades. Especialmente las más difíciles.

A los 16 años y con esa nutritiva experiencia a cuestas, salí nuevamente al mundo.

EL TRABAJO I

Nuevamente y por esas cosas de la Vida, mi clan familiar terminó viviendo en Bogotá. De modo que después de mi aventura en el internado, sentí la inmensa necesidad de reunirme con el resto de hojas de mi rama familiar. En ese momento no sabía por qué, pero me halaba mi necesidad de amor familiar, del cual estuve tan hambriento en esa aventura que acababa de terminar.

De modo que aun bajo el cuidado y la tutela de los Terciarios Capuchinos, di el siguiente paso y empecé a trabajar formalmente, porque informalmente ya lo hacia desde los 10 años.

Mi primer empleo fue como mensajero en la OPAN. Mi primer jefe fue Francisco Castañeda, un hombre que recuerdo gratamente por su proactividad y eficiencia.

Después y gracias a la gestión de mi “ángel protector” -el padre Arnoldo Acosta– fui ascendido a vigilante. Este trabajo, que llevaba a cabo en las noches, me facilitó los recursos necesarios; tiempo y dinero, para empezar la tercera etapa de este viaje.

LA UNIVERSIDAD    

Desde que tengo uso de razón he sentido una inmensa fascinación por los libros. Me encanta la lectura. Es un alimento vital para mi existencia. Tan vital como el agua y la comida. Tan vital como el afecto, tan vital como la sabiduría.

Intuyo que mi “piedra filosofal” está por los senderos de la sabiduría. Por eso ingresé a la universidad a estudiar Psicología.

Entre 1999 y 2004, estuve habitando por los terrenos de la Universidad Católica de Colombia. Ese fue mi hogar durante esos cinco años. Esa fue mi iniciación en el estudio de la mente humana.

EL TRABAJO II

Terminada esta experiencia académica, llegó el siguiente nivel. Gracias a la confianza y apoyo del padre Arnoldo Acosta, debuté como psicólogo en abril de 2005 en el Colegio Seminario Espíritu Santo.

Ya han pasado casi nueve años y lo recuerdo como si hubiese sido ayer. Fue una experiencia maravillosa el trabajar con adolescentes, de alguna manera me veía reflejado en ellos. Me encanta mucho el rol de enseñar. De hecho, junto con la lectura y la escritura, estas tres actividades configuran mi pasión.

Trabajé como psicólogo egresado no graduado entre el 2005 y el 2006. Cuando terminé materias, me dedique a escribir con tranquilidad mi tesis de grado: “El genocidio de la Unión Patriótica: una mirada desde la victimologia.”

Finalizando el 2006 sentí que era el momento de partir del colegio. Y así fue. A partir de ese instante empezó una etapa crucial en mi existencia.

LA NEOFAMILIA

VINCULOS SAGRADOSEl 2006 me dejó dos hermosos regalos: la que hasta hoy ha sido la mujer de mi vida y el grado como profesional de la psicología.

Con Luz Adriana le hemos dado vida a Orianna y Dante, pero también creamos la semilla de una forma de entender la Vida, de ser y estar en este mundo, una filosofía de vida que llamamos Formación Afectiva.

Gozo de la dicha de ser padre, hoy Orianna tiene 5 años y Dante casi 3. Entre el 2007 y el 2013, viví y conviví bajo el mismo techo con mi neofamilia. Con mi suegra Imelda, mi suegro Silvino, con mi cuñada Patricia y hasta con el perro Merlín. Con esta tribu que también tiene en su rama a Marleny y sus cachorros Damián y Sander,  pude disfrutar de lo que carecí en mi infancia: el amor de una familia.

Indudablemente, este ha sido el mejor periodo de mi existencia, el más tranquilo, el más seguro, el más alegre, el más feliz. El más determinante en la búsqueda de mi “piedra filosofal.” El que definitivamente me preparó para dar el siguiente paso en mí caminar.

