Publicado en TEORIA DE LA MENTE

ARTICULO # 100 DE LA “INTELIGENCIA” A LA MENTE HUMANA

A lo largo del siglo XX la comunidad académica, educativa y psicológica nos metió un cañazo. Nos vendieron un cuento llamado “inteligencia” que se tiró la vida de millones de niños, alimentó los egos de padres ingenuos y llenó los bolsillos de los dueños de una industria, la industria de la “inteligencia”.

Aunque parezca difícil creerlo, dicha industria no ha desaparecido. Es más, aún sigue dando de comer a no pocos desprevenidos psicólogos que ignoran o se resisten a creer que sus manidos test de CI (Coeficiente Intelectual) son poco validos escolarmente, inválidos social y culturalmente e inválidos científicamente. Y esto no lo digo yo, lo demuestra con lujo de detalles mi maestro Miguel De Zubiria, quien en su monumental ensayo “El mito de la inteligencia y los peligros del cociente intelectual” complementa los hallazgos de teóricos como Vigotsky, Wallon, Piaget, Merani, Guilford, Gardner, Stemberg, Goleman y Mithen. Científicos que en su momento contribuyeron para bajar del pedestal a la prepotente y monolítica “inteligencia”.

Y es que uno no se explica como un test, -que nació con el propósito de identificar niños con retardo mental o severos impedimentos académicos con el fin de enviarlos a educación especial- terminó convertido en un instrumento para medir la “inteligencia”. Ni el mismo Alfred Binnet (creador del primer test por allá en 1905) tenía esa intención. Sin embargo, y como bien lo señala el maestro De Zubiria: “Los aportes que hizo en su momento el test Binet fueron innovadores y refrescantes (…) Binet y su equipo re-evolucionan la antigua psicología diferencial al crear el primer instrumento de medida psicoeducativa”

Correspondería a David Wechsler sentar las bases del mito de la inteligencia. En efecto, promediando la década de los 30, este personaje “construye la más popular serie de test para evaluar “inteligencia”: la(s) escala(s) Wechsler. Con dos cualidades complementarias: primero, amplían el diagnostico a todas las edades, preescolares (WIPPPSI), escolares (WISC) y adultos (WAIS); segundo, le asigna al evaluado un puntaje, entre menos de 70 (retardo mental), hasta más de 130 (superdotación), con un promedio (normalidad intelectual) 90-110. El puntaje numérico encantó a los Norteamericanos, pues si algo es susceptible de medida –en la mente norteamericana promedio- quiere decir que existe”[1] A partir de ahí, la “inteligencia” fue una cuestión de numero, un frio numero nos clasificó como más o menos inteligentes, como retardados mentales o como “superdotados”.

Dicha escala Wechsler daría lugar al nacimiento de unos verdaderos personajes de ficción, -dignos incluso de las caricaturas de Dysney-. Me refiero a los supuestos niños genio, excepcionales y superdotados. Semejante despropósito no solamente alimentó el ego de padres vanidosos, sino que dio pie a la creación de instituciones especializadas en la educación de estos “niños especiales”, con supuestas capacidades excepcionales. Nada más lejano de la realidad.

Sobre el particular, el mismo Miguel De Zubiria sostiene que no existen “personas excepcionales” sino logros excepcionales, que se obtienen luego de horas y horas de trabajo, “cuando menos 10 mil horas” de práctica y más práctica. De modo que, más que las personas, son los logros los que deben calificarse como excepcionales. Salvo que se adopte una ideología racista, clasista, racionalista o fascista que admita diferencias de naturaleza entre las personas, catalogándolas como mejores o peores. Mejores, los blancos (racista), los ricos (clasista), los “inteligentes” (racionalista), los “puros” genéticamente (fascista).[2]

Y es precisamente Miguel De Zubiria, autor de ese demoledor ensayo contra la “inteligencia” quien con gallardía reconoce haber sucumbido ante al embrujo de este mito. Dice el maestro:

“En mi caso personal debí concebir, diseñar y fundar una institucion para atender a niños presumiblemente “superdotados”, (el famoso Alberto Merani) trabajar diez largos años aplicando, analizando e interpretando resultados de miles de dichos test para comprobar(me) las inmensas limitaciones de aquel instrumento diagnostico, su inadecuación al mundo de hoy, y su anacronismo respecto al mundo del mañana donde habitarán los actuales estudiantes. ¡Qué pena! Pero “No hay peor ciego, que el que no quiere ver”. Así sea tarde, que este libro sea una pequeña y modesta redención”.

