Publicado en GRUPOS POPPERIANOS

GRUPO DE ESTUDIO DE PSICOLOGIA AFECTIVA (post # 125)

 

 Tradicionalmente, la psicología se ha dedicado fundamentalmente a investigar, entender o explicar la disfunción; los profesionales están formados para trabajar con la patología, y no para promover las cualidades del ser humano y facilitar su máximo desarrollo potencial.[1]

 Basta con revisar la literatura psicológica, para constatar que “durante muchos años la psicología se ha centrado exclusivamente en el estudio de la patología y la debilidad del ser humano, llegando a identificar y casi confundir psicología con psicopatología y psicoterapia. Este fenómeno ha dado lugar a un marco teórico de carácter patogénico que ha sesgado ampliamente el estudio de la mente humana. Así, la focalización exclusiva en lo negativo que ha dominado la psicología durante tanto tiempo, ha llevado a asumir un modelo de la existencia humana que ha olvidado e incluso negado las características positivas del ser humano (Seligman y Csikszentmihalyi, 2000; citados por Poseck, 2006) y que ha contribuido a adoptar una visión pesimista de la naturaleza humana (Gilham y Seligman, 1999; citados por Poseck, 2006)”.[2]

El modelo patogénico adoptado durante tantos años se ha mostrado incapaz de acercarse a la prevención del trastorno mental. Quizá la clave de este fracaso se encuentre en que la prevención siempre ha sido entendida desde los aspectos negativos y se ha centrado en evitar o eliminar las emociones negativas. De hecho, los mayores progresos en prevención han venido de perspectivas centradas en la construcción sistemática de competencias (Seligman y Csikszentmihalyi, 2000; citados por Poseck, 2006). En este sentido, se ha demostrado que existen fortalezas humanas que actúan como amortiguadoras contra el trastorno mental –y la adversidad-, además parece existir suficiente evidencia empírica para afirmar que determinadas características positivas y fortalezas humanas, como el optimismo, la esperanza, la perseverancia o el valor, entre otras, actúan como barreras contra dichos trastornos.[3]

De forma histórica, la psicología ha concebido al ser humano como un sujeto pasivo que reacciona ante los estímulos del ambiente. El foco de la psicología aplicada se ha centrado en curar el sufrimiento de los individuos y ha habido una explosión en la investigación de los trastornos mentales y los efectos negativos de estímulos estresores. Los profesionales tienen el cometido de tratar los trastornos mentales de los pacientes dentro de un marco patogénico en el que es crucial la reparación del daño. Sin embargo, la psicología no es sólo un brazo centrado en la enfermedad, -no es únicamente psicopatología- es mucho más que eso. En los últimos años se han alzado voces que, retomando las ideas de la psicología humanista acerca de la necesidad del estudio de la “parte positiva” de la existencia humana, han aportado un sólido soporte empírico y científico a esta parte descuidada de la psicología.[4] Es decir, la de “promover las cualidades del ser humano y facilitar su máximo desarrollo potencial”.

Y es esa parte descuidada de la psicología, la que recoge precisamente la Psicologia Afectiva, una nueva rama que se ocupa de la dimensión más importante del ser humano: su dimensión afectiva.

La Psicologia Afectiva es la base de la Formación Afectiva y sus propósitos son:

  1. Dotar a las personas de las competencias afectivas Interpersonales requeridas para Conocer, Valorar e Interactuar con otras personas, siguiendo con las competencias afectivas Intrapersonales requeridas para Autovalorarse, Autoconocerse y Autoadministrarse, y concluyendo con las competencias afectivas Sociogrupales requeridas para Valorar, Conocer e Interactuar con grupos informales, formales, pequeños, medianos, grandes, comunitarios y empresariales, de cualquier tipo que estos sean.[5]
  2. Trabajar en la prevención de la violencia, el maltrato y en la promoción del autocuidado y el cuidado del otro.
  3.  Trabajar en aspectos tales como el Optimismo, la Resiliencia, el Flujo, la Felicidad, el Bien-Estar, la Creatividad y las Fortalezas Personales.

