Publicado en AUTONOMIA

SOBRE LA AUTONOMÍA # 1

FORMACIÓN AFECTIVA -Construye tu Autonomía-

Hace poco descubrimos con la Mincha que la Formación Afectiva es el Oficio de la Construcción de Autonomía. Por eso llegamos a la conclusión que el propósito de la Formación Afectiva es formar personas Autónomas para gobernar sus vidas; vivir en pareja; criar a sus hijos; trabajar por sí mismos y por los otros.

A continuación te comparto ocho reflexiones sobre lo que significa la Autonomía. Es la introducción a este fascinante tema que enmarca nuestro trabajo como Formadores Afectivos.

  1. Hablar de Autonomía es hablar de liberarnos de las cadenas que no nos dejan avanzar. ¿Cuáles son esas cadenas? Podríamos decir que son vínculos nocivos para nuestra Salud Afectiva. También nos encadenan nuestras creencias destructivas, esas que no nos permiten tener una buena relación con nosotros mismos, ni con los otros, ni con los grupos. Si tengo creencias machistas por ejemplo, tendré dificultades con mis relaciones de pareja. Si creo por ejemplo en el amor incondicional me veré forzado a aceptar cualquier tipo de maltrato por parte de mi pareja. También son cadenas las prácticas autodestructivas. Practicas que necesariamente llevan al deterioro de mis relaciones.
  2. Tenemos que ponernos al frente del  barco de nuestra vida. Dedicarnos a construir nuestra Autonomía. Practicar en todo momento y en todo lugar. En cada situación que vivimos día a día tenemos la oportunidad de ser más Autónomos. Mas libres. La recompensa es una vida más tranquila, fluida. Pletórica de satisfacciones.
  3. La Autonomía se caracteriza por un estado de flujo constante. Por más y mejores afectos. Por más y mejores pensamientos. Por más y mejores prácticas. Por conexiones insospechadas. Por nuevas acciones que alimentan tu Autonomía.
  4. Construir la Autonomía significa que mi estado afectivo es mayoritariamente positivo. Que hago circular por mi sistema afectivo afectos positivos. Que estos actúan como un mecanismo inmunológico que me protege del ataque de los afectos negativos. No los puedo evitar, pero si los puedo controlar. Mantenerlos a raya para que no alteren mi estado afectivo en general.
  5. Cuando uno se dedica a construir conscientemente su Autonomía, produce afectos positivos, irradia emociones y sentimientos que le alegran la vida a quienes se cruzan con uno. También, lleva a cabo prácticas beneficiosas para si mismo y quienes le rodean, para su comunidad. Cuando esto es así, es recompensando con mas y mejores vínculos; personas que te aprecian y te comparten sus buenas energías. Esas personas te permiten seguir aprendiendo de la naturaleza humana, de la dinámica de la vida. Cuando se juntan estas dos cosas: nutritivos vínculos y profundos conocimientos vitales, inevitablemente el elemento material llega. Esa es la potencia de construir la Autonomía.  Un jugoso círculo virtuoso.
  6. Visto desde la Formación Afectiva, el sufrimiento es un dolor crónico provocado por un vínculo que nos afecta negativamente. Ese vínculo puede ser conmigo mismo. Yo mismo puedo ser la fuente de mi sufrimiento. El problema es que darse cuenta de esto al parecer es sumamente difícil. Un mecanismo psicológico actúa como un poderoso obstáculo: el autoengaño.   Y cuando este opera, vemos en los demás la fuente de nuestro sufrimiento, pero esto no soluciona nada, solo prolonga nuestra agonía.
  7. Cada uno de nosotros es responsable de su Salud Afectiva. Y esa responsabilidad pasa por llevar a cabo actividades que sean fuente de satisfacción y compartirnos con personas que sean fuente de satisfacción. Si hago lo que no me gusta y estoy rodeado de personas que no me gustan, corro un serio riesgo de afectar mi Salud Afectiva. Porque hacer lo que no nos gusta produce frustración. Y estar con personas que no nos gusta produce irritación. Ambos, afectos negativos que bien podrían evitarse. ¿Cómo? Construyendo tu Autonomía para no ser dependiente; ni afectiva, ni intelectual, ni económicamente.
  8. El problema de la envidia es que no te deja avanzar. Porque por andar perdiendo el tiempo deseando y sufriendo por lo que los otros tienen, dejas de hacer lo que debes hacer. Construir tu Autonomía para valorar lo que tienes y luchar por lo que quieres.