Y a fe que se reivindica el maestro. Leer su libro le deja a un claro porque es tan grave denominar subprocesos simples (información, retención de dígitos, operaciones aritméticas…) como “inteligencia”. ¿Inteligencia? ¿es inteligente en alguna acepción socialmente genuina del vocablo, alguien por sólo saber información, por solo retener dígitos, por solo efectuar operaciones aritméticas? Por supuesto que no. He aquí, a mi entender, -dice el maestro- el gravísimo error de los test de inteligencia: su nombre. Denominarse test de inteligencia, sin serlo.[3]

Al respecto, De Zubiria demuestra -con la solidez que lo caracteriza-, como los test CI son poco válidos escolarmente, inválidos social y culturalmente e inválidos científicamente.

Básicamente, los test CI son poco válidos escolarmente porque miden funciones intelectuales rutinarias bajas, es decir, sobrevalora los procesos simples, mientras omite procesos intelectuales medios y altos (nocionalizar, conceptualizar, argumentar…) mide como los niños y jóvenes realizan razonamientos elementales, comprenden oraciones, memorizan cifras  y manipulan figuras simples.[4]

Se pregunta el maestro: ¿Definen dichas rutinarias funciones la inteligencia humana? Ciertamente, no. Adicional a la aritmética, la comprensión literal, la memoria inmediata, los rompecabezas y las figuras incompletas que dominan en los instrumentos que miden el CI, el cerebro humano opera con múltiples operaciones intelectuales. Algunas muy conocidas: leer, inducir, resolver problemas, deducir, establecer analogías, etc. Otras menos conocidas, que lidian con otros lenguajes: música (sonidos y armonías), pintura (colores y formas), sentimientos (emociones, valores, principios).[5]

Pero también son poco validos escolarmente porque miden mera inteligencia académica tradicional, (industrial) no las inteligencias humanas. Y lo más grave, omiten funciones afectivas e interpersonales valiosas para afrontar la vida. Y es grave porque la culpa que recae sobre los test CI fue marginar a la afectividad, la motivación y las destrezas interpersonales e Intrapersonales ligadas al éxito y al fracaso académico.[6]

La segunda línea argumental del maestro De Zubiria en contra de los test de CI, es que éstos son inválidos social y culturalmente. En primer lugar, porque dichos test no predicen el desempeño en tareas vitales. El trabajo, la relación de pareja, la relación con los amigos. Etc. Y en segundo lugar, estos test son cerrados, proponen problemas binarios, de respuesta única. Cosa que riñe con la vida misma, en la que los problemas son múltiples y las respuestas también.

Y por ultimo, los test de CI son inválidos científicamente. La razón es que no existe UNA inteligencia. Así lo han demostrado ampliamente autores de la talla de Howard Gardner, Robert Stemberg y Daniel Goleman. Gardner, evidencia que existen múltiples y diversas especializaciones intelectuales, cuestionando de entrada la unidad del CI. Stenberg, demostró que los test de inteligencia únicamente evalúan tareas y procesos cognitivos simples, académicos, convergentes y de respuesta única. SIMPLES por no requerir inducciones, ni deducciones, ni analogías, ni siquiera requerir saber leer comprehensivamente, mucho menos saber expresar pensamientos. ACADEMICOS por su manera de preguntar memorística. CONVERGENTES por requerir que el estudiante a cambio de explorar, proponer o formular hipótesis, diga la respuesta correcta y punto. Y DE RESPUESTA UNICA pues favorecen la calificación.[7]

Corresponde a Daniel Goleman propinar un certero golpe a la tiranía imperialista del CI. Con lujo de referencias bibliográficas, observaciones y experimentos neuropsicologicos verifica la superioridad de la “inteligencia emocional” sobre la “inteligencia académico-verbal”[8]

Pero el golpe más contundente y sobre todo re-evolucionario, lo propina el mismo Miguel De Zubiria. Dice el maestro que al morir el viejo concepto “inteligencia”, con test a bordo, debe re-nacer la mente humana, en sus múltiples dimensiones.[9] Es decir, una mente integrada por un sistema afectivo, un sistema cognitivo y un sistema expresivo. Teoría de la Mente ampliamente desarrollada en su libro “Cómo funciona la mente humana: más allá de la psicología cognitiva”.

Así las cosas, en lugar de hacer referencia a la “inteligencia” -constructo etéreo y sin bases científicas-, debemos hablar es de una MENTE HUMANA. Una mente que es posible desarrollar –con una formación adecuada y relevante- en sus tres dimensiones. De esta forma se podrá convertir en realidad la sentencia del maestro:

Mientras el pseudoconcepto INTELIGENCIA alimentó la escuela tradicional (industrial) y la fundamentó, la teoría de la mente –postcognitiva- alimentará las nuevas escuelas formadoras de individuos creativos, innovadores, inventores, científicos, tecnólogos. Nuevos humanos: de corazón e intelecto pleno. La teoría biopsicosocial mental (afectiva, cognitiva y expresiva) modificará las prácticas y el quehacer educativo” del siglo XXI.

