Publicado en HISTORIAS

UN HOMBRE QUE NO CUIDA A SU FAMILIA ES UN HOMBRE CONDENADO A LA RUINA

CUIDAR LA FAMILIA

La Maestra Vida nos enseña de muchas maneras, a veces a partir de nuestras propias vivencias y en otras ocasiones observando las vivencias de los demás.

En un nuevo caso que llegó a nuestro Taller Afectivo la enseñanza fue muy clara:

Cuando un hombre se enfoca en construir una fortuna por encima de la construcción de una Tribu Familiar, a la larga, pierde la fortuna material y se queda sin la mayor fortuna que un hombre pueda disfrutar en su existencia: su familia.

A esta conclusión llegamos después de la sesión de Formación Afectiva que tuvimos con un par de mujeres (Madre e hija) que han padecido los estragos de un vínculo amargo.

No obstante esta realidad, estas dos mujeres tienen la oportunidad de reinterpretar su Vida y dejar de ser “victimas” para convertirse en las constructoras de su propio destino. Esta es la oportunidad que la Vida les esta ofreciendo.

¿Lograran comprender que su tarea existencial es liberarse de esa dependencia malsana que las ata?

¿Lograran comprender que su camino esta por el lado del fortalecimiento de sus cualidades? ¿Por el desarrollo de sus pasiones? ¿De su talento?

No se trata de emprender un cambio radical, si no de cultivar una forma de vida mas autónoma que las ayude a liberarse de sus miedos. Poco a poco, con estrategia.

Nos gustaría mucho emprender un Proceso de Formación Afectiva con estas dos mujeres. Les vemos mucho potencial.

Como cosa curiosa, después de nuestra cita en Iserra 100, a la salida del centro comercial nos encontramos con un antiguo alumno del COLSES: Nicolás.

“Andrés Paz”- Me llamó.

Inmediatamente lo reconocí. Siete  años más “viejo” pero con el mismo espíritu.  Ahora comprendo porque éramos tan afines en esa época.

Lo curioso es que en medio de la conversación la Vida puso en su corazón el mensaje:

“-Mi padre tuvo dinero, pero… no se, es como una maldición, cuando un hombre no es responsable con su familia, en algún momento le empieza a ir mal.”

¿Llamativo no?

¿Casualidad?

Juzguen ustedes.

Ya veremos que acontece con esta historia.

 

Anuncios
Publicado en EMPAREJAMIENTO FORMATIVO

TU MUJER NECESITA ES QUE LA AMES

Con mi Luz en las montañas de Soacha.
Con mi Luz en las montañas de Soacha.

“Sólo aprendemos de aquellos a quienes amamos.”

Goethe

 

Tu Mujer necesita es que la Ames.

Pero no que la Ames de cualquier forma.

Ella necesita que la Ames nutritivamente, no chatarra ni tóxicamente.

Amar nutritivamente a tu Mujer significa que la conozcas.

Conoce sus afectos, sus creencias y sus prácticas.

Si te esfuerzas en conocerla, podrás interactuar mas efectivamente con ella, tener menos conflictos y fortalecer la relación.

Préstale atención, escúchala.

Conoce a tu Mujer!!!

Amar nutritivamente a tu Mujer significa que la Valores.

Valorarla significa que la sientas, que pienses en su bienestar, que la cuides.

Si ella esta bien tú estarás bien.

Valora a tu Mujer!!!

Amar nutritivamente a tu Mujer significa que te comuniques asertivamente con ella.

Asertivamente significa que no actúes con ella de forma agresiva ni sumisa, sino de forma moderada y respetuosa.

Mide tus palabras.

Ama de esta forma a tu Mujer y la Vida te recompensará.

Nada te faltará.

Se consciente de esto, y tu Vida disfrutaras.

Comprende esto, y tu conciencia despertaras.

Si no escuchas esto, detrás de un cuerpo vivirás.

Si no escuchas esto, vacio vivirás.

Ama nutritivamente a tu Mujer, y así no tendrás que comprar compañía.

Así no tendrás que huir de tu crónica soledad.

No lo olvides.

Tu Mujer necesitas es que la Ames.