“Causalmente”, durante este mismo periodo llego a mi vida un componente clave de mi “piedra filosofal”:

LA AFECTIVIDAD I Y EL TRABAJO III

Cuando terminé la carrera de psicología, sentí desilusión.

Esa psicología que me enseñaron no llenó mis expectativas. No era una psicología transformadora. Era una psicología que todavía seguía enfocada en el tratamiento de la enfermedad y el trastorno mental, y no en la formación para la vida.

Al ser la psicología el estudio de la mente por excelencia, cuenta con todas las herramientas para formar la mente, y por lo tanto, para preparar al individuo para dirigir su vida.

Esa desilusión casi me desvía del camino. De hecho, me sentí atraído por el mundo del Derecho. Alcancé incluso a estudiar 3 semestres, y a darle vida a “El Altavoz”, un periódico universitario.

Pero definitivamente ese no era mi sendero, por fortuna, la psicología me volvió a conquistar, más específicamente una de sus más potentes ramas: la Psicología Afectiva.

El 22 de septiembre de 2008 empecé un diplomado en “Inteligencia Emocional” en la Fundación Internacional de Pedagogía Conceptual Alberto Merani.   

Venia de un proyecto editorial que tenía como propósito reflexionar sobre la comunidad LGBTI, ese fue otro de mis emprendimientos, se llamaba “Revista Ser” y me dejó como aprendizaje una potente lección: todos tenemos un mismo origen pero diversos destinos. Cada quien, consciente o inconscientemente, va en la búsqueda de su propia “piedra filosofal”.

Gracias a este proyecto se me abrieron las puertas de la Secretaria Distrital de Salud. Entre octubre de 2008 y agosto de 2009 trabajé como referente de Diversidad Sexual en el Hospital Rafael Uribe Uribe. Un proyecto cuyo objetivo era posicionar la política publica LGBTI en las localidades Antonio Nariño y Rafael Uribe.

Esa experiencia llevaba el sello de la Afectividad. Ésta me permitió abrir la mente y tener una mirada más amplia y respetuosa de la diversidad de género.

Una vez terminado el diplomado y concluida la experiencia en la Secretaria de Salud, me entregué de lleno al estudio de la Afectividad Humana bajo la orientación y guía del padre de la Pedagogía Conceptual y de la Psicología Afectiva: Miguel De Zubiría. Mi maestro y mentor.

LA AFECTIVIDAD II

Entre enero y octubre del año 2010 junto con Luz Adriana llevé a cabo el diseño y ejecución de un diplomado en Afectividad Humana. Recuerdo que a su clausura asistió mi maestro Miguel y fue de alguna manera la graduación como su discípulo. A partir de ese momento confirmé definitivamente que mi rama de trabajo era la Psicología Afectiva.

Desde entonces vengo estudiándola con pasión a tal punto que se convirtió en el insumo fundamental de lo que se convertiría en mi propia propuesta teórico-practica: la Formación Afectiva.     

Técnicamente hablando, la Psicología Afectiva es la ciencia y la Formación Afectiva es la tecnología.

La Formación Afectiva entonces es una tecnología mental que tiene como propósito formar para el Bienestar. Está sustentada en doce enseñanzas básicas:

  • Necesidades Vitales
  • Habilidades Afectivas
  • Vínculos Afectivos
  • Recursos Vitales
  • Personalidad
  • Conflictos Afectivos
  • Sufrimiento
  • Energía Afectiva
  • Estrategia de Vida
  • Evolución Mental
  • Poder
  • Bienestar

DON, VOCACIÓN Y MISIÓN

Me ha sido concedido el Don de la Palabra. Por eso me encanta tanto escribir, he ahí la razón por la que disfruto tanto la labor de hablar en público. Ahora comprendo porque me fascina la lectura.

De la mano de este Don, me ha sido concedida la Vocación de la Psicología. Por eso es que tengo la firme convicción de que la psicología es un servicio, tan vital como el agua, porque así como el cuerpo necesita calmar su sed para experimentar bienestar físico, la mente y el espíritu necesitan también satisfacer sus necesidades para experimentar Bienestar Afectivo y Espiritual.

