ENSEÑANZAS VITALES

ENSEÑANZA VITAL (# 4) COMPROMETERSE CONSIGO MISMO

https://i1.wp.com/2.bp.blogspot.com/-Axf34r_C4fA/UGN2LGdLIOI/AAAAAAAAScM/0sft0pr79Co/s320/image001.jpgSiembra un pensamiento y cosecharas una acción.

Siembra una acción y cosecharas un hábito.

Siembra un hábito y cosecharas un carácter.

Siembra un carácter y cosecharas un destino.

GHANDI

 

https://i2.wp.com/1.bp.blogspot.com/_wPlM026-1Bw/S1fv2e5WRqI/AAAAAAAAAAU/bqEU_X3J6Wc/S240/aristoteles-epaefe-int.jpg

Somos lo que hacemos repetidamente, por eso el merito no está en la acción, sino en el hábito.

ARISTÓTELES

 

Lo primero que pensé al despertar fue: “tan raro esto de vivir”. Ayer mi Luz encontró en un texto de Csikszentmihalyi una referencia a Peter Berger, uno de nuestros sociólogos de cabecera, según él, la conversación es sumamente importante porque ayuda a construir una realidad compartida, un mundo en común en el cual Vivir y Convivir.

https://i2.wp.com/www.quotecollection.com/author-images/mihaly-csikszentmihalyi-4.jpgSostengo que cuando uno lee conversa. El autor es su interlocutor. De alguna manera él lo está invitando a uno a su mundo. Por eso me acordé de Gandhi y de Aristóteles. Hace unos días había leído las frases que acompañan este texto y me quedaron sonando. Dándome vueltas en la cabeza. ¿Por qué? No tengo otra respuesta más que decir, he ahí una enseñanza de la Vida:

Ahora necesitas hábitos creadores Andrés.

PETER BERGER
PETER BERGER

Si señora Vida. Tiene usted toda la razón. Necesito hábitos. Por eso este tema ocupa un lugar central en el libro de José Antonio Marina “El aprendizaje de la sabiduría”. Por eso este autor habla de hábitos afectivos, cognitivos y operativos. Ahora entiendo porque me andaba persiguiendo ese popular libro de Stephen Covey, “Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva”. Ahora comprendo que es eso de ser proactivo, empezar con un fin en mente y hacer primero lo primero. Y sobre todo, comprendo lo que quiere decir Miguel De Zubiría con aquello de la Autoadministración en su libro “La afectividad humana”.

“Necesitas hábitos creadores Andrés” –me repite insistentemente la Vida-.

Para cultivar un hábito y obtener sus frutos hay que comprometerse consigo mismo. Y este compromiso tiene dos caras: por un lado, dejar de alimentar esos hábitos negativos. Hacer que mueran por inanición. Yo tengo dos que son horrorosos: la impuntualidad y la postergación.

Cuando yo era empleado sufría intensamente con esta cuestión de la puntualidad. Sufrí cuando era mesero en el Club del Banco Cafetero, después como mensajero en la OPAN, luego cuando pasé a ser vigilante de esta misma organización, después cuando trabajé como psicólogo en el COLSES y también cuando me desempeñé como referente de Diversidad Sexual en el Hospital Rafael Uribe, y aún, desde que estoy trabajando como Formador Afectivo no he podido erradicar esta fuente de estrés de la falta de puntualidad.

De hecho, recuerdo que también sufrí con la puntualidad cuando era estudiante universitario en la Católica. Alguna vez una compañera de esa época que tiene un hijo como de la edad de Orianna y es una apasionada de la Psicología Jurídica (Ángela Trujillo) hizo un experimento para medir y corregir la impuntualidad, yo era de los más impuntuales.

Con respecto a la postergación, ésta se alimenta cuando uno no tiene unas metas claras. Se acostumbra uno a atender lo urgente, dejando a un lado lo importante. Y los días pasan y pasan. Por eso es un hábito negativo, porque obstaculiza el avance. Mientras uno no reconozca esta anomalía, no va a tomar las medidas necesarias para erradicarla.

El primer paso entonces para desarrollar hábitos creadores –tal y como nos lo pide la Vida– es ser plenamente conscientes de la incomodidad afectiva que los hábitos negativos producen. Un fastidio que hasta le hace perder a uno la energía; desgastarla en acciones ociosas, sin sentido, sin rumbo. El segundo paso es comprender las raíces de estos malos hábitos, identificarlos en nuestra propia vida.

Hechas estas dos cosas viene el compromiso. La puesta en práctica de la única fuerza que lo saca a uno de este círculo vicioso: la Voluntad. Como bien diría Lou Morinoff, uno es el dueño del genio que habita esa lámpara que hace que todo sea posible. Este genio es nuestra Voluntad. Y ejercitándola sabiamente, uno será como lo disponga su Voluntad.

Así las cosas, este artículo es un compromiso público conmigo mismo. Como no me quiero autoengañar, están ustedes como testigos. Francamente, ignoro cuantas personas allá afuera en el mundo físico puedan leer este texto, soy optimista y espero que no esté hablando solo.

De modo que en primer lugar, me comprometo conmigo mismo a erradicar de mi vida esos dos hábitos negativos que me estresan: la impuntualidad y la postergación. Viéndolo bien, estos dos hábitos son como hermanos, no? Están directamente relacionados, no crees?

