FAMILIA DE ORIGEN

MI PADRE ME BUSCÓ

MI PADRE ME BUSCÓ

“Su forma de abordar los problemas influye en cómo abordaran otros los suyos. Abórdelos sabiamente y no sólo los resolverá, sino que dará así mismo un buen ejemplo que otros podrán seguir. Abórdelos neciamente y no sólo los exacerbará, sino que provocará asimismo una reacción en cadena que agravará las cosas para otras personas”

LOU MARINOFF[1]

 

El día que en Colombia se celebraron 202 años de aparente independencia, mi padre me buscó. Era un viernes soleado, apenas eran las 8 de la mañana cuando mi padre tocó a la puerta de la casa donde vivo con mi Neofamilia. En casa solo estábamos mi esposa, los niños y patito. Los jefes de la tribu estaban en una convención familiar que les recargó de energía luego de haberse reunido con todos los Tirado, gracias a una titánica labor del sacerdote de esta cohesionada Tribu Familiar.

Muchos días llevábamos sin vernos con mi padre. Dado sus comportamientos autodestructivos opté por tomar distancia en lugar de confrontarlo y cuestionarlo. Pasé varios dias pensando la manera en que debía interactuar con él, tenia claro que no podía ser indiferente, tampoco permisivo, ni mucho menos agresivo; de modo que opté por actuar formativamente.

Asumir una postura formativa con nuestros Vínculos Afectivos significa utilizar Herramientas Afectivas que favorecen el dialogo entre las personas. Como Formador Afectivo me siento éticamente conminado a poner en práctica lo que predico. Por tal motivo, para tender un lazo de dialogo con mi apreciado padre, decidí utilizar la EMPATIA: ponerme en su lugar, tratar de comprender sus comportamientos, sentir sus afectos, analizar el porque y para qué de sus acciones, indagar por las razones. Revisar en su historia de vida. Esa Lectura Afectiva que hice de mi padre me dio muchas respuestas que me permitieron ser más compasivo con él. Y de ahí surgió entonces la segunda Herramienta Afectiva: la ASERTIVIDAD.

Por el conocimiento que tengo de mi padre sabia que no podía buscarlo, debía expresarle mi malestar de una forma diferente. Así que elegí escribirle una carta. De forma muy respetuosa le manifesté lo que estaba sintiendo y pensando. Y lo hice públicamente para que sirviera como un ejercicio formativo. Todos sabemos que en muchas familias las relaciones entre padres e hijos son muy difíciles y se hace necesario modelos de acción que muestren formas adecuadas de resolver conflictos. Al fin de cuentas, se trata de un Vinculo Afectivo que nos marca, para bien o para mal.

Mi padre todavía no es un hombre de internet. De modo que le pedí el favor a mis hermanas que imprimieran la carta y se la hicieran llegar. Según me cuenta una de ellas, no la quiso leer. Pero ella se la leyó. Y al parecer tuvo efecto porque se animó a visitarme el día en que celebramos la “independencia” de este país.

Cual fue mi sorpresa y alegría cuando mi cuñada me aviso que mi padre había llegado. Sentí que la carta había surtido efecto. Tuve una oportunidad grandiosa de hacerle ver lo importante que es para la armonía de la familia el hecho de que asuma un Liderazgo Formativo. Que nos de ejemplo. Siempre he pensado que mi padre es un guerrero, y ahora está enfrentado al desafío mas grande de su vida: gobernarse a si mismo y mantener el barco familiar a flote.

El mensaje que le deje a mi padre se resume en una sola palabra: Tranquilidad. “Tienes que ser fuente de tranquilidad mi querido padre”. Ese es el aporte más nutritivo y poderoso para la familia. Ojalá haya calado ese mensaje en el corazón de mi padre. Todavía sigo soñando –como se lo dije a él- que llegue el día en que podamos hacer un tour visitando todos esos lugares que hacen parte de su historia y que por ende también es parte de la mía. Lugares que habitó desde sus tiempos de militar, sitios en los que vivió cuando fue policía, historias y más historias son las que tiene mi padre para contar. Además le gusta, porque es un gran conversador. Este es el padre que me ilusiona, al que le encanta la fotografía, el que colecciona recuerdos, el que se apasiona hablando de política, el que me transmitió la pasión por la lectura. El imbatible jugador de parques, el hábil jugador de cartas. El amante del tango y los boleros.

Este también es mi padre y espero que esta nueva etapa sea más fructífera para los dos. Le seguiré escribiendo y lo seguiré cultivando. Su felicidad es la mía. Es un Vinculo Afectivo muy importante para mí.


[1] LOU MARINOFF “EL ABC DE LA FELICIDAD: BUDA, ARISTOTELES Y CONFUCIO” EDICIONES B. 2007

Anuncios

1 thought on “MI PADRE ME BUSCÓ”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s