CARTAS AL MAESTRO

CARTAS A NUESTRO MAESTRO MIGUEL DE ZUBIRÍA (# 3) EL PROPÓSITO DE LA COMUNIDAD FORMATIVA EL TALLER

CARTAS A NUESTRO MAESTRO MIGUEL DE ZUBIRÍA (# 3)

EL PROPÓSITO DE LA COMUNIDAD FORMATIVA EL TALLER

Estimado Maestro Miguel:

La carta anterior tenía como finalidad mostrarle el ideograma que representa nuestro Sistema de Trabajo, el cual, como ya usted lo sabe, nosotros denominamos COMUNIDAD FORMATIVA EL TALLER. Estas cartas tienen como objetivo exponerle a usted y a nuestros futuros Aprehendices los detalles de este nuevo modelo de organización que hemos creado.

Nos dirigimos a usted porque lo consideramos nuestro Maestro y Mentor. Porque es nuestra manera de agradecerle su positiva influencia en nuestras vidas a través de la Psicología Afectiva y la Pedagogía Conceptual; hijas intelectuales suyas que han afectado nuestra forma de sentir, pensar y actuar.

En su anterior carta nos preguntaba usted: ¿Qué es lo esencial de la COMUNIDAD FORMATIVA EL TALLER? Pues bien, mediante esta carta le queremos dar respuesta a su pregunta.

Desde nuestra perspectiva, lo esencial de la COMUNIDAD FORMATIVA EL TALLER es su Propósito.

Como claramente lo planteamos en el ideograma que le enviamos,   sostenemos que el Propósito de la COMUNIDAD FORMATIVA EL TALLER es satisfacer las Necesidades Vitales de Comunidad, Estructura y Significado de sus miembros.

¿Por qué estas tres necesidades? Porque escuchamos su mensaje. Como Formadores Afectivos una de nuestras tareas es combatir las tres mayores epidemias psicológicas de nuestro tiempo: la soledad, la depresión y el suicidio. Epidemias que no solo atacan a niños y jóvenes; el derrumbamiento de la sociedad industrial y sus instituciones de sostén, están dejando vulnerables también a adultos y a personas mayores.

¿Cómo combatimos la soledad? Proporcionándole al individuo un sentido de Comunidad. Dándole la posibilidad de tener interacciones afectivas sanas. Usted mismo nos enseña en uno de sus libros[1] que “con mucha frecuencia las mayores alegrías de la vida ocurren al interactuar con otras personas o grupos. En consecuencia, una persona solitaria o con pocos lazos afectivos carece del apoyo necesario al enfrentar situaciones dolorosas y tiene pocos disfrutes cotidianos sin interlocutores con quienes conversar, pasear, jugar… Pierde por lado y lado, además de volverse vulnerable ante las adversidades.” De hecho, usted mismo considera que “la interacción con las otras personas es la necesidad primaria de la existencia. Por encima de alimentarse o beber líquidos”.

Estamos de acuerdo con usted maestro, “mientras haya compañía hay vida y, así mismo, oportunidades de conseguir alimentos o bebidas, si no, no hay nada”. Gracias a usted comprendimos que el sentido de Comunidad es una Necesidad Vital Biológica. No en vano, el termino Necesidad es definido como “todo aquello a lo cual es imposible sustraerse, fallar o resistir. O como un estado en que ciertamente se perderá la vida si no se sale de él. Incluso se emplea para referirse a las cosas de las que no se puede prescindir”[2]. Note inclusive maestro que el término Vital se define como “de suma importancia o trascendencia y que esta dotado de gran energía o impulso para actuar o vivir”.[3]

Es un hecho, maestro, necesitamos del otro y de los otros. Nuestra humanidad no se puede mantener ni cultivar en un vacio social. Las personas necesitamos a otras personas; de ahí que nos reunamos en grupos.[4] Por eso tiene razón Toffler cuando señala que toda sociedad debe engendrar un sentimiento de comunidad. La comunidad excluye la soledad. Da a la gente una sensación vitalmente necesaria de pertenencia.[5] Los seres humanos necesitan contextos compartidos en los que acoplarse y entremezclarse.[6] Hasta el mismo José Antonio Marina lo confirma: “todos necesitamos estar amparados por una cálida red social”.[7]

De manera maestro que si el sentido de Comunidad es una Necesidad Vital, satisfacerla no es una moda propia de un “cambio de épocas, de olas o de revoluciones” como señalaba usted en la carta anterior que nos envió. En la cual, dijo algo que compartimos plenamente: “el ser humano es el mismo, al menos el de los últimos 50.000 mil años”. Tiempos en los que los seres humanos vivían en grupos reducidos, denominados “tribus dialécticas” porque todos sus componentes se conocían por su nombre de pila. Vale la pena recordar que a lo largo de sus vidas, de treinta o, como mucho, cuarenta años de duración, casi todos los cazadores y recolectores primitivos llegaban a conocer por su nombre a entre 25 y 200 personas.[8] ¿A cuántas personas conocemos en “la actual sociedad tecnológica”? Si acaso, nos sabemos los nombres de nuestros vecinos.

Como bien usted lo sabe  maestro, carecer de Vínculos Afectivos lleva al aislamiento. Dice usted que al apartarse del mundo, la persona pierde una de sus mayores fuentes de satisfacción: las interacciones interpersonales. Lo cual, contribuye a que la persona haga el transito lento al siguiente eslabón: la Depresión.

Estar deprimido según el psicólogo Aaron Beck –citado por usted mismo[9]– significa estar mal:

  • Con lo que se hace (no enfrentar activamente las dificultades, ser frágil)
  • Con los otros (estar solo)
  • Consigo mismo (núcleo depresivo)

Maestro, estas tres características reflejan la insatisfacción de una Necesidad Vital Psicológica: la Estructura.

Sobre el particular, es muy sugestiva la múltiple acepción del termino Estructura, preguntándole al diccionario encontramos que significa distribución, orden y enlacede las partes de un todo. También disposición ordenada de elementos de sustentación, unidos entre si y anclados al suelo, para soportar un conjunto determinado de cargas en una posición preestablecida, de obras e ingeniería, como puentes, edificios, muros de contención, presas, torres de transmisión. Asimismo, es la disposición que muestran los materiales geológicos que han estado sometidos a esfuerzos tectónicos. Y por ultimo, un conjunto de formas en que grupos e individuos se organizan y relacionan entre si y con los distintos ámbitos de una sociedad.[10]

Desde el punto de vista psicológico estas definiciones de Estructura   tienen mucho sentido: “orden y enlacede las partes de un todo” (personalidad compleja). “Disposición ordenada de elementos de sustentación, unidos entre si y anclados al suelo, para soportar un conjunto determinado de cargas. Disposición que muestran los materiales geológicos que han estado sometidos a esfuerzos tectónicos”  (resiliencia para afrontar las adversidades de la vida). “Formas en que grupos e individuos se organizan y relacionan entre si y con los distintos ámbitos de una sociedad” (interacción interpersonal y sociogrupal).

En otras palabras, una personalidad compleja y resiliente es una personalidad con una solida Estructura Vital. Una personalidad que sabe interactuar consigo mismo, con el otro y con los grupos.

La Estructura Vital entonces maestro no es otra cosa que, en parte, tener lo que usted denomina como “Competencias Intrapersonales” y nosotros en nuestro sistema denominamos como Habilidades Afectivas.

Sobre el particular, permítanos le recordamos (y de paso compartimos con nuestros lectores) lo que usted nos enseñó en su libro “cómo prevenir la soledad, la depresión y el suicidio en niños y jóvenes”. Allí usted plantea que la causa primordial de depresión es carecer de COMPETENCIAS INTRAPERSONALES, desconocer que quiere cada uno para si mismo (autodesconocimiento), devaluar las capacidades personales que se poseen para lograr las metas propias (autodesvaloración) y no saber persistir en proyectos a mediano y largo plazo (autodesadministración).

Dice usted que las inhabilidades intrapersonales generan conductas automáticas que constituyen el núcleo depresivo: estar mal consigo mismo, asociado con el desconocimiento personal, es decir no saber que se quiere y tener escasos intereses; no valorarse (por tanto tener una autoestima pobre) al desconocer las propias cualidades y los defectos; y renunciar fácilmente a todo empeño, no ser disciplinado, no planear ni comprometerse y, por tanto, ser incapaz de lograr las metas propuestas. La depresión es el indicativo más preciso de que –la persona– no aprendió a dirigir su propia existencia, por falta ya sea de enseñanza o de tutores.

Razón tiene usted maestro, es imposible convivir con un desconocido (autodesconocimiento), que se valora poco (autodevaluación) y sobre quien se tiene poca influencia (deficiente autoadministración). Mucho peor cuando esa persona ¡es uno mismo! En tal caso, la situación se vuelve desoladora y angustiante, hasta el día en que resulta insoportable vivir con uno mismo.[11]

Ahora comprendemos porque Toffler[12] señala que los individuos necesitan una Estructura Vital. Y es que una vida que carezca de estructura comprensible –dice este autor- es un despojo desprovisto de sentido. Como es apenas lógico, la ausencia de estructura engendra derrumbamiento.

Un individuo que adolece de un sentido de Comunidad y carece de una Estructura Vital, es un serio candidato al suicidio porque corre el riesgo de interpretar que su vida carece de Significado, de sentido como diría Viktor Frankl.[13]

Lou Marinoff es muy claro al respecto, en su libro “El ABC de la Felicidad: Aristóteles, Buda y Confucio”, sostiene que “nuestra generación está ante una perdida endémica del sentido y el propósito de la vida. Esta perdida se ha visto acompañada, aunque no resuelta, por los correspondientes aumentos en el consumo  masivo de psicoterapia y psicofármacos. También explica la creciente popularidad de los fundamentalismos religiosos.” Estos últimos, “proveedores”, -muchos de ellos espurios- de las Necesidades Vitales de Comunidad, Estructura y Significado.

No es casualidad maestro que hasta una de nuestras influencias comunes –José Antonio Marina– considere que “resulta imprescindible estudiar los modos con que una cultura facilita u obstaculiza la realización de vidas significativas.” De hecho, el mismo Marina considera que el colosal éxito del libro de Viktor Frankl, “El hombre en busca de sentido”, debe tomarse como un dato sociológico relevante.[14]

Ese dato sociológico -como lo llama Marina-, confirma lo dicho por Mourinoff, y es indicador de un hecho: el Significado es una Necesidad Vital Socioantropologica. El mismo Martin Seligman[15] lo ratifica con su noción de “Vida Significativa”, haciendo referencia a que dicha vida consiste en poner las fortalezas personales, las habilidades, las pasiones y las enseñanzas dejadas por las experiencias vitales al servicio de algo que nos trasciende.