En segundo lugar, me comprometo a practicar conscientemente dos hábitos afectivos que quiero desarrollar: la paciencia y la escucha.

La paciencia porque quiero mantener la calma ante cualquier provocación. Quiero mantener a raya la ira. Si alguien hace o dice algo que me molesta no me engancharé. No me estresaré. No prestaré atención. Respiraré profundo y continuaré en lo que estaba. No tiene ningún sentido discutir, prefiero conversar.

Quiero hablar menos y escuchar más. Quiero que mi principal forma de expresión sea lo que escribo. Quiero estar más en silencio, pero atento a escuchar. Quiero preguntar más y escuchar más.

A nivel cognitivo, me comprometo a leer más sistemáticamente. Y a escribir más constantemente. Este compromiso se puede medir mediante tres metas concretas que debo alcanzar en los próximos 4 meses.

  1. Producir 30 enseñanzas vitales.
  2. Escribir 50 cartas
  3. Co-escribir con mi Luz nuestro primero libro de Pareja.

Para lograr estos objetivos tengo que administrarme óptimamente, por eso he determinado una hora de levantada y de acostada fija, por lo menos durante los siguientes cuatro meses de mi vida.

El celular despertador sonará a las 5:45am. Me desperezaré durante 15 minutos. A las 6am me daré un baño motivador para despertar la mente. La siguiente actividad será hacer una bitácora de mis actividades del día anterior. Luego revisaré mis cuadernos de notas en busca de materia prima para escribir las enseñanzas y las cartas. El resto de la jornada hasta las 5 de la tarde trabajaré con mi Luz en la escritura del libro de Pareja. De 5pm a 10pm será de lectura intensa. En esta temporada me dedicaré a pescar argumentos para el libro. Por eso solo leeré sobre biología del emparejamiento, psicología del emparejamiento y socioantropologia del emparejamiento.

Esta será la columna vertebral de mí trabajo diario. Lógicamente, queda espacio abierto para el resto de actividades complementarias y propias de mis otros roles como pareja, padre y Formador Afectivo.

Para hacerle seguimiento a este compromiso que he establecido conmigo mismo, escribiré un relato semanal donde narraré los avances del proceso y los aprehendizajes que me vayan quedando.

Este es pues mi compromiso, lo hago público para ejercer presión sobre mi mismo. Soy consciente que si soy fiel a este compromiso, es decir, si cumplo lo que me he prometido, habré dado un paso muy importante en esto de aprehender a Vivir y Convivir con Bien-Estar.

Al fin de cuentas, el ejemplo empieza por casa y si uno no aplica lo que predica, no tiene sentido seguir predicando. En otras palabras, la Formación Afectiva empieza por uno mismo. Es la vida propia el primer campo de prácticas.

Anuncios

4 thoughts on “ENSEÑANZA VITAL (# 4) COMPROMETERSE CONSIGO MISMO”

  1. Por lo menos ya yo lo lei. (no estas hablando solo). Yo tambien tengo que dejar algunos malos habitos. Y voy a ver si me pongo a hacer algo que llevo mucho tiempo postergando. Saludirigillos. Ciao.

    1. Hola Hector,

      Que bueno leer este mensaje de parte tuya y constatar que no estoy hablando solo. Y mejor aun, que te haya tocado la fibra con respecto al deseo de erradicar los malos hábitos. Son incómodos, no?. Me gustaría saber sobre tu propia batalla.

      Oime, cuando vas a abrir tu blog?

  2. HOLA ANDRES, ESO DE LA IMPUNTUALIDAD ES UN MAL AMPLIO , POR ESO HAY QUE DARLE MAS TIEMPO DE ALISTAMIENTO ,, SALIR CON MUCHO TIEMPO ANTES, PONER RELOJES A AVISAR CUANDO YA DEBE UNO ESTAR SALIENDO. Y PONERSE COMO META LLEGAR 10 A15 ,MIINUTOS ANTES.

    EL HABITO DE LA PROCASTINACION ES OTRA COSA HORRIBLE, YO TAMBIÉN LO SUFRO, A VECES ME CUESTA UN MONTON MOTIVARME A TERMINAR COSAS BANALES,
    NO SE LA HORA DE LECTURA EN LA NOCHE, NO ES PARA MI LA MAS CÓMODA, A MENOS QUE LO ESTES HACIENDO ANTES DE DORMIR.

    SALUDOS SI LEO TUS BITACORAS DE VES EN CUANDO Y ESPONTANEAMENTE CUANDO NO SOBRESATURAN EL FACE

    1. Hola Maria.

      Desde los tiempos del diplomado, (hace dos años ya) te veo por estos lares. Y me alegra mucho que podamos seguir en contacto. Erradicar habitos negativos es muy dificil, por eso me quiero dar esta pela y comprobar directamente eso de la Voluntad. La postergación es un tremendo mal que definitivamente tiene efectos sobre la productividad.

      Siguiendo mis ritmos, siento mas frescura para escribir en la mañana y tranquilidad para leer en la noche. En fin, los proximos 4 meses seran determinantes en esta aventura.

      Un abrazo y gracias por seguir ahi.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s