EL TALLER, FORMACION AFECTIVA

LA PSICOLOGÍA ¿PROFESIÓN O VOCACIÓN? (post # 123)

Ser Psicólogo no es mi profesión, sino mi Vocación. Por fin he comprendido que existe una gran diferencia entre una y otra postura. Cuando la Psicología se asume como una profesión, nos vemos en la necesidad de ponerle precio a nuestros servicios, de competir, y erróneamente algunos creen que entre más se cobre, mejor se es. Por el contrario, cuando la Psicología se apropia como una Vocación, inmediatamente se comprende que nuestro conocimiento de la mente y de la naturaleza humana, debe estar al alcance de toda aquella persona que lo necesite, al margen de su capacidad de pago.

Cuando se ejerce la Psicologia como una profesión, sólo se tienen dos opciones: en primer lugar, emplearse en alguna organización, (generalmente mal remunerado) y tener la esperanza de que con un posgrado cualificará su hoja de vida y accederá a un mejor empleo. Opción que cada día va perdiendo fuerza dada la intensa competencia, y si tienes el “infortunio” de pasar de los 40 años no es extraño que se prefiera a profesionales recién egresados, más jóvenes y por ende más baratos.

En segundo lugar, está la opción de ser un profesional independiente, emprender, crear empresa.  Pese a que en la universidad no se forma a los futuros profesionales de la Psicologia para crear empresa sino para buscar empleo, es evidente que viene en aumento el número de profesionales que optan por esta complicada vía. Emprender en la industria de la Psicologia no es nada fácil, máxime cuando aún no hemos comprendido a cabalidad lo que realmente las personas necesitan. (Cosa que las iglesias cristianas, los vendedores de humo, los farsantes de la parapsicología –tarotistas, numerologos, adivinos- si comprenden con claridad y por ende lo explotan ampliamente vendiendo placebos)

Ahora bien, cuando se Vive la Psicologia como una Vocación el panorama cambia radicalmente. El factor dinero pasa a un segundo plano; se comprende que esta poderosa disciplina no está sólo para hacerle frente a la enfermedad, sino para prevenirla. Se toma conciencia de la gran importancia y utilidad que tiene la Psicologia para ayudarle a las personas a crear una satisfactoria vida afectiva, que se vea reflejada en unos saludables vínculos con su familia, su pareja, sus amigos, su trabajo y consigo mismo.

Vivir la Psicologia como una Vocación convierte al Psicologo en un guía, en un orientador. Su misión es trabajar para satisfacer tres requisitos básicos de toda persona: sus necesidades de comunidad, estructura y significado.[1]

Somos seres sociales por naturaleza y como bien lo señala Daniel Dennett “ha evolucionado en nosotros el deseo innato de pertenecer, de unirse a los otros”[2] por eso la necesidad de Comunidad. En cuanto a la Estructura, ésta proporciona los puntos de referencia fijos que necesitamos para sacar adelante nuestra existencia:[3] la familia, el trabajo, la comunidad a la que pertenezcamos nos dan estructura. Sobre el Significado te puedo decir que es el sentimiento de que nuestras vidas tienen sentido, cuentan para uno y para los demás, porque como acertadamente enseña Victor Frankl: “El éxito, como la felicidad, no se puede perseguir; tiene que resultar como el efecto secundario no intencional, de la dedicación personal de uno a una causa más grande que uno mismo”[4] Una causa que le de sentido a nuestras vidas.

De esta magnitud es la tarea de un Psicologo con Vocación. Llegar a este punto no es fácil, comprender que se puede prestar una ayuda como guía y orientador sin poner la barrera de un precio puede parecer absurdo para muchos. Pero si apelamos a la práctica del altruismo, de poner nuestra pasión por la Psicologia en favor de quienes lo necesiten, inevitablemente obtendremos la recompensa.

Así las cosas, mediante este artículo hago pública mi presentación como Psicologo por Vocación. Luego de haber tomado conciencia de lo que esto implica, veo que esta postura es coherente con la causa de la Formación Afectiva que vengo promoviendo desde hace un tiempo. De hecho lo asumo como una evolución.

Te preguntaras ¿Concretamente eso que significa?

Simple y llanamente que si necesitas de mis servicios, estoy a la orden. En lugar de cobrarte como lo hace un Psicologo por profesión, yo sólo te pediré una CONTRIBUCIÓN VOLUNTARIA. Lo que tú quieras. Así es, te invito a que practiquemos la ayuda mutua, la cooperación, valores altruistas que también pueden orientar nuestra existencia. Estoy seguro que si quedas satisfecho con mi ayuda, no solo volveremos a encontrarnos, sino que les hablaras a tu familia y amigos de lo que puedo ofrecerles.

¿Qué puedo hacer por ti?