Así las cosas, a continuación le contaremos maestro, de que manera satisfacemos nosotros esas Necesidades Vitales previamente señaladas.

En primer lugar, el sentido de Comunidad que le ofrecemos a nuestros Aprehendices parte de la noción de afinidad. Las Microcomunidades que conformamos están integradas por máximo 8 personas que tienen afinidades en roles, afectos y creencias. Madres solteras que comparten el rol de crianza de hijos adolescentes. Profesionales que están construyendo Sistemas de Trabajo Talentoso alrededor de sus oficios. Parejas de jóvenes. Solo por citar unos cuantos ejemplos de las diferentes Microcomunidades que en estos momentos están activas.

Nosotros tenemos Sesiones Formativas con cada Microcomunidad.  Acorde con Pedagogía Conceptual, cada sesión tiene una fase afectiva, cognitiva y expresiva. Por medio de sesiones semanales les suministramos las enseñanzas que les ayudan a satisfacer su necesidad de Estructura. Es decir, adquieren Herramientas Afectivas (Emociones, Sentimientos, Actitudes, Valores y Principios) que les permiten practicar las Habilidades Afectivas (Intrapersonales, Interpersonales, Sociogrupales) necesarias para tener un mejor desempeño en sus principales Roles Vitales: Pareja, Crianza y Trabajo.

Dichas enseñanzas son vitales, quiere esto decir que parten de nuestra propia experiencia como pareja, madre, padre y trabajadores. Pero también son conceptuales, les compartimos las principales construcciones teóricas sobre los fenómenos del emparejamiento, la crianza y el trabajo. De igual manera, les suministramos Estructura a partir de nuestros modelos de Parejas Formativas, Crianza Formativa y Trabajadores Talentosos.

En cuanto al Significado, a nuestros Aprehendices les ofrecemos la posibilidad de ingresar formalmente a la COMUNIDAD FORMATIVA EL TALLER y llevar una “vida significativa” trabajando en pro de una Causa: Formar Personas Talentosas en el arte de Vivir, Convivir y Supervivir. En otras palabras, “ganarse la vida” compartiendo lo que van aprendiendo en la Comunidad; orientando y formando a otras personas. Construyendo su propia comunidad, alimentando su tribu. En síntesis, multiplicando la tarea.

Estimado maestro, satisfacer esta tres Necesidades Vitales nos deja tres conclusiones. En primer lugar, uno de los beneficios que obtiene una persona que entra en contacto con nosotros y empieza a experimentar un sentido de Comunidad, es que tiene la posibilidad de establecer vínculos, construir nexos afectivos. Lo cual se constituye en una efectiva Vacuna Psicológica contra la soledad y todo lo que ella acarrea; infelicidad y Malestar Afectivo. Bien lo sabe usted maestro que múltiples estudios han demostrado que las personas son felices si tienen suficientes vínculos afectivos y de buena calidad. Señala usted mismo que la importancia de los lazos con las personas radica básicamente en dos factores: el miedo a estar solos y la alegría de tener con quienes compartir momentos gratos de la existencia, ya sean compañeros, colegas, amigos o pareja. Cuantos más vínculos mejor, es un asunto tanto de calidad como de cantidad.[16]

En segundo lugar, una persona que ingresa a la COMUNIDAD FORMATIVA EL TALLER aprehende a dirigir su propia existencia. Desarrolla una Estructura Vital que como usted bien sabe[17] le permite:

  • Autoconocerse: saber quien es, de dónde viene  y, en especial, descifrar qué quiere.

  • Autovalorarse: reconocer las propias cualidades, los defectos,  y los puntos en donde apenas se es aceptable.

  • Autoadministrarse: saber administrar sus más valiosos y escasos recursos (atención y tiempo) para imponerse retos y cumplirlos.

Ya sabemos cual es resultado maestro, ¿no? Quien sabe quién es, qué quiere, y además se valora con objetividad, sin esperar ni más ni menos, sabe imponerse retos y los cumple con voluntad y fortaleza, es alguien preparado para vivir, magníficamente equipado para llevar a buen puerto su nave.[18]

Estamos de acuerdo con usted maestro, cualquier anomalía en alguna de estas Habilidades Afectivas trae serias consecuencias. Las tres son los mecanismos con los que las personas orientan y dirigen su vida: el timonel existencial. Sin timonel que dirija el barco, cualquier leve frustración, postración o pérdida hace naufragar la embarcación, la deprime. Peor aun, lleva a la persona a decepcionarse de si mismo.[19] Y a estas alturas estamos en capacidad de comprender lo que ocurre cuando una persona se decepciona de si mismo: el fantasma del suicidio empieza a merodear por su existencia.

Y en tercer lugar, la dinámica propia de la COMUNIDAD FORMATIVA EL TALLER lleva a que el individuo le halle Significado a su vida. El mayor beneficio de esto es que las personas que trabajen con nosotros en la Comunidad, tendrán la oportunidad de experimentar las deliciosas satisfacciones y emociones positivas propias de aquellos que son conscientes de su valiosa contribución como Ciudadanos a la construcción de una Sociedad Formativa, entendida ésta –en palabras de José Antonio Marina– como una “Sociedad que aumente el bienestar de cada individuo, amplíe sus posibilidades vitales y defienda su dignidad”[20]

En síntesis, una persona que entra en contacto con la COMUNIDAD FORMATIVA EL TALLER tiene la posibilidad de aumentar sus Recursos Personales: psicológicos, conceptuales y materiales. Los recursos psicológicos son los Vínculos Afectivos que puede cultivar al interior de la Comunidad. Los recursos conceptuales son los conocimientos que adquiere para aprehender a vivir, convivir y supervivir. Y los recursos materiales, es el dinero que le permite resolver con tranquilidad “el asunto existencial”. Configurándose de esta manera un círculo virtuoso existencial: más y mejores vínculos que le proporcionan más y mejores conocimientos que le representan más y mejores oportunidades de generar más y mejores ingresos económicos.

Todo lo anterior maestro, es lo esencial de la COMUNIDAD FORMATIVA EL TALLER.

Somos una Comunidad Formativa maestro. Decidimos llamarla El Taller porque es una metáfora que representa nuestra praxis artesana. Una praxis en la que “el trabajo puede ser algo bueno en sí mismo, y no sólo un medio de vida. En una época en que se ha puesto de moda crear una dicotomía casi automática entre trabajo y vida.”[21] Fíjese que el termino Comunidad hace referencia -de acuerdo con el diccionario- a la cualidad de común, de lo que, no siendo privativamente, pertenece o se extiende a varios. Y a un tipo de organización social cuyos miembros se unen para participar en objetivos comunes y en la que el interés del individuo se identifica con los intereses del conjunto.[22]

Esto somos nosotros.

Con inmenso afecto y admiración hacia el que consideramos el mejor y más influyente psicólogo y pedagogo colombiano de su generación.

Luz Adriana y Andrés

Formadores Afectivos

 


[1] Miguel De Zubiría Samper “Cómo prevenir la soledad, la depresión y el suicidio en niños y jóvenes: un manual para que sus hijos vivan mejor” Editorial Aguilar. Colombia, 2007

[2] Diccionario Enciclopédico Océano. Circulo de Lectores.

[3] Ibid

[4] Lou Marinoff “El ABC de la felicidad: Aristóteles, Buda y Confucio”. Pag 347

[5] Alvin Toffler “la tercera ola” 1980.

[6] Lou Marinoff, ob cit, pag 326

[7] José Antonio Marina: “El aprendizaje de la sabiduría: aprender a vivir / aprender a convivir” Editorial Ariel. 2009.

[8] Ibid, pag 340

[9] Miguel De Zubiría, ob cit, pag 121

[10] Diccionario Enciclopédico Océano. Circulo de Lectores.

[11] Ibid

[12] Alvin Toffler, ob cit, pag 347

[13] Viktor Frankl “El hombre en busca de sentido”

[14] José Antonio Marina: “El aprendizaje de la sabiduría: aprender a vivir / aprender a convivir” Editorial Ariel. 2009.

[15] Martin Seligman “La autentica felicidad”

[16] Miguel De Zubiría Samper “Cómo prevenir la soledad, la depresión y el suicidio en niños y jóvenes: un manual para que sus hijos vivan mejor” Editorial Aguilar. Colombia, 2007

[17] Ibid pag 123

[18] Ibid

[19] Ibid

[20] José Antonio Marina “El aprendizaje de la sabiduría” Aprender a Vivir / Aprender a Convivir. Editorial Ariel. Barcelona. 2009.

[21] Richard Sennett “El artesano”. Editorial Anagrama. Barcelona 2009.

[22] Diccionario Enciclopédico Océano. Circulo de Lectores.

Anuncios
CARTAS AL MAESTRO

CARTA # 2 DEL MAESTRO MIGUEL DE ZUBIRIA

Muy estimado Andrés:

Tu eres tremendamente optimista con los cambios de épocas, de olas, de revoluciones.

Yo soy pesimista, por una simple razón: porque el ser humano es el mismo, al menos el de los últimos 50.000 años. Cabe perfectamente el adagio, por más que el homínido se vista de seda, mono se queda. Cada bebe que nace trae idéntica información biológica de partida que los demás: es un bebe CroMagnon. Los tuyos lo son y los míos, y todos.

            Los cambios sociales son periféricos y circunstanciales, importa es descifrar la mente, y sobre todo el corazón, las motivaciones humanas profundas. ¿Qué de verdad anhelan,… anhelamos los seres humanos?

            La respuesta se oculta a 50.000 años atrás, o sea a dos mil quinientas generaciones de padres a hijos, una y otra vez, una y otra vez. Las sociedades son eventos periféricos y circunstanciales, nacen desaparecen sin remedio.

            Mientras no ocurra una gran mutación origen de una genuina variante de los CroMagnon debemos solo hacernos una pregunta central: ¿qué de verdad anhelan los seres humanos?

            Una respuesta la tiene la arqueología y otra la tiene la psicología evolutiva de los viejos maestros como Piaget; solo que a él le intereso más la mente que el corazón.