 

 

 

Publicado en HERRAMIENTAS AFECTIVAS

ANTES QUE AUTOADMINISTRAR-SE ESTA AUTOCONOCER-SE Y AUTOVALORAR-SE -Lecciones Afectivas del Maestro Miguel De Zubiría-

VINCULOS SAGRADOS
Lo que más AMO en este mundo y por ende le da pleno sentido a mi existencia, es mi esposa Luz Adriana, mis hijos Orianna y Dante y mi trabajo como Formador Afectivo.

“Una estructura sin vida es inmóvil.

Pero una vida sin estructuras pasa inadvertida.”

John Cage

 

Como si se tratara de un campesino, un Formador Afectivo es un cultivador de Vínculos.

Al igual que el laborioso campesino, el Formador Afectivo también tiene sus herramientas.

El Formador Afectivo cultiva sus vínculos con Herramientas Afectivas.

El vínculo consigo mismo es el primer vínculo que cultiva un Formador Afectivo.

Yo soy Formador Afectivo, y por eso, hace unos días empecé a cultivar más conscientemente un mejor vínculo conmigo mismo.

Para llevar a cabo este cultivo intrapersonal, revise mi caja de herramientas y la primera que se me ocurrió utilizar fue la Autoadministracion. Sentía que primero debía planear todo el trabajo que iba a emprender.

De modo que acudí a la fuente de la cual me estoy nutriendo, y lo hice con un claro propósito: aprender a utilizar mejor esta herramienta de la Autoadministración.

Yo estoy aprendiendo de un maestro: Miguel De Zubiría. El padre de la Psicología Afectiva.

En su libro “Formar, no solo educar”, encontré que planear, ejecutar y monitorear son tres acciones muy útiles para uno ejercitarse en el manejo de la Herramienta Afectiva Autoadministracion. Con base en esta información produje un relato y se lo hice a llegar a mi maestro De Zubiría. 

Dicho relato tenía un sentido auto crítico, en la medida en que reconocía mis propias limitaciones autoadministrativas. No obstante, en ese mismo relato daba cuenta de la conexión existente entre el oficio de la Formación Afectiva y la figura del campesino.

Lógicamente mi maestro captó el espíritu de ese ejercicio y pronto me hizo una muy nutritiva retroalimentación. A continuación te comparto una parte de lo que me escribió:

“Me parece magnífica tu auto crítica. Por alguna curiosa razón, esta madrugada estaba pensando en escribirte ¡en idéntica dirección a lo que dices de ti mismo! Fue sorprendente comprobar la identidad de ideas. Y me encantó la figura del campesino, ella nos ayuda a entender-te.”

Seguí escribiendo sobre Autoadministracion y luego el maestro me hizo llegar otra retroalimentación:

“Muy claros tus artículos, pero tampoco olvides que antes que auto administrar-se esta autoconocer-se y auto valorar-se.”

La primera te dice quien eres, cuales son tus anhelos, sueños, posibilidades, logros, fracasos. Desde los anhelos más sencillos y básicos, hasta los más altos.

La segunda tiene la labor delicadísima de valorarlos, jerarquizar y decidir de cara a ti y al a mundo (que casi siempre son otros) las prioridades. Una vez clara la meta, toma el timón la auto administración.

Muchas veces los problemas auto administrativos pueden ser de auto conocimiento, no saber QUIEN, me lo temo. O de auto valoración, no saber en QUE, en verdad ocupar-se: en que ocupar nuestro tiempo de la mejor manera de cara a nuestros genuinos anhelos, metas.

Tema para pensar.”

Mi maestro con sus reflexiones me pone a pensar. Y aquí estoy, dando cuenta de esa recomendación.

La lección en esta oportunidad es muy clara:

“(…) antes que auto administrar-se esta autoconocer-se y auto valorar-se.”

 Así las cosas, la pregunta que debo hacerme es:

¿Quién Soy?

A los 13 años empecé a escribir. A dejar huella de mi existencia. Los diarios personales son un ejercicio de Autoconocimiento que cobra gran relevancia con el paso del tiempo. Como si se tratara de un banco de recuerdos, en esos diarios uno deja consignado sus sentires, pareceres y experiencias. Todo lo que va configurando una personalidad.

A los 26 años, ya graduado como psicólogo de la Universidad Católica de Colombia y viviendo los placeres del noviazgo con mi Luz, empecé a reflexionar más conscientemente sobre mi realidad y mi entorno social. Aun recuerdo que el relato inaugural de mi primer blog fue una reseña de un libro que recién había leído en aquellos días: “La verdad sobre las mentiras” del ya fallecido Santiago Medina, celebre por su vinculación con el proceso 8.000 en los tiempos del expresidente Samper. Esa primera época fue muy política, me gustaba mucho opinar sobre política.

