ANDRES PAZ, PAREJA

¿MIEDO O TRISTEZA?

¿Sientes miedo?” –Me preguntó la Vida-.

Si, -le contesté-

-¿Por qué? ¿A qué le temes?

-Creo que me siento solo. Temo no tener la fuerza suficiente para llevar a cabo la tarea que me has encomendado. ¿Cómo puedo gobernar este miedo?

-Necesito confesarte algo, aunque se, Vida, que tú ya lo sabes.

-Cuando me invade el miedo, me dan ganas de renunciar a todo esto y buscar un empleo para llevar una vida “normal”. ¿Por qué me pasa esto?

-Muy sencillo, porque el miedo te hace pensar en tu necesidad de  seguridad.

-Déjame preguntarte algo, Andrés.

-Dime Vida.

-¿Cuánto tiempo llevas tu caminando?

-20 años.

-Entonces tú ya gobiernas tu miedo. Lo que tú realmente tienes es tristeza. Te duele el corazón. ¿La extrañas, verdad?

-Si, inmensamente. ¿Para qué me has puesto esta prueba?

-Se que es muy duro. Pero necesitas probarte a ti mismo tu fortaleza.

-Necesitas descubrir tus sombras.

-Pero sobre todo, debes ahondar en tu corazón y reconocer con humildad lo que no le has dado a la mujer que te ha salvado.

-Ella todo te lo ha dado Andrés, todo.

-Si, mi querida Vida. Estos ya 78 días de soledad me han permitido apreciar el gran regalo que tú me has dado a través de Ella.

-¿Y cuál es ese regalo, según tu?

-Pues lo máximo que una mujer le puede dar a un hombre: su Amor. Personificado éste en dos hermosos hijos. Representado este Amor en su paciencia, su cuidado, su atención, su consejo, y sobre todo, en su confianza y apoyo para creer en la construcción de un proyecto de vida compartido.

-Veo que has aprehendido la Lección, Andrés.

-Soy consciente de lo que Ella significa para mi esencia y existencia. Para mi ser y mi estar en este mundo. Pero también soy consciente que debo satisfacer sus necesidades. Debo alimentar su corazón. Debo ser empático con Ella. Y sobre todo, debo ser agradecido con Ella.  Quiero ser merecedor de su nutritivo Amor. Pero también quiero que mi Amor sea nutritivo para Ella.

-¿Sabes algo Vida? Conversar contigo y escribir estas líneas, disipa un poco mi tristeza. Esta mañana escuché la voz hermosa de Ella y fue como un bálsamo para mi espíritu.

-Yo haré lo que a mi me corresponde Vida, lo demás te lo dejo a ti.

-Lo único que te pido es que me arropes con tu sabiduría.

-Cuenta con ella Andrés. Justicia y Gratitud. Aliméntate de estos principios todos los días de tu vida. Y confía también en el buen criterio y la Justicia de la mujer que te di para acompañarte el resto de tus días. Confía.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s