Así será maestro, las nuevas generaciones de profesionales artesanos le apuntaremos a ello.


[1] Miguel De Zubiria Samper “El mito de la inteligencia y los peligros del cociente intelectual” Serie Psicologia y Pedagogía Afectiva. Fundación Internacional de Pedagogía Conceptual Alberto Merani. Bogotá. 2006

[2] Ibid

[3] Ibid. Pag 21

[4] Ibid. Pag 41

[5] Ibid.

[6] Ibid

[7] Ibid. Pag 73

[8] Ibid.

[9] Ibid

Anuncios

Autor:

Yo Soy Andrés Paz, un Psicólogo Libre para Servir.

14 comentarios sobre “ARTICULO # 100 DE LA “INTELIGENCIA” A LA MENTE HUMANA

  1. Algunas ideas

    – ¡Que loable gratitud reconocer el trabajo del Gran Psicopedagogo de todos “Miguel de Zubiría”. Los maestros debemos ser los más agradecidos.
    – El artículo me hace pensar en las miles de pruebas escritas y orales: objetivas (poco reflexivas) que se toman a diario, mes a mes, trimestre… a millones de estudiantes de diferentes niveles educativos y su vinculación con los “test de inteligencia” pruebas consabidas para “recordar” y sopesadas para calificar a los estudiantes de buenos o de malos, determinantes para ganar o perder el año ¡En el Ecuador sigue la poderosa máquina para instruir a los estudiantes!
    – Expreso mi profunda emoción al saber que más que los hijos de un verdadero maestro que algún día serán miles, esta primando la razón, la reflexión, la investigación… liderada por el Maestro incomparable. Por él conocí la existencia de valiosos hombres que han contribuido al desarrollo de la educación.

    ¡Qué satisfacción dirigirme al nuevo maestro!

    Marco Gudiño
    Quito-Ecuador

    1. Estimado Marco.

      Muchas gracias por tu comentario, en efecto, Miguel De Zubiria es un visionario, y es un privilegio tenerlo vivo y en plena construccion intelectual. El Maestro aún nos tiene pendientes de lo mejor de su pensamiento.

      Mi meta es multiplicarlo, darlo a conocer porque estoy convencido que su vida y obra es un verdadero ejemplo para las nuevas generaciones. De modo que en este blog, encontrarás un eco del maestro.

      Saludos

  2. ¡EN QUÉ FORMAR A LOS HIJOS!

    Cada vez somos más concientes que los hijos requieren de una sólida formación. La crianza de los hijos, así como el cultivo de una planta, requiere de sensibilidad, tiempo y esfuerzo. Los niños desde que nacen necesitan de afecto, alimentación, cuidados y delimitaciones. La mayoría de hijos impulsivos, corruptos, drogadictos, asesinos o fríos frente a la vida… provienen de padres irresponsables, violentos o excesivamente amorosos ¡No nos importa nuestra paternidad, no nos damos tiempo o no sabemos como criar a los hijos! La inmensa mayoría de padres no logran cristalizar sus sueños ¡Son contados los verdaderos seres humanos que han sobresalido en la historia de la humanidad! “De cada 100 niños que ingresa al primer año de la Educación básica, solo 50 entran a la escuela y de éstos solo trece ingresan a la universidad”, dice un estudio.

    Fundamentado en un documento del gran Psicopedagogo Miguel de Zubiría me permito presentar los nuevos retos de formación de los hijos o estudiantes. El currículo debe dejar de ser por contenidos, enciclopédico y memorista. Las políticas educativas no deben ser paternalistas, desarraigantes y condicionadas ¡El currículo tiene que cambiar!

    Según Miguel de Zubiría, “los padres, sobre todo los hombres, tienen tres inmensas tareas en la formación de los hijos; tareas que deciden, en gran parte, el bienestar o malestar de los hijos. Enormes tareas, que por supuesto, requieren ver en el padre a un FORMADOR, a un tutor o profesor… ¡Nunca un amigo de sus hijos! Estas competencias son: Interpersonales (antídoto contra la soledad), Intrapersonales (magnífico antídoto contra la depresión) y Existenciales (antídoto contra la anomia y disocialidad)”.