A los 28 años descubrí la Psicología Afectiva. Y desde entonces me convertí en un estudioso de la obra de Miguel De Zubiría.

Con mi maestro MIguel De Zubiria en la clausura de nuestro diplomado en Afectividad Humana en el 2010. La foto fue tomada en el viejo auditorio del COLSES.

En su libro “La afectividad humana”, el maestro De Zubiría plantea la tesis central de Psicología Afectiva:

“Una subjetividad la arman creencias, afectos y roles.”

Hoy, cuando he llegado a los 33 años, ya tengo claro QUIÉN SOY y QUE ES lo que he venido a hacer en esta Vida.

Yo soy Andrés Paz.

Creo en la Formación Afectiva.

Lo que más AMO en este mundo y por ende le da pleno sentido a mi existencia, es mi esposa Luz Adriana, mis hijos Orianna y Dante y mi trabajo como Formador Afectivo.

Esto soy yo; un esposo, un padre y un formador.

A partir de mi propia experiencia vital, la misión de mi vida es ayudar a construir una Sociedad Formativa.

En este orden de ideas, el Autoconocimiento entonces es un punto de partida. Es vital tener claro quién eres y para dónde vas.

Y es aquí cuando cobra relevancia la enseñanza del maestro De Zubiría:

Una vez clara la meta, toma el timón la auto administración.”

Si señor. Así lo estoy sintiendo y experimentando.

En consecuencia entonces con lo aprendido, el siguiente paso es aplicar otra enseñanza del maestro De Zubiría, esta vez a propósito de mi conexión entre el oficio de la Formación Afectiva y la figura del campesino, ya no solo como un cultivador de vínculos, sino también como un cultivador de ideas:

Sobre el particular, lo siguiente fue lo que el maestro De Zubiría recientemente me escribió:

“Lo primero que los campesinos genuinos hacen   es conocer y valorar sus opciones para este semestre o año. Saben que no le pueden apostar a todos los sembrados, sino a uno o dos,… o tres. En particular, saben que su labor no es solo colgar cada día una nueva semilla en el espacio, sino conocer y valorar cual es su mejor, más útil y valioso cultivo para esta temporada. ¿Papa, tomate, lechuga,…?

Conocen, valoran ¡y deciden!”

Esta enseñanza sobre el que hacer del campesino, me permitió expandir la metáfora del Formador Afectivo como un campesino y pensar entonces que es posible hablar de una Granja de Formación Afectiva.

Una granja donde se cultive el equivalente ideativo a las frutas y verduras que cultiva un campesino.

De modo que la tarea es conocer, valorar y decidir las opciones que tenemos para cultivar el próximo año.

El resultado de esta tarea la publicaré en el próximo relato, justamente para dar respuesta a la pregunta que el maestro De Zubiría me planteó:

“¿Cuál es TU cultivo para el 2014?”

Aunque mas que una pregunta es un autentico desafío. Y lo asumo teniendo muy presente sus propias palabras a propósito de mi oficio como productor de ideas:

“Si, llegarás a ser un campesino de ideas,…  todavía no lo eres. De momento, eres un esparcidor de variadas ideas.“

De manera que estos cinco años de estudio de Psicología Afectiva, tendrán que verse reflejados en la producción de nuestro primer libro. Ya hemos entrenado a través de los cientos de artículos que hemos producido y publicado. Pero ha llegado el momento de la graduación.

En conclusión, para un Formador Afectivo no basta con saber la teoría, para ser considerado como tal, es vital la practica.

Es vital conocer-se, valorar-se y administrar-se.

Y el único camino para lograr esto es demostrándolo.

No hay de otra.

 

Publicado en REFLEXIONES VITALES

DEBES ACEPTAR TU REALIDAD

welcome to reality

“La vida examinada es la única que merece ser vivida”

Sócrates

“Cuando Sócrates declaró que una vida sin reflexión no  merecía la pena ser vivida, abogada por la evaluación personal constante y el esfuerzo por mejorarse a si mismo como la mas alta de las vocaciones.”

Lou Marinoff

 

Debes aceptar tu realidad.

Al fin de cuentas, son tus actos conscientes o inconscientes los que te han conducido hasta aquí.

