Andres Paz Pareja, AUTOCONOCIMIENTO

NACÍ COMO EDUARDO ANDRES GRANADA BECERRA Y MORIRÉ COMO ANDRÉS PAZ PAREJA

El 7 de agosto de 2012 me encontraba en una jornada de lectura en la montaña. No estaba solo sino en compañía de mi mismo, sumergido en la exploración de un libro que me ha resultado muy revelador, pero sobre todo inspirador porque me ha adentrado en el mundo de la filosofía AristotélicaBudista y Confuciana. Al terminar de leer el capitulo 15 de ese libro que trataba sobre los “extremos terroristas”, comprehendi que uno puede nacer tres veces en la vida.

El primero es el nacimiento biológico. El mio fue el 16 de septiembre de 1980. Vi por primera vez la luz de este mundo en una pequeña ciudad colombiana llamada Pereira. Nací en una casa y según la historia que me han contado, fui recibido por mi tía Chila. A mi parecer, la más bondadosa de las mujeres de la Tribu Familiar Becerra Escobar, o por lo menos de la que tengo los mas gratos recuerdos; aunque tampoco me olvido de mi otra tía: Ofelia, quien en varias ocasiones me brindó una calida acogida en su finca, una agradable tierra a las afueras de Pereira, que yo solia visitar en mis salidas de fin de semana del internado de la Escuela de Trabajo la Linda en Manizales.

 

El 1ro de junio de 1993 emprendí mi viaje hacia el nacimiento psicológico. Esta vez no fueron nueve meses de gestación, tardé casi 13 años caminando hacia mi Luz. En efecto, el 28 de enero de 2006 encontré a la mujer que se convirtió en mi mayor fuente de Amor.

Hoy, cuando me estoy acercando a los 33 años, comprehendo que me fui de casa a los 12 años porque tenia hambre de Amor, y también comprehendo que 13 años después tuve la fortuna de encontrar lo que Sali a cazar: el Amor de una Tribu Familiar, mi Neofamilia: el inmenso Amor de Luz Adriana (mi pareja) de Dante y Orianna (mis hijos). Fundar una familia, ese es el nacimiento psicológico.

Con nuestro tutor y maestro Miguel De Zubiria

Justo en este instante recuerdo nítidamente algo que aprehendi de nuestro tutor Miguel De Zubiria“Formar una familia constituye la mayor, mas sofisticada y delicada tarea que enfrentan un hombre y una mujer en su vida.”

Cuanta razón tienes Miguel. Es la mas sofisticada y delicada tarea de la existencia y como toda tarea, necesita aprehenderse. Paradojicamente, vivimos en una sociedad cuyo sistema educativo no nos prepara para esta tarea de formar una familia, de elegir una pareja, de profundizar el vinculo, de desconflictuarlo, en pocas palabras, de amar y dejarse amar.

Cuando llegué a Luz Adriana yo no sabía amar, ni mucho menos dejarme amar. No tenia siquiera una mediana noción de lo que esto realmente significa. Por eso es que mi unión a ella representa mi nacimiento psicológico, por eso es que nuestra relación tuvo las complicaciones que tuvo después de transitada la etapa de los gozosos, inevitablemente llegaron los dolorosos, salió a flote toda esa carencia afectiva que cargaba en mis hombros. Ambos fuimos victimas de la fuerza de esos instintos y genes que me fueron legados, por eso hubo traición, engaños, infidelidades, mentiras de mi parte, por eso estuve a punto de engrosar las filas de los padres irresponsables, por eso estuve a punto de ser un esclavo eterno de mi pipí.

¿Qué me salvo? Tengo perfectamente claro que fueron dos cosas. En primer lugar, el Sentido de Comunidad que me brindaron Luz Adriana y su Tribu Familiar. Y en segundo lugar, la Estructura proporcionada por la Formación Afectiva. Ambas cosas se empezaron a configurar en el año 2008. Este hermoso año la vida me hizo dos preciosos regalos: en mayo quedamos embarazados de Orianna y en septiembre llegó a mi existencia la Formación Afectiva, gracias a un diplomado sobre “inteligencia emocional” que tomé en la Fundación Internacional de Pedagogía Conceptual Alberto Merani. Sin saberlo todavía, con ese diplomado se empezaba a gestar lo que sería mi nacimiento sociocultural; 4 años después.

Un nacimiento biológico es posible gracias a la unión entre una hembra y un macho. Un nacimiento psicológico es posible gracias a la unión entre una mujer y un  hombre que deciden formar una familia y construir una Tribu Familiar alimentada de genuino Amor. Y un nacimiento sociocultural es posible gracias a la unión de una profunda experiencia vital y una reveladora experiencia conceptual.