 Cuando una persona recibe este tipo de Formación Afectiva tiene en sus manos poderosas herramientas para afrontar la vida, para orientar su existencia, para construir su mundo. Si una sociedad le apunta a la Formación Afectiva de sus ciudadanos, muy seguramente los indicadores de violencia tenderán a reducirse drásticamente, repercutiendo en una mejor calidad de vida para todos.

La Psicologia Afectiva cuenta con un solido fundamento teórico y un copioso respaldo empírico. Está cimentada sobre los contundentes aportes de la Psicologia Evolucionista con miras a obtener una mayor comprensión de la naturaleza humana; y en la experiencia acumulada durante los últimos 30 años por la Psicologia Positiva y la Psicologia de la Felicidad en el estudio de los aspectos positivos de esa misma naturaleza humana y que son generadores de Bienestar. De suyo, este es un motivo más que suficiente para que las nuevas generaciones de psicólogos, pedagogos y gentes interesadas en el estudio de la afectividad, nos demos a la tarea de aprehender, multiplicar e impulsar los conocimientos y aplicaciones de esta nueva Psicologia.

De manera que, mientras esperamos el día en que las facultades de Psicología incluyan en sus currículos el estudio de la Psicologia Afectiva, es necesario e inaplazable, llevar a cabo actos de formación que estén al alcance de quienes deseen apropiarse de este cuerpo teórico.

Lo reitero, es fundamental que los profesionales de la Psicologia y formadores afectivos en general, hagamos de la Psicologia Afectiva no solamente nuestra “herramienta de trabajo” y crecimiento profesional, sino, nuestro instrumento de Desarrollo Afectivo por excelencia.  

No de otra forma se podrá lograr que la sociedad en su conjunto valore y demande los servicios de Formación Afectiva, promoción de la Salud Mental Afectiva y prevención de la violencia y el trastorno mental afectivo. Servicios perfectamente pertinentes y relevantes en el mundo actual y venidero, dada su incidencia sobre la persona, los grupos y la sociedad en general. 

En definitiva, si queremos que la psicología se articule en el entramado social, que incremente la demanda de psicólogos y que la profesión adquiera un nivel preferencial en la sociedad del siglo XXI, debemos adaptar las intervenciones a las necesidades de los usuarios y trabajar mucho más en la vertiente positiva de la salud.[6] “En promover las cualidades del ser humano y facilitar su máximo desarrollo potencial”. Debemos multiplicar e impulsar la Psicologia Afectiva. Es decir, trabajar para que el producto que ofrecemos llegue a un sector cada vez más amplio de la población. En la medida que hagamos promoción y potenciemos los recursos del ser humano, las tasas de prevalencia de los trastornos disminuirán y una parte importante de los presupuestos dedicados a la enfermedad podrán reinvertirse en la salud, la promoción y la prevención.

Será difícil, pero todo parece indicar que un día no muy lejano éste se constituirá en el enfoque dominante. No en vano su meta es bastante ambiciosa: humanizar al hombre, para hacer de nuestra sociedad un mejor lugar donde vivir.”

Todo lo anterior, es apenas una somera introducción al viaje que te estamos invitando. Una aventura que comienza con el Grupo de Estudio de Psicologia Afectiva y que tendrá como carta de navegación el siguiente itinerario:

 ANTECEDENTES

 

  • José Antonio Marina (Ontogenia de la Afectividad)
  • Howard Gardner (Teoría de las Inteligencias Múltiples)
  • Robert Sternberg (Inteligencia Exitosa)
  • Daniel Goleman (Inteligencia Emocional)

 FUNDAMENTOS EVOLUCIONISTAS

 

  • Arqueología de la Mente.
  • Psicologia Evolucionista.
  • Sociobiología.
  • Teoría Modular Evolucionista de la Mente.