No hay culpables.

Entre mas te esfuerces en buscar culpables, mas te costará aceptar tu realidad presente y ello dificultara la construcción de tu realidad futura.

Así quedaras atrapado en un presente que no aceptas y condenado a vivir en futuro que no creas.

A lo mejor existen muchos caminos para aceptar la realidad.

Yo he descubierto uno:

Reflexionar.

Escribir me permite aceptar mi realidad y motivarme para construir conscientemente mi futuro.

Si eres consciente de tu presente, no te atará tu pasado ni te angustiará tu futuro.

Escribir te permite permanecer consciente. Despierto.

No reflexionar te adormece.

Te distrae.

Te pone a quejarte de tu presente y a buscar culpables donde no los hay.

Entre mas te quejes mas te estresaras y menos avanzaras en la aceptación de tu realidad.

Debes aceptar tu realidad.

Publicado en TERAPIA DE PAREJA

TERAPIA DE PAREJA EN BOGOTÁ

 

“Donde hay una pareja sana habrá una familia sana, y donde hay una familia sana habrá una sociedad sana.”

Luz Adriana Tirado y Andrés Paz

 

Terapia es una palabra griega (therapeuein) que significa “prestar atención a algo”.

Así las cosas, la Terapia de Pareja es prestar atención a lo que está ocurriendo en una relación que ha dejado de ser gozosa y se está convirtiendo en demasiado dolorosa.

Este es nuestro oficio, como pareja que somos; prestarle atención a los problemas de las parejas que nos consultan y a través de la conversación identificar las causas y construir soluciones para que el bienestar retorne a la relación.

La vocación no se elige, se descubre.

Nosotros hemos descubierto que nuestra vocación, es ayudarle a otras parejas a salir de los laberintos en los que muchas veces quedamos atrapados por falta de sabiduría para enfrentar los desafíos del vivir en pareja.

La construcción de una relación de pareja requiere afecto, sabiduría y trabajo. No basta con el amor, si este afecto fuera suficiente no existirían los problemas en la relación. La razón es que el amor también es una idea y sobre todo una práctica.

De modo que en la Terapia de Pareja que ofrecemos, nos enfocamos en prestarle atención a la idea del amor que cada miembro de la relación tiene y con ello identificar las diferencias que los está enfrentando.

La concepción que se tenga del amor afecta la práctica del amor.

Concepciones diferentes sobre el amor, llevan a prácticas diferentes del amor.

Es en esta diferencia donde está la raíz de todos los conflictos de pareja.

Y como vivimos en una sociedad que no nos forma para el amor, entonces después de que han pasado los gozosos bioquímicos, llegan los dolorosos psicológicos.

Es en este instante cuando empieza a doler el amor.

De modo que si ahora el amor te esta doliendo, como pareja que somos te podemos ofrecer una solución.

Comprendemos lo que estas sintiendo porque también lo hemos vivido.

Creemos que te podemos colaborar porque te ofrecemos la mirada de una pareja con sabiduría, no de un experto con conocimientos.

La sabiduría no es solamente una cuestión de saber, sino y sobre todo, de hacer.

Como pareja también hemos estado atrapados en laberintos de dolor.

Como pareja también hemos enfrentando la adversidad.

Y aquí seguimos, caminando y Trabajando Juntos en esta tarea que nos ha encomendado la Vida.

Estamos convencidos que donde hay una pareja sana habrá una familia sana, y donde hay una familia sana habrá una sociedad sana.

Esta es nuestra causa y estamos para servirte.

Por lo pronto, mantén la calma.

Todas las crisis vienen acompañadas de una gran oportunidad.

A lo mejor esta crisis que hoy estás viviendo es una buena oportunidad para que revises tu relación, no solo con tu pareja, sino contigo mismo.

Animo, que es en las crisis cuando más se aprende.

Publicado en VINCULOS AFECTIVOS

VÍNCULOS SAGRADOS

VINCULOS SAGRADOS

Hay tres vínculos afectivos que son sagrados.

La Pareja, los Hijos y el Trabajo.

Y son sagrados porque cuando se honra el compromiso asumido con cada uno de ellos, la mente permanece en paz, es decir en armonía.

En cambio, cuando se falta a ese compromiso, la mente se llena de caos, y el caos lleva al estrés y el estrés lleva al malestar.