De modo que la psicología vivida como una Vocación significa que debe hacerse todo lo posible para hacerle llegar este servicio a la mayor cantidad de personas posible. Por eso comparto lo que escribo y por eso hablo en Transmilenio.

El Don de la palabra y la vocación de la psicología me han sido concedidos para cumplir una Misión: contribuir con la sanación y evolución de las relaciones de pareja.

Entiendo que hay dos tipos de relaciones de pareja: la interna y la externa.

La relación de pareja interna es la que tienes contigo mismo.

La relación de pareja externa es la que tienes con otra persona.

Si la relación que tienes contigo mismo es caótica, entonces tu relación de pareja será un caos. Si tu relación contigo mismo es armónica, entonces tu relación de pareja será de armonía. Si mejoras la relación que tienes contigo mismo, mejorará tu relación de pareja.

Como ves, esta es una historia de vida, te acabo de presentar el prologo, te la iré contando a medida que yo mismo la vaya comprendiendo, y según me la vaya dictando mi corazón.

 

Publicado en SANACION

LOS HEREDEROS DE CAÍN

 cain_y_abel

Por mis venas corre la sangre de los herederos de Caín.

Mi espíritu carga con una culpa que no es suya, pero que le afecta.

Deseo, necesito liberarme de esta culpa heredada de mis antepasados y con ello sanar mi árbol genealógico, sanarme y romper la maldición.

Este relato tiene ese propósito, lanzarlo a la realidad material para que sea escuchado por la realidad espiritual; y el espíritu del Abel de nuestro árbol genealógico pueda ocupar su lugar y descansar en paz.

Esta es una intención que viene desde mi corazón, por eso he recibido de forma providencial las palabras que debo elevar para ser escuchado.

Morrnah Nalamaku Simeona me ha dicho que para este propósito debo decir las siguientes palabras:

 “Divino Creador, padre, madre, hijo, todos en uno… Si yo, mi familia, mis parientes y antepasados ofendieron, a tu familia, parientes y antepasados en pensamientos, palabras, hechos y acciones desde el inicio de nuestra creación hasta el presente, nosotros pedimos tu perdón… Deja que esto se limpie, purifique, libere, corta todas las memorias, bloqueos, energías y vibraciones negativas y transmuta estas energías indeseables en pura luz… Y así se ha hecho”.

 Esta es una tecnología psicológica espiritual.

Así se sanan los malestares del espíritu.

Te la comparto para que la uses cuando lo creas necesario.

Te agradezco que hayas leído este pequeño relato, con tu energía y atención estas apoyando mi petición y de paso mi sanación.

Gracias!!!

Publicado en EGO

EL EGO Y EL FUTBOL

 

Ya que estamos en tiempos de mundial, se me ocurre utilizar la imagen del futbol para poderte explicar la “disputa” que hay entre el egoísmo y el altruismo. Una disputa que se da en tu interior, en el interior de cada uno de nosotros.

Y se trata de un partido que se juega todos los días, sin descanso, ni siquiera mientras duermes. ¿Qué esta en juego? Nada mas y nada menos que tu Bienestar y con ella, la de quienes te rodean.

Digamos que son dos equipos de futbol. El egoísmo tiene en sus filas a jugadores que son tremendamente oportunistas, al menor descuido de tus defensas altruistas, atacan y te meten goles una y otra vez. El miedo, la culpa, la ansiedad, la ira, el resentimiento, los celos, el apego, la critica, el juzgar, la inseguridad, la desconfianza, son todos ellos los jugadores del ego. Cada vez que tu te permites albergar en tu corazón y en tu mente, estos pensamientos y emociones, le estas ayudando al ego a que te gane el partido, te estas metiendo autogoles.

En cambio, si en lugar de ser cómplice de tu ego, le ayudas a tu espíritu, lo primero que debes hacer es contratar un director técnico eficaz, infalible, a prueba de todo. Capaz de ganarle todos los días al ego. Te estoy hablando del rey de los afectos, te estoy hablando del Amor. El amor es la base del altruismo.