 FUNDAMENTOS EPISTEMOLÓGICOS

 

  • Teoría de los Mundos Popperianos.
  • Salud Mental Positiva.
  • Psicologia Positiva.
  • Psicologia de la Felicidad o del Bien-Estar.

 

TEORÍA DE LA AFECTIVIDAD HUMANA

 Afectividad Interpersonal

  • Conocimiento Interpersonal
  • Valoración Interpersonal
  • Destrezas Interpersonales (Asertividad, Empatía, Sociabilidad, Generosidad)

 Afectividad Sociogrupal

 

  • Conocimiento Sociogrupal
  • Valoración Sociogrupal
  • Destrezas Sociogrupales (Respeto y Responsabilidad)
     

Afectividad Intrapersonal

  • Autoconocimiento
  • Autovaloración
  • Autoadministración y Autogobierno (Motivarse e Inhibirse)

Instrumentos Afectivos

 

  • Emociones
  • Sentimientos
  • Actitudes
  • Valores
  • Principios.

Instrumentos de Medición de la Afectividad

  • Test
  • Escalas
  • Afectogramas

 APLICACIONES PSICOLOGIA AFECTIVA

  • Psicología Afectiva de Pareja.
  • Crianza Formativa.
  • Salud Mental Afectiva.
  • Formación Afectiva para la Sexualidad.
  • Empresas Afectivas.

 INFORMACION GENERAL

Duración

El Grupo de Estudio de Psicología Afectiva tendrá un carácter permanente.

Horarios

Para este primer grupo nos reuniremos todos los JUEVES a las 5:30 pm. Inicialmente en la Biblioteca Luis Angel Arango. Sede Bogotá. Posteriormente, teniendo en cuenta la oferta de locaciones para nuestro encuentro. Tendrá una duración de 2 horas por sesión.

Fecha de Inicio

Jueves 17 de febrero de 2011

Costos

Aplicaremos el principio de la CONTRIBUCIÓN VOLUNTARIA al finalizar cada sesión.

Metodologia

Desarrollaremos el Itinerario propuesto, para ello llevaremos a cabo conferencias, coloquios, debates, cine foros, conversatorios y talleres.

Certificado

Se expedirá certificado a medida que se vayan acumulando las horas requeridas.

Curso: 40 horas

Diplomado: 120 horas

Mayor información

Andrés Granada

Psicólogo Afectivo

Móvil

310 782 58 46

Correo electrónico

andresgranada@centrodeformacionafectiva.com

Lecturas recomendadas

Ensayos

Psicología Afectiva. La Nueva Psicología

La Afectividad es el Motor de la Existencia Humana

 

 


[1] Lluch Maria Teresa “Evaluacion empirica de un modelo conceptual de salud mental positiva” Salud Mental. Agosto 2002. Instituto Nacional de Psiquiatria. Mexico. Tesis Doctoral. http://redalyc.uaemex.mx/redalyc/pdf/582/58242505.pdf

[2] Vera Poseck, Beatriz “Psicologia Positiva: Una nueva forma de entender la Psicologia” Papeles del Psicólogo, 2006. Vol. 27(1), pp. 3-8  http://www.papelesdelpsicologo.es/pdf/1279.pdf

[3] Ibid

[4] Ibid

[5] De Zubiria Samper, Miguel “La Afectividad Humana: sus remotos orígenes, sus instrumentos y operaciones, cómo medirla con escalas y afectogramas” Fundación Internacional de Pedagogía Conceptual Alberto Merani. Bogotá. 2007

[6] Lluch Maria Teresa “Construcción de una escala para medir la salud mental positiva” Tesis Doctoral. Septiembre 1999.  https://soyandrespaz.files.wordpress.com/2010/06/tesis-construccion-de-una-escala-para-evaluar-la-salud-mental-positiva.pdf

Publicado en SERVICIOS

TE BRINDO ORIENTACIÓN AFECTIVA DE PAREJA (post # 124)

Sin Salud Mental Afectiva no hay Salud. O dicho en otros términos, sin Bien-Estar psicológico no hay tranquilidad. En esta época tan acelerada que nos tocó vivir, parece que no queda tiempo para lo fundamental, se nos pasan los días luchando por subsistir, de la casa al trabajo, del trabajo a la casa, los trancones, las aglomeraciones, el stress, la ansiedad, el aburrimiento, las presiones de la cotidianidad nos acosan sin cesar.

