FELICIDAD

APREHENDER A VIVIR FELIZ

¿Puede el Proyecto Vital de un individuo –Vivir Feliz-, trascender su propia individualidad y convertirse en el proyecto vital de una pareja, una familia, una comunidad y una sociedad? Estoy convencido que si. Es totalmente posible que una apuesta individual trascienda y se convierta en un proyecto colectivo.

Cualquier individuo puede aspirar a Vivir Feliz, pero ha de saber que el aprehendizaje será arduo, muchos serán los obstáculos que tendrá que sortear. Se verá desafiado a vencer sus propios miedos, dudas, angustias. Pero también tendrá que doblegar sus condicionamientos genéticos; su propensión al mínimo esfuerzo, a la pereza, a relajarse cuando ya tiene satisfecha sus necesidades biológicas o a movilizarse solo cuando se ve amenazada su supervivencia.

Pero no solamente contra sus condicionamientos biológicos deberá luchar, también le esperan encarnizadas batallas contra otros condicionamientos, ya no genéticos sino culturales (memeticos diría Richard Dawkins). Se me viene a la mente el miedo al que dirán, el temor al rechazo, la necesidad de ser aceptados, la resistencia a la critica, el pánico a salirse del camino más transitado, la angustia por ir contra la corriente, la presión a adaptarse a los parámetros sociales.

Las fuerzas genéticas y memeticas que enfrenta quien decide aprehender a Vivir Feliz son tremendamente poderosas, esa es la mala noticia, la buena es que no son invencibles. Muchos hombres y mujeres a lo largo de la historia de la humanidad han ganado la batalla, han llegado a un punto del camino en el que empiezan a experimentar esa luchada Felicidad; y cuando eso ha ocurrido, la misma historia nos muestra también que su gesta empieza a influenciar en su entorno y entre más consistente y coherente es, más lejos va llegando su ejemplo vital, más ilumina el brillo de su Felicidad.

¿Pero que significa Vivir Feliz hoy en pleno siglo XXI? Responder esta pregunta es lo que guía mi propio Proyecto Vital. Comprendo que la respuesta a este interrogante no es solamente intelectual. ¿Qué se gana uno con devorar tratados sobre la Felicidad si esto no se ve reflejado en la vida que se vive? Indagar por la Felicidad necesariamente tiene que afectar la existencia de quien pregunta.

Tengo claro que la Felicidad –esto lo aprendí de mi maestro Miguel De Zubiria– está relacionada con la calidad de los vínculos que establezca. También tengo claro que esas relaciones se pueden cultivar en ocho escenarios –esto lo descubrí con mi Mincha-. El primero de esos escenarios es la relación que tengo Conmigo Mismo. El segundo con mi Pareja. El tercero con mi Neofamilia y con mi Familia de Origen. El cuarto con mi Trabajo. El quinto con mis Amigos. El sexto con los grupos en los que participo. El séptimo con la Sociedad. Y el octavo con la Naturaleza misma.

Tengo muy claro que estos vínculos pueden ser manantiales de Felicidad, pero también minas de infelicidad para mi vida, de mi depende. La diferencia entre uno y otro está en lo que con mi esposa hemos denominado las Habilidades Psicológicas. Estas habilidades me permiten estrechar y fortalecer el vínculo con cada uno de mis Escenarios de Interacción.

Además del conocimiento sobre lo que es la Felicidad, y la puesta en practica en mi vida de dicho conocimiento, el tercer elemento para Vivir Feliz es enseñar, compartir lo que se ha aprehendido y lo que se aprehende día a día. La enseñanza, vital y teorica, es lo que le da sentido a mi vida.

Aprehender a Vivir Feliz y compartir con los demás esas enseñanzas es todo un proyecto de vida. He tomado plena conciencia de que ésta es la misión de mi vida, mi propósito existencial. Cuando escapé de casa a los 12 años, inconscientemente emprendí ese viaje hacia la Felicidad, hoy, casi 20 años después, siento que estoy cerca de ese punto del camino de la vida en el que como bien lo señala Eduardo Punset: “lo único verdaderamente importante es que la felicidad es la ausencia de miedo”[1], en otras palabras, se sabe que se ha empezado a Vivir Feliz cuando se ha perdido el miedo. A este punto quiero llegar, ya se cómo hacerlo, sólo me resta practicar, y esa practica es con mi propia vida y Formando a los demás.


[1] Eduardo Punset “El Viaje a la Felicidad: las nuevas claves científicas” Ediciones Destino. Barcelona 2005

Anuncios

2 thoughts on “APREHENDER A VIVIR FELIZ”

  1. No es nada malo y debe ser vital “Aprehender a vivir feliz”. Yo soy feliz… y pienso que fue secundaria la felicidad. Mantengo la idea de perfeccionarme en mi profesión ¡Ser bueno…y lo voy a conseguir! Esa ilusión es mi vida, es la razón de mi existencia. En la permanente formación lo comparto con un equipo; con unos dignos compañeros que nos hemos mantenido firmes y auto-motivados. La situación es clara… “quiero y puedo perfeccionarme en el campo pedagógico, compartiendo con mis colegas…” eso me hace feliz porque cada momento me permite expresar algunos nuevos productos. Entre “Ser feliz” o “Ser competente en una profesión” siento que existen algunas diferencias. Si aspiro a ser feliz sin aprehender, nada es como llegar a la meta con las manos vacías. Aspirar a ser bueno en algo y lograrlo conlleva a la verdadera felicidad.

    Yo apoyo la idea de tener gente realizada, feliz de sus acciones… en armonía con su medio cultural y social. Todos debemos luchar por este ideal y aportar con esta iniciativa.

    Estimado Andrés sigamos adelante

    Marco Gudiño

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s