El amor, como un sabio timonel, alinea en su cancha para enfrentar al egoísmo a jugadores tan brillantes y vistosos como la confianza en ti mismo, el respeto por ti mismo, la creatividad, la bondad, la receptividad, la seguridad, la armonía, la alegría, la inspiración, el perdón, la empatía, la generosidad, la libertad.

Con jugadores así, con estos sentimientos y pensamientos en tu corazón, cada día de tu vida vences a tu ego, y no de cualquier manera, sino por goleada. El juego nunca termina, pero tus victorias sobre tu ego cada vez son más contundentes. Deja tu ego de ser una selección Brasil y se convierte en una remota islas faroe. ¿Quién es islas faroe en el contexto del futbol mundial?

Si eliges el equipo del altruismo, ganaras Bienestar. Todos los días del resto de tu vida. No quiere decir que no vayas a tener partidos complicados, tampoco que muy de vez en cuando no te vayas a enfrentar a una derrota, eso es inevitable, la clave estará en como la asumas y en procesar la lección que esa perdida te haya dejado.

En cambio, si eliges el equipo del egoísmo, solo cosecharas malestar. Y como los malos perdedores; le echaras la culpa al árbitro, al clima, a la cancha, a los recogebolas, a todos, menos a quien deberías: tú mismo. Y mientras insistas en buscar a los culpables de tu malestar, perderás el tiempo, y en la Vida, lo que menos tenemos es tiempo.

De modo que, te invito a que hagas un uso sabio de tu libre albedrio y elijas Bienestar.

Eres libre para hacerlo.

Ya!!!!

Entre otras cosas, la postergación es el 10 del egoísmo. Su máxima figura.

Por ultimo, quisiera dejarte una frase que es el cantico de los hinchas del altruismo y debilita las fuerzas del ego:

“Lo siento mucho, te amo”.

Repítela todo el tiempo, sobre todo cuando sientas que el ego te esta ganando el partido.

Publicado en PSICOLOGO DE TRANSMILENIO

YO SOY EL PSICÓLOGO DE TRANSMILENIO

EL PSICOLOGO DE TRANSMILENIO

«Hasta que no trasciendas el ego, no podrás sino contribuir a la locura del mundo. Deberías alegrarte con estas palabras en lugar de desesperarte, porque te quita un peso de encima»

 

John Randolph Price

 

Yo soy el psicólogo de Transmilenio.

Estoy el servicio de esa fuerza creadora y potente que alimenta la Vida.

Mi intención es contribuir con la sanación y evolución de las relaciones de pareja.  

Entiendo que hay dos tipos de relaciones de pareja: la interna y la externa.

La relación de pareja interna es la que tienes contigo mismo.

La relación de pareja externa es la que tienes con otra persona.

Si la relación que tienes contigo mismo es caótica, entonces tu relación de pareja será un caos.

Si tu relación contigo mismo es armónica, entonces tu relación de pareja será de armonía.

Lo que pasa por fuera es el reflejo de lo que pasa adentro.

De modo que, para bien o para mal, no mires más afuera, el problema y la solución están dentro de ti.

Esa fuerza que yace en cada uno de nosotros me ha llevado a explorar ese escenario de Transmilenio para compartir este mensaje:

Si mejoras la relación que tienes contigo mismo, mejorará tu relación de pareja.

Mejorar la relación que tienes contigo mismo significa que dejas de ser egoísta, y cuando haces tu ego a un lado, empiezas a amar de verdad y cuando empiezas a amar de verdad, ya no experimentas el amor como un sentimiento de apego, sino como una acción en pro del Bienestar del otro. Y cuando el otro tiene Bienestar, tú tienes  Bienestar.  

El Bienestar es armonía.

Pero esa armonía solo llega cuando estas en paz contigo mismo.

Estar en paz contigo mismo significa que te amas; amarte quiere decir que confías en ti; te respetas, te valoras, te cuidas. Significa que eres fiel a ti mismo, a tus sueños, a tu vocación y misión en la vida.