Cuando una mente esta en caos contamina el ambiente, quienes le rodean se envenenan con sus toxicas energías.

Cuando una mente esta en armonía, beneficia su entorno, quienes le rodean se alimentan de sus nutritivas energías.

Una mente en caos es una mente que apela a los placeres para evadir su realidad.

Por eso es que una mente en caos es susceptible a la adicción.

En cambio, una mente armónica es una mente que se acerca a los placeres como una forma de disfrute no de escape.

Una mente armónica es consciente del carácter sagrado de su pareja, sus hijos y su trabajo.

Una mente armónica es consciente de una innegable verdad: dañar estos vínculos es dañarse a si mismo.

Por eso son vínculos sagrados, porque tienen que ver con la Vida misma. Con lo que le da sentido a la existencia.

Mucho me temo que esta generación esta olvidando el carácter sagrado de estos vínculos.

Los confundimos y los banalizamos.

Los confundimos porque creemos que cuando se habla de sagrado se hace solo referencia a cuestiones religiosas y eclesiales.

Y se banalizan porque vivimos estos vínculos de forma superficial, inconscientes de la estrecha relación que hay entre estos vínculos y la genuina felicidad.

Estos vínculos no se compran, se construyen, por eso es tan ardua la tarea, pero tan generosa la recompensa.

Compromiso y entrega, esta es la materia prima para construir estos vínculos sagrados.

Y no digo amor porque este afecto también esta banalizado, además, donde hay compromiso y entrega, hay amor.

El compromiso y la entrega son hechos, en cambio el amor muchas veces se queda en palabras.

Compromiso y entrega con tu Pareja, con tus Hijos y con tu Trabajo.

Todo lo demás son ilusiones, velos, fantasías, camuflajes del autoengaño.

Entre mas pronto se de uno cuenta de esto, mas pronto se puede uno dedicar a la construcción de los vínculos sagrados que le dan sentido a la existencia.

De esto depende nuestro verdadero Bienestar.

Yo creo en esto.

¿Y Tú?

Publicado en AUTOADMINISTRACIÓN

AUTOADMINISTRARSE

“Primero es menester creer-se, creer en si mismo.”

Miguel De Zubiría 

Ayer sentí la intensa necesidad de adentrarme en los terrenos de la Autoadministración.

Alguna vez leí que el mapa no es el territorio, por eso decidí pasar del estudio de la Autoadministración, a la dura practica de administrarse a si mismo.

La perenne sabiduría taoísta enseña que uno debe estimular el espíritu para gobernar el cuerpo. Recién empiezo a comprender lo que significa esto.

Por eso he empezado a vivirlo.

Este relato es de hecho la huella de esta primera jornada de Autoadministración.

La práctica consciente de la Autoadministración empieza con un ejercicio de planeación.

Este ejercicio fue el que hice ayer.

De modo que este es el primer relato de monitoreo de esta planificación.

Lo primero que percibo es que se siente muy bien cuando canalizas tus energías psicológicas hacia un objetivo claro.

Esta madrugada por ejemplo di cuenta de una tarea que siempre se me acumula: lavar mi ropa.

La acumulación de tareas de mantenimiento es un síntoma de la deficiencia autoadministrativa. Y si que roba energías!!!

En este momento recuerdo una frase celebre que leí por allá cuando despuntaba en mis años 20:

“El trabajo pesado es de por si la acumulación de tareas livianas que no se hicieron a tiempo”.

Trabajar por parcelas, tal y como lo hace un campesino, favorece el surgimiento del flujo al que hace referencia Csikszentmihalyi.

Pero más que trabajar por parcelas, lo primordial es creer fervorosamente en lo que haces.

En esta creencia esta la motivación intrínseca, la autotelia.

Cuando uno llega a este punto ya no es el miedo ni la ambición lo que le mueve, es la convicción de estar haciendo lo que se debe hacer.

Es la pasión.

Es el convencimiento de estar cumpliendo una misión.

He aquí el antídoto contra la pereza.

El sentido de vida.

Así es como se estimula el espíritu para gobernar el cuerpo.

Poco a poco esta tozuda mente va comprendiendo.

Siento la voz de mi maestro Miguel De Zubiría susurrándome al oído:

No olvides Andrés que “Autoadministrarse es un punto de llegada, nunca de partida: se conquista.”