            He tenido dos oportunidades magnificas recientes para intentar responder esta pregunta para las niñas; al menos, las niñas de 2 a 7 años. Si dejas a tres niñas en un bello lugar sin la intromisión de las rutinas sociales diarias y sin la intromisión sesgada de sus padres ¿qué hacen ellas? Hacen aquello que les dicta su naturaleza CroMagnon:

¡Juegan! Como cualquier mamífero y mucho más un antropoide. Y si juegan es porque esa es una actividad propio motivada, regida por una motivación Piagetiana, no Skinneriana de súper vivencia.

Conocer las motivaciones Piagetanas de los niños, que él no quiso estudiar, nos daría pistas valiosísimas acerca del corazón de los niños, en mi caso de las niñas, y de paso, del corazón de los muchachos y las muchachas y del corazón de las mujeres y de los hombres.

De sus anhelos, demandas, motivaciones intrínsecas.  Y podríamos comprobar que esos anhelos no han cambiado en los últimos 50.000 años o dos mil quinientas generaciones de humanos.

Todo lo demás es circunstancial.

Lo maravilloso es que durante dos fines largos de semana de tres días completos, mis nietas ¡solo jugaron un juego!, con breves pausas. ¡Increíble! Espero que imagines cual es ese juego.

Con la edad me he vuelto más simplista que antes. Hoy diría que la única tarea de cualquier sociedad es satisfacer las motivaciones y los anhelos humanos genuinos de sus pobladores. Mucho más se tiene que aplicar a una sociedad que no ha brotado por evolución natural, sino artificial, como la tuya. Tiene siempre en mira  ¿satisfacer las motivaciones y los anhelos humanos genuinos de sus pobladores? ¿Cuales?

Gran ventaja de pedagogía conceptual -nacida contra el doloroso atiborramiento de informaciones que deben aprender los niños hasta sus lejanos 30 años- es que siempre se formula esa y casi única pregunta: ¿qué es lo esencial?

En nuestro caso ¿Qué es lo esencial de la COMUNIDAD FORMATIVA EL TALLER?

Pregunta radicalmente diferente a la cuestión pre categorial que aborda de raíz otra cuestión. Se desplaza hacia ¿en que se basa usted para afirmar que X? Tema en donde eres un experto, como lo indica el magnífico ideograma que propones.

Pienso que antes de argumentarlo, ya llegara su momento, es necesario conceptualizar el TALLER. Corresponde a dos fases bien diferentes del proceso meta cognitivo. Además, la argumentación se le facilita a las mentes creativas, menos la conceptualización, pues opera como una camisa de fuerza lógica.

¿Qué es lo esencial de la COMUNIDAD FORMATIVA EL TALLER? define una pregunta esencial por resolver. Donde se ha de aclarar un tema central de la propuesta ¿qué es una pareja formativa?

En cualquier caso ha de aparecer alguna fuerte consideración sobre la mente y el corazón de los homínidos, pues la naturaleza perdura, mientras que las sociedades cambian, van y vienen, y desaparecen. Aún las que en su tiempo fueron consideradas dechados de virtudes, como la actual sociedad tecnológica, no lo eran. De todo el extenso desfile de sociedades solo quedan sus ruinas.

Con gran afecto, a uno de los pocos talentos creativos de Zubirìanos que conozco

 Miguel

FAMILIA DE ORIGEN

MI PADRE ME BUSCÓ

MI PADRE ME BUSCÓ

“Su forma de abordar los problemas influye en cómo abordaran otros los suyos. Abórdelos sabiamente y no sólo los resolverá, sino que dará así mismo un buen ejemplo que otros podrán seguir. Abórdelos neciamente y no sólo los exacerbará, sino que provocará asimismo una reacción en cadena que agravará las cosas para otras personas”

LOU MARINOFF[1]

 

El día que en Colombia se celebraron 202 años de aparente independencia, mi padre me buscó. Era un viernes soleado, apenas eran las 8 de la mañana cuando mi padre tocó a la puerta de la casa donde vivo con mi Neofamilia. En casa solo estábamos mi esposa, los niños y patito. Los jefes de la tribu estaban en una convención familiar que les recargó de energía luego de haberse reunido con todos los Tirado, gracias a una titánica labor del sacerdote de esta cohesionada Tribu Familiar.

Muchos días llevábamos sin vernos con mi padre. Dado sus comportamientos autodestructivos opté por tomar distancia en lugar de confrontarlo y cuestionarlo. Pasé varios dias pensando la manera en que debía interactuar con él, tenia claro que no podía ser indiferente, tampoco permisivo, ni mucho menos agresivo; de modo que opté por actuar formativamente.

Asumir una postura formativa con nuestros Vínculos Afectivos significa utilizar Herramientas Afectivas que favorecen el dialogo entre las personas. Como Formador Afectivo me siento éticamente conminado a poner en práctica lo que predico. Por tal motivo, para tender un lazo de dialogo con mi apreciado padre, decidí utilizar la EMPATIA: ponerme en su lugar, tratar de comprender sus comportamientos, sentir sus afectos, analizar el porque y para qué de sus acciones, indagar por las razones. Revisar en su historia de vida. Esa Lectura Afectiva que hice de mi padre me dio muchas respuestas que me permitieron ser más compasivo con él. Y de ahí surgió entonces la segunda Herramienta Afectiva: la ASERTIVIDAD.

Por el conocimiento que tengo de mi padre sabia que no podía buscarlo, debía expresarle mi malestar de una forma diferente. Así que elegí escribirle una carta. De forma muy respetuosa le manifesté lo que estaba sintiendo y pensando. Y lo hice públicamente para que sirviera como un ejercicio formativo. Todos sabemos que en muchas familias las relaciones entre padres e hijos son muy difíciles y se hace necesario modelos de acción que muestren formas adecuadas de resolver conflictos. Al fin de cuentas, se trata de un Vinculo Afectivo que nos marca, para bien o para mal.

Mi padre todavía no es un hombre de internet. De modo que le pedí el favor a mis hermanas que imprimieran la carta y se la hicieran llegar. Según me cuenta una de ellas, no la quiso leer. Pero ella se la leyó. Y al parecer tuvo efecto porque se animó a visitarme el día en que celebramos la “independencia” de este país.

Cual fue mi sorpresa y alegría cuando mi cuñada me aviso que mi padre había llegado. Sentí que la carta había surtido efecto. Tuve una oportunidad grandiosa de hacerle ver lo importante que es para la armonía de la familia el hecho de que asuma un Liderazgo Formativo. Que nos de ejemplo. Siempre he pensado que mi padre es un guerrero, y ahora está enfrentado al desafío mas grande de su vida: gobernarse a si mismo y mantener el barco familiar a flote.

El mensaje que le deje a mi padre se resume en una sola palabra: Tranquilidad. “Tienes que ser fuente de tranquilidad mi querido padre”. Ese es el aporte más nutritivo y poderoso para la familia. Ojalá haya calado ese mensaje en el corazón de mi padre. Todavía sigo soñando –como se lo dije a él- que llegue el día en que podamos hacer un tour visitando todos esos lugares que hacen parte de su historia y que por ende también es parte de la mía. Lugares que habitó desde sus tiempos de militar, sitios en los que vivió cuando fue policía, historias y más historias son las que tiene mi padre para contar. Además le gusta, porque es un gran conversador. Este es el padre que me ilusiona, al que le encanta la fotografía, el que colecciona recuerdos, el que se apasiona hablando de política, el que me transmitió la pasión por la lectura. El imbatible jugador de parques, el hábil jugador de cartas. El amante del tango y los boleros.

Este también es mi padre y espero que esta nueva etapa sea más fructífera para los dos. Le seguiré escribiendo y lo seguiré cultivando. Su felicidad es la mía. Es un Vinculo Afectivo muy importante para mí.


[1] LOU MARINOFF “EL ABC DE LA FELICIDAD: BUDA, ARISTOTELES Y CONFUCIO” EDICIONES B. 2007

FAMILIA DE ORIGEN

CARTA A LOS BECERRA

CARTA A LOS BECERRA

Cuando nuestros abuelos se casaron, por allá en 1937, Colombia era un país mayoritariamente rural. Apia pertenecía al gran viejo Caldas y la iglesia católica estaba presente en la vida y obra de todos los parroquianos de estas tierras. El abuelo Arturo tenia 27 años y la abuela Tulia tiernos 20 añitos. Al casarse, el libreto estaba claro: Trabajarían la tierra, criarían a su numerosa familia y vivirían juntos hasta que la muerte los separara. Nuestros abuelos cumplieron con su destino. Labraron el campo, tuvieron 9 hijos y solo la muerte los separó el 24 de junio de 1992, día en que partió el abuelo a sus 82 años de vida. La abuela le sobrevivió 15 años más y murió el 21 de diciembre de 2007, días después de haber cumplido 90 años.

Arturo y Tulia murieron en la misma casa. Una humilde vivienda de dos pisos ubicada en un barrio popular de Pereira. En Villa santana vivieron sus últimos años quienes habrían de dejar una prolífica descendencia.

Hasta donde me alcanzan las cuentas fueron 9 hijos (Arturito, Olga, Oscar, Ofelia, Chila, Gonzalo, Javier, Jorge e Inés). 17 nietos (Patricia, Humberto, Francisco, Oscar Darío, Walter León, Rodolfo Arturo, “María Elena”, Víctor, Sandra, Paola, Cristian, Ronald, Jorge Enrique, Gloria María, yo, Viviana y Gloria). “25 bisnietos” (Alejandro, Felipe, Viviana, Katherine, “Shabit”, “Juan Pablo”, Brianna, los dos de Sandra, los dos de Paola, los dos de Cristian, los dos de Gloria, Orianna, Dante, Dylan, Felipe, María Fernanda, Juan David, Gabriel y Juliana). No se cuantos hijos tiene Oscar Darío, ni cuantos hijos Walter León, ni cuantos Rodolfo Arturo. Lo último que supe fue que Francisco tenía dos. Es decir que fácilmente podemos estar llegando a los “35 bisnietos”. Inclusive, ya vamos en 3 tataranietos: Alejandro tiene dos hijos y Felipe uno.

75 años después de que se dio esa unión entre Arturo y Tulia, mal contados fuimos 64 sus herederos!!!!. De los cuales solo dos ya no están físicamente con nosotros: Arturito y Cristian. Quiere esto decir que en términos generales, esta ha sido una Tribu Familiar que no ha sido visitada por la tragedia. Sin embargo, también es cierto que somos un grupo familiar que no se ha caracterizado precisamente por la unión y la cohesión. No hemos podido sacar provecho de la fuerza de ese número, no hemos construido una identidad, no hemos sabido conservar el legado, de hecho, esta carta que hoy escribo para todos mis consanguíneos es para dejar una evidencia de un acontecimiento que marca la ruptura de la primera generación de descendientes: la venta de la casa donde murieron los abuelos.