Algunos hemos aprendido esta lección a las malas, tu la puedes aprender a las buenas.

El egoísmo no paga, yo se porque te lo digo.

A través de mis charlas en Transmilenio estoy domando mi ego, y de paso cumplo con mi intención: contribuir con la sanación y evolución de las relaciones de pareja.

Como es apenas lógico, me interesa trascender mi ego y con ello, sanar la relación conmigo mismo.

El egoísmo, esta es la raíz de todos los conflictos de pareja.

Publicado en AFECTIVIDAD Y ESPIRITUALIDAD

LA CONEXIÓN AFECTIVA ESPIRITUAL

OJO DE DIOS  

“La autorrealización significa haberse conectado conscientemente con la fuente del ser. Una vez establecida la conexión, nada puede ir mal.”

Swami Paramananda

El libre albedrio no es otra cosa que la posibilidad de elegir entre el malestar o el Bienestar.

Vivir Bien es una elección.

Si esta idea te genera resistencia, te comparto un pensamiento que recién llegó a mi conciencia para transformarla:

“Cambia tu forma de ver las cosas y cambiarán las cosas que ves.”

El Bienestar es una moneda de dos caras: por un lado está la cara afectiva y por el otro, la cara material.

Vivir Bien es ante todo y en primer lugar, tener Bienestar Afectivo, y a partir de ahí, llega el bienestar material.

El Bienestar Afectivo siempre trae consigo el bienestar material.

En cambio el bienestar material no siempre trae el Bienestar Afectivo.

Por eso es que vivir bien es una elección, porque estar bien desde el punto de vista afectivo es una decisión que está en tus manos.

Depende exclusivamente de ti.

He ahí que se sufra tanto cuando se cae en la trampa de depositar tu bienestar afectivo en manos de otros. Te vuelves dependiente, y la dependencia afectiva causa malestar y sufrimiento, irónicamente, para ti mismo y para quienes te rodean.

En este punto es importante hacer una diferencia entre la dependencia afectiva y la conexión afectiva.

La dependencia afectiva es vivir en un estado de necesidad, mas dispuesto para recibir que para dar. Con un miedo permanente a perder esa fuente de afecto.

En cambio la conexión afectiva es establecer un vínculo de reciprocidad afectiva. Das y recibes, recibes y das. Cuando se establecen este tipo de relaciones siempre hay crecimiento y no estancamiento.

Cuando se sufre, cuando el diario vivir esta mas permeado por el malestar que por el Bienestar, esta es una evidencia de que estas desconectado afectivamente.

Si este es tu caso, permíteme recordarte algo que ya sabes en tu corazón, la primera conexión afectiva que hay que re-establecer para empezar a vivir con Bienestar es la Conexión Afectiva Espiritual.

La Conexión Afectiva Espiritual significa establecer un vínculo abierto y sincero con esa fuerza infinita y poderosa que le ha dado Vida a todo lo que ves y lo que no ves. Esa fuerza tiene muchas etiquetas, y cada quien la experimenta de manera particular. Lo cierto es que llámese como se llame: Energía, Espíritu, Dios, Tao, Ser, Todo, Mente Universal, etc… no se necesita de ningún intermediario para conectarse directamente con esa poderosa fuente de energía afectiva.

Quizás tú sientas que estas conectado afectivamente con esa Fuente, pero si así fuera, no te sentirías mal, porque de esta Fuente solo emana Bienestar.

Ahora bien, una cosa es la conexión afectiva y otra muy diferente la conexión Efectiva. Tu puedes sentir que tienes una conexión afectiva con esa Fuente, pero si a pesar de ello no te sientes bien con tu Vida, entonces eso quiere decir que tu conexión no esta siendo Efectiva.

Probablemente lo que te voy a decir sea difícil de aceptar para ti en estos momentos, o a lo mejor ya estas listo para aceptarlo y este relato actué en ti como un despertador.

Lo que impide una conexión afectiva con la Fuente de la Vida es el ego, tu ego. Para conectarte con esa Fuente de forma Efectiva tienes que liberarte del egoísmo.