    COMPETENCIAS INTERPERSONALES

    Enseñe a sus hijos a relacionarse con sus semejantes ¡Es muy positivo estar bien con los demás! De la capacidad de hacer amigos dependerá el éxito de los nuevos jóvenes. Según David Niven, el ser feliz “depende en más de un 60% por ciento de los vínculos interpersonales con la esposa, los hijos, los parientes, los compañeros, amigos y grupos”. Niños o jóvenes cohibidos, restringidos o egocéntricos… tienen poca posibilidad de surgir. La tarea fundamental de los padres es hacer de los hijos entes capaces de interactuar con sus similares. Los niños deben ser competentes en hacer amigos; si, así lo deciden. Entre más amigos de calidad mucho mejor. De la “La cantidad y calidad de lazos interpersonales suma la mayor cantidad de felicidad” nos dice Miguel De Zubiría.

    Las competencias interpersonales nos permiten: conocer, valorar y expresar a los otros con mucha facilidad ¡Entre más conozco a mis compañeros, más los estimo o más quiero a mi perro! Conocer, valorar y expresar de los otros sus afectos, creencias o roles que desempeñan.

    COMPETENCIAS INTRAPERSONALES

    ¡Alcance niños auto-estimados, seguros y felices! Las personas competentes están bien consigo mismas. Las personas bien consigo mismas superan todas las experiencias frustrantes y hacen suyo los sufrimientos de los demás ¡Tienen energía! No temen a nada ni a nadie. Tienen capacidad para controlar sus emociones positivas o negativas ¡No entran en el plano de la angustia o la depresión! Ellas pueden pedir, dar y disentir con mucha facilidad ¡Se auto-controlan con facilidad! Una persona auto-estimada tiene facilidad para insertarse en cualquier círculo social ¡No tienen limitación para hacerlo!

    Insistimos en decir que los padres deben enseñar a sus hijos a tener conciencia de si mismos, a conocer y valorar sus propios afectos, creencias o roles; y más que nada a que aprendan a controlar sus impulsos emocionales. La psicología afectiva tiene como postulado el “auto-conocimiento”, la “auto-valoración” y la “auto-administración” para alcanzar una vida feliz. “El sentirse bien con uno mismo conlleva a autoconocerse, autovalorarse y autoadministrarse. La mayoría de personas deben conocer en si mismos sus capacidades o aptitudes para proceder a la autovaloración (Ídem).

    COMPETENCIAS EXISTENCIALES

    Estar bien con uno mismo y con los demás no es suficiente, es necesario también enseñar a los hijos a ser respetuosos, amables, cumplidos, responsables, disciplinados… entre otras virtudes.

    Los seres humanos exitosos siempre se encuentran a la vanguardia de nuevas actitudes. ¡Son abiertos, francos y positivos! ¡Una persona positiva vale por una docena de negativas! Los niños deben tomar iniciativas propias, correr riesgos por si mismos, solicitar ayuda cuando lo necesiten. Estas competencias también deben permitir el desarrollo de habilidades prácticas para la vida; como por ejemplo: tener facilidad para usar un diccionario, saber preguntar; saber utilizar medios audiovisuales… ¡Hoy existen infinidad de competencias que las debemos desarrollar! El mundo cambia más rápido que nunca.

    Padres y madres son insustituibles en la crianza y formación de los hijos; pero por sobre todo, los varones ¡Son más efectivos a la hora de formar! El padre, generalmente, infunde rectitud, firmeza y templanza, tan solo con la presencia. Cuando el hombre se ausenta del hogar, es la mujer la que tiene que asumir los roles de padre y madre (rectitud y dulzura) ¡Todos debemos apoyar al sostenimiento de las parejas! En la historia de la humanidad han existido madres muy duras y a la vez exitosas en la formación de los hijos “La sabiduría de Alberto Einstein se debe más a la exigencia de su madre”

    Dr. Marco Gudiño
    SUPERVISOR NACIONAL DE EDUCACIÓN

    1. Estimado Marco

      Muchas gracias por tu aporte, indudablemente somos una generacion creadora, y una de nuestras grandes responsabilidades tiene que ver con la crianza y formacion de las proximas generaciones.

      Un abrazo fraterno.

  3. ¡Una nueva apuesta educativa!
    ¡MAESTROS RECUPERAN SU AUTORIDAD!

    ¡Se acabó el derecho de los niños y jóvenes indisciplinados!, ¡Adiós a la crianza de vagos!, ¡Maestros y padres de familia recuperan su autoridad!… son entre otros los efectos de una decisión que toma el -Ministerio de Escuelas, Infancia y Familia- de Inglaterra. Los Maestros recobran la autoridad que les fue arrebatada a pretexto de los derechos de los niños ¡Qué bien!