Publicado en AUTOADMINISTRACIÓN

PLANEAR, EJECUTAR Y MONITOREAR: TRES EJERCICIOS PARA ENTRENAR LA AUTOADMINISTRACIÓN

PLANIFICACION AUTOADMINISTRACION nov 17

Recientemente comprendí que soy un productor de ideas. Una especie de agricultor mental.

A diferencia del campesino no trabajo con mis manos, sino con mi mente.

Siembro pensamientos.

Pero también descubrí que para los fines que nos proponemos con mi Luz Adriana, mi capacidad autoadministrativa hoy es muy limitada.

Carezco de la férrea voluntad del campesino. De ese trabajador del campo que consciente la tierra todos los días en pos de una cosecha.

La Autoadministración la entiendo desde el punto de vista cognitivo.

Pero necesito vivirla desde una perspectiva afectiva, sentirla. Experimentar ese “estado fluido” del que tanto habla Csikszentmihalyi.

Han sido varios los intentos fallidos, ya tengo mucha frustración acumulada.

Todo llega en su debido momento, ni antes ni después.

Ahora es el momento.

El momento de Creer.

De Creer en la Formación Afectiva.

Ha llegado el momento de conquistar la Administración.

Planear, Ejecutar y Monitorear. Estas son las claves de la Administración según mi maestro Miguel De Zubiría.[1]

Como soy un productor de ideas, mi actividad primaria es escribir.

Por eso he planificado la producción de relatos desde las primeras horas del día hasta las 2pm.

He logrado dividir esa producción de ideas por parcelas.

La primera parcela la llamo los Relatos de Identidad.

En los Relatos de Identidad me propongo dar cuenta de ¿Quiénes Somos? ¿Qué Sabemos? y ¿Qué Hacemos? Ya tengo tres semillas para sembrar en esta parcela:

  • Luz Adriana y Andrés: una Comunidad Formativa (¿Quiénes Somos?)
  • Formación Afectiva: una Filosofía de Vida (¿Qué Sabemos?)
  • Procesos de Formación Afectiva (¿Qué Hacemos?)

La segunda parcela son los Relatos Afectivos.

Con los Relatos Afectivos pretendo reflexionar sobre los Vínculos Afectivos más importantes de la adultez: la Pareja, la Crianza y el Trabajo.

Vínculos Afectivos que para mi son sagrados, dado que de ellos depende la armonía o el caos de la mente.

Esta parcela ya la estoy trabajando con una serie de reflexiones sobre el Emparejamiento Formativo. Además tenemos listas para ser sembradas las semillas de crianza y trabajo:

  • El Desafío de la Crianza (Esta es una parcela que muy pronto empezará a trabajar Luz Adriana).
  • Una Empresa con Formación Afectiva es una Empresa Efectiva.

La tercera parcela son los Relatos Cognitivos.

Con los Relatos Cognitivos nos proponemos compartir todo nuestro Sistema de Formación Afectiva. Una Filosofía de Vida que esta compuesta por 12 enseñanzas y 3 practicas.

Respondiendo a la pregunta: ¿Qué significa ser humano para la Formación Afectiva? compartiremos todos los axiomas, definiciones y postulados de este sistema, los cuales están sustentados en lo que el ser humano sabe hoy sobre el cerebro, la mente y la conciencia.

La cuarta y última parcela son los Relatos Expresivos.

Los Relatos Expresivos son los relatos artesanos.

Son los relatos propios de nuestro oficio.

En nuestro caso son los relatos del oficio de la Formación Afectiva.

“Hacer es pensar”, esta es la enseñanza máxima de la Artesanía predicada por Richard Sennett. Por lo tanto, en esta parcela reflexionaremos sobre nuestros proyectos y también sobre nuestras vivencias como Tribu Familiar.

Hoy tenemos un proyecto en marcha:

El Hogar Infantil Corpohunza. Un desafío que nos está mostrando muchas posibilidades de aprehendizaje y crecimiento, y sobre las cuales iremos reflexionando en este espacio.

Personalmente intuyo que en este proyecto puede estar la semilla del Sistema Formativo. No necesariamente como proyecto, sino como idea.

En la Filosofía Artesana es natural el compromiso social y político.

Un artesano es testigo de su época, pero no un testigo mudo, sino con voz, por eso en esta parcela también cultivaremos la opinión sociopolítica, la interpretación de los hechos sociales a la luz de la Formación Afectiva.