  • Te brindo orientación de pareja. Te ayudo a comprender tu relación, a disfrutarla, a sacarle mayor provecho; te puedo enseñar habilidades interpersonales claves para iniciar, profundizar, desconflictuar y terminar relaciones de pareja.
  • Te ofrezco orientación familiar. Te ayudo a crear estructura en tu familia. Te ofrezco herramientas para que puedas llevar a cabo con mayor efectividad la Formación de tus hijos. Te puedo enseñar a hacer de tus hijos unas personas sociables, responsables, respetuosas, generosas.
  • Te oriento de forma individual. Te ayudo a encontrarle el sentido a tu vida. A darte estructura. A manejar tus ansiedades y presiones existenciales. A que encuentres tu camino.
  • Te asesoro académicamente. Si te gusta el tema de la afectividad humana o mejor conocido como “inteligencia emocional” y estas adelantando tu tesis de pregrado o posgrado, puedes contar con mi experiencia, conocimiento y pasión por el tema.
  • Conferencias. Si trabajas en un Colegio, un Jardín Infantil, una empresa, una ONG, cualquier organización que esté interesada en recibir Formación Afectiva, no dudes en llamarme, te recuerdo que mi propósito es multiplicar la causa, por eso a cambio de mis servicios sólo te pediré una CONTRIBUCIÓN VOLUNTARIA.

Por ultimo, si no vives en Bogotá, pero te gustaría consultarme algo, hazlo con confianza, me puedes escribir a mi correo electrónico.

andresgranada@centrodeformacionafectiva.com

Bien, espero haber sido lo suficientemente claro, con esta propuesta ya no tienes excusa para no buscar ayuda. Ya sabes, estoy a la orden.

La Psicologia es mi Vocación, no mi profesión. Y esta propuesta es una prueba de ello.


[1] Alvin Toffler “La Tercera Ola” Plaza y Janes. 1980

[2] Daniel Dennett “Romper el hechizo: la religión como fenómeno natural” Katz Editores. Buenos Aires 2007

[3] Toffler, ibidem

[4] Viktor Frankl “El hombre en busca de sentido” New York: Pocket Books. 1984

 

Anuncios

5 thoughts on “LA PSICOLOGÍA ¿PROFESIÓN O VOCACIÓN? (post # 123)”

  1. Saludos cordiales Sr. Andres:

    Pienso que me gusta la psicología, porque a menudo paso mucho tiempo analizando las conductas de las personas.
    Estudie Administración y tengo 7 años laborando en ello, pero no me gusta, lo hago porque me pagan razonablemente.
    Quiero iniciar una nueva carrera y pienso fuera psicología.
    FAVOR DE ORIENTARME CUALES SON LOS ATRIBUTOS O HABILIDADES O TALENTO QUE DEBE TENER UN PSICOLO para decidir estudiar esta carrera.

    Atte,
    DENIS DIAZ

  2. siempre me llamo la atención la conducta humana, pero no tengo las aptitudes,,, en realidad tengo muchos problemas interpersonales y considero que no tengo las capacidades

    1. Hola Vanessa:

      Consideras que no tienes las aptitudes, tambien que no tienes las capacidades. Esta percepcion que tienes de ti misma lo que muestra es que eres sumamente insegura, no crees en ti a pesar de que tienes lo mas importante, EL INTERES POR LA CONDUCTA HUMANA. TIENES LO PRINCIPAL PARA EMPEZAR A COMPRENDER LA CONDUCTA HUMANA: LA ACTITUD.

      Ya lo otro, es decir las aptitudes y las capacidades, son una cuestion de practica, es la practica la que hace al maestro. Tu lo sabes.

      Saludos

      Andres

  3. Saludos,
    Me intereso tu post. Yo tengo una inquietud muy grande. En mi caso, yo elegi estudiar arquitectura y lo estudie hasta mitad de la carrera, es ahi cuando me di cuenta que no veia esa profesion como tal, sino como un curso mas de colegio, algo que hacia solo porque ya estba alli y tenia que cumplir con las tareas. nunca lo vi como si fuera de eso de lo que viviria, mi profesion. Decidi dejar la carrera sin saber qué mas hacer. mis padres se opusieron rotundamente y por insistncia regrese al año. luego la vida de estudiante se vio parcialmente interrumpida por el trabajo y la verdad estaba cansada de eso, hasta pasaba semanas enteras sin hacer nada.
    Aunque sabia que mi vocacion son los idiomas (traduccion) no podia estudiar por falta de dinero.
    ahora soy madre, aun no acabo la carrera, pero estaba trabajando en otro rubro y pensaba ahorrar para pagarme la carrera de traduccion, pero mi madre consiguio que me dieran un puesto como asistente de arquitectura y yo acepte por inercia, es verdad que ahi tengo algo de experiencia, pero llevo 1 mes y desde que ingrese ahi siento que mi sueño no es el mismo, siento el estres dia a dia sobre mis hombros, quiero dejarlo. me pagan bien para lo que hago y se que si quiero ahorrar para mi y mi hija tendria que cuidar ese trabajo pero la verdad es que me distraigo demasiado en otras cosas cuando estoy ahi yquiero salir corriendo del lugar.
    No se como afrontar ese miedo, esa frustracion, no me atevo ni a dejarlo siquiera.
    Agradeceria un consejo, me urge uno de alguien ajeno a mi.

    Muchas gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s