    “-El Ministerio de Escuelas, Infancia y Familia- de Inglaterra les acaba de devolver a los profesores la autoridad para utilizar la fuerza en casos de defensa propia o para prevenir que los alumnos se lesionen entre sí o afecten las instalaciones de la escuela. Esta medida pone fin a décadas de ejercicio docente sin autoridad, de estudiantes llenos de derechos y ningún deber… cuyos daños sobre la sociedad occidental están por evaluar”.

    “La Asociación Británica de Maestros encontró que la mayoría absoluta de profesores encuestados admiten que la disciplina ha empeorado en sus escuelas. Comentan que hasta niños menores de 5 años de edad ya se comportan de manera ruda, intimidante y hasta violenta”. En el caso ecuatoriano no estaríamos muy lejos. Las reacciones de los niños son similares en todo el mundo. Algunas experiencias ya demuestran las agresiones brutales de los estudiantes a sus maestros.

    Qué ingenuidad esperar “El respeto de los estudiantes a los maestros, sabiendo que ni los padres que se han sacrificado por ellos, gozan de esta consideración de los hijos ¡Algunos padres piden auxilio! Pesadilla generada a raíz del “Código de la niñez y de la adolescencia” que enfatiza solo sus derechos.

    Todos sabemos que la autoridad de los maestros es mutilada. Cualquier padre o maestro pueden fácilmente ser denunciados por enderezar a las arrebatadas criaturas ¡Ésta es la razón para que haya la rebelión de los pájaros contra las escopetas! El Chantaje de hijos a los padres es frecuente -Tú no me puedes pegar, hazlo y llamaré a la policía…- lo dicen generalmente.

    Frente a esta realidad algunos padres acolitan las insurrecciones de sus hijos ¡Se lanzan en contra de los maestros! Los padres no ven el peligro que sucede con los hijos demasiado consentidos. Debemos conocer las experiencias de los padres ya zarandeados ¡Solo de esta manera se retomaría con seriedad la tarea de formar! Los padres de familia somos los únicos que podemos garantizar la formación de los hijos ¡Los colegios solo instruyen! Observemos la cantera de vándalos sin valores y sin ningún interés por los estudios ¡La calidad de la educación es puro cuento!

    Retomando la decisión inglesa “La genial decisión de devolverles la autoridad a los maestros, replantea la pregunta ¿Deben los padres o los profesores sancionar a sus hijos o estudiantes? Lo primero por reconocer es, que sería magnífico educar sin sancionar ni castigar ¡Es posible! siempre y cuando los niños o jóvenes sean siempre responsables con sus deberes, acaten las normas y respeten a las figuras de autoridad, es decir, sean buenos por naturaleza. En tal caso sobrarían las sanciones, ¡y sobraría formarlos!” (Ibídem).

    “Los castigos no son de incumbencia infantil ¡También los adultos incumplimos!, por ésta razón existen códigos completos de sanciones a las violaciones de tránsito, comerciales, administrativas, de impuestos, etc. Si cumpliésemos desaparecería la exitosa profesión de los abogados, ésta existe porque los adultos no somos buenos, tampoco los niños, ¡nadie!” (Ibídem).

    Sin embargo de esta realidad, “el doctor Benjamín Spock -inspirado en Rousseau- acabó por convencer a los padres, de que su labor es querer a sus hijos y nunca castigarlos. Así nacería un mundo de amor y fraternidad universal, que no ha llegado” (Ibídem). Lo peor de todo ¡La “corriente Ingenua” de pensar que los niños solo requieren de amor, se enquistó en los grandes “Ministerios de Educación” desde donde emanan leyes forjadas detrás del escritorio para que sean cumplidas. En caso de que un docente haya sancionado a uno de sus altaneros escolares, le cae todo el peso de la Ley, sin que nadie salga a su favor ¡Qué indignación para los maestros!

    “Pero aquí no paran las buenas noticias venidas de Londres. El ministro de Educación agregó que las escuelas ya cuentan con nuevos poderes legales para llevar a la corte a los padres de los menores que con frecuencia causan problemas” (Ibídem).

    “Si crían hijos irresponsables, los padres responderán por los efectos negativos sobre la sociedad una vez que se conviertan en disociales o antisociales. Los malos padres no podrán ‘lavarse las manos’ y abandonar a sus hijos malcriados al sistema policíaco y judicial, pagado por todos los contribuyentes, para que lo encarcelen y encierren. No. ¡Ellos irán a la corte!” (Ibídem). ¡Esto es lo que se requiere en el Ecuador con urgencia! Hoy que se ha proliferado la corrupción, la delincuencia y los asesinatos a sueldo.