Hoy nos hemos olvidado de experimentar lo que enriquece la existencia. En su reemplazo nos anestesiamos con efímeros instantes de placer. El abuso en el consumo de alcohol, las drogas, el sexo, la promiscuidad y el consumismo se erigen como sustitutos fugaces de lo verdaderamente importante: cultivar esos vínculos que alimentan nuestro Bien-Estar, proporcionándonos genuinas gratificaciones.

Sentirnos realmente bien no pasa por beber constantemente, ni por elevarnos con un pase de cualquier sustancia psicoactiva, ni por tener romances fortuitos, ni mucho menos por comprarnos el último celular de moda u ostentar nuestro progreso con un carro o un apartamento que nos han prestado para pagarlo durante 15 años.

El verdadero Bien-Estar está en cultivar los vínculos. El primero de ellos contigo mismo. Si tu mente no está tranquila, si tu vida afectiva no está equilibrada, nada de lo que hagas lo vas a disfrutar de verdad, siempre vas a sentir que te hace falta algo, siempre vas a buscar afuera lo que sólo está dentro de ti. Es muy importante que te sientas bien contigo mismo, porque cuando “nos sentimos bien, somos más generosos y altruistas, somos más creativos, y mostramos más benevolencia hacia los demás y hacia nosotros mismos.”[1]

Cuando estas bien contigo mismo, estas listo para disfrutar de los demás, de su grata compañía. El segundo vínculo en importancia entonces, es el que tienes con tu pareja. Indudablemente, este vínculo es una nutritiva fuente de satisfacción; cuando se comparte amenamente se viven momentos muy agradables e inolvidables. Cuando se tiene en el otro a un compañero de viaje, los conflictos y las dificultades -que nunca faltan- son más manejables. Por eso es tan importante aprender a manejar este vínculo. Es clave para tu tranquilidad mental y por ende afectiva. No en vano “el bienestar realmente aumenta con el matrimonio, desciende con la separación y el divorcio y vuelve a aumentar si las personas  se vuelven a casar”.[2]

Este articulo lo he escrito pensando en las parejas, en aquellas que estén interesadas en fortalecer su vinculo, en adquirir herramientas para solucionar más adecuadamente sus conflictos. En aquellas que deseen orientación afectiva para mejorar su relación. De modo que es para ti que vives en pareja, o que dejaste a tu pareja, o que estas en planes de conseguir pareja.

Si este es tu caso, permíteme por favor colaborarte. Pongo a tu disposición mi experiencia como pareja y apasionado estudioso de estos temas que hoy en día requieren de tanta orientación. Además de lo anterior, mi conocimiento de la Psicologia Afectiva te puede ser de mucha utilidad para comprender tu relación ya sea para fortalecerla o para finiquitarla.

Como soy un Psicologo por Vocación, eso quiero decir que no te cobraré una suma específica por mis servicios. En su lugar te pediré una Contribución Voluntaria, lo que tu desees y lo que estés en capacidad.

Ser altruista, eso significa ser Psicologo por Vocación.

Correo electrónico

andresgranada@centrodeformacionafectiva.com

Móvil

310 782 58 46

 

 


[1] VÁSQUEZ, Carmelo y HERVÁS, Gonzalo. La ciencia del bienestar. Madrid: Alianza, 2009.Pag.37

[2] VÁSQUEZ, Carmelo y HERVÁS, Gonzalo. La ciencia del bienestar. Madrid: Alianza, 2009.Pag.83