Por ultimo, en esta parcela de los Relatos Expresivos es VITAL el cultivo de Propuestas.

Si queremos que este proyecto de vida fructifique, necesitamos recursos, energía para seguir caminando juntos.

Por eso diseñaremos propuestas de Procesos de Formación Afectiva dirigidas a colegios, hogares infantiles, empresas, parejas y familias.

Este es el Plan.

El siguiente paso es su ejecución.

Lo estaré monitoreando reflexionando sobre la Autoadministracion y compartiendo nuestras propias vivencias al respecto.

Si funciona este Plan, significará el arranque definitivo de la Formación Afectiva.

Si no, querrá decir que me estoy autoengañando y que esta no es mi realidad.

Por eso la disciplina tendrá que ser IMPLACABLE.

No están de más tus palabras de aliento.


[1] Miguel De Zubiría “Formar, no solo educar”. ABC de Pedagogía Conceptual. Bogotá, 2008.

 

Publicado en EMPAREJAMIENTO FORMATIVO

EMPAREJAMIENTO FORMATIVO -UN MODELO DE EMPAREJAMIENTO PARA EL SIGLO XXI- (Paso # 6)

Al momento de redactar estas líneas pienso en el tiempo que Luz Adriana y yo llevamos caminando juntos. También pienso en el bambú. ¿Qué relación hay entre lo uno y lo otro?

Después de siete años de aparente silencio e inactividad, el bambú empieza su vertiginoso crecimiento. Durante esta primera etapa de vida, el bambú esta echando raíces, afirmándose en la tierra.

Nosotros llevamos un poco más de siete años y justamente este último año ha sido quizá el más crítico de todos. Tanto que por primera vez estuvimos distanciados durante tres meses.

Ha sido un año decisivo en todos los aspectos de nuestra vida en pareja.

Un año para comprender el propósito de nuestra relación. La razón de ser de nuestro encuentro en esta fascinante aventura de la existencia.

Esta ha sido una relación de pareja poco convencional. Tanto que comenzó desde el mismo día en que nos conocimos, por allá el 28 de enero de 2006 en la cinemateca distrital. Si nos ponemos románticos, diríamos que fue amor a primera vista.

Al igual que todas las parejas, nuestro vínculo comenzó siendo biológico. Es decir, movido por una atracción química.

Con el paso del tiempo, esa atracción química se fue complementando con una afinidad psicológica. A simple vista, coincidíamos en creenciasprácticas y afectos.

Desde el principio, la conversación ha sido nuestro mayor deleite. Durábamos y aun lo hacemos, horas y horas conversando sobre la vida; filosofando, especulando, conjeturando.

Ahora comprendo, lo que realmente estábamos haciendo sin ser conscientes plenamente de ello, era utilizando una Herramienta Afectiva propia del Emparejamiento Formativo: el Conocimiento Interpersonal.

Así transcurrieron prácticamente los primeros dos años, éramos una pareja que estaba disfrutando de los gozosos. De los placeres del emparejamiento, de las mieles del apareamiento. Pero también de las satisfacciones de la conversación, del aprendizaje mutuo, de la mirada reflexiva frente a la Vida.

Para entonces, en nuestras mentes aun no se cruzaba la posibilidad de hacer una vida juntos. Éramos novios, cada cual con sus propios sueños y expectativas como individuos.

Después de los gozosos empezaron a llegar los dolorosos.

Empezó a salir a flote mi herencia machista.

Comenzaron a hacerse evidentes mis carencias afectivas.

Mis instintos egoístas empezaron a presionar.

En aquella época, la fidelidad no hacia parte de mi software afectivo. Por el contrario, mi actuar estaba condicionado por esa tendencia biológica masculina a la novedad y la variedad.

A raíz de lo anterior, en mayo de 2008 casi llega a su fin esta historia. De hecho, formalmente la habíamos concluido.

Días después de esa ruptura nos llegó un bello regalo de la Vida.

Un regalo que encaminaría nuestra relación hacia un plano más social. Es decir, un paso más allá de lo biológico y lo psicológico.

Vía chat, mi Luz me soltó la bomba:

-Estoy embarazada.

A partir de ese momento quedamos conectados completamente.

Biológicamente, tendríamos un hijo.

Psicológicamente, se nos abrían las puertas hacia la felicidad.

Y Socialmente, tendríamos la oportunidad de construir una familia.