    El documento muy bien traído por el presidente de la “Liga Colombiana contra el Suicidio” indica los procedimientos a seguirse “Cada rector de colegio deberá iniciar los procedimientos en las cortes locales, para que los padres reasuman su papel de formar hijos responsables y respetuosos” aplicando la didáctica positiva y negativa utilizadas por las sociedades humanas, educadoras de adultos respetuosos y responsables desde siglos–, o enfrentarán una primera sanción pecuniaria por un valor de US$1.500.

    “¿Es su hijo o estudiante desobediente, altanero, irrespetuoso, irresponsable? Si usted viviera en Inglaterra ya sabría qué hacer, el Ministerio de Escuelas, Infancia y Familia y las cortes lo apoyarían…” -No lo dejarían solo- Todo por el bien de ellos ¡Si los niños y jóvenes no son responsables, disciplinados y con excelentes relaciones sociales… ninguna empresa los va a emplear! Estarían condenados a vagabundear o, a perecer por los “compinches” o la fuerza policial, como cualquier delincuente.

    Dr. Marco Gudiño
    SUPERVISOR NACIONAL DE EDUCACIÓN

  4. Estimado Andrés adjunto un tema interesante
    ¡Saludos!
    ¡ESTUDIANTES RUMBO AL PRECIPICIO!

    Bajo el lema “La letra con sangre entra” la educación tradicional cumplió con su propósito ¡Y muy bien!, en una época en que no había tanto conocimiento. Los estudiantes tenían que aprender grandes listados de nombres, fechas, hechos… -a las buenas o a las malas- para repetir en el examen como el “Bendito” El castigo funcionó a la perfección ¡Miedo es miedo! Hoy la situación llegó al otro extremo. Para no tener estudiantes frustrados es necesario darles contestando. La evaluación no tiene que complicar la vida a los jóvenes estudiantes, es lo que piensan los nuevos “mentores” ¡En todo caso el maestro tendrá que pagar los platos rotos”!

    “Cambió radicalmente la evaluación, más no la naturaleza de las enseñanzas tradicionales” ¡Enseñar “información específica” sigue siendo la regla oficial! Continuamos enseñando temas, aunque se defienden las destrezas ¡El cambio pregonado es de forma! Los niños o jóvenes continúan recibiendo “contenidos” ahora con “calidez”, auque algunos estudiantes necesitan “mano dura”. Obviamente la formación de los estudiantes requiere de afecto; pero cuando no funcione, los maestros deberán tener autoridad para controlar la indisciplina ¡Es peligroso aventurarse a la selva con las manos vacías!

    Frente a un “CURRÍCULO POR CONTENIDOS” no hay otra alternativa que “facilitar la evaluación” ¡Hasta “Alfonso de los Monteros” aplica los comodines! Sabemos que la capacidad de recordar datos no es tan significativo ¡Ningún enciclopédico a sobresalido en el mundo! Los grandes seres humanos siempre se dedicaron a una sola cosa ¡Evitar la frustración, los sobresaltos… poner alternativas, avisar las respuestas… es un claro síntoma de una mala educación! “Consentir” o “facilitar”: trabajos, conocimientos o afectos, debilita la consistencia de los seres humanos. Hoy todo se les entrega en bandeja, y son más exigentes, vagos y desvergonzados ¡Todo por el consentimiento!

    QUÉ PASA EN LA FAMILIA

    La mala formación de los estudiantes viene de casa y de manera especial de padres consentidores e irresponsables ¡Los buenos padres son exigentes con sus hijos! Al observar la tendencia del mínimo esfuerzo me hizo pensar “en la anomalía de algunos padres”. Los papás híper-amorosos estarán siempre evitando que los niños lloren, tropiecen, tengan hambre, tengan frío… Estos padres adivinan las necesidades de sus hijos y los abastecen de inmediato ¡No en vano se habla del sexto sentido de las madres!

    • Para que no se fundan pensando, hay que adivinarles lo que quieren ¡De todas maneras es vivísimo!
    • Para que no se esfuercen defecando hay que darles masticando ¡De todas maneras es alimentado!
    • Para que no se ensucien los zapatos hay que cargarlos ¡De todas maneras todavía es liviano!…

    ¡¿-Juan saca la cama al patio que Carlitos… se ha dormido en el césped?! ¡No estamos lejos de observar esta exageración!

    QUÉ PASA EN ESCUELAS Y COLEGIOS

    Miremos un documento compartido por el Maestro Miguel de Zubiría en el aprendizaje de Matemáticas.