No soy dado a creer en la vida más allá de la muerte, pero de lo que si estoy seguro es que en esa casa aun circula por todos sus rincones la energía de los abuelos. El vigor de Arturo y la alegría de Tulia. Por eso me duele que sus 8 hijos no hayan sido capaces de conservar ese legado. Y más me duele todavía que ninguno de los 17 nietos hubiésemos podido hacer algo para evitar lo que se hizo inevitable.

Esa casa es muy simbólica, si sus paredes hablaran contaría miles de historias. Tengo la imagen de mi abuela Tulia asomada en la ventana. De mi abuelo Arturo bajando por las escaleras, con su sombrero blanco y su altura imponente. Recuerdo que en los primeros años de vivir en esa casa, el abuelo Arturo criaba marranos, se sentía el olor a finca, quizá como una forma nostálgica de seguir en contacto con el campo.

Escribo estas líneas para dejar un recuerdo en mi mente de esa casa. Puedo hacer un recorrido mental. ¿Se acuerdan de esa casa? Todos los nietos tuvimos algo que ver con ella. Con ese frio y oscuro primer piso. La sala, luego un cuarto, al lado un baño, después un pequeño corredor, al lado otro cuarto, después una cocina y de ahí al patio. La abuela nunca vivió ahí, le gustaba mas el segundo piso.

Recuerdo las ruidosas escaleras de madera para subir al segundo piso. Se encharcan mis ojos de solo recordarlo. Uno subía y se encontraba de frente con un baño, después con una sala que en muchas ocasiones servía de habitación, a su lado el cuarto que daba a la calle, con una ventana corrediza. Ese cuarto tenía un baño. En el segundo piso también había una sala grande, otro baño y la cocina, acompañada de un pequeño lavadero. Recuerdo que había una ventana que servía para entrar en contacto con el patio del piso. También era un lugar desde donde la abuela conversaba con sus vecinas.

¿Por qué me duele que se venda esta casa? Más allá de las consideraciones nostálgicas, lo que me entristece es que en lugar de representar un punto de encuentro, después de la muerte de la abuela se convirtió en un campo de batalla. En una fuente de discordia. Para mí, que estoy metido en esto de estudiar la Vida, significa la dolorosa constatación de una realidad, que muchas veces como familia se maquilla: somos una Tribu Familiar Indiferente. Y la mayoría de esos 64 herederos estamos impregnados de esa dinámica. Con frías relaciones entre padres e hijos. Casi inexistentes lazos de comunicación entre primos. Poco contacto entre sobrinos y tíos. Todos echados a nuestra suerte. Privados de las bondades de vivir y convivir con una Tribu Familiar cohesionada. Donde hay apoyo afectivo, físico, económico, social. En las Tribus Familiares Indiferentes estos beneficios brillan por su ausencia.

Cinco grandes reuniones han tenido la Tribu de los BECERRA. La primera fue la celebración de las bodas de oro de los abuelos en 1987. Por ahí circula una foto donde estamos los primos pequeños. La segunda fue con la muerte del abuelo Arturo en 1992, la tercera fue cuando al abuelo le sacaron los restos en 1996. La cuarta fue con la muerte de la abuela Tulia en el 2007. Y la quinta fue para la sacada de los restos de la abuela en enero de 2012. ¿Cuando será  la próximo reunión? ¿Con la muerte de alguno de los tíos? ¿Cuándo tendremos noticias de la tribu? ¿Acaso será cuando la tragedia nos visite?  La vida ya nos dio un aviso con la perdida temprana de Cristian. Y ahora nos pone en nuestro camino otra señal: la venta de la casa de los abuelos.

Los japoneses enseñan que los cambios producen crisis y las crisis generan cambios. ¿No será esta crisis familiar una oportunidad para que se produzca un cambio en nuestra dinámica familiar? ¿No será esta una valiosa circunstancia que nos pueda llevar a pasar de ser una Tribu Familiar Indiferente a una Tribu Familiar Formativa?

Los abuelos que cohesionaban la tribu ya no están. La casa que representaba la presencia espiritual de los abuelos ya no está. ¿Qué queda entonces? ¿Vamos a privarnos de la alegría de compartimos? ¿Del placer de saber de la familia? ¿De conversar? ¿De luchar conjuntamente? ¿De progresar?

¿Somos 64 miembros y no vamos a ser capaces de construir un legado para nuestros descendientes? ¿Vamos a pasar por este mundo sin dejar huella? ¿Vamos a privar a nuestros hijos de vivir una vida que valga la pena vivirla?

Esta carta es un llamado para los miembros de mi Tribu, para todos los BECERRA. Para esos que llevamos en la sangre la herencia de Arturo y Tulia. Hey familia, nos llegó la hora de empezar a construir una relación. De tener una nueva razón para estar cerca, a falta de los abuelos, ahora la causa tiene que ser el desarrollo de todos.

Pienso por ejemplo en lo que pueden ser nuestros objetivos:

  1. La vejez digna de los hijos de Arturo y Tulia.

Entiendo por dignidad el hecho de estar pendientes de ellos. Llamarlos, prestarles ayuda en la medida de lo posible. Alimentarlos afectivamente. Recopilar sus historias. Aprender las lecciones de sus propias vidas.

  1. El Bien-estar de los nietos de Arturo y Tulia.

Entiendo por bien-estar el hecho de favorecer en esta segunda generación el aprendizaje del arte de Vivir, Convivir y Supervivir. Además de estar pendiente de los primos, compartirles conocimientos que les pueda ser de utilidad, que les sirva para llevar una mejor vida, unas mejores relaciones de pareja, y unas solidas herramientas para la crianza de sus hijos.

  1. Un mejor Futuro para los bisnietos de Arturo y Tulia.

El futuro de nuestros hijos está en nuestras manos. Si mejoramos como personas y nos ayudamos los unos a los otros, ellos van a crecer con buenos ejemplos, seremos modelos para nuestros hijos.

Primos, ya somos adultos. ¿Qué vamos a hacer con nuestra adultez? ¿La vamos a gastar solo sobreviviendo? ¿O vamos a luchar para que en esta generación cohesionemos la familia?

Yo estoy convencido que podemos transformar esta Familia. Que podemos construir un legado. Como miembro de la Tribu, y como Formador Afectivo esta es mi contribución.

Un abrazo para todos,

Andrés.

SISTEMA DE TRABAJO TALENTOSO

LOS PLANOS DE LA COMUNIDAD FORMATIVA EL TALLER

LOS PLANOS DE LA COMUNIDAD FORMATIVA EL TALLER

De Pedagogía Conceptual aprendimos que antes de iniciar la construcción de los cimientos para una casa, debe estar dibujada, esquematizada en los planos la casa que se anhela construir.[1] Nuestra casa es la COMUNIDAD FORMATIVA EL TALLER y en este artículo te vamos a mostrar sus planos. Para ello nos valdremos de una herramienta de Pedagogía Conceptual: el Mentefacto Precategorial.

Nosotros hemos derivado una nueva aplicación de esta herramienta. La utilizamos para representar nuestro Sistema de Trabajo, encarnado precisamente en la COMUNIDAD FORMATIVA EL TALLER. Pero para comprender esta conexión primero tenemos que hacer una somera presentación de lo que es un mentefacto precategorial, hecho esto, el siguiente paso será representar nuestro Sistema de Trabajo por medio de esta herramienta.

Un mentefacto precategorial es una estructura ideativa para la lectura y construcción de ensayos. Esta compuesta por una tesis, unas argumentales y subargumentales, unas derivadas y unas definitorias.

Se puede comparar las estructuras precategoriales con una casa. Los cimientos soportan y sostienen toda la edificación, de manera análoga a las proposiciones argumentales. La casa misma es la tesis, y las ventanas, o lo que sale de de la casa, las derivadas. La idea o proposición TESIS constituye la esencia, el núcleo del ensayo. Las ideas restantes cumplen dos funciones: o argumentan la tesis o derivan de ella. Un tercer tipo adicional de proposiciones delimita algunos términos y conceptos (las definiciones).[2]

Luego de la tesis, las segundas proposiciones en importancia corresponden a las proposiciones argumentales. La función primaria del pensamiento precategorial radica en sostener, sustentar, mantener o afirmar la tesis; darle un soporte proposicional que convenza al lector. (…) las argumentales existen y son argumentales únicamente en tanto que apoyan a la tesis.[3]

Con respecto a las subargumentales, según el maestro Miguel De Zubiría éstas “consisten en proposiciones que en la estructura precategorial soportan una o varias argumentales. Naturalmente, el número de subargumentales y de subargumentaciones es ilimitado.”[4]

Las derivadas semejan a los frutos del árbol. Ellas condensan y contienen las consecuencias categoriales (teóricas) y practicas que se desprenden de la tesis, de su verdad argumentada. A diferencia del argumentar, lógico, el derivar involucra en mayor medida el pensar creativo. Las habilidades intelectuales para formular consecuencias y derivaciones de una tesis se asocian con el pensar lateral más que con la inteligencia lógica, fría y convergente: argumental.[5]

Las definiciones, definitorias o proposiciones definitorias lo son en cuanto tales y no por su pertenencia a un articulo –como si lo son, en cambio, las argumentales o las derivadas-.[6]

Hasta aquí entonces esta rápida explicación de lo que es una estructura precategorial, ahora veamos como se aplica esta herramienta en la representación de nuestro Sistema de Trabajo.

Nuestra Tesis (T) o casa es la COMUNIDAD FORMATIVA EL TALLER.