El único hecho cierto en ese momento era lo biológico. Seriamos padres.

Lo psicológico y lo social, es decir la posibilidad de ser felices y construir una familia, aun estaba por verse.

Habiendo superado los miedos y la negación inicial, a partir de ese instante empezamos otra historia. Llenos de ilusión, pero carentes de herramientas. Razón por la cual, la construcción de nuestra relación ha sido sumamente difícil.

No obstante la dificultad, nos hemos mantenido unidos. Muchas crisis hemos vivido. Muchas lecciones hemos aprendido. A tal punto que hoy somos plenamente conscientes del propósito de nuestra relación:

Encarnar, construir y divulgar un modelo de emparejamiento que sea compatible con el espíritu de la época.

Un modelo de emparejamiento que tenga como principio fundante la Equidad.

Un modelo en el que mujeres y hombres Trabajamos Juntos en la construcción consciente de nuestra relación, la crianza de nuestros hijos y la consecución de los recursos vitales necesarios para cuidar y proteger nuestra Tribu Familiar.

Hoy pienso que es muy osada esta apuesta.

Y es osada porque un modelo de estas características es tremendamente exigente.

Y es exigente porque exige compromiso y coherencia absoluta.

Se requiere mucha fortaleza afectiva y sobre todo, despertar y mantener la conciencia atenta.

Hoy, como dirían los sociólogos observadores de esta época, las relaciones de pareja son liquidas, efímeras, fugaces, triviales. Están más expuestas al destructor caos que a la constructiva armonía.

Y esto es así porque los modelos tradicionales están haciendo agua. Se están derrumbando, ya no estructuran la relación. Y es así también porque las parejas de hoy ya no buscamos solo estabilidad, también queremos felicidad   y sobre todo, sentido.

De igual manera, estamos expuestos a un caudal de información y publicidad en la que el emparejamiento es tratado también como un producto de consumo, de usar y tirar. “Sin compromiso”, como dirían las loras de ese virus social conocido como regueton.

Cada generación tiene su desafío. Se enfrenta al dilema de continuar con una tradición cultural o de emprender nuevos caminos. Ambas posibilidades tienen su precio. Aferrarse a las pesadas cargas de la tradición o atreverse a experimentar las incertidumbres del futuro. A lo mejor se trate de una sabia síntesis de las dos.

Cualquiera sea el caso, lo cierto es que siempre conservamos la ilusión de que emparejarnos nos permita probar el elixir de la felicidad.

La felicidad, la esquiva y tan mal comprendida felicidad.

Los modelos no son camisas de fuerza. Han sido configurados para brindarles estructura a mujeres y hombres que deciden caminar juntos. Cada época y cada cultura ha tenido sus propios modelos.

Nosotros sentimos que estamos en el albor de una nueva época y como tal, exige la creación de nuevos modelos en todos los ámbitos. Y lógicamente que el emparejamiento no podía ser la excepción. De hecho, intuyo que las culturas se empiezan a construir a partir de la forma como las mujeres y los hombres se emparejan.

El emparejamiento es el núcleo de todo sistema cultural.

Somos producto de un emparejamiento y hacia el emparejamiento nos encaminamos.

Si esto es así, ¿por qué no hacer del emparejamiento una oportunidad para formarnos, para seguir creciendo como seres humanos?

El Emparejamiento Formativo plantea esa posibilidad.

El Emparejamiento Formativo comprende que mujeres y hombres no solo nos juntamos para aparearnos, sino también para construir Tribus Familiares. Para descubrir y cultivar nuestros talentos. Para trabajar en pro, ya no solo de nuestra relación, sino en la construcción de una mejor sociedad.

La construcción de una mejor sociedad no es un asunto solamente de los políticos egoístas, es sobre todo un asunto de las parejas, de esas que logran construir Tribus Familiares, de esas que aportan soluciones y no problemas.

Tremendo desafío, ¿no?

Bueno, esta es nuestra causa.

Este es el propósito de nuestra relación.

Es un viaje largo, pero ya es inevitable.

Quizá nuestra relación entonces es como el bambú, siete años duró echando raíces, preparándose para cumplir con su misión.

Ahora parece que llegó el momento de crecer.

¿Hasta donde?

No importa. Lo que importa es el viaje.

Esta es justamente nuestra concepción de la felicidad:

Un viaje, no un destino.

Un viaje entre dos.