Mientras el egoísmo sea el motor de tu vida, el malestar afectivo siempre será tu compañía.

¿Y cómo liberarse del egoísmo?

Seguramente existen muchos caminos, me corresponde compartirte el que yo mismo estoy sintiendo y recorriendo, porque lógicamente también estoy en esa tarea. De hecho, este relato que estas leyendo es una muestra de ello.

En el sendero que yo estoy transitando se deben llevar a cabo siete acciones para conectarse con esa poderosa Fuente de energía afectiva y así liberarse del egoísmo:

Ser creativo, bondadoso, amoroso, veraz, expansivo, abundante y receptivo.

En los próximos relatos te estaré compartiendo mi experiencia en este sendero y por supuesto todo lo que vaya aprendiendo.

Si te puedo ser útil no dudes en ponerte en contacto conmigo.

 

Publicado en TRANSMILENIO

OCUPA TU LUGAR

 

“Si queremos cambiar el mundo, hemos de empezar por cambiarnos a nosotros mismos.”

Deepak Chopra

 “Somos expresiones de la Vida, estamos siendo sostenidos por Ella.” 

Mónica Cavallè

  

La Vida nos habla, todo el tiempo. El problema es que hay tanto ruido en nuestra mente que tendemos a ignorar sus mensajes. Solemos no escucharla.

Ayer por ejemplo la Vida me dijo:

-“No te preocupes Andrés, dejate llevar por mi corriente y confia en mi.”

Eso hice, y luego de escribir el relato del dia me fui a hacer pedagogia del Mundo de la Pareja en Transmilenio. Llevo ya cuatro jornadas y en las ultimas dos he descubierto algo que me tiene sorprendido. Tanto que al momento de redactar estas lineas, estoy esperando que salga de mi corazón la mejor manera de explicarme a mi mismo lo que me esta ocurriendo.

Yo he decidido confiar en la Vida, permitir que Ella se exprese a través de mi. Por eso he aceptado el trabajo que me ha asignado: Contribuir con la sanación y evolución de las relaciones de pareja.

El primer efecto practico de la aceptaciòn de esta misiòn es un mandato contundente de la Vida:

Ocupa tu lugar. Si quieres vivir una nutritiva vida, ocupa tu lugar.

Este mensaje lo había recibido desde la semana pasada, pero todavía no lo comprendía del todo. Por eso quedó ahí, en reposo. Pero anoche, mientras venia camino al lugar donde ahora me estoy hospedando, había un graffiti inmenso que decía: “Ocupa tu lugar”. Eso me pareció poderoso y me acosté con una sonrisa en los labios. Lo había empezado a comprender.

Tù, que estas leyendo este relato, te has preguntado alguna vez… ¿Cuàl es tu lugar en la Vida?

Yo francamente nunca me había hecho esta pregunta. Por eso me soprendiò tanto cuando me llegò tan de frente ese mandato de la Vida: Ocupa tu lugar.

Y es verdad, seamos conscientes de ello o no, todos tenemos un lugar para ocupar en esta aventura llamada Vida. El problema es que como dije al principio, hay tanto ruido en nuestra mente que no logramos sintonizarnos con esta realidad. Y es esta desconexiòn lo que nos lleva a confundirnos, y por lo tanto a perseguir ilusiones que nos distraen de nuestro destino.

Cuando salí de la universidad, nunca imaginé que mi destino era sumergirme en el Mundo de la Pareja. De hecho, en mis planes no estaba tener esposa ni mucho menos hijos. En medio de esa prepotencia egocéntrica creía que mi camino era el mundo de la intelectualidad, de los libros y las letras. Y en cuanto a las mujeres, era de esos hombres esquivos que no estaba dispuesto a ir mas allà del mero placer. Solo pedir, muy poco dar. Egoísmo puro y duro.

Pero como la Vida tiene sus planes, puso en mi camino a una mujer sabia. Luz Adriana ha significado para mi el punto de quiebre de mi existencia, es este vinculo el que ha despertado mi conciencia de pareja, es este vinculo el que me ha permitido empezar a comprender cual es mi lugar en esta Vida a nivel familiar, laboral y social.