Las argumentales o cimientos que soportan y sostienen nuestra casa son tres modelos:

  • Modelo Vital (A1)
  • Modelo Conceptual (A2)
  • Modelo de Trabajo (A3)

Las subargumentales o refuerzos de los cimientos que soportan y sostienen nuestra casa son las siguientes:

Subargumentales del Modelo Vital (A1)

  • La Vida Familiar (A1.1)
  • La Vida de Pareja (A1.2)
  • La Vida de Trabajo (A1.3)
  • La Vida de Amigos (A1.4)
  • La Vida Grupal (A1.5)
  • La Vida en Sociedad (A1.6)
  • La Vida con la Naturaleza (A1.7)
  • La Vida Consigo Mismo (A1.8)

Subargumentales del Modelo Conceptual (A2)

  • Fundamentos Teórico-Prácticos (A2.1)
  • Propuestas Teóricas (A2.2)
  • Modelos Formativos (A2.3)

Subargumentales del Modelo de Trabajo (A3)

  • Configuración Organizativa (A3.1)

Recordemos que de acuerdo con Pedagogía Conceptual, el número de subargumentales y de subargumentaciones es ilimitado. Las subargumentales que te acabo de presentar tienen a su vez más niveles de subargumentación, pero para efectos prácticos basta con las señaladas. En próximos Bitácoras iremos desmenuzando el Sistema. Ahora pasemos a las derivadas.

Las derivadas o ventanas de nuestra casa son:

  • Propósito (D1)
  • Causa (D2)
  • Quienes Somos (D3)
  • Emblema (D4)
  • Lema (D5)
  • Símbolos (D6)
  • Metas (D7)
  • Manifiesto Formativo (D8)

Las definitorias de nuestra casa, es decir todo el universo conceptual, el lenguaje de la COMUNIDAD FORMATIVA EL TALLER es una Contextopedia que hemos llamado:

  • La Formativopedia.

Así las cosas, la estructura precategorial de la COMUNIDAD FORMATIVA EL TALLER quedaría ilustrada de la siguiente manera.

Como bien lo dice el titulo de esta Bitácora, estos son los planos de la COMUNIDAD FORMATIVA EL TALLER. Lo que viene en los próximos días es publicar 12 Bitácoras más, en las que explicaremos con más detalle cada uno de los ladrillos de nuestro Sistema de Trabajo. Hecho esto, iniciaremos la convocatoria para empezar a entrevistar los primeros candidatos a ingresar a la Comunidad. Quienes después de un proceso de Formación teórico-practico de 104 horas podrán sumarse activamente a la Causa de la Formación de Personas Talentosas en el Arte de Vivir, Convivir y Supervivir. Es decir, podrán convertirse en Formadores Afectivos y “ganarse la vida” viviéndola, tal y como ya lo estamos haciendo nosotros.


[1] Miguel De Zubiría “Teoría de las seis lecturas: cómo enseñar a leer y escribir ensayos”. Fundación Alberto Merani, Bogotá 1996.

[2] Ibid pag 26

[3] Ibid pag 44

[4] Ibid pag 56

[5] Ibid pag 68

[6] Ibid pag 80

CARTAS AL MAESTRO

CARTAS A NUESTRO MAESTRO MIGUEL DE ZUBIRÍA (# 2) IDEOGRAMA DE LA COMUNIDAD FORMATIVA EL TALLER

CARTAS A NUESTRO MAESTRO MIGUEL DE ZUBIRÍA (# 2)

IDEOGRAMA DE LA COMUNIDAD FORMATIVA EL TALLER

El hombre razonable se adapta al mundo. El hombre irrazonable trata de que el mundo se adapte a él. Por lo tanto, el progreso depende de los hombres irrazonables”.

George Bernard Shaw

 

Estimado Maestro Miguel:

La frase celebre que acompaña esta carta la encontré justamente en uno de sus libros: “Teoría de las seis lecturas: cómo enseñar a leer y escribir ensayos”. En ese texto usted propone unos ejercicios de identificación de la tesis. A propósito de esa frase de Bernard Shaw, de las cuatro opciones que usted proponía como posible tesis, la que yo elegí fue la siguiente: “Se requiere ser un poco “loco” para mantener vivas las ilusiones y las utopías, y para no sacrificarlas en aras a la adaptación.”

Es verdad Maestro, luchar por plasmar una utopía existencial es una verdadera locura. Ahora comprendo porque mi padre biológico cree que yo estoy “loco”. Según él, lo más cuerdo es que me busque un empleo. Yo tuve que hacer caso omiso de su “consejo” porque él ignora que en términos salariales hoy un profesional de la psicología gana apenas 2.33 veces más en promedio que un obrero raso y la tendencia es a la baja. Desconoce también mi padre que estamos asistiendo a la “proletarización del profesional”.  No sabe mi padre que, -como usted bien lo señala- los antiguos profesionales “inteligentes” están siendo reemplazados por talentos creativos. Trabajadores Talentosos que todavía no forma el sistema educativo industrial. Un sistema que -tal y como usted lo señala lucidamente en su libro: “la afectividad humana”– sigue produciendo profesionales “inteligentes” para que luego salgan a engrosar las filas del desempleo y el subempleo. Esto y mucho más (sobre todo del arte de vivir y convivir) ignora mi padre biológico.

Por eso no seguí los consejos de mi padre. Preferí hacerle caso a mi intuición. Al fin de cuentas ésta es la que me ha acompañado desde la primera vez que tuve que escapar de la perniciosa influencia de mi padre, cuando apenas tenía 12 años y vi que en Pereira no tenía futuro. 20 años después comprendo que de haberme quedado en ese entorno con mucha probabilidad habría corrido la misma suerte de la mayoría de mis amigos de infancia: la cárcel o el cementerio.

Maestro, mis experiencias vitales, mas la pasión por la lectura y la escritura me encauzaron hacia este proyecto de vida compartido con Luz Adriana. Ahora estamos en esta lucha conjunta por ofrecerle a nuestra sociedad una alternativa que satisfaga las sempiternas necesidades de Comunidad, Estructura y Significado Vital de las personas.

Como usted recordará, en la presentación oficial de la COMUNIDAD FORMATIVA EL TALLER compartimos lo que en ese momento considerábamos los planos previos de nuestra Organización. En la primera de sus retroalimentaciones usted nos sugirió que en lugar de un mentefacto precategorial, armáramos uno conceptual. Lo hicimos, pero cometimos un par de errores de supraordinación e isoordinación. No obstante, esos “errores” nos llevaron a una comprehension. Y esa es la que hoy quiero compartir con usted porque deseo saber su opinión al respecto.

Maestro Miguel, nosotros descubrimos o ¿inventamos? una aplicación para el mentefacto precategorial. En la retroalimentación que usted le hizo a Luz Adriana le expresó que no le quedaba muy claro el tercer elemento del propósito de las Parejas Formativas: “trabajar juntos en la construcción de un sistema de trabajo”.

Pues bien, cuando hablamos de un sistema de trabajo, nos referimos a lo que en el alto managment llamarían “modelos de negocios” y más modestamente para nosotros son Sistemas de Trabajo Talentoso. Desde la perspectiva de Pedagogía Conceptual diríamos que es una de las múltiples formas como  podría organizar su oferta un Talento Creativo. O al menos así la hemos organizado nosotros, utilizando precisamente una herramienta de Pedagogía Conceptual: el mentefacto precategorial.

Para comprender esta aplicación tuvimos que remitirnos nuevamente al libro “teoría de las seis lecturas”. Allí, en la introducción que usted hace a la lectura precategorial señala que el núcleo de un texto es la tesis, adicionalmente, que las estructuras argumentales soportan una idea y las estructuras derivativas “salen” de ella.

Pues bien, nuestra Tesis, o para decirlo en nuestros términos: nuestro Sistema de Trabajo se materializa en lo que hemos llamado COMUNIDAD FORMATIVA EL TALLER.

Las estructuras argumentales que soportan esta “tesis”, es decir, las estructuras que soportan nuestro Sistema de Trabajo son tres Modelos: Vital, Conceptual y de Trabajo. Estos modelos se corresponden con los modelos propios de aquellas organizaciones que intentan satisfacer las necesidades de Comunidad, Estructura y Significado de las personas.

En la “investigación de mercado” que llevamos a cabo, identificamos claramente tres modelos de organizaciones que satisfacen esas necesidades, pero bajo lógicas diferentes. En jerga Toffleriana; bajo una lógica de sociedad agrícola operan comunidades protestantes y evangélicas cristianas. Bajo una lógica de sociedad industrial, operan las comunidades de mercadeo multinivel. Y bajo una lógica de Sociedad Informacional, operan las Filés como la Comunidad de las Indias Electronicas.   

En esta carta solo le voy a hacer una breve mención de las comunidades de corte agrícola, en otra epístola le hablaré de las industriales y de la Comunidad Informacional cuyo aporte a nuestro Sistema de Trabajo ha sido notablemente significativo.

Como usted bien lo sabe, la “Nueva Psicosfera” es una de las derivadas de la Tercera Ola, ese brillante e influyente ensayo prospectivista escrito por Alvin Toffler, quien en tono profético por allá en el año en que naci -1980- señalaba: “se está formando una nueva civilización. Pero, ¿dónde encajamos nosotros en ella? Los cambios tecnológicos y las agitaciones sociales actuales, ¿no significan el fin de la amistad, el amor, el compromiso, la comunidad y la solicitud hacia los demás? Las maravillas electrónicas del mañana, ¿no harán las relaciones humanas más vacías y distantes de lo que son hoy?”

Maestro, ¿no le suena esto familiar? Permítame comparto con los lectores de este blog una anécdota personal que usted gentilmente nos compartió en una de sus retroalimentaciones: “Les cuento que anoche estuve hasta las 3:00 de la madrugada con Juancho en un karaoke. Aprehendí muchas cosas, entre ellas que más que psicólogo, soy antropólogo, mi primera profesión. Pero sobre el tema de la pareja tuve una vivencia impactante para mi, no tal vez para ustedes. Con nosotros estaba un joven que duró horas 1) chateando con su celular 2) con mujeres desconocidas, 3) localizadas por un GPS, 4) ¡mediante frases prefabricadas! Me impactó este uso y abuso de la tecnología”

Impresionante la conexión, ¿no Maestro? Cito nuevamente a Toffler para recalcar este hecho: “Las maravillas electrónicas del mañana, ¿no harán las relaciones humanas más vacías y distantes de lo que son hoy?”. ¿Sabe por qué soy reiterativo? Porque eso que usted mismo vivió es una prueba fehaciente de otra afirmación Toffleriana: “si miramos a nuestro alrededor, encontramos abundantes pruebas de derrumbamiento psicológico. Es como si hubiera estallado una bomba en nuestra “psicosfera” comunal (…) crecientes tasas de suicidio juvenil, niveles de alcoholismo vertiginosamente altos, depresión psicológica generalizada, vandalismo y delincuencia (…) se respira una enorme tensión en la vida cotidiana, los nervios están de punta y la gente es incapaz de dominarse (…) están, además, crecientemente hostigadas por un ejercito, que parece aumentar sin cesar, de matones y psicópatas, cuyo comportamiento antisocial es frecuentemente presentado con atractivos rasgos por los medios de comunicación”.