    “Un producto que costó $158. Le di a la cajera $200 y busqué en el bolsillo $8 para evitar recibir más monedas. La cajera tomó el dinero y se quedó mirando la máquina registradora, aparentemente sin saber que hacer. Intenté explicarle que ella tenía que darme $50 de cambio, pero ella no se convenció y llamó al gerente para que la ayudara. Tenía lágrimas en sus ojos mientras que el gerente intentaba explicarle y ella aparentemente continuaba sin entender.

    ¿Por qué les cuento esta experiencia? Porque me di cuenta de la evolución de la enseñanza desde 1950 y de las condiciones actuales que se manejan en muchas escuelas públicas y peor en las privadas, tanto en el ámbito académico como en el trato a los alumnos, ¡ahora los mocosos, aparte de inoperantes son “intocables”, hasta por los padres, pues la moda es la tutela; así las instituciones educativas aportan generaciones de tiranos a la sociedad!

    Vean cómo fue fragilizándose las enseñanzas de matemáticas:

    1. Enseñanza de Matemáticas en 1950: Un cortador de leña vende un carro de leña por $ 100.00. El costo de producción de ese carro de leña es igual a 4/5 del precio de la venta.
    ¿Cuál es la ganancia?

    2. Enseñanza de Matemáticas en 1970: Un cortador de leña vende un carro de leña por $ 100.00. El costo de producción de ese carro de leña es igual al 80% del precio de la venta.
    ¿Cuál es la ganancia?

    3. Enseñanza de Matemáticas en 1980: Un cortador de leña vende un carro de leña por $ 100.00. El costo de producción de ese carro de leña es de $ 80.00.
    ¿Cuál es la ganancia?

    4. Enseñanza de Matemáticas en 1990: Un cortador de leña vende un carro de leña por $ 100.00. El costo de producción de ese carro de leña es de $ 80.00. Escoja la respuesta correcta que indica la ganancia.
    ( ) $ 20.00 ( ) $40.00 ( ) $60.00 ( ) $80.00 ( ) $100.00

    5. Enseñanza de Matemáticas en 2000: Un cortador de leña vende un carro de leña por $ 100.00. El costo de producción de ese carro de leña es de $ 80.00. La ganancia es de $ 20.00.
    ¿Es correcto? ( ) Si ( ) No

    6. Enseñanza de Matemáticas en 2010: Un cortador de leña vende un carro de leña por $ 100.00. El costo de producción de ese carro de leña es de $ 80.00. Si Ud. sabe leer coloque una X en los $ 20.00 que representan la ganancia.
    ( ) $ 20.00 ( ) $40.00 ( ) $60.00 ( ) $80.00 ( ) $100.00”

    ¡Es en serio, vamos para el precipicio!, al menos si el estado continúa aferrado a los “derechos de los niños…” y a la “política paternalista” Es momento de dejar a un lado la sobreprotección de los hijos y procurar que cada día estos crezcan “Resistentes”, “Responsables” y Respetuosos”. Todo padre debe saber que hoy se requiere de hijos creativos, competentes y abiertos a los grandes cambios. En ninguna parte reciben trabajadores quejumbrosos, irresponsables y rutinarios.

    Dr. Marco Gudiño
    SUPERVISOR NACIONAL DE EDUCACIÓN

  5. Apreciado Andres, muy bueno tu articulo, pero me creo una inquietud, el caso de Mozart que a los 5 años ya tocaba piano o el caso de Thomas Edison que sin haber estudiado de forma formal llegaron a ser un gran inventor por un lado y Mozart un gran compositor. ¿Como se explica esos casos? ¿Que ocurrio alli?

  6. Estimado Andrés

    Tengo un nuevo correo el anterior fue bloqueado

    marcobgudinom@hotmail.com

    Un saludo fraterno
    Me encanta las personas visionarias y apasionadas por lo que hacen ¿Eso es Andres! El nuevo hijo del Dr. Miguel de zubiría.

    Marco Gudiño
    Quito-Ecuador

    1. Estimado Marco.

      Muchas gracias por ese apoyo moral a esta causa. Algun dia tendremos que compartirnos para disfrutar de una grata conversacion y por que no, trabajar en algo en el futuro.

      Un abrazo

      Andres

  7. ¡ALGUNOS ANIMALES ENSEÑAN A SER PADRES!