Siento que la experiencia vital es el terreno y la experiencia conceptual son las semillas que depositamos en ese terreno, de modo que bien cultivadas y pacientemente trabajadas, terreno y semillas se fusionan para dar sus frutos, en esta oportunidad, un nacimiento sociocultural; una Vocación, un Oficio. En mi caso, el Oficio de la Formación Afectiva. Según esto, nací, he vivido lo que he vivido y he aprehendido lo que he aprehendido para SER un Formador Afectivo.

El tema central de mi experiencia vital es la familia. Lo que soy está definitivamente marcado por mis circunstancias familiares. Es en este territorio de mi Mundo Afectivo donde están presentes con mayor claridad el caos y la armonía. Hasta mis 25 años, momento en que me encuentro con Luz Adriana, mi vida familiar fue caotica y a partir de este providencial cruce de caminos, mi vida Neofamiliar me ha permitido experimentar la armonía. Por eso soy lo que soy: un Formador Afectivo, porque la Vida me puso a experimentar las dos caras de la moneda; cuando eso sucede y uno se da cuenta, es porque ha descubierto la misión de su vida, el propósito de su existencia.

Mi Familia de Origen

Al nacer, mis padres biológicos (Ines y Eduardo) me bautizaron como Eduardo Andrés Granada Becerra. En el internado y en la universidad me conocieron como Eduardo, y el martes 7 de agosto de 2012, –después de terminar la lectura del capitulo 15 del libro de Lou Marinoff, donde habla sobre los extremos terroristas y en el que señala como los colombianos hemos padecido una dolorosa experiencia con terroristas tanto de la izquierda política (“guerrilleros”) como de la derecha política (“paramilitares”) dedicados por igual al secuestros, la extorsion, el asesinato  el narcotráfico-, descubrí mi nuevo nombre: en adelante me llamaría Andrés Paz Pareja.

¿Por qué Andrés Paz Pareja?

Porque desde el prisma de la Formación Afectiva, el caos y la violencia social tienen el mismo origen que la armonía y el orden social: la familia, y la primera célula de la familia es la pareja. Donde hay una pareja sana, habrá una familia sana; y donde hay una familia sana habrá una sociedad sana. Esto es justamente lo que hemos aprehendido Luz Adriana y yo.

De modo que la paz empieza en la relación de pareja. Lo cual me permite concluir que el problema social de nuestro país es un problema que tiene su raíz en las relaciones de pareja y si esto es así, entonces, para transformar nuestra sociedad primero tenemos que transformar nuestra vida de pareja y esto significa vivir y convivir en paz con nuestra pareja.

Como cosa curiosa, días después de tomar conciencia de mi nueva identidad, perdí mi cédula.  Pero mas curioso aun es que haya sido durante una sesión de Orientación Afectiva en los relajantes prados del parque Simón Bolívar. Aquel día estaba trabajando con una pareja de padres separados que habían dejado sus diferencias a un lado porque su hijo adolescente había caído en una profunda depresión.

Esta es la hora que no he hecho el tramite de recuperación de mi cédula  de manera que aprovecharé para llevar a cabo el cambio oficial de identidad, para de esta forma poder simbolizar con un acto concreto la metamorfosis que ha operado en mi y con ello poder morir formalmente como Andrés Paz Pareja.

De esta forma entonces ejerzo soberanía sobre mi mismo. No solamente he elegido una nueva personalidad (personalidad formativa), sino también una nueva identidad (Formador Afectivo) y por lo tanto un nuevo nombre (Andrés Paz Pareja).

De esta manera compruebo en carne propia que uno si puede nacer tres veces en la vida:

Mi nacimiento biológico fue el 16 de septiembre de 1980

Mi nacimiento psicológico fue el 28 de enero de 2006

Mi nacimiento sociocultural fue el 7 de agosto de 2012

Tres seres en uno. Un ser biológico alimentado con comida orgánica. Un ser psicológico alimentado con comida afectiva (principalmente Amor) y un ser sociocultural alimentado del servicio a los demás. Amor y Trabajo. Nada mas se necesita para bien vivir.

Anuncios

6 comentarios en “NACÍ COMO EDUARDO ANDRES GRANADA BECERRA Y MORIRÉ COMO ANDRÉS PAZ PAREJA”

    1. Hola Maria Cecilia.

      En mi muro de facebook me compartiste un texto sobre los bodisatvas. Te cuento que están llegado a mi conciencia pensamientos muy liberadores. Estoy comprendiendo la razón de mi existencia.

      Muchas gracias por tu visita y espero verte nuevamente por estos terrenos.

      Un abrazo

      Andrés

  1. Interesantes conceptos, reveladores de una personalidad franca, sana y altruista, llamada por consiguiente a ayudar a muchas personas. Pero creo, con todo respeto, que falta un ingrediente necesario para la felicidad humana actual y que pueda trascender eternamente: el espiritual, con base en el verdadero cristianismo. Por eso le ofrezco, sin costo ni compromiso, el manual “El secreto de la felicidad familiar” que con gusto le haré llegar si me indica dónde entregárselo. e-mail: edunovoanovoa@gmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s