Maestro, ¿no es esto lo que esta ocurriendo en nuestro entorno? Basta con revisar las cifras de violencia de Medicina Legal para constatarlo. Cuando Toffler escribió su libro, sus análisis eran el resultado de las observaciones que había llevado a cabo en los países tecnológicamente avanzados. Especialmente en Estados Unidos, no obstante, y como él mismo lo señala, si la turbación y la desintegración se acusan con mas evidencia en ese país, y especialmente en California, “ello no hace sino reflejar el hecho de que la tercera ola ha llegado un poco antes que a otros lugares, haciendo que las estructuras sociales de la segunda ola se desplomen antes y mas espectacularmente”. Esto lo vio Toffler en el 80. Treinta años después el futuro nos ha llegado y usted mismo fue testigo.

¿Qué tiene esto que ver con las comunidades protestantes y evangélicas cristianas de corte agrícola? Este derrumbamiento psicológico ha provocado la explosión de las iglesias cristianas. Una anécdota me permite ilustrarle lo dicho. Para salir de las montañas de donde vivo en el municipio de Soacha, hay dos caminos; uno por la Autopista Sur y otro por entre las laderas de Soacha y la parte de atrás de Ciudad Bolívar. Camino que lo saca a uno directamente al centro de Bogotá pero que al mismo tiempo ofrece una desesperanzadora visión de la miseria de esta zona de la ciudad. Resulta que un día tomamos esta ruta para llegar temprano a una cita. En el camino hice un ejercicio. Conté las iglesias cristianas que vimos en el viaje. ¿Sabe cuantas alcance a contar? Atérrese maestro: 47 iglesias!!!!

Estamos presenciando en nuestras tierras lo que en Estados Unidos ya es una normalidad. La explosión del movimiento evangélico cristiano.

Esta innegable realidad nos llevó a sumergirnos en su estudio. Empezamos a visitar iglesias y a analizar su modelo y en todas encontramos una constante: salvo las diferencias de estilo, en el fondo todas intentan venden lo mismo: un sentido de Comunidad, Estructura y Significado Vital. De modo que algo está pasando. Y Toffler nos da luces al respecto.

¿Por qué tantos miles de personas aparentemente inteligentes –se pregunta Toffler- y bien ubicadas en la vida se dejan absorber por la miríada de cultos que en la actualidad están brotando en las grietas cada vez mas anchas del sistema de la segunda ola? (…) ¿Por qué esos grupos pueden imponer una dedicación y obediencia casi totales a sus miembros? Su secreto es sencillo. Comprenden la necesidad que la comunidad tiene de estructura y significado. Pues esto es lo que ofrecen los cultos.

Ambos sabemos Maestro que estamos ante una epidemia: la epidemia de la soledad, la depresión y el suicidio. Pues bien, la explosión de estos movimientos coincide con esta epidemia. Veamos lo que nos dice Toffler al respecto: “para las personas solitarias, los cultos ofrecen, al principio, amistad indiscriminada. Dice un funcionario de la Iglesia de la Unificación: “Si alguien se siente solo, hablamos con él. Hay por ahí muchas personas que se sienten solas” (…) pero el culto vende algo más que comunidad. Ofrece también la tan necesitada estructura. Los cultos imponen severas limitaciones al comportamiento. Exigen y crean una enorme disciplina.  (…) El ultimo producto vital lanzado al mercado por los cultos es “significado”. Cada uno tiene su propia e ingenua versión de la realidad…, religiosa, política o cultural. El culto posee la única verdad y presenta como mal informados o satánicos a los que viven en el mundo exterior y no reconocen el valor de esa verdad. (…) pero el culto vende comunidad, estructura y significado a un precio extraordinariamente alto: la ciega renuncia al propio yo. Para algunos sin duda esta es la única alternativa a la desintegración personal. Mas para la mayoría de nosotros es demasiado caro el precio exigido por el culto”.

Maestro, el agudo Toffler concluye que para “conseguir que la civilización de la tercera ola sea a la vez cuerda y democrática, necesitamos hacer algo mas que crear nuevas provisiones de energía o aceptar nueva tecnología. Necesitamos hacer algo más que crear comunidad. Necesitamos proporcionar también estructura y significado”.

Mi estimado Maestro Miguel, este mensaje Toffleriano fue lo que nos dio claridad frente al propósito de la COMUNIDAD FORMATIVA EL TALLER y en nuestro Sistema de Trabajo, como podrá darse cuenta, esta es la primera derivada. Justamente, atendiendo el llamado de Toffler quien considera, con razón, que “para crear una satisfactoria vida emocional y una sana psicosfera para la emergente civilización del mañana, debemos identificar tres requisitos básicos de todo individuo: las necesidades de comunidad, estructura y significado. La comprensión de cómo las socava el derrumbamiento de la sociedad de la segunda ola sugiere cómo podríamos empezar a diseñar un entorno psicológico más saludable para nosotros y para nuestros hijos.”

Ahora bien, para hacerle frente a este cambio de época no podemos volver a la socioantropologia agrícola que encarnan las comunidades cristianas, necesitamos con urgencia, -de acuerdo con Ulrich Beck- una alternativa que “le haga frente a esta fase de desarrollo de la sociedad moderna donde los riesgos sociales, políticos, económicos e individuales tienden a escaparse de las instituciones destinadas al funcionamiento y protección de la sociedad industrial”.

Además de comunidad, estructura y significado, lo que busca una persona que se acerca a un culto cristiano –según lo aprendí de Lou Marinoff- es una respuesta a sus problemas psicológicos o un refugio. Una forma de escapar a los problemas humanos, de dejar en manos de otros lo que es responsabilidad de si mismo: dirigir su propia existencia.

Hoy, como es de conocimiento suyo, sabemos sólidamente como dar respuesta a esas necesidades. ¿Acaso no podemos buscar respuestas en una teoria BioPsicosocioantropologica de la Mente alimentada por las neurociencias, la psicología evolucionista, la psicología positiva, la psicología del talento y la creatividad, la psicología de la sabiduría, la psicología del altruismo, la Psicología Afectiva, la psicología cognitiva, la ética, la filosofía afectiva, la filosofía practica, la filosofía existencial, la filosofía fenomenológica, la epistemología evolutiva, la Pedagogía Conceptual, la Pedagogía Afectiva y el pensamiento complejo, la Sociología Informacional y el Prospectivismo?

Maestro, los campos que le he mencionado son precisamente los fundamentos teorico-practicos de nuestro Modelo Conceptual. Adicionalmente, sabemos que esas necesidades se satisfacen con la fuerza del ejemplo, con lo que Gardner en su libro “mentes líderes” planteaba como necesario para producir un cambio: narrar una historia y encarnarla. Por eso nuestro Modelo Vital. Por eso somos una Pareja Formativa que practica la Crianza Formativa y el Trabajo Talentoso.

Nuestro Modelo Vital propone una forma de relacionarnos con la Vida. Esto es, con la familia, la pareja, los amigos, el trabajo, los grupos, la sociedad, la naturaleza y con nosotros mismos. Asumir que cada uno de estos escenarios son nutritivas fuentes de alimento afectivo y que por eso es tan importante aprehender a utilizar Herramientas Afectivas, para de esta manera -como usted mismo lo dice-, poder engrasar cada uno de estos vínculos. Por eso nuestra Causa es tan clara Maestro: Formar Personas Talentosas en el Arte de Vivir, Convivir y Supervivir.

Maestro, un Sistema de Trabajo Talentoso entonces, además de los elementos que le he mostrado previamente, debe tener un emblema, un lema, unos símbolos, unas metas claramente definidas, un manifiesto y el equivalente a las proposiciones definitorias, que en nuestro caso se llama Formativopedia. Es decir, toda la terminología o el lenguaje propio del Sistema.

Finalmente, y como bien queda ilustrado en el ideograma que le estoy enviando, nuestro Sistema de Trabajo esta diseñado para que se convierta en el ámbito de un nuevo Arte: la Formación Afectiva. Y con base en éste, en el escenario para ejercer lo que nosotros llamamos Oficios Formativos: las Parejas Formativas, la Crianza Formativa, el Trabajo Talentoso y la Formación Afectiva propiamente dicha. Este es nuestro Modelo de Trabajo.

Como podrá ver, es un nuevo tipo de Organización para un nuevo tipo de Trabajador. Una organización como las que precisamente pide usted en su libro “Los Fines y el Método de Pedagogía Conceptual”. Una organización donde caben los Talentos Creativos De Zubirianos, los Artesanos Mentales de Richard Sennett, los Analistas Simbólicos de Alvin Toffler y Robert Reich, los Pluriespecialistas de Juan Urrutia,  los Trabajadores del Conocimiento de Peter Drucker, los Innovadores Conceptuales de Gary Hamel, las Marcas Personales y los Expertos de Tom Peters y Andrés Pérez.

Esto es pues, grosso modo, mi querido y admirado Maestro Miguel un esbozo de la COMUNIDAD FORMATIVA EL TALLER. En las próximas cartas que le enviaré, le haré una explicación más detallada de cada uno de los ladrillos de este mentefacto precategorial que claramente nos permite representar nuestro Sistema de Trabajo Talentoso.

Con afecto,

Andrés

Su aprehendiz.

 

andres granada, CARTAS AL MAESTRO

CARTA DE RESPUESTA DE MIGUEL DE ZUBIRIA (# 1)

La siguiente es la respuesta que me envió mi maestro y mentor Miguel De Zubiría a proposito de la carta que le envié presentándole el mentefacto conceptual de la COMUNIDAD FORMATIVA EL TALLER.

Estimado discípulo Andrés:

Me encanta que tu intensa inmersión en la bella psicología afectiva hubiese sido, y sea todavía, una tabla de salvación, de las escasas que aparecen en nuestros naufragios: las encontramos sin necesitarlas, y cuando las necesitamos no aparecen.

A ti como a mi, el grato encuentro con la psicología afectiva me salvó del frío naufragio cognitivo, hacia el cual iba sin remedio. Por eso tu y yo, y algunos pocos, estamos empeñados en esta labor titánica de ser sus apóstoles, de predicar sus buenas nuevas, donde aparece mi Programa Sócrates, que ya pronto conocerás.