    Acabé de escuchar, que cuando desaparezcan los seres humanos la biodiversidad volverá a florecer. Las madres silvestres: aves y mamíferos… continuarán con su exitosa labor de criar a sus hijos ¡Me parece que sí! No tendrán jamás los extravíos liberadores de la raza humana. Los hijos serán perfectos para la continuación y proliferación de la especie; especialmente para los más pequeños. Solo en la estirpe humana, auto-reconocidos como el “centro del universo”, estamos tambaleando. Mírenlo bien: Madres que ya no quieren criar a sus hijos; padres que todo lo solucionan con dinero; hijos desorientados disfrutando de su liberación -hasta de suicidarse-; maestros aferrados a la enseñanza de datos específicos y enviando tareas absurdas; progenitores exigiendo mejores notas; autoridades incompetentes dedicados a la infraestructura… Así continúa el círculo vicioso, arruinando a la nueva generación.

    El fenómeno humano-regresivo, dolencia social del momento, se vincula con la modernización. La Ciencia y la tecnología más la salvaje propaganda están cambiando en indolente a la humanidad; a ello se suma la igualdad en los “deberes”, perdón, en los derechos ¡trabajen o no, pero… igualito! Esta situación ha trastocado la sustancia y los principios universales que rigen la vida de los humanos y de la naturaleza.

    La modernidad continúa infectado la célula básica de la sociedad. Si la familia cojea, las nuevas generaciones, cada vez más limitada, no tendrán en donde asirse. No habrá luz, horizonte, humanidad, vida… Se está volviendo a la época de los reptiles ¡Las madres serpientes no conocen a sus crías!

    Nuestro aislamiento de los prototipos silvestres (aves, mamíferos…) también nos esta afectando. Antes se vivía en más armonía con toda clase de animales domésticos. De ellos se aprendía a ser padres. La competencia de criar hijos se forjaba con el ejemplo de los animales. La dedicación de la gallina de criar a sus polluelos era única y tierna. La mayoría de adultos enseñaban deliberadamente algo sobre la paternidad a través de las canciones ¿De dónde creen que nació la enseñanza de “Los pollitos”, “Los chanchitos”, “Los patitos”…? Analice la letra: “Bajo sus dos alas, acurrucaditos, duermen los pollitos, hasta el otro día”

    Para mantener la naturaleza de la especie requerimos de patrones absolutos y perfectos ¡Hay que competir con alguien! Los humanos, por nuestro ego, nunca podríamos ser menos que los patitos ¡Había que ser mejores! Hoy estamos más aislados de los animales y no tenemos prototipos perfectos. Los niveles de comparación son únicamente entre “humanos”, pero por tener: carros, casas, electrodomésticos, viajes… aunque cada día estemos más enfermos en el terreno de la emoción y con la familia hecho pedazos ¡Quiénes críen animalitos o frecuenten donde ellos, serán con seguridad más sensibles, afectivos y fraternos entre si y las familias! Serán personas con mayor estabilidad familiar.

    En el mundo salvaje sabemos que las madres silvestres no buscan la “famosa liberación” y los hijos no andan perdidos ¡Juntos hasta que los humanos los separen! Los padres rústicos asumen seriamente la crianza de los hijos; poco a poco y con el ejemplo los van guiando, sin atormentarlos ¡son los mejores maestros!

    ¿Cual es la razón de fondo para que los humanos “adultos” perdamos el liderazgo familiar? ¿Por qué se prolifera la irresponsabilidad en la crianza de los hijos? ¿Por qué algunas madres se aferran a la “liberación femenina” evadiendo la culpa solo al macho “maltratante”?, ¡No será la iniciación del colapso de la especie humana!

    La modernidad y en ella nuestro egocentrismo enfermizo, está terminando el núcleo familiar. Hemos iniciado nuestra propia auto-destrucción. Hasta en las estrellas de cine se mira hijos perdidos en el vicio o la degradación ¡Madres que habéis hecho de tu función!, ¡Libérate; pero… cargando a tus hijos!

    En el “monólogo de la mujer moderna” en que una liberada se arrepiente me ha parecido impresionante. Lo he compartido con varias personas ¡Qué bien que se le hace reflexionar a la artífice del microensayo! Ninguna conquista tranquilizará a nadie ¡Todo cansa! Seguramente ni la misma conquista les resulta una proeza “solo es ganas de hacer la guerra” sin importarles quien salga dañado, y mientras más leña pongamos, más se van a rematar. Quienes estemos despiertos no debemos hacer fuerza ¡La postemilla tiene que madurar y algún momento caer sin presión! Quienes estemos cuerdos debemos hacer algo mejor y sin aspavientos ¡El enseñar con el ejemplo tienen mejores resultados!

    Le invito a comentar el siguiente pensamiento algún momento lo escribí.

    El deterioro de la humanidad es creciente y todo el mundo pesca a río revuelto. Aún cuando la razón lógica impere debemos hacerle caso a nuestro corazón.

    Marco Gudiño
    SUPERVISOR NACIONAL DE EDUCACIÓN

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s