Publicado en PSICOLOGIA AFECTIVA, SALUD MENTAL POSITIVA

SE REQUIERE IMPULSAR LA PSICOLOGÍA AFECTIVA


El hecho de que la Psicologia Afectiva cuente con un copioso respaldo empírico y un solido fundamento teórico, obliga a que las nuevas generaciones de psicólogos, pedagogos y gentes interesadas en el estudio de la afectividad, se den a la tarea de multiplicar e impulsar los conocimientos y aplicaciones de esta nueva Psicología.

Para posicionar la Psicología Afectiva, se requiere también que las instituciones formadoras de los futuros profesionales de la Psicologia, den el salto hacia la Salud Mental Positiva y se pongan a tono con las nuevas realidades y necesidades sociales. No de otra forma se podrá lograr que la sociedad en su conjunto valore y demande los servicios de Formación Afectiva, promoción de la salud afectiva y prevención de la violencia y el trastorno mental afectivo. Servicios perfectamente pertinentes y relevantes en el mundo actual y venidero, dada su incidencia sobre la persona, los grupos y la sociedad en general.

En definitiva, si queremos que la psicología se articule en el entramado social, que incremente la demanda de psicólogos y que la profesión adquiera un nivel preferencial en la sociedad del siglo XXI, debemos adaptar las intervenciones a las necesidades de los usuarios y trabajar mucho más en la vertiente positiva de la salud.[1] Debemos multiplicar e impulsar la Psicologia Afectiva.

Es decir, trabajar para que el producto que ofrecemos llegue a un sector cada vez más amplio de la población. En la medida que hagamos promoción y potenciemos los recursos del ser humano, las tasas de prevalencia de los trastornos disminuirán y una parte importante de los presupuestos dedicados a la enfermedad podrán reinvertirse en la salud. Por tanto, es necesario que los organismos oficiales y las universidades potencien el desarrollo de líneas de investigación dirigidas a: elaborar modelos de Salud Mental Positiva, identificar los factores que promueven la salud y diseñar programas de entrenamiento para diferentes grupos sociales: adolescentes, personal sanitario, personas de la tercera edad[2], padres y madres de familia, cuidadores, educadores, etc. De igual modo, trabajar en la prevención y la promoción de la salud mental, desde el ámbito individual y comunitario, creando entornos favorables y entrenando habilidades personales.[3]

Por ultimo, es importante aplicar lo que se predica. Por eso es valido preguntarse: ¿Los profesionales de la salud mental tenemos salud mental positiva?, ¿Fomentamos la salud mental positiva? El ejemplo empieza por casa, y no podemos enseñar lo que no aplicamos a nuestra vida propia. Así las cosas, es fundamental que los psicólogos, psicólogas y formadores afectivos en general, hagan de la Psicologia Afectiva no solamente su “herramienta de trabajo” y desarrollo profesional, sino, su instrumento de crecimiento afectivo.


[1] Lluch Maria Teresa “Construcción de una escala para medir la salud mental positiva” Tesis Doctoral. Septiembre 1999.  https://soyandrespaz.files.wordpress.com/2010/06/tesis-construccion-de-una-escala-para-evaluar-la-salud-mental-positiva.pdf

[2] Ibid

[3] Ibid

Anuncios

Autor:

Yo Soy Andrés Paz, un Psicólogo Libre para Servir.

2 comentarios sobre “SE REQUIERE IMPULSAR LA PSICOLOGÍA AFECTIVA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s