Yo soy miembro de una Tribu Familiar, y como tal, tengo un lugar.

Cuando tu ocupas tu lugar en tu Tribu Familiar y cumples con el papel que la Vida te ha asignado al interior de ella, la consecuencia es muy sencilla: la Vida te recompensa. Te paga por cumplir con tu trabajo. Cierto también es lo contrario, si no cumples con tu labor, la Vida no solo deja de pagarte, sino que te sanciona afectivamente.

La Tribu Familiar es como un árbol, cada una de las ramas de ese árbol son los clanes familiares. Mi clan es Luz Adriana y mis hijos Orianna y Dante. Mi lugar en este clan es muy claro: yo soy el padre, y esto no es solamente una cuestión biológica, es también psicológica y sobre todo espiritual. Según me ha dicho la Vida, mi trabajo como padre es ser proveedor y protector. Con todo lo que esto implica a nivel material y afectivo.

Todo este trabajo entonces tiene como propósito poder cumplir cabalmente con mi labor como padre, la verdad es que aun estoy lejos de sentirme plenamente satisfecho en este papel. Quizá mi consuelo es ser consciente de que estoy trabajando intensamente para sanar el vinculo de pareja con Luz Adriana, y si la Vida así lo dispone, aceptarè con mucha alegría el papel de esposo de esta sabia mujer. Hoy somos compañeros de crianza y esto ya es un gran avance para llegar a vivir una nutritiva vida de pareja.

Justamente, esta realidad familiar esta conectada con mi realidad laboral y mi realidad social.

Es un hecho que los seres humanos estamos destinados a trabajar. Y en el mundo del trabajo cada uno tiene su lugar. Se llama vocación.

Ocupar tu lugar a nivel laboral significa descubrir y desarrollar tu vocación.

La vocación es el llamado de la Vida a cumplir una misión.

Mi vocación es la psicología y la misión que estoy llamado a cumplir  es contribuir con la sanación y evoluciòn de las relaciones de pareja.     

Yo trabajo para la Vida, le sirvo a Ella. Y cuando uno trabaja para la Vida ocupa su lugar en la sociedad, cumple una labor social.

Estoy convencido que la raíz de todos los conflictos que padecemos como sociedad tiene su origen en un conflicto primario, el conflicto de pareja.

Y también estoy convencido que la mejor manera de afrontar todos esos problemas sociales es con formación, con lo que llamo la pedagogía del emparejamiento, la pedagogía del Mundo de la Pareja.

Sabemos que el amor es la amalgama de las relaciones de pareja, el problema es que como sociedad tenemos una paupérrima comprensión de lo que es realmente el amor. Y esto tiene una explicación lógica. Todos pasamos por un sistema educativo que va desde le pre-escolar hasta la universidad en el que nos enseñan de todo menos lo mas importante:

No nos enseñan a amar. Mucha cabeza y poco corazón.

Por eso hay tanta confusión en las relaciones de pareja, porque desconocemos la diferencia entre el amor egoísta y el amor altruista. Y ahí, esta el origen de todos los conflictos de pareja.

Las dos ultimas jornadas de pedagogía del Mundo de la Pareja en Transmilenio me mostraron que la Vida tenia razón: debo seguir con mi labor.

Hoy he percibido que mi misiòn va por etapas y que la primera etapa es la formación. La Vida me señala que el Transmilenio es como una especie de “aula movil”.

-Concéntrate en ese escenario –me dice la Vida-. Has pedagogía y comparte material formativo a bajo costo. Ese será el pago por tu trabajo en esta primera etapa del cumplimiento de tu misión. Trabaja con pasiòn y te auguro que podràs recolectar una generosa cosecha. Confia en mi.

-Claro que confío en ti mi querida Vida!!! ahora entiendo porque soy un Psicólogo Formador Afectivo. 

Ha llegado el momento de ocupar mi lugar.

-Gracias Vida