Sobre la pareja estoy de acuerdo contigo. Tratar de recorrer este valle de lágrimas, y algunas bellas flores cromáticas, SOLO es tan suicida, como pretender correr la maratón sin entrenamiento, sin mapa ¡y sin la pierna izquierda! Nos necesitamos los unos a los otros,… y sobre todo a las otras.

Las otras, las artistas filogenéticas de la afectividad humana, sus descubridoras. A cuya cabeza aparece una lejanísima zarigüeya, 280 millones de años atrás. Creadora de las mamíferas, con a final, como se les debería llamar y no -machistamente- mamíferos, con o final. Ellas inventaron el amor a los hijos, y de paso gran estrategia que nos ha conducido a donde estamos, no bien nuestro miserable inicio como homínidos.

Y cuando te topas con una mamífera humana que cumple los SIETE roles afectivos fundamentales solo un loco, como lo somos todos, la deja para seguir su pasado evolucionista, tan primitivo pasado de 1.500 millones de años, hasta la arqueo bacteria que “decidió” recombinar una porción de su ADN con la de otra/o!. ¡E inventó la genial sexualidad! Conducta abandónica propia no de un animal, pues lo somos todos, ¡sino de una genuina bestia!

Gran parte del mensaje de la psicología afectiva es este: tenemos que preparar a nuestros niños y jóvenes, durante miles de horas, para que logren 1) desear, 2) atraer, 3) interesar 4) y mantener por muchos años una buena pareja, la que cumple sus SIETE roles básicos. Solo que esta estrategia humana es imposible de aplicar si yo no domino los siete roles. En tal caso me debo conformar con la comida chatarra. No por elección, como piensas, sino por falta de competencias afectivas para acceder al rol más complejo de la existencia humana.

Sin embargo, el tema central de este breve correo es tu mentefacto conceptual COMUNIDAD FORMATIVA EL TALLER. Sobre el cual si tengo mucho que decir. Comienzo por lo básico.

Te diré que cometes dos errores graves para un pedagogo conceptual. Es la verdad. El primero, la supra ordinada no lo es. La clase Institución es una supra ordinada ¡de quinto o sexto o mayor nivel! Lejanísima. En ningún caso la supra ordinada inmediata, el género próximo que nos pedía el maestro Aristóteles, el gran creador conceptual.

Debes comenzar por institución e ir descendiendo envolventemente en clases cada vez más cercanas a tu TALLER. Solo al no encontrar otra más cercana tendrás la genuina supra ordinada del concepto. Si, requiere paciencia, trabajo, esfuerzo conceptual de días, semanas o más.

Este error de supra ordinación, te condujo a otro error en las exclusiones (Hoy llamadas similaridades, veremos la razón). Obsérvalas, serán supra ordinadas de la nueva supra ordinada.

Como ves, tienes un fuerte trabajo por delante para descubrir tu genuino meme TALLER. Todavía no nacido para el mundo de los memes, falta mucho trabajo de parto, aunque no lo creas. Y eso que una vez descubierto, como descendiente de las zarigüeyas, tendrás que predicarlo conceptualmente, mediante la didáctica Conceptual Socrática, y por muchos años. No puedes dejar sola a su destino a tu criatura de tantos años gestada.

¡Manos a la obra!

Miguel de Zubiría

Aprehendiz de memes

FAMILIA DE ORIGEN

BITACORAS VITALES (#1) LA FAMILIA DE ORIGEN

BITACORAS VITALES (#1) LA FAMILIA DE ORIGEN

Estoy absolutamente convencido que soy el único miembro de mis dos Familias de Origen –Granada y Becerra- que está inmerso en un intenso proceso de aprendizaje para Comprehender cómo se puede llegar a ser Talentoso en el duro arte de Vivir, Convivir y Supervivir. Los demás, según me he ido enterando; han enfrentado, están enfrentando y enfrentaran serios problemas existenciales por carecer de las Habilidades Afectivas necesarias para gobernar su vida. Hecho que puede desencadenar en dolorosos Malestares Afectivos. De esos que suelen tratar los psicólogos, escuchar los sacerdotes y pastores, “solucionar” los brujos y los chamanes y Orientar los Formadores Afectivos.

Este ejercicio biográfico es una Estrategia Formativa para compartir con la COMUNIDAD FORMATIVA EL TALLER. De la cual algún día espero les llegue noticia a todos mis tíos: Gonzalo, Javier, Oscar, Jorge, Chila, Ofelia y Olga por los lados de mi madre-. Y Anzizar, Nelson, Ibelice y Mery –por los lados de mi padre-.

Pero también me gustaría que mis primos se enteraran de la existencia de esta Comunidad. Me haría muy feliz tener un vínculo afectivo más cercano con el hijo de Gonzalo –Víctor-. Las hijas de Javier –Sandra y Paola-, su hijo Ronald. Los hijos de Oscar –Oscar Darío, Walter y Rodolfo Arturo-. La  hija de Jorge –Gloria Maria- y su hijo Jorge Enrique. La hija de Ofelia –María Elena-. La hija de Olga –Patricia- y sus hijos Humberto y Francisco. Las hijas de Ibelice –Patricia, Yuliana, Zenaida- y su hijo –Germán-. Las hijas de Mery – María Elena, Nora, Mary- y sus hijos Fernando, Rubiel, Carlos y Mauricio.

También me gustaría llegar a los hijos de mis primos. Tener noticia de ellos. En mi mente tengo la imagen por ejemplo de la hija de María Elena –Shabitt-. Los hijos de Patricia R. –Alejandro y Felipe-. Las hijas de Fernando –Francia e Isabel-. La hija de Patricia G. –Juliana-. El hijo de Yuliana –Santiago-.

Ahora caigo en cuenta que lo que estoy haciendo es trazando un mapa de mis orígenes familiares. De los descendientes de Tulia y Arturo por los lados de los Becerra, y de los descendientes de Beyva y Lisandro, por los lados de los Granada. En otro articulo escribía que conocer la familia de origen es conocerse a si mismo. Este ejercicio contribuye con un propósito existencial: Comprehender el Pasado. Es sumamente importante hacerlo. Por nuestras venas no solamente corre sangre en común, también hay rasgos de personalidad, hay unos temperamentos comunes. Y eso es lo que estoy empeñado en conocer.

Si mi trabajo como Formador Afectivo tiene alcance, muy feliz me haría que le pudiera llegar a esta dispersa Tribu Familiar. En ambas familias ocurrió el mismo fenómeno: mientras los abuelos vivían, existían algo de cohesión, luego de su muerte, las ramas se dispersaron. Me encantaría tejer esos vínculos, conectarlos. Quizá ese es el propósito de este artículo, dar el primer paso hacia la Conexión Afectiva a esa nutritiva fuente de Alimento Afectivo que indudablemente es la Familia, ahí están los vínculos primarios. 

Una de las experiencias vitales que me llevaron a convertirme en Formador Afectivo es la desconexión afectiva familiar. Pensaría que de todas las variables, fue la más determinante. Probablemente gran parte de mi relato vital gire alrededor de ese hecho. Y estas letras que hoy plasmo son una prueba más.

Hay dos afectos positivos que quiero sembrar en mi Familia de Origen. La Alegría y el Orgullo. La Alegría por ejemplo, es una emoción que está presente en el ámbito familiar cuando uno tiene noticia de un miembro de la Tribu que no ve hace años y más aún cuando tiene la oportunidad de compartirse con él.  El Orgullo es una emoción que se experimenta cuando uno se entera de una buena acción de alguno de los miembros de la familia. Cuando uno constata que está teniendo un notable desempeño en su vida. Que sobresale. Que es Talentoso. Que es muy útil para si mismo y para su entorno.

Bueno Familia, esta es mi contribución a la Causa de la Cohesión Familiar. Hoy tengo 31 años y espero que para cuando llegue a los 40 me haya podido reunir con todos los miembros de esta numerosa Tribu. Si se me quedó alguno por fuera, por favor ayúdenme a construir este mapa. Estoy seguro que será de mucha utilidad para las nuevas generaciones que deben comprender de donde vienen y con ello tener más claro hacia dónde van, ya sea para corregir o para continuar creciendo.

Un abrazo para todos, y espero que me alegren la vida haciéndome saber de la suya.

Ah lo olvidaba, gracias a la FORMACIÓN AFECTIVA he retomado el vínculo con el primo Víctor. Le he escrito dos cartas que dan fe de ello. Las puedes leer en este blog. 

 

PRODUCCIÓN MENTAL

LAS LECTURAS DE UN FORMADOR AFECTIVO (# 1)

LAS LECTURAS DE UN FORMADOR AFECTIVO

La lectura para un Formador Afectivo no es una opción, es una obligación, pero más que eso debe ser una Pasión. Ahora bien, no solo leemos libros, también leemos afectos, roles, creencias, contextos, situaciones, intenciones. Para ser un Formador Afectivo hay que estar muy atento a lo que ocurre a nuestro alrededor;  Escuchar la Vida, Ver la Vida, Sentir la Vida, Degustar la Vida, Oler la Vida. Procesar toda esta información de la Vida para después convertirla en conocimiento útil sobre la Vida.

La Vida nos habla todo el tiempo, lo que pasa es que a veces somos necios y nos negamos a escuchar. Los mensajes están por todos lados, pero hay que aguzar los sentidos para poderlos comprender. Una conversación, un libro, una noticia, un aviso, una canción, lo repito, en toda parte hay mensajes. De modo que para un Formador Afectivo su materia prima por excelencia es la Vida misma.

Sin embargo, se requieren instrumentos para interpretar los mensajes de la Vida. Estos instrumentos son los conceptos. Y ¿dónde se encuentran estos? Digamos que estos se pueden hallar en la práctica y en la teoría. Los primeros se ven en la calle. Son conceptos en acción. Por ejemplo, en la época de la Alcaldia de Mockus se habló mucho de la cultura ciudadana. Uno podía ver en el comportamiento de las personas la influencia de este concepto. No botar basura al piso, respetar a los peatones, cruzar por la cebra, utilizar los puentes peatonales, en fin, muchas practicas que nos permiten ver los conceptos en acción. Si aprendemos a leerlos, por supuesto.

Los conceptos teóricos están en los libros. Pero también hay que aprender a leerlos (para esto la Pedagogía Conceptual es bastante útil). Hace unos días mientras conversaba con la Mincha, comprendí que mis lecturas textuales estaban guiadas por mi búsqueda de respuestas a tres preguntas: ¿Qué enseñar? ¿Por qué enseñar esas enseñanzas? Y ¿Cómo enseñarlas? Es decir, si nuestra Causa es la Formación de Personas Talentosas en el Arte de Vivir, Convivir y Supervivir, como Formadores Afectivos debemos tener muy presentes estas preguntas.

Esa reflexión me llevó a trazar un plan de lectura que contempla el estudio de 13 libros. Te los voy a compartir, a lo mejor te interese sumergirte en alguno de ellos.

Para responder a la pregunta ¿Qué enseñar? Me sorprendió constatar que en mi mente hay unos requerimientos muy puntuales, “casualmente” cuatro obras de un mismo autor: José Antonio Marina. La verdad estoy por creer la sentencia de Vargas Llosa, según él, “uno no elige los libros que va a leer, son ellos los que lo eligen a uno”. Así me siento. Y por eso he querido dejar constancia. Del Maestro Marina voy a leer “Ética para Náufragos”, “El Laberinto Sentimental”, “El Diccionario de los Sentimientos” y “El Misterio de la Voluntad Perdida”. Presiento que en este viaje encontraré muchas claves acerca del “Qué Enseñar”, del pensamiento de Marina y de mi mentor Miguel De Zubiría. Quien dicho sea de paso fue el que me presentó a este fundamental filósofo español.

Para responder a la pregunta del ¿Por qué enseñar esas enseñanzas? Me encontré con dos sociólogos: Ulrich Beck y Manuel Castells. Del primero daré cuenta de “El Normal Caos del Amor” y de “La Sociedad del Riesgo”. Del segundo, me alimentaré de su trilogía “La Era de la Información”. Estos dos autores me permiten complementar lo que ya hemos aprehendido con Alvin Toffler. A saber, las transformaciones sociales, económicas, políticas, culturales y tecnológicas que están ocurriendo a raíz del paso de una Sociedad Industrial a una Sociedad Informacional.

Y por ultimo, para responder a la pregunta del ¿Cómo enseñar? Mi mente me sugiere que explore la obra de dos autores fundamentales para la praxis de un Formador Afectivo: Lou Marinoff y Richard Sennett. Del primero exploraré los tres libros donde presenta el modelo de trabajo de la Filosofía Practica: “Mas Platón y Menos Prozac”, “Pregúntale a Platón” y “El ABC de la Felicidad” y del segundo, en este ciclo de lecturas estudiaré “El Artesano”. Texto que me permitirán sustentar con mayor profundidad la praxis artesana de un Formador Afectivo, y nos dará argumentos para la Configuración Organizativa de la COMUNIDAD FORMATIVA EL TALLER.

Estas son pues las lecturas de un Formador Afectivo, a medida que vaya estudiando estos textos te iré compartiendo mis aprendizajes, a lo mejor logre contagiarte mi entusiasmo por el Arte de la Formación Afectiva y quieras empezar el viaje para convertirte en uno de nuestros colegas. Si llega a ser así, ya sabes donde encontrarnos.

andres granada, RETROALIMENTACIONES MIGUEL DE ZUBIRIA

RETROALIMENTACIÓN # 2 DEL MAESTRO MIGUEL DE ZUBIRÍA “ME GUSTÓ EL PRIMER ARTICULO”

RETROALIMENTACIÓN # 2 DEL MAESTRO MIGUEL DE ZUBIRÍA

“ME GUSTÓ EL PRIMER ARTICULO”

Esta es la segunda entrega de una serie de artículos en los que compartimos las “retroalimentaciones del Maestro Miguel De Zubiría” a propósito del proyecto de la COMUNIDAD FORMATIVA EL TALLER.

Se trata de la respuesta a un correo electrónico en el que le informábamos del crecimiento del proyecto y de los recursos que estamos generando con esta actividad en pro de la Causa de la Formación de Personas Talentosas en el Arte de Vivir, Convivir y Supervivir con el propósito de facilitar la satisfacción de sus necesidades de Comunidad, Estructura y Significado Vital.

A continuación entonces la carta del Maestro y al final de ésta, podrás leer nuestros comentarios al respecto. Lo hacemos para contextualizarte de lo que aquí está ocurriendo.

Dice el Maestro De Zubiría:

“Estimados y creativos Luz Adriana y Andrés:

De todas las buenas noticias que siempre provienen de ustedes, es magnífica la relacionada con “el asunto existencial”. Es una demostración capitalista de la viabilidad del proyecto, sobre todo de su potencial demanda. El motor de este sistema, pues solo se demanda lo que se necesita en tal medida que se esta dispuesto a pagar por ello, no es un asunto económico, sino psicológico y muy humano.

Para sus pacientes una herramienta fundamental de psicología afectiva es el cuestionario FSDS, de felicidad, soledad, depresión y suicidio, que ahora se puede aplicar virtualmente en máximo una hora. Sencillo de aplicar y de interpretar, pero que capta dimensiones muy centrales de la existencia. Si les interesa puedo hablar con Juancho para que les autorice su empleo. El es el dueño del software, yo no.

La idea es que conceptualicen el proyecto, mediante un SENCILLO mentefacto, para captar sus esencialidades y que le sea FACILMENTE comprensible a muchos,… entre ellos a ustedes mismos. (Esta tarea ya la hicimos y puedes consultarla haciendo clic aquí)

Me gusto el primer artículo, pienso que las personas –más las de hoy- necesitan una tesis o micro concepto del tema, pero sobre todo captar sus aplicaciones reales e inmediatas. Como se decía: menos teoría y más PRÀCTICA (modelación, simulación, ejercitación, evaluación).

Si les parece podemos hacer un link con el Portal de la Red internacional de Pedagogía conceptual. Hoy tenemos reunión con la RED y uno de los puntos es el Programa Sócrates, pero todavía esta a unas semanas de su culminación y lanzamiento. Ustedes están, por supuesto, en primera línea.

Les cuento que anoche estuve hasta las 3:00 de la madrugada con Juancho en un karaoke. Aprehendí muchas cosas, entre ellas que más que psicólogo, soy antropólogo, mi primera profesión. Pero sobre el tema de la pareja tuve una vivencia impactante para mi, no tal vez para ustedes. Con nosotros estaba un joven que duró horas 1) chateando con su celular 2) con mujeres desconocidas, 3) localizadas por un GPS, 4) ¡mediante frases prefabricadas! Me impactó este uso y abuso de la tecnología

Quedo QAP

Miguel.”

NUESTROS COMENTARIOS

1. Lo que el Maestro De Zubiría quiere decir con el “asunto existencial” hace referencia a los recursos económicos. Uno de los tres combustibles que requiere el motor del barco de la COMUNIDAD FORMATIVA EL TALLER para que pueda seguir navegando. Los otros dos son 1) las Bitácoras, es decir la Producción Mental –los artículos con los que alimentamos estos Blogs- y 2) los Vínculos Afectivos que vamos estableciendo durante este viaje. Estos tres Recursos: los Afectivos (Vínculos), los Intelectuales (Artículos), los Materiales (dinero), son en su conjunto todo lo que necesitamos para mantener a flote este barco y llevarlo a puertos seguros que nos permitan ampliar nuestros alcances. Se retroalimentan mutuamente. Mas adelante te compartiremos un artículo donde te ampliaremos estos conceptos clave en el modelo de los Trabajadores Talentosos.

2. Indudablemente el cuestionario FSDS, de felicidad, soledad, depresión y suicidio, es una herramienta fundamental de psicología afectiva que debemos tener en cuenta para trabajar con las Personas que Formamos. Y aquí debemos hacerle una aclaración al Maestro De Zubiría. En nuestra terminología no cabe el término “pacientes” porque nosotros no abordamos nuestro ejercicio desde la perspectiva de la Salud Mental Negativa, sino, desde la Salud Mental Positiva. Esto quiere decir, nos enfocamos en desarrollar el potencial de las personas a través del uso de herramientas que les permite cultivar las Habilidades Afectivas necesarias para construirse como Talentosos en el Arte de Vivir, Convivir y Supervivir. Para de esta manera combatir y prevenir la aparición de Malestares Afectivos que ignorados y mal tratados desembocan en dolorosos trastornos afectivos.

3. La conceptualización del proyecto es una de nuestras líneas de Producción Mental. La sugerencia que nos hizo el Maestro de empezar por el concepto COMUNIDAD FORMATIVA EL TALLER nos resultó muy útil porque como él mismo lo dice nos permitió captar sus esencialidades y hacerlo mas comprensible. Es decir, pasamos de los planos previos que establecimos con el mentefacto precategorial, a echar los cimientos con el mentefacto conceptual de la Comunidad.

4. Nos produjo mucha alegría que le haya gustado al Maestro el primer articulo que producimos en el marco de la Comunidad. Una Carta Formativa que le escribimos al primo Víctor, con quien empezamos un proceso de formación a distancia (él vive en Estados Unidos) después de que él se pusiera en contacto con nosotros, luego de haber visto el reportaje de TELEMUNDO a propósito del ejercicio de Formación en los Buses. Pero más alegría nos causó el hecho de ser mas conscientes de la manera como podemos Formar a las personas en el arte de Vivir, Convivir y Supervivir: Modelación, Simulación, Ejercitación y Evaluación. Una y otra vez. Este punto es clave para el ejercicio de la Formación Afectiva.

5. La propuesta de tener el link de la COMUNIDAD FORMATIVA EL TALLER en el Portal de la Red internacional de Pedagogía conceptual nos parece fabulosa!!! Al fin de cuentas, somos hijos intelectuales del Maestro y ser parte de su mundo nos produce inmensa alegría.

6. Estamos a la expectativa del Programa Sócrates. Ya en la primera retroalimentación el Maestro De Zubiría nos prometió: “A sus candidatos a formadores afectivos, les ofrezco -gratuitamente- el curso virtual Sócrates de auto conocimiento y proyecto de vida, que les será altamente útil.”

7. Por último, es bastante revelador de nuestra época la experiencia que vivió el Maestro. Ser testigo de una paradoja. La tecnología que se supone acerca a las personas, al contrario las está alejando. Con razón el sinsabor del Maestro. ver como el cortejo se va convirtiendo en un asunto despersonalizado, virtual, irreal. Razón tiene en impactarse por ese “uso y abuso de la tecnología”.

“Hacer es pensar” dice otro de nuestros maestros: Richard Sennet. Y este ejercicio nos lo confirma una vez más. Por eso es que la Formación Afectiva es un Arte, por que se aprehende haciendo.